Municipios

Lekeitio

Anteriormente Lequeitio. Villa y Municipio de Bizkaia que adopta su denominación actual por resolución del 01-12-1981 (Boletín Oficial del País Vasco 21-12-1981 y Boletín Oficial del Estado 22-04-1989). Está situado en una llanura al norte de la provincia. La villa del mismo nombre se encuentra al este del término municipal, a orillas del mar Cantábrico e izquierda de la ría de su nombre. Las coordenadas geográficas son 43° 21' 50" de latitud y 1° 11' de longitud (mapa catastral, hoja 39, 1:50.000). Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con los términos de Mendeja e Ispaster, al este con el mar Cantábrico y el de Mendeja y al oeste con el de Ispaster. Isla de San Nicolás frente al puerto. Playa de Isuntza y de Karraspio separadas por el río Lea.



Población 1960-1970-1986: véase tabla. Errenteri (Arropain), Madalena e Iluntzeta son pequeñas entidades de población cuyo contingente está incluido en el estadillo precedente. En 1514 tenía 454 fogueras. De un repartimiento efectuado en el año 1630 para recaudar dinero para la fabricación de dos galeones que el rey Felipe IV había solicitado al señorío de Vizcaya, se desprende que en el citado año Lekeitio contaba con 147 hogueras. En 1704 tenía 234 fogueras; en 1798, su número era de 237. En 1786, la villa de Lekeitio contaba con 400 vecinos. Censos. 1800: 1.900; 1877: 3.736; 1887: 3.691; 1900: 3.944; 1910: 4.014; 1920: 4.110; 1930: 4.127; 1940: 4.062; 1950: 4.359; 1960: 5.011; 1966: 5.671; 1970: 6.950; 1975: 7.085; 1981: 7.198; 2000: 7.423. Densidad de población: 4.088 por km.² Población en ascenso, en especial desde 1960. Población mayoritariamente adulta en 1981.

Edificios. 1970: 545. Movimiento natural. Matrimonios: 1969: 33; 1970: 48; 1971: 36. Nacidos vivos: 1969: 154; 1970: 143; 1971: 101. Defunciones: 1969: 64; 1970: 59; 1971: 78.

Población inmigrante. En 1981 cuenta con un total de 1.802 inmigrantes llegados:

Antes/en 1950 Entre 1951-1960 Entre 1961-1970 Desp. de 1970
116 v.
161 h.
136 v.
149 h.
289 v.
313 h.
316 v.
322 h.


(Ref. "Movimientos Migratorios").
Distancia desde la capital del municipio (Lekeitio) a Bilbao: 54 kms. Distancia a la cabeza del partido judicial: 15 kms. Estación de ferrocarril más próxima en Gernika-Lumo, a 22 kms. Comunica con Ondarroa, Ispaster, Zotaneria y Gernika mediante carreteras comarcales, por medio de una carretera local con las localidades de Gizaburuaga y Amoroto, y a través de un pequeño ramal lo hace con Zelaia. Poseyó la empresa Brouard y Aráberri que cubría mediante omnibús la línea Lekeitio-Bilbao y Lekeitio-San Sebastián. En 1774 se erigió en esta localidad un nuevo puente en el término de Izuntza. Con ello se le dio a la villa una nueva vía de comunicación.
Euskera vizcaino. En 1863, L. L. Bonaparte lo clasificó en el subdialecto oriental y variedad de Marquina. En el primer tercio del s. XIX, Añibarro lo incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: "Geografía Histórica de la Lengua Vasca", Auñamendi, 1960, t. I, pp. 44-60). En la actualidad (1970) el número de vascófonos asciende a 6.400, representando al 92 por 100 de su población agrupada y a la totalidad de la diseminada (Pedro de Yrizar: "Los Dialectos y variedades de la lengua vasca", sep. "Boletín de la Real Socidad Vascongada de Amigo del País", 1973, p. 10) Según el censo de 1981 hay los siguientes hablantes ("E E"):

Erdaldunes 741
Euskaldunes
- Alfabetizados
- Algo Alfabetizados
- No alfabetizados
1.705
2.844
1.225
Casi euskaldunes
- Alfabetizados
- Algo Alfabetizados
- Pasivos
108
220
173

De la importante flota de la villa, que a comienzos del s. XV contaba con 60 barcos tripulados por veinte marineros cada uno, no quedaban, en los primeros años del s. XIX, más que 27 embarcaciones con unos 15 tripulantes cada una. El puerto sólo admitía barcos de pesca y pataches, que en bajamar quedaban en seco. Ya no se pescaba la ballena y los astilleros estaban inactivos. Ciento veinte años más tarde, gran parte del vecindario se dedicaba a la pesca, obteniendo abundante merluza, besugo, bonito y, sobre todo, sardina. Hay talleres de construcción y reparación de barcos pesqueros, y fábricas de salazón y conservas. Se obtiene buen txakolí comercializado por empresas como "Fausto Ibáñez de Aldecoa" creada en 1892. Según el censo agrario de 1972, en este ayuntamiento hay 16 explotaciones agrícolas, 4 de 0,5 a 0,9 has., 6 de 1 a 5 has., 5 de 5 a 20 has., ninguna de 20 a 100 has., 1 de 100 y más has. El régimen de tenencia es el siguiente: Propiedad: 173; Arrendamiento: 13; Aparcería: -; 36 parcelas son menores de 1 ha., 14 de 1 menores de 5 has., 7 de 5 has. y mayores. En 1970 se cultivaban 4 has. de maíz, 4 de alubia, 5 de patatas, 8 de huerta, 20 de prados, 15 de praderas, 1 de nabo forrajero, 1 de maíz forrajero, 2 de otros forrajes. En 1973 no posee ningún tractor, posee 3 motocultores.

Presupuesto municipal: (miles de pesetas). 1970: 8.114 con un superávit de 83, 1971: 8.759 con un superávit de 506. Comercialmente, Lequeitio pertenece al área comercial de Bilbao, subárea de Guernica y Luno. La actividad pesquera constituye hoy día la base más importante del sector primario y la industria (1978, 52 embarcaciones); unida a este sector se encuentran las industrias de conservas y salazón de las que sólo una sobrepasa los 50 empleados. Destaca también Lekeitio como un centro de trabajo de madera y sus derivados. El sector agrícola apenas tiene importancia debido a la pequeñez del municipio. La importancia del sector servicios (41,9 % de la población activa) radica en la especialización de un turismo de verano o de fin de semana. Las empresas de más de diez trabajadores enclavadas en su término son:

Hijos de Pedro Eiguren, S. A. (Aserrado de maderas) con 32, José M. Cazalis, S. A. (Ferretería) con 35, Maderas de Lequeitio, S. A. con 150, Murélaga Sustaeta, Julián (Arropain, calderería) con 11, Riva Alonso, Ricardo de La (Construcción) con 13, Yurrita e hijos, S. A. (Conservas) con 50. ("Catálogo Industrial del País Vasco", 1982).

En 1981 posee 35 empresas, de las cuales 30 ocupan de 3 a 19 personas, 4 de 20 a 99 y 1 de 100 a 499. En las primeras trabajan 148, en las segundas 149 y en la última 150, sumando un total de 447 personas ocupadas en la industria ( Ref. ESICAE, 1983, E. Jaurlaritza).

Patrimonio municipal (miles de pesetas). Activo: Inmuebles urbanos: 11.900; Muebles de dependencias: 182; Total: 17.750. Pasivo: Cargas y empréstitos: 1.347; Aumento en el ejercicio: -; Amortización en el ejercicio: 391; Total: 956. Trab. El total de población considerada activa en 1982 es de 1.710 varones y 36 mujeres. De éstos, 1.547 v. y 321 mujeres se hallan ocupados, 44 v. y 41 m. buscan empleo por primera vez y 1 19 v. y 27 m. han trabajado anteriormente. El total de inactivos estadísticos es de 1.765 y de inactivas estadísticas 3.285 (Ref. Anuario Estadístico Vasco, 1982).
Iglesia parroquial de Santa María de la Asunción. Consagrada en el año 1287, reconstruida en el año 1488 y ampliada en el año 1504. Predomina el estilo gótico. El campanal fue reconstruido en el año 1737 al estilo grecorromano; modernamente ha sido cambiado por otro con girola y pórtico, cubiertos por bóvedas góticas. La portada del templo es ojival, S. XV, destacándose la crestería y rosetones, los baquetones rematan en una greca con figuras humanas. A los lados del tímpano, bajo doseletes y en ménsulas, hay figuras de santos que se cruzan con una línea horizontal, también de santos, apareciendo en medio un crucifijo. En medio del tímpano hay un doselete, en el que aparece Dios Padre. En el parteluz hay una figura de la Virgen y el Niño. El templo es de tres naves, y de un ancho de ventiséis metros cuarenta centímetros. Está cubierto por bóvedas nervadas. La nave central tiene triforio con ocho arcos en cada tramo. En el altar hay un retablo, de estilo gótico, de comienzos del s. XVI, realizado por Juan García Crial, artista influenciado por Flandes. Actualmente se halla transformado por haber sido desmontado durante la construcción de la girola. Está presidido por una estatua de la Asunción. Hay una imagen de la Virgen, entre las de dos santas, realizada en el s. XIV, en el estilo gótico. En general el retablo representa la apoteosis de la Madre y el Hijo. Posee figuras de cuidada belleza. De los altares laterales son pocos los que merecen mención especial. El de la Inmaculada Concepción tiene una figura de la Magdalena, es estilo gótico. En el de la Virgen de la Antigua, churrigueresco, es notable la figura de Nuestra Señora de estilo románico-bizantino, del s. XII. Es una imagen de setenta y siete centímetros; en la actualidad está bastante restaurada. El altar de San Pedro, también churrigueresco, fue realizado por la cofradía de pescadores. Entre estos dos se encuentra el altar del Sagrado Corazón, en cuyo frente hay un sepulcro, de Don Pascual Abaroa. Otro sepulcro, de estilo gótico, hay en la parte izquierda del templo, en él están grabados cinco escudos con las armas de los Artieta. Las capillas que perduran en el templo son de estilo ojival, cubiertas por bóvedas nervadas. Una de ellas ha sido transformada en baptisterio. En la de la Vera Cruz hay una figura de Cristo, entre la Dolorosa y San Juan. Según reza en una inscripción en esta capilla fue enterrado don Ignacio Loperena. La capilla de Santa Ana, fue realizada en el año 1503, tiene un retablo de estilo flamenco, de las últimas décadas del s. XV, con escenas de la Pasión. En la sacristía de la iglesia se guardó un tríptico, de la escuela italiana, desaparecido en la última guerra civil. En la puerta de la sacristía hay, también, dos laudas, de estilo flamenco, en las que aparecen motivos ojivales. También se conservan dos bandos renacentistas; un lienzo de la Virgen de los Dolores; la cruz procesional, que se fija entre los s. XVII y XVIII; una custodia de plata y algunos cuadros, siendo muy notable el de Arancibia. Entre 1882-1883 el templo, bajo la dirección de Pascual Abaroa, fue remodelado. Ha sido declarado monumento nacional de Euskadi.

