Pintores

Lafuente Pascual, Rafael

Pintor contemporáneo de vanguardia, y profesor de la Escuela de Artes y Oficios, nace en Vitoria en 1936. Fallece en la misma ciudad el 8 de marzo de 2005.

Alumno en su adolescencia, desde los catorce años, de la Escuela de Artes, participa por vez primera en el XI Certamen de Arte Alavés (1954). Directamente, sin fases intermedias, se encuadra en la categoría de artistas veteranos. Esta circunstancia no le impide alzarse con el máximo galardón del concurso gracias al conjunto de óleos presentados; un mismo y genérico título para las tres obras que remitió: Figura.

Ausente en la convocatoria de 1955, vuelve a presentarse en 1956, obteniendo el tercer premio con Figuras. Años más tarde conseguirá el premio de honor en el XXVI Certamen (1969) con Figura aprisionada en su blanco. Aquel mismo año concurre al I Salón Navideño de la Caja Provincial con Oveja muerta (Homenaje al pastor vasco), lienzo con el que logra el primer premio.

Hasta mediados de los setenta, la figura humana, con algunos ejercicios de bodegón, constituye el principal motivo de interés en su obra. Es más; el primer cuadro que pintó, con diez años, fue precisamente un retrato. A diferencia de otros pintores de la tierra, el paisaje no le seduce. No es un género por el que sienta predilección alguna ni ejerza peso específico en su ejecutoria.

Es Lafuente uno de los pintores vitorianos que más pronto y más convencidamente se posiciona en favor de la elaboración de un arte de vanguardia, como lo prueba su primera exposición individual en el Salón de Arte de la calle San Prudencio. Fue en 1958. Pero las obras que exhibió entonces, muy personales, de gran potencia cromática y denso expresionismo, no encontraron el estímulo y la comprensión de sus paisanos. La falta de receptividad hacia el tipo de arte que formula, determinará que no vuelva a exponer hasta la I Anual Plástica de 1964. A mediados de los cincuenta integra el plantel de dibujantes de la empresa Heraclio Fournier, donde conoce personalmente a Carlos Sáenz de Tejada, director artístico de la firma. El desencanto sufrido con la exposición individual de 1958 amengua un tanto por su entrega a las artes gráficas, disciplina que abandona en 1966 para volcarse de nuevo y ya definitivamente a la pintura. Actividad que compaginará en los años venideros con una labor docente de la que saldrán beneficiadas numerosas promociones de jóvenes vitorianos.

En la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria imparte clase de pintura, copia de estatua y modelo vivo a partir del curso 1967-68, además de enseñar Técnicas de Expresión Gráfica en el Politécnico Jesús Obrero durante casi un decenio; entre 1976 y 1984. Acostumbraba a recordar que en el dibujo y en el dominio de la técnica descansaban los cimientos más sólidos de cualquier disciplina artística. Reiteraba entonces que con un excelente dominio técnico -equiparó en cierta ocasión la técnica del artista con la gramática para un escritor- se podrían abordar más diligentemente toda clase de indagaciones y de experimentaciones plásticas.

Nunca ha sido de su agrado participar en grupos o colectivos artísticos. Prefiere ir por libre, pero tampoco desdeña las aventuras asociativas cuando se le reclama. Por esta razón, durante la segunda mitad de los sesenta, acepta la presidencia de ANSIBA (Agrupación Nacional Sindical de Bellas Artes en la Sección de Álava), gestándose bajo su mandato en 1969 la I Bienal Provincial de Arte.

A lo largo de su trayectoria profesional no se adscribe a una sola y exclusiva técnica artística: el óleo, posteriormente el acrílico, la acuarela y el dibujo son medios de expresión perfectamente válidos para él, igual de trascendentes, a los que no atribuye jerarquía alguna. Así lo testimoniará en sus exposiciones. En octubre de 1971 dedica una muestra completa en la Sala Independencia de la Caja Provincial de Álava a la exhibición única de dibujos. También realiza exposiciones monográficas con la acuarela. Algunas de ellas, por ejemplo, en la galería vitoriana Eder-Arte, en mayo de 1975; en el Espacio 40 de la calle Correría, en junio de 1994; en la Sala Luis de Ajuria, en abril de 1996; en la galería de Berta Belaza, de Bilbao, en abril de 2000, o en la galería vitoriana de Felisa Navarro, en noviembre de 2004.

Una búsqueda mucho más personal, al principio dentro de la experimentación con la figura humana, deriva en expectativas de influencia "pop-art": con aportes ricos en texturas cromáticas. Posteriormente, esa experimentación alcanzará la necesidad de corporeizar las referencias figurativas, cada vez más sintetizadas, por medio de siluetas y perfiles muy remarcados. Siluetas, contornos y perfiles que se definen, esquemática y espacialmente, sobre los fondos estrictamente cromáticos del cuadro. Incursión investigadora que le ocupa los primeros años setenta.

