Udalak

Donostia / San Sebastián

Ciudad y municipio de Gipuzkoa que adopta su denominación actual por resolución 10-10-1980 (Boletín Oficial del País Vasco 21-11-1980 y Boletín Oficial del estado 22-04-1989).



El primer testimonio documental es del año 934, del monasterio de San Millán de la Cogolla (Ubieto, 1976, 22, pág. 38): "De rivo de Galharruaga usque in flumen de Deba, id est tota Bizcahia, et de ipsa Deba usque ad Sanctum Sebastianum, de Ernanni, id est tota Ipuzcua a finibus Alava usque ad ora maris". En otro documento de Leire de 1014 el rey Sancho el Mayor de Navarra y su esposa la reina Mayora dan al obispo y abad Sancho, y al monasterio de Leire "monasterium unum quod dicitur Sancti Sebastiani, cum parrochia sua", situado "in finibus Ernani ad litus maris", es decir, "un monasterio llamado San Sebastiám, con su parroquia en los límites de Hernani junto a la orilla del mar" (Martín Duque, 1983, 16, pág. 36).

En cuanto al nombre vasco de la ciudad, está claro que es un compuesto de done 'san, santo', en último término del latín domine, y del hagiónimo procedente tal vez del latín eclesiástico; la evolución pudo ser la siguiente: *Done Sebastiani > *Donasebastiai > *Donasa(b)astiai > *Donasastia > *Donastia > Donostia (Mitxelena, AV, pág. 403), forma esta última utilizada en la actualidad y que ya encontramos en los poemas del alavés Perez de Lazarraga (c. 1567, pág. 39v): "donostiaco san françiscuan / agoan giçon soldadua", es decir, "hombre soldado que estás / en (el hospital de) San Francisco de Donostia".

Otra posibilidad sería partir de *Done Sebastiane, de donde habría salido *Done Sebastiae y de aquí *Done Sebastie, ya que el antropónimo Sebastie lo encontramos en la localidad salacenca navarra de Ezkaroze en 1366 (Carrasco, 1973: 475) y es seguro, por lo tanto, que ha existido. La evolución posterior habría sido, en este caso, similar a la mencionada más arriba, es decir, *Donesebastia > *Donasastia > *Donastia > Donostia. Existe la tendencia, en el euskera hablado, a suprimir la -a final del topónimo, como en muchas otras palabras del léxico común, tal vez porque se ha identificado con el artículo, y es en la actualidad habitual la forma reducida Donosti, en parte también porque al ser la forma vasca utilizada en castellano, el final -ostia puede resultar un tanto chocante, por decirlo de manera suave.

  • CARRASCO, J. La Población de Navarra en el siglo XIV. Pamplona / Iruñea: Universidad de Navarra, 1973.
  • MARTÍN DUQUE, A. Documentación Medieval de Leire (siglos IX a XII). Pamplona / Iruñea: Diputación Foral de Navarra, Institución Príncipe de Viana, 1983.
  • MITXELENA, K. Apellidos Vascos (AV). Donostia / San Sebastián: Txertoa, 1997, quinta edición.
  • PEREZ de LAZARRAGA, J. Juan Perez de Lazarraga Larrea Dorretxeko jaunaren eskuizkribua (1564-1567). 2004 (c. 1567).
  • UBIETO, A. Cartulario de San Millán de la Cogolla (759-1076), Instituto de Estudios Riojanos - Monasterio de San Millán de la Cogolla - Anúbar Ediciones, Valencia. 1976. El segundo volumen fue publicado en 1989 por Mª Luisa Ledesma con el título de Cartulario de San Millán de la Cogolla (1076-1200) en Zaragoza.

FSZ 2009

Consta de un navío con sus velas extendidas sobre las ondas del mar y una cartela que reza Por fidelidad, nobleza y lealtad ganadas.

La única bandera donostiarra de la que se tenga noticia data del siglo XVIII. Es blanca, con la cruz roja de Borgoña y el escudo donostiarra en el centro. Esta bandera es la que ondea en los mástiles de la fragata del escudo donostiarra que en 1664 aparece ya en la portada del libro de Mayordomía de la parroquia de Santa María de esta ciudad.

El Término Municipal de Donostia-San Sebastián tiene una superficie de 61,3 Km². y su núcleo urbano prácticamente está situado a nivel del mar (5 m.).

La superficie del municipio engloba a diversas pertenencias fuera de sus propios límites: Landarbaso, Urdaburu y Zubieta. El núcleo de Astigarraga se ha desanexionado recientemente del término municipal; con anterioridad se desanexionó el de Lasarte, constituyéndose también en municipio, bajo la denominación de Lasarte-Oria.

Donostia-San Sebastián, nombre oficial de la ciudad, es capital de provincia desde 1854 y forma parte de la comarca de Donostialdea, junto a Andoain, Lasarte-Oria, Astigarraga, Hernani, Urnieta, Usurbil, Rentería, Pasaia, Lezo y Oiartzun. El término municipal está atravesado por los ríos Urumea y Oria, este último de manera tangencial en Zubieta.

El río Urumea, de origen navarro, atraviesa el término municipal desde el límite con Astigarraga hasta su desembocadura en el mar. De escasa longitud, y régimen típicamente pluvial, el Urumea penetra en el territorio donostiarra por el barrio de Martutene y hasta su desembocadura en el puente de la Zurriola, en Gros, describe numerosos meandros. Antaño su desembocadura estaba mucho más lejana como consecuencia del nivel medio del mar. Porefecto de la transgresión Flandriense, las corrientes marinas, el oleaje, el viento y los aportes del río se fueron acumulando materiales al pie del Monte Urgull en la vertiente meridional. Estos aportes formaron un amplio tómbolo que unió el monte Urgull al continente. En este lugar privilegiado, punto de contacto entre el puerto marítimo-el muelle- y el fluvial Santa Catalina-, se ubicó el primitivo núcleo de la ciudad. El río Oria bordea el núcleo de Zubieta. Desde su nacimiento en Aralar discurre en dirección Suroeste-Noreste, hasta Lasarte-Oria donde cambia bruscamente de dirección. En este tramo final, con numerosos meandros, recorre Lasarte-Oria, Zubieta y Usurbil antes de su desembocadura en Orio. En Zubieta origina una vega de gran rendimiento agrícola.

El espacio urbano del término municipal ocupa las Zonas más bajas del mismo. Las mayores altitudes, Landarbaso y Urdaburu, se encuentran al sur, pero en ningún caso superan los 600 m. En el límite con el término municipal de Usurbil se encuentra Mendizorrotz, con 407 m. Prácticamente, incluidos en el entorno urbano se encuentran: Ulía e Igeldo. El primero con 231 m. y el segundo con 184 m. Desde Igeldo, hasta el límite con Pasaia encontramos una costa abrupta e irregular con abundantes y espectaculares acantilados, salpicados por las playas de Ondarreta, La Concha y Gros. A grandes rasgos, los materiales geológicos sobre los que se asienta el término municipal permiten diferenciar tres grupos: el del Cretácico Superior con margas y niveles alternantes de calizas arenosas y margosas y margas, en la parte meridional del municipio; las areniscas, arcillas y calizas margosas del Eoceno en el litoral y los depósitos recientes del Cuaternario en torno a los cursos fluviales del Urumea y Oria.

El clima de Donostia-San Sebastián es de tipo atlántico, es decir templado y húmedo, debido en gran medida a su situación costera, que favorece la suavidad de temperaturas a lo largo de todo el año. Las temperaturas medias y las precipitaciones en Igeldo se recogen en el cuadro adjunto:

MesTemperatura
(º)
Precipitaciones
(mm.)
Enero7,9158,7
Febrero8,2121,4
Marzo9,7121,9
Abril10,8143,6
Mayo13,6123
Junio16,295,9
Julio18,481,3
Agosto18,8117,6
Septiembre17,8124,2
Octubre15149,3
Noviembre10,8167,3
Diciembre8,6164,3

AñosPsicrometroPluviometroDías
Humedad
relativa
media %
Tensión
media
(mm.)
Lluvia
total (mm.)
Dias
de lluvia
Dias
de nieve
DespejadosNubososCubiertos
19007710,51.675,00178---57116192
1901------1.117,00159---58110197
19027410924158---40135190
1903699,81.287,00141---81172112
190474101.006,50149---90134141
1905739,41.051,00146---60108197
1906729,81.237,00147---6397205
190774101 .259,0152---7181213
190873101.265,00159---73136157
1909709,81.098,00164741185139
1910729,51.590,00211---43188134
19117010993163457180128
1912689,3893,8159352187127
1913709,51.204,2015813424091
1914719,41.056,40149---5721990
1915709,11.121,00143471144150
1916739,6670,2117---8120580
1917749,31.517,00154---7321082
1918-------------------------
1919698,91.568,50197---51128186
1920729,61.074,20131267158141
19217510,2925,2119---66163136
1922728,81.913,60164------------
1923728,73.011,60193---27161177
1924739,11.438,8014425626050
1925728,81.510,50164------------
19267210,11.194,20148323174168
19277910,31.912,00202---20199146
19287310,11.554,20180------------
1929729,71.354,40167---25196144
1930739,71.747,50165------------
1931749,31.697,70127---3626564
1932798,41.191,8014612728554
1933729,81.653,10126---2229350
1934749,71.087,70133---2329844
1935739,71.523,60142---6581219
1936778,11,362,3190---523565
1937779,61.602,601788728276
1938799,21.449,3018095245115
19397891.623,60203417175173
1940768,91.827,80203526163177
1941778,71.695,00192828116171
1942779,1774,8183535177153
1943799,51.648,60182241181143
1944809,21.447,10161734164168
1945779,31.293,801631045188132
19467791.287,20180623178164
1947779,61.257,30179635185145
1948789,41.100,40162146187133
1949789,51.654,80169250157158
1950789,61.740,00243735164160

AñosAnemometroBarometro (Presión a 0º mm.)Termometro (º C.)
Dirección
dominante
del viento
Altura
media
Máxima
absoluta
Mínima
absoluta
Temperatura
media
Máxima
absoluta
Mínima
absoluta
1900NO761777,5741,314,237,9-3
1901NW7620775,67409---32,5---
1902NW761:06:00781,4740:05:0013,133,1-5,5
1903S762,3778,5738,113,733,5-7,2
1904NW762,1773,9744,713,634,8-4
1905NW763,1786743,112,534,2-9,6
1906NW762,6775,5740,413,636,2-4
1907N W762,2779,974313,334,6-4
1908NW762,9778,6743,713,932,4-0,6
1909NW762777,6742,914------
1910NW---776,1738,113,535-2,3
1911NW762,2779,4737,51438-4,4
19124.º Cte.761,8776,8736,813,936,8-0,6
1913NW762,2778,8743,514,233,6-1,8
1914NW761,8774,7739,213,634,2-6
1915NW760,5776,3738,613,434-5
1916SNW760,9778,3733,912,531,4-2
1917NW761,6776,2727,512,734,6-6,8
1918---------------------
1919SNW761,8779,9730,413,435-2
1920NW762,4779,1739,714,132-4,6
1921Vario763,2776,9737,314,633-1,6
1922Varios761,8742,4778,213,435,2-3,6
1923NW762,5776,8742,513,634-2
1924NW761,3775,3739,21434,6-3,5
1925Varios762776,9734,513,133,2-2,6
1926NW761,8777,9738,114,438,4-7,4
1927NWS761,5778,9735,914,535,2-3
1928NW761,9780742,214,638,6-1
1929NW762,1777,1743,614,232,8-6,8
1930NW760,7776,1736,913,638-0,8
19314.° Cte.761,5779,2740,413,935-0,5
19324.º Cte.761,7777,7743,214,437,5-6
1933Vario760,8776,7742,11538-4
19344.º Cte.761,6778,3742,51435-3
1935NWS761,2774,3739,513,637-5
19362.º y 4.º cte.---------12,429,9-1,1
1937NNW y S760,8776,770513,234,5-3,3
1938N765,5780,1735,512,632,2-5,5
19394.º Cte.740,2754,472313,338-9
1940S.740,7755,3720,312,931,1-7,6
1941NNW740753,6710,812,335,4-7,5
1942NNW740,4755723,112,832,5-5,6
1943NNW741,9754,5723,413,333-0,8
1944NNW741,7755,1713,612,334-5,8
1945S741,8755,8714,113,735,6-5,4
1946S740,8754,9720,612,835,5-6,8
1947S y NNW739,9752,9717,213,736,7-6,8
1948NNW741,9757,7717,313,732,2-4,6
1949NNW742,7757,4720,513,733-2,2
1950NNW740,8752,8721,513,537,7-2,1

Donostia-San Sebastián. Observaciones en la estación de Igeldo en la primera mitad del siglo. Como comparación, los datos de 1993 son los siguientes: precipitación total: 1.364,1 mm; 192 días de lluvia, 2 granizo y 38 tormentas; temperaturas: máx. absoluta 34,2 y mín. abs. -2,4 ºC

La vegetación del término municipal de Donostia-San Sebastián, independientemente de la diversidad de especies vegetales que podemos encontrar en los parques donostiarras (Cristina-Enea, Aiete, etc.) o en sus proximidades Ulía e Igeldo, ofrece en su medio rural escasas extensiones de especies de especial valor ecológico. En conjunto podemos hablar de un espacio ciertamente uniforme donde alternan, junto a grandes superficies de pradera, áreas de bosque mixto y roble y áreas de repoblación, fundamentalmente de coníferas. Es la vegetación propia de áreas que han sufrido los efectos de una cierta presión antrópica. Junto a ellas podemos hablar de algunas especies diferenciadoras como serían las de los acantilados costeros que encontramos desde el límite del término municipal de Orio hasta el de Pasaia, las alisedas de los cursos fluviales del Oria y Urumea y el hayedo de Urdaburu, sin duda la especie de mayor valor ecológico de entre las que encontramos en el término municipal.

Donostia se asoma al mar a través de playas y escolleras. De este a oeste se suceden las rocas y acantilados de Ulía y Mompás, la playa de Gros ubicada en la ensenada de la Zurriola y la desembocadura del río Urumea. Entre el tómbolo de Urgull y el monte Igeldo se abre La Concha, la mayor de las playas, con la isla de Santa Clara en el centro- oeste de la misma. En ésta -de unos 400 m. de largo y unos 53 de altura- se halla el faro de 5.° orden de 10 m. de altura. La entrada en La Concha se efectúa en la enfilada 158 situada entre la isla y Urgull. A la izquierda y superado el acantilado rocoso denominado Pico del Loro, está la playa de Ondarreta, unida casi a Santa Clara por los bajos que afloran con marea baja. El monte y la sierra de Igeldo penetran bruscamente en el mar; están coronados por otro faro, de 3.° y de 14 m. El litoral es abrupto destacando puntas como Zentella, Kaskallo, Galea, Tierra Blanca, Botxon, Burrugan y Anarn.

PPS

La población de Donostia-San Sebastián, según datos provisionales del padrón municipal de los habitantes de 1991, se elevaba a 171.625 personas, lo que supone un ratio de 3,10 personas por vivienda ocupada. Sobre el conjunto del territorio supone el 25,37%. A diferencia de las otras capitales vascas, Donostia no ha supuesto nunca un elevado porcentaje de la población del territorio. Su crecimiento ha sido muy moderado y en ningún caso ha marcado la pauta del comportamiento provincial.

Población de Donostia-San Sebastián, clasificada por barrios, a 31 de diciembre de 1992.
Aiete7.028 h.
Altza22.532 h.
Amara Nuevo25.481 h.
Amara Viejo3.781 h.
Antiguo11.622 h.
Añorga3.210 h.
Bidebieta8.635 h.
Centro14.742 h.
Egia14.066 h.
Gros21.691 h.
Herrera1.944 h.
Ibaeta3.360 h.
Igeldo1.072 h.
Intxaurrondo14.067 h.
Loiola-Martutene6.862 h.
Martutene2.718 h.
Miraconcha2.713 h.
Parte Vieja6.903 h.
Ulia4.571 h.
TOTAL176.998 h.

La población de la capital guipuzcoana ha crecido de manera continuada durante el presente siglo. Tan sólo, en los últimos años asistimos a un proceso de estancamiento que parece reflejarse en el descenso de población existente entre 1986 y 1991. Al referirnos a la evolución demográfica debemos señalar varios ciclos:

a) Un primer período o ciclo que se situaría entre 1900 y 1930. La población creció a un ritmo anual de 2,46 y pasó de 41.200 habitantes a 85.554.

b) Un segundo período, lo situaríamos tras superarse los años postbélicos en 1950 y se extendería hasta 1975. Es el momento desarrollista de la demografía guipuzcoana que se corresponde con un aumento moderado de la población donostiarra. El incremento anual es de 1,6, inferior al registrado en los tres primeros decenios de siglo. Entre 1950 y 1975 la población pasó de 113.776 a 169.622 habitantes.

c) El tercer ciclo se extendería desde 1981 hasta la actualidad, sin que ello suponga finalización del mismo. La tendencia alcista de los primeros años se contrapone con el movimiento regresivo de finales de la década pasada, aunque las cifras oficiales ofrecidas en 1991 pudieran estar ligeramente infravaloradas. La población de Donostia-San Sebastián a lo largo del presente siglo ha evolucionado de la siguiente manera:

AñoPoblaciónAñoPoblación
190041.2001960135.149
191053.0901970165.829
192067.2811975169.622
193085.5541981175.576
1940105.7751986190.064
1950113.7761991171.625

La población de 1991 refleja un descenso de casi 9.000 personas, algo poco probable ya que la desanexión de Astigarraga no supone descenso superior a las 4.000 personas y durante 1986 y 1990 el crecimiento vegetativo fue de -50 personas. En 1990 la población de derecho del municipio era de 181.794 personas, y a 1 de enero de 1994 de 177.929; en el año 2015 las previsiones demográficas estiman poco probable superar la barrera de los 200.000 habitantes. En el Padrón municipal a 1 de enero de 2000 posee: 180.277.

Este potencial demográfico que las cifras sitúan en 171.000 personas, pero que como se señala bien pudieran ser algunos más, muestra un claro predominio de mujeres sobre hombres, lo que se percibe de manera clara en los grupos de edad superior a los 65 años. La población masculina supone el 46,83%; la femenina el 53,17%. Esta población donostiarra, a la vista de los datos de 1991, tiene un alto grado de envejecimiento como lo demuestra que uno de cada siete residentes tiene 65 años o más. Los grupos de edad inferior, los jóvenes, significan el (23,91 %), mientras que la población intermedia, aquella que situamos entre 20 y 64 años, supera la cifra de las 100.000 personas y porcentualmente supone el 60,84% del total. La distribución de los donostiarras, según grupos de edad y sexo es la siguiente:

EdadHombresMujeresTOTAL
0-1920.97220.07941.051
20-6450.16154.266104.427
>649.24216,90526,147
Total80.37591.250171.625

A uno de enero de 1994 la población de derecho está compuesta por 83.527 varones y 94.402 mujeres.

El crecimiento demográfico del municipio ha sido bastante racional, por cuanto las zonas urbano-industriales de la periferia y cabeceras industriales han sido los núcleos de mayor inmigración y fecundidad.

  • Natalidad

Dentro de la tónica regresiva de la natalidad, perceptible en los últimos años del siglo XX, Donostia ha visto descender el número de nacimientos de manera paulatina. De los 2. 137 de 1981 se ha pasado a los 1.403 de 1990, cifra que se aumenta en 25 si se tienen en cuenta los acontecidos en Astigarraga que obviamente están contabilizados en la cifra de 1981. Esto supone que en diez años el número de nacimientos ha descendido en 709, equivalentes a un descenso del 33,17%. La tasa de natalidad se sitúa en 1990 sobre el 8 por mil, y en principio su rumbo es difícil de predecir ya que no sólo va a influir la evolución de las variables socioeconómicas (vivienda y empleo) de la capital, sino que la problemática es mucho más compleja.

PeriodoNacimientosDefunciones
1901-191013.5899.309
1911-192015.23010.946
1921-193016.64511.676
1931-194014.59112.065
1941-195019.09011.368
1951-196032.91711.129
1961-197060.86113.480
1971-197947.32515.515

Histórico de nacimientos y defunciones de Donostia-San Sebastián en el período 1900-1979. El desproporcionado aumento de nacimientos de los últimos decenios proviene, en parte, de la contabilización de nacidos en los centros hospitalarios que en realidad corresponden a origen extramunicipal.

  • Mortalidad

Contrariamente a la natalidad, la mortalidad muestra una tendencia más regular, e incluso puede aumentar en valores absolutos, como consecuencia del proceso de envejecimiento de la sociedad donostiarra. Los 1.457 fallecidos de 1981 han pasado a superar la barrera de los 1.500, lo que supone una tasa de mortalidad situada sobre el 8,3 por mil. Esto significa que en determinados momentos de la reciente historia demográfica de San Sebastián se han producido más defunciones que nacimientos, lo que conlleva un decrecimiento de población. La tendencia en años próximos no parece que vaya a cambiar excesivamente. Se prevé un ligero aumento de la tasa de mortalidad, como consecuencia del progresivo envejecimiento de su población.

Nacimientos y defunciones (1981-1990)
AñoNacimientosDefunciones
19812.1371.457
19822.0391.385
19831.9531.497
19841.8141.485
19851.7841.640
19861.7521.536
19871.5351.483
19881.4251.566
19891.4501.507
19901.4031.523

La población de Donostia tiene su origen mayormente en la propia capital y en su entorno más próximo; no obstante existe un elevado porcentaje de residentes que ha nacido en el resto del Estado, localizados geográficamente de manera más significativa en Galicia, Castilla-León y Extremadura. El 57,77% de los residentes ha nacido en la propia ciudad de Donostia. Si a esto añadimos el 3,63% de oriundos de la comarca, tenemos un total de 105.379 personas nacidas, bien en la propia ciudad, bien en el entorno más próximo. Los provenientes de otros puntos del Estado son 45.998, lo que significa el 26,80% del total. Esto supone que, en Donostia, por cada cien nativos de la propia ciudad hay 46 personas de fuera del País Vasco, proporción que será menos acusada con el paso de los años, ya que los movimientos migratorios de estos últimos años se corresponden fundamentalmente con una "operación de retorno".

Estos valores no ofrecen grandes diferencias según se trate de hombres y mujeres, salvo si analizamos el origen específico de aquéllos que tienen más de 60 años, donde se aprecia el predominio claro de las mujeres sobre los hombres. Donde sí se ofrecen diferencias es en su ubicación geográfica. Los barrios periféricos, como Herrera, Alza, Bidebieta, ofrecen porcentajes de inmigrantes superiores a la media municipal. Son, en todo caso, áreas de desarrollo reciente. La distribución de la población según lugar de origen es la siguiente:

Lugar de origenHabitantes
Propio Municipio99.147
Comarca6.232
Resto Gipuzkoa14.465
Resto Euskadi5.783
Resto45.998
TOTAL171.625

El nivel de instrucción de los donostiarras se engloba mayormente en el grupo formado por la enseñanza primaria, profesional y secundaria, ya que en conjunto supone el 78% del total. La enseñanza media-superior se acerca a las 10.000 personas, ligeramente inferior a los casi 11.960 titulados superiores. En conjunto ambos suponen el 14,8%. En el nivel de titulación media-superior es mayor el número de mujeres que el de hombres (5.912 y 3.641 respectivamente). En el grupo de titulados superiores la situación se invierte (7.328 hombres y 4.632 mujeres).

PPS

La estructura urbana de la ciudad se ha ido configurando a lo largo de los años desde que en 1863, se inició el derribo de las murallas y se convocó concurso de proyectos de Ensanche de la Ciudad de San Sebastián. San Sebastián. Capital de provincia, inicia el proceso de cualificación como tal. Centro de servicios, administrativo, ciudad-turística, ve cómo su desarrollo urbano duplica en pocos años la extensión de la antigua ciudad fortaleza. El Plan General de la Ciudad de D. Antonio Cortázar (1866) configura una ciudad en cuadrícula con manzanas cuadradas y regulares que desde el Boulevard se extenderá hasta la Plaza Centenario. En 1900, los límites de la ciudad se situarían en la Plaza del Centenario, por el S., el Alto San Bartolomé por el oeste y el inicio de Gros, por el este. Lógicamente, el norte lo constituía la Parte Vieja. La ciudad tenía un puente: el de Santa Catalina.

En 1900, la superficie urbanizada del municipio ascendía a 162 Ha., de las cuales 109 se repartían entre la Parte Vieja y el Centro (39 y 70 Ha. respectivamente). Las nuevas edificaciones surgen por la ciudad. En 1903 se construye la plaza de toros del Chofre, en 1906 se inaugura el puente de María Cristina, en 1906 la Escuela de Artes y Oficios (hoy Correos), en 1907 el transbordador de Ulía, en 1911 La Perla, etc. Con posterioridad vendrían, el Ensanche del Antiguo, el de Ategorrieta-Gros, el encauzamiento final del río Urumea y un sinfín de actuaciones que significan que en 1950, la ciudad tenga una superficie urbanizada de 407 Ha. Existen ya amplias zonas urbanizadas como Gros, Egia, Lasarte-Zubieta, Loiola, Ulía, Intxaurrondo... Barrios de Donostia. Alza; Amara; Antiguo; Añorga-Lugaritz; Ategorrieta; Ayete; Buenavista-Molinao; Egia; Gros; Herrera; Ibaeta-Asilo Matía; Igara; Igeldo; Intxaurrondo; Larratxo; Landarbaso; Loiola; Morlans; Martutene; Parte Vieja; Sagüés; Txomin Enea; Ulía; Zubieta. Alza y Astigarraga, a partir de 1940 quedan englobados en el término municipal de San Sebastián.

En 1950 se redacta el "Plan General de San Sebastián y su zona de influencia", que con reservas sería aprobado posteriormente por la Comisión Central de Urbanismo. La historia más reciente del urbanismo donostiarra contempla la urbanización de amplias zonas de Amara, sobre un espacio ocupado por marismas, Egia, Bidebieta, Herrera e Intxaurrondo y el Antiguo como puntos más recientes del desarrollo de la ciudad donostiarra. En 1992 existe una Oficina Técnica que está elaborando el Plan General de Ordenación Urbana de Donostia-San Sebastián.

El parque de viviendas en la capital guipuzcoana asciende a 66.248, de las cuales más de 55.000, exactamente 55.293, están ocupadas habitualmente. Esto supone un índice de ocupación del 83,4%, que probablemente aumentará en función de la construcción de nuevas viviendas en Intxaurrondo, Amara y el Antiguo. Entre 1970 y 1991 se ha pasado de un parque de 46.362 a las ya mencionadas 66.248, tras un proceso evolutivo, marcado por la atonía de los últimos años y que se refleja a continuación:

AñoNº Viviendas
197046.362
198162,328
198665.580
199166.248

El conjunto de viviendas vacías o desocupadas temporalmente es muy heterogéneo, ya que junto a viviendas en mal estado de conservación y difícilmente habitables se encuentran otras que son segundas residencias o viviendas de temporada. Entre 1981 y 1991 se asiste a un proceso regresivo en el número de viviendas desocupadas, ya que se ha pasado de las 13.537 desocupadas en 1981 a las 10.955 de 1991, pasando por las 12.830 de 1986. El ratio persona/vivienda ocupada es de 3, 10. Sin embargo, junto a viviendas ocupadas por unidades familiares de una o dos personas, encontramos otras que los son por grupos de cinco, seis o más personas. La distribución de viviendas según tamaño de la unidad familiar que la habitan es la siguiente:

Tamaño de
Unidad Familiar
Número%
1 persona8.59915,6
2 personas12.53322,7
3 personas10.90219,7
4 personas12.61622,8
5 personas5.92910,7
6 personas2.3484,2
7 ó más personas1.1562,1
Viviendas de transeúntes1.1632,1

El tamaño dominante en la unidad familiar se sitúa en 2 y 4 personas, (22,7% y 22,8% respectivamente). Le sigue en importancia las viviendas ocupadas por tres personas, que porcentualmente se sitúan sobre el 20%. Asimismo, llama la atención el elevado porcentaje de viviendas que tienen un solo inquilino (más del 15%), que habitualmente se corresponde con gente de edad avanzada y que geográficamente se ubica en el Centro o Casco Histórico, donde los porcentajes superan el 20%. En Donostia- San Sebastián hay un total de calles o avenidas que tienen más de 500 viviendas ocupadas, según datos de 1991.