Ermita de Santa Catalina de Ansoriz. Se ve el estilo gótico en sus puertas y ventanas. Conserva también las aspilleras. En el Museo Arqueológico y Etnográfico de Vizcaya se guarda una imagen de Cristo sedente, procedente de esta ermita, figura de setenta y cinco centímetros, realizada en piedra arenisca.

Ermita de San Nicolás, en la isla de Garraiz. Hoy ya no existe.

Ermita de San Juan Evangelista. Conserva una imagen de San Nicolás, procedente de la ermita a la advocación de este santo, en la isla de Garraiz.

Capilla de los Mercedarios. Posee una imagen de Fray Juan de Zorroza, que lleva la palma del martirio en su mano derecha.

Convento de las Dominicas. Del siglo XVI. Posee una bella imagen de la Virgen del Rosario del s. XVI, figura de noventa y dos centímetros.

Nicho, en la calle de Vergara de la Villa. Posee un relieve en que se ve una santa rodeada de ángeles.

Torre, en la calle de Ezpeleta. Transformada en vivienda.

Torre de Likona. Se conservan los muros, que están restaurados.

Palacio de Uriarte, declarado monumento nacional de Euskadi, siendo el único que ha conservado la torre medieval en una zona que estuvo densamente poblada de ellas. Perteneció a los Artieta o Landa, luego a los Beingolea y Manso de Zúñiga (llamado también de Monterrón).

Torre de Turpín. Quedan los restos de cuando fue transformada en casa. Palacios de Zubieta (Ispaster), Uribarren y Abaroa. Monumentos a Abaroa y Azkue.
Festival de Cine Vasco Amateur Super 8 con diálogos en euskara.
Canción popular vasca: Oise errondan dabil; Zirkunzidatu; María Jesús; Iru errege; Uso zuri eder bat; Señeru gaizto; San Pedro, zeru altuko; ltsu gaisoa (I); Errak bat; Aladaztorren nengoanean; Pekatariok ama (II); Indietako apostolua; Agur dolorezko Ama; Konbeni diran; la dirade irurigei urte; Birjina amaren bezpera; Baserritarra t. II; Kandelerio lerio; Iru errege magoak; Andra Santa Luzia; Gazte gazterik; Zortziko (V) de San Juan; Zortziko (III); Orra or goiko; Ni mendixara; Kadera baten ganean; Ardaoak parau gaitu dantzari; Aldapeko sagarraren; Maro marotxu; Atxia-motxia; A, a, a; Solora ninoala; Amak ezkondu ninduen. [ Resurrección María de Azkue, "Cancionero Popular Vasco" n.º 878, 1.000, 965, 958, 910, 895, 891, 847, 833, 812, 793, 766, 717, 648, 634, 620, 492, 501, 500, 474, 401, 334, 286, 240, 233, 223, 201, 195, 174, 150, 84, 76, 4]. Coro de tiples (niños y niñas) Itxas Soinua fundado en 1972, que obtuvo el primer premio en el Festival Internacional de Canto Coral de Tours (1979) y el único concedido en su categoría en competición con coros de voces mixtas y blancas de Alemania, Hungría, Francia, Italia y España. Jornadas Internacionales de Música en agosto. Estudiantina Aratuste Alai creada en 1982 sobre precedentes anteriores; recoge temas marineros y carnavaleros a punto de extinción.
Creencias, cuentos y leyendas: Motsallak "Los esquiladores", José Miguel de Barandiarán: "El Mundo en la Mente Popular Vasca", t. I, p. 70; Irrintza de las brujas, t. I, p. 81; Las lamiñas, t. II, p. 59, 64, 65, 66; Casos de animismo, t. II, p. 106; Los cementerios, t. II, p. 121 ; Fórmulas consagradas para terminar un cuento, t. II, p. 123; El tordo, el zorro y el perro del molino, t. II, p. 137-139; El asno herido y el perro caballero, t. II, p. 144; El lobo herido y el zorro caballero, t. II, p. 145; Axeridxa ta alagarrua "El zorro y el pulpo", t. II, p. 145; El asno cojo y el lobo herrador, t. II, p. 149. Aseridxa ta sirirniridxa "El zorro y la llovizna", t. II, p. 147. Cuentos populares: Aldaztorrean nengoanean "Cuando yo estaba en Aldaztorrea"; Bein da betiko "Una vez y para siempre"; "Diru" ta "txori"; Guarin; Zapatari izukaitza "El zapatero impertérrito"; Zatika abadegaia Salamancan "El seminaris ta "Zatika" en Salamanca"; Egurra ta biraoa "La leña y la maldición"; San Pedroren arraiña "El pescado de San Pedro" Resurrección M.ª de Azkue: "Euskalerriaren Yakintza", t. II, n.os 7, 26, 38, 56, 127, 129, 156 y 226.
Municipio, partido judicial de Markina, Bizkaia.
Villa del señorío de Vizcaya, contribuye a éste con 234 fogueras, tiene el voto y asiento 5.° entre las villas en las juntas generales de Guernica. A comienzos del s. XVII, en las elecciones generales del personal del regimiento general del señorío de Vizcaya, Lekeitio votaba por la parcialidad oñacina.
El ayuntamiento de Lekeitio, en sesión del 31 de enero de 1768, acordó pedir que el colegio de los jesuitas se emplease para crear cátedras de latinidad y escuelas de primeras letras, y para una cátedra de náutica. A excepción de lo primero, (en febrero) se aprobó lo propuesto por el ayuntamiento (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorío de Vizcaya", t. VI, p. 387). Durante el curso 1973-74 Lekeitio contó con 28 unidades escolares públicas con 817 alumnos matriculados y 13 unidades escolares privadas con 502 alumnos matriculados. 17 alumnos son los que reciben clases de euskara durante el curso 1981-1982,en régimen de "gau-eskola". Con motivo de la orden del 21 de agosto de 1981 del Dep. de Educación del Gobierno Vasco, se cambió al euskara nueve de 20 unidades de E. G. B. suspendiéndose una de las existentes y tres de cuatro unidades de párvulos, suspendiéndose la restante en el colegio público comarcal "Eusebio María de Azkue" y en el colegio público Nuestra Señora de la Antigua, siete de las dieciséis unidades de E. G. B. y cinco de las seis unidades de párvulos suprimiéndose la restante. En 1982 hay una población preescolar de 160 niños y 161 niñas, 2 centros públicos de EGB y 2 privados que acogen 622 niños y 204 niñas, 1 centro de FP público al que acuden 67 niños y 65 niñas. La población escolar de las ikastolas es la siguiente: 130 alumnos de preescolar, 257 de EGB en 1 centro (Ref. Anuario Estadístico Vasco, 1982). El n.° de alumnos en el curso 1983-1984 era:en preescolar 310, de los cuales 186 en centros públicos y 124 en ikastolas; 1.266 en EGB, de los cuales 855 en centros públicos, 302 en ikastolas y 109 en centros privados; 123 en F.P.1, todos ellos en centros públicos. Servicio de educación especial en el colegio público de Lekeitio. Instituto Politécnico Nacional.
D. Marcial Bernal de Ferrer, médico de Lekeitio, escribió en 1773 una disertación sobre el cálculo o mal de piedra; concluyó con Baglivio, que Potus aguarum mineralium calcullos pellit et ab eisdem preservat. Igualmente escribió un discurso sobre las lombrices, como consta en el Estracto de 1774 de la "Sociedad Vascongada de Amigos del País" [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 420]. D. Antonio de San Martín y Burgoa, natural de Lequeitio y beneficiado de Ondárroa, publicó en 1791 el libro titulado El labrador bascongado o antiguo labrador español. Dicha obra tuvo bastante éxito y apenas si hubo mayorazgo en Vizcaya que no se sirviese de él para el arreglo de sus huertos y montes (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 528). VII Día de la Poesía Vasca. Eusko-Olerti-Eguna. Celebrado el 28 de junio de 1936. En honor de R. M.ª de Azkue y de su padre Eusebio de Azkue. Reunida la "Academia de Lengua" rindió el primer homenaje a su presidente la víspera de la fiesta literaria. El sábado mismo, en el teatro "Gora-Buru", el joven poeta Esteban de Urkiaga trazaba una semblanza del vate lekeitiarra Eusebio de Azkue. El P. Alzo puso de relieve en su conferencia la labor titánica de R. M.ª de Azkue como restaurador de la lengua. A. Labayen disertó sobre la producción del homenajeado como autor dramático. A las solemnidades religiosas del domingo acudieron los académicos, poetas y escritores euskaldunes llegados de todo el país y del extranjero. Después en la sala del ayuntamiento tiene lugar la proclamación de autores premiados y entrega de los premios. Iñaki de Otamendi recibe el premio de honor (Rama de roble en plata) por su poesía Giza-adiñak, "Las edades del hombre". Angel de Sukia el diploma de men. hon: poesía Eusko-apaizgaiarena, "Canto del seminarista vasco", Menciones: Artzai onarena, "Canto del Buen Pastor", del P. E. de Onaindía, y Lora-gorriak, "Flores rojas", de Eusebio de Erkiaga. Manuel de Lecuona, el premio del poema euskaldún Yesus Aurraren Bizitza, "La vida del Niño Jesús". Y como en años anteriores se otorgan premios a los cuatro mejores coleccionadores de poesías populares: 1/ Laurentzi Salaberría, 2/ Gotzon Errementaria, 3/ Joseba Arriaga y 4/ Imanol Ziarsoro. Aránzazu de Barrena declama la poesía premiada Giza-adiñak, "Las edades del hombre". Acto seguido descubrimiento de la placa, en la casa nativa de Eusebio de Azkue. En la sesión de bersolaris contendieron Basarri, Zepai, Txapel, Uztapide y Uriarte. El cuadro "Mendiburu" de Oyarzun representó Eun dukat de los Lekuona. El mismo sábado en "Eusko Gaztedia" de S. S. se celebró también un anticipo de homenaje en un festival donde se recitaron las 7 poesías premiadas en los 7 certámenes celebrados y donde el Sr. Zubimendi, pronunció además una bella conferencia. Unión Radio Donostia dedicó también la emisión del sábado al homenajeado Azkue. Centenario natalicio de R. M. de Azkue, 1964: Con motivo de esta fecha, el 9 de agosto de 1964 se celebraron festejos en Lekeitio, preparados por el ayuntamiento de la villa. Se bendijo la nueva "Cátedra de Euskera R. M. Azkue", bajo la protección de la Academia Vasca. El ayuntamiento de Lekeitio, con la colaboración de las Diputaciones de Vizcaya y de Navarra, ha creado dos premios literarios de 25.000 pesetas sobre Azkue lexicógrafo y Azkue folklorista. 1965: Los premios "Azkue" en Lekeitio. Las Diputaciones de Vizcaya y Navarra ofrecieron dos premios de 25.000 pesetas con ocasión del centenario del natalicio de R. M. de Azkue, que fueron adjudicados a los señores L. Michelena y Thalamás, ambos guipuzcoanos. El trabajo del primero versa sobre Azkue lexicólogo, y el del segundo sobre Azkue folklorista. El nivel de instrucción de los mayores de diez años era según el censo de 1981 ("Educación y Euskera"): Analfabetos: 102; Sin estudios: 1.513; Primer grado: 2.278; Primer ciclo: 473; F. profesional: 417; Segundo ciclo: 208; Escuelas univ.: 110; Facultades/ETS: 160. Del 8 al 14 de octubre de 1985 se celebró una Semana Cultural de Homenaje a Azkue.
En las Juntas generales de Guernica, celebradas en el mes de julio de 1800, se dispuso que no hubiese en esta villa escribano real que no fuese numerado de la misma, ya que tenía suficiente con los numerales (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 706-707). Existen varios servicios de faro situados en distintos puntos, uno en el rompeolas de Amandarri con luz blanca fija, visible desde 8 millas; otro se encuentra en el muelle del Tinglado con luz blanca fija visible a una distancia de 6 millas; en el muelle Sur hay también luz blanca fija visible a 6 millas, y en la punta de Santa Catalina hay un servicio de luz blanca de destellos cada 4 segundos, visible a 13 millas. Polideportivo familiar y popular de Lekeitio, Vizcaya, inaugurado el 28 de mayo de 1978. Cuenta con las siguientes instalaciones: trinquete, gimnasio, ping-pong, piscinas, tenis, baloncesto, bar, diversos salones, comedor, zona verde, solarium, saunas y un completo servicio de enfermería, higiénico, calefacción y renovación de aire.

