Kontzeptua

Industria

Si las raíces industriales vascas vienen de las ferrerías, a través de la Edad Media y Moderna, el desarrollo del primer proceso industrializador moderno, importante, se produce en la segunda mitad del siglo XIX.

Pero es en la segunda mitad del siglo XX, cuando, bajo el empuje del desarrollo económico europeo, se produce un segundo proceso industrializador conformándose un tejido industrial amplio. Bizkaia y Gipuzkoa tendrán un desarrollo industrial más temprano, pero, en conjunto, la industrialización de los cuatro territorios del sur de Euskal Herria se consolida en esta época. La crisis del periodo 1975-1985 supuso un proceso revelador de las debilidades del tejido industrial vasco.

En los años finales del siglo XX y primera década del siglo XXI continúa la renovación del tejido industrial, adquiriendo cierto peso las industrias de medio y alto nivel tecnológico, volcadas a la exportación. En el caso de Iparralde, la industria sigue ocupando un lugar secundario sin conformar un tejido industrial propio.



Para analizar el desarrollo industrial de este periodo conviene partir de los datos siguientes. Por una parte la distribución de la riqueza en 1955 por territorios era la siguiente:

Distribución del PIB por territorios
Año 1955 (en %)
Agricultura IndustriaConstrucciónServicios Total
Álava9.84.28.87.16.1
Gipuzkoa 25.337.233.825.731.7
Navarra40.611.318.316.317.1
Bizkaia24.347.139.150.945.1
Total100100100100100

Como se ve en la tabla, Bizkaia y Gipuzkoa son los que mayor participación tienen en la industria y en la creación global de riqueza. Por otra parte, la distribución sectorial industrial del PIB era muy desigual.

Estructura industrial del PIB
Año 1957 (en %)
Álava GipuzkoaNavarraBizkaia
Minería1.10.71.02.8
Edificios y Obras Públicas14.4 8.517.311.9
Agua, gas y electricidad2.52.85.34.0
Alimentación y bebidas10.06.518.04.3
Textil 3.04.76.92.5
Cuero y calzado4.41.812.02.3
Madera y corcho7.25.48.03.2
Papel y artes gráficas2.98.22.52.5
Industrias químicas 8.18.715.117.2
Cerámica y vidrio3.61.63.21.5
Industrias metálicas42.350.810.447.3
Total100100100100

En la estructura industrial las industrias metálicas tienen un peso determinante en Bizkaia, Gipuzkoa y Álava. Siendo la estructura industrial de Navarra más equilibrada conjuntando fabricación de productos de consumo y de bienes de producción.

En el año 1959 se aprueba el Plan de Estabilización que buscaba asentar las bases para el logro de un crecimiento económico fuerte y una mayor apertura a otras economías. De hecho dicho plan supuso una dolorosa operación quirúrgica, cerrándose aquellas empresas que tenían baja productividad.

El sur de Euskal Herria experimenta un crecimiento económico importante, como se aprecia en el cuadro siguiente:

Tasas de crecimiento anual medio (en %)
del Valor Añadido Bruto (1960-1975)
Álava11,7
Gipuzkoa5.9
Navarra8.9
Bizkaia7.3
Total Sur de Euskal Herria7.4
Total Estado español7.5

El proceso de desarrollo económico en el sur de Euskal Herria a comienzos de los años 60 ha estado condicionado por el auge del consumo de masas. Esto este trajo consigo el crecimiento del sector de bienes de consumo duradero (electrodomésticos, automóvil, vivienda...) y el de transformados químicos finales, entre otros.

La economía vasca que en los años 60 se encontraba especializada en la obtención de bienes de producción y de bienes intermedios (acero, cemento, maquinaria,..) recibe un empuje notable al expandirse la producción de bienes nuevos con destino al consumo de masas. El auge de la construcción de electrodomésticos y otros bienes de consumo conlleva la necesidad de aumentar la provisión de inputs intermedios siderúrgicos químicos, así como de maquinaria, entre otros.

No es de extrañar que en este periodo la tendencia de la tasa de beneficio del sector productivo de la CAV sea ascendente (3,5% anual medio). Esto se debe a que el incremento de la productividad del trabajo supera al crecimiento del salario real.

Por otra parte, la evolución de la riqueza, medida a través del PIB (en pts constantes) evoluciona, para el sur de Euskal Herria, del modo siguiente: 195.030 millones de pts para 1960, alcanzando un valor de 526.658 millones de pts para 1975. Como se puede apreciar el crecimiento económico es espectacular , siendo Bizkaia y Gipuzkoa los territorios con mayor incremento, así como que corresponde a la industria el mayor peso económico.

La población ocupada en el sector industrial en el periodo 1960-1075, aumentó en el Sur de Euskal Herria en mayor proporción que la media española.

En el caso de la industria, para la Comunidad Autónoma Vasca (CAV), en referencia a la evolución del valor añadido(en pts constantes) ha evolucionado desde un valor de 51,8% ( año 1955) a ser el 57,2% (año 1964) y alcanzar el 63,7% para 1975. En el caso de Navarra ha evolucionado desde un 32,7% en 1960 a alcanzar el valor de 41,8% en 1973 del PIB navarro.

En los años 60 se ponen en marcha a nivel estatal los Planes de Desarrollo. A través de diversos tipos de ayudas (subvenciones, ayudas fiscales, etc) se consiguió atraer a empresas e incluso se introdujo capital extranjero. Para el periodo 1960-1972 se estiman en 7.180 millones de pts las inversiones directas mayoritarias extranjeras en el sur de Euskal Herria.

En el periodo 1970-1975 la inversión propia en la industria vasca fue de 71.600 millones de pesetas y los dos sectores a donde se dirige la inversión privada fueron los sectores de transformados metálicos y el sector químico. Estos dos sectores también absorben inversión extranjera.

De esta forma se va configurando una estructura económica en la que el peso económico de la industria es determinante, absorbiendo el 52% del Valor Añadido Bruto, seguido del sector servicios con un 42% quedando un 6% para el sector primario.

El peso de los diversos subsectores industriales es diferente según los territorios. Navarra tiene una estructura industrial mas diversificada, ya que junto a los sectores de metálicas básicas y productos metálicos tienen cierto peso, alimentación, calzado y papel.

El fuerte crecimiento económico supuso un aumento creciente de las exportaciones, teniendo durante varios años una tasa media anual de crecimiento del orden del 11.8%. Pero esta economía abierta suponía asimismo el crecimiento de las importaciones. Para 1972, las exportaciones de mercancías representaron el 50 % de la producción (42% al mercado español y 8% al extranjero).La importación de mercancías representó, por su parte, el 30,6 % de los recursos totales, correspondiendo un 23,5 % a las compras españolas y un 7% a las extranjeras.