Calle o AvenidaViv.
Ocupada
Viv.
Total
Ametzagaña720796
Bersolari Txirrita1.0231.114
Carlos I8811.029
Catalina de Erauso644827
Duque de Mandas742881
Isabel II837952
José M.ª Salaberría768876
Julio Urkijo729842
Larratxo1.2121.338
Madrid8851.038
San Francisco589701
Sancho el Sabio556661
Serapio Múgica558593
Virgen del Carinen1.0001.115
Zabaleta572693
Zarautz567687
Zubiaurre580661

PPS

La disposición radial de las comunicaciones por carretera y ferrocarril en el Estado afectó a San Sebastián de doble manera. En el lado positivo permitió unas buenas comunicaciones con Madrid, pues tanto la N-1 Madrid-Irún, como la línea férrea Madrid-Hendaya atraviesan la ciudad. En el aspecto negativo esta disposición radial creó difíciles enlaces laterales con Bilbao y Pamplona.

Dos grandes ejes comunican la ciudad con el exterior; la N-1 hacia el este y el sur y la Autopista A-8 con la frontera francesa en el este y Bilbao en el oeste, además de la recientemente inaugurada autovía de enlace con Pamplona. El desdoblamiento de la N-1 es prácticamente una realidad y la Autopista A-8 hace años que salvó los problemas de comunicación con Bilbao. La Diputación de Gipuzkoa tomó en 1992 la decisión sobre el trazado definitivo de la Autovía Navarra-Gipuzkoa. El tráfico rodado es muy intenso en la ciudad. Esto lo demuestra el hecho de que soporta más del 30% de los 204.806 turismos censados en Gipuzkoa en 1992 y la multitud de líneas regulares de autobuses que, con una disposición semi-radial, unen distintos puntos de la provincia con la capital y que adolecen la falta de una estación de autobuses.

Distancias. Baiona: 52 km.; Mauleon: 136 km.; Saint-Jean-de-Pied-du-Port: 96 km.; Bilbao: 119 km.; Vitoria: 115 km.; Pamplona: 91 km.; Madrid: 465 km. El transpone urbano realizado por la Compañía del Tranvía de San Sebastián, dependiente del Ayuntamiento, presentaba, en 1991, las siguientes cifras:

Compañía del tranvia
(Fuente: Caja Laboral; Economía Vasca, Informe 1991).
- N.º de líneas18
- Longitud (Kms.)105
- Parque de Autobuses78
- N.º Trabajadores246
- N.º Usuarios (miles)20.931
- Recaudación (mill. pts.)1.003
- Saldo (mill. pts.)-423,6

Capítulo aparte merece el transporte por cable del funicular del Monte Igeldo que, en 1991, había transportado 299.700 pasajeros con una recaudación de 17,5 millones de pesetas.

Dos estaciones principales: Norte y Amara, y varios apeaderos: Martutene, Loiola, Gros, Ategoroeta y Herrera hay en la ciudad. La Estación del Norte está regulada por y la estación de Amara por Eusko Trenbideak- Ferrocarriles Vascos (ET-FV). La Estación del Norte soporta el tráfico de trenes de largo recorrido y de cercanías, pero la proximidad al núcleo ferroviario de la frontera de Irún la relega a ser una estación de paso. La desviación de las nuevas líneas de Alta Velocidad (AVE) a otras Zonas del estado y los problemas con el proyecto de infraestructura ferroviaria de la "Y" vasca perjudican notablemente el tráfico en la ciudad, que presenta los siguientes datos:

Año 1991
Fuente: RENFE.
EstaciónViajeros
(Mil).
Mercan. Comp.
(Mill. Tm.)
SubidosBajadosSalidasLlegadas
Martutene (Apd.)2,434,6
Loiola1,416,2
Donostia-S.S.597,81.060,305.20010.467,70
Gros (Apd.)117,5185,3
Ategorrieta (Apd.)12,453,9
Herrera (Apd.)7,147,8

La estación de Amara da servicio a dos líneas: Donostia-San Sebastián-Bilbao y Donostia-San Sebastián-Hendaia. Esta última, el popular "Topo", es de gran importancia, pues comunica la ciudad con parte de su área metropolitana y se ha convertido en el auténtico "Metro" entre San Sebastián y Rentería.

LINEA DONOSTIA-BILBAO
(Fuente: Cámara de Comercio de Gipuzkoa).
AñoViajeros
MilesVar. %Miles Pts.Var. %
1986660-15,765.647-13,6
19876701,580.43022,5
1988661?1,381.0300,7
19897087,193.01014,8
199087623,7120.29929,3
19919437,7131.5619,4
AñoMercancias
Mil Tm.Var. %Miles Pts.Var. %
19862,4-864.474-73,4
19870,3-87,55.91932,3
19880,7133,327.340361,9
1989----
19900,1-8.263-
19910,210025.226305,2

LINEA DONOSTIA-HENDAIA
(Fuente: Cámara de Comercio de Gipuzkoa).
AñoViajerosRecaudación
MilesVar. %Miles Pts.Var. %
19862.544-5,7113.479-4,1
19872.7206,9134.47918,8
19882.682-1,4137.4491,9
19893.49130,2185.33032,7
19904.08216,9219.02218,2
19914.53511,1253.16715,6

Son dos tipos de servicios atendidos por el Estado Central. Correos consta de un edificio central y cuatro sucursales urbanas; Antiguo, Estación del Norte, Alza y Gros. El Ayuntamiento de San Sebastián vendió a la CTNE la antigua compañía municipal de teléfonos el 6 de marzo de 1971, por un importe de 600 millones de pesetas. En la actualidad la CTNE dispone de cinco centrales: Antiguo, Amara, San Marcial, Gros y Bidebieta. Con ellas atiende los servicios de Telefonía Básica, Ibercom, T. Móvil y Servicio de Transmisión de Datos. El 31 de diciembre de 1991 existían en San Sebastián 79.782 líneas y 98.671 aparatos, sin incluir los adquiridos al margen del servicio comercial de la CTNE.

Vehículos matriculados en 1916:
comparación entre primavera y verano.
31 de abril de 191631 de agosto de 1916
Carros
De eje fijo6060
De industrias310310
Bicicletas173250
Motocicletas1119
Automoviles
Particulares87378
De alquiler3056
Coches
Particulares1525
De plaza108148
Omnibus1818

Tarifa telefónica trirnestral de la red urbana en 1924.
TRIMESTRE / Pesetas
1.º Por cada estación particular para uso exclusivo del abonado, su familia y dependientes domésticos31,5
2.º Por cada estación particular para el servicio de comerciantes, almacenistas, fabricantes y toda clase de negocios39
3.º Por cada estación para posadas, paradores y fincas urbanas ocupadas por varios inquilinos, pudiendo todos hacer uso del teléfono39
4.º Por cada estación para Casinos, Círculos, Sociedades de recreo, pudiendo hacer uso del teléfono los socios78
5.º Por cada estación para fondas, hoteles, casas de huéspedes y de viajeros78
6.º Por cada estación para cafés, restaurantes, teatros y estaciones de ferrocarril, pudiendo hacer uso del teléfono el público68
Para la Prensa21
Para las oficinas del Estado, de la Provincia y del Municipio22,5

La población activa de Donostia desarrolla su actividad económica fundamentalmente en el sector terciario, y en menor medida en la actividad industrial. El sector primario queda reducido a las explotaciones agropecuarias del medio rural y a la actividad pesquera del puerto donostiarra. En 1986, último año cuyos datos recoge el Anuario Estadístico Vasco, se calculaba una población laboral ocupada de 52.740 personas, distribuidas por sectores según se recoge a continuación:

Nº Personas
Sector Primario772
Sector Secundario12.915
Sector de la construcción2.300
Sector Servicios36.753

El paro registrado en el INEM se eleva en 1990 a 11.413 personas, tras un proceso evolutivo que se recoge:

AñoNº PersonasAñoNº Personas
198615.329198914.214
198717.168199011.413

La actual situación económica hace prever que estas cifras aumenten de manera considerable.

La actividad primaria, como ya ha quedado comentado, es prácticamente testimonial. La actividad pesquera es muy reducida y la agrícola igualmente poco significativa. El puerto pesquero de Donostia es el de menor volumen de capturas de entre los guipuzcoanos, muy por debajo de Pasaia, Getaria u Hondarribia. El volumen medio de capturas en el último quinquenio se sitúa entre 750 y 800 Tm. tal y como se aprecia:

AñoTm
1985749
19861.147
1987405
1988679
1989875
1990866

El censo agrario de la Comunidad Autónoma del País Vasco señala en 1989 un total de 335 explotaciones con 2.769 Ha., de las cuales 197 y una superficie de 1.296 Ha. corresponden a explotaciones con ganadería. El tamaño de las explotaciones, donde el régimen de tenencia en propiedad es predominante (80%), es claramente minifundista. El 57% de las mismas no alcanzan las 5 Ha. , porcentaje que se reduce al 70% si hacemos mención a la superficie agrícola utilizada (SAU). Las tierras labradas son escasas, 169 Ha. en 277 explotaciones. Las huertas y cultivos herbáceos son predominantes en el 75% del total. Se cultivan maíz, judías secas, patata, cultivos forrajeros y hortalizas. Sólo estas últimas superan las 50 Ha. de extensión. Molinos antiguos: Aize, Juanindegi, Errota-txiki, Santiago, Anoeta, Errotatxo, Agirre, Errotazar, Errotaberri, Errota-aundieta, Errotazar (II), Ekogonxiki, Igara, Errotaberri, Konporta, Errotazar (III), Sustraiarte, Mateako, Juanetxe, Emotazar (IV), Caserío-fábrica, Lesson, Aizpurua, Artikutza y Gozarin. (Ref. Antxon Aguirre Sorondo: "Tratado de Molinología"). La cabaña ganadera apenas supera las 3.000 cabezas. El bovino es predominante, 1967 cabezas, seguido por las 1.074 de ovino. También existen algunas granjas avícolas.

El mismo ocupa un elevado porcentaje de la población activa de Donostia, parte de la cual desarrolla su actividad en municipios limítrofes. Su evolución en estos últimos años se refleja el cuadro adjunto, donde se recogen los establecimientos con dos o más empleados.

AñoN.º Establ.Personal Ocupado
198358312.194
198452511.013
198554710.560
198656410.530
198757310.042
198862810.595
198967110.729

Los datos (1992) facilitados por la CCIN de Gipuzkoa señalan un empleo industrial de 11.613 personas y 886 centros industriales, entre los que se incluye al sector de la construcción, de dos o más empleados, que en número supera los 300 y acoge a 3.274 empleados. La distribución de las 886 empresas industriales, según intervalo de trabajadores y puestos laborales es la siguiente:

IntervaloN.º EmpresasN.º Trabajadores
< 10 trabajadores6602.630
10-24 trabajadores1141.759
25-49 trabajadores341.172
50-99 trabajadores13884
100-400 trabajadores203.605
> 400 trabajadores2910


Como se aprecia es claro el predominio de la pequeña empresa, ya que el 75 % de las mismas no alcanza los 10 empleados. El 2,5 % de las empresas tiene más de 100 empleados y de éstas Iberdrola y Katea son las dos únicas que superan los 400 empleados. La relación de empresas que superan los 200 operarios se refleja a continuación: "Katea", "Angel Iglesias", "Iberdrola", "Iparlat", "Cervezas El León y Keler", "Ramón Vizcaíno" y "Tabacalera S. A.".

Buques inscritos en la matrícula del puerto de
Donostia-San Sebastián hacia 1913-1916.
PropietarioNombre
del buque
Carga
en toneladas
Año de
matrícula
Bazán8501880
Antonio---1902
Ana5001903
Mamelena nº 3641882
Mamelena nº 5501882
Mamelena nº 9601886
Mamelena nº 11451888
Mamelena nº 2781899
F. AzquetaMamelena nº 6801899
M. MercaderMamelena nº 7621899
M. CámaraMamelena nº 4801909
Ana HuarteMamelena nº 81601909
Otermin y Cia.Mamelena nº 101601909
F. SalazarSixto Cámara---1892
L. LamieguietoJosepa Antoni2001895
Compañía de vapores deB------
C. Fernando PóoAnita2501900
Viuda de Albizu y Cª.Elcano2001902
Naviera del NorteIziar3201901
Capero y CirizaGeneral Gordon3001905
Arzelus (Javier)Reina Victoria1501907
Alfonso XIII3.2001907
Elobey3501906
Ruda3351909
Marcela1601913
Luisito------
Felisin------
Otro------
Dos buques------

Es básico en el conjunto de la economía de la ciudad. En primer lugar por el carácter de capital territorial que posibilita una gran concentración de servicios de influencia comarcal y/o provincial, y en segundo lugar porque el comercio donostiarra ha estado muy vinculado a la ciudad que ha procurado mantener su carácter turístico en base, entre otros muchos aspectos, a su comercio. Un turismo que requiere siquiera unas breves líneas por su trascendencia en la configuración de la ciudad. La capitalidad se refleja en la existencia de servicios administrativos, Diputación, Gobierno Vasco, Gobierno Central. Pero además, o por esta concentración, se refleja en otros muchos aspectos; por ejemplo, en el parque de vehículos, las líneas telefónicas, las sucursales bancarias, la concentración hotelera, etc.

El parque de vehículos de la capital se eleva, según datos de EUSTAT de 1987, a 59.629, de los cuales el 92,5% (55.201) son vehículos, lo que supone una tasa de 305 vehículos por 1.000 habitantes, muy superior a la media de la Comunidad (270 vehículos por 1.000 h.).

Las líneas telefónicas instaladas en 1990 ascienden a 77.894, con una tasa de 423,5 por mil idéntica a la de Bilbao, pero claramente superior a la de Vitoria y a la del conjunto de la Comunidad. Entre 1985 y 1990 el número de líneas ha aumentado en casi 10.000 tal y como se desprende de las siguientes cifras:

AñoN.º Líneas
198567.924
198669.815
198771.841
198873.390
198975.555
199077.894

Donostia cuenta en 1990 con un total de 155 entidades bancarias, de las cuales 82 pertenecen a la banca privada y 57 a las Cajas de Ahorros. Las 16 restantes son cooperativas y cajas rurales. Las principales entidades tienen la sede central en el centro comercial y de servicios de la ciudad que se extiende desde el Boulevard hasta el Buen Pastor. Independientemente de ello cuentan con sucursales en los distintos barrios. Las entidades bancarias instaladas en Donostia-San Sebastián son:

  • Banca Catalana (3 oficinas)
  • Banco Atlántico (2 oficinas)
  • Banco Barclays Bank (3 oficinas)
  • Banco Bilbao-Vizcaya (9 oficinas)
  • B. N. P. (1 oficina)
  • Banco Central-Hispano (16 oficinas)
  • Banco Comercial Español (1 oficina)
  • Banco Comercial Transatlántico (1 oficina)
  • Banco del Comercio (3 oficinas)
  • Banco Crédit Lyonnais (1 oficina)
  • Banco de España (I oficina)
  • Banco Exterior de España (2 oficinas)
  • Banco de Fomento (1 oficina)
  • Banco Guipuzcoano (9 oficinas)
  • Banco Herrero (I oficina)
  • Banco Hipotecario de España (1 oficina)
  • Banco Industrial de Guipúzcoa (1 oficina)
  • Banco Intercontinental Español (3 oficinas)
  • Banco Inversión ( 1 oficina)
  • Banco de Madrid ( 1 oficina)
  • Banco Natwest España (1 oficina)
  • Banco Pastor (1 oficina)
  • Banco Popular Español (3 oficinas)
  • Banco Popular Industrial (1 oficina)
  • Banco Santander (8 oficinas)
  • Banco Urquijo-Unión (1 oficina)
  • Banco de Vasconia (3 oficinas)
  • Banco de Vitoria (4 oficinas)
  • Banco Zaragozano (1 oficina)
  • Bankoa (5 oficinas).

La Caja Gipuzkoa-San Sebastián, surgida de la fusión de la caja de Ahorros Municipal de San Sebastián y de la Caja de Ahorros Provincial de Gipuzkoa tiene numerosas agencias en la capital Donostiarra. Junto a los edificios de las calles Getaria y Garibay, sedes de las Oficinas Centrales, se contabilizan en 1992 un total de 50 agencias. La Caja Popular, antigua Caja Laboral Popular, tiene su sede central o dirección regional en la Avda. Sancho el Sabio. Junto a ésta se encuentran un total de 16 agencias o sucursales. La Caja Postal de Ahorros tiene su sede central en la calle Garibay.

Pero sin lugar a dudas los segmentos básicos del terciario son el comercio y el turismo, claramente interrelacionados entre sí. El Comercio de Donostia es fundamentalmente minorista. Los datos que poseemos del Gobierno Vasco señalan un total de 3.361 establecimientos minoristas y 324 mayoristas, suponiendo el 29,6% y 35% de los respectivos totales provinciales. La alimentación, bebidas y tabaco entre los minoristas y los productos agrarios y alimenticios entre los mayoristas son predominantes en el conjunto de la actividad comercial. Los establecimientos comerciales en más del 90% tienen menos de diez empleados. La distribución por sectores es la siguiente:

Comercio minorista
Alimentación, bebidas y tabaco1.234
Textil, confección, calzado y cuero840
Droguería, perfumería y farmacia222
Muebles y artículos para el hogar392
Vehículos y accesorios68
Carburantes y combustibles11
Otro comercio al por menor594
Grandes almacenes, almacenes populares-

Comercio mayorista
Productos agrarios y alimenticios85
Textil, calzado y cuero18
Otros artículos de consumo178
Productos básicos e intermedios43

Jornales diarios en Donostia-San Sebastián en 1916
En verano la mayoría de ellos se veía incrementado en cincuenta céntimos.
HOMBRESMUJERES
MáximoMínimoMáximoMínimo
Mineros4,53,5
Metalúrgicos53,5
Otros obreros
febriles é industriales
3,53
Herreros43,5
Albañiles43,5
Carpinteros43,5
Canteros5,54
Pintores4,5331,5
Zapateros53,531,5
Sastres53
Modistas y costureras3,52
Otros oficios2,51,5
Jornaleros agrícolas
(braceros incluso
comida, limpieza y textil)
1,51

A pesar de su débil infraestructura en servicios hoteleros y de la conflictividad social que ha atravesado el País Vasco en general y que lógicamente incide negativamente en el turismo, éste ha ido muy ligado al desarrollo de la ciudad. Su origen se remonta al siglo XIX, cuando la familia real acudía a "tomar las aguas" y cuando en 1877 María Cristina de Habsburgo eligió San Sebastián como sede oficial de veraneo. Desde entonces la concepción turística ha variado mucho y junto a la "Bella Easo" surgen en esta segunda mitad de siglo áreas mediterráneas cuyo atractivo exclusivo es el sol y que avaladas por una fuerte política gubernamental marginan el fenómeno turístico de ciudades litorales, como el caso de Donostia. No obstante, la capital guipuzcoana siguió siendo lugar de cita del Jefe de Estado, del Cuerpo Diplomático y de visitantes estatales, madrileños y extranjeros hasta que la actividad decayó por completo y desapareció en los años setenta.

Los cambios que se observan en el turismo actual, que busca algo más que el binomio sol- playa, y la paulatina normalización política del País están incidiendo positivamente y San Sebastián recupera su actividad turística, al amparo de una serie de iniciativas culturales, deportivas, gastronómicas, etc. , que se configuran como la oferta turística de la ciudad actual. El número de plazas hoteleras es superior al millar (1.110). A éstas habrían de sumarse las de dos nuevos establecimientos hoteleros en el Barrio del Antiguo (Hotel Aranzazu) y en Amara, junto al nuevo estadio (Hotel Anoeta). En San Sebastián hay un hotel de cinco estrellas, seis de cuatro; cuatro de tres y otros cuatro de dos además de los de una estrella y pensiones y hoteles-residencia de distinta clasificación.

Hoteles de San Sebastián
(tres *** o más)
María Cristina*****
Costa Vasca****
Londres e Inglaterra****
Monte Igueldo****
Orly****
San Sebastián****
Aranzazu****
Amara Plaza***
Anoeta***
Avenida***
Europa**
Gudamendi***
Niza***

Camping Igueldo / Monte Igueldo de 1.ª categoría con una capacidad de 760 personas, abierto del 1 de mayo al 30 de septiembre.

Precios diarios del servicio hotelero en 1916

Precios en Verano
PensiónHabitaciónAlmuerzoComida
María Cristina352068
Continental20867
Londres20856
Ezcurra20867
Niza15655,5
Aramendi15548
Central15---------
Biarritz14544,5
Ursula14545
Hispano-Americano12,5655
Europa12,5555
Albéniz12,5545
Arana12,5545
París12545
La Urbana1254,55
France12545
Roma12545
Berdejo10445
Maison Dorée1032,53
América8333
Olasagasti833,54
Kojuenca622'503

Precios en Invierno
En esta fecha los precios diarios de casas de huéspedes oscilan entre 4 y 6 pts., y los alquileres de habitaciones para dormir a partir de 1,50 pts.
PensiónHabitaciónAlmuerzoComida
María Cristina201068
Continental18668
Londres15656
Ezcurra18566
Niza10445
Aramendi10444
Central10---------
Biarritz8444
Ursula10445
Hispano-Americano10455
Europa10455
Albéniz8445
Arana10445
París92,545
La Urbana------------
France103,53,54
Roma10445
Berdejo8345
Maison Dorée7,52,52,53
América622,52,5
Olasagasti6332,5
Kojuenca622,53

A pesar de su débil infraestructura en servicios hoteleros y de la conflictividad social que ha atravesado el País Vasco en general y que lógicamente incide negativamente en el turismo, éste ha ido muy ligado al desarrollo de la ciudad. Su origen se remonta al siglo XIX, cuando la familia real acudía a "tomar las aguas" y cuando en 1877 María Cristina de Habsburgo eligió San Sebastián como sede oficial de veraneo. Desde entonces la concepción turística ha variado mucho y junto a la "Bella Easo" surgen en esta segunda mitad de siglo áreas mediterráneas cuyo atractivo exclusivo es el sol y que avaladas por una fuerte política gubernamental marginan el fenómeno turístico de ciudades litorales, como el caso de Donostia. No obstante, la capital guipuzcoana siguió siendo lugar de cita del Jefe de Estado, del Cuerpo Diplomático y de visitantes estatales, madrileños y extranjeros hasta que la actividad decayó por completo y desapareció en los años setenta.

Los cambios que se observan en el turismo actual, que busca algo más que el binomio sol- playa, y la paulatina normalización política del País están incidiendo positivamente y San Sebastián recupera su actividad turística, al amparo de una serie de iniciativas culturales, deportivas, gastronómicas, etc. , que se configuran como la oferta turística de la ciudad actual. El número de plazas hoteleras es superior al millar (1.110). A éstas habrían de sumarse las de dos nuevos establecimientos hoteleros en el Barrio del Antiguo (Hotel Aranzazu) y en Amara, junto al nuevo estadio (Hotel Anoeta). En San Sebastián hay un hotel de cinco estrellas, seis de cuatro; cuatro de tres y otros cuatro de dos además de los de una estrella y pensiones y hoteles-residencia de distinta clasificación.

Hoteles de San Sebastián
(tres *** o más)
María Cristina*****
Costa Vasca****
Londres e Inglaterra****
Monte Igueldo****
Orly****
San Sebastián****
Aranzazu****
Amara Plaza***
Anoeta***
Avenida***
Europa**
Gudamendi***
Niza***

Camping Igueldo / Monte Igueldo de 1.ª categoría con una capacidad de 760 personas, abierto del 1 de mayo al 30 de septiembre.

Precios diarios del servicio hotelero en 1916

Precios en Verano
PensiónHabitaciónAlmuerzoComida
María Cristina352068
Continental20867
Londres20856
Ezcurra20867
Niza15655,5
Aramendi15548
Central15---------
Biarritz14544,5
Ursula14545
Hispano-Americano12,5655
Europa12,5555
Albéniz12,5545
Arana12,5545
París12545
La Urbana1254,55
France12545
Roma12545
Berdejo10445
Maison Dorée1032,53
América8333
Olasagasti833,54
Kojuenca622'503

Precios en Invierno
En esta fecha los precios diarios de casas de huéspedes oscilan entre 4 y 6 pts., y los alquileres de habitaciones para dormir a partir de 1,50 pts.
PensiónHabitaciónAlmuerzoComida
María Cristina201068
Continental18668
Londres15656
Ezcurra18566
Niza10445
Aramendi10444
Central10---------
Biarritz8444
Ursula10445
Hispano-Americano10455
Europa10455
Albéniz8445
Arana10445
París92,545
La Urbana------------
France103,53,54
Roma10445
Berdejo8345
Maison Dorée7,52,52,53
América622,52,5
Olasagasti6332,5
Kojuenca622,53

HOTELESSITUACIÓN
María CristinaPaseo de la República Argentina
ContinentalPaseo de la Concha
EzcurraSanta Catalina, 1
LondresPaseo de la Concha
Victoria palaceAlameda, 1
ExcelsiorGuetaria, 8
MexicoSan Martín, 95
NizaPaseo de la Concha
BiarritzPlaza del Arenal
EuropaSan Martín y Prim, 2
Hispano-AmericanoSan Martín, 1
AlbénizVergara, 16
RoyaltyAvenida de la Libertad, 11
TerminusEstación del P. C. Norte
UrsulaEaso, 10
La PazEchaide, 6
SuizoGuetaria, 7
CentralPlaza de la Alameda , 1
La UrbanaP. Guipúzcoa, 15
AranaVergara, 7
ParísFuenterrabía, 11
IzpuraEaso, 7
AramendiFuenterrabia, 35
Olasagastildiaquez, 11
GiménezEaso, 18
La EstrellaP. de las Escuelas, 3
ZarauztarraP. de las Escuelas, 8
KojuencaP. de las Escuelas, 4
DominicaUrbieta, 12
GuriaAldamar, 10
SebastopolSan Martín, 39

Precios diarios del servicio hotelero en 1924Precios en Verano
PensiónHabitaciónAlmuerzoComida
María Cristina6040 y 451414
Continental5025 y 601012
Ezcurra30»910
Londres30»1012
Victoria palace»20 y 401012
Excelsior2510 y 2089
Mexico15»67
Niza2515 y 2589
Biarritz2515 y 2589
Europa128 y 1567
Hispano-Americano25»»»
Albéniz20»77
Royalty18»77,5
Terminus208 y 1456
Ursula18»78
La Paz2010 y 1888
Suizo188 y 1588
Central178 y 1677
La Urbana1557 y 87 y 8
Arana18»7,57
París186 y 1067
Izpura105 y 1066
Aramendi206 y 1288
Olasagasti14»66
Giménez12,55 y 1055
La Estrella14 a 185 y 1057
Zarauztarra125 y 565
Kojuenca104 y 654
Dominica12 a 165 y 125 y 65 y 7
Guria123 y 565
Sebastopol124 y 3,504.505

Precios en Invierno
PensiónHabitaciónAlmuerzoComida
María Cristina3520 y 251414
Continental3520 y 301012
Ezcurra25»910
Londres2512 y 181012
Victoria palace2518 y 201012
Excelsior156 y 1289
Mexico10»56
Niza"»»»
Biarritz157 y 1278
Europa105 y 1056
Hispano-Americano15»»»
Albéniz15»77
Royalty105 y 866,5
Terminus155 y 1056
Ursula15»78
La Paz147 y 1277
Suizo105 y 1066
Central145 y 1077
La Urbana12466
Arana12»76.50
París155 y 1077
Izpura83 y 655
Aramendi165 y 1077
Olasagasti12»55
Giménez105 y 1055
La Estrella9 a 134 y 866
Zarauztarra102 y 44,54,5
Kojuenca93 y 54,53,5
Dominica10 y 143 y 85 y 75 y 6
Guria10»»»
Sebastopol93 y 2,5044

FONDAS
Verano
(ptas.)
Invierno
(ptas.)
Laurak-BatAldamar, 71510
BartoloFermín Calbetón, 381510
ArrietaFermín Calbetón, 351210
IturrizagaPadre Larroca, 11510
Casa NicolasaAldamar, 41215

PENSIONES
Verano
(Ptas.)
Invierno
(Ptas.)
Pensión del NorteAlameda, 23, 3º2010
PauletP. de Salamanca, 8, 3º1510
Family HotelVergara, 12, 1º158
AldaveUrbieta, 22, 1º10 y 158 y 10
Larrañaga y BarrenecheaElcano, 4, 1º derecha158
Felipa RuiceneaLoyola, 6, 3º12 y 156 y 10
Moisés MarinAvenida de la Libertad, 23 3º12,58
Viuda de PardoUrbieta, 39, 2º128
Luisa EchaveSan Marcial, 39, 1º10 y 12---
Pensión HerraizCamino, 7126
José AlbisuPrim, 12, 1º108
Julio ZabalaPríncipe, 19, 2º95

PPS

El antiguo gobierno municipal de San Sebastián era ejercido por un preboste y un alcalde, únicos funcionarios de los que habla el fuero concedido por D. Sancho, Rey de Navarra. Uno de sus últimos párrafos da a los habitantes de esta ciudad la facultad de nombrar al fin de cada año su preboste y alcalde por medio de estas palabras: et ego dono per fuero populatoribus Sancti Sebastiani ut in unoquoque anno ad caput anni mutent prepositum et alcaldum. La colocación del preboste antes del alcalde en este texto parece que da a entender que el cargo del primero era más preeminente que el del segundo, pero, esto no obstante, no se puede dudar que la primera autoridad local fuese el alcalde. El preboste gozaba de mero imperio, tenía cárcel por el rey en su casa, mantenía verdugo, nombraba lugartenientes, ejecutaba las sentencias de los alcaldes, hacía embargos, exigía penas y derechos y al mismo tiempo era uno de los miembros del ayuntamiento, a cuyas deliberaciones concurría.

