Toponimoak

Álava-Araba. Deportes

Voz principal Álava-Araba.

Álava es cuna de grandes deportistas. Por parte de las instituciones hay un fuerte apoyo al deporte. La ciudad y la provincia se encuentran volcadas con la práctica deportiva, y todo ha contribuido a que en Álava hayan nacido o se hayan formado grandes deportistas de primer nivel.

Junto al Deportivo Alavés de fútbol, subcampeón de la Copa de la U.E.F.A. (Union of European Football Associations) en 2001 y el Tau-Baskonia de baloncesto (campeón de la Copa del Rey en varias ocasiones, campeón de la Recopa de Europa en 1996 y de la Liga A.C.B. española el año 2002), cuenta con campeones del mundo como el maratoniano Martín Fiz, e himalayistas de la talla de Juanito Oiarzabal (con los 14 ochomiles realizados), Alberto Zerain (con tres ochomiles) y excelentes escaladores como los hermanos Pou y Adolfo Madinabeitia.

Igualmente en atletismo, amén de las conocidas atletas Maite Zúñiga o Blanca Lacambra, se vislumbran otros de gran clase como el vallista Fran López, el medio fondista Iván Sánchez o el lanzador paralímpico Iñigo García (plata en Sydney). Dentro del pelotón ciclista profesional encontramos a corredores de la talla de los hermanos González de Galdeano, Álvaro e Igor (maillot amarillo siete días consecutivos en el Tour 2002 y medalla de bronce en la crono del Mundial 2002), o de Joseba Beloki, guipuzcoano formado en Álava, que ha corrido en tres ocasiones el Tour y en todas ellas ha estado en el podio (segundo puesto en el Tour 2002), sin desmerecer la labor de otros ciclistas como López de Munain, Aitor Quintana, César Solaun o Iñaki Isasi.

La gimnasia rítmica femenina ha sido una gran fuente de éxitos. Son dignas de mención las medallistas del oro olímpico en Atlanta.1996: Lorena Guréndez, Estíbaliz Martínez y Tania Lamarca. Sin olvidar, igualmente, a Paula Orive, subcampeona del mundo en 1997, y a la gran campeona de este deporte, Almudena Cid, varias veces campeona de España, participante en campeonatos mundiales y en tres olimpiadas.

Referente a otros deportes, Anahí Arbaizar obtuvo títulos europeos en esquí náutico, la luchadora alavesa Maier Unda (con tres participaciones en un mundial senior) o los hermanos Eneko y Héctor Llanos, habituales en la copa del mundo de triatlón. En el deporte del balonmano, aparte de Iñaki Urdangarín que se inició de escolar en Vitoria-Gasteiz antes de dar el salto al Barcelona, parece ser que camino semejante lleva el joven alavés Iker Romero, inmerso en los grandes equipos de la Liga Asobal española.

Por último decir que a deportes minoritarios como la caza, existe afición y se celebran en territorio alavés acontecimientos deportivos de alcance nacional, como por ejemplo el celebrado en septiembre de 2002 en el coto social de Zuhatzu-Kuartango, escenario de las finales del Campeonato de España de San Huberto.

Las distintas modalidades del deporte aéreo se practicaron intensamente en el aeródromo de Salburua, cercano a Vitoria-Gasteiz. Alcanzaron gran relieve en la década de los 70 del siglo XX. Se ha de tener en cuenta que la acrobacia y el paracaidismo han sido disciplinas en las que Álava fue campeona en el Estado español.

Ya en 1900, Álava contaba con uno de los primeros campos de aviación del Estado, el de Lakua. En 1909 tres guipuzcoanos escogieron estas campas para ensayar un planeador de su invención. Estos primeros pasos marcaron la vida de los futuros pioneros alaveses: Hidalgo de Cisneros, Heraclio Alfaro, Ciria y Aragón.

Con motivo del celebre raid Madrid-París (Mayo de 1911) por primera vez un aeroplano sobrevoló Vitoria-Gasteiz. Fue un acontecimiento realmente vivido por todos los vitorianos. El interés suscitado llegó a tal extremo que el ayuntamiento contrató ese mismo año a un aviador, llamado Weis, para realizar exhibiciones de vuelo. El 16 de Marzo de 1913 se inauguró una escuela de aviación civil al mando del piloto francés L. Garnier.

Colaborador de Garnier en la escuela de vuelos fue el vitoriano H. Alfaro, que con 18 años era el piloto más joven del mundo; la fabricación de aviones fue su actividad durante mucho tiempo (en 1914 construyó el primer monoplano español).

En 1919 los programas de las fiestas ya introducían exhibiciones aéreas. El campo de aviación de Lakua fue proclamado, en 1922, aeropuerto aduanero. Por otra parte, en 1933 se constituyó el Aéreo Popular Alavés, precedente de lo que en 1953 sería el Aeroclub de Vitoria. En 1934, las campas de Salburua comenzaron a utilizarse como aeródromo de recreo, y durante la guerra de 1936-1939 como aeródromo militar. Tras la escasa actividad en el deporte aéreo de la posguerra, se realizó un homenaje a Alfaro quien hizo posible que en 1953 se constituyera el Aeroclub de Vitoria. En el programa de este festival se pudo disfrutar con los ejercicios acrobáticos a cargo del capitán Aldecoa. El club contaba con tres avionetas: dos Bücker y una Auster, y organizaba festivales aéreos con gran éxito de público.

Es curioso que el aeródromo en Salburua presentase en uno de sus tercios del recorrido una carretera asfaltada, que era la N-1 Madrid-Irun.

En la modalidad de vuelo con motor tuvo gran expectación la llegada de los participantes de la Vuelta Aérea a España en 1961, con un brillante segundo puesto de los vitorianos Gómez de Balugera y Beitia. A su vez, los rallies Virgen Blanca se afianzaron en las fiestas patronales de Vitoria-Gasteiz con gran éxito. En 1977, se constituyó el Club de Vuelo Acrobático de Álava, siendo presidente Eduardo Martínez Cotelo (campeón de España de acrobacia aérea en 1978, elegido para la selección estatal y, mas tarde, galardonado como mejor deportista aeronáutico de los últimos 25 años). Hecho importante en 1980 es el que se cierren las pistas de Salburua al vuelo de aviones y se traslada el Aeroclub al aeropuerto de Foronda.

En 1980, Fernández Villa y Jesús Navarro consiguieron el segundo puesto de la vuelta aérea al Norte de España.

La modalidad de aeromodelismo nació en 1943 con la implantación de la Escuela. En la primera etapa, hasta 1973, se practicaban fundamentalmente las modalidades de veleros y vuelo circular. A partir de 1973 se introducen los aeromodelos con sistema de control de mando de dirección por radio y el uso de materiales como la fibra de vidrio o la fibra de carbono. El club Araba de aeromodelismo se instauró en 1977. Dos de los socios participantes en el campeonato de España de 1982, F. Lahora y Ramón Amelibia (campeón en modalidad de veleros en 1968), quedaron campeón y subcampeón respectivamente.

Referente a los demás deportes aéreos, en 1972 se constituyó el primer club de paracaidismo de Vitoria-Gasteiz. El Ala Delta se introduce mediante la fundación de la Escuela de vuelo libre "Juan Salvador Gaviota". Se fomentó este deporte a través de los clubes Hegaz Delta Taldea (fundado en 1986) y el Jauzika Taldea (1988). En este contexto destaca Lorenzo Alzola, diseñador de prototipos para aeromodelismo, constructor de alas delta, ultraligeros y de la aeronave tipo biplaza. A finales del siglo XX y comienzos del XXI, cobran auge nuevas especialidades y existen otras actividades de reciente implantación como el parapente.

La natación ha sido siempre una actividad muy practicada en Álava por las condiciones hidrográficas, con ríos, arroyos, y embalses. En las últimas décadas del siglo XIX se realizaron pruebas acuáticas con cierta frecuencia. Avanzado el siglo XX el club natación Judizmendi, también dedicado a otras disciplinas deportivas, realizó una actividad continuada y eficiente en la natación.

La historia de la natación alavesa podríamos dividirla en varios apartados. Desde los inicios hasta 1935 (el club natación Judizmendi se creó en este año). De 1944 a 1954, periodo marcado por la actividad de buenos nadadores: Jose Maria López de Aberásturi, Zuloaga, Juli García, M. C. Jiménez, Paco Antia, los hermanos Cortázar y los hermanos Garibay. De 1955 a 1970 cuando se construyen grandes instalaciones como el Estadio-Caja Provincial y la piscina y gimnasio municipal de Landazuri, que en 1960 acogió la tercera edición de los campeonatos de España en piscina cubierta.

Asimismo surge un segundo club de natación vitoriano, el Club Natación Vitoria. Con la desaparición de la piscina de Judizmendi por necesidades urbanísticas de la ciudad, se cierra una época en la que Julia García y María Jesús Jiménez se proclamaron respectivamente campeona (1945) y subcampeona (1946) de España de 100 metros libres. Además Jaime Cortázar atravesó el estrecho de Gibraltar y descendió la ría de Bilbao desde el teatro Arriaga hasta su desembocadura y, en 1947 se impuso en la travesía del puerto de Donostia-San Sebastián. El 25 aniversario del club Judizmendi se celebró en septiembre de 1970 y la natación se confirmó como uno de los deportes más practicados en la provincia de Álava.

En 1944 se realizaron en Vitoria-Gasteiz los primeros campeonatos vasco-navarros, y completando la actividad deportiva se celebraron en la piscina de las Trianas saltos acrobáticos, ballets náuticos internacionales y partidos de waterpolo.

En cuanto a resultados, la nadadora Esperanza Martínez de Lecea es proclamada en 1962 mejor nadadora infantil española en 100 y 200 metros braza, y hasta 1960 el club de natación Judizmendi de Vitoria-Gasteiz vencía en casi todas las travesías en las que participaba (San Sebastián, Getaria, Zarautz, Plentzia, Abra, Biarritz, etc.) tanto en categoría masculina como femenina.

En 1967 tuvo lugar la primera travesía al lago Zadorra organizado por el Club Náutico Álava. En 1968 se cerró la piscina de Landazuri. En 1969 Lourdes Reparaz consiguió dos medallas de oro y una de plata en los campeonatos del mundo de Salvamento y Socorrismo completando el bronce logrado por Félix Fernández de Betoño.

De 1970 al 80 aparecen nuevos clubes como el Menditxo y el Urgatzi Kirol Klub y la construcción de instalaciones como el complejo de Mendizorrotza y la ampliación del estadio. En esa época se produjo la retirada de un notable nadador alavés Pedro Martínez Gamarra, que posteriormente es designado juez de natación participando en las olimpiadas de Seúl y de Barcelona, así como en varios campeonatos mundiales. En 1974 Jesús Etxebarria consigue el triunfo en la travesía del Abra, rememorando los triunfos de Manuel Valdés y de Enrique Garibay.

De 1980 a 2002 sería el último periodo a considerar. Al comienzo sobresalió Ana Isabel Sanz, campeona de España en 100 metros braza en la temporada 1980-81. También hay que destacar la labor realizada por el centro de alto rendimiento Izarra dependiente de la Federación española de natación.

En 1984 el nadador Roberto Nicolás se alza con el segundo puesto en los cien metros braza dentro de los juegos escolares celebrados en Ginebra. En 1989, dentro de la travesía al contramuelle de Arriluze, Nerea Cruz obtiene el triunfo en categoría femenina y Oscar Mediavilla la segunda posición en categoría masculina.

