Zerbitzuak

Kutxa

En 1989 se inició un proceso de fusión de las dos Cajas guipuzcoanas, siguiendo la línea trazada por el resto de Cajas de Ahorro de la Comunidad Autónoma del País Vasco. El 23 de junio de 1990 las Asambleas Extraordinarias de la Caja de Ahorros provincial de Guipúzcoa (CAP) y de la Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián (CAM) aprobaron dicha fusión, que quedó confirmada con la correspondiente Escritura el 1 de diciembre de ese mismo año. A partir de ese momento el nombre oficial de la nueva entidad es Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Gipuzkoa y San Sebastián-Gipuzkoa eta Donostiako Aurrezki Kutxa (Kutxa).

Se recorrió un camino que ya se había intentado transitar sin éxito anteriormente. En 1896, cuando se daban los primeros pasos de la Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, en el proyecto inicial presentado por Wenceslao Orbea, se sugirió la posibilidad de unificar ambas Cajas y utilizarlas como si fuesen un Banco guipuzcoano que sirviera para apoyar las iniciativas provinciales en agricultura, industria y comercio. Durante años estas dos Cajas convivieron en buena armonía. Estaba establecido que cada una de ellas tenía un territorio propio, como así lo indicaba la normativa legal, coincidente con su propia denominación, San Sebastián, Guipúzcoa, aunque la Provincial tuviera su oficina principal en la capital. En 1936 ésta última intentó abrir una sucursal en el barrio del Antiguo, por lo que la CAM protestó. La guerra y las consecuencias de la misma dejaron las cosas como estaban, pero en 1944 volvieron a surgir problemas por las sucursales. La CAP, alegando que había que competir con los Bancos, que llevaban sus agencias a todos los lugares buscando la cercanía de comercios, empresas y particulares, abrió una en Gros (1944) y otra en el Antiguo (1945). Por su parte, la C.A.M. extendió su red de sucursales por la capital e inició su expansión por la provincia, con oposición esta vez de la Provincial. Una Resolución Ministerial (15-2-1947) dio la razón a la CAM, a la que concedió autorización para poder abrir en cualquier punto de la provincia. Con el propósito de evitar esa situación, en 1943, José Beñarán, director de la CAP, había propuesto la fusión de las dos Cajas, que hasta entonces habían intentado no hacerse la competencia pero que, por esa misma razón, veían limitadas algunas de sus iniciativas. Unos años más tarde, los órganos directivos de ambas Cajas mantuvieron conversaciones con el objetivo de alcanzar ese fin, pero el proyecto no prosperó. La fusión no llegaría hasta 1990, en un entorno totalmente diferente pero en el que la competitividad era la nota predominante, cuando no había una esquina de una plaza o un cruce de calles sin una sucursal de un Banco y/o una Caja en cualquiera punto de la capital y la provincia.

Tras el proceso de fusión, se inició en 1991 la integración operativa que culminó en abril de dicho año, al quedar unificados los ficheros de los clientes y la contabilidad de las dos entidades fundadoras. Kutxa, inscrita en el Registro Especial de Cajas de Ahorro del Banco de España, nacía con el objetivo de alcanzar .el fomento y desarrollo del ahorro y de la previsión, en todos sus grados, matices y formas, la recepción de fondos del público, en forma de depósitos y otras análogas... y la realización de todas las operaciones que las disposiciones autoricen a esta clase de instituciones.. Se definía a sí misma como una "institución de carácter financiero, de naturaleza no lucrativa, benéfica y social" que mantenía el tradicional Monte de Piedad, quedando establecido un Fondo de Dotación de 30.000 millones de pesetas (Memoria, 1991). Es miembro de la Federación Vasco Navarra de Cajas de Ahorros y de la Confederación Nacional de Cajas de Ahorro.

No se puede menospreciar la serie de problemas que entraña llevar a cabo una empresa de estas características. Aunar no sólo una contabilidad y unos ficheros, sino también dos políticas empresariales y de personal que, aunque fueran similares, tenían cada cual su propia personalidad consolidada a lo largo de su larguísima historia. El Propio presidente de Kutxa reconoció que las tensiones y ajustes habían repercutido en la calidad del servicio a sus clientes (Memoria, 1991: p. 15), pero aquí, como en otros momentos de la historia de estas Cajas, quedó demostrada la fidelidad de una clientela que sigue siendo el mejor activo de estas instituciones. En este caso, además, se pudo aprovechar el período expansivo de la economía, alcanzado tras la desaceleración de 1993, y que ha durado hasta el año 2000.