El rey Enrique IV hizo merced de este importante empleo a Miguel Martínez de Engómez, uno de los vecinos más principales de esta ciudad, cuyo nombre figura en la escritura de concordia hecha por la misma con la provincia el 15 de abril de 1459 como preboste por el Rey de ella, su término y jurisdicción. Otro tanto sucede en un acta del ayuntamiento del 16 de marzo de 1477, celebrada con el corregidor Juan de Sepúlveda sobre la imposición de sisas. Este título, reducido con el tiempo a un mero honor, llegó a pertenecer al mayorazgo de Alzolaras, a cuyo poseedor redimió la ciudad el año de 1776, precedida real licencia. Hay noticias de que San Sebastián formó sus ordenanzas municipales en el año de 1397, y que éstas fueron adicionadas o reformadas en los de 1411, 1436, 1447 y 1455; conforme a las cuales, su regimiento se componía de un alcalde, del preboste, dos jurados mayores fieles del concejo y doce diputados.

De otros documentos resulta que en el año de 1477 había dos alcaldes ordinarios, iguales en jurisdicción, y los demás capitulares citados. Desde tiempos antiguos hubo en esta ciudad pregonero asalariado, con la obligación además de servir de nuncio y mensajero continuo; a quien se le agregó después el oficio de verdugo en los casos en que había necesidad de su ejercicio. Según un acuerdo del ayuntamiento del año de 1490, los individuos de éste tenían empacho por ello de recibirles en sus casas como familiares, y algunas mujeres preñadas en cuyas casas entraban, alborotaban y movían sus criaturas; por cuyas razones el concejo no estaba servido de pregoneros, según solía cuando no hacían de verdugos. Consiguientemente, por R. C. del 30 de enero de 1491 se mandó que al pregonero de esta entonces villa, no se le obligase a ejercer el oficio de verdugo. Por otra del 28 de abril de 1492 se confirmó el acuerdo municipal sobre que los carniceros ni otros que tenían el cargo de pesar y dar carne a los vecinos no pudiesen ser nombrados regidores, como lo habían sido hasta entonces.

Desde el siglo XVI en adelante su ayuntamiento (ciudad desde 1635) se componía de dos alcaldes, otros tantos jurados mayores, cuatro regidores y un síndico procurador general; a los cuales, en virtud del auto-acordado del 5 de mayo de 1766, se aumentaron cuatro diputados del común y un síndico personero. Ya se sabe que Pedro Cano y Mucientes, corregidor de la provincia, formó el año de 1748 ciertas ordenanzas para el gobierno económico de los propios, arbitrios, abastos, montes y otros ramos de policía de los pueblos, las cuales fueron confirmadas por el Consejo de Castilla. Consta también que San Sebastián se rigió después de su publicación por las mismas disposiciones. Igualmente, en virtud de real autorización concedida en 16 de enero de 1736, la ciudad se dividió en dos cuarteles, subdivididos éstos en cuatro barrios, presididos por otros tantos alcaldes de los mismos y sus tenientes, nombrados anualmente por el ayuntamiento.

Su autoridad se reducía a acudir a poner remedio en los casos urgentes que lo exigiesen, participando lo ocurrido al respectivo alcalde del cuartel y en los casos regulares y no urgentes a comunicar a éste cuanto juzgasen digno de providencia, a vigilar el orden público, las buenas costumbres, etc. Estas ordenanzas se reformaron por el ayuntamiento, y fueron confirmadas por real provisión del consejo librada en Madrid el 8 de julio de 1769, las cuales se imprimieron en 1814, y estuvieron en observancia hasta entrado el siglo XIX. Con arreglo a la Ley de 1845 Donostia pasó a tener un alcalde, dos tenientes de alcalde y 13 regidores. Los alcaldes de esta ciudad en el siglo XIX han sido:

  • José María de jauregui (1800)
  • José María Soroa (1800-1808-1817-1827-1830)
  • Francisco Cardaveraz (1801)
  • José Ignacio de Arpide (1801). (A estos dos últimos se les despojó de sus varas por orden del Príncipe de la Paz, en virtud de queja del gobernador de la Plaza, por haberse presentado un día de corte en su casa dichos alcaldes, sin sus varas, a pesar de tener en Archivo, Reales Provisiones para que en semejantes actos pudiesen presentarse con ellas, porque de lo contrario no tenían ninguna representación).
  • José Francisco de Mendizábal (1801)
  • Joaquín de Michelena (1801)
  • Fernando de Garayoa (1802)
  • Francisco Borja de Larramendi (1802)
  • José Santiago Claesens (1803-1808)
  • Joaquín María Yunybarbia (1804-1811-1814- 1819)
  • Evaristo Echagüe (1804-1815-1818-1830)
  • Fernando María Izquierda ( 1806)
  • Joaquín Gregorio Goicoa (1807)
  • Miguel Joaquín Lardizábal (1807)
  • Miguel Juan Barcaiztegui (1810)
  • Francisco Boria Larreandi (1810)
  • Joaquín Vicente Echagüe (1812-1827-1832-1835- 1836)
  • Miguel Antonio Bengoechea (1813)
  • Pedro Gregorio Utirbe ( 1813)
  • Joaquín Michelena (1813)
  • Juan José Vicente Michelena (1813)
  • Manuel Gogorza (1813-1815)
  • José Santiago Claessens (1814)
  • Bartolomé Olozaga (1816)
  • José María Izquierdo (1817-1840-1843)
  • José María Eceiza (1818-1833-1834-1835)
  • José María Ansorena Garayoa (1819)
  • Manuel Joaquín Alcain (1820)
  • Conde de Villaalcázar (1820)
  • Francisco Antonio Echagüe (1820-1821-1823-1824-1825-1826)
  • Miguel Gascue (1820-1832)
  • Joaquín Luis Bermingham (1821-1828)
  • Tomás Joaquín Añorga (1822)
  • Antonio Alderdi (1823)
  • José Antonio Aspiazu (1823-1824)
  • José Brunet (1823-1829-1831)
  • Alejandro Burgue (1826-1829-1835-1836-1839)
  • Juan Miguel Aldarraga (1826-1831)
  • Juan Ramón Arambarri (1828)
  • Pedro Ignacio Apalategui (1829)
  • José Francisco Arzac (1833)
  • Joaquín Mendizábal (1833-1846-1847)
  • José Antonio Fernández (1834-1835)
  • José Manuel Brunet (1834-1835- 1838-1841)
  • Eustasio Amilibia (1837-1841-1848-1849-1850- 1861- 1862-1863-1864)
  • Martín Vidaurse (1838)
  • José Arambarri (1839)
  • Angel Gil Alcain (1839-1844-1845-1850-1851-1857-1858)
  • Miguel Antonio Zumalacárregui (1840)
  • Bartolomé Lopetedi (1841)
  • Fermín Lasala (1842)
  • Joaquín Calbetón (1842)
  • Pedro María Queheille (1843)
  • Ramón Serrés (1852- 1853-1859-1860)
  • Tadeo Ruiz de Ogarrio (1854- 1855-1856-1857-1865)
  • José Manuel Collado (1854-1855-1856-1857)
  • Juan María Errazu (1854-1868- 1874-1879-1880)
  • José Minondo (1865)
  • Joaquín Arrillaga (1865-1866-1867- 1868)
  • Eugenio Ripalda (1867-1868)
  • José Víctor Amilibia (1868)
  • José Luis Mercero (1868)
  • Juan Miguel Iribas (1868-1880-1881)
  • Fermín Machimbarrena (1869-1870-1871-1872-1873)
  • Ramón Fernández (1869-1870-1871- 1872- 1873)
  • Gregorio Manterola (1869-1870-1871-1872-1873)
  • José Díaz (1873)
  • José María Aristizábal (1873)
  • Vicente Gurruchaga (1873)
  • Ignacio Mercader (1873-1874)
  • Antonio María Egaña (1875)
  • José A. Tutón (1876 1877)
  • José María Insausti (1878-1879)
  • Nemesio Aurrecoechea (1881-18821883-1884-1885)
  • José Machimbarrena (1885-1886-1887)
  • Gil Larrauri (1887-1888-1889)
  • Víctor Samaniego (1890-1891-1892-1893)
  • Manuel Lizarriturry (1891- 1892)
  • Lorenzo Díaz de Isla (1893)
  • Joaquín Lizasoain (1894-1895-1896-1897)
  • Severo Aguirre-Miramón(1897-1899-1900)
  • Miguel Altube (1897-1898-1899)
  • José Marqueze (1899).

San Sebastián desde muy antiguo era uno de los cuatro pueblos de tanda, o sea donde residía temporalmente el corregidor y Diputación foral de la provincia alternativamente con las villas de Tolosa, Azkoitia y Azpeitia. Con arreglo al real decreto de 23 de agosto de 1854 fue nombrada capital de la provincia con residencia en ella del gobernador de ésta con sus dependencias. Pero la Diputación foral con las suyas se mantuvo en la villa de Tolosa. En ella residió también el comandante general de la provincia. Fue igualmente uno de los pueblos en que se celebraron alternativamente las Juntas Generales de la provincia, en las cuales, así como en las particulares, sus apoderados ocupaban el primer asiento a mano derecha del corregidor. Para los repartimientos provinciales estaba encabezada con sus aldeas de Aduna, Alza, Igeldo y Zubieta, con 220 fuegos.

La municipalidad donostiarra hasta finales del siglo XX estaba compuesta por un alcalde y 26 concejales renovables cada cinco años. Los alcaldes durante el siglo XX han sido:

  • el Conde de Torre Muzquiz (1901)
  • Miguel Altube (1901)
  • Sebastián Machimbarrena (1902)
  • José Elósegui (1902-1903-1904-1905)
  • el Marqués de Rocaverde (1905-1906-1907-1908-1909)
  • José Satrústegi (1909)
  • Marino Tabuyo (1910-1911-1912-1913)
  • Carlos Uhagón (1914-1915)
  • Eustaquio Inciarte (1916)
  • Gabriel María de Laffite (1917)
  • Mariano de Zuaznábar (1917- 1918-1919-1920)
  • Pedro Zarogüeta (1920-1921-1922)
  • Felipe Azcona (1922- 1923)
  • Antonio Vega de Seoane ( 1923-1924)
  • Juan José Prado (1924-1925)
  • José Elósegui (1925-1926-1927) (bajo cuyo Ayuntamiento se nombró alcaldesa honoraria a la reina doña María Cristina)
  • José Antonio Beguiristain (1927-1928-1929)
  • Juan José Prado (1930-1931)
  • Fernando Sasiain (1931-1932-1933-1934)
  • José María Paternina (1934-1935)
  • José María Martínez de Ubago (1935)
  • Fernando Echauz (1936)
  • Fernando Sasiain (1936)
  • Fernando Zubiri (1936)
  • José Múgica (1936-1937)
  • José María Angulo (1937)
  • Antonio Pagoaga (1937-1942)
  • Rafael Lataillade (1942-1947)
  • Félix Aspilicuera (1947-1949)
  • Javier Saldaña (1949-1952)
  • Juan Pagala (1952-1958)
  • Antonio María Vega de Seoane (1958-1961)
  • Nicolás Lasarte Arana (1961- 1964)
  • José Manuel Elósegui y Lizarriturry (1964-1968)
  • Felipe de Ugarte y Lambert de Sainte Croix ( 1969-1974)
  • Francisco Lasa Echarri (1974-1977)
  • Fernando de Otazu y Zulueta (1977)
  • Ramón Jáuregui (1978-1979) (presidente gestora)
  • Iñaki Alkiza (1979) (presidente gestora)
  • Jesús María Alkain (1979-1983)
  • Ramón Labayen (1983-1987)
  • Javier Albistur (1987-1991)
  • Odón Elorza (1991-2011)
  • Juankarlos Izagirre(2011-...)

San Sebastián es una ciudad de servicios. No es, como otras capitales de provincia, un centro industrial. Como ciudad central desarrolla una amplia gama de funciones urbanas. Desde la entrada en vigor del Estatuto de Autonomía varios organismos desempeñan competencias sobre los servicios instalados en la ciudad. Salvo en aquellos servicios que son competencia exclusiva de alguno de los organismos mencionados, en otros se produce una confluencia de competencias e incluso una oposición de intereses. Dejando a un lado la Educación y Universidades y los Transportes y Comunicaciones, que constituyen capítulos aparte, los servicios públicos más importantes que actualmente se ofrecen en la ciudad son la Sanidad y la función Político- Administrativa. A ellos dedicamos los capítulos siguientes.

Lo que hoy denominamos "Sanidad" y "Bienestar Social" es lo que los autores del siglo XIX llaman Beneficencia.

Veamos la descripción de Gorosabel (Diccionario..., 1862):

El establecimiento de beneficencia más antiguo de esta ciudad, según todos los datos, era el hospital denominado de San Martín fundado por el dueño de la casa solar de Urdinzo. Existía en el arenal del barrio de San Martín con una basílica de la misma advocación; y tenia el destino de recoger a los moradores de esta ciudad, que padeciesen el mal de San Lázaro, para su curación. Parece que este hospital se quemó cuando el sitio que los franceses pusieron a la plaza el año de 1512; pero se reedificó. Miguel de Santiago, su patrono, en testamento que otorgó a 12 de febrero de 1568 mandó que por cuanto su iglesia estaba en paraje húmedo donde no se podía conservar su ropa, y muchas veces entraba la agua en una vara, se trasladase a su manzanal que salía a la calzada, como sin duda se verificó. Hubo otro hospital general, llamado de San Antonio abad junto a la iglesia de Santa Catalina. Fundólo la ciudad en el año de 1538 con licencia de la reina Doña Juana, dada con la condición de que fuese de argamasa y no de cantería, a fin de que más fácilmente se pudiese derribar en el caso necesario a la defensa de la plaza. Su objeto era el de dar acogida a los pobres de la misma ciudad y peregrinos transeúntes; y para su subsistencia tenía algunos censos, la renta de la media fanega que cada barco que viniese al muelle con trigo, haba y demás cereales tenía que dar, y algunos cortos recursos. Por real cédula de 5 de mayo de 1714 se erigió en el barrio de San Martín una nueva casa de misericordia; y habiéndose derribado de orden del rey en 1719, con motivo del sitio de la plaza, la iglesia de Santa Catalina y hospital de San Antonio, se trasladó éste después al colegio de la Compañía. La expresada casa de misericordia de San Martín subsistió hasta el año de 1840 en que se erigió una nueva más grandiosa sobre los solares que ocupó el convento de San Francisco con los fondos de la herencia de D. Antonio de Zavaleta, hijo de esta ciudad, y vecino de la Habana, que produjo 2.381,205 reales.

Los planos de las obras fueron sacados por D. Joaquín Ramón de Echeveste, arquitecto vecino de la misma ciudad. Este establecimiento sirve de hospicio para los pobres de la ciudad, de hospital civil a los enfermos de igual clase de la misma, de casa de socorro del distrito provincial y de caja de expósitos; y se halla al cuidado inmediato de las hijas de la caridad de San Vicente de Paul, bajo la dirección de una junta municipal de beneficencia. Además, dentro de este establecimiento, si bien con toda separación, hay por cuenta de la provincia una sala de venéreas y otra de maternidad, o sea para las embarazadas. Durante el año último se han acogido diariamente en esta casa de beneficencia de 230 a 240 pobres; cuyas estancias han ascendido a 94.665 reales, siendo de cuenta de la provincia 21.574, del establecimiento 67.140, y pagadas por varios particulares que han ingresado 5.951.

Las competencias sanitarias se hallan en manos del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, aunque existe un importante sector de iniciativa privada. En este capítulo es necesario establecer una diferencia entre la atención hospitalaria y la extrahospitalaria. La asistencia extrahospitalaria presenta en San Sebastián los siguientes centros: un Ambulatorio, 7 Consultorios, 6 Centros de Salud Mental, un Centro de Salud Buco-Dental, un Centro de Planificación Familiar, 2 Cuartos de Socorro, y 5 Centros de Asistencias Mutuales. Existe, así mismo, un Servicio de Atención Urgente. La atención hospitalaria dispone de más de 2.500 camas repartidas entre estos centros:

OsakidetzaTitularidad privada
- Hospital N. S. Aránzazu- Hospital S. Juan de Dios
- Hospital de Amara- Hospital Fundación Matía
- Hospital de Gipuzkoa.- Clínica Virgen del Pilar
- Clínica Quirón Donostia S. A.
- Clínica de las Mercedes
- Clínica San Ignacio
- Policlínica Gipuzkoana S. A.
- Pakea Centro Quirúrgico
- Hospital Cruz Roja
- Instituto Oncológico

En líneas anteriores se ha comentado que en San Sebastián domina la actividad terciaria. Una parte importante de ella es la función administrativa. La ciudad, lógicamente, sede de su propio Ayuntamiento, lo es, además, de la Diputación de Gipuzkoa y de algunos organismos y delegaciones de los Gobiernos Vasco y Central. El Ayuntamiento de San Sebastián gestiona un presupuesto cercano a los 17 mil millones de pesetas con el que atiende, además de los señalados anteriormente, estos servicios:

Servicios Urbanos
Servicios de la ciudadMercados
AguasAtotxa M. Central
GasBrecha
LimpiezaGros
CementerioSan Martín
Inspección de Higiene
DeportesServicios sociales
Patronato MunicipalBienestar Social
C. de F. BerioJuventud
C. de F. JasonebasoMujer
Frontón AnoetaHogar del Transeúnte
Frontón HerreraZorroaga
HipódromoPatronato de la Vivienda
Inst. de EtxadiOficina del Consumidor
P. M. de DeportesP. de Albergues y Campings
Piscinas Anoeta
Pol. J. A. Gasca
Pol. Alza
Pol. Bidebieta
GuarderíasHogares del Jubilado
Alza-LarratxoAtotxa-Egia
AntiguoAyete
PrimBidebieta-La Paz
ZabaletaGros
ZuloagaHerrera
Larratxo
Loiola
Martutene
S. Marcial-Alza
Cultura
P. M. de CulturaMuseo S. Telmo
AntzerkideTeatro Principal
Unidad de CineT. Victoria Eugenia
Unidad de ComunicaciónPat. de Euskera
Biblioteca MunicipalConserv. M. de Música
Biblioteca LarratxoQuincena Musical
Casa de Cultura de KasaresFestival de Cine
Casa de Cultura de LarrotxeneTurismo C. Atracción
Casa de Cultura de Okendo

El Ayuntamiento atiende, así mismo, otras funciones como son: Guardia Municipal, Bomberos, Tráfico, Recaudación, Obras, Playas, Drogodependencia, etc. La Diputación de Gipuzkoa, cuya sede está en la Plaza de Gipuzkoa, tenía un presupuesto para 1992 de 251.853 millones de pesetas y ubica en la ciudad algunos departamentos.

Presidencia y Régimen JurídicoObras Hidrául. y Med. Amb.
2 Centros de P. de DatoOficinas Generales
Servicios SocialesHacienda y Finanzas
Oficinas GeneralesOficinas Generales
2 Hogares del JubiladoOficina de Recaudación
Prestac. Economic.Tribunal Econom. Adminis.
MinusvalíasServ. de Inspección
Oficina de Información del UsuarioTributos Locales
Catastro
Informática Tributaria
Transp. Infr. ViariasCultura y Turismo
Serv. de Transp.Museo Naval
Arteleku
Laboratorio
Parque Maquinaria
Urbanismo y ArquitecturaJuventud y Deportes
Servicio de Información TerritorialKirolarte

El Gobierno Vasco-Eusko Jaurlaritza localiza en San Sebastián determinadas Delegaciones Territoriales, dependientes de sus respectivos Departamentos. Estas son:

  • Educación, Universidades e Investigación
  • Industria y Energía
  • Comercio, Consumo y Turismo
  • Cultura
  • Trabajo y Seguridad Social
  • Urbanismo y Vivienda
  • Medio Ambiente

Mediante estas delegaciones se presta servicio a un conjunto de oficinas y otros organismos de los que destacamos los siguientes: Oficina Territorial de Consumo, HABE, Dirección de Salud, Servicio de Atención al Paciente y Usuario, Gabinete de Higiene y Seguridad en el Trabajo, Centro de Relaciones Laborales, Instituto Vasco de Estadística (EUSTAT), Oficina Territorial de Agricultura y Pesca, Inspección Pesquera, Unidad de Sanidad Vegetal, Servicio Territorial de Puertos, Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP), IRALE, Antzerti, Servicio Territorial de Tráfico, SOS DEIAK. Consideración especial merece el Departamento de Justicia, que completa la presencia del Gobierno Vasco Eusko Jaurlaritza en la ciudad, con estas dependencias:

Audiencia Provincial; Juzgado de Guardia: Clínica Médico Forense; Instituto Anatómico Forense; 6 Juzgados de 1.° Instancia; 5 Juzgados de Instrucción; 4 Juzgados de lo Penal; 4 Juzgados de lo Social; Juzgado de Menores; Instituto de Reinserción Social de Euskadi; Registro de Asociaciones.

Finalmente el Estado Central mantiene aún en la ciudad algunos organismos. Los más destacables son: Gobierno Civil, Gobierno Militar, Agencia Estatal de Administración Tributaria, Instituto Nacional de Estadística, Instituto Geográfico Nacional.

JIO

El príncipe Bonaparte clasificó (1863) el euskara donostiarra como guipuzcoano y, dentro del mismo, en el subdialecto septentrional y variedad de Hernani. Lengua vernácula, su uso coexistió con el del gascón y el castellano y fue tan general que hasta un hijo de emigrantes irlandeses como el P. Meagher (siglo XVIII) compuso versos en este idioma, como el popular:

Gizon bat ardo gabedago erdi illa,marmar dabiltza tripakardoaren billa;baña edan ezkeroardoa txit ongi,gizonik txatarrenakbaliyo ditu bi.

En el primer tercio del siglo XIX, Añibarro la incluye aún, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (VVAA: "Geografía histórica de la lengua vasca", Auñamendi, 1960, I, 44-60). A diferencia de lo ocurrido en otras zonas, la burguesía donostiarra vascoparlante legó el euskara a sus hijos aunque lo circunscribió al uso coloquial, sentimental e incluso pintoresco. Tras el incendio de la ciudad y re construcción de la misma, al reanudarse las fiestas populares en 1817 vemos a José Vicente de Echegaray componer unos versos para las comparsas de pastores o Arzaigokia, a los que siguieron en los años sucesivos otras canciones igualmente en euskara:

Adiskide maiteak,au da Donostiya,orain sei urteterdierretako erriya:Polita zan lenago,gaur ederregiya,beti paregabeata maitagarriya.

Y ello hasta la muerte del autor en 1853: música para comparsas, para la visita de Fernando VII, etc. Es célebre su:

Festarik bear badabego Donostia,betiko du famaondo merezia.Bestetan ez bezelaemen gazteriaamaren sabeletikdator ikasia.

A esta popularidad del euskara contribuyeron la tertulia de Ignacio Ramón Baroja (primitiva Casa Baroja) y la del Dr. Sebastián José de Irastorza Olasagasti en la rebotica de la calle Narrica, y sobre todo la inspirada vena poética del donostiarra Indalecio Bizcarrondo Bilintx. En 1868 el ayuntamiento donostiarra instituyó clases de castellano y euskera a fin de facilitar la comprensión mutua de los naturales monolingües. Sin embargo el uso coloquial de ambas lenguas mezcladas fue frecuente, como lo demuestra el verso satírico que se cantó a Amadeo de Saboya cuando visitó la Salve donostiarra y el clero le hizo el feo de abandonar la iglesia:

Sí, moñoñita, sí.Emen degu ikusierrege Amadeo etorri taapaisak igesi...

Tras la guerra carlista, el maestro Santesteban puso acertada música a las letras de Bilintx, al Entierro de la Sardina y hasta al Ume eder bat ikusi nuben de Iparraguirre. Dos años después, el 12 de mayo de 1878 estrenaba Marcelino Soroa en el teatro municipal (Antzerki Zaharra) su célebre Iriyarena, primera comedia representada en lengua vernácula en un escenario donostiarra. En el año 1879 fue nombrado alcalde el Dr. Irastorza y bajo su mandato se tomaron importantes iniciativas en pro del euskara. Tras el éxito obtenido por la justa de bertsolaris que se celebró de balcón a balcón en la calle Embeltrán, se pensó en repetir la experiencia. El catedrático José de Manterola fundó en 1880 la revista Euskal-Erria y, al cabo de dos años, los tertulianos mencionados crearon el Consistorio de Juegos Florales llamado a despertar gran eco. No es de extrañar, pues, que la encantadora música de Sarriegui fraguara más tarde en letras euskéricas entrañables para los donostiarras y que los dichos, escritos y versos de Serafín Baroja, Pepe Artola, Toribio Alzaga, Avelino Barriola, Catalina Eleizegui, entre otros, alcanzaran una popularidad que ha llegado hasta nuestros días. Este clima de cariño a la lengua propia no menguó con el veraneo aunque no cabe duda que la gran cantidad de veraneantes ajenos al idioma causaría algún impacto en el colectivo vascoparlante agravando un retroceso general en todo el país.

Es conocido desde el siglo XIV hasta el XVII. Sus documentos administrativos se caracterizaron por pertenecer a la familia de los "scripta bearnesa" en contraposición a los "scripta tolosanos" de los francos de las poblaciones navarras. Su permanencia ha quedado plasmada en la onomástica personal -Brunet, Chofre, Laffitte, Gamón, Lafón, etc.- y en topónimos entrañables como Urgull, Ayete, Polloe, Ulía, Miramón, Mompás, Narrica, Molinao, fuente de la Cutralla y otros. Dice Carmelo Echegaray que en Donostia influyó sobremanera

"el espíritu gascón sobre el espíritu eúskaro, modificando más o menos el tipo primitivo e introduciendo en él cosas que no son propias de la raza vasca, como la jovialidad franca y retozona, cierta viveza de ingenio muy meridional y muy gauloise y hasta el instinto satírico, no encendido, vehemente y mordaz sino apacible, alegre y risueño; ese instinto satírico que no nace de la indignación sino de cierta ingénita e irremediable propensión a la risa y de cierta facilidad especial para ver el aspecto ridículo de las cosas".

Aunque la escolaridad en lengua vasca haya paliado el retroceso del euskara, el castellano es en estos momentos la lengua mayoritaria de Donostia. En 1970 el número de vascófonos ascendía aproximadamente a 36.365 personas que representaban un 21,93% de su población total (Pedro de Yrizar: "Los Dialectos y variantes de la lengua vasca", separata del Boletín de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1973, 23-26). La gran afluencia de guipuzcoanos de la provincia y la acción de la ikastola y la alfabetización de adultos han acrecido la proporción de vascohablantes:

19811991
Castellanoparlantes86.49278.525
Euskaldunes
- Alfabetizados18.52733.173
- Algo Alfabetizados14.32110.164
- No alfabetizados3.8312.746
Casi euskaldunes
- Alfabetizados24.64025.295
- Algo Alfabetizados13.8509.759
- Pasivos6.7038.940

  • No universitaria

La educación ha sido un servicio especialmente atendido en la CAV prueba de ello es que, ya a comienzos de la década de los años 80, la tasa de escolaridad, en niños mayores de 5 años, era del 100%. Los cambios demográficos ocurridos en San Sebastián, en los últimos años, han hecho reducir la población estudiantil, pues, desde 1982 hasta 1992, su alumnado en preescolar y EGB se ha visto reducido en un 32%.

La enseñanza en la segunda mitad del siglo XIX. Esta ciudad tiene una escuela superior y otra elemental de niños, dotadas con 12. 100 reales anuales, y otra elemental de niñas con 3.500: sostiene además otras en los barrios de Loyola, Lugariz, Ulía y en la Misericordia, dotadas igualmente de los fondos públicos. Existe así mismo en esta ciudad una Escuela de Náutica, creada el año de 1851: su presupuesto de 28.500 reales anuales debía ser pagado, a saber, la mitad por el gobierno y otra igual parte entre la provincia y la ciudad. Tiene también una Escuela de Comercio costeada entre la provincia y la misma, según acuerdo de las Juntas Generales del presente año. Antiguamente hubo estudio de gramática latina con un preceptor bien dotado. Gorosabel: Diccionario..., 1862.

