Udalak

Orduña

Ciudad y Municipio de Bizkaia situado al oeste de la provincia de Álava-Araba. Riega su término el río Nervión con sus afluentes tales como el río Izoria y el arroyo de Lendoño. Su capital, ciudad del mismo nombre, se encuentra en una llanura al sur del término municipal, en la orilla izquierda del río Nervión. Las zonas oeste y suroeste, las más montañosas, están recorridas por una sierra cuyas alturas oscilan entre 1.039 (Peña Orduña) y 400 m. Las coordenadas geográficas son 43° 59' 40" de latitud y 0° 40' 40" de longitud (mapa catastral, hojas 86 y 111; 1:50.000), Mer. M. Limita al norte con el término alavés de Ayala, al sur con el vizcaíno de Arrastaria, al este con los alaveses de Amurrio, Lezama, Urcabustaiz y un pequeño enclave de tierras de Arrastaria (Bizkaia) y al oeste con el burgalés de Junta de Villalba de Losa, Ayala (Álava) y una pequeña comunidad de Orduña, Junta de Villalba de Losa, Ayala y Amurrio.


Ver mapa más grande

La célebre peña de Orduña parece haberse llamado Goldetxo. Así aparece en documento de 1686 titulado "Memorial del Señorío a Carlos IV" obrante en el Archivo Histórico Nacional, Est. Lib. 861 (escrito Goldecho).

AAA

Una torre almenada, acompañada a su izquierda de un león rampante sosteniendo una bandera con la cruz de San Juan.

AAA

La parte este del casco urbano se asienta sobre terrenos de aluvial; su parte oeste está edificada sobre terrenos de arcillas y margas abigarradas con evaporitas. Próximos a la localidad aparecen también terrenos formados por micritas arcillosas y algunas arcillas.

AAA

1960-70-88: véase tabla en imágenes.

Censos.

1800: 2.188; 1877: 3.920; 1887: 3.670; 1900: 3.325; 1910: 3.226; 1920: 3.169; 1930: 3.410; 1940: 5.950; 1950: 3.312; 1960: 3.697; 1966: 4.314; 1970: 4.822; 1975: 4.667; 1981: 4.472; 1986: 4.186; 1988: 4.222; 2000: 3.916.

Movimiento natural.

Matrimonios: 1969: 28; 1970: 36; 1971: 38.
Nacidos vivos: 1969: 31; 1970: 30; 1971: 31.
Defunciones: 1969: 39; 1970: 29; 1971: 38.

Población inmigrante

En 1981 contaba con un total de 2.157 inmigrantes llegados:

Ref. "Movimientos Migratorios".
Antes/en 1950Entre 1951-1960Entre 1961-1970 Desp. de 1970
148 v.
217 h.
160 v.
194 h.
377 v.
369 h.
345 v.
347 h.

AAA

1970: 338 (concentrada), 185 (diseminada).

AAA

Distancia desde la capital del municipio (Orduña) a Bilbao: 40 kms. Distancia a la cabeza del partido judicial: 40 kms. Este municipio tiene estación de ferrocarril. Situado en la carretera N-625 Bilbao-Pancorbo comunica con las localidades de Saracho y Berberana (Burgos), a través de una carretera comarcal con Aloria, Artamoña, etc..., y mediante pequeños ramales con Lendoño y Délica.

Diversos restos indican que una derivación de la calzada de Burdeos a Astorga subía desde Valdegovía, por Berberana, hasta alcanzar los caminos del Nervión por tierras de Orduña, para salir al mar por las costas de Bizkaia y Cantabria. En la Alta Edad Media continuó el tránsito por caminos hoy olvidados: la existencia del monasterio de San Clemente de Arbileta, próximo a Orduña, donado a la iglesia de Calahorra en 1192 por el rey Alfonso VIII, y el monasterio de Santiago de Langréiz, datado en 1075 y situado en el camino, subida de Berberana por la Llamada "Fuente de Santiago", dan fe del tránsito de Castilla a Bizkaia por los difíciles pasos de Goldecho, por la hoy llamada "Senda Negra", o por las laderas de la Peña, para salir a Arrastaria, tierras de Orduña y Urkabustaiz. A fines del medioevo, a medida que tomaba cuerpo la "puebla nueva" de Orduña, se potenciaba el paso por estos caminos, mientras se incrementaba también la importancia de sus ferias y crecía el comercio de las lanas castellanas hacia Flandes y los países del Norte a través de los puertos del Cantábrico. La afluencia de mercancías a Orduña era tan importante a fines del siglo XV, que las cuentas de los diezmos, el cobro de los derechos de aduana en la ciudad y las numerosas contingencias y trámites del comercio, exigían la presencia en Orduña de un escribano propio de nombramiento real.

Tal pujanza económica fue el motivo que impulsó a la Casa de Ayala en sus intentos y pugnas por mantener sus posiciones sobre Orduña y el dominio de sus caminos que, por otra parte, unían a Castilla con Urkabustaiz, las márgenes ayalesas del Nervión y los valles de Ayala/Aiara y Llodio, tierras sujetas a su señorío. La Corona castellana no se mantuvo ajena a la importancia de Orduña en el comercio y las comunicaciones; en 1491, estudiaba el Consejo Real un proyecto de reparación del camino de Orduña por un costo de doscientos veintidós mil maravedís, cantidad que esperaba cubrirse mediante el cobro de medio real a cada caballería que atravesara dicho camino, calculándose el cobro de tres mil peajes cada año para costear la obra. La recaudación de los diezmos de la mar en Orduña era tan sustanciosa, que Enrique IV había concedido poco antes su disfrute, como merced, a los Velasco, Condestables de Castilla, en pago de sus servicios y de los que esperaba recibir de ellos en su reinado.

Ya en el trono los Reyes Católicos, en noviembre de 1492, la ciudad de Orduña, siempre protegida por la Corona, llegaba a un acuerdo con el entonces Condestable Bernardino Fernández de Velasco sobre la exención de los diezmos de compraventa en las ferias orduñesas. Reinando ya Carlos I se proyectaba una ampliación del camino medieval de herradura que subía a la Peña por la ermita de San Bartolomé, ruta intransitable en muchas épocas del año. No obstante, en 1553, apuntaba un serio peligro para Orduña: según una Real Cédula de 17 de mayo de aquel año se intentaba trazar un camino desde el valle de Losa a la costa por la sierra de Angulo, que desde Losa, por Arceniega, Gordejuela u Oquendo, llegaría al Cadagua y a la villa de Portugalete. Se potenciaba este camino como la ruta más directa de Burgos al mar y porque, en su recorrido de vuelta a Castilla, podrían utilizarse como mercancía de retorno de las lanas, vinos y demás productos embarcados, los veintiocho mil quintales de hierro y los seis mil de acero que se labraban en las ferrerías del camino; trazó esta ruta Ochoa de Salazar, pero se interpuso Orduña y consiguió que el proyecto no cuajara. En 1681 se abría el camino de carros y galeras por Orduña rompiendo la peña de Goldecho, tras de una tentativa frustrada en 1664; contribuyeron a la obra la villa de Bilbao, la ciudad de Orduña y el Consulado bilbaíno.

A partir de entonces pasarían por los nuevos caminos recuas y carros que porteaban trigo, cebada, vino, aceite y otros mantenimientos, y carretas cargadas de lana que paraban en la ciudad donde se traspasaba su mercancía a carros y recuas del país camino de Bilbao. La traza y condiciones se hizo por los maestros y diputados Juan Martín de Taborga, Juan Raon y Lucas de Longa; se remató su costo en quince mil ducados y el peaje percibido por Orduña alcanzaba siete mil reales anuales. Este camino llegaba a Orduña, pasando por el santuario de la Antigua desde la Peña Vieja, en cuya cima se eleva hoy el monumento del Charlazo, para bajar al Nervión desde el valle de Losa. Las Juntas Generales de 1752 se planteaban posibles rutas para el trazado de un nuevo camino de la Meseta y el Valle del Ebro -Aragón y Rioja- hasta Bilbao: la de Balmaseda por el valle de Mena, la de Vitoria y la de Orduña. Esta ciudad se dirigió repetidas veces al Marqués de la Ensenada exponiendo las ventajas de su camino, junto con los informes de dos maestros de obras, Juan Bautista de Ibarra y Vicente de Muguira, quienes reconociendo el trayecto de Areta a Santa María de Rivarredonda, calcularon su coste en 3.301.637 reales. El camino pasaría por Areta, Marquijana, Amurrio, Saracho, entraría en Orduña y saldría por la puerta de San Francisco y Puente de la Torre hasta la Venta de Arbín, en la falda de la Peña Vieja de San Bartolomé -camino usado desde tiempo inmemorial-; "y desde la venta para subir a la Peña habían de hacerse cinco vueltas o tornos".

Sometido el proyecto al padre jerónimo Fray José de Pontones en 1757, lo informó favorablemente; y en 1764 se comunicaba a Vizcaya el permiso de ejecución del camino orduñés por 210.000 maravedís por caballería. La obra tardó ocho años en realizarse y costó más del doble de lo presupuestado; dirigió los trabajos José Santos Calderón y hubieron dé subirse los aranceles del paso: un real para cada caballería mayor y veinte maravedís para la menor. El camino entraba a Orduña por el paseo del Prado y puerta de San Miguel, salía por la de Burgos, pasaba a la jurisdicción de Tertanga entrando en la sierra por el lugar de la ya entonces desaparecida ermita de San Bartolomé, en cuyas proximidades se acordó colocar dos efigies: la del titular de la antigua ermita y la de San Rafael, proyecto que nunca Llegó a realizarse. La construcción de este camino y los nuevos aranceles del reino hicieron que los valores de la aduana orduñesa subiesen espectacularmente durante el siglo XVIII. (Ref. Portilla, M.: "Catálogo Monumental de la Diócesis de Vitora", Vl, Vitoria, 1988).

AAA

Según el censo agrario de 1972, en este ayuntamiento había 232 explotaciones agrícolas, 75 de menos de 0,5 Has., 18 de 0,5 a 0,9 Has., 52 de 1 a 5 Has., 65 de 5 a 20 Has., 15 de 20 a 100 Has., 6 de 100 y más Has. El régimen de tenencia era el siguiente: Propiedad: 1.141; Arrendamiento: 331; Aparcería: 18; Otros: 1.296; 1.786 parcelas son menores de 1 Ha., 311 de 1 y menores de 5 Has., 44 de 5 Has. y mayores. En 1970 se cultivaban 188 Has. de maíz, 188 de alubia, 20 de patatas, 60 de huerta, 543 de prados, 242 de praderas, 40 de nabo forrajero, 25 de maíz forrajero, 15 de otros forrajes. En 1986, con el ingreso en el Mercado Común, fue declarado este municipio "zona de montaña" haciéndose acreedor a un subsidio del 35 % sobre el proyecto de desarrollo integral del mismo. En 1981 poseía 8 empresas, de las cuales 6 ocupaban de 3 a 19 personas y 2 de 20 a 99. En las primeras trabajaban 32 y en las segundas 121, sumando un total de 153 personas ocupadas en la industria. (Ref. ESICAE, 1983, E. Jaurlaritza). Las empresas de más de diez trabajadores enclavadas en su término eran en 1982 La Ibérica de Agujas, con 47, Lao, Mueble Actual, S. A., con 74, Peteiro Castro (construcción), con 14. ("Catálogo Industrial del País Vasco", 1982). Comercialmente, Orduña pertenece al área de Bilbao.