En la siguiente tabla se aprecian los frutos de la fusión, comparando los datos más relevantes de los ejercicios 1991 y 2001. Tal vez induzca a confusión el que las cifras aparezcan en pesetas y euros, pero se ha optado por mantenerlas en la moneda que consta en la Memoria. De esa manera se aprecia también uno de los cambios económicos más sobresalientes vividos precisamente entre el año 2001 y el 2002, y en el que esta Caja colaboró activamente facilitando a sus clientes el canje de moneda, junto con el resto de las entidades financieras.

Datos más relevantes1991*2001*
Recursos administrados
Inversión crediticia
Margen ordinario
Resultado antes de impuestos
Resultado después de impuestos
Dotación a obras sociales y culturales
Número de empleados
Número de oficinas
Cajeros automáticos
Número de tarjetas
677.387
363.408
61.257
9.699
---
2.194
1.808
278
---
---
8.740.847
5.607.239
348.573
163.648
152.980
31.253
1.731
186
367
708.169

* en millones de pesetas
** en miles de euros (1 euro = 166,386 pesetas)

Fuente: Memoria Kutxa, 1991, 2001

Uno de los fines que se propuso la Dirección al comenzar la fusión fue incrementar su participación en el sector empresarial y comercial, aportando para ello una mayor oferta de servicios y una atención más personalizada. En 1991 el Grupo consolidado Kutxa estaba formado por KutxaGest S.A. y Finar S.A.. En el año 2001, a estas dos se habían sumado Banco de Madrid, S.A.; CK Corporación Kutxa S.L.; Kartera Finarbi S.L.; Grupo de Servicios Hipotecarios On-Line E.F.C., S.A.; Saregi Servicios Internet, A.I.E, S.A. y SPE Kutxa, S.A.. Además, figuran en la Memoria como Sociedades participadas Norbolsa SVB S.A., Repinves S.A., y Serinor S.C.. Más otras 24 sociedades en las que Kutxa tiene una participación mayoritaria con una actividad no relacionada con la de Kutxa (5), o una participación significativa y duradera (19, de las que cinco cotizaban en Bolsa). El valor contable de la Cartera de Participaciones ascendía a 913.597 miles de euros. Las inversiones en nuevas Sociedades se hicieron principalmente en Iberdrola, Banco de Madrid, Alquiler de Trenes, Zeltia y se aumentaron las participaciones en SPE Kutxa, en el Banco Guipuzcoano y Compañía Auxiliar de Ferrocarriles, S.A..

Otros de los objetivos de la fusión era la reducción de los márgenes y la racionalización de los gastos de los servicios, los cuales se han ido logrando con el cierre de algunas sucursales en la provincia, la apertura de otras en el exterior, reajuste de personal, y el cobro de comisiones por servicios realizados. Esto último, no satisface a los clientes, que quizá sea de lo que más protestan, según afirman las asociaciones de consumidores.

En 1975 las dos Cajas dedicaron a su Obra Social y Cultural unos 360 millones de pesetas, que llegaron a los 2.194 millones en 1992, ya como Kutxa, y superaban los 2.800 millones de pesetas a mediados de los noventa. Lo que supuso un notable incremento, aún descontando los fuertes índices de inflación de los años setenta y ochenta del siglo XX. Una vez fusionadas, se creó la Fundación Kutxa para planificar, gestionar y organizar toda la Obra Social heredada de las Cajas fundadoras.

En el año 2001 se gastaron 33.502.242 euros en la Obra Social y Cultural, que abarcaba los siguientes sectores: "Infancia y Juventud" (Club Juvenil, Gaztekutxa, Centro Arotz-enea); "Mayores, familias, empresas y profesionales" (Servicio Dorado, Acciones con Familias, Centros Formación Familiar y Social, Acciones con Empresas y Profesionales); "Obra Cultural Propia" (Ediciones, Fototeca, Instituto Dr. Camino); "Patrimonio Artístico; Obras Sociales en Colaboración" (Fundación Arteaga -Zabalegui-, Centro U.N.E.D. (Universidad Nacional de Educación a Distancia) de Bergara, Universidad de Deusto -Donostia-San Sebastián-, Centro Investigaciones Técnicas, Donostia International Physic Center, Cooperativa Lurgintza, Escuela Universitaria de Trabajo Social (E.U.T.S.), A.S.P.A.C.E., Asociación Belenista de Gipuzkoa, Centro Nazaret, locales dedicados a Obra Social). En "Obra Social propia", la Sala Kubo Kutxa, Instituto Oncológico, Miramón Kutxaespacio de la Ciencia, eGipuzkoa.net.