En espera de que la implantación definitiva de la LOGSE comenzada a aplicar en el curso 1992-93, ofrezca una nueva configuración escolar, el panorama educativo donostiarra en 1992 era el siguiente:

* (Se han computado sólo una vez los centros que imparten más de un tipo de enseñanza).
N.º CentrosEstatalesPrivadosIkastolasTotal
Preesc. y EGB26371477
FP320-23
REM4-15
BUP y COU621431
Total3962*15*116

N.º AlumnosEstatalesPrivadosIkastolasTotal
Preesc. y EGB4.11312.3616.70923.183
FP1.3394.093-5.432
REM1.170-1261.296
BUP y COU3.8715.5761.60911.056
Total10.49322.0308.44440.967

N.º AlumnosMod. AMod. BMod. DSin eusk.Total
Preesc. y EGB7.5948.7256.34551923.183
FP4.660-2705025.432
REM844-452-1.296
BUP y COU8.663-2.393-11.056
Total21.7618.72540.9671.02140.967

Ikastolas

  • Aitor: Jardín de Infancia, Preescolar, EGB; servicio de comedor.
  • Amasorrain: Guardería, Jardín de Infancia, Preescolar, EGB; servicio de comedor y transporte.
  • Arantzazuko Ama: Jardín de Infancia, Preescolar, EGB; servicio de comedor y transporte.
  • Axular: Preescolar, EGB y BUP-COU; servicio de comedor y transporte.
  • Barandiarán: BUP-COU Herri-Ametsa: Preescolar, EGB; servicio de comedor y transporte.
  • Ibai: Jardín de Infancia, Preescolar, EGB y BUP-COU; servicio de comedor y transporte.
  • Ikasbide: Jardín de Infancia, Preescolar, EGB; servicio de comedor y transporte.
  • Intxaurrondo: Preescolar y EGB; servicio de comedor.
  • Jakintza: Jardín de Infancia, Preescolar y EGB; servicio de comedor.
  • Lanbide Heziketarako: EGB
  • Mariaren Bihotza: Preescolar y EGB; servicio de comedor y transporte.
  • Santa Maria-Orixe: Preescolar, EGB; servicio de comedor.
  • Santo Tomás Lizeoa: Preescolar, EGB y BUP-COU; servicio de comedor y transporte.
  • Zurriola Ikastola: Jardín de Infancia, Preescolar y EGB; servicio de comedor y transporte.
Distribución del º en el curso 1993-1994,
según nivel y carácter de la enseñanza
(Fuente: Anuario Estadistico Vasco, 1994)
TotalPúblicaPrivada
Educación infantil5.2492.1513.098
Enseñanza General Básica17.3224.59812.724
Educación Permanente de Adultos94784899
Educación Especial27351222
BUP y COU10.4953.8206.675
Bachillerato LOGSE115115-
Formación Profesional5.0279544.073
Reforma de Enseñanzas Medias1.3781.258120
Módulos Profesionales183183-
TOTAL40.98913.97827.011

  • Universidades

Llamamos enseñanza universitaria a la que se cursa en Facultades y Escuelas Universitarias, así como en las Escuelas Técnicas Superiores. Actualmente tres Universidades ubicadas en Donostia completan la oferta en este tipo de educación. Se trata de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU), que dispone de diez centros entre Facultades y Escuelas Universitarias. La Universidad de Deusto con tres centros y la Universidad de Navarra con dos. Esta privilegiada situación no siempre ha existido, pues, hasta la puesta en marcha de la UPV/EHU, muchas veces retrasada por motivos fundamentalmente políticos, los estudiantes donostiarras en particular, y guipuzcoanos en general, debían marchar a otras zonas del Estado para cursar sus estudios universitarios. Dos Universidades privadas, Deusto y Navarra, vinieron a cubrir ese vacío y ofrecieron, en especial a partir de los años sesenta, la única oportunidad de matricularse en Estudios Superiores en San Sebastián.

  • Universidad de Deusto

La creación de la Universidad de Deusto, el 25 de septiembre de 1886, intentó cubrir el vacío existente por la falta de una Universidad Vasca. Bajo la dirección de la Compañía de Jesús contó, desde el principio, con la colaboración de profesores laicos. Unida en su historia a la orden religiosa, disuelta en 1932 por el Gobierno, reabrió sus puertas en 1940, consiguiendo en 1963 el reconocimiento oficial. El "Campus de San Sebastián" se sitúa en los terrenos de Mundaiz, a 400 m. de la Estación del Norte, y por ello de fácil acceso a los estudiantes ajenos a la ciudad. Este "Campus" es el fruto de una serie de iniciativas guipuzcoanas a favor de una Universidad, a resultas de las cuales nació la Fundación ESSA (Escuela Superior S. A.), que tenía como objetivo promover los EUTG (Estudios Universitarios y Técnicos de Gipuzkoa).

La Fundación ESSA, financió las obras de los EUTG contando para ello con donativos de los bancos y cajas de ahorro locales. La Caja de Ahorros Provincial de Gipuzkoa, además, acogió los EUTG como obra social. Finalmente ESSA encargó a la Compañía de Jesús la dirección docente del nuevo centro. La ESTE (Escuela Superior de Técnicos Empresariales) fue, en 1956, la primera disciplina en ponerse en funcionamiento. En el curso 1960-61 se crea la Facultad de Filosofía y las actualmente desaparecidas de Derecho (hasta 1972-73), Economías (hasta 1973-74) y un curso preparatorio de Ingeniería desaparecido en 1969-70. Posteriormente vendrían los estudios de Turismo, Filología Vasca, así como varios Master y estudios de Postgrado, siendo la especialidad de Filología Inglesa (1992-93) la última en incorporarse al "Campus". Una serie de acuerdos con Universidades extranjeras ha permitido el intercambio de estudiantes y la realización de cursos y convalidación de estudios en Europa y los EE.UU. En el curso 1992-93 la oferta educativa de la Universidad de Deusto en el "Campus de San Sebastián" era la siguiente:

Curso 1992-1993
Tipo de estudiosAño de creaciónN.º de matrículas
ESTE19561.131
Geografía e Historia1973179
Filología Hispánica197362
Filología Vasca1976186
Filología Inglesa199254
Turismo1964394
Recursos Culturales199042
Master Econórnícas1971163
Master Ambient. y Territ.198937
Doctorado ESTE---47
Doctorado Filosofía---11

  • Universidad de Navarra

La Universidad de Navarra es una Universidad no estatal. Fue fundada, por la actual prelatura del Opus Dei, en 1952 al inaugurarse la Facultad de Derecho. En 1960 se constituyó como Universidad de la Iglesia, y finalmente el Estado reconoció, en 1962, los estudios cursados en ella. La sede central y la mayoría de los estudios se localizan en Pamplona, siendo San Sebastián la sede de la Escuela Superior de Ingenieros Industriales y del Instituto Superior de Secretariado y Administración. En octubre de 1961 se abrió el primer curso universitario de la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de San Sebastián. En el curso 1992-93, 1.550 alumnos, no únicamente guipuzcoanos, estudiaban la carrera de Ingeniería Industrial, repartiéndose entre las especialidades que la Escuela tiene establecidas: Mecánica, Electricidad y Organización y Control.

La Escuela de Ingenieros imparte, igualmente, un Master en Metalurgia Física y Mecánica, y colabora en las tareas de investigación con el Centro de Estudios e Investigaciones Técnicas de Gipuzkoa. La sede actual de la Escuela, edificio docente y órganos representativos, ha sido trasladada en 1989 al barrio de Ibaeta, donde desde 1967 estaban ubicados los laboratorios. El Instituto/Superior de Secretariado y Administración (ISSA) comenzó su actividad en San Sebastián en 1963, ofreciendo las especialidades de Secretariado de Dirección, Secretariado Administrativo e Intérprete. En la actualidad expide el Diploma de la Universidad de Navarra con la titulación de Secretariado Ejecutivo de Alta Dirección. En el curso 1992-93 cuenta con 330 matrículas.

Panorama Universitario en San Sebastián Curso 1992-93
TitularidadN.º Matrículas
Escuelas Técnicas Superiores
ArquitecturaUPV/EHU852
IngenieríaUniversidad Navarra1.550
Facultades
PsicologíaUPV/EHU1.361
QuímicasUPV/EHU760
InformáticaUPV/EHU1.202
Filosofía y Ciencias de la EducaciónUPV/EHU792
DerechoUPV/EHU4.552
Filología y Geografía e HistoriaUniversidad Deusto481
EmpresarialesUniversidad Deusto1.131
Escuelas Universitarias
Ingeniería Técnica Indust.UPV/EHU1.877
EnfermeríaUPV/EHU380
EmpresarialesUPV/EHU1.898
Profesorado de EGBUPV/EHU467
TurismoUniversidad Deusto394
Secretariado de Alta DirecciónUniversidad de Navarra330
JIO

Es el Centro de Atracción y Turismo de Donostia creado en 1928 el organismo encargado de promocionar festejos, atracciones y oferta de servicios diversos tendentes a salpimentar la vida donostiarra y la de los residentes y turistas en las horas de asueto. A su lado se halla el "Convention Bureau S.A.", de reciente organización, cuyo objetivo es la promoción y desarrollo de reuniones y congresos ofreciendo servicios concretos a los usuarios y asistentes. La culminación de los esfuerzos del CAT tiene lugar durante la Semana Grande de agosto que ha solido celebrarse con diferente contenido: regatas, Bella Easo, toros, bertsolaris, verbenas, recitales, festivales y concursos, entre los cuales destaca el C. Internacional de Fuegos Artificiales celebrado desde 1964. Parque de Igeldo es un recinto de atracciones al que se accede por medio de un funicular colocado en 1912. Poseyó un casino convertido en los años 20 (al prohibir Primo de Rivera el juego) en sala de baile. El parque de atracciones data en su esencia de los años 30.

Los acontecimientos culturales de la ciudad se dividen en veraniegos e invernales. Los primeros poseen una red organizativa propia; los segundos corren a cargo del Patronato Municipal de Cultura con una programación en la que destacan el cine, teatro, exposiciones, música y danza tanto en el Teatro Victoria Eugenia como en el Principal, ambos municipales, y otros puntos.

Cines de Donostia
LocalFecha aperturaFecha cierre
Teatro Principal1850Sigue abierto
Teatro Victoria Eugenia20/07/1912Sigue abierto
Salón Novedades25/12/191231/01/1979
Salón Miramar02/08/191312/11/1987
Teatro Bellas Artes12/09/191411/04/1982
Teatro Príncipe22/07/1922Sigue abierto
Teatro Gran Kursaal29/07/192230/09/1972
Teatro Trueba01/10/192310/12/1989
Teatro Trueba (multicine)1992Sigue abierto
Pequeño Casino (multicine)10/07/1925Cerrado
Cine Actualidades20/01/195130/12/1968
Cine Rex Avenida27/08/195731/08/1991
Salón Novelty29/07/195930/12/1976
Cine Astoria (multicine)02/04/19612004
Cine Sayoy06/10/19621996
Cine Amaya09/11/19661998
Cine Dunixi22/09/196722/06/1977
Sala Inesa de Gaxen01/01/196930/09/1972

En lo tocante al cine, en 1988 se creó "Nosferatu" cuyo objetivo es acercar al gran público al cine nada o poco comercial mediante ciclos concretos dedicados a diferentes estilos o autores cinematográficos. En cuanto al teatro el Patronato confecciona una programación estable con un promedio de dos representaciones por mes y patrocina una Feria de Teatro entre enero y febrero en la que se hace coincidir a compañías independientes y programadores públicos de toda España. La música se halla presente en los habituales recitales del Victoria Eugenia y en los espectáculos de danza que aproximadamente una vez al trimestre vienen celebrándose en la ciudad. Dependen del Patronato Municipal de Bibliotecas y Casas de Cultura la Biblioteca Municipal-con el importante Fondo Duque de Mandas- y las bibliotecas de barrio: Alza-Kasares, Casa de Oquendo en Gros, Intxaurrondo-Larrotxene, Loiola y la Biblioteca infantil de Larratxo. Al margen de estas actividades deben reseñarse los siguientes grandes hechos culturales:

  • Quincena Musical

Es el festival de música más antiguo de Euskal Herria (1939) y del Estado español. Suele ser coronado por el más completo éxito que se traduce en el agotamiento de entradas tanto para los espectáculos o audiciones gratuitas como para los de pago y la afluencia de gran número de personas de fuera de la ciudad. La principal característica de la Quincena Musical es la calidad de los intérpretes y artistas invitados: Kraus, Caballé, Berganza, Victoria de los Angeles, Bejart, Toldrá, Münch, Markewich, Orfeón Donostiarra, London Festival Ballet, Orquestas Sinfónicas de Praga, Hamburgo, Maggio Fiorentino, etc. Su fórmula es la de ofrecer música no escesivamente especializada; colabora con la Universidad y sus cursos de verano.

  • Gran Semana Vasca

Reinstituida en 1954, incluye las Fiestas Euskaras a celebrar en septiembre.

  • Festival Internacional de Cine

Se celebra desde 1954 a fin de dar mayor realce a la cultura y al turismo donostiarra. En los jurados del festival se han sucedido figuras de la categoría de King Vidor o Fritz Lang. Como estrellas asistentes pueden citarse a Glenn Ford, A. Hitchcock, Cantinflas, M. Vitti, Orson Welles, Sofía Loren, Bette Davis o Glenn Close. Posee desde 1985 la categoría suprema A y otorga la Concha de Oro y, desde 1992, un nuevo premio para productores. Sus principales actos tienen lugar en el teatro Victoria Eugenia.

  • Concurso de cuentos "Ciudad de San Sebastián"

Otorga sus galardones de forma anual desde 1958 en castellano y desde 1977 en euskara.

  • Festival de Jazz

Data de 1966 y suele tener lugar en la Plaza de la Trinidad, abierta al público en 1963, y, en parte, en las terrazas del ayuntamiento. Acuden nombres tan significativos del moderno jazz como McCoy Tyner, Phil Woods, Lester Bowie, David Murray o Herb Geller.

  • Tambor de Oro de la Ciudad

Es el galardón que se instituyó en 1967 para premiar a la personalidad que más se hubiera distinguido en favor de los intereses turísticos de Donostia.

  • Jornadas Internacionales de Cine Médico

Acontecimiento científico instaurado en 1968 que suele contar con la asistencia de personalidades importantes de la medicina.

  • Cursos de Verano de la UPV-EHU

Se celebran en esta ciudad desde 1982 y últimamente en el incomparable escenario del Palacio de Miramar.

  • Maiatza Dantzan

Este festival de danza contemporánea tiene lugar desde 1984 trayendo a las compañías más destacadas en el mundo de una modalidad poco conocida por el gran público. No se trata sólo de exhibiciones sino también de proporcionar la oportunidad de que los artistas ejerzan la docencia entre los jóvenes bailarines de Gipuzkoa. Entre las compañías célebres que han visitado el festival pueden citarse la Compañía de Martha Graham, el London Contemporary Dance Theatre, Ananda Dansa, Momix Dance Theatre, etc.

  • Bertsolari txapelketa

Muchos de los campeonatos nacionales de bertsolarismo suelen celebrarse desde 1935 en el teatro Victoria Eugenia de esta capital.

Donostia es asimismo la sede del Museo de San Telmo (1902), del Museo Oceanográfico y Aquarium (1916, ya el 11 de diciembre de 1913 la diputación, presidida por Ladislao de Zavala había acordado su creación), del Conservatorio Superior de Música (1944), de la Filmoteca Vasca (1978), del Servicio de Arte Dramático del Gobierno Vasco "Antzerti" (1983). La carencia de un Auditorium para toda clase de espectáculos es cada vez más resentida en la ciudad.

El Museo de San Telmo, situado en la Plaza Zuloaga, es de titularidad Municipal y su gestión se realiza dentro del Patronato de Cultura; el Museo Diocesano, ubicado en la Calle de José María Salaberria, en Amara, es de titularidad privada ya que es propiedad de la Iglesia Católica; el Museo Oceanográfico, dependiente de la Sociedad Oceanográfica de Guipúzcoa, y enclavado en el puerto y por último, el Museo Naval cuyo titular es la Diputación Foral de Gipuzkoa y se encuentra en la antigua Lonja de Pescadores del muelle donostiarra. Existe igualmente un proyecto de crear un Museo Histórico en el Monte Urgull, de titularidad municipal, que se definió como el "Museo de la ciudad". Proyecto del que se lleva hablando muchos años, pero que no termina de desarrollarse definitivamente.

  • El Museo de San Telmo

El más significativo de la ciudad, está en un momento de redefinición para lo cual se ha creado un Consorcio formado por Ayuntamiento de Donostia, Diputación Foral y Gobierno Vasco. En su edificio se encuentran instaladas de manera provisional la Sociedad de Ciencias Aranzadi, la RSBAP y la Asociación Artística de Gipuzkoa. El claustro del Museo de San Telmo, Monumento Nacional desde 1913, es rectangular. En la planta baja se encuentra la colección arqueológica (estelas, escudos). En el piso superior están las cuatro alas de etnografía y una pequeña sala monográfica dedicada al pintor Ignacio Zuloaga. Dos alas están dedicadas a temas monográficos: pastoreo y labranza respectivamente, mientras las otras dos son más heterogéneas y exhiben objetos de pesca, trabajo de carpintería, forja, etc. En el anexo al ala dedicada al pastoreo, añadido en el año 1932, se encuentran las salas de pintura con una colección de obras cronológicamente situada en los siglos XV-XIX y la sala dedicada al pintor Ortiz de Echagüe. Se pueden apreciar obras de El Greco, Rubens, Lucas Villamil, Domínguez Becquer, etc. Las colecciones son propiedad del Museo de San Telmo salvo una parte que pertenece al Museo del Prado, que se encuentra en calidad de depósito. Sobre este anexo se localizan las salas de pintura, correspondientes a los siglos XIX-XX, actualmente rehabilitándose. La iglesia está decorada con pinturas de Sert (en proceso de restauración en junio de 1996), que recogen motivos de la vida e historia guipuzcoana. En otros espacios del Museo se localizan las Oficinas de Administración, Documentación y Catalogación, Restauración, Almacenes y Biblioteca.

  • El Museo Naval (Untzi Museoa-Museo Naval)

Es de reciente creación (1991) y surge cuando, en 1987, la Sección de Museos del Departamento de Cultura de la Diputación Foral propone desarrollar una idea surgida en el seno de la Sociedad Oceanográfica de Gipuzkoa: la creación de un Museo Naval. El Museo se instala en la antigua lonja del Consulado del Mar del muelle donostiarra, edificio que data de la segunda mitad del siglo XVIII. El edificio consta de planta baja, primera y segunda planta. La planta baja muestra en paneles y con objetos expuestos los siguientes aspectos: Materias primas (madera y hierro), astilleros (historia de la construcción y útiles de carpintería), industrias auxiliares (remos, velas y cuerdas), la estiba y las anclas. La primera planta, igualmente con paneles y objetos museísticos, hace referencia a la evolución tipológica de las embarcaciones, al comercio, a los instrumentos de navegación y a los puertos, situándose en un lateral una pequeña sala de video. La segunda planta cuenta con biblioteca, videoteca, sala polivalente y administración.

  • El Museo Diocesano

Se encuentra en el Edificio de la Sagrada Familia de Amara reconstruido el año 1991. Cuenta con una colección de obras de arte religioso de la Diócesis de San Sebastián ordenada diacrónicamente siguiendo las grandes edades de la historia religiosa del hombre en el País Vasco.

1) Los caminos del Cristianismo. Edad Media: Románico y Gótico, siglo X-XV.
2) Asentamiento y Esplendor de la fe católica. Edad Moderna: Renacimiento y Barroco, siglos XVI-XVIII.
3) Crisis y Resurgimiento. Edad Contemporánea: Neos y Arte Contemporáneo, siglos XIX-XX.

Entre las obras que podemos observar destacan, además de tallas policromadas, relieves, cálices, datados en los siglo XIII y posteriores una obra de El Greco: Los estigmas de San Francisco y otras de artistas autóctonos como Ambrosio de Bengoechea, Picart.

En la navidad de 1992 se celebró una exposición titulada 14 imágenes navideñas de Guipúzcoa, en la que se exponían, entre otras obras, una Epifanía de Valdés Leal, una talla de Juan de Anchieta y un altorrelieve en madera de Pedro de Goicoechea, así como obra atribuida al mencionado Valdés Leal, a Murillo y a Ribera.

  • El Museo Oceanográfico

Ubicado en el Palacio del Mar-Aquarium de Donostia-San Sebastián y fundado por la Sociedad Oceanográfica de Guipúzcoa, presenta tres zonas de exposición: Aquarium, en el sótano, donde se exhiben abundantes ejemplares de nuestra fauna marítima en su medio ambiente; Museo Oceanográfico, en la planta baja, ofreciendo secciones dedicadas a las artes y sistemas de captura pesquera, muestra crustáceos, aves marinas, peces, cetáceos, etc.; y en la planta alta, el Museo Histórico Naval en el que se describe la historia marítima local (maquetas de buques, etnografía, grabados, personajes ilustres, etc.).

  • El Museo Histórico Militar

Situado en el monte Urgull no está abierto, ya que el proyecto inicial de puesta en marcha está paralizado.

La ciudad posee cuatro Casas de Cultura ubicadas en Alza (Caserío Kasares), Intxaurrondo (Larrotxene), Loiola (Antiguo Lavadero) y Gros (Casa de Oquendo) y las siguientes asociaciones culturales:

  • Asociaciones culturales
  • Adamusic (Asociación de Amigos de la Música)
  • Alde Zaharra Kultur Elkartea
  • Arbasoen Hizkuntza Zaleak (Herriko Euzkera)
  • Asociación Artística de Gipuzkoa
  • Asociación "Biblioteca Itsaso"
  • Asociación Cultural "Kresala"
  • Asociación Cultural Musikabe San Ignacio
  • Asociación de Amigos de los Amigos de Santiago de Gipuzkoa
  • Asociación de Bibliotecarios
  • Asociación de Renovación pedagógica "Escuela y Progreso"
  • Asociación Guipuzcoana de Astrología
  • Asociación para la reinserción social "Ersoal"
  • Ateneo Guipuzcoano
  • Centro Cultural y Recreativo de la Mujer "Uztai Belar"
  • Centro Intercultural Tándem
  • Club de Ane Catalina de Erauso
  • Club Vasco de Camping
  • Cofradía Vasca de Gastronomía
  • Erdizka. Euskal Dantza Taldea
  • Escuela de Tiempo Libre "Henri Dunant"
  • Euskal Idazleen Elkartea
  • Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos
  • Gipuzkoako Artxibarien Elkartea
  • Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra
  • Herrerako Jazz Eskola
  • Instituto Geográfico Vasco "Andrés de Urdaneta"
  • Itzultzaile Elkartea
  • Jakintza Kultur Elkartea
  • Jazzle, Asociación Cultural
  • Jornadas de Cine Médico de San Sebastián
  • Mendi Zaleak Elkartea
  • Ostadar. Centro Cultural y Recreativo de la Mujer
  • Patronato del Premio Dr. Don José de Beguiristain
  • Real Sociedad Bascongada de Amigos del País
  • Sociedad Científica "Cosmosur"
  • Sociedad Cultural Recreativa "Sarriegi"
  • Sociedad de Ciencias "Aranzadi"
  • Sociedad Española para el Procesamiento del Lenguaje Natural
  • Sociedad Oceanogáfica de Gipuzkoa
  • Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa
  • Txema Zubia. Asociación de Amigos del Teatro

Han alcanzado gran renombre en el terreno de la música el Orfeón Donostiarra, mixto y fundado en 1897, y el Coro Easo, de hombres, de 1940. En el campo de la música y la coreografía, en 1940 Juan Uneaga fundó la Schola Cantorum de Nuestra Señora del Coro, hoy Eskola. El 15 de agosto de 1893 se inaugura en la calle Miramar el Salón Edison, dedicado a audiciones de fonógrafo (inventado por Edison seis años antes, en 1877). El ayuntamiento publicó en 1988 una guía de "Juventud, grupos, actividades" en la que se halla la lista de las de tiempo libre, culturales, artísticas, deportivas, de montaña, de baile, coros, ecologistas, antimilitaristas, antidroga, etc.

Debido al bajo tono que registra el mercado de arte local, las galerías experimentan apariciones y desapariciones periódicas. Salas de exhibiciones más o menos permanentes son las de la Kutxa, las del Museo de San Telmo, Galería "Diario Vasco", Galería 16, la Galería Etxeberria, Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa, las Casas de Cultura citadas y Altxerri. Dependiente del CAT es el Premio Ciudad de San Sebastián para cuentos cortos instituido en 1957 para castellano y en 1977 para euskara. En cuanto a los Congresos debe de reconocerse que, pese a celebrar una buena treintena de ellos al año y a los alicientes que la ciudad presenta (gastronomía, belleza natural, entorno industrial-tecnológico, clima benigno, fáciles comunicaciones, cercanía de Francia), la falta de salas de reuniones debidamente equipadas y de un Palacio de Congresos y Exposiciones propiamente tal determinan que se elijan a menudo otras ciudades en vez de Donostia.

Cuenta la ciudad con sociedades deportivas de gran solera -"Ur-Kirolak", "Fortuna", "Atlético de San Sebastián", etc.- y un número insuficiente de instalaciones públicas deportivas (Piscina de la Concha, de Bidebieta I, Etxadi y Polideportivo de Anoeta, Campo de Fútbol de la Real Sociedad, Palacio de Hielo "Txuri Urdin", Velódromo, Frontón de Anoeta, Hipódromo, Trinquete y polideportivo de Bidebieta I). Existe un Patronato Municipal de Deportes para organizar la participación ciudadana en el deporte. La campaña veraniega de 1992 ofreció, con la colaboración de los clubs locales y de algunos centros de enseñanza, 13.979 plazas para la práctica de depones como la natación (5.116), piragüismo (1.780), tenis (1.628), wind-surf (1.200), chikung y tai-chi (400), velavaurien (310), parapente (220), vela-optimist (200), aikido (192), badminton (96), actividades subacuáticas (120), escafandrismo (15), tiro al arco (120), trialsin (103), práctica de vela (40) y otros. El remodelado complejo deportivo de Anoeta, dotado de estadio y piscina olímpica, va abriéndose por partes desde el verano de 1992. Consta de tres plantas: en la primera se hallan las instalaciones deportivas -piscina y el polideportivo, con frontón y pistas polivalentes-; en la segunda las salas de gimnasia, acceso a las gradas de la piscina y el bar; en la planta baja las calderas y la cubeta de la piscina con ocho visores.

Algunos datos a caballo entre dos siglos. 10 de octubre de 1888: el andarín riojano Aquilino Romero da 134 vueltas (unos 28 km.) a la Plaza de la Constitución en 80 minutos. El 27 de agosto de 1889 se celebra en el velódromo de Atocha una carrera entre un caballo y un biciclo. Ganó el ciclista (Henri Lhoste, de Burdeos). 23 de junio de 1912: organizada por el Club Ciclista, tiene lugar una carrera pedestre, "Vuelta a San Sebastián" (7.700 metros), con salida a las 8,37 de la mañana de frente al puente de Santa Catalina. Participaron seis corredores y ganó el donostiarra Domingo Ubarrechena (en 28, 19). Tras éste se clasificaron, respectivamente, Pedro Esnal (de Igueldo), Ignacio Amilibia (Añorga), Francisco Urgel (Tolosa) y Emiliano Luco (Vitoria). Se retiró Leandro Aguirre, también de San Sebastián.