Al irse desligando poco a poco de las representaciones antropomórficas, pero también como consecuencia directa de ello, su proceso evolutivo, cada vez más introspectivo e intelectualizado, le llevará hasta la abstracción geométrica o analítica. A partir de 1975, durante dos décadas, los principios geométricos y espaciales, y la dialéctica combinatoria de colores, irradian en Rafael Lafuente una nueva vía de expresión; de comunicación.

Nacen ahora unas composiciones abstractas recreadas a partir de la distribución y combinación de líneas, formas, colores y límites. Conceptos y valores, como antaño, definidos en su relación con el espacio. Nos enfrentamos a un universo de equilibrios (o desequilibrios) muy meditados, con simetrías (o asimetrías) muy estudiadas, con distancias bien medidas. Así, las composiciones pictóricas, en sus formas y amplitudes, se hallan gobernadas por leyes propias.

Un rigor geométrico, normativo, de trama muy racional, del que se libera el pintor a mediados de la década de los noventa. Reclama ahora más frescura y espontaneidad. "Necesito libertad en la forma y en el color", decía en junio de 1994, a la par que postulaba unos discursos abstractos más gestuales y, por ende, más instintivos con el procedimiento de la acuarela.

La sala Amárica, de Vitoria, acoge desde el 17 de marzo hasta el 3 de mayo de 1998 una selección de los últimos trabajos (1990-1997). Un repaso a su vertiente experimental con obras abstracto-geométricas, también con acrílicos y acuarelas de gran formato que abundan en la dirección y los derroteros más transparentes, desenvueltos y lumínicos de su postrer etapa creadora.

Al año y medio de su desaparición, del 8 de septiembre al 12 de octubre de 2006, la sala Fundación Caja Vital organiza una exposición de Rafael Lafuente recordando así su figura y su obra. Apuntalando sobre todo el compromiso personal inquebrantable que contrajo en solitario con el arte. Acogió la muestra cinco secciones: "Trayectoria en el tiempo", "Geometría y color", "Espacio y color", "Últimas pinturas" y "Obra sobre papel".

  • ARCEDIANO, Santiago. "El pintor Rafael Lafuente: de lo emotivo a lo intelectivo", en Celedón, Revista Gráfica de Fiestas, nº 79, Vitoria, 1997, pp-57-61.
  • DÍAZ BALERDI, Iñaki: "Transfinito real a la ecuación pictórica", en Catálogo Rafael Lafuente. Pinturas, Sala de Exposiciones de la Bilbao Bizkaia Kutxa, 1991.
  • FRAILE, María Asunción: "La acuarela no es un arte menor: Rafael Lafuente, en su exposición de la galería Eder-Arte", en Norte Exprés, 22 de mayo, 1975.
  • GARCÍA DÍEZ, José Antonio: La pintura en Álava, Caja Vital Kutxa, Vitoria, 1990.
  • GÓNGORA, Francisco: "Muere Rafael Lafuente, uno de los más grandes pintores del último medio siglo", en El Correo, 9 de marzo, 2005.
  • GUTIÉRREZ, Carmen: "La retrospectiva de Rafael Lafuente en el Museo de Bellas Artes permite aproximarse a una trayectoria artística definida por la coherencia", en El Correo Español-El Pueblo Vasco, 22 de junio, 1986.
  • LASHERAS, Amparo: "[Lafuente:] "Necesitaba libertad en la forma y en el color"", en El Mundo del País Vasco, 26 junio, 1994.
  • KORTADI, Edorta: "Rafael Lafuente, un convencido geómetra", en Catálogo Rafael Lafuente. Retrospectiva 1961-1984, Museo de Bellas Artes de Álava, Vitoria, 20 Junio-20 Julio, 1986.
  • SÁENZ DE GORBEA, Xabier: El color que no cesa, en Catálogo Rafael Lafuente. Obra 1985-1988, Sala San Prudencio, Caja Provincial de Álava, Del 1 al 18 de diciembre, 1988.
  • SAN MARTÍN, Francisco Javier: "Rafael Lafuente, un pintor solo", en Catálogo Rafael Lafuente. Pinturas, 1990-1997, Sala Amárica, Diputación Foral de Álava, Vitoria, 17 marzo-3 Mayo, 1998.
  • URQUIJO, Javier: "El espacio instintivo. El pintor Rafa Lafuente muestra una instantánea de su proyecto vital", en El Mundo del País Vasco, 8 de abril, 2000.
  • VV.AA.: Exposición homenaje a Rafael Lafuente. "Línea, color, espacio", Sala Fundación Caja Vital Kutxa, 7 Septiembre-12 Octubre de 2006.