Actividad profesional (en tantos por ciento) en el período 1910-1970
Ref. J.M.ª Garayo Urruela, Orduña en el siglo XX, en "Estudios Vizcaínos", n.º 9-10 (1974).
1910193019501970
Sector agrícola:
- Propietarios y rentistas1,542,800,750,18
- Labradores11,4611,9510,272,17
- Jornaleros15,4116,704,910,06
- Otras actividades agrícolas0,280,690,670,83
Total28,6932,1416,303,24
Sector artesanal:
- Confiteros, panaderos, carniceros, etc1,641,561,471,08
- Zapateros, guarnicioneros y cultidores11,155,444,510,82
- Sastres, modistas, etc3,071,390,591,21
- Ebanistas, carpinteros y silleros6,265,355,792,25
- Albañiles y canteros2,201,213,471,46
- Herreros y hojalateros1,350,860,830,18
- Aprendices0,671,561,39---
Total26,3417,3718,057
Sector industrial:
- Obreros calificados1,441,862,8310,94
- Obreros no calificados---0,187,0733,07
- Supervisores de producci6n0,10,09---3,89
- Técnicos---0,330,271,59
- Directores gerentes---------0,44
- Patronos y empleados industriales---0,330,670,25
Total1,542,7910,8450,18
Sector servicios:
- Profesionales3,082,002,832,68
- Personal administrativo2,402,091,236,77
- Comerc¡ales5,010,054,514,21
- Comunicaciones y transportes4,149,9214,7510,36
- Trabajadores de los servicios1,350,951,133,83
- Fuerzas armadas0,290,951,470,31
- Clero13,0013,7920,358,81
- Sirvientes13,2910,727,311,14
Total42,5646,4733,9738,11
Varios0,861,121,031,46

El total de población considerada activa en 1982 era de 1.258 varones y 321 mujeres. De éstos, 1.119 v. y 239 m. se hallaban ocupados, 63 v. y 67 m. buscaban empleo por primera vez y 76 v. y 15 m. habían trabajado anteriormente. El total de inactivos estadísticos era de 928 y de inactivas estadísticas 1.917. (Ref. Anuario Estadístico Vasco, 1982).

AAA

Ciudad única del Señorío de Vizcaya. Disfrutó el voto y asiento 4 entre las villas en las Juntas Generales de Gernika, y contribuyó al Señorío por 191 fogueras. Se gobernó por un ayuntamiento compuesto de un alcalde ordinario con jurisdicción propia, un síndico procurador general y dos regidores.

Municipio, partido judicial de Bilbao, Bizkaia.

Colegio de la Compañía de Jesús. Fundado en 1682 por los marqueses de Villafuerte, sufrió diversas ampliaciones en 1732. Al ser expulsados los jesuitas en 1767, sus heredades de Orduña fueron evaluadas en 914.683 reales. Reintegrada la Compañía en 1815, la antigua iglesia, que fue primitivamente la de San Juan el Real o el Viejo, pasó a ser parroquia de la Sagrada Familia.

Areas de recreo municipales de La Fuente de la Teta y de la Fuente de la Choza.

AAA

Castellano. A comienzos del siglo XVIII se hablaba el idioma vasco con intensidad (ver Julio Caro Baroja: Materiales para una historia de la lengua vasca en su relación con la latina, Acta Salmanticensia, T. I de Filosofía y Letras, Salamanca, 1945-46, p. 16). En un documento de fines del s. XVIII, exhumado por Barandiarán, se cita a esta localidad como vascófona (Varios: "Geografía Histórica de la Lengua Vasca", Auñamendi, 1960, t. I, pp. 61-66). En el primer tercio del s. XIX, Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: op. cit. pp. 44-60). Se desconoce la fecha de la desaparición del vascuence. En el mapa lingüístico de L. L. Bonaparte (1863) figura fuera de la línea de influencia de la lengua vasca. Unos años más tarde (1880), L. de Velasco confirma este mismo hecho (L. de Velasco: Los Eúskaros, Barcelona, 1880, p. 484). Según el censo de 1981 había los siguientes hablantes: ("Educación y Euskera"):

Erdaldunes3.794
Euskaldunes
- Alfabetizados51
- Algo Alfabetizados28
- No alfabetizados8
Casi euskaldunes
- Alfabetizados302
- Algo Alfabetizados59
- Pasivos124

AAA

Durante el curso 1973-74 contó con 7 unidades escolares públicas con 172 alumnos matriculados y 23 unidades escolares privadas con 924 alumnos matriculados. Se dieron clases de euskara, durante el curso 1981-1982, a 70 alumnos en la "gau-eskola I" y 42 alumnos en la "gau-eskola II". En 1982 había una población preescolar de 86 niños y 78 niñas, un centro de EGB público y dos privados que acogían 572 niños y 352 niñas, un centro privado de bachillerato y COU al que asistían 143 niños y 134 niñas, dos centros de FP privados a los que acudían 338 niños y 62 niñas. (Ref. Anuario Estadístico Vasco, 1982). El número de alumnos en el curso 1983-1984 era: en preescolar 131, todos ellos en centros públicos; 881 en EGB, todos ellos en centros privados; 340 en BUP/COU, todos ellos en centros privados; 206 en FP1, de los cuales 146 en centros públicos y 60 en privados; 122 en FP2, todos ellos en centros públicos y 37 en EE, todos ellos en centros públicos.

El nivel de instrucción de los mayores de diez años era según el censo de 1981 ("Educación y Euskera"):

Analfabetos66F. Profesional190
Sin estudios866Segundo Ciclo159
Primer Grado1.591Escuelas Univ.65
Primer Ciclo415Facultades / ETS53

Coral Orduña, de voces mixtas.

AAA

Dolmen de las Campas de la Choza. Situado al pie de Sierra Salvada; dolmen largo abierto, excavado en 1968 por Apellániz, Fariña y Llanos. Se encontraron en él restos de sílex, y cuentas de collar, así como restos humanos. En el barrio de Paul se encontró un hacha neolítica, conservada en el Museo Arqueológico de Bilbao.

En las proximidades de Aloria se ha localizado un yacimiento del siglo II, posiblemente una explotación agropecuaria, del que se han encontrado en superficie fragmentos de terra sigillata.

Según refiere la Crónica de San Juan de la Peña, los cristianos que huían de la invasión musulmana en las primeras décadas del siglo VIII buscaron cobijo, entre otros lugares que se mencionan, en lo abrupto de los montes de Orduña, donde construyeron castillos y fortalezas. Figura Orduña en la Crónica de Alfonso III formando parte del elenco de aquellos lugares que como Álava-Araba, Bizkaia, Alaone, Pamplona y Deyo fueron siempre poseídos por sus moradores (cfr. Crónica de Alfonso III. Edición e índices preparados por Antonio Ubieto Arteta, Valencia 1961, p. 38). El sentido de esta noticia aparece totalmente desvirtuado cuando más tarde viene a ser recogida por el arzobispo de Toledo Rodrigo Ximénez de Rada (cfr. De Rebus Hispaniae, Libr. IV, Cap. V, p. 79 de la edición matritense de 1793). Aparece también citada en la carta de donación y fueros de Valpuesta otorgada por Alfonso II de León en el año 804, así como en el voto de Fernán González al monasterio de San Millán de la Cogolla y en la realizada en 1705 por Lope Sánchez a San Millán, en que se citan los manzanales que éste poseía en Orduña. También, en la donación de Alfonso VII de Castilla al mismo monasterio en 1135.

Fernando III de Castilla, para premiar el apoyo recibido del señor de Vizcaya Lope Díaz de Haro, al casar éste con la infanta Urraca, hija del rey, les concede en 1218 la tenencia sobre Orduña y Balmaseda. El 11 de marzo de 1229, Lope Díaz, en el mismo Orduña, concede a la villa el Fuero de Vitoria, otorgando carta de población donde aparece la figura jurídico-administrativa de concejo. Enfrentado su hijo y sucesor en el señorío, Diego López de Haro, a la corona, al querer convertir en patrimoniales las tenencias otorgadas a su padre (Orduña entre ellas), las tropas castellanas entraron en territorio orduñés para mantener la autoridad real. En 1255 el hijo de Diego López, Lope Díaz, se enfrenta a Alfonso X, quien acaba de suceder a Fernando III, por el litigio sobre el señorío, produciéndose un levantamiento de nuevo sofocado por el ejército castellano.

Alfonso X otorga a Orduña el 5 de febrero de 1256 un Fuero real, distinto del señorial otorgado en 1218 por Lope Díaz. Después de esta reafirmación del control real sobre Orduña, crecía el descontento de Lope Díaz de Haro. Así, en los preliminares de la conjura de los ricoshombres en 1271, reunido el señor de Vizcaya con otros miembros de la oligarquía nobiliaria en el hospital de San Juan de Burgos exponía al rey sus quejas y le pedía la entrega de Orduña y Balmaseda "que decía hera su heredad", cuestión que el rey prometía someter a un jurado de nobles, eclesiásticos y hombres buenos de las villas. Más tarde, cuando los nobles más poderosos, entre ellos Don Lope, se desnaturalizaban del rey y marchaban a tierras de Granada, el señor de Vizcaya le reclamaba otra vez Orduña y Balmaseda. El rey contestaba "e lo que decides que Orduña debe ser vuestra e que la dio el rey Fernando en donación a Don Lope e a Doña Urraca vuestros agüelos verdad es; mas vos guerreastes desde ella e desde alli fecistes mucho mal en la tierra, e fuero es de Castilla que si de la donación que el rey da le facen guerra e mal en la tierra, que la pueda tomar con fuerza e con derecho". La muerte del heredero de Alfonso X, Fernando de la Cerda, iba a cambiar las cosas.

El infante Sancho (después Sancho IV el Bravo) veía en el señor de Vizcaya uno de sus más fuertes apoyos en sus pretensiones al reino contra sus sobrinos los Infantes de la Cerda; y, muerto el rey Alfonso en 1284, Lope Díaz de Haro se convertía en uno de los hombres más poderosos de la corte de Sancho IV. Lope aprovecha esta situación para afianzar su poder sobre los dominios patrimoniales y las tenencias tradicionales recibidas de los reyes por los señores de Vizcaya; por eso apenas muere el rey Don Alfonso X concede a Orduña su carta de "amayorazgamiento" el 17 de junio de 1284, a la vista del fuero de su abuelo que el concejo de Orduña le presentaba al respecto. Por esta carta daba a Orduña "por mayorazgo de Vizcaya para siempre jamás, que no se partan una de otra en ningun tiempo et que ninguna non la pueda heredar sino quien fincare señor de Vizcaya". A la muerte en 1288 de Lope Díaz, pasó Orduña de nuevo a manos de la corona, que aseguró militarmente la retaguardia alavesa de las tierras de Orduña. Para reafirmar la posesión realenga y congraciarse con la población, el 1 de septiembre del mismo año, confirma Sancho IV a la villa el fuero de Alfonso X, concediendo una feria de ocho días después de San Miguel.