Instalación náutica en el Club de Pesca de Atún de Lekeitio. Con una latitud de 43° 21' 7", longitud 2° 30' y profundidad del agua 3,5 metros. Como equipo de manutención dispone de varadero. En cuánto al deporte cuenta con tiendas de material náutico, club náutico, escuela de vela y pesca marítima. Tiene autoridad de marina de Lekeitio.

Camping de Enday a dos kms. de Atzabal en la carretera de Lekeitio a Ondárroa.

Hoteles y fondas: Hotel Beitia, Pensión Piñupe, Residencia 3.ª edad Uribarren, Instituto Social de la Marina.
En el año 1691 los marineros de la cofradía de San Pedro de Lekeitio se reunieron en la atalaya y establecieron ocho ordenanzas religiosas para regir la cofradía de pescadores [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 554]. Sociedades: Argazki Elkartea para la divulgación de la fotografía y cine; Lekeitioko Urpeko Taldea para promover la pesca submarina, buceo autónomo, arqueología y fotografía marina; Estudiantina Aratuste Alai para mantener el cancionero popular de Lekeitio; Coro Infantil Itxas-Soinua con fines culturales y musicales; Banda Municipal, Rondalla de Miguel Arrieta, y Txistularis con fines musicales; Lekeitialde Silloniz con fines deportivo-ciclistas; Grupo Dantzaris Etorkisuna para mantener los bailes tradicionales; Isuntza Arraun Elkartea con fines culturales y deportivos; Escuela Pelota para promocionar pelota a mano y tomar parte en competiciones; Tamborrada Infantil con fines festivos; Asociación Trinkete-Etxea con fines deportivos. Sociedades gastronómicas: Arranegui; Kale-Arte; Kay-Abiya; Lioritxaso; Lagun-sarrak; Txori-Bizkorrak; Gure-Abiya; Aratuste; Kay-alde; Sarabe; Aitita Makurra; Kaxarranka; Egaluze; Indarrak; Sostor; Amuski; Antzar Azpi; Surruputun; Makonak; Ave Maria.
Un arponero en una pinaza lanzando su arpón a una ballena con ballenato, un lobo encima, un castillo con dos cabezas de reyes moros.

Celebra fiestas de San Pedro el 29 de junio. Típica danza de Kaixarranka, por arrantzales, kilinkala y eguzki dantza o aurresku de mujeres. Celebra fiestas de San Antolín del 1 al 8 de septiembre. Prueba de gansos, regatas, pentatlon, pelota y ciclismo. Una descripción anónima de 1740 recoge estos detalles:

"Es mucho el gasto que hacen los mayordomos el dia de San Pedro y los siguientes, pero bien empleado; en obsequio de tan gran patron, forman danza de espadas con tamborines y caja y empieza la fiesta, desde la víspera del Santo hasta el dos de Julio // todos los dias hacia el anochecer se hacia hasta ahora muy pocos años la celebre, danza crineterada llamada Bizanacerretia; tenia diferentes mudanzas de volatines pelea puestos unos sobre otros encima de brazos y hombros y se remataba andando todos sobre un pie, y del otro iba agarrado el que subseguia; el que guiaba traia en la boca un tironcillo ardiendo y con esto en la postura sobre dicha iba quemando á cada uno las barbas, y para esto la porfia y resistencia andando todos sobre un pie y agarrados del otro, era para la gente que miraba de grande risa y complacencia; el dia del Santo se saca en su altar; á las nueve misa solemne y procesion dentro de la Iglesia con reliquia de San Andres, hacen el besamano los mayordomos, ante todo el regimiento de la cofradía: á misa mayor II sermon y acaba la danza guapa en la plaza; á la tarde todo es fiesta alegre; al otro dia se dice la misa por los difuntos mareantes, y despues pasa la cofradia con la danza de las espadas y tamborines á la casilla de la Atalaya donde elijen los mayordomos nuevos: a la tarde, de tiempo inmemorial, hasta el año mil seiscientos noventa, salian de casa del mayordomo viejo mas anciano, donde estaba la arca celebrada y llamada de San Pedro, la dicha danza de espadas, el arca en hombros de muchachos, y encima el bulto de San Pedro, que se trae ahora en procesion, despues iban tres marineros con mascaras, capas plubiales de terciopelo colorado la una, y las otras dos de buena tela doble, sus coronas á modo de mitra en las cabezas, el del medio llevaba una llave grande de plata sobredorada y los de los lados sus cetros grandes dorados detras iba el regimiento // de la cofradia con bandera y gran acompañamiento andaban por todas las calles y Naza donde se dice se hacia la ceremonia de querer echar a San Pedro al mar preguntando si les daria mucha pesca y respondia. Que si: de esta suerte iban á la casa del mayordomo nuevo mas anciano donde entregaban el arca en nombre de posesion del empleo y refrescaban y merendaban á toda satisfaccion; luego venian á la casa cosistorial como ahora y se hacia y se hace, buena corrida de bueyes y torillos y despues ofrecen danzas a las republicas circunvecinas y del dezmatorio; todas las tardes y noches habia mojigangas y enmascarados y la gala era echar agua á la gente y en particular á las mozas, lo que las justicia aun con castigo no pudo atajar; hasta ahora muy pocos años y se seguia mucho escandalo y graves disensiones: En dos de Julio dia de Ntra Sra despues // de la procesion del Rosario hacian y hacen otra corrida igual los mayordomos nuevos, y toda la fiesta adherente. Era preparacion de esta fiesta el paseo que llamaban que se hacia á la tarde de San Juan Bautista, al ponerse el sol iban á los nogales de Auria el cabildo eclesiastico y los dos regimientos se empezaba alli la danza y detras marchaban el dicho cabildo, con manteos y bonetes, y los dos regimientos en forma hasta dicha Naza y de aqui á la plaza: estos abusos quitó el dicho año mil seiscientos noventa el venerable Ilustrisimo Señor Pedro de Lepe en su visita con admirable prudencia y discrección pues exhortando y hablando á las partes con gran benignidad, dispuso con consentimiento de todos en lugar de los dos abusos, las dos procesiones que se hacen, la tarde del // otro dia de San Pedro y la que se hace el dia de San Juan Bautista á las siete de la tarde"

(Ref. Rz. Herrero: Descripción sumaria de la villa de Lequeitio, "Estudios Vizcainos" n.º 2, 1970).

Respecto a la fiesta de los gansos hay que consignar que la tortura de estos animales, a los que se arranca la cabeza en vivo suspendiéndose el jugador de ella, ha suscitado en los últimos tiempos una fuerte oposición no sólo en Lequeitio sino en el país entero.



Cueva de Lumentxa.
Situada en el monte de Lumentxa de Lekeitio, en el año 1927 se descubrió que contenía vestigios prehistóricos. La primera excavación se realizó en el año 1926. Han sido hallados muy diversos objetos, primeramente un cráneo infantil de formación postneolítica, además de otros restos humanos, también de animales y mariscos. Del Neolítico se encontraron hachas y flechas, del Magdaleniense huesos grabados. Casi todos los objetos están en el Museo Arqueológico y Etnográfico de Vizcaya, habiendo otros en el Seminario Conciliar de Vitoria.