En enero de 1914 se celebró en San Sebastián el 1.er cross-country para aficionados, concediéndose por premios objetos de arte, siendo la primera vez que esto sucedía porque fueron siempre en metálico. Tomaron parte 12 corredores siendo el recorrido accidentadísimo. Llegó, 1.° Jáuregui (Jolastokieta), 2.° Néstor Anabitarte (íd.), 3.° Olegario García (íd.). Por equipos venció el Jolastokieta a los del Avión y Fortuna. Entre profesionales tiene lugar en San Sebastián un match. Los corredores llamados Korrikalaris son Ubarrechena y Aróspide. Distancias 20 km. por carretera acudiendo miles de espectadores. Gana Ubarrechena en 1 h. 20 m., retirándose su contrincante. Los concursos atléticos San Sebastián-Biarritz, organizados por el Jolastokieta dan los siguientes resultados: 100 m. Mendizábal 12 s.; 90 yardas vallas 1.° Peyrón (Burdeos) 13 s. 1/5; 1.500 m. Dalliére (Biarritz), 4 m. 47 s.; 5.000 m. 1.° Lespielle (campeón de la Cóte Basque U. S. F. S. A.); 16,33 m., 2.° J. M. Ugalde, 16 m. 43 s., y 3.º Medina. (La Marca de Ugalde fue record extraoficial español). 1915. En San Sebastián tiene lugar el Torneo de todos los spons en marzo, organizado por los clubs Jolastokieta y Fortuna. Resultados: 100 m. Mendizábal 12 s.; 400 m. J. L. Elósegui y A. Artola en 58 s.; 400 m. estafeta 1.° Jolastokieta en 49 s. El Campeonato vasco se celebra en San Sebastián en diciembre sobre la distancia de 4 km. llegando: 1.º Alegría Urbe (Esperanza); 2.° R. Adarraga (Fortuna) y 3.° O. García, tomando parte 31 concurrentes. El corredor Medina, llegó 1.°, pero fue descalificado por sospechas de profesionalismo. 1916.

Para inaugurar el local del Fortuna se celebra una carrera de 3 km. llegando: 1.° Camilo Ursule (Real Sociedad) 9,57 s.; 2.° Bengoechea (Avión); 3.º García (Fortuna). Las primeras tentativas públicas de récords de la Federación Atlética Donostiarra tienen lugar en abril de 1916. Acha de la R. S. cubre los 200 m. en 25 3/5 s.: Montes (R. S.) 1.500 en 4,51 s.; Medina 5.000 m. en 17 m. 12 s. En abril celebra la F. A. D. los primeros campeonatos oficiales, cuyos resultados pedestres son: 100 metros Mendizábal 114/5, 400 m. 1.º Ferradas en 573/5; 1 .500 y 5.000 Medina.

Carreras destacables. En el terreno del atletismo varias son las carreras a destacar: Carrera pedrestre Behobia-San Sebastián. Se celebra uno de los primeros domingos de noviembre bajo los auspicios del Club deportivo "Fortuna" desde 1919. Transcurre a lo largo de 20 km. desde la aduana de Behobia hasta la calle Igentea de Donostia, pasando por Irún, Ventas, Gaintxurizketa, carretera a Lezo, Pasaia, Trintxerpe y Alto de Miracruz-Ategorrieta. Esta abierta a la participación de quien lo desee, sin distinción de sexo, edad o nacionalidad, incluyendo una sección de minusválidos. El Cross Internacional de San Sebastián celebró su primera edición en 1955 por iniciativa de la Federación Atlética Guipuzcoana. Sucedió al "Cross Internacional de las Naciones" realizado el año anterior en Lasarte y en el que tanto se distinguió Willy Koch. El Maratón popular organizado por la Federación Atlética Guipuzcoana se celebra en octubre, desde 1978. Alrededor de 1.000 corredores recorren 42 km.

Curso 1992-1993
AñoHombresTiempoMujeresTiempo
1978Frechilla, José2h.27'36"Talavera, Rosa M.3h.27'44"
1979Antón, Eleuterio2h.25'13"Talavera, Rosa M.3h,04'09"
1980De la Fuente, Atilano2h.25'02"García, Victoria3h.24'59"
1981Esnaola, Gaspar2h,24'31"Bayle, Catherina3h.16'43"
1982Hemández, Honorato2h.20'38"Bayle, Catherina3h.08'50"
1983Esnaola, Gaspar2h.18'00"Bayle, Catherina2h.56'29"
1984Calvo, Ignacio2h.21'00"Casas, Joaquina2h.44'41"
1985Hemández, Honorato2h.17'23"Minayo, Begoña2h.54'43"
1986Hemández, Eugenio2h.18'36"Irizar, M. Luisa2h.38'28"
1987Roniera, Juan Francisco2h.11'52"lrizar, M. Luisa2h.36'11"
1988Gamía, Emiliano2h.13'48"Alda, Carmen2h.49'31"
1989Montiel, José Esteban2h.10'50"Talavera, Rosa M.2h.39'21"
1990Gaveta, Rodrigo2h.13'37"Pucurrull, Elisenda2h.40'38"
1991De Grado, Jesús2h.15'16"Irizar, M. Luisa2h.36'28"
1992Peña, Antonio2h.11'35"Alonso, Ana Isabel2h.35'34"

  • Cross Gimnástica de Ulía

Es una carrera que sale de la escollera de Gros, llega a Sagüés, marcha al Kursaal y vuelve al punto de partida. Se celebra en enero, desde 1918. Campeonato de España de Atletismo. Se celebraron en Donostia el 1.°, 1917, 4.°, 1920, 33.°, 1953 y 38°, 1958.

Donostia adquirió celebridad por el "Circuito de Lasarte", prueba automovilística de gran renombre organizada por el Real Automóvil Club de Guipúzcoa desde 1923 hasta la guerra de 1936-1939. Concurrieron al mismo estrellas de este deporte como Segrare, Bugatti, Goux, etc.

El 27 de marzo de 1910 el aviador Le Blon efectúa una exhibición en su monoplano; el 29 cae al mar salvándose piloto y máquina, y el 2 de abril muere tras caer en la Concha. A finales de este mismo año aparece en escena el primer aviador vasco:

El acontecimiento tuvo por escenario la bahía de la Concha de San Sebastián, fue el día 29 de septiembre de 1910. El protagonista, Benito Loygorri Pimentel, bilbaíno, ingeniero, que aquel mismo año de 1910 había sido aprobado como piloto en la escuela de Mourmelon, cerca de Reims. El resultado de las pruebas finales, hechas ante jueces franceses, fue transmitido al Real Aero Club de España por la Federación Aeronáutica Internacional. Recibió el título español de piloto aviador número 1, con fecha 30 de agosto de 1910. La presencia de Loygorri en San Sebastián fue motivada por un "meeting" aéreo organizado por el Real Aero Club de Guipúzcoa, "meeting" en el que también participaron los pilotos franceses Morane y Tabuteau. El indicado día 29 de septiembre de 1910, Loygorri despegó del circunstancial campo de Ondarreta, lindante con la playa, en su biplano "Henri Farman" con motor "Gnome" de 50 caballos. Vuela siguiendo la curva de la Concha, sale por la barra de la bahía y rodea la isla de Santa Clara, para dar una pasada sobre el campo y repetir el mismo vuelo, tomando tierra después de permanecer en el aire 17 minutos y 13 segundos.

El 17 de abril de 1912 vuela por primera vez en Donostia el aviador Paulhan, en hidroplano, procedente de Hendaya, y aterriza en Ondarreta. Por último, es interesante señalar que el 10 de agosto de 1930, procedente de Biarritz, vuela por primera vez sobre San Sebastián el autogiro La Cierva, tripulado por su inventor, tomando tierra en Lasarte.

El Atlético de San Sebastián fue fundado en 1957 por José Antonio Gasca.

También son célebres las carreras de caballos de rango internacional que se celebran en el Hipódromo de Lasarte, afamado recinto creado en 1916 en el que se han corrido carreras tan importantes como el Gran Premio de San Sebastián (esplendor en 1922), el Gran Internacional del mismo nombre (1948), el Premio Diputación que se otorga los 31 de julio, la Copa de Oro (1966) que se celebra el 15 de agosto y el Premio Gobierno Vasco que lo hace el día siguiente. No es ocioso recordar que en todo el Estado sólo Madrid ofrece un espectáculo parangonable. Del 21 al 23 de agosto se celebra el Concurso Hípico Internacional en la pista de Loiola otorgándose varios premios entre los cuales los de las pruebas autonómicas, Gran Casino Kursaal, Kutxa, Diputación, Ayuntamiento y Gobierno Vasco.

Algunas noticias del siglo XIX. En 1887 la sociedad propietaria del Gran Casino, con motivo de los festejos de su inauguración, decide construir un velódromo provisional. Se situaba entre el edificio y el campo de Alderdi-eder, y era muy pequeño, pero lo bastante capaz para que el público de San Sebastián pudiese presenciar el espectáculo que por entonces se conocía por "carrera de velocípedos". Los "biciclistas" y "triciclistas" hacían verdaderos prodigios. Enrique Sepúlveda y Planter, en su obra La vida en Madrid en 1887, nos hace la siguiente descripción de la competición inaugural:

Notables y muy bien organizadas -en poco más de tres días- las carreras de velocípedos, me han hecho creer, a juzgar por la concurrencia numerosísima que había en el Casino y en los alrededores del Parque de Alderdi-Eder, por los aplausos y bravos y por el interés que inspiraban los velocipedistas favoritos, que este género de sport ha de aclimatarse entre nosotros más pronto y con más solidez que el de las carreras de caballos, condenadas en Madrid a perpetuo tabardillo o pulmonía en el Hipódromo necrópolis de la Castellana. Los biciclistas y triciclistas hicieron verdaderos prodigios de habilidad y de fuerza, distinguiéndose sobre todos H. Loste, que entusiasmó al concurso con sus proezas, y eso que se trajo, sin duda, el santo de espaldas, y sufrió dos caídas muy violentas, y una, sobre todo, peligrosísima, cuando llegaba vencedor a la meta en una de las carreras, ensordecido por una ovación unánime y ruidosa. Me dicen que Loste es vasco francés; oficia de jardinero en Burdeos, y es invencible en las luchas de resistencia. Sin duda por eso resistió con sin igual frescura tres porrazos que a cualquier mortal tendrían un mes en la cama. Para indemnizarle de la pérdida del premio y del velocípedo, que quedó destrozado en la última caída, Romero Robledo inició una colecta, que produjo en poco rato doscientas ochenta y siete pesetas, es decir, ochenta y siete pesetas más de lo que Loste hubiera ganado con el premio. Los vencedores fueron: Primera carrera: Damborinea, Irazusta y Mina, de los clubs de Tolosa y Pamplona. Segunda: Noctnat, Bore y Damborinea, los dos primeros de Bayona y Biarritz. En la tercera: Mendiger, de la Sociedad Metro politana; Laulan, Veloz-Club; Berdeles y Beconnais, de Bayona. En la cuarta: Españoleto y Periquet, de Madrid. La quinta no se verificó, y los primeros premios de la sexta y la décima los ganaron Loste, Meduger, Periquet, Vidal, Recondo y Eole. Los premios más notables entre los objetos de arte, los que regalaron Romero Robledo, consistente en un magnífico cuadro de bronce, bajo relieve, representando la Sagrada Cena, y el del administrador del Casino, magnífico juego de escritorio. En metálico se ofrecieron (y pagaron) mil doscientas cincuenta y cinco pesetas, de éstas, setecientas cincuenta y cinco del Casino, y quinientas del Ayuntamiento. La terraza del magnífico edificio estuvo toda la tarde convertida en ameno vergel de tentaciones y encantos. La pista, bastante bien dispuesta. El espectáculo en conjunto, muy agradable. Algunos velocipedistas extranjeros se presentaron con calzón corto y la pierna desnuda hasta el tobillo. La toilette no produjo el menor efecto.

  • Primera carrera ciclista San Sebastián-Madrid

El mundillo ciclista, cada vez más numeroso, se conmovió unos días con motivo de la carrera ciclista que debía tener por palenque la distancia entre San Sebastián y Madrid: 535 km. El 14 de septiembre de 1895 fue la fecha señalada para la partida de los corredores. Desde algunos días antes notábase en el velódromo donostiarra la animación correspondiente a los preparativos de la magna carrera. El Ayuntamiento de San Sebastián, dispuesto siempre a dar el mayor realce a actos de esta naturaleza, dispuso que la Banda Municipal amenizase el acto de la partida. El Veloz Club construyó tribunas y pabellones propios para el caso. Muchos velocipedistas de los que veraneaban en provincias y algunos de Madrid se concentraron en la capital donostiarra para presenciar el primer arranque de los inscritos.

Eran estos los corredores Lapuente, Gomila, Caballero, Pedrós, Echeverría, Elgueta y Jimeno. El Veloz Club acordó conceder una medalla como premio al primer corredor que traspasara los límites de Guipúzcoa. Los primeros kilómetros se hicieron sin novedad. Jimeno se retiró, renunciando a la lucha, en la cuesta de Echegárate. Poco a poco fue disminuyendo el número de entrenadores y acompañantes que salieron de San Sebastián en pos de los corredores, sirviéndoles de escolta. Lapuente y Pedrós llegaron juntos al límite de la provincia, ganando entrambos la medalla ofrecida por el Club donostiarra. Tras fatigas sin cuento, no previstas por el Jurado, llegó Pedrós a Madrid a las 8 de la noche del 15; Gomila, a las 11; Elgueta, minutos después.

  • El velódromo de Atocha

Se inauguró el 27 de agosto de 1888 y se ubicaba en los terrenos que posteriormente ocuparía el campo de fútbol. Una breve reseña de la revista Novedades nos narra las competiciones celebradas en esta pista el 24 de abril de 1910:

Con gran animación y entusiasmo se han celebrado el último domingo en el velódromo de Atocha las carreras internacionales organizadas por la Comisión de Fiestas y la Sociedad Ciclista de San Sebastián. Un inmenso gentío acudió desde primera hora de la tarde al velódromo. Estas carreras habían despertado gran interés entre los donostiarras, no sólo por su importancia sino por luchar en ellas los campeones de Guipúzcoa y Vizcaya, Sres. Verde y Echeverría. Comenzaron las carreras media hora más tarde de la anunciada por haberse tenido que modificar el programa. Corriéronse en primer lugar las eliminatorias de la Nacional, quedando clasificados para la prueba definitiva los corredores Echeverría, Durán, Verde y Elizalde. Siguieron a ésta las eliminatorias de la carrera Vasco-Navarra, quedando clasificados Elizalde, Echeverría, Coca y Mancisidor. Tras un corto descanso, amenizado por la banda de música "Iruchulo.", dió comienzo la carrera Nacional, siendo llevada a gran tren. Llegó en primer lugar el campeón de España, Durán, y en segundo lugar Elizalde, a quien seguía disputándole muy bien el terreno Echeverría, y por último, Verde. Después de una ovación que el público tributó a los corredores, comienza la carrera Vasco-Navarra, llegando en primer término Elizalde y tras él Echeverría. Corriéronse después la Internacional y las de medio fondo, que resultaron igualmente animadísimas.

  • El Club Ciclista Donostiarra

Data de 1952. En esta ciudad se celebra en agosto de cada año la Clásica San Sebastián-San Sebastián.

La Real Sociedad es el equipo de fútbol más popular de la ciudad, datando de 1909. Posee campo de juego en Anoeta (en Atotxa hasta 1993).

El equipo de la Real Sociedad nace en 1918. El 13 de abril de 1919 obtiene el Campeonato de España, frente al Athletic de Madrid, con la formación: Adán; Benito, Arzac; Orbegozo, Alonso, Fontelle; Echart, Yurrita, Artola, Arbide y Budd. El 13 de abril de 1930, venciendo al Tarrasa, se proclama campeón nacional, con el equipo: Azcona, Elosegui, Caro, Javier Arbide, Ugarte, Silveti, Rafael Elosegui, Juantegui, Abrisqueta, Londaiz y Ugarte II.

El 18 de septiembre de 1948 se disputa en el circuito del Ensanche de Amara el primer Gran Premio Guipúzcoa de motos, organizado por el Real Moto Club de Guipúzcoa.

El Real Club Náutico de San Sebastián dispone de fondeadero de arena y cuenta con 320 amarres fijos. Como equipos de manutención tiene una grúa de 3,5 Tm. y varadero, un equipo de mantenimiento y reparaciones. Una sociedad náutica de gran solera es el Ur-Kirolak, fundado en 1923. Donostia comienza su brillante historial de regatas en 1890. Son las Regatas de la Concha la manifestación deportiva más característica de la ciudad, unas regatas que se celebran en la Semana Vasca y atraen competidores de todo el Cantábrico. Tres días antes del primer domingo de septiembre tiene lugar la tanda clasificatoria en la que participan todas las traineras de Gipuzkoa, la campeona de Bizkaia y las principales de toda la orla cantábrica. De esta competición salen siete ganadoras, una de ellas forzosamente donostiarra, que habrá resultado elegida tras una eliminatoria celebrada a mediados de agosto entre los equipos de la ciudad, Ur Kirolak, Arraun, Donostia y Fortuna. Ver Regata.

Respecto a la pelota, la ciudad posee varios frontones para aficionados. Desde la desaparición del frontón Moderno en 1933 y el del "Urumea" en los 60, los grandes partidos se juegan en el cercano "Galarreta" (Hernani). En agosto de 1952 la ciudad fue sede del Primer Campeonato Mundial de Pelota.

Este deporte comenzó a practicarse a comienzo de siglo. Por falta de instalación adecuada se celebraron concursos internacionales en la plaza de toros. En 1905 se jugaba en Ategorrieta y posteriormente en los terrenos del "San Sebastián Recreation Club" (constituido en agosto de 1904) de Ondarreta. En 1907 el Sr. Lapazarán obtiene por segunda vez la Copa del Rey. El 9 de septiembre de 1908 alcanza este trofeo el tenista Vega de Seoane, tras reñida lucha con Luis Uhagon. El Real Club de Tenis se inauguró en 1928; en este recinto tuvo lugar la eliminatoria de la Copa Davis España-Japón y por él desfilaron figuras tales como Borotra, Alonso, Lilí Alvarez y Santana.

Mención especial merece el acontecimiento deportivo denominado Seis Horas de Euskadi, prueba de ciclismo en pista que se celebra en el Velódromo de Donostia desde el 20 de enero de 1979, con acompañamiento de espectáculo musical y deportes rurales. Organiza la Federación Guipuzcoana de Ciclismo.

Ver Donostia / San Sebastián. Historia

Historia de Donostia / San Sebastián desde la Edad Media al final del Franquismo.

La imagen actual del casco histórico corresponde a la reconstrucción emprendida tras el incendio sufrido en 1813, proceso constructivo al cual haremos mención más tarde, toda vez que se conservan en la zona algunos edificios anteriores a ese suceso. Así, la iglesia de San Vicente es una construcción iniciada en el siglo XV y finalizada en torno a 1574, asumiendo a principios de esta última centuria su ejecución los maestros canteros Miguel de Santa Celay y Juan de Urrutia, para encargarse del ábside en la última fecha señalada Martín de Aguirre y Martín de Mendiola, si bien es posible que se limitaran a una ampliación. La portada ante la puerta principal se erigió en 1619 según el proyecto de Domingo de Zaldúa, la sacristía se efectuó en 1666, reformándose entre 1973 y 1974, mientras que las torres se erigieron en 1856, en 1892 se reformaron fachadas y puertas y se construyó el baptisterio, abriéndose en torno a 1929 los cuatro rosetones.

Obra de planta aparentemente rectangular desde el exterior y ábside poligonal, sin embargo en su interior la gradación de volúmenes nos muestra que se trata en realidad de una cruz latina inscrita en un rectángulo, al tiempo que se aprecia un fuerte apego a las formas góticas, con soportes de núcleo circular y columnillas adosadas provistos de capiteles muy sencillos, además de bóvedas de crucería igualmente simples. Realización señalada es el retablo mayor. El diseño del mueble se debe a Juan de Villarreal y Altuna, veedor del Obispado de Pamplona, mientras que de su construcción se encargó Martín de Ostiza. Por lo que a la escultura se refiere, Ambrosio de Bengoechea y Juan de Iriarte son sus responsables. Ejecutado entre 1583 y 1596, hay una primera tasación de Juan de Anchieta, Lope de Larrea y fray Juan de Beauves en 1586, una segunda de Lope de Larrea, Pedro González de San Pedro y Pedro de Arbulo en 1592 y, finalmente, la de Pedro González de San Pedro y Jerónimo de Larrea y Goizueta en 1596.

La policromía se debe a Nicolás y Lorenzo de Brevilla, quienes efectúan su labor entre 1603 y 1608, actuando como tasadores Juan García de Riaño y Juan de Landa. Obra de grandes proporciones, tipológicamente es un retablo-fachada con entrecalles, constando de banco, tres cuerpos de tres calles y cuatro entrecalles y ático. Nos hallamos ante el conjunto romanista más señalado del País Vasco, algo que la presencia de los autores citados en las diferentes tasaciones viene a refrendar. En general, la labor de Iriarte se halla más cercana a los modelos de Anchieta, sin que ello suponga demérito alguno, ya que la labor de ambos escultores es de gran empaque. Pese a que el proceso polícromo corresponde a los años iniciales del siglo XVII, con la excepción de San Vicente, que muestra un recubrimiento rococó, la utilización de fuentes grabadas muestra su gran calidad, consecuencia de lo cual es un mueble de extraordinaria entidad en todos sus aspectos.

Ubicados en los laterales, el retablo del sagrario es un mueble neogótico que alberga en su banco dos paneles renacentistas de escaso interés, el retablo de las Animas es, por su parte, una realización del siglo XVIII debida a Felipe de Arizmendi, el retablo de San Eloy es una realización rococó que ha sufrido diferentes modificaciones, y el retablo de la Sagrada Familia es, por último, un mueble neoclásico. Posee, además, esta iglesia un Cristo en la Cruz atribuido a Ambrosio de Bengoechea y cuya ejecución correspondería a los años finales del siglo XVI, imagen de indudable calidad que, lógicamente, se adscribe a los presupuestos romanistas. Existen igualmente algunas imágenes de carácter procesional, caso de una Virgen de la Soledad, imagen de caballete de fines del siglo XVIII, un Ecce Homo datable en la primera mitad del siglo XIX y asignado a Arizmendi y un Cristo yacente de la segunda mitad de esa misma centuria, como exponentes más señalados.

Muy cerca de esa iglesia se sitúa el convento de San Telmo, Museo Municipal en la actualidad. El deseo de contar con una fundación dominica se remonta a la segunda década del siglo XVI, aunque su concreción se retrasaría, ante las dificultades planteadas por los clérigos de la población. De esta forma, y tras un primer apoyo de Martín Sánchez de Arayz, contador de Carlos V, quien conseguiría que la reina otorgara en 1530 una cédula real para la fundación, sería finalmente Alonso de Idiáquez y Yurramendi, secretario del Consejo de Estado del Emperador, el que lograría, tras garantizar que la capilla mayor del futuro templo fuera lugar de enterramiento del fundador, su esposa Gracia de Olazábal y sus descendientes, vencer todos los obstáculos.

Así, en 1541 se estipulan las cláusulas fundacionales, para un año más tarde presentar fray Martín de Santiago un primer proyecto -cuya planta se conserva- que no llegaría a fraguarse por sus excesivas pretensiones. La revisión de ese primer proyecto por el mismo arquitecto haría posible el inicio de las obras en 1547, asumiendo la realización material los maestros canteros Domingo de Aranzalde, Martín de Gorostiola, Domingo de Estala y Martín de Axobin. Es difícil conocer el alcance real de su participación, por cuanto su labor apenas abarca hasta 1550. De este modo, son Martín de Bulucua y Martín de Sagarzola, con la ayuda de Juan de Alzolarás, quienes entre 1551 y 1562 realmente finalizan el conjunto. Tras diferentes vicisitudes, caso de la desamortización, el ayuntamiento adquirió el edificio en 1928, decidiendo dedicarlo a Museo Municipal de Etnografía y Bellas Artes, razón por la cual el arquitecto Francisco Urcola emprendió su reacondicionamiento, proyectando una nueva fachada, con un espacio añadido que se antepone al claustro. La iglesia es de cruz latina inscrita en un rectángulo, haciendo uso el arquitecto de la proporción sesquiáltera en su disposición. En su interior podemos apreciar los murales ejecutados por José María Sert a partir de 1928, ya que los muebles litúrgicos originales habían desaparecido.

Sus desarrollos, prácticamente monócromos, hacen referencia a momentos señalados dentro de la historia de la zona. En la entrada a ese ámbito se disponen las estatuas yacentes de los fundadores, encargadas por su hijo Juan de Idiáquez, embajador en Génova, a Taddeo Carlone, quien los ejecutó entre 1577 y 1578. La zona más destacada del conjunto, arquitectónicamente hablando, la constituye el claustro, relacionado igualmente con el del convento de San Esteban de Salamanca y que actualmente cuenta con una obra de Eduardo Chillida. Provisto de seis ventanales en cada uno de sus lados en la planta baja, vanos de base rectangular y remate en medio punto con dos columnas dóricas y semicolumnas junto a las jambas -estas celosías se hallan emparentadas con la ventana trazada años atrás por Diego de Siloé para la torre de Santa María del Campo en Burgos-, las crucerías de las bóvedas son complicadas, disponiéndose en el piso superior una galería con doble número de arcos y artesonado de madera. Frente al edificio, en la plaza de Zuloaga, se halla la imagen de Ignacio Zuloaga realizada por Julio Beobide en 1938.

Del castillo de Santa Cruz de la Mota, situado sobre el Monte Urgull, quedan tan sólo algunos restos. En origen se trataba de una fortificación con forma de polígono irregular de nueve lados, situándose en su centro el "Macho", cuyo origen medieval se vería alterado por numerosas modificaciones en los siglos XVI y XVII esencialmente, zona que se conserva y en la que se aprecia la existencia de dependencias abovedadas correspondientes al siglo XIX, disponiéndose además en este ámbito la gran imagen del Sagrado Corazón de Jesús dispuesta en 1950 y debida a Federico Coullaut-Valera. Del resto de fortificaciones existentes tan sólo se conservan algunos elementos. En 1921 el ayuntamiento adquirió el monte y sus diferentes fortificaciones, derribándose en ese momento parte de las mismas y realizándose en 1963 labores de rehabilitación que tendrían continuidad a partir de la década de los noventa. En este mismo monte se halla el Homenaje a Pedro Arana, torso desnudo realizado en 1964 por Eduardo Chillida.

El convento de Santa Teresa se fundó en 1661, una vez redactadas las capitulaciones a fines del año anterior. La fundadora fue Simona de Lajust, aunque, por su expreso deseo, el patronato correspondía a la villa. En un principio ocuparían la denominada casa de Santa Ana, pero ante las condiciones inadecuadas que para la vida en clausura ofrecía, en 1666 se dio inicio a la construcción de una iglesia, claustro y otras dependencias. Con todo, las obras se realizarían en dos fases, erigiéndose la iglesia -de cruz latina- entre 1670 y 1691, mientras que entre 1703 y la tercera década del XVIII se edificarían los patios interiores, claustro y dependencias anejas.

La iglesia de Santa María se sitúa prácticamente junto al edificio anterior. Ubicada en idéntico lugar al que ocupaba un anterior templo, edificado a mediados del siglo XVI y ampliado en el último tercio del mismo, la empresa constructiva se divide en diferentes etapas. De este modo, es entre 1734 y 1740 cuando se discute la reconstrucción de la iglesia, aprovechando el edificio anterior, de modo que es José de Lizardi quien efectúa los proyectos pertinentes, acordando en 1739 la Junta de Vecinos llevar a cabo esa reedificación, para lo cual establece condiciones el mencionado arquitecto, acompañado de su hijo Pedro Ignacio. Entre 1741 y 1742 asistimos a una segunda fase, en la cual se abandona la idea de la reconstrucción y se decide acometer una nueva edificación. Tras la consultas efectuadas con José de Lizardi, su hijo Pedro Ignacio e Ignacio de Ibero, Miguel de Irazusta y Domingo de Yarza, se aceptó el diseño propuesto por Pedro Ignacio de Lizardi.

Es el mismo arquitecto el que modifica la traza en la siguiente etapa, que abarca de 1743 a 1745, una vez iniciadas las obras por su parte, junto con su padre, Martín de Sarobe y Juan Bautista de Inchaurandiaga. Sin embargo, entre 1746 y 1750 se producen algunas diferencias entre estos maestros, paralizándose la obra, razón por la cual debieron dictaminar al respecto Juan Bautista Arbaiza e Ignacio de Ibero. Finalmente, Francisco de Ibero asume la dirección de las obras, finalizadas prácticamente para 1764, aunque su inauguración oficial tendría que esperar hasta 1774. El templo posee una disposición rectangular, añadiéndosele un presbiterio semicircular y otras dependencias de carácter secundario.

Posee una planta de salón, ya que las tres naves poseen idéntica altura, con seis pilares octogonales como soportes, mientras que en los muros hallamos pilares adosados, destacando la existencia de un camarín sobre la sacristía pequeña tras el altar mayor. Al exterior, sobresale su portada principal, una fachada-retablo de planta absidial que remite a modelos retablísticos propios del periodo y que se halla decorada con elementos alusivos a la Virgen. Se corona esta fachada con dos torres gemelas de elegante porte con planta cuadrada y rematadas en cùpulas semiesféricas. En su interior, el retablo mayor y los colaterales de San Pío V y Santa Bárbara son realizaciones neoclásicas fechadas en torno a 1770-1775. Responsable de su diseño fue Diego de Villanueva, mientras que de su ejecución material se encargó Francisco de Azurmendi.