En la minoridad de Fernando IV, Diego López de Haro, hermano de Lope, confirma en 1296 la carta de "amayorazgamiento" de Orduña, dentro del señorío de Vizcaya. Con esto se adelantaba a los intentos de separación de Orduña y Balmaseda de Vizcaya, suscitadas en los pleitos sucesorios tras la muerte de Diego López, problemas que llenaron gran parte del siglo XIV. La separación llegó, en efecto, aunque por breve tiempo al terminar la descendencia de Don Diego; entonces Orduña y Balmaseda pasaron otra vez a la Corona de Castilla, hasta que, en plena lucha dinástica entre el rey Pedro I y su hermano Enrique de Trastámara, daba éste la villa de Orduña a su hermano y Alférez Mayor Tello, señor de Vizcaya, quien en 14 de abril de 1366, reconocía y confirmaba los privilegios de Orduña, ampliándolos y anulando los "tributos echados a la villa" en tiempos del rey Pedro su hermano. Don Tello murió en 1370 y el señorío de Vizcaya quedaría incorporado a la corona en la persona del príncipe Juan, después Juan I de Castilla. (Ref. Portilla, M.: "Catálogo Monumental de la Diócesis de Vitoria", VI, Vitoria, 1988).

Reseña Iturriza cómo el Rey Enrique IV confirmó a Orduña sus privilegios, haciendo restitución de ella y de sus aldeas a Bizkaia, mandando que no pagasen sus vecinos alcabala a la merindad de Castilla la Vieja, y que sólo diesen cuarenta y cinco mil maravedís en cabeza de pedido, más los diez mil maravedís que de pedido forero antiguo pagaban, como cada una de las demás villas de Bizkaia, que en todo eran cincuenta y cinco mil maravedís que se habían de pagar al Tesoro del Señorío, como consta de sus reales privilegios expedidos en Segovia en 29 de julio y 4 de agosto de 1467, y en ellos le da título de ciudad a Orduña. Igualmente confirmaron los privilegios de Orduña el Rey Juan II, en Alcalá de Henares a 20 de marzo de 1408 y en Valladolid a 4 de agosto de 1477 y en Barcelona con su esposa Isabel a 15 de julio de 1481; y la misma doña Isabel en Santo Domingo de la Calzada a 3 de julio de 1483, y que los vecinos de Orduña no pagasen portazgos, ni derechos de cuantas mercaderías trajinasen o embarcasen por los lugares y puertos de España.

Al filo del siglo XV, la casa de Ayala pone sus afanes señoriales en Orduña. Desde el siglo XII poseía Urkabustaiz y Kuartango así como Llodio, adquisición reciente. Fernán Pérez de Ayala pleiteó hasta 1380 con Orduña por las aldeas de Delika, Tartanga, Aloria, Artómaña y Arbieto, dictaminando la Chancillería de Valladolid este mismo año su restitución a los Ayala. Enrique IV de Castilla concede al mariscal García de Ayala el oficio de Justicia de Orduña, que sería revocado por los Reyes Católicos en 1476. En 1476 Orduña envía al acto de jura de los Fueros de Vizcaya por Fernando el Católico, celebrado en Gernika, a cuatro representantes "de la ciudad de Orduña": Ochoa Sánchez de Orozko, Pero Fernández de Arbieto, Pero Martínez de Mimenza y Martín López de Aguinaga. El 11 de febrero de 1480 confirmaban los Reyes a Orduña el privilegio de no poder ser apartada ni enajenada de la corona real, revocaban cualquier merced que de Orduña o de sus términos se hubiese hecho, en especial por Enrique II a Fernán Pérez o a Pedro López de Ayala, y las confirmaciones de las mismas hechas al Mariscal y a su hijo Fernando; en la misma fecha otorgaban carta de perdón al Mariscal, a su hijo, a sus parientes y criados, por los alborotos ocurridos en Orduña cuando intentaban apoderarse de ella, ya que Don García había renunciado en los reyes a todos los derechos que pudiese tener. Otorgaban también una carta de seguro a Orduña y sus aldeas defendiéndolas del Mariscal y de su hijo, que continuaban con la alcaidia del castillo después de revocarles la merced que decían tener sobre Orduña; exigían al Mariscal, a su hijo y al Conde de Treviño que pagasen a la ciudad los cuatrocientos mil maravedís en que fueron condenados "por los males que recibieron de ellos" y dictaban provisiones, cédulas y órdenes diversas en el mismo sentido a favor de Orduña.

En 1535 ocurrió en Orduña un gran incendio, en el cual ardieron 4 calles, el edificio en que se custodiaba el archivo y la casa-hospital sita en la calle Yerro, que estaba junto a la iglesia mayor de Santa María. El 23 de febrero de 1536 es extendida una provisión por Carlos I y Doña Juana en favor de Orduña, facultando a su consejo que, para reparar los estragos del incendio sufrido el año anterior, impusiera arbitrios sobre las mercaderías o en lo que estimase más oportuno hasta una cantidad de 2.000 ducados. Igualmente se manda que se reciba en las casas a los perjudicados por el incendio y que los escribanos de las audiencias y cancillerías suministrasen sin derechos copias de los documentos y testimonios de los papeles pertenecientes a la ciudad, ya que muchos de ellos había destruido el fuego. En el mismo año, en diferentes fechas, se auxilió a esta ciudad con nuevas cédulas que facilitaron la reconstrucción de sus edificios y calles. [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya, t. IV, pág. 204].

En el litigio que habían sostenido la villa de Lekeitio contra Orduña sobre procedencia de asiento en las juntas generales de Gernika, se le dio la razón a Orduña. En la provisión del 16 de noviembre de 1553 se dice: "primeramente la villa de Bermeo y la segunda la villa de Bilbao y la tercera la villa de Durango y la cuarta la dicha ciudad de Horduña". [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya" t. IV, p. 285].

A comienzos del siglo XVII, en las elecciones generales del personal del regimiento general del Señorío de Vizcaya, Orduña votaba por la parcialidad gamboína.

El 17 de abril del año 1624, la Junta General del Señorío decidió fortificar los puertos y costas de Bizkaia y nombrar capitanes y oficiales en todas las villas y anteiglesias del Señorío, ante la posibilidad de un ataque de naves holandesas. La compañía de Orduña quedó bajo las órdenes de Iñigo Ortés de Velasco. Las villas entablaron un pleito con el Señorío a causa de los nombramientos de capitanes y oficiales, pues estaba estipulado de antes que en caso de guerra los alcaldes fueran los capitanes de las compañías de sus villas y el rey Felipe IV revocó los nombramientos en noviembre del citado año. EL 20 de abril del año 1639 el Señorío acordó, entre otras medidas preventivas contra un ataque de naves francesas a sus costas, designar los lugares a los que debían acudir las gentes armadas de las localidades del interior del Señorío en caso de alarma. A los de Orduña, así com a los de otros pueblos, se les indicó que se dirigieran a Galdakao, para desde allí marchar en socorro de la costa. [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorío de Vizcaya", t. V, 281].

En el año 1704 Orduña contaba con 163 hogueras en el casco, además de veinte en el partido de Belandia, cinco en el de Londoño de Arriba, catorce en el de Londoño de Abajo y catorce en el de Mendeika; en conjunto, 216, según se desprende de un fogueramiento efectuado en todo Bizkaia en el citado año. Este fogueramiento fue decretado por la Junta General del Señorío con fecha 28 de junio, a fin de poder hacer los repartimientos en los gastos generales del Señorío. [E. J. [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorío de Vizcaya", t. VI, p. 25].

El 23 de agosto de 1794, las milicias de Orduña se dirigen a la frontera de Bizkaia con Gipuzkoa, para defenderla de todo ataque francés.

En octubre de 1833 comienza el primer conflicto armado carlista. En las provincias vascas, sobre todo, y en Cataluña y Aragón, masas de campesinos y artesanado urbano ingresa en las filas carlistas a la muerte de Fernando VII. Por factores tan influyentes en la época como el foralismo, pugna entre el centro y la periferia, discordancias sociales y cuestiones religioso políticas, las provincias vascas en concreto se verán envueltas en dos largas guerras. En la primera, el 4 de octubre de 1833, se subleva en Orduña el teniente general Ibarrola, quien dio una proclama llamando a las armas a los realistas. Ante el empuje de las fuerzas liberales que llegan de Vitoria, al mando de Jaime de Burgues, tiene que abandonar el pueblo. En esta misma guerra, el 14 de marzo de 1838, sale de Orduña una de las expediciones más desgraciadas de las guerras carlistas. Salió a la cabeza el Conde de Negri con 9 batallones y 200 caballos y regresó casi solo a las pocas semanas. Esta expedición se limitó a marchar y contramarchar por las más altas sierras del país. A pesar de ello no fue procesado como Gómez, Zaratiegui y Elío, porque gozaba de favor en la corte de D. Carlos.

Elecciones de Diputados a las Cortes convocadas para el 19-III-1841,
celebradas los días 7-II / III-1841.
El Distrito Electoral de Orduña comprendía únicamente a la ciudad de Orduña.
[Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya" Elecciones, Registro 30; Legajo 3. "Acta de elecciones del distrito de Orduña", del 12-III-1841].
N.º de electores del distrito179
N.º de electores que tomaron parte en la votación104
CandidatosVotos
Francisco de Hormaeche104
Joaquín Francisco de Pacheco104
Manuel M.ª de Aldecoa103
Manuel M.ª de Murga1

Elecciones para propuesta de terna para Senador celebradas los días 7-II / III-1841.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya", Elecciones, Registro 30, Legajo 3. "Acta de elecciones del distrito de Orduña", del 12-III-1841.
N.º de electores del distrito175
N.º de electores que tomaron parte en la votación104
CandidatosVotos
Manuel Joaquín de Tarancón104
Duque de Rivas104
Domingo Eulogio de la Torre104

Elecciones de Diputados a las Cortes convocadas para el 15-X-1843, celebradas los días 15-20-IX-1843.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya", Elecciones, Registro 39, Legajo 2. "Certificación del Acta electoral del distrito de Orduña del 20-IX-1843".
N.º de electores del distrito215
N.º de electores que tomaron parte en la votación81
CandidatosVotos
José Miguel de Arrieta Mascarua81
Víctor de Munibe79
Manuel de la Concha79
José María de Lámbarri2
Juan Santos de Orúe2

Elecciones para propuesta de terna para Senador celebradas los días 15-20-IX-1843.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya", Elecciones, Registro 39, Legajo 2. "Certificación del Acta electoral del distrito de Orduña del 20-IX-1843".
N.º de electores del distrito215
N.º de electores que tomaron parte en la votación81
CandidatosVotos
Pedro Novia de Salcedo81
José Santos de la Hera79
Domingo Eulogio de la Torre79
José M.ª de Jusue2
Antonio M.ª de Ansótegui2

Elecciones de Diputados a las Cortes Constituyentes convocadas para el 8-XI-1854, celebradas los días 4-6-X-1854.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya", Elecciones, Registro 44, Legajo 1. "Certificación del Acta de elecciones del distrito de Orduña del 7-X-1854".
N.º de electores del distrito141
N.º de electores que tomaron parte en la votación116
CandidatosVotos
José de Allendesalazar116
Rafael de Guardamino116
Justo de Landa116

Elecciones de Diputados a Cortes Constituyentes convocadas para el 8-XI-1854, 2.ª vuelta. 21-23-X-1854.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya", Elecciones, Registro 42, Legajo 3, n.º 1. "Acta de la Junta de Escrutinio general de votos del 29-X-1854".
N.º de electores del distrito141
En este distrito no llegó a constituirse la mesa electoral por falta de concurrencia de electores.