En Vitoria-Gasteiz surgen nuevas piscinas cubiertas integradas en los Centros Cívicos. La superioridad del Judizmendi es notable. En sus filas se incluyen nadadores que han participado en competiciones de carácter internacional, como Blanca Lacunza, Arantxa Pérez, Igor Antón, Sara Artola, Estíbaliz Fernández y Ohiana Martínez Errasti. Además, entre los campeones de España se encuentra Ibón San Saturnino, Oxcar Mediavilla y Alejandra Galdós. Otra nadadora destacada es Silvia Istúriz, considerada como la mejor velocista de Euskadi. En el club Menditxo despuntaban Gemma Fernández de Landa e Iker Sanzberro.

La contribución de la natación alavesa a la selección de Euskadi ha sido notable, como muestra de ello, en 1991 cuatro alaveses formaron parte del equipo de Euskadi: Silvia Istúriz, Arantxa Pérez, Kattalin Santa Maria y Alfonso Angulo. En cuanto a los clubes, el Menditxo, Urgatzi y Judizmendi demuestran un buen potencial. También en waterpolo los equipos alaveses obtienen resultados positivos. En la temporada 1991-92 el nadador Iker Galdós obtuvo el segundo puesto en 200 y 400 metros libres del campeonato de España de invierno.

Álava dispone a comienzos del siglo XXI de una buena infraestructura en cuanto a piscinas, tanto cubiertas como descubiertas, que posibilitan la práctica de forma lúdica y competitiva. Entre las cubiertas destacamos las municipales de Vitoria-Gasteiz, S.D. Estadio, Llodio e Izarra International College.

Parece ser que la primera apuesta de la que se tiene noticia y realizada en Álava en el mundo del deporte rural fue en la segunda mitad del siglo XIX; tuvo como protagonistas a leñadores de la localidad de Amurrio y de Albéniz (Aspárrena).

Aunque apenas haya documentos escritos, existen referencias fehacientes de que ya en el siglo XV se practicaban estas actividades en aldeas y pueblos, especialmente en festividades. En el Norte de la provincia se daba con más regularidad, en especial en el valle de Ayala y en el de Aramaio. En Vitoria-Gasteiz hasta los años 70 del siglo XX, no se realizaban competiciones con regularidad, utilizándose para ello la plaza de toros, la plaza del Machete, plaza del ganado y la plaza de los Fueros. Alaveses destacados han sido Jesús Atxa, Astulez, Rubio de Legutio, Zurdo de Nafarrate, Marcelino Andrés, Crespo, Zabala, Ruiz Gallardo u Oladu.

La soka-tira ha sido una de las modalidades más practicadas y ha obtenido grandes éxitos; Aramaio representó a Euskadi en el campeonato de Europa de 1980. El equipo de Arrizkuzubi de Llodio, representó a Álava en el campeonato del mundo de Soka-Tira sobre tierra celebrado en 1990 en Holanda. En su palmarés figuran además los subcampeonatos de Euskadi sobre goma en 560 kilogramos en hombres y en mujeres en la categoría de 480 kilogramos en los años 1988, 89, 90 y 91; siendo subcampeonas del mundo en 1991.

En la prueba de aizkolaris, es conocido por los años 50 del siglo XX, el aizkolari de Aramaio Martín Ibabe, y, sobre todo, Iñaki Sáenz de Zaitegi "el Zurdo de Nafarrate" (nueve veces campeón de Álava y una de Euskadi), que fue el fundador del Club Motxotegi.

En abril de 1977 se celebró en Apellániz el primer campeonato provincial de aizkolaris, donde Bengoa de Aramaio resultó vencedor. Asimismo en 1978 se realiza el primer campeonato interpueblos del deporte rural de Álava en la que participan 11 localidades: Ali, Alegría-Dulantzi, Apellániz, Aramaio, Barrundia, Elosu, Legutiano, Salvatierra, Urkabustaiz, Valdegovía y Zigoitia. Los vecinos participaron en pruebas de korrikalaris, gizon probak, txinga-erute, harrijasotzailes y aizkolaris. En 1976 se celebró la primera edición de campeonato de Álava de soka-tira, y los campeonatos de Euskadi de soka-tira sobre goma (720 kilogramos) organizados por la sociedad Lur-Sagar y que se celebraron en Salvatierra los años 1977, 1978, 1979 y 1980.

La década de los 80 del siglo XX marca en cierto modo el afianzamiento del deporte rural. La federación alavesa del deporte rural se constituye en 1979 y adquiere personalidad jurídica en 1982; hasta entonces el deporte rural se encuadraba en la federación de atletismo. Se crea la escuela de Herri Kirolak, hay exhibiciones y competiciones dentro de los programas de festejos de barrios y pueblos. En Álava, la soka-tira atrae a muchos aficionados. En esta especialidad destacaron equipos como Artziniega, Ehari, Unzá-Unzá, Zigoitia, Urkabustaiz, Herriarenak y Gasteizmendi.

En 1980 se celebró el primer campeonato provincial de recogida de mazorcas que venció Enrique Ulibarri y pocas semanas más tarde, en el campeonato de Euskadi venció el alavés Raúl Laserna. En esta modalidad Marcelino Gallardo fue campeón de Euskadi. En 1981 se constituyó un club que conquistó grandes triunfos, el Arrizkuzubi de Llodio. La sociedad Motxotegi realizó el I Gran Premio "Virgen Blanca de Herri Kirolak". Por lo que respecta a la especialidad de piedra por bueyes (Idi-probak) existe el Gran Premio Viernes de los Dolores, organizado por el club Larra Taldea. Esta clásica tiene lugar en el carrejo de San Roque de Llodio. También existen carrejos en Salvatierra, Aramaio, Baranbio, Plaza de los Fueros y del Machete en Vitoria-Gasteiz. En 1986 se celebró el primer campeonato de Álava por parejas y en noviembre de ese año se celebró el I campeonato de Euskadi de primera categoría. Por estas fechas la federación tenía registradas 300 fichas y una decena de clubes.

Entre los deportistas alaveses cabe destacar al harrijasotzaile Iñaki Gil (en 1989 alzó con una mano la piedra esférica de 141 kilogramos); al aizkolari Patxi Salbidea, que junto a su hermano Satur, consiguió en 1990 la primera txapela de Euskadi en la prueba de trontzalaris.

En la especialidad de "txokor-batze" a Alberto Ibáñez Ruiz de Arkaute y Valeriano Angulo (campeón de Euskadi). En gizon-probak, destacó Txutxi Angulo de Ayala (campeón de Euskadi en 1987, categoría 85 kilogramos) y Oscar Arrizabalaga. Por último, en lo referente a equipos, mencionar a Arrizkuzubi de Llodio, en el que su equipo femenino consiguió la medalla de plata en los campeonatos de Soka-Tira sobre goma celebrados en Fadura (Getxo, Bizkaia) en 1991.

Ha sido uno de los divertimentos principales para los alaveses. Para jugar a este deporte ancestral, cuya práctica en Álava consta documentalmente desde el siglo XV, no sólo había bolatokis (boleras) en casi todos los pueblos, villas, y aldeas, sino también en la ciudad. En la capital y sus alrededores las más concurridas fueron las de Durana, la de la calle San Antonio, la de la calle Francia y las ubicadas en los pueblos cercanos de Betoño, Armentia y Gamarra.

A comienzos del siglo XXI, Vitoria-Gasteiz cuenta con buenos bolatokis en los recintos deportivos de Gamarra y Mendizorrotza, en parques públicos y en plazas.

La gran variedad de modalidades del juego de los bolos integrados en la Federación Alavesa es motivo para crear en 1979 el denominado Torneo de la Amistad, consistente en un campeonato en el que jugadores de cada modalidad compitan también en las otras especialidades.

Para conocer la práctica del juego de bolos en cualquiera de las variadas modalidades que se usan tradicionalmente en Álava, es importante el estudio realizado por Joaquín Jiménez, titulado El juego de bolos en Alava, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1970.

Cada comarca alavesa ha conservado su propia modalidad. De esta forma, en las boleras con lomo central hay que señalar: el juego de palma de tres, que se practicaba en tierras de Ribera Baja o Zambrana y el juego de palma de cuatro, conocido popularmente como "bolo alavés". Por su parte, respecto a las boleras con lomo lateral se cuentan modalidades como el juego de tres "aramaiotarra" (valle de Aramaio), el juego de palma a remonte "barrundiatarra" (Barrundia) y el juego de palma "salinero" de Salinas de Añana.

Así mismo, en boleras con sendas guías o tablas destacan las modalidades del juego de nueve "gobiotarra" (típico de la zona de Valdegovía), el juego de Tres Tablones y el juego del nueve ayalés o bolatoki, que especialmente se jugaba en el valle de Ayala.

Antaño se celebraron numerosas competiciones y torneos, generalmente coincidiendo con las fiestas religiosas. Se tiene constancia de la práctica en lugares próximos a las iglesias, donde se cruzaban apuestas sobre todo en los días de mercado.

El 12 de agosto de 1945 se celebró en la plaza de ganado de Vitoria-Gasteiz el primer campeonato de bolos de Álava, ganado por Pedro Sagredo, de Pobes. Es necesario distinguir en este deporte a Ángel López de Mendiguren, que participó ininterrumpidamente en 46 ediciones en el Campeonato de bolos de Álava.

La federación alavesa no fue creada hasta 1965. Aglutinaba en primer lugar la modalidad de Tres Tablones, más tarde acceden a la misma el bolatoki, el bowling, el bolo burgalés, pasabolo y calva. En el Colegio Corazonistas durante los años sesenta y setenta se promocionó el juego de bolos gracias a la labor de Jesús Gómez de Cortázar. Otra de las personas que promovieron la difusión de este juego fue Ángel Loza Berasategi.

Asimismo fue importante el torneo denominado Campeonato Interpueblos, nacido en 1977; y en el palmarés de este torneo encontramos al equipo de Mendiguren que ganó en 1977, 1985, y 1986. Buruaga fue campeón en 1981 y 1983, y Ariñez en 1984 y 1990.

En la edición 1991 se celebró el XVI Torneo Interpueblos, y se inscribieron 68 equipos que representaban a 48 localidades con 500 bolaris (jugadores de bolos) participantes. Actualmente, para mayor operatividad, se agrupan los participantes en el club Araba. Los primeros títulos nacionales para Álava sirvieron para fomentar aún más este juego por todo el territorio. El club Monte Alegre de Vitoria-Gasteiz (ganador en 1991 de la primera liga estatal) ha participado desde 1970 en los campeonatos nacionales, consiguiendo victorias en primera categoría individual y parejas.

Alfredo Rebolleda es el bolari más importante de la modalidad de "Tres Tablones". Ha sido campeón de Euskadi ininterrumpidamente desde 1983 a 1989. Además fue campeón de España individual en 1983 y por parejas en 1986. Por otra parte, los años 1972 y 1973 el bolista Ramón Novales se alzó con el título estatal de bolos, y, posteriormente, consiguió en otras tres ocasiones el campeonato de España individual. Asimismo, en 1986 fue campeón formando pareja con Alfredo Rebolleda, y en dos ocasiones más formando pareja con Dionisio Sainz. Incluso, la pareja formada por Alfredo y Ramón fueron subcampeones de España en 1984 y 1985. En esta modalidad se ha mantenido una gran actividad: torneos con motivo de las fiestas de la Virgen Blanca y San Prudencio, liga estatal por clubes, trofeo de la Amistad, etc.

El palmarés de los alaveses ha sido espectacular. Así, Carlos Villate ha sido campeón de España en tres ocasiones. Otros destacados jugadores han sido J. A. Salazar, M. Alaña y J. Narbona (dos veces campeón de España infantil).