La balanza comercial de la CAV para el año 1972 es positiva, con un valor de 25.808 millones de pts. Las partidas de agricultura, materias primas y energía y bienes de consumo corriente representaron un saldo deficitario global de 46.919 millones de pts. Sin embargo la combinación del saldo positivo de las agrupaciones de bienes intermedios y bienes de equipo, que se elevó a 57.532 millones de pts, junto con otras partidas, condujeron a una balanza comercial positiva.

En este periodo el INI crea Astilleros Españoles S.A (AESA).

Tal vez la forma mas relevante de participación publica en la economía vasca hayan sido las acciones concertadas de carácter sectorial. La primera acción concertada se pone en marcha en 1964, abarcando a 7 sectores entre ellos la siderurgia y la construcción naval. Los créditos oficiales concedidos a bajo interés fueron muy importantes. La amortización de estos préstamos debía hacerse por medio de la sustitución del crédito público por el privado, lo que va a suponer un mayor endeudamiento financiero con consecuencias graves posteriormente.

En el campo de la inversión pública es importante el papel desarrollado por las Diputaciones Forales, dado que canalizan recursos obtenidos por impuestos a través de los presupuestos ordinarios y los obtenidos por emisión de obligaciones y préstamos con entidades financieras. En Álava la Diputación, para el periodo 1976-1979, dedicó 8.500 millones de pts para la promoción industrial. En el caso de Navarra, la Diputación movilizó un importante volumen de recursos, obteniendo el resultado, a finales de 1974, de que 337 empresas se acogieron al plan de promoción industrial, totalizándose unas inversiones superiores a 20.000 millones de pts y más de 30.000 nuevos puestos de trabajo creados..

El modelo de desarrollo económico ha ido parejo con débil gasto público en infraestructuras, creándose grandes desequilibrios espaciales y carencias sociales. Un estudio elaborado para la comarca del Gran Bilbao (1976) señalaba la necesidad de más de 1.300 hectáreas para equipamientos (socioculturales, deportivos, docentes y de parques).

Nace en Arrasate con la creación de ULGOR dedicada al sector de electrodomésticos. A lo largo de los años siguientes se irán creando otras cooperativas como Arrasate (1957), Copreci (1962) y Ederlan (1963). Estas cooperativas se estructuran alrededor de Caja Laboral Popular (1959).

En este periodo de expansión económica el crecimiento de las cooperativas es fulgurante, implantándose en sectores de fundición, forja, bienes de equipo, bienes de consumo duradero entre otros. El grupo industrial de Mondragón alcanzó a emplear 13.808 trabajadores en 1975, con ventas de 19.694 millones de pesetas.

Como se aprecia en el cuadro siguiente, el crecimiento de la población en Bizkaia ha sido espectacular y en menor medida también los casos de Gipuzkoa y Álava.

Evolución de la población vasca
19601975
Bizkaia751.0141.154.964
Alava133.742237.473
Gipuzkoa473.951679.754
Navarra406.838486.718
Total1.765.5452.558.809

En total la población vasca creció un 45%. El empuje económico de este periodo es el causante de este crecimiento demográfico, con oleadas de inmigrantes que desde provincias españolas llegan a Euskal Herria. Según ciertas estimaciones un 27.5% de este crecimiento demográfico correspondería a la mano de obra de emigrantes.

Hay que tener en cuenta que, a pesar de que se producen ciertas mejores salariales, siempre por debajo de los aumentos de productividad, la tasa de beneficio empresarial en este periodo es del orden del 3.5% anual medio.

Los aumentos salariales son compensados por el fuerte crecimiento del índice del coste de vida, lo que da lugar a tensiones sociales. A partir de 1962, se producen huelgas con motivación estrictamente laboral en unos casos y en otros como protesta ante la represión política del régimen franquista (el caso del juicio de Burgos en 1970 fue paradigmático).

A diferencia del sur de Euskal Herria el sector industrial tiene mucho menos peso en Iparralde. Para 1975, hay un empleo de 24.793 trabajadores. Pero el desarrollo industrial es desigual, con industrias tradicionales en declive y la aparición de nuevas industrias como filiales de empresas cuyo centro de decisión no están en Iparralde.

En 1965 se decide cerrar la empresa Forjas de Adour, pero a la vez se abren 9 empresas nuevas que reciben subvenciones para instalarse en la zona. AsÍ la empresa Turbomeca crece rápidamente pasando de 477 obreros en 1965 a 1400 en 1973.

Respecto a la dinámica poblacional, aunque crece lentamente, dicho crecimiento es exógeno. En 1952 Iparralde contaba con 204.452 habitantes y en 1975 tenia 227.815. En los últimos años el crecimiento poblacional es exógeno dado que es mayor el flujo de los que vienen exteriormente a Iparralde que el crecimiento vegetativo propio. Además la población se concentra fundamentalmente en la costa, estando mucho más despoblada Zuberoa y Nafarroa Beherea. Si a ello se le añadeun proceso de envejecimiento en la población del interior de Iparralde, son evidentes los desequilibrios poblacionales en la época.

Desde mediados de los años 70 se desarrolla la crisis económica en Europa Occidental teniendo su impacto en los territorios vascos. La crisis se agudiza, en el sur de Euskal Herria, en el comienzo de los años 80 y se alarga hasta 1985, produciéndose posteriormente un relanzamiento económico hasta 1990.

Porcentaje del PIB.
Sur de Euskal Herria
SECTORES195519751985
Fuente: Banco Bilbao
Agricultura y pesca12,85,73,2
Industria48,347,942,4
Construcción5,25,44,1
Servicios33,641,050,3

Como se observa, la pérdida de peso del sector industrial, se produce ,especialmente a partir de la crisis (mediados de los 70). No obstante, la importancia del sector industrial en el sur de Euskal Herria sigue siendo manifiesta dado que es el principal motor del tejido productivo y soporte del sector terciario.

Si se analiza la estructura del empleo, lo primero que hay que señalar es la masiva pérdida absoluta de empleos -en la CAV se pierden más de 152.000 empleos en el periodo 1975-1985, y en Navarra 19.000-. Esa pérdida de empleos se ha producido en todos los sectores económicos, excepto en los servicios. Sin embargo, la estructura de la pérdida de empleos es muy diferente en los diferentes territorios. Mientras que en la CAV es el sector industrial el que reporta la mayoría de la pérdida de trabajos (3/4 partes aproximadamente), en Navarra el primer sector en pérdidas de empleos es la agricultura, por delante de la industria.