En la caverna Otoioko Jentilkoba que se encuentra en el monte Otoio, cerca del caserío Zatika, entre Ispaster y Lekeitio, fue descubierto un yacimiento prehistórico con pedernales por J. M. Barandiaran, el año 1926.
Historia. Villa murada. La primitiva población lekeitarra estuvo rodeada de murallas desde, por lo menos, el s. XIV. Sus portales se llamaron Elexatia, Atea, Zumaseta, Apalloa y N. Sra. del Buen Viaje.

Fuero de Lekeitio (1325). Otorgó fuero fundacional a Lekeitio D.ª María Díaz de Haro I, señora de Vizcaya, hija de Lope Díaz de Haro y esposa del infante Juan de Castilla. El fuero reza lo siguiente: Conoscida cosa sea á cuantos este privilegio vieren cómo Yo Doña María, mujer que fuí del Infante Don Juan, Señora de Vizcaya, por hacer bien y merced al concejo de Lequeitio y por que la dicha mi villa se pueda mejor poblar, y por voluntad que he de los llevar adelante, conozco y otorgo que doy á vos los pobladores de la dicha mi villa de Lequeitio estos fueros, como en este privilegio son escritos. Ningún Señor que á Lequeitio mandare, no haga hurto, ni fuerza, ni su Merino, ni sayón, ni tomen de ellos ninguna cosa sin su voluntad, ni hayan sobre esto fuero malo de sayonería, ni de fonsadera, ni ayuda, ni manería; y que no haga ninguno vereda, mas que sean francos de todo para siempre y que se mantengan noblemente y no hayan fuero de batalla, ni de hierro, ni de calda, ni de pesquisa, y sobre ésto, si Merino ó sayón quisiere entrar en la casa de algún poblador, que los maten y no paguen homecillo, y si el sayón fuere malo, y demandare alguna cosa sobre ésto, que lo maten, y no paguen más de cinco sueldos; y no paguen homecillo por home muerto que fuere hallado en la villa, ó en término de la villa; mas aquellos pobladores, si alguno de ellos matare algún otro home ó á otro poblador, y lo supieren sus vecinos que lo mató, que peche su homecillo quinientos sueldos á aquel que lo hizo y venga el Preboste y préndalo hasta que dé dos fianzas y peche su homecillo quinientos sueldos y no más, y destos los medios en tierra por la alma de Doña María; y si le pusieren homecillo que dé dos fianzas por cuanto manda Doña María. Ningún home que sacare peños de casa por fuerza, que peche sesenta sueldos medios en tierra, y renda sus peños al dueño de la casa donde los prisó, y el que embargare ningún home en su casa peche 60 sueldos, medios en tierra; y todo home que sacare cuchillo contra otro airadamente pierda el puño, y si no redímalo, si pudiere firmar por el fuero de la villa, y si hiriere á otro y le hiciere sangre, peche diez sueldos, medios en tierra, y si hiriere y no hiciere sangre, peche cinco sueldos, medios en tierra; y si no pudiere firmar haya su jura. Y todo home que desnudare á otro desnuda carne peche medio homecillo, medios en tierra; y si prendare á ningún home capa, ó manto, ú otros peños á tuerto, peche cinco sueldos medios en tierra con sus calopñas, así como es fuero; y ningún home que hiriere á ninguna mujer velada y pudiere firmar con una buena mujer y con un buen home, ó con dos homes derechos, peche 60 sueldos medios en tierra; y si no pudiere firmar haya su jura; y si se levantare alguna mujer por su lozanía, é hiriere á ningún home que fuere su mujer leal y pudiere firmar, peche 60 sueldos medios en tierra; y si no pudiere firmar, haya su jura, y si tomare á ningún home por la barba, ó por los cabellos que redima su mano, y si no la pudiera redimir que sea fostigada; y si estos pobladores hallaren ningún home en su huerto, ó en su viña que haga daño en día, peche cinco sueldos los medios para el Señor de la villa; y si negare dé la jura del señor cuya es la raíz; y si de noche le tomare, peche diez sueldos los medios para el señor cuyo es el huerto, y los medios al Príncipe de la tierra, y si negare dé la jura cuya es la raíz. El Señor que mandare la villa no meta á otro Preboste, sino poblador y Alcaldes y sayón; y los Alcaldes de la villa no tomen novena de ningún poblador por calopña que hiciere ni el sayón, mas el Señor los pague de novena y de aranzazgo; y si el Señor hubiere querella de algún home de la villa, demándele fianza, y si no pudiere haber fianza, llévele de un cabo de la villa hasta el otro, y si no pudiere haber fianza, métale en la cárcel, y cuando saliere de la cárcel, peche tres meajas, y si el Señor hubiere rencura de home de fuera y no pudiere compelir de derecho, métale en la cárcel, y cuando exiere de la cárcel peche trece dineros y medio de carcelaje, y si hubiere querella de home vecino de la villa y le mostrare sello de sayón de la villa y trasechare aquel sello sobre él ó sus testigos, que no le paró ante fiadores, peche cinco sueldos, los medios en tierra. Y estos pobladores de la dicha villa de Lequeitio hayan suelta licencia para comprar heredades por do las quisieren comprar y ninguno les demande mortura, ni sayondería, ni vereda, mas que las hayan salvas y francas; y si las quisieren vender que las vendan do quisieren; y todo poblador que tuviere su heredad un año y un día sin ninguna mala voz, que la hayan salva y franca, y el que la demandare después peche sesenta sueldos al Príncipe de la tierra, y si fuere en el término de la villa medios en tierra. Y por do quier que hallaren en sus términos tierras hiermas que no sean labradas, que las labren; y por do quier que hallaren hierbas de pascer, que las pazcan ó las sieguen para heno; y por doquier que hallaren agoas pata regar piezas, ó viñas, ó molinos, ó huertos, ó para lo que menester las hayan, que las tomen; y por do quier que hallaren árboles y montes y raíces para quemar ó para casas facer ó para lo que menester los hayan, que los tomen. Y do á los dichos pobladores á los que hoy día son y á los que hi vinieren á poblar, de aquí adelante, para siempre jamás, que hayan la iglesia de Santa María de Lequeitio con su cementerio y con los dos tercios del diezmo que viniere á la dicha iglesia, según que lo han los de Bermeo, y el otro tercio del diezmo que sea para mí, así como lo he en Bermeo. Otro si damos á los dichos mis pobladores para siempre jamás los dos tercios de todas las heredades y plantas y ganancias de dicha iglesia y el otro tercio para mí. Otro sí les mandamos á los dichos mis pobladores para siempre jamás todos los mis ejidos que son en la dicha villa de Lequeitio para que pueblen y ganen para sí lo que vieren que más su provecho sea. Otro sí les damos todo lo que es de dentro de la cerca que era de Santa María y mío que lo hayan para poblar y hacer su provecho de ello para siempre, salvo ende que tomo para mí los mis palacios que son de Lequeitio cerca de la iglesia, y una plaza ante ellos aquello que vieren que cumple. Y estos términos han estos pobladores de Lequeitio: del un cabo hasta Arrejucando, y dende al borto de Ateguren, y dende á Idoyeta, y dende Idoyeta á cima de Igoz, y del otro cabo al río de Manchoaran hasta el Puerto de Sausatan por do se parte con Amallo y con Ondarroa, y del otro cabo de Igoz hasta la mar, y de Leya hasta la mar, y de ta iglesia de Sant Pedro de Bedarona dende, hasta en Arrilenuaga lo que yo he sacado que tengo en mí, los mis monteros de Amoredo, y todos mis labradores, también los labradores de Santa María de Lequeitio como los otros, y el quincio de pescado que me den así como dan los de Bermeo. Y doy al concejo de la villa de Lequeitio la guarda de los montes de los términos; y mando y defiendo que ningún Prestamero, ni Merino no haya voz, ni demanda, ni embargo ninguno en razón de la guarda ni por otra razón ninguna; y do á vos los dichos pobladores de Lequeitio en estos términos sobre escritos, tierras, viñas, huertas, molinos, canales y todo cuanto pudiéredes hallar que á mi la dicha doña María pertenezcan, y pertenecer deba, que lo hayades vos y los que de vos vinieren sin ninguna ocasión, sacando Los monteros de Amotedo y los dichos labradores, y si algún poblador ficiere algún molino en el ejido de doña María aquel que hizo el molino tome la maledura el primer año, y en ese año no parta con el Señor, y dende en adelante, paría por medio y metan las misiones por medio: y aquel poblador que hiciere el molino en su deredad que lo haya salvo y franco, y no dé parte al Señor de la tierra. Y si viniere home de fuera de la villa y demandare juicio á estos pobladores, respóndale en su villa ó en el cabo de la villa y no haya otro medianero, y si vinieren á sacramento no vaya sino á su iglesia por dar jura ó recibir: y si home de fuera demandare juicio al poblador ó al vecino de la villa y no pudiere firmar con dos testigos leales que hayan sus casas en la villa y sus heredades, hayan su jura en su iglesia de la villa: y hayan suelta licencia de comprar ropa, trapos, bestias y todo ganado para carne, y no den ningún actor, sino la jura que lo compró, y si algún poblador comprare mula ó yegua, ó caballo ó asno ó buey para arar con otorgamiento de mercado ó en la carrera del Señor y no sabe de quien, hayan su jura y no de más actor, y aquel que demandare riéndale su haber con su jura que por tanto fué comprado, y si quisiere cobrar su haber dé su jura, que no se lo vendió, ni le dió, mas que le fué hurtado. El Señor que mandare la villa y demandare juicio á algún poblador, y le dijere ve conmigo el Señor, aquel poblador no vaya de Vitoria adelante y de Urdoña adelante, y ningún home que tuviere su casa en un año y un día no dé peage en Lequeitio, y ningún home que demandare juicio á algún poblador no dé fiadores sino de la villa: el Señor que mandare la villa, ó Merino, ó sayón si demandare alguna cosa á algún poblador sálvese por su jura y no más: y el que demandare partición por voz de padre ó de madre ó de abolorio, alcance y no de calopña. Otro si, todo home que matare á su vecino y fuere alcanzado á la hora ó después cuando quier, que lo maten por ello, salvo si lo matare con derecho, ó por ocasión, y si algo hubiere el matador sea de los herederos de él sacando el homecillo, y por la muerte de ocasión que no dé el homecillo; y toda justicia forera que acaesciere en Lequeitio también por muerte de homes, como por oVa cosa, que lo juzguen los Alcaldes de la villa según su fuero; y por toda demanda que ficieren vizcaínos y otros homes cualesquier á vecinos de Lequeitio, mando que les vala fiador de complir su fuero ante sus Alcaldes; y las alzadas que hicieren delante los Alcaldes de Lequeitio que las hayan para Bermeo y dende en adelante que las hayan para ante mí la sobredicha Doña María. Y otorgo y confirmo todo cuanto en este privilegio se contiene y mando y defiendo firmemente que ninguno no sea osado de ir, ni pasar, ni de contrariar, ni de quebrantar ninguna casa de los que yacen en este privilegio; y cualquier que lo hiciere pecharme hia en coto, mil maravedís de la buena moneda y al concejo sobredicho todo el daño y menoscabo que por ende recibiesen doblado y de más á lo que hubiese cerca me tornaría por ellos. Fecho este privilegio en Paredes de Nava tres días de Noviembre era de 1363 años.-Yo Lope González lo fize escribir por mandado de Doña María. [Ref. Plaza y Salazar: Territorios sometidos al Fuero de Vizcaya..., t. II, Bilbao, 1899, 50-56].
Historia, II. Lekeitio medieval: urbanismo. La villa está formada por dos núcleos, uno de ellos en el monte Lumentxa, sobre una colina que se destaca de ésta, en forma de creciente, y el otro a lo largo de la orilla del mar. El primero con una vía principal (Tenderia-Pisueta) desde el portal de Atea al de Elexatea. Junto a éste, la iglesia y el palacio de los Señores de Vizcaya. Por encima, la calle Yusera o Luenga y, por debajo, Beaskokalea y Utibarren. Todas estas calles son curvas por amoldarse a la topografía de la colina. El segundo tiene Arranegi como vía principal. Por encima, Ydoaldegi-La Pedrera forma otra calle paralela. Unos cantones perpendiculares a ambas dan lugar a una planta mucho más regular que la del primer núcleo. Ambos quedan unidos por la Plaza Vieja. Es posible que ambos núcleos surgieran simultáneamente pero es probable que la primitiva población se redujera, a excepción de algunas torres, como la del Arenal, de los Yarza y la de Licona, a la falda de Lumentxa cuya posición le permitía fácil defensa. El que uno de los cantones de Arranegi se denominara Uribarria apunta en este sentido. Es más curioso el que, de los cinco portales que se abrían en la muralla que se conservó hasta el siglo pasado, hay dos con el vocablo atea, lo que es una redundancia, y son los dos que se abren a la vía Tendería-Pisueta (Atea y Elexatea). Además uno de ellos se denomina también el Portal Viejo, lo que indica una mayor antigüedad. En el privilegio de 1325, doña María Díaz de Haro, después de donar a los pobladores la Iglesia de Santa María, con los dos tercios de los diezmos, rentas, heredades, etc., de la misma y sus propios egidos para que puedan poblar, añade: Otro si les damos todo lo que es de dentro de la cerca que hera de Santa María e mio que lo hayan para poblar...". Doña María, a los seis años de conceder el privilegio, tiene que ordenar que "todos aquellos que han poblado casas en la dicha villa e non son idos de morada a ellas que bayan de pies e de cabeza a morar a las dichas sus casas". Esto hace sospechar que esta reticencia en ir a habitar en las casas que habían construido pudiera ser debida al temor de las asonadas de los banderizos, lo que, de estar protegidos por una muralla, no debería tener razón de ser. Claro que si la villa había comenzado a extenderse por la marina, una parte de la población quedaba fuera de la supuesta muralla. Para procurarse protección se construyó la muralla que perduró hasta el siglo pasado. La mayoría de los autores datan esta muralla en una concesión de Alfonso Xl, de 1334. Sin embargo Labayru afirma que el documento es apócrifo, por lo que es difícil precisar en qué fecha se levantó. De todos modos se debió de construir por entonces, pues en 1381 el Concejo de la Villa prohibió que se levantaran en su recinto casas fuertes, lo que indica que la muralla ya existía. De la muralla se derribó la parte comprendida entre la iglesia y el cementerio para abrir el acceso a éste, y la que desde el portal de Atea iba a lo largo de la Avenida de Pascual Abaroa, excepto en un corto trecho, próximo al portal de Apallua. El resto, desde la altura del cementerio hasta el portal de Atea, se conserva. Una parte queda oculta por una tapia con una hornacina construida por las dominicas, pero el resto se puede seguir pues hay un camino que la bordea. La colina sobre la que está asentado el núcleo antiguo de la población es de naturaleza caliza y los procesos de disolución habían originado un relieve bastante abrupto en la parte alta. La torre vieja de Uriarte perteneciente a los Urquiza y su vecina la de Uriarte, están asentadas sobre dos peñascos y el relieve a su alrededor se ha suavizado posteriormente mediante fuertes rellenos. Este tipo de relieve no facilitaría el trazado de las calles. Es lógica por eso la forma curvada de la vía Tenderia-Pisueta que tiende a rodear el cerro en zona menos abrupta. El primer puerto lekeitiarra estuvo en la ría de Lea. El acceso natural del valle del Lea al puerto instalado en su desembocadura es el de la vía Tenderia-Pisueta, ya que construir un camino por la orilla de la ría ofrecía dificultades. Es a lo largo de este camino donde se empezaría a constituir la población, dominada o protegida por la vieja torre de Urquiza. Junto al camino, en un promontorio rocoso sobre la playa, se construye la iglesia y al otro lado del camino el palacio de los Señores de Vizcaya. Más allá el relieve es muy fuerte para establecer la población, es decir que la iglesia y el palacio se establecieron en el extremo del pueblo cuando este, probablemente había adquirido un cierto desarrollo. Fuera del núcleo urbano algunas torres, como la de Zubieta en el arenal, que se edificaron en distintas épocas. No es probable una población dispersa ya que el terreno no era propio para cultivos en la zona caliza que era la próxima al núcleo urbano. Por eso más tarde el cultivo fundamental es la vid en bancales, el mimbre que se utilizaba para atar las parras y los naranjos, que no son los cultivos usuales de un caserío vasco. El establecimiento de la población a lo largo de un camino indica la existencia de un tráfico a lo largo de éste, es decir, que si Lekeitio hubiera hecho una pesca de subsistencia únicamente, se hubiera establecido como Motrico o Elanchove en las peñas de Esunza. Las torres de Urquiza y de Yarza (Zubieta) situadas a ambos lados de la población probablemente surgieron posteriormente al establecimiento de ésta en un afán de controlarla. En 1215 Fortun Sánchez de Licona (Licona el viejo) compra a Lope Ochoa de Urquiza la torre vieja de Uriarte. Lope García de Salazar no nombra a los Licona en el Libro XXI de sus Bienandanzas e Fortunas, como si no los considerara de ilustre progenie y, cuando trata de Martín Pérez de Licona y sus luchas con el linaje de Yarza, dice "que era un mercadero mucho rico". Si la compra de esta torre, que por su posición debía ser más antigua que la del Arenal, es una toma de posiciones del burgués advenedizo frente al viejo linaje, indica que los Licona habían adquirido ya una fuerte posición económica, lo que a su vez supondría la existencia de un cierto tráfico comercial, a comienzos del XIII. La construcción de la muralla plantea una serie de problemas, ya que siendo Lekeitio un concejo de la tierra llana es difícil que los banderizos le permitieran edificarla. Es posible que por alguna razón de defensa fueran los señores de Vizcaya, que tenían allí su palacio, los que la promovieran, pero es raro que no le dieran en ese momento el fuero de villa. El otro problema es el de la datación que es imposible por el momento. Si existió la muralla debía seguir, por encima del pueblo, el trazado actual y, por debajo, debía ir desde Atea, bordeando Uribarren, hasta la iglesia. Probablemente tendría tres portales: Atea, Elexatea y otro más sobre la que luego sería la Plaza Vieja, hacia donde convergen varias calles del núcleo antiguo. El fuero produce un desarrollo de la población y de la actividad en la ría. Los pleitos con Ondárroa por la carga de madera para construcción naval y de viviendas es un indicio claro. La población se extiende a lo largo de la marina donde la arena permite el varado de las embarcaciones ligeras, pero el tráfico pesado continúa en la ría. Para dar mayor seguridad se amplía la muralla para que rodee la zona de expansión. La torre del Arenal queda dentro del recinto. Es posible que éste sea el momento en que los Adán de Yarza se trasladen a Zubieta, en la tierra llana, aunque sigan manteniendo la torre intramuros. La muralla no evita que, de cuando en cuando, lleguen las asonadas al interior de la villa (Ref. Valle Lersundi, Joaquín del: La primitiva villa de Lequeitio, BRSVAP, 1977, 171-175).