Elecciones de un Diputado a Cortes celebradas los días 20-23-I-1870.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya", Elecciones, Registro 46, Legajo 2. "Certificación del Acta electoral del día 24-I-1870".
N.º de electores307
N.º de electores que tomaron parte en la votación217
CandidatosVotos
Antonio Juan de Vildósola y Mier214
Mariano de Zabalburu y Basabe2
Pedro Oquendo1

Elecciones generales del 1-II-1891.
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 4-II-1891. Filiaciones: Fusi, "Política obrera en el País Vasco".
CandidatosPartidosVotos
AmpueroCarlista188
LizanaConservador180

Elecciones generales del 5-III-1893
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 9-III-1893. Filiaciones: Fusi, "Política obrera en el P. V.".
CandidatosPartidosVotos
LizanaLiberal215
Cosme Aldama15
Celedonio10
Marcos Quintana1
Ramón Isusi1
Fermín Eguiluz1
Valentín Amurúzaga1
Pedro Latorre1
Justo Martínez1
Isidora Aldama de Isasi1
AmpueroCarlista0

Elecciones generales del 12-VI-1896.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya". "Acta del Escrutinio General" del 16-IV1896. Expediente n.º 1. Carpeta n.º 860.
CandidatosPartidosVotos
LizanaConservador296

Elecciones generales del 27-lll-1898.
Ref. "Archivo Administrativo Diputación de Vizcaya". "Acta del Escrutinio General" del 31-III-1898. Expediente n.º 3. Carpeta n.º 860.
CandidatosPartidosVotos
Ortueta331
LizanaConservador189

Elecciones generales del 16-IV-1899.
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 19-IV-1899.
CandidatosPartidosVotos
LizanaConservador201
Cosme Echevarrieta80
Ortueta3
En blanco1
Elecciones generales del 19-V-1901
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 22-V-1901.
CandidatosPartidosVotos
LizanaConservador301

Elecciones generales del 26-IV-1903
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 30-IV-1903.
CandidatosPartidosVotos
LizanaConservador404
Isidro Ajuriaguerra 7
Silverio Quintana 2

Elecciones generales del 10-IX-1905
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 13-IX-1905.
CandidatosPartidosVotos
LizanaConservador310
Restantes 0

Elecciones generales del 21-IV-1907
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 24-IV-1907. Filiaciones en "El Porvenir Vasco" de abril de 1907.
CandidatosPartidosVotos
LizanaConservador309
Restantes 0

Elecciones generales del 8-III- 1914
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 10-III-1914. Filiaciones en "Euzkadi" del 2-III-1914 y "Gaceta del Norte" del 9-III-1914.
CandidatosPartidosVotos
BilbaoJaimista376
AmézolaConservador171
Varios 1
En blanco 1

Elecciones generales del 9-IV-1916
Ref. "El Pueblo Vasco" del 10-IV-1916. Filiaciones en "El Liberal" del 9-IV-1916.
CandidatosPartidosVotos
PowerIndependiente255
AmpueroJaimista241

Elecciones generales del 24-II-1918
Ref. Boletín Oficial de Vizcaya del 27-II-1918.
CandidatosPartidosVotos
RotaechePNV332
BilbaoJaimista77
Varios 1
En blanco 6

Elecciones generales del 1-VI-1919
Ref. Boletín Oficial de Vizcaya del 4-VI-1919. Filiaciones en El Pueblo Vasco del 28-V-1919.
CandidatosPartidosVotos
SalazarLiga Monárquica260
RotaechePNV252

Elecciones generales del 19-XII-1920
Ref. Boletín Oficial de Vizcaya del 22-XII-1920. Filiaciones en El Liberal del 21-XII-1920.
CandidatosPartidosVotos
ChávarriLiga monárquica198
ElguézabalPNV50
Varios 3
En blanco 2

Elecciones generales del 29-IV-1923
Ref. Boletín Oficial de Vizcaya del 1-V-1923. Filiaciones en Gaceta del Norte del 1-V-1923.
CandidatosPartidosVotos
ChávarriLiga monárquica211
ArocenaUnión nacionalista68
En blanco 3
Varios 1
Elecciones municipales del 12-IV-1931
Ref. Boletín Oficial de Vizcaya del 16-IV-1931. Filiaciones en El Liberal del 14-IV-1931.
CandidatosVotos
Benigno de la Torre Obaldia167
Epifanio de Larrea Balugera163
Florencio Oteo Perea154
Luis Llaguno Piñera121
Luis Larrea Balugera121
José M.ª López Madaria120
Estanislao Lecanda Rubio117
Sebastián Olabuénaga103
Matías Betolaza103
Luis Ugarte Jáuregui97
Higinio Quintana Guinea94
Miguel Salazar Pinedo90
José Arechalde53
Manuel Badillo52
Atanasio Olabuénaga1
Néstor Almarza1
Emeterio Madaria Elósegui1
Tomás Larrea Balugera1
En blanco2

Elecciones generales del 28-VI-1931
Ref. Boletín Oficial de Vizcaya del 1-VII-1931. Filiaciones en Gaceta del Norte del 30-VI-1931.
CandidatosPartidosVotos
EguileorEstatutista544
HornEstatutista543
ElguezabalEstatutista543
RoblesEstatutista542
AldasoroRepublicano139
FatrásRepublicano139
PrietoSocialista139
AraquistainSocialista138
BullejosComunista1
AdameComunista1
CarroComunista1
IbarruriComunista1
UrrengoecheaANV0
AranaANV0
DuñabeitiaANV0
MendiolaANV0
En blanco 2
Varios 1

Elecciones generales del 19-XI-1933. (1.ª y única vuelta)
N.º de electores que votaron1.469
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" del 22-XI-1933. Filiaciones en "La Gaceta del Norte" del 21-XI-1933.
CandidatosPartidosVotos
C. BasabeFrente Contrarrev.661
C. UrquijoFrente Contrarrev.661
LezamaFrente Contrarrev.661
RojoFrente Contrarrev.661
VicuñaPNV579
RoblesPNV578
HornPNV578
C. AnduezaPNV576
DomingoRepublicano-socialista216
AzañaRepublicano-socialista215
PrietoRepublicano-socialista212
ZugazagoitiaRepublicano-socialista212
FatrásRadicales-socialista9
ValeraRadicales-socialista7
PerezaguaComunista7
CarroComunista5
IbarruriComunista4
BuenoComunista4
Varios 3

En la primavera de 1931 , a los días de instaurarse la República, Orduña se adhirió al Estatuto. Asimismo, estuvo representada en la Asamblea de Estella. Resultado en esta localidad del Plebiscito del 5 de noviembre de 1933 sobre el Estatuto Vasco de Autonomía.


Ref. Boletín Oficial del País Vasco del 8-XI-1933.
N.º electoresFavorContra
1.913 815 321
Elecciones generales del 16-II-1936
(1.ª y única vuelta)
N.º de electores que votaron1.488
Ref. "Boletín Oficial de Vizcaya" de 19-II-1936. Filiaciones en "La Gaceta del Norte" de 21-II-1936.
CandidatosPartidosVotos
AdánFrente Contrarrev.772
AreilzaFrente Contrarrev.770
JuaristiFrente Contrarrev.770
GoldaracenaFrente Contrarrev.770
RoblesPNV479
ArreguiPNV479
IzaurietaPNV479
HornPNV479
PrietoFrente Popular239
Ruiz FunesFrente Popular239
zugazagoitiaFrente Popular237
CarroFrente Popular236

Al producirse el alzamiento militar de 18 de julio de 1936 las fuerzas leales a la República dominaron la situación en la población y ocuparon posiciones en la peña de Orduña. Esta sería tomada, sin embargo, el 24 de julio por un destacamento de guardias civiles y voluntarios adictos a la rebelión procedentes de Miranda de Ebro y Espejo. El 4 de agosto una columna nacional logró llegar hasta la ciudad de Orduña, retirándose seguidamente por lo desventajoso de la situación. El 27 de mayo de 1937 un fuerte ataque nacional con numerosa aviación y artillería consigue, tras dura lucha, cercar a los defensores de Orduña. Los días siguientes las milicias vascas contraatacan ganando algunas posiciones que permiten romper el cerco, aunque la situación sigue siendo muy difícil. La ocupación de la población por los nacionales se producirá el 17 de junio a cargo de la III Brigada, tras haber sido evacuada la ciudad por las milicias ante el peligro de envolvimiento. [Ref. M. Bande: La guerra en el Norte, p. 61, y Vizcaya, pp. 188 y 286; A. de A.: "Historia Documental de la Guerra de Euzkadi", pp. 368-370 y 389].