En términos relativos, esta caída del empleo total ha afectado más a la CAV, con una pérdida del 19 % de los empleos de 1975, que a Navarra, con una pérdida global de 10 %.Este comportamiento desigual se debe a dos razones: por un lado, la pérdida de empleo industrial ha sido superior en la CAV (30 %) respecto a Navarra (17 %); y por otro lado, la creación de empleos alternativos a los industriales en el sector servicios en Navarra ha supuesto el 22 % y en la CAV únicamente el 4 %.

La ininterrumpida pérdida de puestos de trabajo hasta 1985, agudizada por la incorporación de más mujeres y jóvenes a la búsqueda de empleo, alimentó excepcionales niveles de paro. Se pasó de tasas de desempleo insignificantes (3,3 % de los activos en 1.975) a una de las mayores de Europa (22,8 % en 1.985). Por primera vez durante todo el siglo, Bizkaia y Gipuzkoa registraron un saldo migratorio negativo.

La intensidad que la depresión de 1975-1985 alcanzó en el sur de Euskal Herria fue sobre todo el resultado de tres factores: el carácter netamente industrial de la crisis, la pauta de especialización productiva vasca y los errores en la orientación de la política industrial.

Los grandes planes de inversión realizados en el periodo 1970-1975 y financiados con créditos públicos y privados, incidirán notablemente sobre los costes financieros, desde el momento en que el derrumbe del mercado va a dejar inutilizado una importante capacidad productiva y los tipos de interés se disparen al alza, por efecto de la inflación y de las restricciones monetarias. Las cargas financieras se elevarán rápidamente, pasando del 10,2 % del VAB en 1974 a 27,5 % en 1980 como se aprecia en el cuadro siguiente:

Costes PersonalAmortizacionesCargas financierasBeneficio netoVAB
Fuente : Caja Laboral Popular
197464,51410,211,3100
19756713,712,76,6100
19766814,716,3-1100
197769,115,219,6-3,9100
197868,615,824,1-8,5100
197965,420,424,5-10,2100
198066,420,627,5-14,6100

El abultado endeudamiento de las empresas industriales vascas, ha traído como contrapartida una creciente participación de las cargas financieras en el valor generado, con la consiguiente caída de beneficios. Si bien los costes de personal se expanden apreciablemente entre 1973 y 1977, en los últimos años los incrementos salariales evolucionan por debajo del crecimiento del valor añadido.

La pauta de especialización de la industria vasca fue el segundo componente explicativo de la intensidad de la crisis (ver figura 1). La producción de minerales y metales, actividad con poca demanda en Europa, generaba, en 1975, el 11,5 % del valor añadido de la economía vasca. La fabricación de productos metálicos, rama muy perjudicada en todo el mundo por la caída de la inversión en bienes de equipo, aportaba el 15,9 % del valor añadido generado en la CAV. Y algo parecido sucedía en la construcción naval. Por el contrario en la fabricación de productos químicos, componentes farmacéuticos, alimentación, material informático e instrumentos de precisión, bienes cuya demanda creció relativamente rápido después de 1975, la implantación de la industria vasca era mucho más embrionaria.

En tercer lugar la política del "desarrollismo", fue continuada en los primeros años de la Transición. Los planes de inversión consumieron abundantes recursos financieros y fomentaron crecientes excesos de oferta. Al dispararse los costes financieros se generalizaron las pérdidas entre las grandes empresas subvencionadas.

Los casos de AHV, producción no integral de acero común y la de aceros especiales fueron elocuentes en cuanto a excesos de capacidad y de pérdidas. También en el sector naval, ante la bajada de la cartera de pedidos (de 486.000 TRB a 193.000 TRB en el periodo 1976-1983) hubo reducciones drásticas de empleo, cerrándose Euskalduna en 1988.

Para el sur de Euskal Herria, en los últimos años del siglo XX pueden distinguirse diversos subperiodos: 1985-1991, de relanzamiento económico, siendo el sector industrial el responsable del tirón del crecimiento económico con tasas de 5,8% (1987) y 8,3% (1989) del PIB en la CAV y con valores ligeramente más moderados en Navarra.

En los años 1992-1993 hay una ligera recesión económica, siendo el crecimiento del PIB negativo en la CAV (-0,7%) y en Navarra (-0,9%). Posteriormente ha habido un periodo de crecimiento económico oscilante pero sin producirse recesiones económicas a preciables (salvo en 1997 con un crecimiento bajo del PIB de 1,7% en la CAV) y con bonanza económica relativa.

Esquema estructural del metal

Partiendo de estos datos generales se analizan a continuación ciertos aspectos del desarrollo productivo vasco.

Evolución de la población
BizkaiaGipuzkoaÁlavaNavarraIparraldeEuskal Herria
Fuente : EUSTAT y GAINDEGIA.
19751.152.141682.507240.267483.867228.3122.787.094
20011.123.002673.563287.928555.829262.6402.902.962

Es significativo que Bizkaia y Gipuzkoa hayan perdido población en el periodo considerado y en cambio ganan población, Álava, Navarra e Iparralde. A señalar que la densidad de habitantes/km2 es de 502,1 y 340,1 para el caso de Bizkaia y Gipuzkoa frente a 86,8 y 53,3 para Álava y Navarra respectivamente. En el caso de Iparralde hay un desequilibrio muy fuerte entre Lapurdi, con una densidad de 256,0 y Nafarroa Beherea y Zuberoa que cuentan con densidades de 21,2 y 19,1 respectivamente.

Respecto a la industria, tanto el Gobierno de la CAV como el Gobierno de la Comunidad Foral Navarra (CFN) habían tomado ciertas medidas de apoyo a la industria en los años 80, pero va a ser en los años 90 cuando las instituciones vascas, especialmente las de la CAV adopten planes específicos. Así hay que señalar que se diseña y realiza un Plan de Política Industrial 1991-1995, en la CAV,con una inversión planteada global de 926.000 M de pts, de los cuales el montante de los dineros públicos alcanzarán una cota de 262.000 M de pts. Posteriormente se formuló otro Plan de Política Industrial 1996-2000, con planteamientos similares al anterior. En estos años se potencian los planes de tecnología industrial y se consolida la agrupación de Centros Tecnológicos en EITE. A considerar que en 1993, el gasto de I+D en la CAV era de 1,27 % del PIB, bastante distanciado del gasto medio de ciertos países europeos como es el caso de Alemania (2,8 %) o del valor de la media de la Comunidad Europea.

Es innegable que ha habido cambios en la estructura productiva industrial, pero conviene realizar algunas consideraciones respecto a la evolución productiva vasca.

Si se analiza la dinámica productiva en la CAV se aprecia que, para el año 1999, la industria aporta el 37 % de su riqueza (medida por el valor añadido bruto), el 27 % del empleo y realiza el 87 % de las exportaciones de bienes y servicios. El 32 % de la producción de la industria se destina a la exportación al extranjero; y otro 28 % al resto del Estado. Este sector en su conjunto ha tenido crecimientos entre el 4-8 % en la segunda mitad de los años 90.