El puerto lekeitiarra. A comienzos del s. XV había en Lekeitio una matrícula de sesenta barcos de pesca con veinte hombres cada uno; un total, pues, de 1.200 hombres. Como hemos dicho, el primitivo puerto estuvo en el Lea pasados los arenales. Ciriquiain Gaiztarro recoge estos datos (Los puertos marítimos vascongados, S. S., 1951, 189-191): "sería allí donde se construirían las naos y las pinazas a que se refiere la aludida sentencia de 1338. No sabemos que entonces hubiera muelles ni obra de fábrica ninguna que defendiera las embarcaciones fondeadas en sus aguas y facilitara las operaciones de carga y descarga, pero no tardarían en sentir preocupación por obras portuarias, pues en las Ordenanzas de 11 de septiembre de 1381 se disponía que dos terceras partes del producto de las lenguas de ballena que matasen los marineros de Lequeitio habrían de dedicarse a la reposición de muelles. Luego los había; claro que no sabemos si esa cláusula es de las Ordenanzas primitivas o de alguna adición posterior. La primera noticia referente a muelles que hallamos en los papeles del Archivo Municipal, magnificamente ordenado por el siempre benemérito Iturriza, nos viene del 4 de julio de 1468, en cuya fecha, el Concejo arrendó todos los derechos de nasaje de naves, carabelas, pinazas, etc., a Ochoa Sánchez de Mendiola, por plazo de cinco años, con la condición de que fabricase el muelle nuevo de cal y canto que estaba empezado, obligándose al Regimiento por su parte a darle la cal que fuere necesaria para la obra. En el año 1468, había pues, un muelle empezado y no debía ser el primero, puesto que se le llamaba nuevo. No queremos pasar por alto la voz "nasaje", que se emplea en el documento y que sin duda, quiere decir "mollaje", pues tanto en los expedientes de Lequeitio como en los de Ondárroa se habla de "naza" como de muelle. Lo difícil es situar este muelle y más aun, el supuesto anterior, es decir, el viejo. Mi erudito amigo y voluminoso pariente don Juan Irigoyen, con quien es preciso contar para hablar de asuntos marítimos del País, me escribe: "Para mi, el puerto de Lequeitio lo constituían varias porciones señaladas con sus nombres desde la ria canal hasta la actual porción de muelle, que se llamaba, todavía hace muchos años, Holandacomolla. La primera porción la formaba la misma ria canal aguas arriba, hasta la Magdalena, donde intentaron las anteiglesias hacer un fondeadero para sus pinazas, propósito que no era viable por la incomodidad de servirse de él para faenas de pesca e inconvenientes para la venta. Esta porción de la ria era peligrosa con las grandes mareas que modificaban tambien sensiblemente las condiciones del fondeadero inmediato, localizado en el lugar donde termina hoy el parque del Palacio de Uribarren, y que seguia hacia el casco de la Villa hasta un punto llamado Esculpe o Escolape, sobre el mismo arenal. Junto a este Esculpe existían los picaderos y rampa, que administraba la Fábrica de la Iglesia de Santa Maria, cuyo Mayordomo habia de actuar como "manobrero", en las "votaciones de barcos", varadas, y sobre todo en el levantamiento de las ballenas que traian a puerto. Fuera de estas porciones del puerto llamadas Rivera, la primera, Concha y Abra la segunda, Esculpe la tercera, con sus añadidos anejos del varadero, aparece en los documentos, muy a menudo, el nombre de Kay, defendido con obras; y mas comunmente la porción llamada Naza mayor y, a sus extremos, que corresponde a la parte final de las Casas de Aranegui, el Mueile de Holanda". Ya tenemos, pues, dibujada por la mano de Irigoyen, la línea portuaria del viejo Lequeitio, que iba en su gran parte mucho más pegada al casco antiguo de la población, que ha ensanchado su área con sucesivos rellenos, cubriendo los muelles primitivos. Pero el puerto comercial propiamente dicho debía de estar en los últimos trozos de la descripción, es decir, en la Naza mayor y en el Holandaco-Molla, que fueron, sin duda, uno de los dos, el que acabó de construir Ochoa Sánchez de Mendiola mediante el contrato del año 1468 a que antes hemos aludido. Como es natural, las obras de uno y otro muelle no se harían de una sola vez sino por trozos y en tiempos distintos, pues después del contrato con Sánchez de Mendiola, se concedió a Lequeitio una Provisión Real, en 13 de abril de 1532, para que pudiese aplicar a los barcos que entrasen en su puerto el arancel concedido por Enrique IV a San Sebastián, a fin de que se reintegrase de los 14.000 ducados que le habían costado las obras del Muelle Nuevo. Como puede deducirse por su costo, este muelle debió de ser obra muy importante para la época, tanto más que a juzgar por el nombre de Muelle Nuevo que se le da en uno y otro documento, estaba empezado ya en el año 1468, y en el año 1532 se recaban los arbitrios para su pago. Sería sin duda el que después se denominó Hollandaco-molla, seguramente porque atracaban en él los barcos del Norte de Europa, y entre ellos los holandeses que venían en gran número a comerciar a Lequeitio".