Autor de los lienzos del retablo mayor sería probablemente José de Torre, mientras que para el lienzo de San Sebastián se menciona a Luis de Boccia, aunque la pieza más señalada del mueble es la talla gótica de la Virgen del Coro. Robert Michel sería el artífice del relieve de San Pío V, siendo el de Santa Bárbara labor de su taller. El resto de imágenes insertas en los colaterales, con la excepción del relieve de San Nicolás de Bari, se ha asignado a Felipe de Arizmendi. Finalmente, el dorado de los colaterales, y probablemente también del retablo mayor, correspondió a Manuel de Alquizalete.

El conjunto es desigual, imponiéndose el desarrollo arquitectónico, especialmente destacable en el caso del retablo mayor. El retablo lateral del Consulado o de Santa Catalina lo realizó Tomás de Jauregui en torno a 1765, debiéndose la escultura del mueble a Juan Pascual de Mena, que nos ha legado un grupo de imágenes de excelente calidad. De la misma época son los retablos laterales de San Pedro y San Antonio, cuyo diseño se debería a Francisco de Azurmendi, quien plantea igualmente organismos rococó de indudable entidad complementados con un desarrollo escultórico muy apreciable. Los retablos laterales de la Soledad y Sagrado Corazón se hallan situados en el último tramo de la iglesia y fueron trazados por Ventura Rodríguez, ejecutándolos en 1766 Francisco de Azurmendi.

Además de todo lo señalado, conviene reseñar la existencia de un Cristo Crucificado -el llamado "Cristo de la paz y paciencia"- de la primera mitad del siglo XVI en la capilla existente en la nave de Santa Marta, la sillería de coro realizada por Francisco Bocente y Mendía y la labor pictórica de Eugenio de Azcue, quien entre 1850 y 1852 pintó para la sacristía mayor 14 cuadros de los Apóstoles y dos Evangelistas, para en 1861 realizar los frescos existentes en el mismo lugar. Cerca de este templo, en el puerto, destaca el Aquarium, erigido entre 1925 y 1928 según proyecto de Juan Carlos Guerra. Además, conviene citar el Monumento a Mari, realizado en 1901 por Jacinto Mateu, en el cual se incluye el busto en bronce del patrón de pesca José María Zubía fundido en los talleres Masriera de Barcelona. Recientemente, en el 2002, se ha situado en el Paseo Nuevo una escultura de Jorge Oteiza, la llamada Construcción vacía.

La destrucción de la ciudad, con la excepción de la actual calle 31 de Agosto, entonces de la Trinidad, en 1813 tendría importantes consecuencias urbanísticas y arquitectónicas para el núcleo de la población, la parte vieja tal y como popularmente se la conoce. Con la salvedad de los edificios anteriormente comentados, además de la plaza de la Trinidad, situada junto Santa María, el resto de la zona es fruto de una reconstrucción emprendida en pleno Neoclásico. Así, Pedro Manuel de Ugartemendía fue el arquitecto designado para llevar adelante el proceso.

Su proyecto de mayo de 1814 no fue desgraciadamente aceptado, pero su concepción lo hace extraordinariamente interesante -se conserva el plano-, con una plaza central octogonal a la que confluían ocho calles y provisto de otra plaza rectangular en el puerto y una semicircular frente a la iglesia de Santa María. Tras la presentación de un plan por el regidor Manuel de Gogorza, tampoco el proyecto dispuesto en 1815 por Alejo de Miranda y el propio Ugartemendía obtendría el visto bueno de los propietarios, de modo que finalmente, en 1816, se aprobaba la mera reconstrucción de lo destruido, tal y como propugnaba el regidor. A pesar de ello, conviene reseñar que Ugartemendía lograría la aprobación de una serie de ordenanzas encaminadas a homogeneizar las nuevas construcciones, otorgándoles una uniformidad que lógicamente subsiste hoy en día. La Plaza de la Constitución es, sin duda, el ámbito más señalado en esa zona reconstruida. Este espacio rectangular porticado con accesos en sus esquinas se empezó a construir en 1817, siendo Ugartemendia el responsable de la misma.

Sobre el zócalo que forman los arcos se disponen tres alturas con sus correspondientes balcones corridos, mientras que el remate se realiza por medio de un alero de madera sobre el cual se sitúan las cubiertas. Aspecto a destacar es la pervivencia de los números de los balcones, que nos recuerdan su utilización como palcos en diferentes festejos, especialmente los taurinos. Preside esta plaza, en el lado de poniente, la antigua casa consistorial, Biblioteca Municipal en la actualidad. Es un edificio neoclásico proyectado por Silvestre Pérez -se conserva el dibujo original de la fachada-, quien presentó sus planos en 1819. Con todo, y ante la falta de medios para su edificación, la Academia no los aprobaría hasta 1828, iniciándose las obras un año más tarde bajo la dirección de Ugartemendía. José de Aguirresarobe se responsabilizó de su concreción material, ocupando el Ayuntamiento el edificio en 1832, si bien es cierto que no se hallaba aún totalmente terminado.

El reconocimiento final del mismo se retrasó hasta 1837, año en el cual lo examinó Mariano José de Lascurain. Con posterioridad, sufriría diferentes reformas en su interior, encargándose de las de 1876, 1895 y 1897 el arquitecto municipal José de Goicoa. Aunque fue en 1927 cuando se decidió el traslado de la corporación a su actual ubicación, tal circunstancia no acontecería hasta 1947, fecha en la cual pasaría a desempeñar su función actual, tal y como anteriormente indicábamos. Su fachada principal se ajusta plenamente a los principios vigentes en la época, con una formulación sobria basada en un basamento con cinco arcos y dos alturas unificadas por columnas gigantes de orden dórico con un entablamento que sostiene el escudo de armas de la ciudad.

En buena lógica, tomando en consideración que la ciudad obtuvo la capitalidad de la provincia en 1854, el espacio anteriormente citado resultaba muy exiguo, razón por la cual pocos años más tarde, en 1862, se decidió derribar las murallas y convocar un concurso que regulara su expansión. Ganador del mismo sería Antonio Cortázar, con el plano denominado "porvenir", por delante de Martín Saracíbar, autor del proyecto "Valladolid". En consecuencia, y una vez aprobado el derribo de los muros en 1864, se procedería a iniciar el llamado ensanche Cortázar.

Dos son las fases de las cuales constaría, la primera entre el Boulevard y la Avenida, finalizada en 1876, modificando el proyecto original con la incorporación de una alameda, y la segunda, conocida como ensanche de Amara, que comprende la zona situada entre el puente de santa Catalina y la plaza del Centenario, alargándose esta fase hasta principios del siglo XX. En la primera de esas zonas, mejorada por el llamado "ensanche oriental" que en 1882 se inició por iniciativa privada, hallamos la actual casa consistorial, edificio destinado a casino en origen. Tras diferentes tentativas, el ayuntamiento decidió en 1877 modificar la zona, erigiendo un parque de recreo y un casino. Tres años más tarde se decidieron por el proyecto constructivo presentado por Adolfo Morales de los Ríos y Luis Aladrén, iniciándose las obras de construcción del casino en 1882.

Independientemente de reformas posteriores, se trata de una realización ecléctica, que aúna por tanto soluciones claramente diferenciadas en origen. Tras este edificio se sitúa el Club Náutico, construcción racionalista diseñada por José Manuel Aizpúrua y Joaquín Labayen en 1929, brillante realización que, basándose en la figura de un buque anclado, hacía frente a las necesidades planteadas en ese momento, al tiempo que se convertía en un símbolo de modernidad. En la plaza Cervantes, en Alderdi Eder, hallamos la obra Don Quijote y Sancho Panza, de Lorenzo Collaut-Valera, efectuada hacia 1929, mientras que frente a la calle Peñaflorida se sitúa el busto Jose María Salaverría, de José Díaz Bueno, realización de 1973. El Paseo de La Concha se efectuaría entre 1869 y 1879, según el trazado dispuesto por Antonio Cortázar y José Goicoa, mientras que de los jardines de Alderdi-Eder se responsabilizó Pierre Ducasse.

Se sitúa en ese paseo La Perla y la Caseta Real de Baños, construidos entre 1911 y 1912, siendo autor del proyecto Ramón Cortázar. El kiosko del Boulevard es una realización en estilo modernista efectuada por Ricardo Magdalena en 1907. Diseñado por Antonio de Cortázar, el mercado de la Bretxa se erigió entre 1870 y 1871, aunque cabe consignar una segunda fase dirigida por José de Goicoa en 1898. Al otro lado del ayuntamiento, al final del Boulevard por tanto, se sitúan otros dos edificios señalados.

El Teatro Victoria Eugenia y el Hotel María Cristina fueron inaugurados en 1912. Autor del proyecto para el primero de ellos fue Francisco Urcola, quien lo presentó tres años antes, mientras que los planos del hotel corresponden al arquitecto francés Charles Mewes, conservándose ambos proyectos. Para el teatro se eligió el denominado neoplateresco, basado por tanto en las formas renacentistas, adoptando el edificio planta rectangular. En su fachada principal, orientada hacia el río, se sitúan, además del escudo de la ciudad y medallones con bustos del conde de Peñaflorida, Arriaga, Eslava, Gayarre, Gaztambide y Santesteban, grupos escultóricos que representan la Tragedia, la Música, la Danza y la Comedia, debidas a la labor de José Iñiguez.

En cuanto al hotel, su planta tenía forma de L en principio, pero en 1949 Manuel Urcola añadió un nuevo ala al conjunto, otorgándole su aspecto actual. Nuevamente es el eclecticismo el que domina en su concepción, si bien en esta ocasión es de carácter internacional, relacionado con hoteles italianos y franceses de la misma época. Entre ambos edificios hallamos el Monumento a Oquendo, realizado entre 1887 y 1895 por el escultor bergarés Marcial Aguirre Lazcano. A Iñigo Etxeberria se debe el busto Tomás Garbizu, de 1992. Muy cerca, en los jardines de la calle Reina Regente se encuentra La Esclava, imagen de mármol efectuada en 1862 por el escultor romano Scipiones Tadolini.

La Plaza de Gipuzkoa es un espacio urbanístico de sentido francés, un rectángulo con viviendas porticadas debidas a José Eleuterio de Escoriaza, que las proyecta en 1865, en torno a los jardines diseñados por Pierre Ducasse en 1877. El Palacio Foral es el edificio más señalado del conjunto, debiéndose el proyecto del edificio anterior al arquitecto José de Goicoa. Su aprobación por parte del ayuntamiento se produjo en 1878, aunque el inicio de las obras se demoraría un año más, finalizando su edificación en 1885.

En cualquier caso, un incendio lo destruiría ese mismo año, de modo que un año más tarde se convocó un nuevo concurso, resultando ganadores Luis Aladrén y Adolfo Morales de Los Ríos, quienes, a grandes rasgos, mantendrían las pautas marcadas anteriormente por Goicoa. Por lo que a su fachada principal se refiere, sobre una arcada hallamos columnas gigantes de orden corintio que unifican los dos pisos superiores, mientras que en el entablamento superior se disponen cinco bustos de otros tantos hombres ilustres de la provincia, Urdaneta, Elcano, Oquendo, Lezo y Legazpi. Remata este frente fundamentalmente clasicista, aunque con algunos elementos de carácter ecléctico, un frontón con un gran escudo de la provincia flanqueado por sendos tenantes. En 1914 se acometieron unas obras para la ampliación del edificio, labores que se desarrollaron bajo la dirección de Ramón Cortázar.

En su interior hallamos obras de arte de indudable interés, caso de "Los esponsales" de Francisco de Mendieta, del siglo XVI, o lienzos de Zuloaga, Uranga, Salaberria y Arteta, entre otros. Frente a este edificio se halla el Monumento a Usandizaga, sugerente composición efectuada por el escultor catalán José Llimona Bruguera en 1916. Además, en los jardines se sitúa una imagen de Ceres, realización de mármol del siglo XIX. Relativamente cerca se sitúa el puente de Santa Catalina, proyectado por Antonio Cortázar y erigido entre 1870 y 1872, para ser ensanchado en 1924 y 1978, si bien manteniendo sus características originales, basadas en unas líneas clásicas.

La Catedral del Buen Pastor se sitúa en la plaza de idéntico nombre. El autor del diseño fue Manuel Echave, iniciándose las obras en 1888 y consagrándose el templo en 1897. Erigida la nueva diócesis de San Sebastián en 1949, pasaría a tener el rango de catedral, aprovechando la ocasión para trasformar el presbiterio y suprimir el primitivo altar mayor, además de la antigua capilla de la Inmaculada, convertida en Sala Capitular, y la del Cristo, nueva sacristía, pues la anterior pasó al servicio del cabildo. Es un edificio de carácter neogótico, ligado a modelos germanos, con una torre-campanario como entrada. Tras esta construcción se sitúa el Edificio de Correos y Telégrafos, Escuela de Artes y Oficios en origen y Escuela de Comercio y Trabajo después, hasta que finalmente se le otorgó la función ya señalada. Tras un concurso, en 1906 se eligió el proyecto presentado por Domingo Agirrebengoa, si bien se le solicitaron algunas reformas que el arquitecto presentó poco después.

De planta rectangular, poseía dos patios posteriormente transformados y cuenta con una fachada con decoración neorrenacentista de signo italiano y francés. Es, por tanto, un nuevo exponente del eclecticismo vigente en la época, habiéndose señalado que se trata, en este caso, de una obra de influencia madrileña. Junto a este edificio hallamos el Centro Cultural Koldo Mitxelena, Instituto Provincial en un primer momento y Escuela de Ingenieros después, hasta que en 1993 pasó a contar con su actual función. Fue proyectado en 1898 por los arquitectos Ramón Cortázar y Luis Elizalde e inaugurado en 1900. En su fachada principal es patente que en este caso se aceptó el sentido más clasicista del eclecticismo, mientras que su interior ha sufrido, tal y como hemos indicado, importantes reformas, debiéndose sus tres puertas exteriores a Angel de la Hoz, realizaciones carentes de título pertenecientes a 1993.

Próxima se encuentra la Plaza Juan de Bilbao, construida entre 1900 y 1906, interesante por su tipología, mientras que los edificios que alberga son debidos a Pedro Arístegui. Intimamente relacionado con este último espacio está el puente de María Cristina, realizado entre 1904 y 1905 según el proyecto del arquitecto Julio Zapata y el ingeniero José Eugenio Ribera, si bien se introdujeron algunas variaciones sobre el mismo. Relacionado con el de Alejandro III de París, cuenta con cuatro obeliscos rematados en grupos escultóricos, elementos que, con el emblema de "paz y progreso" fueron diseñados por Goicoa. Autores de la escultura fueron Angel García Díez, Amadeo Iñurria y Mariano Benlliure, mientras que las cerámicas serían realizadas por Daniel Zuloaga. Al otro lado, en la calle San Martín, se sitúa el Palacio de Justicia, construido entre 1912 y 1915 según lo dispuesto por Juan José Gurruchaga. Posee planta rectangular y cuatro fachadas monumentales, con un alto basamento, un orden gigante que unifica los dos pisos y una balaustrada como remate. En su acceso principal hallamos un pórtico dispuesto en origen para la llegada de carruajes, coronándose este frente con un frontón decorado por relieves. La elección de un lenguaje clásico al exterior viene motivada por el deseo de conferirle la grandeza y dignidad propia de su función por parte del arquitecto.

Siguiendo con el primer ensanche de Amara o Amara Viejo, en donde se incluye igualmente la zona de la Plaza del Buen Pastor, perteneciente al plan de Cortázar y completada en 1890 por Goicoa, debemos destacar el Teatro Bellas Artes. Erigido en 1914 según el proyecto de Ramón Cortázar, posee planta prácticamente triangular. Se trata de un nuevo exponente del eclecticismo, sobresaliendo la gran cúpula del vértice. Muy próximo está el edificio de La Unión y el Fénix, realización de 1924 cuyo diseño se debe al arquitecto Roberto García Ochoa. En esa misma Plaza del Centenario los números 3-4 se deben a Faustino Gaiztarro Arana, quien presentó los planos en 1924, obra de carácter rústico relacionada con el estilo montañés, aunque en su alzado demuestra aspectos que se relacionan con el Renacimiento. En una segunda fase, el ensanche se extendería desde el Parque del Centenario hasta la Plaza de Pío XII, mientras que la última ampliación, relativamente reciente, llegaría hasta Anoeta.

En la plaza del Centenario encontramos una Estela de 1969 debida a Ricardo Ugarte de Zubiarrain, en el pasadizo Carlos I hay una realización de Remigio Mendiburu, de 1973, en la plaza Aita Donostia se halla la Paloma de la Paz, realizada por Néstor Basterretxea en 1993, en la plaza de los Etxeberri la colorista realización de 1991 titulada Trikitilaris debida a Tomás Hernández Mendizábal y en la plaza de Irún Puertas del pasado y del futuro, de Aitor Mendizábal, dos bloques efectuados en 1995.

El barrio de Gros enlaza con el Boulevard mediante el puente del Kursaal, también denominado de la Zurriola. Proyectado por el ingeniero J. Eugenio Ribera en 1915, las obras se iniciaron en 1917, pero su destrucción por parte del mar provocó una reforma del mismo autor. Estando ya las labores constructivas muy avanzadas, el ingeniero Víctor Arana diseñó la decoración, planteando el barandado y su elemento más característico, los obeliscos coronados por farolas esféricas que en la actualidad podemos apreciar. La inauguración del nuevo puente tuvo lugar en agosto de 1921. En la Avenida de Zurriola se ha erigido en fecha relativamente reciente el Kursaal, proyectado por Rafael Moneo, referente arquitectónico de nuestros días que viene a sustituir a un casino de principios del siglo XX derribado hace algunas décadas y que gozaba también de evidente interés. Realización destacada en este barrio es igualmente la casa de Oquendo, edificio cuadrangular de mediados del siglo XVI. Además, sobresale la iglesia de San Ignacio, diseñada por el arquitecto municipal José de Goicoa y erigida entre 1892 y 1897. Se trata de una construcción neogótica, cuya torre no se realizaría hasta 1928, destacando en su interior diferentes vidrieras y mosaicos de la casa Maumejean y esculturas de Mariano Benlliure e Isidoro Uribesalgo. En la plaza de Iztueta se sitúa el Homenaje al coreógrafo Iztueta, estructura de 1971 debida a Néstor Basterretxea.

La zona de Ulia, algo más alejada, reviste menor interés. El caserío Moneda es un edificio cuadrado en el que destaca el arco carpanel central de su fachada principal. Conviene citar, además, el Fuerte del Almirante, reducto militar del siglo XIX, y el Faro de la Plata. Poco antes de Herrera se sitúa el barrio de Intxaurrondo, en donde se desarrollaría la ciudad jardín, manteniéndose además una serie de construcciones tradicionales. Aquí encontramos Las Siluetas y Juego de Niños de Agustín Ibarrola, paneles efectuados en 1989 en el primer caso y traviesas de 1988-1989 en el segundo, el Monolito realizado por el Equipo 57 en 1990, la obra Cruceiro de Guillermo Feal Otero, quien la realizó en 1993, y Formas en crecimiento, gran columna de Koldobika Jauregi datada en 1994. Alza, por su parte, no se incluiría en el municipio hasta principios del siglo XIX.

La casa Casares es una realización del siglo XVIII, de planta cuadrada y provisto de planta baja y dos alturas, destacando la principal por su su escudo y balcón. Igualmente resaltables son la casa de Mirabelles y los caseríos Tomasenea y Berra. La iglesia de San Marcial es un templo de cruz latina diseñado en 1915 por José Gurruchaga y que sustituye al destruído en 1876. Por lo que al barrio de Egia se refiere, conviene destacar la Estación de Renfe junto a él situado, construido en 1863 por Letourneur, mientras que la marquesina planeada por Eiffel sería de 1881 y la ampliación posterior se debería a Biarez. La fábrica de la Tabacalera es un sobrio y grandioso edificio de planta rectangular erigido entre 1886 y 1913, según proyecto del ingeniero Mauro Serret. En el parque de Cristina Enea se sitúa el Homenaje a Gladys efectuado en 1979 por Xabier Laka.

Al otro lado de la ciudad, en Aiete hallamos el Palacio de Aiete, palacio de carácter francés, estilo Segundo Imperio, erigido en 1878, con dos alturas y una última amansardada. Edificado por los Duques de Bailén y utilizado en aquel periodo por la familia real para pasar el verano, es una realización provista de gran encanto, algo a lo cual contribuye el entorno diseñado por Pierre Ducasse. El caserío Katxola se fundó en el segundo cuarto del siglo XVIII. En El Antiguo sobresale el Palacio Miramar, que fue residencia de verano de la familia real española desde el año 1893 hasta 1930. Proyectado en 1888 por el arquitecto inglés Selden Wornum, fue construido entre 1889 y 1893 bajo la dirección de José de Goicoa, mientras que de los jardines se responsabilizaría nuevamente Pierre Ducasse. Relacionado con las casas de campo de estilo inglés, su privilegiada posición acrecienta el interés del conjunto. Antes de llegar a esta zona, en la avenida Tolosa destaca una obra de Andrés Nagel, que, carente de título, representa en bronce patinado un caballo de tres patas y su jinete, trabajo de 1993 que, sin embargo, no ocuparía su lugar actual hasta algo después.

El Monumento a Fleming, en el paseo de Miraconcha, es obra de Eduardo Chillida, quien lo realizó en 1991. En la plaza del frontón hallamos el Homenaje al pelotari vasco, figura con formas abstractas debida a José Alberdi Elorza y Niky, en el paseo de Pío Baroja se dispone el Monumento a Pío Baroja, realización de 1972 debida a Néstor Basterretxea, mientras que en los jardines de Ondarreta se dispone una estatua de la reina María Cristina realizada en 1942 por José Díaz Bueno y la pieza Zeharki de José Ramón Anda, que la realizó en 1983. Enorme interés posee el Peine del Viento, situado en el paseo del Tenis, obra de Eduardo Chillida y en lo arquitectónico de Luis Peña Ganchegi. Al propio escultor se debe Besarkada. Estela para Rafael Ruíz Balerdi, de 1991, ubicada en el Pico de Loro. En Igara se mantienen algunos caseríos, siendo los más señalados los de Ansotegi, Iribar, Muñozabal, realización neoclásica, y, sobre todo, Aristegieta, un palacete rococó de planta rectangular y amplio soportal en arco carpanel.

Ya en Añorga, la importancia de la Fábrica de Cementos Rezola viene avalada por la existencia de un museo sobre ese material en el mismo lugar. Además, conviene resaltar el caserío Amasorrain, cuya existencia se remonta al siglo XVI, habiendo sufrido desgraciadamente enormes desperfectos, en fecha reciente, como consecuencia de un incendio el caserío Unanue Zahar, que databa de principios del siglo XVI. Igualmente, cabe destacar el Homenaje a Antton Ayestarán, bloque rectangular realizado en 1990 por Mikel Cristti.

En Igueldo sobresale la iglesia de San Pedro, sencilla construcción de una sola nave que mantiene algunos elementos de la construcción primitiva, concretamente unas ventanas góticas. El caserío Aristegieta es una construcción del siglo XVIII en la que destaca su fachada, con un arco carpanel de acceso al zaguán y balcón volado sobre él. También se destacan los caseríos Mendizorrotz, Irigoien y Etxaluze. Dadas las características del lugar, hay dos faros, uno de ellos de fines del XVIII y el que se halla en uso de la siguiente centuria.

Perviven, además, los restos de un fuerte construido en la época de las Guerras Carlistas. Por último, en Zubieta encontramos la iglesia de Santiago, obra iniciada en el siglo XVI y que presenta una planta de cruz latina. La casa de Irigoien es un edificio de planta rectangular perteneciente al siglo XVIII, mientras que la casa solar de Aliri se reformaría a mediados del XVII, pues la construcción data de la primera mitad del siglo XVI, destacando su fachada de estructura entramada. Anterior en el tiempo es la casa de Aizpurua, de principios del XVI, edificio de planta rectangular con tejado a dos aguas y entramado de madera cubierto de ladrillo. Reseñados han sido también los caseríos Barrenetxe, Araundi, Berridi, reedificado a mediados del XVIII, y Artxabaleta.

