Kontzejuak

ICIZ - IZIZE

Concejo del municipio de Gallués - Galoze, partido judicial de Aoiz, Navarra. Se encuentra emplazada a los 2° 35' 52" y 42° 47' 03", hacia el centro del término y oeste de la capital del mismo, entre los montes Alburua (1.030 m.) y Paito (1.012 m.), a los 654 m. de altitud, en la margen izquierda del río Salazar. Superficie: 771 Has.

1960: 46 h. En 1800, 74 personas habitan en 14 casas. 1970: 26; 1981: 28.
Castellano. A finales del s. XVI ( 1587) figura entre las localidades «bascongadas» (Varios: «G. H. L. V.», Auñam., 1960, t. I, pp. 126-137). Dos siglos más tarde (1778) seguía hablándose el euskera (Varios: op. cit., pp. 67-102). En el mapa lingüístico de L. L. Bonaparte (1863) queda incluida dentro de la línea euskaldún. Sin embargo, en 1935 se había perdido ya el vascuence.
Villa del valle de Salazar, 2.ª part. de la merindad de Sangüesa, Navarra. Al final de la época foral se gobernaba por medio del diputado del valle y por el que juntamente con los regidores elige la villa entre sus vecinos.
Celebra fiestas el día de San Cosme y San Damián, 27 de setiembre y el 31 de agosto (BON).
Parroquia de San Cosme y San Damián, obispado de Pamplona. Hubo ermitas de Gervasio y Protasio y San Juan y Pablo.
En el reducido caserío de Iciz existen varios ejemplos de casas góticas que siguen el tipo de dos cuerpos unidos en forma de L. Es el caso de una vivienda cuya fachada tuvo puerta ojival que subsiste al lado izquierdo y otro hueco menor al lado derecho y encima las ventanas, con arcos también góticos amainelados no de dos sino de tres ojivas. Otra ventana similar aparece cegada en un flanco. La parte trasera se amplió con un cuerpo. Otra casa gótica es la que conserva el arco de entrada, habiéndose abierto en el piso primero ventanas cuadradas recientemente y más arriba tienen una galería de tejado propio reformada. Este cuerpo se une por la izquierda con otro cuerpo construido independientemente. Esta casa posee también una torre con palomar típico de casas hidalgas de la Navarra Media. Generalmente son de sillarejo y sillar en vanos y esquinales, con dos cuerpos y puerta de ingreso de arco apuntado y grandes dovelas, tejado a dos o cuatro aguas y chimeneas cilíndricas.

Se tienen noticias de dos ermitas ya desaparecidas, la de San Gervasio y Protasio y la de los Santos Juan y Pablo.

La parroquia de San Cosme y Damián se edifica a comienzos del siglo XIII según esquemas del románico tardío, aunque su cubierta ensaya soluciones más avanzadas. Presenta una reducida planta rectangular de dos tramos y cabecera semicircular cubierta con bóveda de horno. A los pies se levanta un coro de madera. Una sacristía cuadrada realizada en el siglo XVI, con cubierta de bóveda sexpartita se adosa a la cabecera por el lado del Evangelio. Al exterior el cuerpo de la iglesia queda oculto por un pórtico moderno, salvo el ábside semicircular y torre. La portada primitiva queda oculta también por el pórtico y está formado por una arquivolta de medio punto con moldura exterior.

El retablo mayor se apoya en la cabecera. Data de la segunda mitad del siglo XVI y es de estilo renacentista, muy transformado por la introducción de entrecalles que desarrollan un paño central y dos laterales. Consta de banco, dos cuerpos de cinco calles, dos entrecalles separadas por pilastras y un ático recto entre aletones y frontón triangular. El repertorio iconográfico se distribuye en tablas pintadas en el banco y esculturas en el resto del retablo, destacando la belleza de las figuras femeninas y los titulares, San Cosme y San Damián. El escultor prefiere la figura aislada de medio relieve y modelos expresivistas, a pesar de que puede datarse en torno a 1560-1570 relacionándose con la del retablo de Güesa y a maestros de Sangüesa como el escultor Pedro Almándoz. La decorativa policromía del retablo la realizan a mediados del siglo XVII Cristóbal Carrasco y su hijo Juan. Abundan los oros en las arquitecturas y los motivos vegetales formando tondos en las ropas.

En el interior de una hornacina en el presbiterio se encuentra el retablo del Crucificado, barroco de la primera mitad del siglo XVIII. Además, también en el presbiterio, en el muro del lado del Evangelio, se localiza el retablo de la Virgen del Rosario. Es de estilo barroco de la primera mitad del siglo XVIII. Su traza presenta banco con ménsulas y tablero decorado, cuerpo de columnas salomónicas y ático recto. La decoración es cuidada y tanto la talla de la Virgen titular como el San Francisco Javier del ático son tallas barrocas de escasa calidad.

El último de los retablos que se conservan en la parroquia está en la sacristía y se trata de una pieza de arquitectura purista, propia de la primera mitad del siglo XVII, con decoración geométrica. Una pintura de ingenua ejecución parece aludir al martirio de los titulares del templo Cosme y Damián. A ambos lados cuelgan dos tablas pintadas, San Miguel y un Santo Obispo, ambas de finales del siglo XVI con fuertes contrastes lumínicos.

En cuanto al ajuar de orfebrería conservado en la iglesia son dos las piezas dignas de mención. La primera es un cáliz de plata del siglo XVI arreglado, de base circular con decoración grabada a buril de cintas y guirnaldas en alternancia con los símbolos de la pasión. La segunda pieza es un copón de plata liso que mantiene una rigidez purista y ostenta el punzón de Pamplona, PP, y la marca I/YOLDY, correspondiente al platero.

Carmina RIUS SALETA