Arteagas contra Yarzas. El año 1414 (leemos en las Bienandanzas de Lope García de Salazar), lucharon en esta villa los Arteaga contra los de Yarza, que la poseían en feudo. Contra éstos se había levantado Martín Pérez de Licona, rico mercader, que de tiempos atrás tenía pendiente un arreglo de cuentas con los Yarza. Para ello reunió a los suyos, y ayudados por los hombres de Arteaga, penetraron en la villa trabándose la pelea en las mismas calles...

El incendio de 1442. Lequeitio, que era junto con Bermeo una de las mayores villas del señorío, fue devastado por un incendio el año 1442. Por este motivo Juan II y Enrique IV lo eximieron de una parte importante de los impuestos. Los Reyes Católicos hicieron otro tanto agradecidos por la conducta de los habitantes de Lequeitio frente al pirata Colón. En 1490 se inicia la construcción de una muralla interior que actúe de cortafuegos en caso de incendio. Esta muralla no divide la población en partes aproximadamente iguales, sino que parte en dos el núcleo moderno de población dentro del recinto. Posiblemente pensaran que al estar casi separados ambos núcleos había pocas probabilidades de que el fuego pasase de uno al otro. El incendio de 1595 se encargó dice V. Lersundi- de demostrar lo contrario.

Los herejes de Durango en Lekeitio. Recoge Iturriza estas interesantes noticias: "Por los años de 1460 poco más o menos anduvo Fray Guillén de Abbosa y otros religiosos de Franciscos menores predicando en Durango herejías, y los beneficiados de Lequeitio solían ir a la dicha villa a predicar y desengañar a los incautos durangueses. Y en una ocasión, sabiendo dichos beneficiados que Fray Guillén con sus religiosos estaban en una casería cerca de la iglesia de San Baerrani de Campazairraga, de la jurisdicción y arciprestazgo de Guernica, los cogieron y llevándolos a Lequeitio para remitirlos a Calahorra, levantáronse muchos legos en defensa de los falsos predicadores; y a no haberse escapado dichos clérigos a una casa fuerte, los hubieran matado, como todo ello consta en unas Deposiciones y probanzas fehacientes que he visto del año 1463 en razón de erigir los heremitorios de Ispaster, Amoroto y Guizaburuaga en parroquias sacramentales como de facto se fundaron el año 1519, según la Bula del Papa León X" (Iturriza, Antigüedades de Vizcaya, Registro I, pág. 238). En la página 383, entre otras curiosidades de Lequeitio, dice el mismo Iturriza en una nota: "Murió Fray Alfonso en 1442", refiriéndose, sin duda, al jefe de los herejes de Durango.

Primera casa-ayuntamiento. El 10 de diciembre de 1523, el señor de Vizcaya, desde Burgos, concede al municipio de Lequeitio la facultad de construir su casa ayuntamiento, la cual costó 3.000 ducados. Se edificó en el cementerio de la parroquia de Santa María (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. IV, p. 126).
Historia, III. Preeminencias en la iglesia. En 1525 pleitean en Lequeitio el caballero Francisco Adán de Yarza y el capitán Juan Nicolás de Artieta, sobre la precedencia de asiento en un gran banco de madera que había frente al altar mayor de Santa María de Lequeitio. Francisco vindicaba el derecho a sentarse a la cabecera del banco con dos o tres personas que él quisiera, mientras que el capitán decía que estaba en su derecho el sentarse en el puesto inmediato al de Adán de Yarza. El corregidor dio la razón a este último (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. IV, p. 154).

Desaparición del Palacio señorial. El antiguo palacio del señor de Vizcaya D. Tello, que había sido cedido a las dominicas de la villa, se destruyó por un incendio ocurrido en el mes de diciembre de 1527 (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. IV, p. 169-170).

Un hospital en la isla. Por unos documentos de 1546 en los que se habla de cómo se pusieron de acuerdo el cabildo eclesiástico y el civil de Lequeitio para el nombramiento de mayordomos, tanto de la parroquia como de la casa sancta del hospital de la Hermita de San Nicolás de la Isla, se deduce la existencia de un hospital en la isleta de San Nicolás, junto a la ermita que en ella había dedicada al Santo de su nombre. Esto demuestra que antes que los franciscanos viniesen a ocuparla erigiendo en ella su pequeño convento, a semejanza de la isla de Izaro, se hallaba habitada (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. IV, p. 247).

Litigio con Orduña. En el litigio que había sostenido la villa de Lequeitio contra Orduña sobre precedencia de asiento en las juntas generales de Guernica, se le dio la razón a Orduña. En la provisión del 16 de noviembre de 1553 se dice: Primeramente la villa de Bermeo y la segunda la villa de Bilbao y la tercera la villa de Durango y la cuarta la dicha ciudad de Orduña" (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. IV, p. 285).

Artetas contra Yarzas, II. En 1585, se litigaba en Lequeitio sobre la propiedad de la capilla de Santa Ana, perteneciente a la parroquia de Santa María de Lequeitio. De una parte estaba doña María de Arteta, viuda de D. Martín Pérez de Licona; de la otra parte se hallaban Martín Pérez de Bengolea y María Pérez de Yarza, su mujer. Estos últimos aporrearon a la viuda cierto día que se encontraba en la iglesia. Esto no quedó así, ya que en otra ocasión el alcalde y otras personas profanaron la capilla y, rompiendo las rejas de ésta, tomaron el cadáver de doña Ana Guillestegui y lo colocaron en la sepultura que allí había para los patronos. Este último suceso ocurrió en septiembre de 1585. A raíz de esta profanación pública de la iglesia de Santa María, la autoridad eclesiástica impuso la pena general de cesación á divinis. Llegado el asunto hasta Felipe II, éste mandó que se castigara a D. Martín Pérez de Bengolea y a su mujer. El tribunal de la Rota de Roma dio la razón, igualmente, a doña María de Arteta (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. IV, p. 524-525).

Auge y declive de la actividad naval lekeitiarra. En 1510 los dos arrabales más poblados eran el de Arranegi y el de Elexatea, es decir los que se encuentran más próximos a las dos zonas portuarias, pesquera y de cabotaje respectivamente. La posada está en el de Elexatea, en el acceso al puerto de cabotaje, más frecuentado por los forasteros. Durante este siglo XVI abundan las familias de armadores, que dan un índice de actividad de los astilleros y el cabotaje. El final del XVI fue catastrófico. El incendio parcial de 1595, la peste y el hambre de 1598 y la disentería de 1600 redujeron la población en una tercera parte. En un momento además delicado en la actividad naval, que hundió la economía de más de una villa. Lekeitio entró en un bache del que ya no terminó de recuperarse. En el XVII los grandes armadores han desaparecido. Según Guiard en 1632 hay más de sesenta marineros lekeitiarras en San Juan de Luz (Lab.). Lo atribuye al estanco de la sal.