En 1989, Roberto Tobillas fue campeón de España Infantil en la modalidad de Tres Tablones, y campeón de España individual cadete en 1990. Mas tarde, junto con P. Pinedo, quedó campeón por parejas en el campeonato de España de 1996 y en 1999. Además, fue campeón de España 1ª categoría individual en 1998 y 1999. De igual modo, el año 1998 la pareja alavesa integrada por Angel Díaz de la Presa y Jesús María Narbona, fueron campeones en 1ª categoría por parejas de la modalidad de Tres Tablones. Es necesario mencionar también que durante dos años consecutivos el club Monte Alegre ganó los campeonatos nacionales de Liga de bolos (Tres Tablones) en 1998 (en Vitoria-Gasteiz) y en 1999 (en Medina del Pomar).

Igualmente, en la modalidad de bowling, la selección alavesa quedó subcampeona de España en 1980. Años más tarde, uno de sus miembros, Angel Herrera Millán, participó finamente en dos campeonatos de Europa y, en 1983, en el Campeonato del Mundo de bowling en Caracas. Además, en 1987, Ángel Herrera se proclamó campeón de España en la mencionada modalidad, éxito que repetiría en varias ocasiones; incluso con la selección alavesa también consiguió la primera posición en el campeonato de selecciones territoriales de bolos.

El bolo americano o juego de bowling se integró en la federación en 1976 con la creación del Club Bolin Pagazuri. Manuel Sobrino consigue ser campeón estatal en 1987 en bowling. El Cub Pagazuri fue subcampeón de España por clubes de máxima categoría en 1998 y 1999. Por su parte, Ángel Herrería Millán, en 1998, quedó clasificado subcampeón de Europa son la selección española y logró el 10º puesto en el campeonato del Mundo.

En lo relativo a otras modalidades, podemos decir que el pasabolo se integró en la federación alavesa en 1977 y su implantación se debe al Club Pasabolo-Laudio. El bolo burgalés se integra en la federación alavesa a comienzos de la década de los ochenta del siglo XX, y para su práctica cuenta con la bolera del parque de Gamarra. En cuanto al juego de la calva, además de torneos con tradición en las fiestas patronales se celebra un campeonato interprovincial con participación de pueblos vizcainos.

En 1990, las siete modalidades que integran la Federación Alavesa de Bolos contaba con algo más de 2.000 licencias, de las que 172 eran mujeres. Ese mismo año, en Álava se contabilizaron 211 boleras.

Finalmente, en las jóvenes generaciones destacamos en el bowling la presencia de Eric y Yune Aznar; en la modalidad de bolatoki a Iker Luengas; en el bolo alavés a Endika Aguirre, Xabier García, Iñigo Fernández y Gorka Pérez, y en el bolo burgalés a J. Manuel Martínez y J. Navarro.

La Federación Alavesa de Balonmano se constituyó en 1968. Los primeros datos sobre la práctica del balonmano datan de los Juegos Escolares de 1948. En el siglo XX el balonmano en Álava se puede decir que ha ido por detrás de otros deportes modernos como el fútbol, el baloncesto o el ciclismo. Han existido equipos en Primera División: Industrias Raf en los años 60, Michelin en los años 70, Caja Vital en los años 90 y, en categoría femenina, el Medina en los años 70, aunque siempre han durado muy poco en esta categoría.

En el campo del deporte escolar se pueden destacar como principales precursores del balonmano en la capital los colegios de los Corazonistas y Marianistas. En los años 50 y principios del 60 del siglo XX se unen nuevos clubes a los ya existentes, como Jesús Obrero, San Martín, Colegio Menor Manuel Iradier o el Instituto Ramiro de Maeztu. Surgen campeonatos como el Provincial Escolar (1960), el Trofeo Iniciación, el Trofeo Inauguración (para celebrar el nacimiento de la federación) y la Copa Federación (1967). En la temporada 1968-1969 el Raf fue el primer equipo en ascender a la élite nacional, pero acabó descendiendo. Entre los componentes de la plantilla figura Rodríguez como uno de los más destacados. El Amurrio también dispuso del jugador Gamboa, que más tarde sería internacional.

Posteriormente nacieron equipos como el Michelin, el trabajo de cantera de El Pilar y el Medina. En 1965 participaban en las competiciones alavesas equipos como el Izarra, Javier, Jesús Obrero, Manuel Iradier O.J.E., Marianistas, Michelin, Corazonistas, Abechuco, Aurrera, Colegio Universitario de Álava, Propisa, Armentia-Redentoristas, Escuela de Comercio, A.T.S. Arana, Ariznabarra y La Blanca.

El año 1978 el Michelin milita en primera división. La temporada 1982 El Pilar es un club de la categoría senior que posteriormente militaría en la segunda división.

Entre los jugadores que más tarde jugarían en grandes equipos destacamos a Iñaki Urdangarin, Patxi Pagoaga e Iker Romero, así como a las jugadoras Julia Calleja y Encarnación Hinojosa. Asimismo, se han celebrado en Vitoria-Gasteiz algunos partidos de interés como el encuentro entre la U.R.S.S. e Islandia en 1988 y trofeos amistosos como el Torneo Olarizu. La tercera experiencia alavesa en la élite del balonmano fue a cargo del equipo Caja Vital (ascendió la temporada 1990-1991).

En las primeras décadas del siglo XIX cuenta Vitoria-Gasteiz con el frontón de Las Brígidas, que en 1821 fue sustituido por otro. En aquel frontón jugaron a la modalidad de mano y a ble los pelotaris siguientes: Indalecio Sarasqueta "Azpiritxiki", Candido Arriola "Chirloya", Juan José Azcunaga "Pola", José Andrés Arrate "Chandrio", Modesto Larrañaga, Francisco Elorza "El Barbero", Rufino Olaetxea "Guipucha", Belisario Iglesias "Zamorano", Francisco Arambarri "Pachiqui" y El "Chiquito de Najera", entre otros.

El 3 de agosto de 1914 se inauguró el Frontón Vitoriano, interviniendo en el festival inaugural pelotaris de la talla de Urcelay, Baltasar y los hermanos Azcoitia. Por él desfilaron renombrados pelotaris. Sin embargo, el pelotari alavés más importante de todos los tiempos fue José Mari Palacios Moraza "Ogueta", que recibió en 1979 la Medalla de Plata al mérito deportivo del C.S.D. (Consejo Superior de Deportes).

La década de los 50 son tiempos de gloria para la pelota alavesa. Ogueta junto con los éxitos de Galarreta, Nalda, y Cerain entre otros, logran tres campeonatos nacionales entre 1953 y 1954, un subcampeonato en pala corta. En este último año Álava contaba con seis profesionales: Ogueta, Ormazabal, Galarreta, Llama, Vicuña, Julio Ochoa y Arcaya.

Los primeros campeones de Álava oficialmente reconocidos fueron los hermanos Díaz, vencedores del primer torneo provincial celebrado en 1942 en el Frontón Vitoriano. Parece ser que el primer profesional alavés fue un tal Forja, seguido de Esteban Palacios "Ogueta I". Entre los éxitos deportivos están los de Ogueta, denominado el "ciclón", que consiguió las txapelas manomanistas en 1958 y 1959; en este último año Erostarbe y Belategui se proclamaron campeones nacionales de parejas y el título mundial de mano por parejas logrado por Rodolfo Madrid y Luis Benito Nalda en 1966.

Entre los documentos interesantes para conocer la historia de la pelota en Álava, destacamos las obras de Juan de Biasteri Cien años de la pelota alavesa, Caja de Ahorros Municipal de la Ciudad de Vitoria, 1979 y Memorias de la pelota alavesa. El importante complejo de frontones de Mendizorrotza es inaugurado el 10 de febrero de 1979.

Sería en exceso prolijo podamos nombrar en estas líneas a todo el colectivo de pelotaris que se han ganado un lugar en la historia de la pelota alavesa, pero además de los mencionados pelotaris otros profesionales fueron Chiquito de Bernedo, Nalda II, Clemente Pérez Arroyo y Paco Martínez de Compañón. Después, hacia los años 80, vinieron los Alcalde, Gorospe, Garmendia, Monreal, Cengotita, Garaita, Madrid, Compañón I y Murga. En la modalidad de pala estaban Murguía III y Alberdi. En la modalidad de cesta punta destacaron Alonso, Carlos Lasarte, Ibarra y un largo etcétera.

En el campo aficionado encontramos en las primeras décadas del siglo XX a Juan Alti, los hermanos Arrausi, B. Hernández, Iriarte, Zárate y Lucio Nalda. El Deportivo Alavés organizó en 1928 un campeonato en el que lograron la victoria Herce y Martínez. Por su parte, González y Gutiérrez fueron los primeros campeones de mano de Álava.

Asimismo de la década de los cuarenta nombraremos a Ocáriz, Saracibar, Elias, Díaz, Abarca y otros. También en pala sonaban los Alonso, Arcelay, Lorente, Urreta, Vázquez y Roldán. En pala corta Larrea, Manchola, Lejarcegui y Beraza. En mano destacamos a los hermanos Mingo, Miota, Alberdi, Cerain, etc. También pelotaris de provincias limítrofes jugaron en el Frontón Vitoriano en los años cincuenta como Iribar, Murga, Basabe y Arroyabe. En la pelota aficionada alavesa de los años sesenta encontramos entre otros a Albaina, Arrizabalaga, Bengoa y Goikoetxea. Entre los pelotaris de los setenta están Ochoa, Larramendi, Yus y Monreal.

Más nombres al inicio de los ochenta son Angulo, Azurmendi (mano), Fernández de Retana (cesta), Urquijo, Urrutia, Igartua, Pinedo, Bernedo y Axpe. También Biasteri, Urquia, Ibarguchi, Balera, etc. En los noventa, en la modalidad de cesta punta, Konpa y Asier se proclaman campeones del mundo en Cuba.

A comienzos del siglo XXI se intenta potenciar la pelota alavesa, pues ha entrado en cierta crisis, con la puesta en marcha de escuelas deportivas de pelota y de cesta punta en Mendizorrotza.

Enumeraremos algunas fechas a rememorar en el juego de la pelota en Álava: en 1942 Martínez y Santamaría consiguen el subcampeonato estatal de remonte para aficionados; lo mismo hacen en 1944 Bojas y Egus. En mano por parejas, Díaz y Arguiñano ganan el campeonato de España de aficionados de 1946. En mano individual Julio Ochoa, de Alegría-Dulantzi, gana el campeonato estatal aficionado en 1952 y 1953. Arcaya y Llamas ganan el título estatal de pelota aficionados. José María Palacios "Ogueta" ganó el título estatal de mano individual en 1951 y de profesionales en 1958 y 1959. Madrid y Nalda quedan campeones de España aficionados en mano por parejas y campeones del mundo en Montevideo.

En 1969 se inauguran los frontones de Amurrio y el del C.I.R. de Gamarra, y ese mismo año Erostarbe y Belategui son campeones nacionales de mano por parejas en aficionados.

Tras la construcción de varios frontones polideportivos en 1974 y la apertura de los frontones de Mendizorrotza en 1979, se refuerza la infraestructura para la práctica de la pelota. Alberdi y Goikoetxea son campeones de España juvenil de pala corta (1976) y en la categoría juvenil de cesta punta Alberto Alberdi (junto con I. Solozabal) se proclama campeón de España en 1979, título que renovaría en 1980. Este último año Eguino consigue el campeonato de España de pelota a mano de aficionados. En el campo amateur de cesta punta Alberto Alberdi y A. Areitio logran el título estatal en 1981, 1983 y 1984. Álava consiguió en Segovia la Iª Copa del Rey en 1984, y, en 1986, en el campeonato del mundo de pelota celebrado en Vitoria-Gasteiz, ganó dos medallas de plata en cesta punta (Alberdi y Fernández de Retana) y en mano trinquete (Angulo), y una medalla de bronce en paleta cuero trinquete (Igartua). En 1988 la pareja compuesta por Juan Antonio Compañón "Konpa" y Asier Lafuente logran varios triunfos en cesta punta, además son subcampeones del mundo sub-22, y campeones de Europa sub-22 en 1989. Konpa consiguió la medalla de oro en cesta punta en el campeonato del Mundo de Cuba de 1990 junto con Atain, y ganó también, la Euskadiko Txapelketa y Urrezko Xistera en 1995. Konpa I ganó el Gran Open de Vitoria de 1991 de cesta punta. En la modalidad de paleta cuero, categoría sub-22, Uskia y Valera consiguen la medalla de oro en el año 1992.