Cuando se examinan los sectores existentes en la industria vasca se ve que el sector de metalurgia y artículos metálicos absorbe el 27 % del valor añadido bruto (VAB) y el 34 % del empleo industrial. Este sector incluye: siderurgia, fundiciones, forja, construcción metálica, artículos metálicos e ingeniería metálica por citar sólo los más importantes. Es decir el sector industrial clásico de la industria vasca sigue teniendo un peso importante. En el periodo 1996-1999 este sector ha disfrutado de elevados crecimientos (por encima de la media del conjunto industrial), ayudado por la buena marcha de los mercados exteriores y la relativa debilidad de la peseta y el euro en estos mercados.

En cuanto al sector de maquinaria tiene un peso económico del 9,89 % del VAB y correspondiéndole el 13,3 % del empleo industrial. Dentro de este sector tiene mucha importancia el subsector de máquina herramienta , yendo el 50 % de su producción al sector del automóvil. Asimismo la exportación de la máquina herramienta vasca se ha visto favorecida por la debilidad del euro frente al yen y al dólar.

Finalmente el sector del transporte contabiliza el 7,8 % del VAB industrial y el 8,5 % del empleo industrial. Este sector está compuesto por unos 80 establecimientos (de más de 9 empleados) de la rama de automoción y componentes que emplean a 10.850 personas, 26 establecimientos dedicados a la construcción naval, con un empleo de 2.700 personas y 22 establecimientos dedicados a otro material de transporte que emplea a 4.100 personas, constituyendo, en su conjunto, un importante factor tractor sobre el resto de sectores y el total de la economía vasca. A señalar que la industria aeronáutica facturó, en 1.999, 71.000 millones de pts, del que el 78 % se destinó a la exportación.

En el apartado de los recursos dedicados a I+D, supusieron, para 1.997, el 1,2 % del PIB, bastante lejos de la media de la Unión Europea , que fue de 1,8 %. Hay que considerar que, para dicho año, Alemania dedicó el 2,3 % de su PIB, Japón, 2,9 % y Suecia, 3,9 %. También el número de patentes registradas y de modelos de utilidad fueron menores que en otros países europeos.

Al analizar la industria de Navarra se ve que a lo largo de la década de los años 90, especialmente en su segunda mitad, va aumentando la importancia del VAB industrial (englobando industria, energía y construcción) pasando de 39.9 % en 1995, a 41,2 % en 1999. Esto también se refleja en la dinámica del empleo industrial que evoluciona desde un valor de 37,8 % del total( 72.800 personas) en 1995, hasta alcanzar el valor de 39,9 % ( 81.500 personas) en 1999.

Por otra parte, la estructura sectorial de la industria navarra está diversificada como puede apreciarse en el cuadro siguiente.

VAB a coste de factores desagregados por ramas industriales
para la industria de Navarra. 1993.
1993
Fuente: Fundación BBV.
Productos energéticos y agua5,58 %
Minerales metálicos y siderometalurgia6,74 %
Minerales y productos minerales no metálicos7,99 %
Productos químicos2,96 %
Productos metálicos y maquinaria25,87 %
Material de transporte11,99 %
Productos alimenticios, bebidas y tabaco19,60 %
Textiles, cuero y calzado2,81 %
Papel e impresión9,77 %
Caucho, plásticos, madera, corcho y otros6,68 %

Como se puede apreciar los sectores de productos metálicos y maquinaria, alimentación y material de transporte son los de mayor importancia., tanto en riqueza generada como en empleo. Asimismo, para 1999, sectores como transporte, maquinaria y productos metálicos, y productos químicos, son fuertemente exportadores. Importadores son, igualmente, los tres sectores citados.

En los años 90 la inversión extranjera ha tenido un peso específico, contabilizándose, para el periodo 1992-1999 un volumen inversor de 2.611 millones de euros.

Al analizar el volumen de recursos dedicados a I+D, si en 1990 dedicaban el 0,88 % del PIB navarro, en 1996 se estanca en el 0,83 %.

Al examinar la evolución de Iparralde, la población en Iparralde ha crecido en 34.000 personas. Pero la evolución demográfica es diferente según las zonas. La zona costera acoge al 67 % de la población y la mayor parte habita en el reducido eje Baiona-Angelu-Biarritz. En el interior de Lapurdi viven 49.000 personas, ganando 13.000 habitantes en el periodo 1975-2001. En cambio Nafarroa Beherea y Zuberoa que contaban conjuntamente con 43.000 habitantes en 1975, en el año 2001, solamente lo habitan 38.000 personas.

En cuanto a las actividades industriales, en 1999, el sector industrial supone el 14,3 % del empleo total (98.652 empleos). Hay que señalar la tendencia decreciente del empleo industrial, dado que en 1975 había 15.595 empleos industriales y en 1999, son 14.095 empleos. Como aspectos a resaltar:

  1. La industria de bienes de consumo ha perdido más de 2.000 empleos en 15 años, especialmente en el calzado.
  2. La industria de bienes de equipo ha creado 1.300 empleos. Subsectores tales como material eléctrico y electrónico, material de oficina, aparatos de automatización entre otros.
  3. La industria de bienes intermedios (metales, material de construcción, química, papel...) es bastante estable.

La industria de Iparralde es totalmente dependiente del exterior; de las 19 principales empresas, 13 tienen su sede social fuera de Euskal Herria y son propiedad de grupos multinacionales.

El sector de la construcción, muy dependiente de la coyuntura económica, cuenta con 6.608 empleos en 1999.

Evolution de la population

Se analiza, a continuación, la dinámica industrial de los primeros años del siglo XXI, tanto para la CAV, como para Navarra e Iparralde.

El peso de la industria manufacturera de la CAV, en 2007, supone el 29,4% de la riqueza total y el 25,5% del empleo (257.297 empleos). En dicho año, el total de las ventas superó los 62.000 millones de euros de los cuales el 28% se exportó al extranjero, el 36% fue destinado al mercado de la CAV y el 36% restante al resto del Estado. Desagregando sectorialmente, para 2007, se observa que los sectores de Metalurgia y artículos metálicos, Maquinaria y Material de Transporte siguen siendo claves en la economía vasca en términos de producción y empleo.

· Metalurgia y artículos metálicos que integra: Siderurgia, Metalurgia no férrea, Fundiciones, Construcción metálica, Forja y estampación, Ingeniería mecánica y Artículos metálicos. Representa el 30,73% del VAB industrial, el 34,64% del empleo, el 28,01% de la inversión y el 30,1% de las ventas netas.