Pescadores en dia festivo. En julio del año 1609 el provisor diocesano de la Calzada concedió a Lequeitio la licencia para poder pescar en domingo o día festivo, atendiendo a la súplica que al respecto había efectuado el lequeitiano Juan Antonio de Aparregui. Aparregui explicaba en su petición que la cofradía se hacía cargo de aquellos pescadores que, debido a su avanzada edad o a otro grave impedimento, no pudieran ganar para su sustento y que se carecía de fondos, por lo que solicitaba licencia para pescar en festivo, debiendo ir los beneficios de estos días a la cofradía y a otras obras de caridad. En el año 1690 el obispo de Calahorra, en visita por Vizcaya, vino a Lekeitio y autorizó que los pescadores salieran a sus faenas los domingos y días festivos, exceptuados algunos, después de haber oído la Santa Misa, siempre que cada barca diera una limosna (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 553). En la visita pastoral que hizo el obispo de la diócesis en 1791 revisó los libros del gremio de mareantes de San Pedro y pidió la presentación de los breves pontificios que concedían la licencia de pescar en días festivos. Viendo que dichos breves eran por un tiempo limitado, ya caducado, declaró que los mareantes no podían hacer uso de tal licencia. Habiéndole presentado una instancia, concedió licencia para pescar en días festivos, excepto en los días de la Natividad del Señor, Santos Reyes, primero y segundo día de Pascua, Ascensión del Señor, Corpus Christi, Domingo de la Trinidad, Concepción, Natividad y Asunción de la Virgen. Sin embargo, quedaba prohibida la pesca de la sardina en los días de precepto riguroso (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 526).

Villas y tierra llana. En el año 1628 fue elegido por parte de Lequeitio don Cristóbal de Torre Blanca para establecer un acuerdo, junto con otros delegados, en las disensiones que existían entre la ciudad y villas y la tierra llana. Los mediadores redactaron un convenio de 22 capítulos, pero no se establecería la paz hasta el año 1630.

El belicoso siglo XVII. El 17 de abril del año 1624, la Junta general del Señorío de Vizcaya, ante la posibilidad de un ataque de naves holandesas, decidió fortificar las costas y los puertos del Señorío y nombrar capitanes y oficiales en todas las villas y anteiglesias de Vizcaya. Fue nombrado capitán de Lekeitio, así como de Guizaburuaga, Ispaster, Amoroto y Mendeja, don Antonio Adán de Yarza y Larrátegui de Zubieta, secretario del rey, y en su lugar quedó por capitán don Juan de Uribe. Estos nombramientos de capitanes y oficiales dieron lugar a un pleito entre las villas y el Señorío, revocando el rey Felipe IV los nombramientos en noviembre del citado año. Estando España en guerra con Francia en el año 1637, el Señorío de Vizcaya acordó establecer guardias en los puertos como prevención contra una posible agresión contra la costa vizcaina. Estos guardias cobraban un sueldo de dos reales diarios y en Lequeitio se colocaron doce (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 258). La villa de Lekeitio contribuyó con nueve hombres en un repartimiento de soldados efectuado en Vizcaya en el año 1637 para la formación de un tercio propio del Señorío, fuerte de mil hombres, que el Señorío había decidido formar para que luchase en la guerra que en esta época enfrentaba a España y Francia. Esta decisión se tomó como respuesta a una petición de tropas por parte del rey Felipe IV (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 261). En el año 1638, el Señorío de Vizcaya acordó reforzar nuevamente los puertos vizcainos, como precaución contra un posible ataque de naves francesas. Esta vez fueron enviados a Lequeitio cien soldados (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. IV, p. 271). Entre otras medidas adoptadas por el Señorío de Vizcaya para defender sus costas de un posible ataque de naves francesas, figura la acordada en reunión celebrada el 20 de abril, por la que se designaban los lugares a los que debían acudir las gentes armadas de las localidades del interior del Señorío en caso de alarma. Se decidió que acudiesen en socorro de Lekeitio los hombres armados de Ispaster, Mendeja, Guizaburuaga, Amoroto, Murélaga, Nábarniz, Arbácegui, villa de Guerricaiz, Cenarruza, merindad de Durango y las villas de Durango y Elorrio (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 281). El 4 de julio del año 1640 el Señorío de Vizcaya acordó colocar dos atalayas diarios en Santa Catalina de Lekeitio, así como en otros puntos estratégicos de la costa, para que avisaran la posible llegada de una flota francesa, a la que se creía cercana (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 294). El 8 de julio del año 1641 el Señorío de Vizcaya decidió distribuir cuatrocientos hombres entre sus puertos para custodiar la artillería. A Lekeitio le correspondieron 39 (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 313). Ante el peligro de que la armada del inglés Cromwell atacara las costas vizcaínas, el Señorío decidió en el año 1656 fortificar la costa. Se enviaron también diversas cantidades de pólvora a los puertos, recibiendo Lekeitio cinco barriles de buena pólvora seca (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 406). De un informe sobre la situación de la artillería en Vizcaya presentado en septiembre del año 1681 por don Lope de Andonegui a la Junta general del Señorío de Vizcaya, se desprende que en el citado año Lekeitio contaba con cuatro piezas en la atalaya y otras cinco en el campo de la iglesia (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 508). La Junta general del Señorío de Vizcaya acordó en reunión celebrada el 14 de enero del año 1682 formar un tercio de quinientos hombres para la defensa de las costas del Señorío. De estos hombres cien fueron destinados a Lekeitio (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 512).

Un terremoto. El 20 de febrero de 1663 tuvo lugar un terremoto en Lekeitio y zonas cercanas, siendo presa sus gentes de un gran pavor, aunque parece que no hubo de lamentar desgracias personales. Hay que añadir a la violencia de este movimiento sísmico que caía una gran nevada, siendo este invierno especialmente duro (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. V, p. 425).

Comienzos del siglo XVIII. Para defensa de la costa vizcaina se colocaron en el año 1703 mil hombres a lo largo del litoral, de los que ciento cincuenta vinieron a establecerse a Lekeitio. Esta medida fue adoptada por la Diputación general del Señorío de Vizcaya el 25 de enero del citado año (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 14). Fue acordado también el establecimiento de atalayas en los puntos estratégicos del litoral vizcaíno, dentro de la idea del Señorío de preservar sus costas ante la posibilidad de un ataque (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 14). En el año 1704 Lekeitio contaba con 234 hogueras, según se desprende de un fogueramiento efectuado en el citado año en todo Vizcaya. Este fogueramiento fue decretado por la Junta general del Señorío con fecha 28 de junio, a fin de poder hacer los repartimientos de los gastos generales del Señorío (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 25).

Ayuda a San Sebastián. Estando la ciudad de San Sebastián sitiada por el duque de Berwick en 1719, pidió ayuda a varias poblaciones costeras. Lekeitio contestó que a falta de contingentes humanos enviaría víveres, cosa que hizo. Se juntó ayuntamiento general y con especialidad se llamaron a marineros de chalupas; leyóse la carta de la ciudad y el primero de los dichos maestres que empezó a hablar fue Martín de Goyo, con espíritu arrojado y mucha valentía, ofreciendo su persona y chalupa para cuanto se le ordenase, no dudando pelear con las barcazas enemigas, pues llevaría su tripulación bien armada; a su emulación, clamaron todos se portarían lo mismo, deseando cada uno ser el primero para el socorro y aún hubo gente de tierra que se ofrecía a acompañarles con armas. Desde el día 8 hasta el 18 de julio, seis chalupas llevaron 67 carneros, 18 bueyes cebones, 100 fanegas de harina de trigo, que trajeron de la ciudad, 5 pipas de vino y otras menudencias. Lo más sensible era que por los grandes calores, la carne de los cebones se perdía. Había enviado a pedir a la ciudad vino tinto y chacolí y por desgracia no se hallaban en esta villa sino doce pipas que cada una tiene dos barricas y no había tomado providencia de claretes. Mandóse que las doce pipas se enviasen, diciendo a voz común que no faltaría vino para los sacrificios de la misa y por lo demás que cada uno se ingeniase o bebiese agua hasta que trajese el foráneo. Avisóse también, siendo del agrado de la ciudad, con la mayor brevedad se traería de la Rioja. El socorro continuó cada dos o tres días: ya con cebones, ya con harina, algunos carneros, vino, aves, verduras y cuanto se podía rastrear; de vuelta, regularmente, traía trigo para reducir a harina y se tenía todo cuidado con los molineros para que con toda puntualidad y prestanza se moliese, y porque venía húmedo estaban las mujeres prevenidas para solearle y secarle. La ciudad estuvo bloqueada todo el mes de julio y el primero de agosto capituló.