Las obras sociales más destacadas del año 2001 fueron la inauguración del Museo "Miramón-Kutxaespacio de la Ciencia", la Sala de exposiciones "Kubo" en el Kursaal, y el lanzamiento del Portal de Internet "begira.com." Se mantienen otras de amplio recorrido histórico (Instituto Oncológico) y, sobre todo, se conservan similares áreas de actuación (sanidad, minusvalías, rehabilitación, educación, formación, investigación, arte, música, literatura, tiempo libre, desarrollo comunitario...); así como la dedicación a los mismos sectores (infancia y juventud, mayores,...). Según el Plan Estratégico, presentado y aprobado en la Asamblea General Ordinaria el 4 de octubre 2002, se pretende dotar de una media anual de 37,81 millones de euros hasta el año 2005, que se dedicarán preferentemente a la asistencia social, la investigación, la educación y el desarrollo comunitario.

A los diez años de la fusión, en el año 2000, surgió una crisis económica, que se hizo mas evidente durante el primer semestre de 2001, y se acentuó tras los atentados del 11 de septiembre (ataques terroristas en Nueva York y Washington), circunstancias que determinaron la evolución a la baja de las más importantes Bolsas, en una tendencia que se ha acentuando a lo largo de 2002, por razones tanto económicas como geoestratégicas que preocupan grandemente a los inversores. Ante esa situación, Kutxa vio aumentar ligeramente sus índices de ahorro en el ejercicio 2001, pero su cartera de valores ha sufrido una fuerte depreciación. A pesar de las importantes plusvalías generadas a lo largo de los años noventa del pasado siglo, las caídas en picado de las acciones de destacadísimas empresas no han podido ser compensadas por el escaso número de las que han tenido alzas en sus cotizaciones. Aun con esa situación general adversa, el ejercicio 2001 se cerró positivamente con un 2,6% más de beneficios que el año anterior; un aumento del 9,1% de los recursos de clientes; un 16% de las cuentas a plazo y los fondos de inversión; y un 15,5% de la inversión crediticia (en su mayor parte dedicada a la adquisición de vivienda), manteniéndose el índice de morosidad en el 0,51%.

La expansión exterior ha continuado y así puede seguir en el año 2002, siempre que se cumplan las perspectivas expuestas en la Memoria de 2001. Siendo objetivo de Kutxa ampliarla a otros lugares de España, bien sea con la marca Kutxa o con la del Banco Madrid, cuya ficha bancaria compró al Deutsche Bank el año 2001 y del que tiene el 99,62% del capital, estando previsto que comience a operar fuera de Gipuzkoa en el 2002, con el pensamiento puesto en la captación de una clientela de clase media-alta. Los buenos resultados obtenidos fuera de la provincia así lo aconsejan, ya que un 47% de los préstamos para la compra de viviendas se han realizado fuera de los límites geográficos guipuzcoanos.

Entre los productos y servicios que ofrece a sus clientes están entre otros la Financiación (Hipoteca Segura); Inversión (Contratos financieros, Depósito Nikkei, Depósito Alto Rendimiento, Depósitos Combinados...); Acceso a las políticas públicas de venta (O.P.V); Planes de Previsión y Pensiones. A través de Internet: Cuenta-e; Depósito-e; .Broker On Line.; Servicio de compra segura en Internet .Vini Paga.; Tarjetas; etc.. A las empresas, y también a través de Internet, servicio de localización y análisis de las subvenciones y concursos públicos o privados; informes comerciales; Saikutxa, servicio de asesoramiento e información para el comercio internacional; .Confirming. servicio para las grandes empresas e instituciones.

Para el año 2002, Kutxa aspira a poder conservar su línea de actuación, desarrollando nuevas actividades, la gestión privada de carteras, e incrementando las operaciones por Internet. Se ha presupuestado un crecimiento del 10,3% de los recursos privados administrados, un 11,3% de las inversiones crediticias y se confía en alcanzar un beneficio después de impuestos similar al del año 2001. Al 31 de agosto de 2002 habían aumentado con respecto al 31 de diciembre del año anterior los recursos administrados de los clientes (10.180 millones de euros), el número de oficinas (190), y el de empleados (1.778); su coeficiente de solvencia era del 16,15% y su índice de eficiencia del 48,95%,. El propio Presidente de Kutxa, Fernando Spagnolo, reconoció en la Asamblea General, celebrada en octubre de 2002, las dificultades económicas existentes y la posibilidad de que, de no mejorar el ambiente económico general, los beneficios puedan caer en ese ejercicio hasta un 5%. Los resultados del ejercicio dependerán sobre todo de la evolución de la Bolsa, que si no remonta penalizará la cuenta de resultados de la entidad.

  • Memorias Kutxa, 1991, 2001.