Elecciones del 15-VI-1977
PNV879PSP44
UCD439DCV39
AP411ASD29
PSOE326ANV17
EE92FUT13
ESB72FDI12
PCE44AET8

El referéndum constitucional del 6 de diciembre de 1978 dió el siguiente resultado sobre un censo de 3.464 electores:

Votos:1.890Absto.: 1.574 (45,43 %9Sí: 901 (26,01 %)
No:807 (23,29 %)Blanco: 158Abst. y No: 58,72 %

Elecciones generales del 1-III-1979
(Censo electoral: 3.468)
Ref. ESEI, Boletín n.° 6.
UN72LKI6
PSOE(H)50PP5
PCE37ORT4
EKA31IRE4
EMK8FE1
Abstenciones:1.073(30,94 %)

Elecciones municipales del 3- IV-1979
Resultó elegido alcalde Ignacio Estévez.
Concejales
PNVIgnacio Estévez
Manuel Murias
Juan Angel de Torre
S. Pinedo
INDP.J. Valentín Guaresti
José María Durana
Luis Javier Eguiluz
Luis María Deusto
HBJavier Sarachaga
José Cruz Yarritu
José Luis Guinea

Referéndum estatutario del 25-X-1979
Sobre un censo electoral de 3.550 electores
Ref. DV. 27-X-1979.
Votos:2.317
(67,71 %)
Abst.: 1.105
(32,29 %)
Sí:2.000
(86,31 %)
s/c(56,33 %)
No:180
(7,76 %)
Blanco:121
(5,22 %)
Nulo:16
(0,69 %)
Primeras elecciones para el Parlamento Vasco. 9-III-1980
(Censo electoral: 3.527)
Ref. Revista Euzkadi. 13-III-1980.
PNV1.177 (54,62 %)PST11 (0,51%)
HB332 (15,41 %)ESEI9 (0,42 %)
AP190 (8,82%)EKA5 (0,23 %)
UCD164 (7,61 %)FEIS5 (0,23%)
EE114 (5,29 %)ORT4 (0,18 %)
PSE54 (2,50%)EMK3 (0,14 %)
PSH29 (1,34 %)LKI3 (0,14%)
PCE17 (0,79 %)CUC2 (0,09 %)
PCE17 (0,79%)CUC2 (0,09 %)
Abstenciones:1.372 (38,90 %)

Elecciones Generales del 28-X-1982.
Escrutados3.379Abstenciones702Nulos126Blancos15
PNV1.024PST10
AP/UCD408FN7
HB395PCEml6
PSOE375PCE5
EE89CUC1
CDS33

Elecciones municipales del 8-V-1983
Resultó elegida alcaldesa Ana María Barañano Laburu.
Concejales
PNVAna María Barañano Laburu
José Valentín Guaresti Guaresti
Sabino PinedoVitoria
Juana Asúa Aranceta
Jesús Linacero Jáuregui
José Antonio Ibáñez Madaria
Ignacio Picaza Olabarría
Juan Angel de Torre Echevarría
Javier Mendieta Zárate
HBJoseba Julen Aguinaco Arbaiza
José Ignacio Rodríguez Viguri

Elecciones al Parlamento de Vitoria del 26-II-1984
PNV1.325EE108
HB323Auzolan17
CP239PC4
PSOE218

Elecciones generales del 22-VI-1986
PNV939EE137
HB456CDS93
PSOE351UC7
CP288IU5

Elecciones municipales del 10-VI-1987
Resultaron elegidos los siguientes concejales
PNVAna M.ª Barañano
José Luis Solatxi
Ricardo Gutiérrez
Víctor Sobrón
EAPedro M.ª Arana
Rufino Miguel Pinedo
José Luis Fernández
HBJoseba Aginako
Pedro López Retamero
EEFrancisco Arbaizagoitia
APRamón Laso de la Vega

Elecciones generales del 29-X-1989
PNV871EE142
HB454CDS54
PP261IU27
EA254Otros54
PSOE235

Elecciones al Parlamento de Vitoria del 28-X-1990
PNV911EE151
HB445CDS11
EA224UA3
PSOE227Otros41
PP194

Elecciones municipales del26-V-1991
Fue elegido alcalde Juan Angel Bilbao Larrea (PNV)
PNV1.008PP189
HB596EA166
EE262PSOE123

AAA

  • Iglesia de Santa María

La iglesia de Santa María de Orduña es uno de los edificios más singulares de Bizkaia. Es un gran templo parroquial de planta cuadrada, con tres naves de cuatro tramos más tres capillas a cada flanco, y cabecera recta. Fue levantada en su mayor parte en el siglo XIV, si bien las últimas bóvedas se erigieron en los siglos XV y XVI. En fechas posteriores ha sufrido también numerosas intervenciones.

Las bóvedas son de variada tipología: de terceletes, lunetos, de crucería, etc. Los soportes empleados en su arquitectura son unos recios pilares ochavados con columnillas de escasa decoración. Solamente las columnas adosadas de la cabecera presentan decoración vegetal y fantástica.

El templo está formando parte de la muralla levantada en el siglo XIII, motivo por el cual presenta un imponente paseo de ronda que se abre en arcos de medio punto por los contrafuertes exteriores del lado Este, lo que le da aspecto y carácter de fortaleza. Exteriormente destaca también la sacristía, maciza construcción del siglo XVIII sin apenas vanos con un saledizo apoyado en baquetones. Es de destacar su galería abierta en la parte superior.

El acceso al templo es desde el pórtico de estilo neoclásico realizado en sillería a partir de 1789 con traza de Martín de Carrera. Como corresponde con su sobrio estilo, se trata de un pórtico de cinco arcos de medio punto flanqueados por pilastras de orden toscano que sostienen un entablamento liso, rematado en su centro con un frontón triangular. Dentro del pórtico se encuentran las portadas, una de ellas de 1913, y el acceso a la torre que se levantó entre 1597 y 1633. Esta torre es de sillería y consta de dos cuerpos separados por una sobria línea de imposta. Se abren dobles huecos para campanas en tres de sus lados. Fue trazada en 1617 por Martín Ibáñez de Zalbidea.

Esta iglesia tiene un patrimonio mueble importante. En la cabecera y adaptado a ella se sitúa el retablo mayor, obra barroca en su fase clasicista, de tipo fachada, con planta recta. Verticalmente consta de tres calles y horizontalmente tiene banco, dos cuerpos y ático. Los soportes empleados son columnas pareadas de fuste estriado. Es obra de José de Palacio Arredondo (escultura y decoración) y Martín de Arana (traza y mazonería), escultor y arquitecto, entre 1657 y 1660. Tanto los relieves que narran la vida de la Virgen y la infancia de Cristo como las tallas de santos y apóstoles son de calidad destacable. Aún con ligeros recuerdos romanistas, son tallas barrocas continuadoras del estilo de Gregorio Fernández, con paños de pliegues rígidos y rostros naturalistas. La policromía de estas tallas y relieves -la mazonería se quedó en blanco- es obra de Francisco de Zacona entre 1672 y 1673. Este retablo sufrió cambios en 1795 bajo la dirección de Martín de Carrera. En este momento se le añadieron algunos elementos tales como la Asunción de la calle central, obra de Mauricio Valdivielso. La talla del Cristo Crucificado situado en el primer cuerpo está realizada en 1913 y hasta 1960 se encontraba en una capilla.

La parroquia de Santa María disfruta de numerosas capillas laterales. Empezando por el lado del Evangelio, la primera capilla es la dedicada a la Inmaculada, llamada "capilla de don Iñigo" por estar fundada por Iñigo Ortés de Velasco y su esposa María de Salazar como lo demuestran la documentación y los escudos. Se terminó su construcción en 1581. Se abre a la nave en un arco de medio punto y se cubre con bóveda de terceletes. Está cerrada por una magnífica reja muy interesante terminada en 1584 según reza su inscripción y hecha por Gonzalo de Velasco, maestro rejero de Bilbao. Se trata de la reja más destacada de Bizkaia por su extraordinaria calidad. Es de hierro y se compone de dos cuerpos de balaustres renacentistas y un decorado remate. La decoración es del renacimiento pleno: balaustres, jarrones, volutas, puttis, máscaras, guirnaldas, medallones, drapeados, etc. No faltan los escudos de los fundadores de la capilla. En el interior conserva un retablo barroco de las últimas décadas del siglo XVII de Antonio de Alloytiz, que consta de banco, dos cuerpos y ático, y tres calles. El programa iconográfico obedece a las devociones particulares de sus fundadores. Destaca la decoración de pámpanos y racimos de las columnas llamadas de emparrado compacto, y la talla de la Inmaculada, titular del retablo, seguidora del modelo impuesto por Gregorio Fernández. También conserva dos lienzos barrocos, uno de San Felipe Neri, obra castellana de principios del siglo XVIII y otro de un santo.

La capilla contigua está dedicada a la Virgen del Pilar y fue levantada por Bernardino de Echegoyen y Catalina de Lequeitio en el siglo XVI, tal y como dejaron constancia a través de la numerosa heráldica presente en la capilla. Posteriormente perteneció a los Terreros. Tiene bóveda de terceletes y se abre con arco apuntado. Tiene una reja de madera y un retablo neoclásico realizado en 1820 con la imagen de la Virgen del Pilar en el centro y un relieve de la Virgen de la Antigua. También pertenece a esta capilla una pintura de San Pedro de Alcántara de finales del XVII o principios del XVIII.

La última capilla en este lado es la capilla de la Escuela de Cristo, una gran construcción de planta de cruz griega y cúpula sobre pechinas. Se levantó en las últimas décadas del siglo XVII por la Congregación de la Santa Escuela de Cristo, promovido por Fray Tomás de Isla, sobre la antigua sacristía de la parroquia. Tiene un retablo neoclásico dedicado a la Dolorosa realizado en 1790 por Juan Antonio de Moraza y dorado por Blas de Gaviña en 1792, una interesante cruz-relicario y un lienzo de San Felipe Neri, fundador de la Escuela de Cristo, de mediados del siglo XVIII y con estrecha relación con composiciones italianas.

En el lado de la Epístola se encuentran otras capillas. Empezando por la cabecera, la primera es la capilla de San Pedro, patrocinada por Juan Sáenz de Herrán y Fernández de Arbieto a principios del siglo XVI. También cubierta por bóveda de terceletes, está cerrada por una reja neogótica que hace juego con el sepulcro, ambos de 1906 y costeados por los nuevos patronos, los Olaso. Sobresale el retablo, magnífico ejemplar de la retablística tardogótica realizado a principios del siglo XVI (hacia 1520) en algún taller de Amberes. El titular es San Pedro, que se nos muestra sentado vestido de papa. A los lados, en unos espacio-capilla decorados con finas cresterías, se muestran relieves de su vida y de la Pasión de Cristo. De formas abigarradas y marcado realismo y detallismo, presentan una policromía hispanoflamenca magnífica que hace ser a este retablo uno de los mejores conjuntos de importación del País Vasco.

La próxima capilla es la del Santo Cristo, fundada por los Aguinaga con anterioridad a 1577. Cubierta con bóvedas de terceletes como otras de la parroquia, tiene en su interior un coro y un retablo neogóticos de 1908, de cuando la capilla cambió de patronos y advocación. Conserva asimismo un lienzo barroco de Santa Teresa.

La última capilla del lado de la Epístola es la capilla de Santa Lucía, también llamada "capilla del Heno" por el uso de almacén de heno que tuvo en el siglo XVII, que ahora es el baptisterio. Fue fundada por Francisco de Arias en el siglo XVI. Tiene dos retablos. Uno es neoclásico y está dedicado a San Antonio Abad, realizado en 1820 cuando la Cofradía de este santo se hizo con la capilla que estaba derrumbada y la rehizo. El otro retablo, de Santa Lucía, es barroco clasicista realizado hacia 1660, con columnas de fuste culebreado y decoración vegetal carnosa. A los lados de la titular, talla de cierta prestancia, se encuentran pinturas de Santa Cecilia y Santa Águeda, de sabor popular. En el ático, talla de Santa Teresa.