  • Aisenson, Laura: "Plaza de la Constitución de San Sebastián, una plaza mayor", Ondare nº 14 (1995), pp. 9-38.
  • Aizpurua Sánchez, María Angeles; Roda Lamsfús, Paloma de: Guipúzcoa Monumental 1850-1950. 50 monumentos de Guipúzcoa construidos entre 1850 y 1950, El Diario Vasco, s.d.
  • Aldabaldetrecu, Roque: Casas solares de Guipúzcoa, Donostia, Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, 1979, pp. 233-241.
  • Arrázola Echeverría, María Asunción: Renacimiento en Guipúzcoa. I, Arquitectura, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1988 (1ª ed., 1968), pp. 87-88 y 106-114.
  • Arrázola Echeverría, María Asunción: Renacimiento en Guipúzcoa. II, Escultura, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1988 (1ª ed., 1968), pp. 188-198 y 295-296.
  • Arrázola Echeverría, María Asunción: Parroquia de San Vicente de San Sebastián, Donostia, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1975.
  • Astiazarain Achabal, María Isabel: La iglesia de Santa María de San Sebastián, Donostia, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1989.
  • Astiazarain Achabal, María Isabel: Gipuzkoako erretablistika I. Tomas de Jauregui, Donostia, Diputación Foral de Gipuzkoa, 1994, pp. 115-121.
  • Astiazarain Achabal, María Isabel: "El retablo del convento de San Bartolomé", Boletín de Estudios Históricos de San Sebastián nº 28 (1994), pp. 101-131.
  • Astiazarain Achabal, María Isabel: "Proyectos utópicos y reales para la construcción de un cuartel en la ciudad de San Sebastián en el siglo XVIII", Boletín de Estudios Históricos de San Sebastián, nº 30 (1996), pp. 709-734.
  • Astiazarain Achabal, María Isabel: Gipuzkoako erretablistika II. Miguel de Irazusta, Donostia, Diputación Foral de Gipuzkoa, 1997, p. 151.
  • Ayerza Elizarain, Ramón: "Los modelos del Renacimiento en la costa guipuzcoana: el caso del convento dominico de San Telmo en San Sebastián", en Revisión del arte del Renacimiento, Ondare nº 17, pp. 211-220.
  • Azcona, Tarsicio de, OFMCap.: Fundación y construcción de San Telmo de San Sebastián. Estudio y documentos, Donostia, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1972.
  • Barañano, Kosme de (director): 50 años de escultura pública en el País Vasco, Bilbao, Universidad del País Vasco, 2000, pp. 57, 60, 64-65, 73-74, 76-79, 85, 87-89, 91, 105, 110-111, 113, 117-118, 125, 127, 130-132, 143, 145, 161, 163, 170, 174-175, 178, 180, 184, 188, 193, 204, 206, 211, 215, 218, 224 y 228.
  • Barrio Loza, José Angel: "Paisaje aproximado de la arquitectura renacentista en el País Vasco", en Revisión del arte del Renacimiento, Ondare nº 17, p. 49.
  • Cendoya Echániz, Ignacio: La Semana Santa en Gipuzkoa. Estudio histórico-artístico, Cuadernos de Sección, Artes plásticas y monumentales nº 13, Donostia, Eusko Ikaskuntza, 1995, pp. 65, 101, 123, 139, 181 y 191.
  • Cendoya Echániz, Ignacio: "La obra de Felipe de Arizmendi en la Basílica de Santa María de San Sebastián y los inicios de la escultura neoclásica en Gipuzkoa", en Revisión del arte neoclásico y romántico, Ondare nº 21, pp. 225-232.
  • Cendoya Echániz, Ignacio; Montero Estebas, Pedro María: "Donostia-San Sebastián. Conjunto de Santa María = Andre Mariaren multzoa", en Echeverría Goñi, Pedro Luis (coord.): Erretaulak = Retablos, Bilbao, Departamento de Cultura del Gobierno Vasco, 2001, vol. II, pp. 925-931.
  • Echeverría Goñi, Pedro Luis: Contribución del País Vasco a las artes pictóricas del Renacimiento. La pinceladura norteña, Donostia, 1999, pp. 89-91.
  • Fernández Antuña, César M.: "Restos medievales en la parte vieja de Donostia-San Sebastián", en Revisión del arte medieval en Euskal Herria, Ondare nº 15, pp. 219-227.
  • Fernández Antuña, César M.: "Sobre algunos palacios renacentistas donostiarras", en Revisión del arte del Renacimiento, Ondare nº 17, pp. 249-254.
  • Fernández Antuña, César M.; Echevarría, Ana: "Arquitectura pública en San Sebastián: las antiguas carnicería y pescadería", en Revisión del arte del Renacimiento, Ondare nº 17, pp. 255-262.
  • Grandio, Yazmina: Urbanismo y arquitectura ecléctica en San Sebastián 1890-1910, Donostia, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1987.
  • Herreras Moratinos, Beatriz: Altza. Historia y Patrimonio, Donostia, Altzako Historia Mintegia eta Donostiako Kultur Udal Patronatoa, 2001.
  • Kortadi, Edorta; Lasarte, Rosi: Gipuzkoako Foru Aldundiaren jauregia 1883-1983, Donostia, s.d.Lasa, J. Ignacio, OFM: Los Franciscanos en San Sebastián (1512-1606), Donostia, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1982.
  • Lekuona, Manuel de: "El arte medieval en el País Vasco", en Cultura vasca II, Donostia, Erein, 1978, pp. 245-246.
  • Linazasoro, Iñaki; Arrondo, Ernesto: La actualidad de la casa blasonada en el País Vasco. Partidos judiciales de Azpeitia y San Sebastián, Bilbao, Laiz, 1982, pp. 395-431.
  • Linazasoro, José Ignacio: "Arkitektura ilustratua Gipuzkoan = La arquitectura ilustrada en Guipúzcoa", en Arkitektura neoklasikoa Euskal Herrian = Arquitectura neoclásica en el País Vasco, Bilbo, Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno Vasco, 1990, pp. 124-132.
  • López Torrijos, Rosa: "Obras de los Carlone en España", Goya (1980), nº 158, pp. 80-85.
  • Martín Ramos, Angel: "Labor de arquitectos y maestros de obras en los inicios del ensanche donostiarra", en Revisión del Arte Neoclásico y Romántico, Ondare nº 21, pp. 345-360.
  • Montero Estebas, Pedro María; Cendoya Echániz, Ignacio: "Donostia-San Sebastián. Retablo mayor de San Vicente = San Bizenteren erretaula nagusia", en Echeverría Goñi, Pedro Luis (coord.): Erretaulak = Retablos, Bilbao, Departamento de Cultura del Gobierno Vasco, 2001, vol. II, pp. 695-703.
  • Murugarren, Luis: Catedral de El Buen Pastor. San Sebastián, Donostia, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1975.
  • Ordóñez Vicente, María: "Una aproximación al estudio de la arquitectura regionalista en Guipúzcoa", Ondare nº 18 (1999), pp. 183-242.
  • Ordóñez Vicente, María: "Obras de Ramón Cortázar. Tres teatros para San Sebastián", Ondare nº 20 (2001), pp. 111-159. Ordóñez Vicente, María: "El romanticismo funerario en Polloe (San Sebastián)", en Revisión del Arte Neoclásico y Romántico, Ondare nº 21, pp. 399-413.
  • Peñalba Otaduy, Mauro: "Monumentos y esculturas en vía pública. Donostia-San Sebastián", en Revisión del Arte Neoclásico y Romántico, Ondare nº 21, pp. 427-434.
  • Rodríguez-San Pedro Bezares, Luis Enrique: Sensibilidades religiosas del Barroco: Carmelitas Descalzas en San Sebastián, Donostia, Kutxa, 1990.
  • Rodríguez Sorondo, María del Carmen: Arquitectura pública en la ciudad de San Sebastián (1813-1922), Donostia, Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián, 1985.Sáez, Juan Antonio: Gotorlekuak Gipuzkoan XVI-XIX. mendeak, Donostia, Diputación Foral de Gipuzkoa, 2002, pp. 16-21 y 28-33.
  • Santana, Alberto; Larrañaga, Juan Angel; Loinaz, José Luis; Zulueta, Alberto: Euskal Herriko baserriaren arkitektura = La arquitectura del caserío de Euskal Herria, Vitoria-Gasteiz, Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda y Medio Ambiente, 2001, vol. II, pp. 30-35, 68-73, 112-115, 296-301 y 370-375.
  • Ugalde Gorostiza, Ana Isabel: "Santiagores ikonografia Gipuzkoan", Artes Plásticas y Monumentales 12 (1994), pp. 50-51.
  • Urteaga Artigas, María Mercedes: Guía histórico monumental de Gipuzkoa, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1992, pp. 114-125.
  • VVAA: Monumentos Nacionales de Euskadi. Guipúzcoa, Bilbao, Departamento de Cultura del Gobierno Vasco, 1985, pp. 91-180.VVAA: Arte y artistas vascos en los años 30 = 30 urtearen hamarkadako euskal artea eta artistak, Donostia, Diputación Foral de Guipúzcoa, 1986, pp. 14-19 y 32-33.

Hasta tiempos no muy lejanos, las fiestas se caracterizaban por un marcado carácter religioso, que se complementaba con los actos folklóricos y deportivos. En primer lugar, la fiesta se justificaba por la afirmación devota, dirigida y presidida por las jerarquías sociales, y ello determinaba tanto el modo como la libertad de participación del cuerpo social. Así se explica que ya las Ordenanzas Municipales de San Sebastián, confirmadas por los Reyes Católicos en 1489, prohibieran a vecinos y foráneos que:

"en los Domingos e días de Pasqua e de Santa María e de los apóstoles ni de otras fiestas solemnes no sean usados de descargar madera, ni leña, ni bienes ni otras mercadurías algunas en los puertos de esta Villa ni de las carrear con bestias ni bueyes, ni en otra manera", cuya infracción acarreaba multas.

Eran las festividades, por tanto, días de descanso obligatorio, incluso cuando las necesidades cotidianas pudieran desaconsejarlo. De antiguo se ha otorgado en San Sebastián extraordinaria importancia y fausto a las procesiones religiosas: en especial, a las ya extinguidas del día del santo patrón, desde Santa María a la iglesia de San Sebastián del Antiguo, y del Corpus Christi, con asistencia del cabildo, Ayuntamiento y las cofradías de San Pedro, San Eloy y San Martín con sus pendones y las cruces de todas las parroquias, en un orden procesional perfectamente establecido por acuerdo del año 1651. Antiguamente se hacían procesiones por las calles en los días de San Sebastián, patrono de la ciudad, San Roque, Santa Quiteria, Santa Victoria, Ramos, jueves y viernes santos, Letanías, Ascensión, Corpus Cristi y su octava, Santiago y San Bartolomé. Pero desde hace muchos años cesaron todas; menos las del Corpus Cristi y su octava, que se conservan, saliendo aquélla de Santa María y ésta de San Vicente, y siguiendo por los puntos acostumbrados. [Gorosabel: Diccionario Histórico de Guipúzcoa, 1862].

Todavía perdura en San Sebastián con algunas variantes, una costumbre gascona de que nos habla Gamón, y es la función eclesiástica solemne que el Cabildo de las dos parroquias de la ciudad, hace de inmemorial tiempo, saliendo de San Vicente en procesión anualmente, la tarde antes del día de San Juan Bautista o sea el 23 de junio, después de vísperas, y pasando a la plaza de la Constitución, donde bendice un árbol joven fresno, de altura como de siete metros, que los de la ciudad fijan y colocan en medio de dicha plaza. Este árbol muy frondoso, suelen ponerlo rodeado de leña o palos secos y con paja al pie. El cabildo canta el Evangelio de San Juan, un Preboste con vela ardiente enciende la leña y paja seca y éstas prenden al árbol, bendice el fuego del árbol encendido y acabada esta función vuelven los Clérigos a la misma parroquia, dejando el árbol bendito para despedazarlo y repartir sus pedazos y astillas a la mucha gente que concurre a esta bendición para llevar esos restos a sus cocinas.

De igual manera, sigue diciendo Gamón, hacían los de San Sebastián la referida bendición del fresno en tiempos antiguos, pero en los últimos largos años la celebran sin tanta solemnidad. El año 1869 se prohibió por el Ayuntamiento el celebrar esta función, pero a petición del vecindario se estableció de nuevo once años después. En 1912 volvió a suprimirse y en 1916 se estableció nuevamente a condición de no quemar el árbol, y así se sigue haciendo todos los años el día señalado, con algún festejo más que se añade para amenizar el acto, desde el año indicado de 1916. [Múgica: Los gascones en Guipúzcoa, "Homenaje a Carmelo de Echegaray", 1928].



En segundo término, la fiesta donostiarra en su expresión más espontánea y popular se manifestaba en los eventos folklóricos. Así describen unos visitantes ingleses, la forma en que los donostiarras se divertían en 1700:

"Todos los domingos y días festivos tiene lugar en la plaza del mercado un baile para gente ordinaria, que se celebra de la manera siguiente. Hay tres tambores y flautas. El Tambor Mayor, que además ejerce el oficio de verdugo, lleva el tambor más grande, que viene a ser del tamaño de un tambor infantil. Tocan el silbato sosteniéndolo con una mano, mientras con la otra baten sus tambores hasta que se forma un corro. En ese momento, uno de los más ágiles jóvenes entra en el centro del círculo y empieza a lucir sus habilidades danzantes; después saca del corro una moza, y ésta a su vez a otro compañero, y así sucesivamente, se van formando las demás parejas. El primer bailarín conduce la danza y todos bailan, demostrando su destreza durante una hora".

A los bailes colectivos habría que añadir las otras tres grandes pasiones del pueblo tradicional donostiarra: los partidos de pelota, los juegos de bolos y los toros, en forma de sokamuturra o toro ensogado comúnmente, y en las grandes celebraciones las corridas de toros en su Plaza Vieja (actual Plaza de la Constitución). Afición ésta que al gran cronista guipuzcoano Don Manuel de Larramendi le resultaba incomprensible, pero que describe magistralmente cuando dice:

"Las fiestas en que no hay corrida de toros apenas se tienen por fiestas, aunque haya la mayor alegría del mundo; y si hay toros, luego se despueblan los lugares a verlos; y no sé cuándo se ha pegado a los guipuzcoanos esta manía y bárbaro gusto de toros y moros, común a los demás españoles: y es tal y tan grande esta afición que, como se dijo por chiste de los de Salamanca, si en el cielo se corrieran toros, los guipuzcoanos todos fueran santos por irlos a ver en el cielo".

Hasta nuestros días ha llegado también la afición al zezen-zusko o toro de fuego, indispensable en toda fiesta desde que a mediados del siglo XVII los marinos de este puerto lo importaran de tierras chinas.

  • La soka-muturra donostiarra

Su abolición dio lugar en 1901 a un motín con intervención de la fuerza pública, disparos y detenidos por escándalo en la vía pública. En San Sebastián se corrían bueyes más corpulentos y menos acometedores que los de Lastur. No se toreaban con capa o muleta, sino a cuerpo limpio, hurtando las acometidas con regates, quiebros y cambios. La "soka-muturra" (tenía la solemnidad de un rito. Ya para la primera quincena de enero empezaba la gente a preocuparse y comentar las sesiones municipales en las que se acordaba el número de bueyes que habrían de correrse todos los domingos desde San Sebastián, 20 de enero y el día de la Candelaria, hasta el martes de Carnaval. A la hora de correrlos, las 8 de la mañana, 12 de la mañana y 4 de la tarde, el alcalde, o quien le representase, daba la orden de salida, que transmitía personalmente el popular Salcedo, conserje del Ayuntamiento, trasladándose con mucha prosopopeya, seguido de toda la chiquillería a la barraca que servía de chiquero, aproximadamente la actual casa número 24 de la calle Aldámar, que servía de fondo a la calle de Iñigo, por donde hacía su primera carrera en dirección a la plaza de la Constitución.

Entre tanto, la banda de txistularis iniciaba los compases del Iriyarena y transmitida la orden de salida por Salcedo o por Juanito Irazurca, ordenanza de la Alcaldía, que le sustituyó en sus funciones, asomaba el primer carnicero dándole vueltas a la soka-muturra, acompañado de los gritos de la muchedumbre: Emen uek (¡Ahí viene!), que provocaba la desbandada de los timoratos y excitaba a los valientes a agarrarse a la soga y entrar con ella a la plaza del Ayuntamiento, en el centro de la que había una argolla en el suelo por donde se pasaba la soga, para amarrarla a una de las columnas que sostienen los arcos; transcurridos unos diez minutos, durante los cuales se habían lucido los atrevidos, se desataba la cuerda de la columna, se volvía a sacarla de la argolla y se devolvía el buey a su chiquero, para dar salida a otro u otros, según el número de los que se toreasen. El destino de la argolla era el limitar el radio de distancia hasta los arcos, para que el buey no llegara al interior de éstos, refugio de los que huían y de los que paseaban para verlos de cerca.

Cuando iba y venía el buey siguiendo la dirección de la plaza o del chiquero, solía dar algunos sustos, pues inesperadamente solía, a veces, dar una carrera por una calle colateral, por donde, oficialmente, no le correspondía y se formaba un tumulto. Esta diversión que, rara vez, ocasionaba más daño que el de alguna caída de la res, y que diligentemente era asistida en el Cuarto de Socorro de la plaza de las Escuelas, por el médico Don Julián Usandizaga y el practicante Don Blas Benegas, fue suprimida por el Ayuntamiento que, en sesión de 14 de enero de 1901, estimaba que era una diversión, si bien adecuada a pequeñas poblaciones, impropia de una ciudad, dado el crecimiento y desarrollo que iba adquiriendo. Este acuerdo provocó gran descontento y protestas, que se tradujeron en una algarada de tipo. amotinado con intervención de la fuerza pública, que se vio obligada a hacer tres descargas, previo toque de atención, dos al aire y una al suelo de rebote, con el propósito de disparar directamente al cuerpo si no se hubiera disuelto la multitud, según declaración del comandante señor Beorlegui.

El resultado fue varios heridos por pedradas, desperfectos de fachadas y balazos en algunas tiendas, y la detención y conducción a la cárcel de Ondarreta de muchos jóvenes, entre ellos, de algunas familias distinguidas, como Ignacio Colmenares, Rafael Eraso, Ezequiel Aizpurua, Alfonso y Javier Peña y Goñi, Ascensio Martiarena (el famoso pintor), Antxon Moreda y otros más, todos los cuales fueron puestos en libertad mediante fianza de 25.000 pesetas, que prestó por ellos el entonces joven periodista Don Rafael Picavea, fundador de EL PUEBLO VASCO, lo que le hizo ganarse muchas simpatías y votos para las próximas elecciones de diputados a Cortes, iniciándole en la política, donde, con posterioridad, actuó intensamente.

Tan festero ha sido siempre el donostiarra, que con fiesta inicia el año y con fiesta acaba, amojonando su calendario con holguras que acortan las estaciones frías y alargan las gratas.

La feria de Santo Tomás del 21 de diciembre sella el ciclo anual con txistorra y pan. En su origen, los baserritarras celebraban mercado en San Sebastián tal día, coincidiendo con el período de liquidación de rentas al propietario de sus tierras o caserío y, por tradición, éste les invitaba a comer. Además, era buen momento para hacer acopio de semillas, aperos y todo lo necesario para las faenas del nuevo año. Esta feria, ya hoy muy urbanizada, pervive con gran vigor, y raro es el hogar, puesto de trabajo o establecimiento público donde no se comparta en la ocasión txistorra y pan:

Santo Tomaseko feriya,
Txorixua eta ogiya!

El sorteo del cerdo, los concursos de ganado, verduras, espantapájaros, las competiciones de deporte rural y los actos culturales del 21 de diciembre en San Sebastián preludian la Navidad que tres días después comienza con las postulaciones del Olentzero; jóvenes vestidos al estilo tradicional, portando en andas la figura de trapo del mítico carbonero, recorren los barrios entonando viejas canciones en demanda de aguinaldo.

Desde 1884, el sábado anterior a la semana de Carnaval llegan a San Sebastián los Caldereros, bufa avanzadilla de pregoneros del rey Momo, que por una noche instalan su campamento zíngaro en el centro de la ciudad para deleitar al pueblo con sus canciones. Su himno, compuesto por Raimundo Sarriegui y Adolfo Comba, pertenece al patrimonio festivo más entrañable a los donostiarras:

¡Qué belleza!, ¡qué paisajes
contemplamos todos por doquier!
¡Al gran pueblo donostiarra
saludamos, llenos de placer!
Caldereros somos de la Hungría
que venimos a San Sebastián;
Aqui Momo sólo nos envía
a decirles que pronto vendrá.
Componemos la vanguardia
del alegre Carnaval.
¡Ay, cuánta dicha vamos a gozar!

Se trata de una peculiaridad del Carnaval de esta ciudad, pues si bien inicialmente los Caldereros formaban parte de las carnestolendas, su auge motivó que se independizaran desde el citado 1884, e incluso que dejaran secuelas, pues desde el año siguiente y hasta la fecha Artzaias e Iñudes (pastores y niñeras) desfilan cada Domingo de Caldereros.



La destrucción de los archivos históricos de la ciudad impide conocer el origen del Carnaval donostiarra, que a buen seguro se remonta a tiempos muy lejanos. Lo cierto es que en 1816, con la ciudad en ruinas y las heridas de su destrucción tres años antes aún sin restañar, quedó patente la peculiar inclinación de sus moradores para canalizar el dolor en vitalidad festiva, al organizar un emotivo Carnaval animado por aquel melancólico estribillo que para la ocasión escribiera el poeta José Vicente de Echegaray:

Privados en muchos años
de tunas y correrías
por fin con paz en Europa
volvemos a nuestros días.
San Sebastián desgraciada
venimos a ver tu suelo
con la música y el canto
a procurar tu consuelo.

Así fue como arraigó nuevamente el Carnaval donostiarra, al que acudía gente de todos los puntos para divertirse. Tras el largo paréntesis entre 1937 y 1977, renació como "fiesta de primavera" primero, y estrictamente como Carnaval a partir de 1979. Perdido el referente religioso que justificaba su carácter transgresor y saturnal, éste, al igual que los restantes carnavales urbanos, subsiste como espectáculo de presuntuosa exhibición, a pesar de los intentos puestos en marcha para dotarle de un carácter autóctono.

A mediados de agosto, cuando la belleza de Donostia alcanza su máximo esplendor, se celebra desde 1879 la Semana Grande. Sus luminosas noches y prolongados días atraen a los visitantes y estimulan el ocio del gran público, para cuyo solaz se organizan actividades de distinto pero muy equilibrado signo, iniciadas siempre con la Salve y el Festara el día 14.



El verano se cierra con la ofrenda del alcalde de la ciudad a Nuestra Señora del Coro, patrona de Gipuzkoa, en la víspera de su onomástica (9 de septiembre).

Como se dijo, el ciclo anual se cierra con una fiesta -Santo Tomás- y se abre con otra, precisamente la mayor y más importante de todas: la patronal de San Sebastián, el 20 de enero. La decisión de festejar cada año a San Sebastián en su festividad nace de la protección que se le atribuyó frente a la terrible peste del año 1597. El núcleo principal de la fiesta era la solemne procesión antes mencionada, hasta que la Tamborrada, que tanta fama ha dado a la ciudad, vino a robarle el protagonismo. Los orígenes de esta tradición son muy discutidos, pero no que surgiera de manera espontánea, e incluso algo anárquica, por iniciativa de la parte más dicharachera e iconoclasta de los donostiarras de la primera mitad del XIX. No obstante, la inclinación popular por las paradas grotescas viene de lejos. Ya a finales del siglo XVII el nutrido gremio de toneleros de San Sebastián improvisaba en su fiesta patronal de San Andrés "una mascarada que dura todo el día y hacen una porción de travesuras bastante ridículas", al son de sus toneles.

Según la versión más extendida sobre la génesis de la Tamborrada, la víspera de San Sebastián del año 1836 -con la plaza bloqueada por el ejército carlista-, los panaderos, pescateros y etxekoandres que se reunían a diario en las fuentes públicas de San Vicente a primera hora, junto a los trasnochadores y juerguistas de la ocasión, remedaron burlescamente con sus barriles a la guardia que, haciendo sonar tambores y pífanos, se dirigía como cada mañana desde Urgull a la muralla para efectuar el relevo, Tal fue el regocijo general, que al año siguiente volvió a repetirse y terminó constituyendo elemento esencial de la fiesta del 20 de enero. Parece claro, en cualquier caso, que los horrores de la guerra y la militarización casi permanente de San Sebastián por su estratégica ubicación, han dejado honda huella en los corazones de sus habitantes, cuyo carácter propenso a desdramatizar sus angustias y a hacer de la fiesta un vehículo de catarsis y comunión colectiva, transforma su realidad cotidiana en parodia primero y manifestación de clara impronta pacifista después. Este es el significado esencial de la Tamborrada donostiarra. Coincidiendo con la fiesta patronal, el Tambor de Oro se entrega desde 1967 a personalidades reconocidamente donostiarristas. La originalidad de las fiestas de San Sebastián explica que hayan sido objeto de múltiples imitaciones: ferias de Santo Tomás, arribada de Caldereros y tamborradas, se dan hoy no sólo en muchos puntos de Gipuzkoa sino en toda Euskal-Herria.

AAS

Calendario festivo
Fijas
5 de eneroCabalgata de Reyes
20 de eneroFiestas Patronales
5 de febreroSantagedak
1 de marzoIbaeta / Igara
1 de mayoLos Boscos
3 de mayoSeminario o Gurutze
13 de junioBuenavista
21 de junioHerrera
23-24 de junioNoche de San Juan
24 de junioAlto de Buenavista / Amara Zaharra / Ategorrieta / Oleta / Intxaurrondo Nuevo
29 de junioIgeldo
30 de junioAlza
16 de julioAñorga / Muelle
22 de julioEgia
25 de julioSagüés / Ulía / Zubieta
31 de julioAmara Zaharra / Gros / Loiola
4 de agostoMolinao
12 de agostoIsla Santa Clara
15 de agostoSemana Grande / Antiguo
Segunda quincena agostoErgobia
28 de agostoArtikutza
31 de agostoCalle de este nombre
8 de septiembreSalve de la Virgen del Coro
9 de septiembreTxomin Enea
14 de septiembreAiete / Intxaurrondo
Segunda quincena de septiembreLarratxo
21 de septiembreJolastokieta
12 de octubreMartutene
11 de noviembreSan Martín
21 de diciembreSantotomasak
24 de diciembreOlentzero
No Fijas
AscensiónMorlans
Sábado anterior a CarnavalCaldereros
Domingo de CaldererosArtzaias e Iñudes
Carnaval

El obispado Donostia ha pertenecido a tres obispados sucesivos. Originariamente y hasta el siglo XIX formó parte de la diócesis de Pamplona. En 1862 pasó a integrar, junto con Alava y Bizkaia, la diócesis triprovincial de Vitoria, y, en 1949 se erigió en cabeza del actual obispado de su nombre.

La principal parroquia de Donostia es el Buen Pastor, con categoría de catedral. Hay además 33 parroquias de barrio, todas ellas pertenecientes al arciprestazgo de San Sebastián: Ayete, Corazón de María, Espíritu Santo, Franciscanos de Atotxa, Igeldo, Inmaculada Concepción, Jesús de Nazareth, María Auxiliadora, María Reina, Nuestra Señora de Aránzazu, Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora del Rosario, Resurrección, Sagrada Familia, Sagrado Corazón, San Francisco Javier, San Ignacio, San José, San José Obrero, San Juan Bautista, San Luis Gonzaga, San Marcial, San Martín Obispo, San Pablo, San Pío X, San Sebastián Mártir, San Vicente, Santa Cruz, Santa María, Santiago Apóstol, Santo Guztiak. Las ermitas son Santa Cruz de la Mota, Invención de la San Cruz de Ayete, Monumento al Sagrado Corazón de Urgull, Nuestra Señora de Loreto, Santo Angelo, Santa Ana, San Antonio Abad, Santa Clara, San Martín Obispo, San Pedro, Santiago de los Podavines, Santa Teresa de Ayete y Santutxo en el Antiguo. Las parroquias intramurales más antiguas son las de Santa María y San Vicente citadas ya en la documentación del siglo XII. En su origen componían una misma parroquia indivisa cuyo patronato correspondía a la ciudad, pese a lo cual, según sentencia del obispo de Pamplona Pérez de Legaria de 1302, la presentación de los cargos eclesiásticos correspondía a los cabildos civil y eclesiástico, con voto de calidad del alcalde en caso de empate.

Según consigna Gorosabel, en lo antiguo el arcediano de tabla de la catedral de Pamplona proveía 40 de las 80 epistolanías o beneficios de estas dos parroquias. También que su cabildo eclesiástico ponía un vicario en el lugar de Igeldo. Después, dice, "conmutaron las respectivas atribuciones por medio de una escritura de concordia" en virtud de la cual el arcediano cedió al cabildo la facultad de presentación y éste traspasó a su vez la provisión de la vicaría de Igeldo. En 1583 el obispo de Pamplona, Pedro de la Fuente, otorgó a cada una su propia feligresía. Pese a ello, en el siglo XIX ambas parroquias seguían unidas componiendo un solo cabildo. La de Santa María fue declarada basílica en 1973. Existió asimismo una iglesia de la advocación de Santa Catalina en el barrio extramural de San Martín, cerca del puente de madera que en el siglo XIX aún se alzaba sobre el Urumea. Estaba servida por un vicario sin administración de sacramentos. Perteneció a los templarios y, tras la extinción de éstos, a la orden de San Juan. Como consecuencia del cerco de 1719 fue demolida. De ella había surgido la cofradía de su nombre compuesta por maestros navieros, mercaderes, pilotos y mareantes, que siguió celebrando a su santa y erigió en la parroquia de Santa María un altar a ella dedicado.

Se ha mencionado ya en el apartado Historia la iglesia rural o monasterio de San Sebastián el Antiguo, origen histórico de esta ciudad. Según Gorosabel, parece ser que esta iglesia fue cedida en 1542 al convento de religiosos de Santo Domingo de esta ciudad, cuyo prior era cura párroco. Fue destruida en 1836 (guerra carlista) y reedificada de menores proporciones. A esta parroquia estuvo unido el convento de Dominicas. Fuera de los muros antiguos de Donostia se alzó, en el lugar ocupado desde 1868 por el Colegio de San Bartolomé de la Compañía de María, el monasterio de San Bartolomé hasta su destrucción durante la Primera Guerra Carlista y su traslado a Astigarraga en 1850. Debido a su gran importancia nos extenderemos en su historial.

  • Consolidación de la trayectoria fundacional: 1250-1318

Cabe destacar en este período la decisiva cristalización de la existencia del Monasterio en sus rasgos organizativos, con un reforzamiento de los lazos con el prelado pamplonés y de la normativa canónica regular. Igualmente, en sus expectativas económicas, gracias al crecimiento de sus propiedades e ingresos, apreciándose ya una diversificación de sus rentas. Y por último, en su proyección social, al ocupar un puesto en la política de donaciones de los monarcas castellanos, al obtener la consideración de los donostiarras y al ejercer un papel no insignificante en la vida espiritual de éstos. No obstante, tropezó el Monasterio también con dificultades. Así, verosímilmente afectado por un incendio, tuvo que ser reconstruido a instancias del obispo Don Miguel Sánchez de Uncastillo, quien, poco después, en 1280, expedía un despacho por el que otorgaba indulgencias a los fieles que ofreciesen limosna a San Bartolomé para el sustento de sus monjas, su fábrica, luminaria y demás necesidades.

Igualmente, concedía preferencia a los limosneros de San Bartolomé respecto de los otros cuestores de la diócesis, exceptuados los de la catedral de Pamplona. De este modo, las mercedes no se hicieron esperar. Sancho IV de Castilla, con motivo de su segunda estancia en San Sebastián en 1290, no sólo tomó bajo su protección al Monasterio, sino que, a petición de éste, le confirió 1.000 maravedíes anuales de la moneda de la guerra destinados a las obras de la iglesia y convento. En tal sentido en 1294, ordenaba a los diezmeros, ante el incumplimiento de la disposición anterior, pagar a San Bartolomé 1.000 mrs. anuales situados en los diezmos de la mar de San Sebastián. Y, simultáneamente, mandaba al concejo de dicha villa que no forzase al Monasterio a proveerse en ella, permitiéndole comprar productos básicos (pan, vino, sidra...) allí donde más le conviniese. Todo ello en el marco de la expansión comercial donostiarra -dos años después quedaría constituida la Hermandad de las Marismas de Castilla con Vitoria-.