· Maquinaria que aglutina: Máquina-herramienta, Aparatos domésticos y Otra maquinaria. Supone el 11,56% del VAB industrial, el 13,21% del empleo, el 9,1% de la inversión y el 10,7% de las ventas netas.

· Material de Transporte que comprende: Automóviles y sus piezas, Construcción naval y Otro material de transporte. Representa el 8,06% del VAB industrial, el 8,03% del empleo, el 6,46% de la inversión y el 8,87% de las ventas netas.

En relación con el contenido tecnológico, y según la clasificación de la OCDE, que es utilizada por el Eustat, el nivel tecnológico alto incluye las aeronaves y naves espaciales, productos farmacéuticos, maquinaria de oficina y equipo informático, material electrónico y equipos e instrumentos medico-quirúrgicos y de precisión.

En el medio-alto se tiene maquinaria y equipo eléctrico, vehículos de motor, productos químicos excepto farmacéuticos, otro material de transporte y maquinaria y equipo mecánico; y el medio-bajo, embarcaciones, productos de caucho y materias plásticas, productos de refino de petróleo, metales férreos y no férreos, productos metálicos y productos minerales no metálicos.

El bajo comprende manufacturas diversas y reciclaje, madera papel y productos de papel, productos alimenticios bebidas y tabacos, productos textiles, confección, productos de cuero y calzado.

Para el periodo 2000-2005 la evolución del valor añadido empresarial para los diversos niveles tecnológicos es la siguiente: el subsector industrial de alto nivel tecnológico pasa de 4,3% a 3,7% ; el subsector medio-alto, de 26,8% a 25,1%; el subsector medio-bajo de 45,3% a 44,6%; finalmente, el subsector de bajo nivel tecnológico pasa de 16,6% a 16,1%.

En el año 2005, y según datos de Eustat, se observa un nuevo retroceso relativo de los sectores de alto y medio alto contenido respecto de los sectores bajo y medio bajo, tanto en personal como en valor añadido y ventas. Es significativo que el valor de la riqueza generada por las actividades de nivel tecnológico alto y medio alto evolucionó desde el 30,7% del total de riqueza industrial a 28,8% para el año 2005. Correlativamente, la riqueza generada por las actividades de medio bajo y bajo nivel tecnológico pasó de 60,6% de la riqueza industrial en 2003 61,8% en 2005.

En el cuadro siguiente se puede apreciar la evolución de dichas magnitudes.

Estadística industrial
Nivel tecnológico2000200320042005
EMPLEOAbs.Abs.Varia.Abs.Varia.Abs.Varia.
Fuente : EUSTAT. Estadística industrial.
Total236.055248.9225,5251.1790,9249.698-0,6
Alto y medio alto73.15976.3654,475.5870,376.051-0,7
Alto11.67311.258-3,611.6323,311.054-5,0
Medio alto61.4885.1075,984.955-0,264.9970,1
Medio bajo y bajo158.335168.0326,1169.8221,1163.738-0,6
Medio bajo107.859114.6866,3118.5711,6115.017-0,6
Bajo50.47853.3485,753.251-0,252.821-0,8
Sin clasificar4.5614.525-0,847705,44.9072,9
VAS cf
Total12.303.98913.271.6498,714.588.1079,115.701.6767,6
Alto y medro alto3.834.2094.155.3348,44.352.3705,04.527.4423,8
Alto533.487580.7198,9603.7364,0578.859-4,1
Medio alto3.301.22235740158,33.752.0425,23.948.5835,0
Medio bajo y bajo7.621.4088.098.8616,38.990.2799,89.533.2687,2
Medio bajo5.577.9925.806.5054,11.459.71611,089.218.9458,3
Bajo2.043.4162.292.28612,22.430.5636,02.534.3234,3
Sin clasificar847.8721.117.45431,81.335.05019,51.641.96522,9
VENTAS
Total40.478.98343.768.4108,148.205.58710,152.957.6989,9
Alto y medio alto12.756.43913.198.3003,514.233.0947,815.043.9615,7
Alto1.599.4831.531.251-4,31.812.0015,31.563.388-3,0
Medio alto11.157.00611.667.0494,612.621.0938,213.480.5736,8
Medio bajo y bajo25.677.58427.508.2348,730.980.54511,033.675.2678,7
Medio bajo18.959.06820.448.1407,822.944.60012,225.459.86011,0
Bajo6.718.5107.482.09411,18.035.9457,78.215.4072,2
Sin clasificar2.044.9102.661.8763922.991.34812,44.238.47041,7
PRODUCTIVIDAD
Total20,23,18,18,3
Alto y medio alto26,23,94,74,5
Alto19,812,90,60,9
Medio alto27,72,35,45,0
Medio bajo y bajo20,79,18,67,9
Medio bajo23,2-2,19,49,0
Bajo14,58,16,25,1
Sin clasificar2132,813,319,5

Es decir, son los sectores de alto y medio alto contenido tecnológico los que pierden más empleo, generan menos valor añadido y menos cifra de negocios. Así en estos años, el crecimiento de la productividad aparente del trabajo en los sectores de contenido tecnológico alto y medio alto es casi la mitad que el registrado en los medio y medio bajo.

En la CAV, en 2006, el peso económico de los productos exportados de alta tecnología supone el 1,9 % del total exportado (y parecidos valores alcanzó en años posteriores) cuando el valor medio para U.E.-27 es del 14%, lo que indica la "distancia" respecto a otros países europeos. También hay que señalar que en las exportaciones vascas, la parte correspondiente a sectores de media-alta tecnología supone el 46% de lo exportado.

Si el nivel tecnológico de la industria vasca señala un grado preocupante de vulnerabilidad frente a la dinámica internacional conviene tener en cuenta también otros factores.

Al analizar el balance energético en los últimos años, la partida "disponible consumo interior bruto" pasa de 7.270 kteps (año 2004) a 7.716 kteps (año 2006). En cuanto al consumo final energético evoluciona desde 5.573 kteps (año 2004) hasta 5.596 kteps (2006), es decir una ligera subida. Si se desglosa dicho consumo final, se ve que la industria consume el 47% del consumo final en 2004 y el 42% en 2006, lo que indica el gran consumo energético de las actividades industriales vascas.

Hay sectores como la siderometalurgía (con un peso económico importante) que además de pertenecer a la gama de actividades de medio-bajo nivel tecnológico es intensivo en consumo de energía; y también sectores como el químico en general (y el cemento en particular) son consumidores intensivos de energía. Y como es sabido, la dependencia energética de los vascos es muy grande, y el precio del petróleo está sometido a presiones.