A los pies de la iglesia se sitúa el coro, levantado entre 1818 y 1819 por los maestros Hilario de Echeverría y Eugenio de Murga sustituyendo el anterior existente. El órgano procede del colegio de los jesuitas y parece ser que se hizo hacia 1910.

En el crucero también se encuentran varios retablos. Uno es el neogótico de la Virgen del Carmen, hecho en 1808 con traza de Manuel de la Peña y costeado por Agustín de la Torre y José Ignacio de Carranza, beneficiados. Se retiró uno anterior que se consideró defectuoso cuya titular -de estilo barroco- se encuentra en el convento de las Carmelitas. Hace pareja con otro retablo similar dedicado a San José, donado en 1918 y que sustituyó al anterior que se trasladó a Lendoño de Abajo.

El segundo retablo es de la Virgen del Rosario y es del siglo XVIII, con columnas salomónicas y profusa decoración de hojarasca. En el centro está la titular, imagen vestida, y a sus lados tallas de San Isidro y Santa María de la Cabeza. En el segundo cuerpo, un santo dominico. Hace pareja con el retablo del Perpetuo Socorro, retablo transformado en el siglo XX. Su antigua titular, la Virgen de la Soledad, se trasladó a Belandia. Ahora conserva una pintura de la Virgen del Perpetuo Socorro y una talla de Santo Domingo de Guzmán. Existe otro retablo, el de la Purísima Concepción. Es neoclásico con la titular del siglo XIX.

En el templo se conservan algunas imágenes sin retablo. Se trata de una talla procesional de Cristo Crucificado del siglo XVIII, varias tallas barrocas de la Inmaculada Concepción, y una Andra Mari de hacia 1300, con plegados poco evolucionados, obra de un artista popular. En la sacristía hay unas interesantes grisallas de San Clemente y San Bernabé que proceden de la desaparecida ermita de San Clemente de Arbileta, obra de pintores locales de segundo tercio del siglo XVI.

La parroquia también posee varios pasos procesionales. Una de ellas es la Última Cena, de figuras vestideras, realizada en 1796. También existen los pasos del Descendimiento, Santo Entierro con una talla articulada, un Cristo Crucificado y otras tallas de cierta prestancia, realizadas en el siglo XX en su mayoría y donaciones de particulares devotos.

  • Iglesia de la Sagrada Familia

La iglesia actual era el templo del Colegio de los jesuitas. Tras la expulsión en 1767 pasó a ser parroquia bajo el título de San Juan el Real por haberse trasladado allí en 1769 la parroquia de San Juan del Mercado. En 1870 recuperó su antiguo ser de templo del Colegio de la compañía hasta 1932. En 1964 fue adquirido por los Padres Josefinos de Murialdo y es iglesia de la Sagrada Familia. También albergó una casa de caridad.

La erección del colegio se debe al mecenazgo de los marqueses de Villafuerte, Juan de Urdanegui (fallecido en 1682) y Constanza de Luxan y Recalde (fallecida en 1712), residentes en Lima. Juan de Urdanegui era militar y poco antes de morir ingresó en la Compañía de Jesús. Sus retratos -pinturas enviadas desde Perú- se encuentran en el presbiterio con sus escudos y unas inscripciones. Debajo hay unas urnas con restos mortales de los fundadores: unos huesos en el caso de Juan de Urdanegui, y el corazón en el caso de Constanza de Luxan.

El templo es un buen ejemplar de arquitectura jesuítica. Fue trazado en 1680 por Santiago Raón e inaugurado en 1694. Tiene planta de cruz latina de tres naves de tres tramos y cabecera recta. Se cubre en su totalidad con bóvedas de lunetos decoradas con yeserías de motivos geométricos y vegetales carnosos. En el crucero se puede ver una cúpula sobre pechinas igualmente decorada y con el anagrama IHS en el centro.

La fachada se divide en tres calles verticales separadas por pilastras lisas, abiertas con arcos de medio punto y rematadas por sendas espadañas. El remate del cuerpo central ostenta el escudo del fundador así como un reloj y una gran imagen del Sagrado Corazón.

En el interior destaca el retablo mayor, ejemplar de notable calidad artística, realizado por el arquitecto Felipe del Castillo y el escultor Martín del Hoyo entre 1688 y 1689. Es una máquina barroca compuesta por banco, cuerpo único y remate y tres calles. Presenta cuatro columnas salomónicas de orden gigante con decoración de vides, apoyados en carnosos mensulones vegetales. Todo el armazón presenta una decoración volumétrica vegetal pegada a la estructura. En la calle central se encuentran el sagrario, un Crucificado, una talla del Niño Jesús con el Padre Eterno y en el remate San Ignacio. En las calles laterales están San José y la Virgen. Sobre ellos, dos relieves: uno que narra la predicación de San Juan Bautista, haciendo alusión al fundador, y otro que representa el martirio de Santa Constanza para hacer honor a la fundadora. En el banco también tiene dos pinturas, de la Anunciación y de la Sagrada Familia.

El interior del templo cuenta además con otros ocho retablos laterales, todos barrocos y emparejados unos frente a otros en los tramos. En el crucero están los retablos gemelos de San José y del Corazón de María, en origen de San Ignacio y San Francisco Javier. Ambos son buenos retablos barrocos churriguerescos, de la época del retablo mayor y con parecida traza, lo que demuestra su concepción unitaria dando así más valor al conjunto. Destaca la decoración carnosa vegetal que trepa a lo largo de toda la estructura arquitectónica. El de San José, en el lado del Evangelio, tiene un titular del siglo XX que no corresponde con el retablo. No así el relieve del remate, que representa a la Virgen entregando a dos jesuitas arrodillados la Regla de la Compañía. El retablo del Corazón de María, en el lado de la Epístola, también tiene la titular moderna. El relieve representa el martirio de tres jesuitas. Ambos están sin dorar.

Siguiendo el lado del Evangelio y desde la cabecera, encontramos el retablo de San Ignacio. Es barroco churrigueresco, de cuerpo único y remate. El titular es buena imagen de San Ignacio, bastante expresiva. En el ático, un ángel. Este retablo es gemelo al del Sagrado Corazón, en el mismo tramo del lado opuesto, con imagen moderna del titular y relieve con una santa orante.

En el segundo tramo encontramos el retablo de San Antonio de Padua, con una pintura del titular de ejecución local y en el ático una talla de un santo, y al otro lado el de San Leonardo Murialdo, fundador los Padres Josefinos, con otro lienzo y un San Miguel en el remate.

El último retablo está ubicado en el próximo tramo y está dedicado a Santa Rosa de Lima. Fue construido a finales del siglo XVII para albergar el lienzo que muestra los desposorios de la santa y que se dice tradicionalmente traída desde Lima. En el ático tiene otra pintura que representa a San Estanislao de Kostka recibiendo la comunión.

Además de los retablos laterales, en la iglesia podemos encontrar varios lienzos colgados en diversos lugares. Muestran a varios santos jesuitas, San Francisco, La Virgen, etc.

  • Convento de Santa Clara

Se ubica en el antiguo convento de los franciscanos que había sido fundado en 1469 sobre una ermita. El traspaso a las clarisas se realizó en los últimos años del siglo XVI.

Es un templo de nave única de tres tramos con cabecera recta un poco más ancha, y tiene tres capillas laterales en el lado norte. Se cubre en su totalidad con bóvedas de terceletes apoyados en ménsulas y con las claves decoradas. La nave se debió levantar hacia 1510 pero la cabecera es algo posterior, ya que en 1522 los franciscanos daban el patronato de la capilla mayor y el derecho a ser enterrado en ella a Diego Fernández de Aguinaga a cambio de costear su construcción. Efectivamente, en el centro de la nave fue enterrado el promotor como se puede comprobar en la heráldica y la inscripción "Diego Frrs de / Aguinaga" que se encuentra en la losa sepulcral.

En la cabecera se sitúa el retablo mayor, de estilo barrocho churrigueresco y dorado parcialmente. Debió ejecutarse en torno a 1735. Se compone de sotobanco, banco, cuerpo único y cascarón. Verticalmente tiene tres calles. Emplea columnas de orden corintio y estípites, y toda la mazonería se encuentra cubierta de subientes vegetales de destacado volumen compuestas por hojarasca, veneras, angelitos, anagramas y otros símbolos, como es habitual en su estilo.

La titular, Santa Clara, es una talla frontal y de pliegues duros. Nos muestra a la santa portando un báculo y la custodia y un tocado de flores. A los lados están Santa Coleta, con las manos en el pecho mostrando su corazón y con un ángel volador, y Santa Rosa, portando una cruz y unas rosas. En el ático se encuentra la escena de la estigmatización de San Francisco. Nos muestra al santo de rodillas acompañado por el hermano León, mientras un querubín le marca los estigmas representados por unas cuerdas reales, unos postizos. A los lados, encima del entablamento, están las tallas de San Buenaventura, con una maqueta de una iglesia en sus manos, y San Antonio de Padua, identificable por llevar el Niño en brazos. Rematando todo el conjunto se puede ver el escudo de Castilla y León con el águila bicéfala. También hay dos escudos de la ciudad de Orduña a los lados.

El templo tiene tres capillas laterales. La primera, la capilla del Santo Cristo, está abierta desde el presbiterio con un arco de medio punto y es la fundada en 1549 por Ochoa de Luyando, del Consejo de Indias y secretario de Carlos I, y su esposa Casilda de Mendoza. Tiene cubierta de terceletes. Está cerrada con una buena reja con la fecha 1555, de hierro forjado, con balaustres y decoración "a la romana", compuesta de grutescos. Está coronado con el escudo de los Luyando y Hurtado de Mendoza. En su interior tiene el retablo del Santo Cristo, un marco neoclásico con una excelente talla renacentista del crucificado llamado "Cristo del Perdón" que fue donado por el fundador y de gran devoción en la ciudad.

La capilla de la Dolorosa es la contigua, y estuvo bajo la advocación de la Purísima hasta 1986. Debió ser fundada hacia 1620 por Mateo de Urquina, Secretario de Guerra en los Estados de Flandes, quien dispuso ahí su enterramiento. Ha sido muy reformada. Se accede a ella por un arco de medio punto abierto en el presbiterio, es de planta ultracircular y se cubre con bóveda de horno. Guarda una pintura de la Dolorosa que procede de la capilla anterior.