Este proceso culminó con el privilegio de Bonifacio VIII de 1298, confirmatorio del de Inocencio IV; con el despacho del obispo Don Miguel Pérez de Legaria de 1302, por el cual otorgaba a San Bartolomé el amparo episcopal; y con la "refundación" de 1305 por el arcediano de la cámara del cabildo catedralicio pamplonés Don Juan Juániz de Aizaga -generoso y diligente alentador del robustecimiento de la mitra y catedral iruñesas-. Siendo el prior Don Iñigo López de Lumbier vicario general en sede vacante, el arcediano Aizaga, tras reedificar el Monasterio luego de un posible incendio h. 1301, acordó con las religiosas de San Bartolomé -mediante escritura del escribano público clérigo Don Martín Miguel de Arbizu- la adecuación de la regla canónica practicada por ellas con arreglo al modelo de San Pedro de Ribas, lo cual conllevaba la perenne subordinación al obispo de Pamplona. En caso de quebrantar tales preceptos, las monjas se verían privadas en provecho de la iglesia- catedral de Santa María de los bienes y rentas con los cuales había dotado a San Bartolomé. Estos suponían un interesante aporte agrario para el Monasterio, localizándose en Gipuzkoa oriental (molinos, casas y manzanal de Loyçata/Loyztaran-en el término de San Sebastián-; molinos en Ramel y collazos en Eldua y Blastegui -en las proximidades de Tolosa-) y en Navarra (34 cahíces de trigo en rentas en Adiós y viñas en Artazu -cerca de Puente la Reina-; otros 6 cahíces y 1 robo de trigo en Góngora -no lejos de Pamplona-; 18 cahíces en Arazuri, y 18 más en Berrio y Ainzoain junto a Pamplona-; y 3 cahíces y 3 robos igualmente de trigo en collazos en Berama -en el Valle de Araquil-).

A su vez, como símbolo de este compromiso, las Agustinas donostiarras se obligaron a la entrega el día de Navidad de 6 libras de cera a la mitra pamplonesa y de 40 sueldos de sanchetes al cabildo catedralicio para un aniversario por Don Juan Juániz de Aizaga, así como a una plegaria diaria por él y por sus parientes en vida y posteriormente en sufragio de sus almas. Por último en razón de una sentencia arbitraria del obispo Don Arnalt de Puyana, del hospitalero Sancho Martínez de Guerguetiain, y del arcediano de Valdeaibar Don Iñigo García de Huarte en favor de San Bartolomé, en enero de 1318 -cuando aún no se había posesionado de la diócesis su nuevo prelado Don Arnalt de Barbazán-, el arcediano de la cámara Don Adán de Arteiz confirmaba a la priora Dña. Peyrona y al Monasterio sus propiedades, rentas y derechos.

  • Generalización de las mercedes reales: 1318-7400

Esta etapa quedó marcada por el trato pródigo en favores con el que distinguieron a S. Bartolomé los monarcas castellano-leoneses, tanto de la casa de Borgoña como de la de Trastámara. Tal liberalidad tuvo esencialmente un objetivo económico cifrado en el aumento de los ingresos del Monasterio, particularmente los relacionados indirectamente con el sector terciario, y en la salvaguardia de su patrimonio y privilegios. Así, brilló por su largueza Alfonso XI, probado bienhechor de la villa de San Sebastián. En 1318 y 1332, hacía hincapié en el libre abastecimiento de las monjas, cuestión contemplada ya por su abuelo Sancho IV (real cédula de 1294 -confirmada por Fernando IV en 1308-). Del mismo modo, en 1318 y de nuevo en 1332, prohibía al concejo de San Sebastián y otros lugares el embargo al Monasterio de los heredamientos indispensables para el mantenimiento de medio centenar de religiosas. En 1330, ordenaba al concejo de Tolosa que respetara una escritura de convenio entre el mismo y San Bartolomé acerca de unos molinos y puente que poseían a medias cerca de Tolosa.

Y, por fin, en 1318 y 1328 -en esta fecha a petición de los vecinos de San Sebastián el preboste Don Guillem Per de Mans y Don Sancho Pérez de Aragón en nombre de las monjas de San Bartolomé-, revalidaba, como había hecho su padre en 1304, la concesión por Sancho IV de un millar de maravedíes en los diezmos de la mar donostiarras. Reforzaba el soberano castellano esta merced en 1348 al eximir a aquéllas de la presentación de "cartas de recaudamiento" para la percepción de los mencionados 1.000 mrs. ante los recaudadores de los susodichos diezmos. La actuación de los monarcas sucesivos incidiría reiteradamente sobre este último asunto. Pedro I confirmaba en 1351 los 1.000 mrs. allanando obstáculos en su libramiento. En 1379, Don Pedro Juanes de Suasti, capellán y procurador de la comunidad agustina, obtenía de los alcaldes de San Sebastián Don García de Getaria y Don Martín Martínez de Durango un traslado de la carta de privilegio de Enrique II por la que, en 1374, otorgaba a San Bartolomé los dichos 1.000 mrs. anuales de la moneda de a 10 dineros el maravedí en los diezmos del puerto donostiarra. Juan I y Enrique III la ratificaban en 1379/1392 y 1393/1400 respectivamente. Este disponía en 1400 (albalá y confirmación) que los contadores mayores hicieran constar en los libros los 1 .000 mrs. de S. Bartolomé, así como los 3.000 del consejo donostiarra, para que les fueran abonados, lo cual no se verificaba desde 1395. Por otra parte, Juan Y renovaba en 1385 la protección regia conferida al Monasterio por Sancho IV y Alfonso XI. Paralelamente, San Bartolomé se beneficiaría sin duda con la fructífera y creciente intervención donostiarra en la inserción de la Corona castellana en los circuitos comerciales internacionales, sobre todo atlánticos.

  • Intensificación de la vida socioeconómica del Monasterio: 1400-1518

El rasgo más significativo de esta centuria radicó principalmente en un activo despliegue de la potencialidad económica de un monasterio en expansión. Juros, transacciones inmobiliarias, rentas, donaciones y dotes se fueron acumulando, aunque de manera acorde con las condiciones sociodemográficas del San Sebastián de la época, núcleo urbano de pequeño tamaño. Así, una muestra del desprendimiento individual para con las religiosas donostiarras fue la dejación por Don Juan de Aguirre en 1471 en favor de San Bartolomé de 3.000 mrs. de juro de heredad adquiridos de Enrique IV (2.000 en las alcabalas de San Sebastián y 1 .000 en las de Pasajes -por un albalá de 1473 éstos se situarían en las de Astigarraga-). Al mismo tiempo, si bien con algún retraso en su materialización práctica, las atenciones reales proseguían (vg.: la confirmación del privilegio de Enrique II de 1374 por Juan II -1427-, Enrique IV -1460 y Reyes Católicos -1484 y 1491-). Sin embargo, el Monasterio de San Bartolomé hubo de enfrentarse también a diversas querellas en temas económicos con instituciones y particulares varios, y a las consecuencias no siempre positivas que le acarreaba su ubicación estratégica fuera del recinto murado donostiarra.

Por otro lado, las relaciones con la mitra y cabildo iruñeses eran altamente satisfactorias. En esta línea se inscribe la permuta llevada a efecto en 1436 por Don Diego García de Unzué, licenciado en decretos y hospitalero de la catedral de Pamplona, y el Monasterio de San Bartolomé. Este renunciaba a la pecha que tenía en Arazuri y Adiós en beneficio del dicho canónigo hospitalero, quien, por su parte, entregaba al Monasterio las heredades pertenecientes a su dignidad en Gipuzkoa, y singularmente en la comarca de Hernani, y se comprometía al pago por él y sus sucesores en el cargo de 20 gruesas que hasta entonces desembolsaban las monjas para la pitancería de la catedral. Aprobado días después por el obispo Don Martín de Peralta el Viejo, este convenio respondía tal vez a una voluntad recíproca de concentración territorial de los bienes adscritos al cabildo y al Monasterio. Asimismo, bajo el gobierno episcopal de Don Nicolás de Echávarri Don Domingo de Roncesvalles, prior de la catedral de Pamplona, hacía en 1466 de las canónigas regulares donostiarras miembros de la Cofradía de Santa María de dicha catedral, junto con el disfrute de cualquier privilegio, gracia, indulgencia y beneficio concedido a la misma en el pasado y en el futuro por la jerarquía pontificia, arzobispal o episcopal. En lo tocante a los pleitos sostenidos por San Bartolomé, la situación puede quedar ejemplificada por los mantenidos con:

I. El concejo donostiarra acerca de la imposición y repartimiento de tributos, pechas y derramas por éste sobre las propiedades del Monasterio, lo cual fue prohibido por real ejecutoria de 1511.

2. Don Pelegrín de Hua, capellán de la iglesia de San Sebastián el Antiguo, al negarse las monjas a satisfacer la primicia, alegando que estaba destinada al proveimiento de cálices, libros y ornamentos para el culto, de tal suerte que la villa de San Sebastián les acordó en 1418 el amparo solicitado por la priora Dña. Mencía del Puerto y la tesorera Dña. María Juana de Lana.

3. Las vecinas de Usúrbil Dña. María Miguelez de Urdayaga y Dña. Leonor de Avendaño, su hija, al perjudicar la nueva nasa para salmones de éstas a la de Girondo, de la cual las agustinas gozaban aguas abajo del Oria, logrando en tal sentido una real ejecutoria en 1513 que les compensaba con la tercera parte de la nasa de las usurbiltarras. Esta fase concluyó con la convulsión que representó para las canónigas regulares de San Bartolomé el pillaje e incendio de su morada con motivo del asedio frustrado de San Sebastián en 1512 por las tropas francesas de M. Odet de Foix vizconde de Lautrec (primera tentativa de recuperación del trono de Navarra por Catalina de Foix y Juan III Albret ). Estos daños vinieron a sumarse a los causados por la invasión francesa de 1476 (Guerra de Sucesión castellana), de manera que las monjas de San Bartolomé tuvieron que hacer frente a la reconstrucción de su iglesia y a las secuelas económicas de tales eventos. De ahí que Fernando V les facilitase 20.000 mrs. de las penas de cámara de Gipuzkoa, que todavía no habían cobrado en 1518 cuando Carlos I decretó que les fueran entregados. Igualmente, instaba en 1514 el Rey Católico al corregidor de Guipúzcoa a que colaborase en la citada reedificación. Por consiguiente, el Monasterio de San Bartolomé encaraba una nueva etapa remozando su porte con el auxilio regio.

En cuanto a su organización y disciplina internas, ignoramos si alcanzó a San Bartolomé el clima de relajación de la vida eclesiástica regular que se difundió a lo largo de los siglos XIV y XV. Parecen indicar que no sucedió tal cosa, al menos de forma alarmante, la desautorización en 1499 por Achiles de Crasis, doctor en ambos derechos y capellán de Alejandro VI, de la tentativa de Fr. Juan de Vitoria de reformar el Monasterio, invocando presunta potestad apostólica para la visita, así como su protagonismo en la fundación de otros conventos guipuzcoanos de canónigas regulares a lo largo del siglo XVI. Probablemente, las monjas de San Bartolomé observaron el "Ordo antiquus", esto es la "Regla de Aquisgrán modificada" y la "Regula Tertia" de San Agustín. No estuvieron obligadas a guardar clausura hasta el período conciliar tridentino, no hallándose cercada por muro la huerta y pudiendo ellas acceder a la villa y sus alrededores (así cantaban el día de Sta. Clara vísperas en una ermita, acaso de su propiedad, en la isla donostiarra de la misma advocación). Su función esencial era la propia de todo el canonicato regular, el canto del oficio divino, conjugando la espiritualidad monástica tradicional con cierta conciencia del apostolado. Las profesas, posiblemente ya de procedencia social acomodada, tenían vedado el abandono definitivo de este Monasterio sin licencia episcopal, a no ser que ingresasen en otro de vida más severa.

A su cabeza se encontraba una priora, elegida libremente por la comunidad y, como quedó señalado, debían acatamiento perpetuo al obispo de Pamplona. Y fue indudablemente la sede mitrada iruñesa la que, ante el afincamiento creciente de otras Ordenes femeninas en la Provincia (Concepcionistas en Azpeitia -1497-, Oñati -1500- y Mondragón -1511- y, Clarisas en Oñati -1514- y Elgoibar -1533-), impulsó la fijación de la observancia canónica regular por parte de las religiosas de San Bartolomé en los nuevos conventos de canónigas regulares surgidos a la luz de la expansión del monacato femenino en Gipuzkoa durante los ss. XVI y XVII: Hernani -1544-, Mondragón -antes de 1550- y Garagarza de Mendaro -1561- (las fundaciones agustinas de Rentería -1543-, Soraluze -a. 1589- y Eibar -1602- se debieron sin embargo a ermitañas descalzas de San Agustín, canónigas regulares logroñesas y agustinas recoletas respectivamente). Por otra parte, San Sebastián habría de esperar hasta 1546 para que, con el establecimiento de las dominicas junto a la iglesia de San Sebastián el Antiguo, se desvaneciese el acaparamiento que desde el siglo XIII imponía el Monasterio de San Bartolomé del Camino sobre la religiosidad comunitaria femenina donostiarra. Y ello en una villa en la que, por lo demás, las Ordenes religiosas en general, exceptuados los escasos monjes o clérigos regulares del monasterio de San Sebastián el Antiguo -monasterio lo de mediados del siglo XI- y los hospitalarios de San Juan de Jerusalén -iglesia de Sta. Catalina, extramuros, del siglo XIII-, por muy diversos factores no llegaron a arraigar. Al siglo XVI le tocaría ser el marco del enraizamiento definitivo, aunque no exento de sobresaltos al principio, de algunas de ellas en la vida espiritual y socioeconómica donostiarra.

Fundado por Alonso de Idiáquez en el año 1546, originariamente beaterio. Estuvo unido al monasterio de San Sebastián el Antiguo siendo destruido también durante la Primera Guerra Carlista. Sus monjas se establecieron en Uba.

El convento masculino intramural de dominicos de San Telmo fue fundado por el tolosarra Alonso de Idiáquez y su mujer Gracia de Olazábal mediante capitulaciones entre la ciudad y Fray Juan de Robles, prior de Atocha que acudió a tomar posesión de la obra finalizada en 1551. Su patronato perteneció a los sucesores de los fundadores. Fue suprimido con la desamortización de 1836 y fue destinado a parque de artillería.

En 1606 se concertó la escritura entre los Recoletos de la orden de San Francisco y la ciudad para establecer el convento de Jesús en el lugar denominado casa Chartico, al otro lado del puente de Santa Catalina. La ciudad adquirió la casa y pertenecidos con lo que conservó el patronato. Fue suprimido también en 1836 y destruido durante la guerra en curso. Sobre su solar se edificó con posterioridad la Casa de Beneficencia o Misericordia.

Los jesuitas poseyeron desde 1619 un Colegio de la Compañía de Jesús en la calle de la Trinidad. Las comunidades de San Telmo y San Francisco se opusieron a este establecimiento solicitando del Rey su expulsión por alborotar al pueblo y dividir en bandos a los habitantes de la ciudad. En efecto, según recoge Gorosabel, la implantación de los jesuitas dividió al vecindario instigado por dominicos y franciscanos. En 1626 esta división acabó con una refriega con desórdenes y heridos ya que los jesuitas pretendieron que se les entregase la basílica de Santa Ana, aneja a la parroquia de Santa María. La expulsión no tuvo lugar, sin embargo, hasta el siglo XVIII. Evacuados los jesuitas, el convento fue convenido en cárcel civil.

También en el siglo XVII, en 1663, fue fundado, merced a los bienes de Simona Lajust, el convento de Santa Ana y Santa Teresa, en la subida del Castillo, siendo entregado a las carmelitas descalzas. La ciudad obtuvo el patronato y las monjas vinieron de Tarazona y Zumaia.

  • AGUIRRE SORONDO, Antxon. Guía de fiestas populares de Guipúzcoa. San Sebastián: Fundación Cultural "Caja de Gipuzkoa", 1989.
  • ALVAREZ ENPARANTZA, José Luis "Txillardegi". Antigua 1900. Kutxa, 1992.
  • ANABITARTE, Baldomero. Gestión del Municipio de San Sebastián en el siglo XIX. San Sebastián: 1903.
  • ANABITARTE, Baldomero. Gestión Municipal de San Sebastián (1894-1900). San Sebastián: 1905.
  • ANABITARTE, Baldomero. Gestión Municipal de San Sebastián (1901-1925). San Sebastián: 1971.
  • ARIZAGA BOLUMBURU, Beatriz y BARRENA OSORO, Elena. "El litoral vasco peninsular en la época pre-urbana y el nacimiento de San Sebastián". Lurralde, XIII (1990), págs. 227-312.
  • ARJONA, José Joaquín. Donde el veraneo nace. Caja de Ahorros Provincial, 1979.
  • AROZAMENA, Jesús M.ª. San Sebastián. Biografía sentimental de una ciudad. Madrid: Samarán Ediciones, 1963.
  • ARTOLA, Miguel. Historia de la Reconstrucción de San Sebastián. San Sebastián: Ediciones del Excmo. Ayuntamiento, 1963.
  • ASTIAZARAN ACHABAL, María Isabel. La iglesia de Santa María de San Sebastián. Vitoria: Soc. Guip. de Edic. y Publ., 1989.
  • AZCONA, Tarsicio de. Fundación y construcción de San Telmo de San Sebastián. Estudio y documento. San Sebastián: 1972.
  • AZKUE, Dionisio de "Dunixi". Mi pueblo, ayer (croquis donostiarras). San Sebastián: sin fecha.
  • BANUS y AGUIRRE, José Luis. El fuero de San Sebastián. San Sebastián: Ediciones del Excmo. Ayuntamiento, 1963.
  • BANUS y AGUIRRE, José Luis. "Prebostes de San Sebastián". Boletín de Estudios Históricos de San Sebastián, V (1971), 13-70; VI (1972), 11-51; VII (1973), 199-242
  • BANUS y AGUIRRE, José Luis. "Ordenanzas de la cofradía de Santa Catalina". Boletín de Estudios Históricos de San Sebastián, VIII (1974), 73-106.
  • BANUS y AGUIRRE, José Luis. "Alcaldes y capitulares de San Sebastián (1286-1813)". Boletín de Estudios Históricos de San Sebastián, IX (1975), 11-49.
  • BANUS y AGUIRRE, José Luis. Glosas euskaras. San Sebastián: Ediciones de la Caja de Ahorros Provincial de Guipúzcoa, 1975.
  • BANUS y AGUIRRE, José Luis. El San Sebastián de Antaño. San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1988.
  • BARRENA OSORO, Elena. La formación histórica de Guipúzcoa: transformaciones en la organización social de un territorio cantábrico durante la época altomedieval. San Sebastián: Universidad de Deusto, 1989.
  • BOLETIN DE INFORMACION MUNICIPAL de la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de San Sebastián, n° 17, enero-febrero-marzo 1963.
  • CAJA LABORAL POPULAR. Economía Vasca. Informe 1991.
  • CALVO SANCHEZ, María Jesús. Crecimiento y estructura urbana de San Sebastián. San Sebastián: 1983.
  • CAMINO Y ORELLA, Joaquín Antonio. Año 1789. Inventario de Bulas, Cédulas Reales, Executorias, Privilegios, y demás papeles importantes que se hallan en el Archivo del Monasterio de San Bartholome, sacado de los mismos originales este año de 1789 por comisión de la Ciudad con licencia particular de Don Estevan Antonio de Aguado y Roxas Obispo de Pamplona. (Archivo del Monasterio de San Bartolomé del Camino. S. sign. Manuscrito, 10 folios).
  • CAMINO Y ORELLA, Joaquín Antonio. Historia Civil-Diplomático-Eclesiástica Anciana y Moderna de la Ciudad de San Sebastián con varias noticias particulares pertenecientes a la Provincia de Guipúzcoa. San Sebastián: Edición de Fausto Arocena. Ediciones del Excmo. Ayuntamiento de la Ciudad de San Sebastián, 1963, XV + 270 págs.
  • CAMINO Y ORELLA, Joaquín Antonio. Historia de San Sebastián. San Sebastián: Publicaciones del Excmo. Ayuntamiento, 1963.
  • CIRIQUIAIN-GAIZTARRO, M. Los puertos marítimos vascongados. San Sebastián: Biblioteca Vascongada de los Amigos del País, 1951.
  • COLECCION de documentos históricos del Archivo Municipal de la Muy Noble y Muy Leal ciudad de San Sebastián. San Sebastián: Ediciones del Excmo. Ayuntamiento 1895.
  • CORTAZAR Y MACHIMBARRENA, Antonio. Monografía de la iglesia parroquial de Santa María, de la ciudad de San Sebastián. San Sebastián: 1974.
  • CUADRA ECHAIDE, Pilar de. Parroquia de San Ignacio de Loyola. San Sebastián. San Sebastián: Caja de Ahorros Municipal, 1974.
  • CHIAPUSO, Manuel. Los anarquistas y la guerra en Euskadi. La comuna de San Sebastián. San Sebastián: Txertoa, 1977.
  • GARATE OJANGUREN, Montserrat. La Real Compañía Guipuzcoana de Caracas. San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1990.
  • MARTIN RUDI, Javier. Cien años de la vida económica de San Sebastián (1887-1987). Instituto Dr. Camino, 1995.
  • GARIBAY ZAMALLOA Esteban. Los XL libros del Compendio historial de las chronicas y universal historia de todos los reynos de España. Anueres: Plantino, 1571.
  • GRANDIO, Yazmina. Urbanismo y Arquitectura Ecléctica en San Sebastián, 1890-1910. San Sebastián: 1987.
  • INSAUSTI Sebastián de. "Quema de San Sebastián". Boletín de Estudios Históricos de San Sebastián, VI (1972), 197-199.
  • INZAGARAY, Ramón de. Historia eclesiástica de San Sebastián. Introducción e Indices por Fausto Arocena. San Sebastián: Publicaciones de la Excma. Diputación de Guipúzcoa, 1951, XIX + 518 págs.
  • IZAGUIRRE, Ricardo de. "La donación a Leire. Contribución al estudio de los orígenes de San Sebastián". Euskalerriaren Alde, XXI (1931), 126-129.
  • IZAGUIRRE, Ricardo de. "Historia y toponimia donostiarra. El primer grupo de documentos referentes a San Sebastián en Hernani". Homenaje a Don Julio de Urquijo. III. Boletín de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, (1951), 335-406.
  • LABURU, Miguel. 75 años de historia de la Sociedad de Oceanografía de Guipúzcoa (1908-1983). 1986.
  • LABURU, Miguel. La escuela de pesca de San Sebastián. Vitoria-Gasteiz: Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, 1992.
  • LACARRA, José María. Con la colaboración de Angel J. MARTIN DUQUE. Fueros derivados de Jaca. I. Estella-San Sebastián. Pamplona: Institución Príncipe de Viana, 1969.
  • LACARRA, José María. Juan Miguel Orcolaga y el observatorio meteorológico de Igeldo. 1988.
  • LAZCANO Samuel. Creación y ordenanzas del Consulado de San Sebastián. San Sebastián: 1986.
  • LASA J. Ignacio. Los franciscanos en San Sebastián (7512-1606). San Sebastián: 1982.
  • LOYARTE, Adrián. La vida de la ciudad de San Sebastián: 1900-1950. San Sebastián: 6 tomos, 1950-1954.
  • MAISTERRENA, Asunción; VIVES, Gabriela; AGUINAGALDE, Fco. Borja; ROLDAN, José Mª. "Documentación del siglo XIII del Monasterio de San Bartolomé del Camino de San Sebastián". Congreso El Fuero de San Sebastián y su época. San Sebastián: Eusko Ikaskuntza, 1982, págs. 499-508.
  • MARTINEZ DIEZ, G.; GONZALEZ DIEZ, E. y MARTINEZ LLORENTE, F. J. Colección de documentos medievales de las villas guipuzcoanas (1200-1369). San Sebastián: Juntas Generales y Diputación Foral de Gipuzkoa, 1991.
  • MEXIA CARRILLO, Fernando. El castillo de Santa Cruz de la Mota y las murallas de la plaza de San Sebastián. San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1979.
  • MUGICA, Serapio. Geografía General del País Vasco-Navarro. Tomo Provincia de Guipúzcoa. Barcelona, 1918.
  • MUGICA, Serapio. "Donación a Leire. Orígenes de San Sebastián. Iglesias de Santa María, San Sebastián y San Vicente". Revista Internacional de Estudios Vascos, XXVI (1935), 393-422.
  • MUGICA, Serapio. "Los gascones en Guipúzcoa". Estudios sobre San Sebastián. San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1980, pp. 65-97.
  • MURUGARREN Luis. San Sebastián-Donostia. San Sebastián: Caja de Ahorros Municipal, 1978.
  • MURUGARREN Luis. Basílica de Santa María. San Sebastián. Su historia, arte y vida. San Sebastián, Caja de Ahorros Municipal, 1973.
  • "NOTICIA HISTORICA del Convento de San Bartolomé, extramuros de la Ciudad de San Sebastián, o sea de Canónigas Regulares de nuestro Padre San Agustín que desde el año de mil ochocientos cuarenta y nueve ocupa el Convento de la Villa de Astigarraga. Edic. de Fausto Arocena". Colección de Documentos Inéditos para la Historia de Guipúzcoa. Vol. 2. San Sebastián: Publicaciones de la Excma. Diputación Provincial de Gipuzkoa, 1958, pp. 121-132.
  • OLAECHEA Juan Bautista. ¿Quién destruyó San Sebastián? San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1973.
  • OLAVIDE-ALBARELLOS-VIGON. Historia de las Fortificaciones de San Sebastián. San Sebastián: Ediciones del Excmo. Ayuntamiento, 1963.
  • ORDOÑEZ, Joaquín. San Sebastián en 1761. Descripción de la ciudad, sus monumentos, usos y costumbres. San Sebastián: Ediciones del Excmo. Ayuntamiento, 1963.
  • PEREZ-ARREGUI FORT, Ignacio. Historia de San Sebastián. San Sebastián: 1966.
  • PEREZ-ARREGUI FORT, Ignacio. San Sebastián, historia y alma de sus calles. San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1977.
  • PLACER GALAN, Carlos, y URKIA ETXABE José María. El Cuarto de Socorro de San Sebastián. Orígenes y desarrollo (1881-1936). San Sebastián: Instituto Dr. Camino, 1993.
  • PEÑA, Juan María. Recuerdos del Hotel de Londres y de Inglaterra. San Sebastián: Impreso en Gráficas Valverde, 1987.
  • PIRALA, Angel. San Sebastián en el siglo XIX. Madrid: 1900.
  • RODRIGUEZ DEL CORO, Francisco. San Sebastián. Revolución liberal y II Guerra Carlista. San Sebastián: 1986.
  • RODRIGUEZ SORONDO M.ª del Carmen. Arquitectura Pública en la ciudad de San Sebastián (1813-1922). San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1985.
  • RODRIGUEZ-SAN PEDRO BEZARES, Luis Enrique. Sensibilidades religiosas del barroco: Carmelitas Descalzas en San Sebastián. Vitoria: Kutxa, 1990.
  • SADA Javier M.ª Centros de Turismo donostiarras. San Sebastián: Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones, 1968.
  • SADA Javier M.ª Dos siglos de tamborrada. San Sebastián: Caja de Ahorros Municipal, 1977.
  • SADA Javier M.ª San Sebastián calle a calle. San Sebastián: 1985.
  • SADA Javier M.ª Compañía del tranvía de San Sebastián. San Sebastián: 1987.
  • SADA Javier M.ª Cinematógrafos donostiarras. San Sebastián: Filmoteca Vasca, 1991.
  • SADA Javier M.ª; FERNANDEZ, Tomás. Historia de los casinos de San Sebastián, siglos XIX y XX. San Sebastián: Nuevo Gran Casino del Kursaal, 1987.
  • SAN SEBASTIAN en 1700. Una descripción de San Sebastián publicada en Londres en 1700. Traducción y notas de Manuel Conde López. San Sebastián: Librería Internacional, 1985.
  • SILVAN, Leandro. El Término Municipal de San Sebastián. Su evolución histórica. San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1971.
  • TELLABIDE AZKOLAIN, Josu. Donostiako toponimi erregistroa. Registro toponímico donostiarra. Ayuntamiento de San Sebastián, 1995.
  • TELLECHEA IDIGORAS José Ignacio. Otra cara de la Invencible. San Sebastián: Publicaciones del Grupo Dr. Camino de Historia Donostiarra de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, 1988.
  • TUDURI, José Luis. San Sebastián: Un Festival, una Histaria. (1953-1966). San Sebastián: Filmoteca Vasca, 1989.
  • VV.AA.: Donostiako alde zaharraren berreraikuntza-La reconstrucción de la parte vieja de San Sebastián. Ayuntamiento de San Sebastián, 1991.
  • VV.AA.: Donostia / San Sebastián. Vida, paisajes, símbolos. Sendoa, 1994.
  • VV.AA.: Donostiako forua eta bere garaia. Congreso El fuero de San Sebastián y su época. San Sebastián: Eusko Ikaskuntza, 1981.