Entre los pelotaris que al final de siglo XX hayan alcanzaron algún éxito relevante dentro del mundo de la pelota encontramos a: Mikel Otero (subcampeón del mundo a pala corta (Mexico 1998), Tomas Lacalle (subcampeón del mundo pala corta México 1998 y campeón de la II Copa del Mundo pala Corta 1999), Ernesto Olano (campeón Copa del Mundo 1999 en pala corta), Jonathan Hernández, Iker Foronda y Aitor Guinea.

Los atletas más importantes de la historia reciente de Álava (finales del siglo XX y comienzos del XXI) han sido Martín Fiz, Blanca Lacambra y Maite Zúñiga.

Los terrenos de Lakua, y más tarde los prados próximos al campo del fútbol del paseo Cervantes, fueron escenarios utilizados por los corredores vitorianos. También se celebraron pruebas en la Sociedad Deportiva Militar, más tarde denominada Sociedad Deportiva Vitoriana, de la cual era miembro el capitán Antonio Sáez de Ibarra, uno de los artífices del nacimiento del atletismo en Álava. De la década de los veinte del siglo XX destaca Luis Apraiz. En aquella época los clubes de atletismo como tales no existían; la sección del New Club organizaba pruebas pedestres. La primera carrera de la que se tiene constancia se celebró en 1914. Uno de los primeros campeonatos de Álava de Cross tuvo lugar en 1925, y entre los participantes había atletas del Deportivo Alavés, Remolque New Club y Gimnástica Alavesa.

En 1947 Felipe Arberas, de Amurrio, se proclamó campeón de España en lanzamiento de peso. Desde 1949 las pruebas de pista eran desarrolladas en las pistas de ceniza de la Sociedad Deportiva Vitoriana.

La década de los 50 para el atletismo alavés fue de gran brillantez. Se lograron 23 campeonatos nacionales (uno universitario, dos absolutos, 9 juveniles y 11 escolares). Antonio Sáez de Ibarra fue promotor de casi todos los torneos y festivales entre 1952 y 1956. El colegio de los Marianistas consiguió bajo su dirección títulos en los campeonatos de España escolar en el año 1955. Álava estaba entonces encuadrada dentro de la federación vizcaina (1955-1957). En 1956 se funda oficialmente la sección de atletismo del Judizmendi, y en la pista de la S.D. Vitoriana se forman los primeros atletas de calidad: Oca, Apraiz, Ezpeleta, Arribas, Escoriaza, Adarraga, etc. En 1959, cuando el entrenador Juan González Aranguren dirige la plantilla de atletas del colegio Corazonistas y Marianistas, se consiguen 7 títulos estatales escolares. Ese mismo año José Antonio Apraiz ganó el campeonato universitario en longitud. Este mismo atleta obtuvo su primer título nacional absoluto de decatlón en 1958, de los tres que consiguió en esta especialidad.

La Federación Atlética Alavesa se crea en 1958, y al final de 1959 se funda el Club Vitoria dedicado especialmente al cross. De este último año data la primera edición del Cross Vitoria. En las décadas siguientes encontramos a José Maria Odriozola (posteriormente presidente de la federación española de atletismo) con dos campeonatos de España universitarios (800 metros y 4x400) el año 1962. Jesús Escoriaza consiguió en la categoría veteranos oro en longitud y plata en triple en los campeonatos de España de 1966.

El atletismo pierde relevancia los años siguientes aunque hay dos atletas que sobresalen: Ramiro Luis Morillas y Ángel Cob (campeón de España juvenil de campo a través en 1967). En 1976 se celebró el I Cross memorial "Pedro Ruiz de Arcaute" y en 1978 el I Cross popular de Vitoria. Así mismo surgen otros cross populares en distintos municipios de la provincia como Agurain, Amurrio, etc. Las pistas de Mendizorrotza se inauguran en 1980 y han constituido uno de los revulsivos para el desarrollo del atletismo alavés. En los ochenta destacan las grandes figuras como, entre otros, Argulo, Cristóbal García Treviño, F. Calvo, M. Frutos, y otros como Maite Zúñiga, Blanca Lacambra, Marisol Morquecho, Martín Fiz y Antonio Peula. El Aurrera consigue en 1985 algunos éxitos importantes. En esta época los clubes activos eran el Atlético Alavés, Aurrera, U.D.E.A., Michelin, La Blanca, Laudio, Amurrio, Dulantzi y Vitoria. Otros clubes participan además en el actual calendario: Gasteiz Txiki, Excursionista Manuel Iradier, Barrutia A.E., A.D. Bertxuri, etc.

Una prueba prestigiosa en la especialidad de cross es el Cross Internacional Valle de Llodio. En la categoría de veteranos destaca Antonio Ruiz de Lezana y en la categoría junior femenino Angelina Manrique, que en 1989 gana el campeonato de España de 3.000 metros libres y es seleccionada para el campeonato del mundo. En 1991 Ana Casal es campeona de España de 800 y 1.500 metros de atletismo en silla de ruedas.

A comienzos del siglo XXI se celebran diversas citas atléticas; el vitoriano Juan Carlos Sadaba ganó la durísima subida al Angliru.

Dentro de los atletas citaremos aquellos que en 1999 obtuvieron algún tipo de galardón: Francisco Javier López Ramírez (1º en 110 metros/vallas en el campeonato de España absoluto), Maite Urcelay (2ª en campeonato absoluto 400 metros/vallas y campeona Universitaria de 400 metros/vallas), Iratxe Pérez Pinedo (categoría cadete; 1ª en 5000 metros. Marcha en Ruta y 1ª en 3.000 metros. Marcha al aire libre), Iván Sánchez (campeón universitario 5.000 metros y 7º en la Media maratón del campeonato del Mundo), Nieves Zarza (componente de la Selección absoluta y participante en el campeonato del Mundo de Medio Maratón Relevos), y otros jóvenes como Igor Cagigas (fallecido en el 2001), Sergio Corral, Igor Rodríguez y Mario Álvarez.

Aunque al hablar de atletas alaveses, un apartado especial merecen Blanca Lacambra, Maite Zúñiga y Martín Fiz, que han sido internacionales y campeones de España en numerosas ocasiones en sus especialidades. Lacambra en 60, 100, 200 y 400 metros; Maite Zúñiga en 400, 800 y 1.500 metros, esta atleta ha sido la primera mujer que se ha clasificado para disputar una final olímpica a nivel nacional (llegó a la final de los 800 metros lisos en los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988 y a la de 1500 en Barcelona 92); y, por último, Martín Fiz fue un atleta con un brillante palmarés en los campeonatos del mundo de la especialidad de maratón (de los 19 maratones internacionales que disputó en su carrera deportiva, hasta 2001, ganó en 8 ocasiones).

Es un uno de los deportes que más arraigo tuvo en la provincia. En la última década del siglo XIX causaron furor entre los vitorianos todo tipo de aparatos como los biciclos, triciclos, bicicletas y tándems. Hasta la década del siglo XX la mayor parte de las carreras que se organizaban eran de carácter local y más tarde provincial. Las primeras referencias aparecen en Vitoria-Gasteiz a finales de 1887 en el paseo de la Florida, donde frecuentemente se celebraban espectaculares carreras con biciclos. En 1888 se funda el Veloz Club Vitoriano que impulsará las carreras en Álava. En estas pruebas participan ciclistas como Ignacio Tolosana, Severiano Llorente, Enrique Leveque, Juan Aramburu o Pedro Balanzategui. Un escenario de la época fue el Velódromo de El Prado. Pronto surgieron peñas y sociedades que tenían como fin el paseo ciclista o la carrera cronometrada. Tras el nombrado Veloz Club Vitoriano le toma relevo en 1896 el Club Ciclista Vitoriano. Un año antes, en 1895, ya había sido constituido en Vitoria-Gasteiz el Club Ciclista Alavés. A estas sociedades les siguieron el Sporting Club y la Sociedad Ciclista Vitoriana fundada en 1906. En los años siguientes la Unión Sportiva Alavesa (fundada en 1907) y el New Club de Vitoria. A partir de 1920 el Sport Friend's Club, y el Club Deportivo Alavés (1921). Estas sociedades serán las encargadas de organizar la I Vuelta a Álava (celebrada en 1939) y la construcción del velódromo de Mendizorrotza (inaugurado el 3 de Agosto de 1925 y derruido años más tarde en la década de los 30).

La primera prueba en ruta sobre 34 kilómetros fue organizada por la Sociedad Ciclista Vitoriana y ganada por Luis Ayala. En 1913 se organiza la I Vuelta a Vascongadas y Navarra. Ese mismo año se celebra uno de los primeros campeonatos de Álava en el que se impuso Serdán seguido por Mingueza y Mora. Casi todos los ciclistas utilizaban máquinas de la marca Amor, y en estos primeros años del siglo XX destacaron Sarasola, Ariza, E. Álava, Mora, Serdán, Elorza, Ortiz de Urbina y los hermanos Justino y Teófilo Mingueza. Asimismo, en los años 20 descollaron Lorente, Moreno y Vallejo.

El año 1925 parte de la Vuelta Ciclista al País Vasco discurrió por tierras alavesas. Vitoria-Gasteiz se convirtió en un paso inevitable de otras vueltas como el Circuito del Norte y la Vuelta Ciclista de España. En 1942 se celebró el I Circuito San Prudencio de ciclismo. Entre los ciclistas de la época podemos recordar a Eduardo Pascual, José Michelena o Joaquín Aizpuru.

En la década de los cuarenta se realiza una gran actividad ciclista en Álava. Se forjó la figura de Eduardo Pascual, un ídolo local con un gran palmarés, y el nacimiento de una prueba vitoriana de cierto renombre, el Gran Premio Fútbol de Sobremesa. En 1947 se celebró la V Vuelta Ciclista a Álava organizada por el Deportivo Alavés, así mismo en ese periodo se organizaron muchas pruebas ciclistas como las de Alegría-Dulantzi en fiestas patronales, el I Circuito San Mateo (1947), el IV Circuito San Antonio y el IV Gran Premio de Álava. En 1953 se celebró ya el premio Virgen Blanca y el Gran Premio Vitoria, y en 1955 el I Gran Premio Ciclista San Prudencio, organizados por la Sociedad Deportiva Vitoriana.

Aparecen nuevas entidades y clubes como la Peña Ciclista Letona (1958) y la Sociedad Ciclista Llodiana (1961). En Llodio, anteriormente a la Llodiana, venían organizando carreras el C.D. Villosa una de las cuales es el Gran Premio Llodio para profesionales, prueba instituida en 1949. La Sociedad Cultural Areta-Beti celebró durante bastantes años el Premio de Areta Ciclo Cross. En 1976 se organizó el XXXIX Campeonato de España, quedando los alaveses Basualdo y Martínez Albéniz primero y segundo respectivamente. Otras distinguidas sociedades ciclistas son la Peña Ciclista Durana (1964), la Sociedad Deportiva Kas (1959), el Club Ciclista Amurrio (1970), en Salvatierra el Grupo Deportivo Arabarrak (1975), el Club Ciclista Zuyano, Grupo Deportivo Cafés La Brasileña-Maník (1977), Sociedad Deportiva Aratz (1977), la sociedad Kapilduy (1979) que se dedica especialmente al cicloturismo, la Peña Ciclista Dulantzi (1980), Grupo Deportivo Gautxoriak (1982), con sede en Llodio, y además otras sociedades cicloturistas de relevancia surgieron en la década de los 80, como Arabako Txirrindularitza Lagunak o el Club Cicloturista Gazteak.