La última capilla es la de Artiaga y Echegoyen o de la Inmaculada, tal y como reza una inscripción de ejecución reciente. Antiguamente era la capilla de los Velasco, llamada "capilla de don Iñigo". De planta cuadrada, se abre a la nave con arco apuntado y se cubre con bóveda de terceletes apoyando en ménsulas. Alberga el retablo de la Virgen del Milagro del Pozo, un pequeño retablo renacentista con una pintura importada de gran calidad. Muestra a la Virgen con el Niño y acompañada por varios ángeles, dos de ellos músicos y narra el milagro de un niño caído a un pozo y salvado por su ayuda. Tiene una monja clarisa orante en primer plano, tal vez la donante de la obra. En los netos de apoyo de las columnas también existen unas pinturas, de ejecución local y más toscas, con los cuatro evangelistas.

En esta misma capilla se encuentra una interesante pintura de San Francisco y Santo Domingo. Nos muestra a los santos orando y mirando a Cristo, en la parte superior de la pintura, que está a punto de arrojar unos dardos a la humanidad pecadora. A su lado la Virgen intercede por los humanos. Es un óleo que emplea recursos lumínicos muy del barroco, del estilo de Zurbarán, realizado hacia mediados del siglo XVII.

A los pies de la iglesia se encuentra el coro, construcción del siglo XVI de arco rebajado. Presenta una reja de hierro forjado cerrada con celosía y rematada con una cruz. En el sotocoro se encuentra una buena talla del Crucificado del siglo XVI.

En la sacristía se encuentra una interesante cajonería barroca fechable en el siglo XVII y unas pinturas de escaso interés artístico.

El convento propiamente dicho es un edificio que tiene un vestíbulo del siglo XVII y un pórtico del XVI, y en su interior se conservan numerosas obras de arte de calidad, sobre todo pinturas. Una de ellas es el lienzo de la vida de Santa Clara, obra flamenca de principios del siglo XVII. Muestra a la santa con báculo y custodia acompañada por otras monjas clarisas deteniendo a los sarracenos que atacan el convento. Debajo de este óleo hay otros cuatro pequeños con las escenas de la santa recibiendo la palma, San Francisco entregándole el hábito, la madre de Santa Clara entrando en el convento y la muerte de la santa. Las pinturas son de calidad aunque presentan cierta rigidez en los plegados.

Existe también un lienzo de la Sagrada Familia de ejecución italiana fechable hacia 1600 realizado con colores suaves y numerosas pinturas que representan a santos y santas propios de la orden franciscana, fechables todos en los siglos XVII y XVIII, un Nacimiento colonial del siglo XVIII y objetos de orfebrería.

  • Convento de San Francisco

Fue fundado en 1586 por los franciscanos que ya residían desde 1469 extramuros de la ciudad y que querían un nuevo convento. A lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII fue objeto de varias fundaciones por parte de familias de nobles e indianos locales. Tras el abandono de los monjes en 1834 y las guerras del siglo XIX la iglesia quedó en estado de ruina y pasó a manos del Ayuntamiento, que lo destinó a hospital. En este momento se desmantelaron sus bienes muebles. Actualmente sólo se conserva el claustro, que tras varios usos, es la residencia geriátrica de Orduña.

El claustro se levantó en los últimos años del siglo XVI y la primera mitad del XVII, y se compone de dos pisos, el inferior abierto por arcos de medio punto y el superior por balcones rectangulares y óculos. Presenta unas líneas muy depuradas, sobrias y sin decoración, con entablamento liso. En la parte interior tiene bóvedas de lunetos que se apoya en ménsulas en forma de placas. Los únicos elementos decorativos son unos simples florones en el centro de cada tramo.

  • Ermitas

· Ermita del Buen Suceso

Pequeña construcción de carácter rural, con fábrica de mampostería, planta rectangular de una sola nave y cuatro tramos y cubierta con bóvedas de lunetos. Tiene pórtico de tres arcos y espadaña. En el interior conserva un retablo barroco realizado en 1731 por Julián de Roqueni, maestro de Izoria, con traza de Francisco de Budar. Fue costeado por el capitán por Antonio de Liendo Bozo y Fano, indiano orduñés residente en Zacatecas. Es un retablo churrigueresco de cuerpo único y cascarón, con decoración vegetal en toda la mazonería. Está sin dorar. En el camarín se encuentra la titular, una talla de una Andra Mari, imagen intervenida en el siglo XX, de carácter popular, fechable en el siglo XIV.

· San Clemente de Arbileta

Fue la antigua parroquia de Arbileta, de camino a Lendoño de Arriba, aneja a Orduña, y también hospital y ermita. Se encuentra en ruinas. Es un pequeño templo de mampostería con arco apuntado como acceso. Lo más interesante son dos tablas pintadas de San Clemente y San Bernabé que se conservan en la parroquia de Santa María.

· San Román de Cedélica

También fue parroquia del barrio en su día, hoy convertida en ermita. Reconstruida en el siglo XIX, es un pequeño templo de carácter rural, de mampostería, con una pequeña espadaña. El retablo es también de carácter muy popular, pero no así dos tallas. Una es de San Antonio Abad, de estilo romanista de los primeros años del siglo XVII y procedente de la desaparecida ermita de San Antonio Abad, y la otra representa a San Miguel, es barroca del siglo XVIII, y procede asimismo de otra ermita desaparecida.

  • Ermitas y obras desaparecidas

En Orduña existió la parroquia de San Juan del Mercado, ubicada intramuros, en el lado opuesto a Santa María. De origen medieval, fue demolida y reconstruida a partir de 1742. La parroquia se trasladó en 1769 a la iglesia del colegio de los jesuitas cuando éstos fueron expulsados. Finalmente se derribó y no queda resto alguno de la construcción.

Tuvo un retablo o tríptico contratado en 1492 con Pedro de Miranda, vecino de Tudela, que fue sustituido por otro en 1609 hecho por Juan de Ullívarri y otros. Restos de este retablo mayor se encuentran en la parroquia de Inoso. La parroquia tenía varias capillas particulares.

Como ocurre en numerosos lugares, Orduña ha conservado referencias documentales y restos de ermitas que desaparecieron a lo largo de los siglos XVIII y XIX. Algunas tallas se han conservado en otras ermitas y parroquias, como en el caso de las ermitas de San Antonio Abad y San Miguel. Del resto no queda más que la documentación. Son las ermitas de San Andrés y Santa Cristina, San Bartolomé del Prado, San Cristóbal, San Gervás, San Juan del Monte, Santos Justo y Pastor, San Lázaro (que estaba junto a un hospital del mismo santo), San Mamés, San Martín de Arbieto, San Martín de Rispendi, San Pelayo, Santo Tomás, San Vicente y Santa Marina, sobre la que se levantó en el siglo XV el convento de franciscanos que ahora es de Santa Clara.

  • Otras obras

En el Euskal Museoa Museo Vasco de Bilbao, existe un relieve de alabastro inglés que consta procede de Orduña, sin que sepamos el lugar exacto. Representa a San Roque y muestra al santo vestido de peregrino y acompañado por el perro y un ángel. Se trata de un caso único en este tipo de piezas en cuanto a su iconografía, ya que generalmente tratan otros temas. Debió realizarse entre 1420 y 1460.

En el Eleiz Museoa de Bilbao se conservan los restos de un original retablo de piedra, probablemente patrocinado por los Hurtado de Arbieto para su capilla de Nuestra Señora la Blanca de la parroquia de Santa María. Fue realizado hacia 1500 y conserva únicamente la mazonería, de piedra delicadamente tallada con motivos góticos.

  • Santuario de Nuestra Señora de la Antigua

Es uno de los santuarios más importantes de todo el País Vasco. Su origen está en la aparición de la Virgen en un moral, que aún está allí junto a la fachada. La primitiva iglesia era de fines del siglo XIII y se le llamaba Santa María la vieja (de ahí el nombre de la Antigua) para diferenciarlo de la parroquia de Santa María de Orduña (la nueva) construida después de que Alfonso X el Sabio le diera fuero nuevo en 1256.

El santuario actual empezó a construirse en 1754 con trazas de Juan Bautista de Ibarra por el creciente número de devotos. Tras problemas de financiación y modificaciones en el diseño de la mano de los maestros Antonio de Vega, Pedro de Gorbea y Tomás Peña, se trasladó la titular al nuevo templo en 1782.

Se trata de un templo de planta de cruz latina de nave única con cuatro tramos, crucero, cabecera recta y camarín. Se cubre con bóvedas de cañón con lunetos. La fachada principal es un gran cuerpo de tres calles verticales abiertas con tres arcos de medio punto y apenas decoración. En el centro tiene un pequeño nicho con la imagen de la Virgen, un óculo y el escudo de la ciudad. En el remate una espadaña levantada en 1800.

A un lado tiene los restos de la entrada principal, que actualmente es el acceso al convento de las Carmelitas. Se trata de un pórtico de seis arcos rebajados que alberga la entrada primitiva, una portada de arco apuntado, con arquivoltas, capiteles decorados y flanqueado por escudos de Castilla y León. En el pórtico se puede ver la lápida de Diego López de Madaria y su mujer, de estilo gótico.

En el interior destaca el presbiterio, diseñado por Alejo de Miranda en 1803 y realizado entre 1804 y 1805 bajo la aprobación de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Todo el espacio (marco arquitectónico, retablo y camarín) obedece a un mismo ideal estético neoclásico. El arco de triunfo del presbiterio es de medio punto y se apoya en dos pilastras sin decoración. El retablo, realizado bajo la dirección de Esteban de Alegría, en realidad son dos columnas de jaspe negro que sostienen un entablamento sin decoración rematado por un tondo que contiene un relieve de la aparición de San Miguel, sostenido por dos ángeles. En el centro se encuentra la titular, la Virgen de la Antigua. Es una Andra Mari restaurada y transformada en 1956 por José Larrea e Isidro Cuco. Sufrió cambios importantes pero que permiten fechar la escultura a finales del siglo XIII y principios del XIV. El Niño muestra postura natural y porta libro aunque no se puede saber si el original lo portaba o no.

El camarín que está detrás del presbiterio es obra hecha entre 1922 y 1932 por Teodoro Anasagasti. Es un espacio cuadrado decorado con mármoles y estucos jaspeados en estilo neoclásico. En un lado hay una mesa de altar con el altorrelieve que narra la aparición de la Virgen a un pastor. A los lados, relieves de los relatos evangélicos. En el presbiterio existen dos jarrones chinos donados por Juan Manuel de Landaluce. La verja es del siglo XX.

El interior del templo se decoró con pinturas murales entre 1894 y 1895 por los pintores vitorianos Juan Alba y Simón Pérez. Las pinturas de la bóveda narran la vida de María e infancia de Cristo, así como los evangelistas, y están realizadas por Pedro Robles.

En el crucero del santuario se ubican varios retablos laterales diseñados por Hilario Echevarría a imitación del mayor, con la misma estética. En el lado del Evangelio se encuentra el retablo del Santo Cristo, con una imagen pequeña del Crucificado. A los lados del retablo un San Antonio de Padua de 1721 según inscripción y al otro lado un San Miguel.

En el lado de la Epístola se halla el retablo de San Blas, con una talla moderna como titular. A los lados tiene a Santa Teresa, imagen similar, y a San José, del siglo XVIII que procede del convento de franciscanos.

