Politikariak eta Kargu publikoak

Fortún Ardaiz, Jesús

Político navarro. Nacido en Cárcar el 23 de febrero de 1920, fallecido en Allo el 19 de septiembre de 1992.

Era biznieto del diputado foral por Estella de 1863, 1865, 1874 y 1875 Fortunato Fortún Soto.

Ingresó en el Seminario Conciliar de Pamplona en 1932, donde realizó cuatro cursos de Humanidades, hasta el estallido de la Guerra Civil. En 1943 se licenció en Derecho por la Universidad de Madrid. Era abogado. Sin embargo, su actividad profesional estuvo sobre todo relacionada con la administración de sus importantes propiedades agrícolas de Cárcar.

En noviembre de 1936, durante la guerra civil, se incorporó como voluntario carlista en el Tercio de San Miguel y fue destinado al frente del Norte con sólo 16 años. El 27 de septiembre de 1937 fue herido de bala en Onís (Asturias). Tras la convalecencia, realizó el curso de formación de alféreces provisionales en la Academia de Ávila y, a pesar de no tener la edad mínima exigida de 18 años, recibió el nombramiento. En enero de 1938 se incorporó como alférez a una unidad regular del Ejército, el 10º batallón del regimiento América, en el que continuó hasta el final de la guerra.

Pese a su adscripción inicial tradicionalista, durante su carrera política no destacó por su cercanía al carlismo. Ocupó diversos cargos dentro del Movimiento, como Delegado de Excombatientes de FET-JONS en Navarra hasta su cese en 1954, Delegado provincial del Ministerio de la Vivienda en Logroño (de 1957 a 1961) y Subjefe Provincial del Movimiento en Navarra (entre 1972 y 1974). José Luis Arrese, con quien mantenía relación de amistad, le ofreció también el cargo de gobernador civil de Logroño en 1956, que no aceptó.

Su larga carrera política en cargos públicos comenzó con su nombramiento como alcalde de Allo por parte del gobernador civil el 9 de julio de 1948, mientras que su suegro Francisco Abete, también importante propietario, fue nombrado concejal. Permaneció al frente del consistorio hasta el 4 de julio de 1954, en que tanto él como Abete abandonaron el ayuntamiento. En 1949 presentó su candidatura por el distrito de Estella en la renovación de la Diputación nombrada en 1940. Obtuvo 33 votos, detrás de Jesús Larráinzar, que consiguió 48, imponiéndose al resto de candidatos.

En aquella Diputación de mayoría carlista dio pruebas de su lealtad al falangismo, como la defensa de la candidatura a Cortes de Arellano Igea o su voto contrario a la moción que en 1950 solicitaba un posicionamiento de la Corporación provincial ante la clausura del Círculo Carlista de Pamplona por parte del gobernador en 1945. Pese a ello, Fortún fue el principal perjudicado del conflicto que enfrentó a la Diputación con el gobernador civil Valero Bermejo, con motivo de los reiterados contrafueros de éste último. Cuando la Diputación decidió en 1954 expresar al ministro de la Gobernación la incompatibilidad oficial de la institución con Valero, éste respondió cesando a Fortún de su doble cargo de alcalde de Allo y diputado foral. En la defensa que hizo Fortún de su gestión expresaba abiertamente sus convicciones:

"He sido, soy y seré siempre español y de los buenos y he sido, soy y seré siempre también partidario de nuestro invicto Caudillo Franco, a cuyas órdenes derramé mi sangre en las trincheras a los 17 años de edad durante la Cruzada de Liberación."

El conflicto se solucionó con la destitución de Valero Bermejo el 28 de septiembre, y el nombramiento de Arias Navarro relajó las tensiones entre ambas administraciones. Sin embargo, Fortún vio interrumpida su carrera política, que no tuvo continuidad hasta tres años más tarde, en cargos internos del Movimiento y fuera de la provincia, gracias al apoyo de Arrese.

Años más tarde, tras su regreso a Allo, fue nombrado concejal por representación sindical en febrero de 1967. Era el primer paso para su regreso a la Diputación, prevista para el mes siguiente con la renovación de las vacantes dejadas por José Heras y Ambrosio Velasco en el distrito de Estella. Fortún fue el candidato más votado con 35 votos, seguido por Francisco Elizalde con 31, en una elección bastante más apretada de lo esperado.

Si bien parecía que Fortún estaba enfrentado al sector más falangista, representado por los hermanos Asiain, en la Diputación respaldó las tesis de Amadeo Marco y Julio Asiáin frente a las de Huarte y Miguel Javier Urmeneta, permitiendo así que se impusieran las primeras.

Ante la renovación de los diputados por Estella que iba a tener lugar en marzo de 1974, Fortún revalidó su presencia en el ayuntamiento de Allo en febrero como representante de Cabezas de Familia. Permaneció en el ayuntamiento hasta el 19 de abril de 1979, en que fue sustituido por el nuevo consistorio surgido de las primeras elecciones municipales de la democracia.

En las elecciones de diputados provinciales se impuso con claridad al obtener 68 de los 72 votos posibles para cada candidato. En segundo lugar quedó Juan Manuel Arza, con 45 votos. En la nueva Diputación, a la que perteneció hasta su renovación por sufragio universal en 1979, ocupó la presidencia de la Comisión de Obras Públicas y Transportes. Volvió a alinearse junto a Marco y Asiáin, secundados también por Julio Iturralde, y logrando la mayoría frente a Arza, Ignacio Irazoqui y Félix Visus, que aparecían ante la opinión pública como partidarios de la democratización de las instituciones forales. Eran conocidos como "los cuatro", frente a la minoría, llamada "los tres". Así, rechazaron el 21 de julio de 1976 la moción que Visus, Arza e Irazoqui presentaron sobre la autonomía, institucionalización y representatividad del Fuero, apoyados por José Javier Uranga Santesteban, director de Diario de Navarra, y Miguel Javier Urmeneta, ex-diputado foral, cuya candidatura a esta misma Diputación había sido boicoteada por el gobernador civil. El rechazo de la moción provocó la retirada temporal de "los tres". Año y medio después, "los cuatro" votaron el 30 de noviembre de 1977 un acuerdo para organizar una manifestación contra el régimen preautonómico y en favor de los fueros y la personalidad histórica, acto que tendría lugar el día de San Francisco Javier. Otro muestra de esta actitud contraria al proceso democratizador de aquellos años se produjo el 11 de enero de 1978, cuando Asiáin, Marco y Fortún, con los votos contrarios de Arza e Iturralde, aprobaron lamentar que los avances en el régimen preautonómico se hubieran producido sin conocimiento de la Diputación ni consensuados con la misma.

  • GARCÍA-SANZ MARCOTEGUI, Ángel (et al.). Diccionario Biográfico de los Diputados Forales de Navarra (1931-1984) y de los Secretarios de la Diputación (1834-1984). Pamplona, Gobierno de Navarra, 1998, pp. 97-106.