Hacia 1960 Eusebio Vélez, natural de Durana (Arrazua-Ubarrundia), del histórico equipo Kas, fue el ciclista alavés más distinguido. Obtuvo notables resultados en las diferentes carreras nacionales e internacionales. En la Vuelta a España vistió en dos ocasiones el maillot amarillo en los años 1961 y 1964. Además en 1966 se clasificó segundo en la general y en 1963 se le concedió el galardón denominado la Bicicleta de Oro, premio al profesional más regular.

Otros ilustres ciclistas alaveses fueron Galdós, Ladrón de Guevara, Murga, Juan Fernández, Murguialday, Mauleón, etc., y a finales del siglo XX y comienzos del XXI despuntan los hermanos González de Galdeano. Especialmente Igor González de Galdeano que con el equipo Once-Eroski en el Tour de Francia del 2002 vistió durante 7 días consecutivos el mallot amarillo y fue medalla de bronce en la prueba contrarreloj del Mundial de 2002.

Por otra parte, algunas de las sociedades deportivas han desarrollado una gran actividad en el fomento de este deporte. Cabe resaltar a la Peña Durana que en 1983 organizó el Campeonato de Euskadi de Ciclo-Cross, en 1986 el Campeonato Estatal de Ciclo-Cross, ganado por Benito Durán y, en 1990, el Campeonato de España de fondo en carretera para profesionales. El Amurrio organizó diversas etapas al País Vasco. En la década del 70 el Club Ciclista Zuyano organizó el Gran Premio Nuestra Señora de Oro. La organización a partir de 1990 de la llamada Prueba Cicloturista Aeropuerto Vitoria Foronda corrió a cargo de la Sociedad Cicloturista Goizalde. Y así muchas pruebas y premios tanto en el campo de la competición como en el del cicloturismo. Sin olvidarnos del trabajo realizado por la Federación Alavesa, por ejemplo en la realización de Vueltas a Álava y carreras tanto de aficionados como de profesionales.

Personajes a resaltar en el ciclismo alavés fueron también Ignacio Arranz Pérez de Leceta y José Luis Ibáñez Arana. Del mismo modo, es conocido el papel realizado desde 1975 en el apoyo y patrocinio al ciclismo alavés por la Caja Laboral Popular.

También es de reseñar la gran labor realizada por La Brasileña, uno de los equipos de aficionados más veteranos del pelotón español. De sus filas llegaron al profesionalismo ciclistas como Imanol Murga, Alejandro Ibáñez de Gauna, "Txutxin" Ibáñez Loño, Eduardo González Salvador, Jesús María Martínez Urra, Javier Murguialday, Fernando Martínez de Gereñu, Jon Unzaga y, el granadino residente en Vitoria-Gasteiz y triple medallista de bronce, Juan Fernández (bronce en los mundiales en ruta de 1980, 1987 y 1988 y cuarto puesto en 1986), que pasó al profesionalismo en las filas del equipo Kas en 1978 . Al año de su fundación, La Brasileña consiguió el campeonato de España de contrarreloj por equipos y en 1980, Eduardo González Salvador ganó el Campeonato de España de aficionados.

Cabe señalar algunos corredores por los logros obtenidos: ganadores del premio de la montaña en la Vuelta a España fueron Felipe Yáñez en 1979 y Juan Fernández en 1980.

Campeón de España de fondo en carretera (categoría Junior) y participante en el mundial de Italia 99 fue Koldo Fernández de Larrea. En la modalidad de trialsin participaron en el mundial de 1999 Aitor Pinedo, Javier Ruiz y Diego Barrio, este último en categoría infantil.

El equipo Kas

Aunque se gestó a finales de los 50 ejerció su dominio en las décadas de los 60 y 70. En 1958, de la mano de la familia Knörr, patrocina un equipo, el Boxing Club de Ordizia. Para 1959 este equipo se divide en dos y surge el Kas bajo la dirección de Luis Goikoetxea, en el que más tarde, en 1962, Dalmacio Langarika (ganador de la Vuelta a España de 1946) fue el director deportivo. El equipo Kas desapareció en 1979. En ese periodo de tiempo ganó en cuatro ocasiones la clasificación por equipos en el Tour de Francia (1965, 1966, 1974 y 1976), en la Vuelta a España venció en diez ocasiones (1964, 1966, 1967, 1968, 1972, 1974, 1976, 1978 y 1979); en el Giro de Italia en dos ediciones (1967 y 1974). Muchos de sus corredores ganaron la mayoría de las pruebas por etapas españolas. El Kas se hizo uno de los grandes y brillaba por las carreteras de Europa (Tour de Francia y en el Giro de Italia). Es de mencionar la rivalidad existente en esos tiempos entre los equipos Kas y Fagor.

El Kas tuvo una segunda época, puesto que en 1986 Luis Knörr encargó crear un equipo de primer nivel, y salió de nuevo a las carreteras aunque sólo durante tres temporadas debido a la muerte de Knörr.

Entre los corredores que pasaron por las filas del Kas en sus distintas épocas destacan Eusebio Vélez, Gonzalo Linares, Lasa, Gabika, Uriona, Galdós, Aurelio González, Manuel Fuente, Txomin Perurena, López Carril, Nazabal, Juan Fernández (bronce en los Mundiales de 1980, 1987 y 1988), Ladrón de Guevara, y un largo etcétera que hicieron del cuadro vitoriano un equipo imbatible.

La afición a subir a las cumbres se inicia poco antes de empezar la década de los veinte del siglo XX. Los cercanos montes de Vitoria-Gasteiz, la sierra de Badaia y sobre todo Gorbea, fueron los lugares preferidos de aquella época, los primeros por su proximidad a la capital y el último por su altura. No obstante, la sucesión de las últimas generaciones de alpinistas (desde los protagonistas de las primeras expediciones a macizos como los Andes o el Himalaya de los años 70, a los jóvenes escaladores deportivos de grado extremo, pertenecientes a la generación de los 90) ha hecho que los éxitos llegasen paulatinamente cada año.

La primera sociedad montañera que se funda en Álava es una sección del aquel entonces polifacético Club Deportivo Alavés, que ya tenía otras secciones deportivas. Es el 13 de enero de 1923 cuando nace la Comisión Alpina del Club Deportivo Alavés, que organizó el primer concurso de montes en 1925.

Otras sociedades de la época fueron el Club Deportivo Norte de Vitoria, fundada en 1922 y que funcionó hasta 1934 con fines deportivos aunque no específicamente montañeros, y dentro del Partido Nacionalista Vasco, se creó el Mendigoizale Itxarkundia.

Ya en agosto de 1927, Lucio Lascaray realizó una travesía en el Pirineo Central. En 1935, José Luis Vidal en solitario, Luis Pinedo, José María Anda y Blas Menoyo, ascendieron al pico Sopeña.

Al poco de desaparecer la sección de Alpinismo del C.D. Alavés, surge en 1932 una nueva sociedad denominada Grupo Montañero Los Amigos de las Cumbres, que además de dedicarse al fomento del excursionismo en Vitoria-Gasteiz, dedica su atención al apartado cultural con el estudio de la geología y botánica de la región, aprovechando el gran número de excursiones. Su primer presidente fue Luis Achaerandio. En 1935 organizaron su primer concurso de montes y en 1936 un concurso infantil de montaña.

Los lugares visitados al comienzo(en 1932) fueron: Toloño, Kalamua, Gorbea, Peña de Sobrón (Mota), San Lorenzo, Anboto, Aizkorri, Palogan y Udalaitz. Más tarde, en 1933, Aralar, Urbión, Izarraitz,., y al año siguiente, además de algunos de los anteriores: Ernio, Urbasa, Umión, Castro Valnera.

Con la guerra de 1936-1939 se dio paso a un paréntesis en el desarrollo del montañismo en Álava hasta que apareció una figura importante como Gerardo López de Guereñu. En 1944 se creó el Club Alpino Alavés, que además de ser pionero en la práctica de la escalada al descubrir Egino, su principal actividad fue el esquí. En 1958, se organiza el Grupo de Montaña y Escalada del Club Deportivo Alavés (abren vías de escalada en Egino).

En 1947 las Juventudes de Acción Católica de las parroquias de Vitoria-Gasteiz fundaron la Sociedad Cultural Goyena, y cabe destacar una de las ascensiones más importantes efectuadas por sus socios: la expedición a los Alpes.

En 1949 se funda el Club Alpino Goyena. Al año siguiente nace la Sección de Montaña del Club Deportivo Vitoria, creándose más tarde el Grupo Montañero Gasteiz.

En 1949 también se fundó la Sociedad Excursionista Manuel Iradier, en memoria del explorador vitoriano. Realizó una magnífica actividad en sus diferentes disciplinas. En un principio se formaron las secciones de montaña, arqueología, fotografía, espeleología, etnografía y ciencias naturales. En montaña se organizaron marchas reguladas provinciales, construyéndose fuentes y señalización de caminos. Otra labor importante fue la colocación de buzones, construidos por Juan Salazar, en las principales cimas alavesas. Asimismo cabe señalar el Trofeo Iradier (circuito a la Llanada alavesa por montaña). En 1955 La Federación Española de Montaña le concedió la medalla de plata, galardón que también recibió el año siguiente Gerardo López de Guereñu. La Manuel Iradier desarrolló en 1991 una marcha de gran reputación en el País Vasco, la V Marcha de fondo "Hiru Handiak"(recorrido de los Tres Grandes: Gorbea, Anboto y Aizkorri).

Pasaron los años y, en 1959, el Grupo Alpino Goicogane fue el primer club que se creó fuera de Vitoria-Gasteiz, a iniciativa de la directiva del club de fútbol C.D Villosa de Llodio, que en 1974, se independiza bajo la denominación de Goikogane Mendi Taldea.

El Club Deportivo de montaña Edurtza se constituyó en 1960, y a partir de la segunda mitad de la década de los sesenta se crean nuevas sociedades debido al auge montañero regional, como el Mendiko Lagunak de Amurrio (1962), la sección de montaña del Club San Ignacio (1964), Club Alpino Manu Yanke (1971). Mención destacada merece el Club de Montaña de Gasteiz, creado el 22 de octubre de 1971, siendo algunas de sus actividades el esquí de travesía, fondo y alpino, la bicicleta de montaña y las marchas de fondo de veteranos. Este club recibió en 1990 de la Diputación Foral de Álava el galardón correspondiente al apartado de clubes.

Finalmente, por contribuir con datos actualizados aportados por la federación alavesa, solamente haciendo referencia al año 1999, entre los montañeros de élite que hayan alcanzado algún éxito relevante ese año podemos mencionar los siguientes: Alberto Cerain (K2), J. Oiarzabal (Annapurna, Dhaulagiri, Shisma Pagma), Luis Ángel Rojo (Annapurna, Dhaulagiri), Juan Vallejo (Annapurna, Dhaulagiri, Shisma Pagma), Iñaki Fernández de Troconiz (Inescalables de Yukon), Eduardo Martínez Lobera (Inescalables de Yukon), Natxo Fernández Ortiz de Murua (Shivling, Trango Tower), Juan Pedro Álvarez Muñoz (Shilving), Adolfo Madinabeitia (Shivling), Iosu Feijo Gayoso (Shisma Pagma), Juan Miranda (Trango Tower), Iñaki Querejeta (Dhaulagiri), Iker Pou (escalada/Montain Climber), Eneko Pou (Annapurna, Amagirathi), Julen Gotxon Reketa (Gasherbrun II), Mikel Ruiz de Apodaka (Annapurna), Ion Armentia (Annapurna).