En la nave también cuelgan unas pinturas. En el lado del Evangelio un retrato votivo de la niña Anastasia de Madaria de 1859, una Inmaculada sedente con guirnalda de flores de posible origen italiano, y un San Juan Bautista del siglo XVII. En el de la Epístola otro retrato votivo, esta vez de Cayetano Palacio y Salazar, otra Inmaculada del siglo XVIII atribuida a Francisco Solís, y un San Miguel copia del que hizo Guido Reni en 1636 para los capuchinos de Roma.

En la sacristía conserva alguna imagen, pinturas y exvotos. Cabe destacar la talla de Santa Isabel de Hungría, del siglo XVIII, dos pinturas de la Virgen con el Niño y San José con el Niño de escuela valenciana ambos del siglo XVIII y una pintura de la Virgen de Guadalupe procedente de México, de las "tocadas del original".

Dentro del convento de Carmelitas existen obras de notable interés. De entre todas se debe citar el tríptico de la Virgen con el Niño, Santa Catalina y Santa Bárbara. Ha sido atribuido al llamado Maestro de Frankfort, que trabajó en Amberes. Está hecho hacia 1520. Muestra gran detallismo en los plegados, y la Virgen con expresión dulce y serena y con un amplio vestido rojo de esplendorosos plegados, muestra al Niño en su regazo. A los lados las citadas santas, realizadas con esmerado detallismo y delicadeza. También poseen unas tallas filipinas de Cristo Crucificado.

Siendo Orduña lugar de paso en la ruta comercial que unía la meseta castellana con la Europa atlántica, el motor para el desarrollo de la ciudad fue el camino comercial, por lo que su urbanismo está determinado por este hecho. Inicialmente el núcleo más antiguo lo formaban las calles Yerro, Medio y Carnicería, de trama ortogonal y protegida por una muralla. Debido al cambio en la vía se creó otro núcleo de cuatro calles -Vieja (Bizkaia), Francos, Orruño y San Juan- y posteriormente un segundo ensanche -calles Burgos, Nueva y Cantarranas- dando lugar a un espacio entre los tres, una amplia plaza utilizada para mercado. Hacia 1500 los tres núcleos se rodearon de una muralla del que se conservan restos sobre todo en la iglesia de Santa María, integrada en ella. Tiene una altura de unos ocho metros y un grosor de uno, y está construida en sillarejo.

Orduña tenía además un castillo del que no queda ningún resto pero sí referencias documentales. Debió ser una de las de mayor envergadura de Bizkaia y era de los Ayala. Levantada sobre una mota, dominaba la ciudad y el valle. Fue quemado en 1523 y desmantelado en 1787.

En esta trama urbanística medieval se suelen encontrar solares góticos, estrechos y largos, pero debido a dos incendios, uno en 1451 y otro en 1535, se han perdido los solares salvo alguna excepción.

En un ángulo de la plaza se encuentra el Ayuntamiento, edificio de finales del siglo XVI pero reconstruido en 1772 aprovechando parte de la muralla. La obra fue llevada cabo por Francisco Antonio de Arratia y Carlos de Ugarte. Se trata de un sobrio edificio de planta irregular, de tres cuerpos de sillería y un cuarto de ladrillo, con planta baja porticada y gran balconada corrida. En medio de la fachada tiene un pequeño nicho con el Sagrado Corazón y el escudo de la ciudad.

La Aduana es uno de los edificios más destacados de Orduña. Ocupa un frente de la plaza. Su construcción data de 1787-1792 y para ello se empleó material de derribo del castillo. Se ha atribuido su traza a Justo Antonio de Olaguíbel, genial arquitecto neoclásico vitoriano, aunque las obras fueron llevadas a cabo por Martín de Carrera. Es un edificio de fina estética clasicista, erigida en torno a un patio interior, de sillería, con una planta baja con arquería de medio punto muy alta, y vanos de proporciones y ordenación muy cuidada y en número impar. El eje central de la fachada se remata con un frontón triangular con un escudo real, prácticamente el único elemento decorativo de este magnífico edificio de estilo tan severo y purista.

Como ciudad con desarrollo comercial notable Orduña posee varios ejemplares destacados de arquitectura civil de distintas épocas. Del Renacimiento hay dos ejemplares. Uno es el Palacio Mimenza, ubicada en la plaza haciendo esquina con la calle Orruño. Es un palacio renacentista muy de la onda castellana levantada en 1555 aprovechando restos de un edificio anterior. En la planta baja tiene un soportal abierto con arcos rebajados, de sillería. Las otras dos plantas más el desván son de ladrillo. La fachada se articula en vanos rectangulares y se decora con un escudo barroco de la familia propietaria. Tiene otro escudo de los Uribe-Salazar y Salazar y al lado una inscripción que dice que la casa fue levantada por Pedro de Mimenza en 1529.

El otro palacio renacentista es el de los Ortés de Velasco, junto a la muralla. Se trata de un recio edificio de planta rectangular con planta baja, dos pisos y desván. Es de sillería y sus vanos son todos adintelados y decorados. Tiene una ampliación fuera de las murallas con fecha de 1598 en mampostería, abierta en arquería de columnas toscanas que fue realizada por el arquitecto Andrés de Garita.

Existen también numerosos caserones del siglo XVII, barrocos, que presentan similares características: de planta rectangular, con planta baja, dos pisos y desván, ventanas rectangulares, parte superior de mampostería pero sillería en la baja, esquinas y remarque de vanos, trabajos de rejería en las balconadas y escasez decorativa. Tal es el caso de varias casas de considerable tamaño en la calle Santa María (nºs 7 y 18), Francos (nº 3), Nueva (nº 3), entre otros muchos. De entre todos hay que destacar el Palacio de Díaz-Pimienta, en la plaza. Es un gran edificio abierto en la planta baja con arquería. Verticalmente se articula en cinco ejes marcados por las ventanas, pero las laterales más altas, aportando un cierto recuerdo a torres defensivas a pesar de ser de pleno siglo XVII. Tiene una gran balconada corrida, elemento de participación festiva.

Similar estética siguen las residencias de los siglos XVIII y principios del XIX, de estilo neoclásico. Uno de ellos es el palacio Olaso en la calle General Molina nº 2, con un acceso en arco y vanos ordenados. La única decoración es la piedra armera de los Olaso, De la Puente, Madaria y Olabarrieta que ostenta su fachada.

En el Paseo de la Antigua se ubican las casas levantadas en los siglos XIX y XX de gusto ecléctico y bastante decorativistas, muy del gusto burgués y con jardines románticos. Algunos presentan estética británica de tipo old English pero mezclados con elementos más mediterráneos como terrazas o loggias. Muchas de ellas presentan elementos decorativos del renacimiento, tal es el caso de la casa la Martuja en Arbieto. También son habituales las casas burguesas de estilo neorregionalista, inspiradas en la arquitectura de los caseríos pero que presentan una mezcla diversa de elementos. De este estilo es la Casa de Llaguno, trazada por Emiliano Amman en 1913, de cuidada estética. También se puede destacar la Villa María Dolores o Sarachaga Etxea, diseñada por Smith en 1909.

En lo que se refiere a los elementos menores, Orduña cuenta con dos fuentes de cierta importancia. Una está en la plaza y es exenta, levantada en 1862 sustityendo otra anterior de 1745, y la segunda está en el barrio de la Antigua, hecha en 1802.

  • BARRIO LOZA, José Ángel (dir.): Bizkaia: Arqueología, Urbanismo y Arquitectura Histórica, tomo III: Duranguesado y Arratia-Nervión, Bilbao, Universidad de Deusto, 1990, pp. 435-452.
  • BARTOLOMÉ GARCÍA, Fernando R.: "El retablo mayor de Santa María en Orduña. Historia de un pleito", Letras de Deusto, vol. 32, nº 97, 2002, pp. 111-122.
  • BERGÓN GUARESTI, Marisa (et al.): Orduña. Hiria eta memoria = La ciudad y la memoria, Orduña, Orduña, Aixeder Servicios Culturales para el Ayuntamiento de Orduña, 2002.
  • CANALES CANO, Ana María: Orduña Estudio histórico-artístico, Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia, 1997.
  • ECHEVERRÍA GOÑI, Pedro Luis (coord.): Erretaulak = Retablos, Vitoria-Gasteiz, Eusko Jaurlaritzaren Argitalpen Zerbitzu Nagusia = Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, 2001, tomo 2, pp. 410-454, 501-508, 807-812 y 944-950.
  • MUÑOZ, Javier A. (dir.): Arkitektura eta hiri-garapena. Bizkaia. Arquitectura y Desarrollo Urbano, Bilbao, Bizkaiko Aparailari eta Arkitekto Teknikoen Elkargo Ofiziala, Euskal Herriko Arkitektoen Elkargo Ofiziala = Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Bizkaia, Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-navarro, 1997, pp. 219-224.
  • PORTILLA VITORIA, Micaela Josefa: Catálogo monumental Diócesis de Vitoria, Tomo VI, las vertientes cantábricas del Noroeste alavés: la ciudad de Orduña y sus aldeas, Vitoria-Gasteiz, Obispado de Vitoria y Obra Cultural de la Caja de Ahorros de Vitoria-Gasteizko Kutxa, 1988, pp. 165-174 y 642-764.
  • SALAZAR ARECHALDE, José Ignacio: Urbanismo e Historia: la ciudad de Orduña, Oñati, Instituto Vasco de Administración Pública = Herri-Arduralaritzaren Euskal Erakundea, 1995.
  • ZABALA URIARTE, Aingeru; González Martínez de Montoya, Domingo (dirs.): Monumentos de Bizkaia, tomo III: Duranguesado-Arratia, Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia = Bizkaiko Foru Aldundia, 1987, pp. 199-247.

AEM 2007

Celebra la festividad de la Virgen de la Antigua el 8 de mayo: el municipio y los vecinos votaron a 8 de mayo de 1639 declararla patrona de la Ciudad y celebrar como día festivo el 8 de mayo en los años venideros. El obispo de Logroño aprobó y confirmó este voto el 18 de marzo de 1642. [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya, t. V, p. 315, 316]. Celebra fiestas de Santiago el 25 de julio. Subida a la Peña.

AAA

Parroquia de Santa María, diócesis de Vitoria. Tuvo otras dos parroquias, una hoy desaparecida desde el siglo XVIII, dedicada a San Juan de Arbieto y otra, convertida en ermita de San Juan, que tuvo rango parroquial en el siglo XVI.

La denominada vicaría de Orduña, bajo la jurisdicción de la sede episcopal de Calahorra, estaba formada a comienzos del siglo XVIII por la ciudad de Orduña y sus cuatro aldeas de Lendoño de Arriba y Lendoño de Abajo, Belandia y Mendeika en Bizkaia y por una docena de pueblos de Álava. [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorío de Vizcaya", t. VI, p. 30].

AAA