Por otra parte la dinámica inversora empresarial es preocupante. Entre el año 1993 y 2008, en plena bonanza económica, el capital vasco invirtió 51.000 millones de euros en el exterior, mientras que las inversiones que llegaron a Euskal Herria fueron de 12.000 millones de euros. El capital vasco está invirtiendo más en el exterior que en suelo vasco. Este es otro factor de vulnerabilidad. Es cierto que muchas industrias están internacionalizadas y que, por tanto, hay que invertir en las filiales pero, por otra parte, de dicha inversión exportada es capital vasco que funda empresas en el exterior porque son más rentables.

En 2009, la crisis económica se agudiza, dado que el PIB global de la CAV descendió el 3,3 %, siendo mayor la incidencia en la industria dado que el PIB industrial descendió el 9,5%. Si se observa la evolución del Indice de Producción Industrial (IPI), se ve que el descenso de dicho indicador fue, para el subsector de bienes intermedios de 25,3%, para el subsector de bienes de equipo de 25,1% , para el subsector de bienes de consumo de 12,2%, siendo menor para el subsector de energia, dado que su descenso fue de 6,5%. Asimismo las exportaciones sufrieron una contracción importante, del orden de 28%. Según el informe de coyuntura de abril 2010 del Gobierno Vasco se prevé un crecimiento económico débil, para el sector industrial del, 0,9 % para 2010 y de 2,4% para 2011.

Se examinan a continuación los aspectos relacionados con la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación.

En la CAV en 2004 se gastaba el 1,43% del PIB en I+D, siendo en 2007 el 1,65% del PIB, lejos del valor medio de la Unión Europea (1.9%). La CAV, en la esfera de la innovación ocupa el lugar 55 en un ranking de 203 regiones europeas (año 2006).

En cuanto a la innovación hay que señalar que:

  1. Una innovación es la introducción de un nuevo, o significativamente mejorado, producto (bien o servicio), de un proceso, de un nuevo método de comercialización o de un nuevo método organizativo, en las prácticas internas de la empresa, organización del lugar de trabajo o las relaciones exteriores.
  2. Por su parte, las actividades innovadoras se corresponden con todas las operaciones científicas, tecnológicas, organizativas, financieras y comerciales que conducen efectivamente, o tienen por objeto conducir, a la introducción de innovaciones.

Para el periodo 2000-2005, según Eustat (que incluye sectores industriales y servicios, incluido la educación) cerca del 17% de las empresas vascas son innovadoras. Específicamente para las innovaciones de proceso y producto, según el INE, alrededor del 29,% de las empresas de la CAV, (de más de nueve empleados) en dicho periodo, son innovadoras. En la U.E.-27, para dicho periodo cerca del 42 % de las empresas son innovadoras.

A señalar que uno de los puntos débiles del sistema de innovación de la CAV y, en general de toda Euskal Herria, es el volumen de patentes.

En el caso de la CAV, se dispone de los datos siguientes:

Patentes registradas en la CAV
Año20002001200220032004200520062007
Fuente : Eustat.
Total129142139168157133162160
Metalurgia41456---
Química876869--
Maquinaria y motores172516--

Como se puede apreciar en el cuadro superior, sectores tan importantes como metalurgia, química y maquinaria presentan una capacidad de patentar muy escasa.

Si se analiza en detalle la evolución de las patentes solicitadas entre los años 2000 y 2007, se observa que en el 2000 se solicitaron 173 patentes y en 2007, 202. En cuanto al ratio "solicitudes por millón de habitantes", la evolución entre dichos años es de 82 a 94, cifras bastante alejadas de las que obtiene Navarra.

En cuanto a la producción científica, para el periodo 2000-2006 en la CAV se produjeron 8.914 documentos. Asimismo el ratio correspondiente de producción científica por millón de habitantes, supone una cifra netamente inferior al valor obtenido por Navarra.

Dado que la problemática de la innovación se complejiza crecientemente, al tener que involucrar diversos parámetros, en la Unión Europea se ha establecido el "Índice europeo de innovación" como forma de comparar países desde la óptica de la investigación y de la innovación.

  • Indice europeo de innovación

El Indice Europeo de Innovación (SII, iniciales en inglés) mide el grado en que la economía de los países tienen capacidad y desarrolla actividades de innovación. Se estructura en 5 dimensiones: tres estiman los elementos inductores de la innovación o input (impulsores, creación de conocimiento e iniciativa empresarial para la innovación); las otra dos dimensiones que evalúan los resultados o output (aplicaciones de la innovación y propiedad intelectual).

El SII utiliza 25 indicadores para reflejar, en un índice compuesto, el peso de las citadas dimensiones. Según datos elaborados por Eustat, la CAV se sitúa en el puesto 13 en el conjunto de U.E.-27 con un valor del índice de 0,35 (sobre un máximo de 1,00). La media de U.E.-27 se estima en 0,45 en 2006. Como se puede apreciar existe un cierto retraso de la CAV respecto a la media europea, lo cual es significativo dado que la CAV es una región europea industrializada con un nivel de renta superior a la media europea y que debe, por tanto, compararse con otras regiones europeas similares y no tanto con la media europea.

Dimensiones de la Innovación en la C.A. de Euskadi y en la UE-25.
Índice Europeo de innovación 2006 (SII)

Dimensiones de la innovacion

Fuente: Eustat y Maastricht Economic Research Institute on Innovation and Technology y CE.

El SII, siguiendo técnicas de "clusterización", clasifica los Estados europeos en cuatro grupos diferentes:

  1. "Líderes de innovación". Países como Suecia, Finlandia, Dinamarca y Alemania tienen puntuaciones muy superiores a las de la media de la U.E.-27.
  2. "Seguidores de innovación". Países como Austria y Holanda poseen valores por encima de la media de la U.E-27.
  3. "Moderadamente innovadores", Estados como Estonia, Noruega, Chequia, España, Eslovaquia e Italia tienen puntuaciones por debajo de la media de la U.E-27.
  4. "En progreso". Países como Lituania, Hungría, Grecia y Portugal tiene puntuaciones muy por debajo de la media de la U.E.-27.

La CAV se sitúa en la zona media de los "moderadamente innovadores" con una puntuación ligeramente superior a la puntuación correspondiente a la economía española. Pero es preocupante la situación de la CAV y especialmente desde la perspectiva de mejorar la situación y poder pasar a otro grupo como el de "seguidores de innovación".

Otros analistas (M. Navarro y otros, 2008) han realizado una tipología de 7 grupos de sistemas de innovación de las regiones europeas. Sitúan a la CAV en el grupo G3, "regiones con resultados económicos y tecnológicos medios" (45 regiones pertenecientes a Italia, Austria, Irlanda, entre otros) siendo el referente el grupo G4 "regiones avanzadas con una cierta especialización industrial" (33 regiones pertenecientes a Alemania, Reino Unido, Italia, Holanda, entre otros países).