La primera expedición con participación alavesa tuvo lugar en los Andes. Hasta entonces muchos se acercaron como mucho a los Pirineos, Picos de Europa o los Alpes. En los años sesenta del siglo XX destacan entre otros los alpinistas alaveses Juan Ignacio Lorente y Angel Rosen. El 24 de abril de 1967 partió la expedición a los Andes compuesta por J. I .Lorente, Ángel Rosen y L. M. Sáez de Olazagoitia, quienes en compañía de otros montañeros consiguieron ascender a tres montañas vírgenes. Se inició así una nueva época, en la que se practican ascensiones de dificultad a altas cumbres. Como dato anecdótico señalaremos el del Juan Vallejo que cuando solamente contaba 14 años fue uno de los vascos más jóvenes sobre el Mont Blanc.

En 1972, un grupo de alpinistas vitorianos realizó una expedición al Hoggar, consiguiendo diversas ascensiones por vías de escalada, confirmando el buen nivel existente en Álava para acometer proyectos de envergadura.

En 1973, Bengoechea, Ayo, Santos y Porras, son los componentes de la expedición al monte Ararat (5.165m) en Armenia. Y en a la expedición Tximist al Everest de 1974, participaron los alaveses Angel Rosen, J.I. Lorente y L. M. Sáez de Olazagoitia. Posteriormente se plantearon futuras expediciones con participación alavesa: la ascensión al Aconcagua por la vía clásica del norte en 1976 (los alaveses Ángel Vallejo, Rosen y Juan Ignacio Lorente fueron los primeros vascos en coronarlo). Las ascensiones a las montañas situadas en Kenia (Punta Dutton, Punta Peter, Punta Lenana, etc) y, sobre todo, la ascensión vasca en la que el guipuzcoano Zabaleta y el sherpa P.Temba hicieran a la cima del Everest en 1980, supusieron el inicio de una cadena de expediciones alavesas compuestas por una generación de alpinistas instruidos en la Escuela de Escalada de Egino y perfeccionados en vías de dificultad de los Pirineos, Picos de Europa y Alpes. De tal modo que, en 1981, una expedición alavesa (entre los que se encontraba A. Madinabeitia) consiguió escalar un nuevo itinerario en la cara nordeste de la Punta Dutton en Kenia, y, en 1982, otra expedición integrada por Lamarca, Querejeta, Porras, Alberdi y F. Pou, realizaron la ascensión del Aconcagua Norte (6.959 m) por la cara este y el Glaciar de los Polacos. Asimismo, en 1983, otros alpinistas alaveses en la expedición formada por Rosen, Lorente, Olazagoitia, Bengoetxea, Oiarzabal, Erro y Gallardo alcanzaron el Aconcagua Norte por la ruta normal y en invierno (primera vasca, segunda nacional y quinta mundial).

En 1983, seis vitorianos en la expedición a los Andes del Perú, Alberto Zerain, Antonio Miranda, F. Bernardo, I. Alonso, J. Alcaraz e I. Elorza no consiguieron ascender los Huandoys pero realizaron otras ascensiones.

En 1984, Juanito Oiarzabal, Mikel Ruiz de Apodaca y Julio Alberdi ascienden el Mckinley (6.197 m). Anteriormente, en 1982, se estrenan sin éxito en el Himalaya los alaveses Juanito Oiarzabal y Atxo Apellaniz, junto a Barandiaran, Ollaquindia y Carlos Ochoa, intentando hacer cima en el Kangchuntse por la cara sur. Pero, en 1985, en la denominada expedición deportivo-científica alavesa "Himalaya 85", se sube al primer ochomil alavés que es el Cho Oyu de 8.201 m, en la que siete alpinistas vascos hicieron cima, siendo éste el comienzo para el alavés J. Oiarzabal en su conquista de los 14 ochomiles y, también, para alpinistas como A. Apellaniz que orientaron su actividad a expediciones en el Himalaya. Este mismo año la Delegación Alavesa de Montaña se convertirá en Federación con personalidad jurídica propia.

En 1986, nueva expedición a los Andes peruanos. Además se realizaron descensos en esquí de montaña. Continúan realizándose más expediciones como, en 1987, la "Areta 87" al Aconcagua norte y la "Karakorum 87", en la que se consigue el segundo ochomil íntegramente alavés, el Gasherbrum II.

En Álava, además de las expediciones al Himalaya, despuntaban las escaladas a grandes paredes como es el caso de Gorka Hernáez y Adolfo Madinabeitia que en 1986 realizaron además de tres itinerarios en El Capitán otras vías de envergadura. Años más tarde el mismo A. Madinabeitia junto a A. Miranda lograría el tercer ascenso mundial por una vía de la Gran Torre del Trango, la mayor pared de escalada en roca del mundo. Madinabeitia realizó también la ruta japonesa al salto del Angel en Venezuela (fue una primera europea) y su segunda visita al Yosemite subiendo más paredes con gran dificultad. Madinabeitia, junto con Juan Miranda, en septiembre de 2002, culminó cuatro vías extremas en Yosemite.

Hacia finales de la década de los ochenta Eneko Atxa realizó el primer descenso mundial del Aconcagua en bicicleta de montaña. El montañero Juan Carlos Nájera logró a su vez el descenso del Kilimanjaro y, en 1991, consiguió ascender hasta los 6.100 m. del Chimborazo y el descenso de los volcanes Tungurahua y Cotopaxi. Los vitorianos I. Portilla y G. Berganzo, lograron alcanzar la cima del Aconcagua en 1989 por la vía normal.

No todas las expediciones lograron sus objetivos, por ejemplo, en 1981 J. Alonso Aldama intentó ascender el Hidden Peak, al igual que los de la expedición Karakorum en 1987, y abandonaba el intento por malas condiciones climatológicas. De igual modo, en 1988, una expedición al Kangchenjunga, en la que participó Oiarzabal, fracasó en su intento. Tampoco se hizo cima en 1989 cuando I. Lete y A. Tamayo participaron en la expedición del Baruntse (7.122 metros). Y como miembros de la expedición al Makalu 89, los alaveses J. Oiarzabal y Atxo Apellániz consiguieron el pilar oeste pero quedaron a 100 metros de la cima, a las puertas del tercer ochomil.

En la década de los noventa del siglo XX destacan los escaladores como Eduardo Martínez Lobera, por sus vías escaladas en el Yosemite americano, y el triunfo conseguido en la Patagonia por los escaladores Juan Pedro Álvarez y Alberto Zerain. Zerain es un escalador que ha realizado muchas ascensiones a picos de 6.000 metros en los Andes, el primer alavés que ha hecho el Eiger, el primer alavés en escalar el Everest y también ha subido los ochomiles Makalu y el Lhotse.

El alpinismo alavés entre lo más selecto del estado español a nivel alpino

1990 fue un año de intensa actividad para el alpinismo alavés: M. López, I. Garay y Aitor Álvarez conseguían el Alpamayo y el Huascarán norte en los Andes peruanos. Madinabeitia, junto al madrileño J. Gálvez, realizó una primera escalada absoluta mundial a una nueva vía en el Salto del Angel. A. Miranda intentó en solitario el Huandoy. Distintas expediciones con participación alavesa tampoco alcanzaron el Cho Oyu o el Everest, por el mal tiempo. Sin embargo, Atxo Apellániz, integrante de la expedición de Televisión Española (T.V.E.) para el programa "Al filo de lo imposible", consiguió en el Himalaya el Shisha Pangma Central y repitió el Cho Oyu (8.201 m).

En 1991, Rojo y Díaz de Durana alcanzan el Pumori (7.161 m), intento fallido de Oiarzabal al Kangchenjunga (8.598 m) y A. Miranda y A. Madinabeitia realizan la tercera repetición mundial del "espolón de los noruegos" en el Karakorum paquistaní.

En 1992, se lleva a cabo la expedición científico-deportiva al Nanga Parbat (8.125 m), apoyada por la Diputación Foral de Álava, con Atxo, Ion Armentia, Ruiz de Apodaka y Oiarzabal.

El alpinismo alavés no cesa en su actividad, nuevas generaciones se sitúan entre lo más selecto del estado español. La Federación Alavesa de Montaña, con la colaboración de las instituciones públicas y los clubes de montaña, ofertan programas para dar a conocer la práctica de este deporte y sus diversas modalidades. En 1991 eran 14 los clubes inscritos en la Federación con 1.808 miembros federados.

Las proezas conseguidas por los montañeros alaveses no son sino una consecuencia del trabajo que desde hace años se realiza en Álava. La muerte en la montaña de algunos montañeros experimentados como, por ejemplo, Atxo Apellániz, A. Miranda y Mikel Ruiz de Apodaka, han dejado una profunda tristeza.

A finales de la década de los noventa llegó el éxito de Juanito Oiarzabal, que culminó los 14 ochomiles el 29 de abril de 1999 en la cima del Annapurna. Es el sexto montañero del mundo que ha conseguido coronar las cumbres más altas de la tierra. Ha sido reconocido por sus méritos en numerosas ocasiones. Es miembro de honor de diferentes clubes de montaña, posee una Medalla al Mérito Deportivo y la Insignia de Oro de la Federación Vasca de Montaña-Euskal Mendizale Federakundea, entre otras distinciones.

La Escuela Alavesa de Alta Montaña ha sido testigo de una evolución en la que se ha pasado en tan sólo dos décadas, de escalar con botas rígidas de cuero por las paredes de la escuela de Egino a trepar con pies de gato y vivir toda una revolución en los modernos y más ligeros materiales. A finales del siglo XX y comienzos del XXI, los rocódromos de Ariznavarra y Hegoalde son la cantera en la que practican los jóvenes, que generalmente, dan el salto a la escalada deportiva en las escuelas de Atauri, Apellániz o 'El Convento', en Santa Cruz de Campezo. Iker Pou, Irati Ana y Aitziber Gamazo son algunos representantes de la escalada deportiva.

Los últimos grandes logros de los montañeros alaveses: Juanito Oiarzabal y Juan Vallejo (ha realizado cuatro ochomiles), en el Everest; Alberto Zerain, en el Lhotse; e Iker Pou en las paredes del Frankenjura, son la consecuencia de varias generaciones de alaveses que han vivido la montaña con intensidad.

Por último, para cerrar este breve recorrido por la historia del montañismo alavés, es de mencionar lo realizado por una expedición formada por los alpinistas alaveses Josu Feijoo, Oskar Palacios y José Antonio Estívariz, que alcanzaron en diciembre del año 2000 la cumbre de dos montañas de la Antártida que todavía nadie había pisado. A las montañas, a las que subieron los días 19 y 24 de diciembre, les pusieron los nombres de Nueva Euskadi Peak (1.381 metros) y Gasteiz-Araba Peak (1.581 metros).

En Álava hay tres guías de alta montaña oficialmente titulados: Adolfo Madinabeitia, Luis Ángel Rojo y Juanito Oiarzabal. Asimismo hay bastantes escaladores de alto nivel como, entre otros, Alberto Zerain; Eneko Pou, uno de los alpinistas más completos por su preparación en roca, hielo y esquí extremo; Gorka Hernáez, Natxo Fernández, Iñaki Querejeta, Mikel Ruiz de Apodaka (fallecido en la montaña), Eduardo Martínez, poseedores de un extenso historial en roca, y Juan Miranda, habitual compañero de escalada de Adolfo Madinabeitia, un experto mundial en 'big wall' y artificial.

La Federación Alavesa de Baloncesto se fundó en 1953, bajo la presidencia de Cecilio Fernández de Retana. Los títulos logrados por el Tau Baskonia de Vitoria-Gasteiz tanto en las competiciones de baloncesto del estado español como en Europa, han situado a este deporte en su punto más álgido. En 2001, con el nombre de Tau Cerámica, llegó a ser subcampeón de Europa y campeón de la Liga ACB española, además de otros trofeos importantes.

En el año 1948 surgieron los primeros equipos: Marianistas, San José y Corazonistas y, más tarde, el Philips y la Sociedad Deportiva Vitoriana. De tal forma que el Marianistas ganó uno de los primeros torneos que se jugaron en Vitoria-Gasteiz y el Philips obtiene en 1957 el primer título estatal en tercera división.

Además, entre otros datos, recabamos el del club Vitoria (desaparecido en 1963) que en 1959 debutó en la segunda división nacional, quedando circunscrito con equipos de Navarra, Santander, Gipuzkoa y Bizkaia.

En 1962, el Real Madrid jugó su primer partido amistoso en Vitoria-Gasteiz contra el C. D. Vitoria. Mas tarde, el año 1967, en la primera temporada de la S. D. Kas en liga nacional, se llegó a la final de la Copa enfrentándose al Real Madrid. Jugaban Serrano, Lázaro, Beneyto, Luquero, Capetillo, Iradier y Pepe Laso. Al año siguiente (1968), el Kas se proclama subcampeón de Liga y se clasifica para la Copa de Europa. Vitoria-Gasteiz acoge el primer partido oficial de un torneo europeo entre el Kas y el AEK de Atenas.

Siempre se ha trabajado en Vitoria-Gasteiz el baloncesto de forma planificada y con seriedad, muestra de ello son los triunfos logrados en categorías inferiores: el equipo de minibasket de Corazonistas se proclamó en 1967 campeón de España, y el equipo infantil de baloncesto del Colegio San Viator consigue el título de campeón de España en 1973, bajo la dirección técnica de Juan Antonio Ortiz de Pinedo. Asimismo, en 1974, el equipo del Colegio San Viator se proclamó campeón nacional juvenil escolar. Posteriormente, en 1991, el equipo del Vital Kutxa Baskonia obtuvo el campeonato de España junior tras superar a equipos de la talla del Barcelona y el Real Madrid.

A comienzos del siglo XXI, el equipo que se conoce como Tau Cerámica Vitoria es el heredero del Club Deportivo Baskonia, primer nombre de un equipo que nace en 1959, de ahí que hoy en día se le conozca como Tau Baskonia. Tras unos años en las ligas de segunda categoría del basket estatal, el Baskonia consiguió el ascenso a Primera División (la actual liga ACB) en 1972, y desde la temporada 1971-1972 está presente en la máxima categoría del baloncesto español, excepto la temporada 1981-1982. En la liga ACB profesionalizada es el único representante vasco. A lo largo de su historia ha participado en las competiciones bajo diferentes denominaciones: C.D. Baskonia (desde 1959 hasta 1983), Arabatxo (1983-84), Caja Alava (1984-87), Taugrés (1987-1997) y TAU Cerámica (desde 1997).

Con la llegada de los años 90 del siglo XX, el club logrará sus mayores éxitos. Con un excelente palmarés y su constante presencia entre los grandes del continente han convertido al Tau en todo un clásico en Europa. Nada lo demuestra mejor que el hecho de que haya sido uno de los promotores de la nueva Euroliga. Es un club respetado en el concierto europeo.

En lo que se refiere a los equipos alaveses femeninos, recordemos que en 1991 el Agurain asciende a la liga 1ªB femenina y junto al Gasteiz y al Divino Maestro conforman la representación alavesa en esa categoría. El Divino Maestro, con el patrocinio de Eroski, llegó a primera división en 1992.

Si una larga lista componen los nombres de los baloncestistas que han jugado o se han formado en Gasteiz (Luquero, Junguitu, Garayalde, Pablo Laso, Zárate, Galilea, etc.), no menos extensa es la relación de buenos jugadores foráneos que en diferentes épocas han jugado en Vitoria-Gasteiz y han tenido fama entre los aficionados a este deporte: Abdul Jeelani, Essie Hollis, Joe Arlauckas, Larry Micheaux, Velimir Perasovic, Kenny Green, Elmer Bennett o Fabricio Oberto.

Desde los albores de su historia, el fútbol ha representado una actividad deportiva muy popular. Este deporte fue especialmente acogido en los patios de colegio, y de forma preferente en los campos de los colegios de Marianistas, Corazonistas y San José, el Instituto o la Academia Garibay, extendiéndose a otras zonas de la ciudad como las campas de Lakua o Lasarte, los pastos de Olarizu o Arana, los parques del Prado, Florida, Ajuria y en el terreno del Polvorín.

Comenzaron a aparecer equipos denominados el Sporting Club, el Sport Friend's Club, el New Club y el Vitoria F.C., que tuvieron una vida muy breve, a excepción del New Club que tuvo una actividad intensa.

Se jugaron partidos de máxima rivalidad entre los regimientos Artillería 25 y Flandes de Infantería, jugando por entonces el internacional Mariano Martín. En otras ocasiones, artilleros e infantes se enfrentaron al Deportivo Alavés. A los encuentros, que se jugaban en los campos de Judizmendi o Lakua, siempre acudía numeroso público. Aparte del histórico Deportivo Alavés fundado en 1921, despuntaba el Cuenca (soldados del Regimiento de infantería 27 que llevaba este nombre). Otro equipo de solera fue el Alava F.C.

En 1925 tuvo lugar la celebración de la primera edición del Torneo Vitoriano. Poco a poco la práctica del fútbol cuajó en la capital alavesa y más tarde en la provincia, convirtiéndose en un deporte muy popular. En 1935 surge otro de los históricos de la provincia, el Aurrera de Vitoria-Gasteiz. Este club tuvo en sus filas futbolistas alaveses ilustres como Mesanza, Orlando, Sagasti, Concha, Álava o Mardones (jugador también del Deportivo Alavés, del Real Madrid y la selección nacional), que hicieron posible la consecución en 1938 de la Copa de Guipúzcoa. Sus principales éxitos datan de la década de los ochenta. El Aurrerá ha aportado más de un centenar de jugadores a las filas alavesistas a lo largo de los años. Además de los mencionados en la primera época, más tarde destacan jugadores como Contrasta y Trini Echevarria, Montejo y Chechu, entre otros. Desarrollando una política de cantera, muchos jugadores han recalado en el Atlethic de Bilbao en virtud de un convenio de colaboración. Sin embargo, en diversas fases de la historia, las relaciones entre el Deportivo Alavés y el Aurrera han sido polémicas.

Si continuamos recordando datos de los clubes históricos de este deporte, no olvidaremos además de los campeonatos de fútbol entre estudiantes allá por los años 1939 y 40, en los que el encuentro por excelencia era el que disputaban Marianistas y Corazonistas, a un equipo emblemático, el Armentia y Corres, que dio lugar al Deportivo Vitoria, de larga y dilatada historia. El Vitoria de Tercera división se proclamó campeón de la Copa de Guipúzcoa en 1952, 1956, 1968 y 1969. Asimismo, logró tener secciones de boxeo, ajedrez, baloncesto, montaña, atletismo y balonmano.

El Amurrio se fundó en 1949, subió a tercera división en 1992, ascendiendo desde la Preferente Alavesa. El club Deportivo Villosa de Llodio, que comenzó su andadura en la década de los años treinta, ascendió a la tercera división en la liga vizcaina. Más tarde ,en Llodio, surgieron la Sociedad Deportiva Llodio y el Salleko (1982).

Otros clubes a mencionar son el "Oyonés" (C.D.Oyonés-Industrial) y la S.D.Michelin, fundada en 1969.

Se celebraron diversos campeonatos, como el Torneo Vitoriano, llamado también el campeonato local de Fútbol o campeonato de Fútbol aficionado, que en sus inicios la organizaba el Deportivo Alavés, pero recogió el testigo la S.D. Vitoriana. En 1962 surgió la Copa Vitoria. En los torneos del fútbol modesto empezaron a participar muchos equipos. Otro torneo organizado para juveniles fue el trofeo San Fernando. Desde 1963 se convocaba por la Delegación Nacional de la Juventud el Campeonato de España Infantil (fase clasificatoria provincial). Torneo de Empresas. Torneo primavera (mas tarde denominado torneo Ayala-Encartaciones), hacia 1976 surgió el Torneo de fútbol la Amistad Deportiva y en 1978 el torneo de fútbol sala Araba. Sin duda es en fútbol sala donde proliferaron innumerables torneos.

La delegación de la Federación Guipuzcoana de fútbol en Álava fue creada en 1955, y en 1986 se creó la Federación Alavesa de Fútbol, emancipándose de la Federación Guipuzcoana. Asimismo, la Federación Alavesa de Fútbol Sala se creó en 1988.

Para hacernos una idea de la extensa actividad futbolística de la provincia, elegiremos por ejemplo la desarrollada en la temporada 1965-66 en que los partidos que se celebraban en Álava correspondían al Deportivo Alavés (3ª división), Vitoria, Alavés y Aurrera (1ª Regional), Racing de Santo Domingo, Aurrera, San Ignacio, Pilar Nanclares, Loyola, Prado, Alavés, Vitoria y Ganzaga (en categoría Juvenil); Udea, Javier, Graficolor, Fontaneda-Palencia, Galicia, Nanclares, Valcano, Vasconia, Alavés-Artés, Electrocromo-Errekalcor, Juventus (en Torneo de adheridos); y Araya, Herza, Irauto, Esmaltaciones, Areitio, Vallcia Imosa, Salvatierra (en Torneo de Empresas).

En los comienzos del siglo XXI, el hecho de que el Deportivo Alavés haya sido subcampeón de Europa en la Copa de la U.E.F.A. ha sido el revulsivo ideal para la promoción y difusión de este deporte en Álava. Además, la gran existencia de actividades de fútbol y fútbol sala tanto en el ámbito escolar, federado o recreativo, hacen presagiar un buen desarrollo de estas modalidades deportivas en Álava.

Referente a los jugadores de cantera, además de los arriba mencionados, muchos son los jugadores alaveses que han figurado en las filas de distintos equipos que el lector encontrará en distintos artículos de esta Enciclopedia (véase Deportivo Alavés). Por ejemplo, de los inferiores del San Ignacio surgió el jugador Ernesto Valverde, que tras militar en el Deportivo Alavés fichó por el Sestao, y más tarde por los siguientes equipos de 1ª división: Español, Barcelona y Athletic de Bilbao.

En 1999, los futbolistas alaveses que participaron en 1ª División fueron: Pablo Gómez y Asier Salcedo, en el Deportivo Alavés; Felipe Guréndez y Arturo Igoroin (Sivori), en el Athetic de Bilbao; Aitor Karanka, en el Real Madrid y Eduardo Estívariz, en el Rayo Vallecano.

En los años 50 se conocen exhibiciones de gimnasia en el Frontón Vitoriano, y en 1959 se crea la Delegación Alavesa de Gimnasia, presidida por el profesor de educación física y entrenador nacional Juan González, hombre al que el deporte alavés debe muchos de sus logros en aquella época. Esta delegación será sustituida, en 1963, por la Federación Alavesa de Gimnasia.

En 1959 se utilizó el pabellón Landazuri para la práctica de gimnasia. En 1962 se celebra el primer campeonato de Álava de Gimnasia. Ese mismo año, la residencia Blume de Madrid convoca cinco plazas, tres de las cuales son conseguidas por alaveses (Ugarte, Alfonso y Jesús Rodríguez). Un año más tarde, ingresa junto a ellos Agustín Sandoval; más tarde se convertirán en pilares básicos de la selección española.