Según lo anterior a las regiones del G3, y a la CAV por tanto, les conviene "aumentar sus capacidades de absorción y creación de conocimiento" y "articular el sistema regional de innovación de manera armónica e incrementar la calidad y cantidad de relaciones entre sus agentes" proponiéndose como referente el caso de Baden-Württenberg, región alemana situada en el G4 y que tiene una especialización sectorial similar a la CAV, pero con un nivel de desarrollo tecnológico, productividad y renta per cápita muy superior.

Los análisis anteriores sirven como instrumentos para orientar respecto a la coherencia de los objetivos y medidas planteadas tanto en el Plan de Competitividad como en el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación (PCTI 2010).

  • Plan de Ciencia,Tecnología e Innovación 2010

El Gobierno Vasco pretendía llegar en 2010 al 2,25% del PIB como cifra del gasto de I+D+i. A lo largo de la década se aprueban el Plan de Competitividad 2006-2009 (aprobado en 2006) y el Plan de Ciencia Tecnología e Innovación 2010 (en adelante PCTI 2010), aprobado en 2007. Ambos planes buscan impulsar el desarrollo tecnológico, la competitividad empresarial y la innovación.No es casualidad que de los dineros públicos vascos, el 52% (781 M de euros) de lo previsto en el Plan de Competitividad se destine a actuaciones relacionadas con la innovación.

Tanto en el Plan de Competitividad como en el PCTI 2010 se han planteado aspectos importantes en la esfera de la innovación. El PCTI tiene un presupuesto de 6.714 M de euros, siendo la financiación pública de 2.718 M de euros y la financiación privada de 3.634 M de euros. Partiendo de un diagnóstico de la situación se plantea un decálogo estratégico en el que se pueden subrayar los aspectos siguientes:

  1. competitividad de la base empresarial actual
  2. diversificación hacia sectores emergentes
  3. protagonismo de la Universidad en la generación del conocimiento
  4. desarrollo sostenible/innovación social

Para llevar a cabo los objetivos previstos en el PCTI se articulan diversos programas:

  1. INNOVA COOPERACION, en el que interviene la Agencia Vasca de Innovación para coordinar actuaciones relacionadas con los Observatorios Sectoriales.
  2. INNOVA EMPRESAS, sigue pautas anteriores pero a nivel de empresa individual.
  3. Programas de Actuación para diversificación sectorial.
  4. Programas de actuación para política científica. Con varias iniciativas (BERC -Basque Excelente Research Centres- y otras).

En el caso de Navarra a lo largo de la primera década del siglo XXI el peso de la riqueza industrial supone el 31% del total y el 28% del empleo global, aproximadamente. El PIB de Navarra, en 2008, alcanzó la cifra de 19.471 M de euros. En 2007 había 2.854 empresas, contando con 69.265 empleos. El sector de alimentación ocupa al 16,4% del empleo industrial; el sector de productos metálicos el 13,9%; construcción de maquinaria el 12,4%; el sector de transporte el 14,9 %; fabricación de otros productos minerales no metálicos el 5,1%.

Por tamaño de empresas, las de más de 100 trabajadores se sitúan en los sectores de alimentación, material de transporte, productos metálicos, maquinaria y equipo mecánico. A señalar que el 90% de las empresas de Navarra son pymes, pero las empresas mayores de 100 trabajadores(4,4%) engloban 36.146 empleos(51 % del empleo industrial) .

Por otra parte, más de un centenar de empresas industriales ubicadas en Navarra cuentan con capital multinacional, principalmente de tamaño medio o grande, con una elevada propensión exportadora y que se concentran en los subsectores de transporte e industria agroalimentaria, aunque también se localizan en otros subsectores como el de caucho y plástico, metalurgia y productos metálicos, maquinaria y equipo mecánico e industria química.

A señalar que la inversión extranjera en la industria Navarra fue de 15,3 millones de euros en 2008 (frente a los 6,8 millones de euros de 2007), capital que procede de países como Japón, Bélgica, Reino Unido y Suiza, y que se dirige fundamentalmente a los sectores de fabricación de maquinaria de oficina y equipo informático, material de transporte, industria agroalimentaria y construcción de maquinaria y equipo mecánico.

La importancia de la exportación es grande, concentrándose el 75 % de la misma en la Unión Europea. Abundan las industrias de bajo y medio nivel tecnológico, escaseando las de alto nivel tecnológico. A señalar que, con la crisis económica, en el año 2009 la producción industrial ha bajado el 27% en comparación al año anterior.

En cuanto a la política de innovación hay que señalar que se han producido cambios importantes en los últimos años. En 1995 los recursos dedicados a I+D suponían el 1,17% del PIB navarro alcanzando el 1,92% en 2006 y el 1,89% del PIB navarro en 2007 (por encima del gasto realizado en la CAV desde 2004). Asimismo si se analiza la importancia de la innovación en las empresas navarras, se ve que, para 2007, hay 942 empresas innovadoras, de las cuales 514 realizan innovaciones de producto, 681 de procesos y 253 de producto y proceso. Los gastos en innovación tecnológica han evolucionado, en euros constantes año 2000, desde 156,5 millones de euros en 2003 a 271,6 en 2007. Los gastos de innovación incluyen los gastos de I+D interna (de las empresas), así como los gastos de I+D externa, la compra de maquinaria y las innovaciones en el campo de la comercialización. El ratio de gasto de innovación por habitante evoluciona de un valor de 306,9 (2003) a 578,5 (2007).

En cuanto a la dinámica de patentes, en el año 2000 se solicitaron 83 patentes y en 2007, 129. El ratio de patentes por millón de habitantes pasó de 156 (año 2000) a 213 (año 2007). En cuanto a la producción científica, para el periodo 2000-2006, aportó 5.234 documentos.

Ejemplo de la importancia dada a la esfera tecnológica son los tres planes tecnológicos existentes. Tanto el primer Plan Tecnológico (2000-2003), como el segundo (2004-2007) han sido un impulso y un desembolso importante en el campo de la investigación y desarrollo tecnológico.

En el periodo 2000-2005 se aprobaron 773 proyectos de investigación con ayudas públicas por un valor de 117 millones de euros, induciendo unas inversiones de 501 millones de euros. Los sectores de construcción de maquinaria, equipo mecánico, eléctrico y electrónico junto con los sectores de alimentación, metalurgia y productos metálicos, automoción y el sector servicios son los de mayor importancia, tanto en proyectos de investigación aprobados como por las inversiones inducidas realizadas.

En el Tercer Plan Tecnológico (2008-2011) se han destinado 228,9 M de euros , articulándolo alrededor de cuatro ejes :

Eje Innovación 129,5 M
Eje Cooperación 73,4 M
Eje Educación 16,3 M
Eje Internacionalización7 M
Labores de divulgación 2,5 M
TOTAL 228,7 M

Hay que señalar que la cifra dedicada a I+D+i es importante, similar a la media europea, pero lejos de las cifras correspondientes a países como EEUU, Alemania o Suecia.

A pesar del peso económico de la industria y de los recursos dedicados a I+D y a la innovación, se aprecia, a lo largo de 2009 como la crisis hace retrocede, de forma importante, el volumen de la producción industrial

La evolución de Iparralde, en varias de sus características, es significativa. En 2006, la población alcanzaba la cifra de 288.362 habitantes, 17.000 habitantes más que en 1999. Del total de la población total, 21 % tiene menos de 20 años y los mayores de 60 años suman el 27 %. El volumen de empleos alcanza la cifra de 119.384. Existe una gran concentración de empresas (cerca de 15.000) y de empleos (74.000 aproximadamente) en la franja litoral que abarca desde Bayona a Hendaya.

La industria cuenta con 1467 establecimientos y 12.673 empleos (10,6 % del total). El 79 % de las empresas cuentan con menos de 10 asalariados. Hay 37 establecimientos que cuentan con más de 50 asalariados, alcanzando la cifra de 6.425 asalariados. De entre ellas, 4 empresas cuentan con más de 250 asalariados.

  • Aspectos relevantes de las actividades industriales

Se pueden establecer dos bloques de empresas. Un primer bloque lo conforman los sectores aeronáutico/metal/equipo mecánico (35 % del empleo industrial); el otro bloque lo forma el sector agroalimentario (21 % de empleos).

En cuanto al primer bloque, las empresas de subcontratación de la aeronáutica (en la que Dassault, con 991 empleos, es la empresa de mayor volumen de empleo de Iparralde) se encuentran en una situación de mantenimiento, pero a la baja (ya en 2004). Una parte importante del sector de subcontratación está constituido por empresas de fabricación mecánica y de herramientas (50 %). La conformación del clúster de aeronáutica, "Aerospace Valley", en la órbita del corredor Burdeos-Toulouse, en el que interviene Dassault junto con otros trece grupos empresariales y una colmena de pymes industriales, estableciéndose relaciones de partenariado.

Las relaciones de las empresas del clúster con organismos universitarios se establecen principalmente en Burdeos y en Pau con centros de investigación especializados. La mayor parte de los laboratorios universitarios que trabajan con el clúster de la aeronáutica se sitúan en Burdeos y no hay ningún laboratorio de este tipo en Iparralde.

Además la especialización mecánica que ofrece este subsector de Iparralde no corresponde a proveedores especializados de alta tecnología, con lo que se obstaculiza el lograr un mejor nivel de especialización para estas empresas en su cooperación con los técnicos de la gran empresa usuaria. Todo ello colabora a que sea más difícil la adaptación a los cambios y a lograr una mayor diversificación de la rama productiva.

También el caso de la privatización de France Telecom ha conducido a una mayor vulnerabilidad de las empresas del entorno que se dedican al suministro del sector, una parte de las cuales son locales.

Por ello es posible afirmar que la innovación y cambio tecnológico se limita a las grandes empresas, tanto del sector aeronáutico y afines, así como del sector agroalimentario. También existe innovación en ciertos subsectores como electrónica de defensa, medicina, informática.

A señalar que, en los últimos años ha crecido el desarrollo de empresas dedicadas al surf y ropa deportiva, contándose con 400 empresas en 2008 y unas ventas globales de 1,2 millones de euros.

De cualquier modo, la actividad industrial en Iparralde es débil y con problemas importantes para encarar su futuro. La investigación se realiza bien en organismos pertenecientes a la Universidad o afines o bien en organismos de investigación dependientes del Estado. A señalar que el 57 % de las empresas tienen menos de 5 asalariados y están muy lejos de cualquier actividad innovadora. A pesar de esta realidad y de los recursos limitados dedicados a investigación y desarrollo, trabajan en actividades de I+D 219 personas, en diversos tipos de organismos.

Ante este tipo de actividades industriales desestructuradas, las urgencias y actividades a desarrollar pasan por una estructuración de actividades tanto para el bloque aeronáutico/metal/equipo mecánico, como para el bloque agroalimentario.

Un recurso importante de las políticas tecnológicas e industriales consiste en la promoción de polos tecnológicos, así como las organizaciones de promoción y de creación de empresas. En Iparralde la organización ESTIA promociona un "semillero de empresas", una "incubadora de empresas" y un "hotel de empresas". Así se crean las condiciones que son necesarias para poder desarrollar proyectos empresariales que se combinen con centros y laboratorios. Un ejemplo de esto es el tecnopolo Izarbel de Bidart. Existen, asimismo, otras organizaciones de apoyo financiero y de capital-riesgo.

La debilidad económica de Iparralde va pareja con la debilidad institucional y su grado alto de dependencia de París. Por ello ha ido creciendo la conciencia de la necesidad de articulación territorial y económica de Iparralde.

La necesidad de un Departamento propio, o similar, dotado de recursos y con capacidad de planificar recursos, establecer redes entre el sector público, la Universidad y las actividades industriales, dedicando recursos para desarrollar una política propia tecnológica y de desarrollo de I+D, constituye un mínimo para poder reorientar la dinámica actual.

Asimismo el desarrollo de la lógica anterior pasa por la creación y potenciación de una "Agencia de desarrollo e innovación" que fomente la promoción, dinamización y gestión de iniciativas empresariales y socioeconómicas. Dicha Agencia debe formar parte del entramado institucional de Iparralde

  • BORJA, Antón. "Plan de Ciencia, Tecnologia e Innovación 2010. Una visión crítica". ZALLO, R. (coord.). "El País Vasco en sus encrucijadas". Pp. 345-359. Donostia: Ttarttalo, 2009.
  • BORJA, Antón. "Claves de la política industrial española y del sistema de innovación". El Viejo Topo. Nº 253, pp. 135-145. Barcelona: El Viejo Topo, 2009.
  • CES. "Memoria socioeconómica". CES del Pais Vasco. Pp. 78-97. Bilbao: CES, 2007.
  • COTEC. Informe 2008. Madrid: COTEC, 2009.
  • EUSTAT. San Sebastian: Gobierno Vasco. [Fecha de consulta: 8 de marzo de 2011].
  • ORKESTRA. II Informe de Competitividad del País Vasco. Bilbao: Publicaciones de la Universidad de Deusto, 2009.
  • MCC. Memorias de varios años. Arrasate.
  • NAVARRO, Mikel et alt. "Patrones regionales de innovación en la U.E-25: tipologia y recomendaciones de políticas". Orkestra Working Papers. San Sebastian, 2008.
  • TRABAJO y UNIÓN. Varios años. Arrasate: MCC.