Álava llegó a contar con dos equipos en el campeonato nacional y tres gimnastas que llegaron a destacar a escala internacional (Juanjo Ruiz, Agustín Sandoval y Cecilio Ugarte), con participación de los dos últimos en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972, sumando aproximadamente 180 encuentros internacionales en los Campeonatos del Mundo y de Europa.

Juan José Ruiz, en el orden internacional, en 1965, consiguió el primer puesto dentro del encuentro Provence-Hispania, y repite éxito en los Juegos de la FISEP'66 (campeonato de Europa oficioso), al obtener la Medalla de Plata, con Cecilio Ugarte en la tercera posición.

Tras un paréntesis después de la retirada de estos gimnastas (Cecilio Ugarte abandonó la competición en 1973), surgen otros como Ortiz Acosta, Estitxu Fernández del Castillo o Amaia Ríos, pero cuando realmente se llega a tocar la cumbre es con la participación en gimnasia rítmica de los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996, con las gimnastas alavesas Estíbaliz Martínez, Lorena Guréndez y Tania Lamarca, componentes del equipo estatal de gimnasia rítmica por conjuntos que se hizo con el oro. Además, en la participación individual, Almudena Cid, varias veces campeona de España, obtuvo el noveno lugar. Y en los últimos Juegos Olímpicos del siglo XX, en Sydney 2000, estuvieron Almudena Cid (repitió el noveno puesto), L. Guréndez y B. Nogales.

Víctor Cano, gimnasta afincado en Vitoria-Gasteiz, ha sido cuarto en caballo con arcos y logró el séptimo puesto en la clasificación general individual del Campeonato de Europa de Gimnasia Artística celebrado en la ciudad griega de Patras (abril de 2002).

Por consiguiente, Vitoria-Gasteiz fue cuna de muchos y buenos gimnastas, los cuales consiguieron diferentes títulos nacionales. Es en 1963 cuando se inicia una larga lista de triunfos para la gimnasia alavesa, ya que en el Campeonato de España de Clubes, los alaveses Juan José Ruiz Corral y Cecilio Ugarte, integrados en el club denominado Piscina-Gimnasio de Vitoria, ocupan la primera y segunda posición respectivamente.

Los años 1964 y 1965, el Club Gimnasio Municipal de Vitoria se alza con el título estatal de gimnasia por equipos en la categoría juvenil. Por su parte, Cecilio Ugarte consigue el campeonato de España en 1966 y, posteriormente, en 1970, 1971 (perteneciendo al Kostka madrileño), y en 1973. Este gimnasta, junto a Juanjo Ruiz, participa por primera vez en un Campeonato del Mundo, que se celebró en Dortmund.

Juanjo Ruiz y Cecilio Ugarte consiguieron el primer y segundo puesto en el Campeonato de España individual de 1968. La quinta posición la ocupó Agustín Sandoval.

Tras los Juegos Olímpicos de Munich de 1972, con la participación de Agustín Sandoval y Cecilio Ugarte, se pasa a la década de los ochenta y comienzos de los noventa, donde los alaveses obtienen también buenos resultados. He aquí una muestra de los logros alcanzados: Luis Ruiz de Eguino alcanza el subcampeonato de España 1983 en categoría absoluta. En 1988, Mónica Jiménez es seleccionada para el combinado nacional. Iker Gómez de Salazar se proclama campeón de España'89 en categoría alevín. En 1990, Ortzi Acosta consigue la sexta plaza en los campeonatos estatales tras lograr cuatro medallas; asimismo, consiguió el segundo puesto en el campeonato estatal juvenil de 1991 y se hace con seis medallas de plata. Estitxu Fernández de Castillo consigue el campeonato de España 1991 senior (segunda categoría) tras lograr cuatro medallas. Olatz Velasco logra el quinto lugar en el campeonato de España 1992 de gimnasia rítmica con un cuarto puesto en la final de cuerda. Posteriormente, brillarán con grandes logros las conocidas gimnastas alavesas como Almudena Cid, Paula Olive, Tania Lamarca, E. Martinez, Guréndez y, en artística masculina, Víctor Cano.

Hubo también importantes encuentros internacionales de gimnasia celebrados en Vitoria-Gasteiz, y algunas exhibiciones de gimnasia, como la de la selección de la República Popular China, y la realizada con la selección rumana y su estrella Nadia Comanecci (Mendizorrotza, temporada 1977-1978). En octubre de 2002, el pabellón de Mendizorrotza acogió los campeonatos de España de gimnasia artística masculina (suelo, anillas, paralelas, potro, salto de caballo y paralelas asimétricas), campeonato que no se celebraba en la capital alavesa desde comienzos de los años noventa. Y, en cuanto a clubes, la representación alavesa correría a cargo del Club Arabatxo que ya consiguió el título en el año 2000 en Valencia.

A lo largo de la historia aparecen clubes importantes, entre los que cabe mencionar el Judizmendi, Gimnasio Municipal, Arregi, San Ignacio, Medina-Sección Femenina, Arabatxo, Urgatzi, Aritza, Oskitxo (antes Mendizorrotza de rítmica) y Beti Aurrera.

La modalidad de gimnasia rítmica en Álava nace de la mano de Ángeles Huerga y Txus Gistau, en el papel de entrenadoras. Hacia 1985, las actividades se desarrollaban en Mendizorrotza, Estadio, Olabide, Samaniego y Landazuri. En 1986 se creó la escuela de Rítmica de la Federación Alavesa.

En este deporte un acontecimiento sin duda inolvidable fue lo conseguido en los Juegos Olímpicos de Atlanta. El equipo español de gimnasia rítmica, con tres alavesas en el mismo, consiguió la medalla de oro con una nota de 38'933 (Bulgaria fue plata con 38'866 puntos y Rusia bronce con 38'365).

Estíbaliz Martínez, vitoriana, conocía a Tania Lamarca porque ambas pertenecían al mismo club, el Beti Aurrera, y Lorena Guréndez, también vitoriana, del club Oskitxo. Las tres formaban parte de un grupo de gimnastas elegidas, seis muchachas de 16 años, sometidas a un estricto régimen alimenticio y de entrenamientos. Vivían cada día pendientes de la báscula. Entrenaban en el gimnasio cinco o seis horas diarias al principio, y ocho horas en los últimos meses, de lunes a sábado. Era un trabajo duro, de equipo. En junio de 1992, consiguen la medalla de plata en el concurso general del Mundial disputado en Budapest y el oro en cintas y pelotas. En Atlanta, se jugaban el todo o la nada en el último lanzamiento de pelota (un lanzamiento más largo de lo previsto). La responsable de la recepción era Estíbaliz Martínez, apenas dieciséis años dedicados por entero a la gimnasia. En décimas de segundo el equipo español pudo perderlo todo, pero Estíbaliz no falló y las gimnastas consiguieron la mayor recompensa olímpica, la medalla de oro.

En el año 2002, entre los alaveses con mayor proyección en este deporte podríamos considerar en la modalidad de artística femenina: Erika Fernández de Eribe (club Urgatzi); en artística masculina: Víctor Cano, Gerson San Vicente y Jon Egia, los tres del club Arabatxo; y en gimnasia rítmica: Ainara Lacalle, Lara Marcos (A.D. Beti Aurrera), Alba Ramos, Constanza Sánchez (club Oskitxo) y Almudena Cid.

En taekwondo varios deportistas han obtenido logros: Eva Ferreira (medalla de bronce en campeonato España absoluto de 1999), Josu Velasco (bronce en Copa del Rey de 1999), Edorta Santos y Aritz Itxisoa.

En judo y disciplinas asociadas, Maier Uriarte (campeona de España sub 18 en 1999), María Medina (bronce en campeonato por equipos 1999), Sugoi Uriarte (campeón sub 15 en 1997) Iñaki Berganza (oro en campeonato de España sub15 en 1999) y Ione Ortiz de Zárate (campeona de España sub 15 en 1999).

En karate, el joven Iagoba Vizuete quedó clasificado en primer lugar en la modalidad de Kumite (peso -55 kilogramos.) en el campeonato de España Infantil (abril de 2002).

En patinaje, en 1999, en la disciplina de patinaje de velocidad destacaron por sus logros en las categorías jóvenes Etor Pérez, Enrique Leiva y David Estibariz. En 2002, en la primera división masculina de esta modalidad militaba el C.P. Marianistas.

En vela, estos últimos años la deportista más destacada en el panorama nacional e internacional ha sido la regatista Vanesa Almeida Querejazu (oro en la Universiada de 1999).

En hockey muchas son las jugadoras seleccionadas en el centro de perfeccionamiento técnico y programas de captación de talentos, por ejemplo Tamara Hernández (oro en la Copa de Europa sub 18 en 1999). Por su parte el Aiara Hockey Taldea logró el ascenso a división de honor femenina en la temporada 1997-1998.

En golf no existen deportistas alaveses con proyección, dependen de los tres clubes que definen este deporte en Álava.

En caza, durante el año 2002 se realizaron en Álava campeonatos de Euskadi en cinco modalidades, y se llevó a cabo el campeonato de España de San Huberto. Hay deportistas con proyección en las diferentes modalidades: Juan Gardeazabal (modalidad de compak-sporting), Ignacio Olave (Recorridos de caza), Pedro López de Munain (en las modalidades de Perros de muestra y el de San Huberto), José A. Gutiérrez (San Huberto), Fermín Irigoyen (Perros de muestra), Rodrigo Ortueta (Caza menor con perro), Conrado Santa Maria (Caza becada) y Juan Cruz Erreño (Perros de rastro de jabalí con atrailla). Por su parte, el equipo que destaca es el formado por José Rico y Fernando Lázaro en modalidad de Caza al vuelo con arco.

Sin precisar puestos ni años, ofrecemos a continuación una lista de los alaveses con presencia en los diferentes juegos considerados olímpicos:

Entre los jueces o árbitros destacan Pedro Marquínez (natación, Barcelona 1992), Emiliano Para (atletismo), José A. Aramendia (pelota), Juan M. Uruñuela (paralímpicos) y Julio Andres García (voleibol).

Deportistas

  • Atletismo: Martín Fiz, Blanca Lacambra, Maite Zúñiga, Luis Bóveda y Silvia Manrique.
  • Balonmano: Mikel Urdangarín.
  • Baloncesto: Jesús Iradier.
  • Ciclismo: Álvaro González de Galdeano.
  • Fútbol: Aitor Karanka.
  • Gimnasia: Agustín Saldoval, Cecilio Ugarte, Juanjo Ruiz, Víctor Cano, Almudena Cid, Estíbaliz Martínez, Beatriz Nogales, Tania Lamarca y Lorena Guréndez.
  • Halterofilia: Fernando Mariaca y Joaquín Valle.
  • Hípica: Daniel Fernández.
  • Judo: Antonio Bello y Gerardo Poncela.
  • Paralímpico: Iñaki Ibarreta y Yolanda Gómez López.
  • Tenis: Alberto Corujo.
  • Tiro Olímpico: Javier Álava y Dr. Axpe.
  • Triatlón: Eneko Llanos.
  • Voleibol: Rita Oraa.
  • Otros olímpicos son: Ion Echave, Iñigo Cuervo, Iñigo García (atletismo/Once); Jokin Larrínaga (pelota), Josu Rubio, Luis Tejada, Miguel A. Cano, Oscar Vega, Rafael Ladrón de Guevara, Anna García, Izaskun Bengoa, Lourdes Gómez de Segura, Lucía Urdangarín, Familia Álava, Antonio Gaceo y Emilio Sánchez.