Desertores.De un contingente de marinería de trescientas plazas con que el Señorío de Vizcaya había servido a la Armada real en el año 1729, desertaron veintitrés individuos, de los que algunos eran de Lekeitio. La Diputación general del Señorío decidió que, si no se encontraban los desertores, fueran los puertos de los que provenían quienes repusieran las plazas de los fugitivos (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 168).
Historia, IV. Noticias del siglo XVIII. La villa de Lekeitio tenía en el año 1740 dos barcos con una cabida total de cien quintales, además de un patache de doscientos quintales y doce lanchas, según se desprende de una inspección de todas las embarcaciones que existían en el señorío, efectuada en el citado año (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 225). Una descripción anónima de este año retrata así a los lekeitarras: Sus habitantes son económicos y bien entendidos, algunos matemáticos y enseñan pilotage: Hay al presente sobre setenta pilotos que han estudiado en esta villa, navegando con mucho crédito en las armadas reales y navíos de particulares, son también dados al comercio el que no se puede adelantar por que no hay salida para Castilla en este puerto, sino solamente de pescado fresco, por hallarse la villa de Bilbao mucho más cerca de ella con buenos caminos y otras // grandes conveniencias. Tratan algunos en hierro, llegará á nueve mil quintales los que se labran en toda la ría que desagua en este puerto, en ella hay siete herrerías, en estas doce fraguas. Las mugeres son muy laboriosas, á estas se debe casi toda la cosecha que se coje de vino; además de la marineria que se halla minorada por falta de pesca y sobra de armadas en que muere mucha gente como en otros viajes, pues este año mil setecientos treinta y siete en un navio de San Sebastian que venia de Tarranoba cargado de Bacalao y se perdió con toda la gente á la entrada de los Pasages en cuatro de octubre dia de San Francisco perecieron de este puerto veintidos honbres los mas escojidos en edad y habilidad: El navio se llamaba San Francisco. El Capitan Francisco y el piloto tambien Francisco. Hay // buenos gremios de carpinteros, canteros, zapateros, labradores, y otros oficios de calidad, que la gente de tierra es tanta como la marineria fuera de la Ciudad de San Sebastian es el mejor lugar y de gente mas politica que hay en toda la costa de la provincia de Guipuzcoa y Señorio de Vizcaya en esta tierra, dentro fuera de Bilbao, Durango la puede competir; Bermeo lleva mucha ventaja en la pesqueria por razon de su buen puerto, buenas y cercanas calas abundantes. Y se conoce en la fabrica de la Iglesia y en las paredes desmoronadas de sus canales, fué algun tiempo lugar de mucha suposición [Ref. Rz. Herrero: Descripción sumaria de la Villa de Lequeitio, "Estudios vizcainos" n.º 2]. De Lekeitio salieron en una leva hecha en abril del año 1757 cuatro artilleros, seis marineros y cuatro grumetes, para formar un contingente de marinería con destino al Ferrol (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 324). De un censo, efectuado en el año 1760, sobre la gente de mar existente en el Señorío de Vizcaya se desprende que en Lekeitio había noventa y dos marineros y artilleros y cuarenta y seis grumetes, además de 17 hombres que se encontraban en la Armada real, diez en la compañía de Guipúzcoa, doce en Buenos Aires, catorce navegando en los mares de Andalucía y 21 en diferentes naves de comercio (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 337). En el repartimiento que se hizo en el Señorío para cubrir el personal del nuevo barco San Juan Nepomuceno, botado a comienzos de 1767, Lekeitio tuvo que contribuir con 4 marineros y 1 grumete (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 376). Desde hacía tiempo el ayuntamiento de esta villa se había apropiado de las ermitas de San Juan Evangelista y Santa Catalina, introduciendo en ellas diversos pertrechos de guerra. El fiscal eclesiástico de la diócesis, enterado de ello, tomó cartas en el asunto. Sin embargo, el asunto no fue nada fácil, ya que el ayuntamiento hacía caso omiso de los mandatos llegados de los tribunales eclesiásticos. Finalmente, el 11 de diciembre de 1780 quedó resuelto el asunto con el desalojo de tales pertrechos, a pesar de la oposición de las autoridades del ayuntamiento (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p. 465-467). En 1779 se hizo un reconocimiento de los fuertes que había en la costa del Señorío. En el memorial que presentó el síndico encargado consta cómo el fuerte de Santa Catalina de Lequeitio tenía 2 cañones de 18 libras con cureñas de navío y bandera blanca. El de San Juan de la Atalaya, de la misma villa, tenía otros 2 cañones del mismo calibre. En la campa de dicha Atalaya había dos piezas iguales a las anteriores, y 4 cañones de antigua fundición, del calibre de 10 libras, inservibles (Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya", t. VI, p.

Guerra de la Convención. El 28 de agosto de 1794, al ser destruida Ondárroa por los franceses, las tropas españolas que allí se encontraban se retiran a Lekeitio.

Guerras carlistas. En 1833 la mayoría de los campesinos y clases urbanas bajas de las provincias vascas, Cataluña y Aragón toman las armas contra el gobierno liberal. En el País Vasco el ejército carlista dominará pronto extensos territorios, exceptuando las capitales y algunos pueblos. Lekeitio, estando en manos de los liberales, será fortificada en agosto de 1834, por real orden del gobierno. Pero el 12 de abril de 1836 será conquistada la plaza fuerte de Lekeitio por los carlistas. Sus 800 soldados capitulan. Durante el año 1875, segunda guerra carlista (18-72-1876), los carlistas artillaron las poblaciones de la costa que más les interesaban para sus desembarcos de armas, etc., como Lekeitio, Deva, Bermeo, Motrico, etc., y tan bien actuaron las baterías situadas en estos puntos que los buques liberales de guerra apenas se atrevían acercarse a tierra. El 10 de julio de ese año la fragata "Vitoria" bombardeó la villa y posteriormente la de Ondárroa.

Las mejoras de Abaroa. Pascual de Abaroa fue el artífice del bello Lekeitio de finales de siglo. Un artículo periodístico de 1892 glosa las mejoras introducidas: "Imposible sería hacerse cargo de la radical transformación sufrida por esta hermosa y pintoresca villa -decía-; si para ello se tomara exclusivamente en cuenta el esfuerzo de su administración municipal, dada su importancia, la cuantía de los recursos de su ayuntamiento y lo que ordinariamente puede esperarse del celo y la rectitud de su administrador en el manejo de los fondos públicos; pues aun dada la concurrencia de estos factores que gustosamente reconocemos, no sería posible explicarse la serie de mejoras y reformas que en pocos años se han realizado en dicho pueblo. Al espíritu celoso y emprendedor de los lequeitianos en pro de los intereses comunes, hay que añadir un elemento poderosísimo sin el cual no sería fácil la explicación de sus mejoras llevadas a feliz término en estos últimos años o en vías de ejecución. En efecto, de no haber existido allí la familia de Abaroa y de no haber contado aquel pueblo con un bienhechor como su ilustre hijo, don Pascual de Abaroa, ni ostentaría hoy la joya artística de su preciosa iglesia parroquial, ni hubiese sido posible dar cima a sus reformas en el alcantarillado, la traída de aguas, la construcción de sus fuentes y del magnífico lavadero y, sobre todo, de la soberbia avenida de Pascual, que circuye y limita al pueblo en toda su extensión, desde su entrada llamada del Portal, en la carretera antigua de Bilbao, hasta su terminación en el amplio y nuevo puerto. Con estas mejoras ya terminadas o en vías de realización, además de las que anteriormente había realizado aquel hijo predilecto de la villa edificando un nuevo hospital agregado al antiguo hospicio, ha podido colocarse ésta en la situación ventajosísima en que se encuentra, hasta el punto de figurar como una de las primeras villas del litoral cantábrico. Si a esto se agrega la importantísima reforma de su puerto, cuya extensión y ventajosas condiciones hacen que pudiera ser considerado en primera categoría, y además el espíritu emprendedorde los hijos de este pueblo, que no han vacilado en formar una sociedad para implantar una mejora en el alumbrado público y particular, como es el de la instalación de la luz eléctrica, se comprenderá que no nos excedemos. Actualmente se está terminando una plaza de toros de mampostería y madera, que se inaugurará para las fiestas de San Antolín. También se ha cambiado el frontón actual y se van a instalar algunas industrias".

Nuevo incendio (1903). "La Gaceta del Norte" del 21 de febrero de 1903 insertaba telegramas procedentes de Lekeitio dando cuenta del pavoroso incendio desarrollado la víspera en aquella localidad. A las dos de la mañana se inició el fuego en la fábrica de conservas situada en el distrito de Arrane, propagándose a cinco casas. Se telegrafió al gobernador para que enviase rápidos auxilios, porque apenas se contaba con medios para sofocar el voraz incendio. Las dos brigadas de bomberos de Bilbao salieron sin pérdida de tiempo en dirección a Lekeitio. El incendio, declarado en la fábrica de conservas "La Verídica", de Ignacio Echeverría, contabilizó importantes daños tanto en la fábrica como en el edificio perteneciente a la cofradía de mareantes, así como en el edificio y establecimiento de Bartolomé Correa. Las llamas se propagaron a las casas inmediatas a la fábrica, aunque pudo evitarse que cobrase las enormes proporciones que en un principio se temía. A las siete de la mañana quedaba extinguido, pero a las cuatro, la fábrica de conservas era un inmenso montón de escombros. No se produjeron desgracias personales, aun cuando todo el vecindario rivalizó en actos de valor para dominar las llamas.

Guerra de 1936-1939. Al estallar la guerra de 1936-1939 estaba en poder de las fuerzas leales a la República. El avance de las columnas nacionales por la línea costera se detuvo tras la ocupación de Ondárroa en octubre de 1936, estabilizándose la línea del frente entre ambas poblaciones. La iglesia de la compañía fue convertida en cuartel de milicias y el palacio de la emperatriz Zita en hospital de la Cruz Roja. José Rodríguez Espina murió en la matanza del 4 de enero de 1937 en Bilbao. Desde mediados de septiembre los republicanos ocuparon el palacio de Zubieta, convirtiéndolo en cuartel y haciendo salir a la propietaria M.ª Adán de Yarza y Mazarredo. Los primeros que lo ocuparon pertenecían a la Acción N. Vasca y después al Partido Comunista. Al iniciarse la gran ofensiva de las fuerzas del general Mola sobre Vizcaya las posiciones vascas en Lekeitio sufrieron diversos ataques a lo largo del mes de abril, siendo finalmente ocupada la villa vizcaina el 29 de aquel mes por efectivos de la brigada mixta "Flechas Negras". El palacio de la emperatriz Zita de Austria pereció en un incendio. Entrevistado después Ignacio de Arámbarri Aguirreamalloa, administrador de la familia imperial austríaca en Lekeitio, manifestó: Que antes del incendio del palacio de la emperatriz Zita, había sido ofrecido y aceptado como hospital de la Cruz Roja, para que éste se estableciese en la planta baja y quedasen precintadas y garantizadas el resto de las habitaciones. A raíz del fusilamiento del cónsul austriaco don Guillermo Wakonigg fueron precintadas todas las dependencias de la parte superior por orden del comité rojo, previa expulsión de la administradora D.ª Albine Stohr, esposa del declarante y de nacionalidad austríaca. Más tarde, los precintos fueron violentados y saqueadas las dependencias antedichas por el mismo personal sanitario encargado del hospital, saqueo que continuó durante todo el tiempo que siguió ocupado el palacio. El 27 de abril cargaron en varios camiones todos los objetos de valor que pudieron sacar y después lo incendiaron, quedando reducido totalmente a cenizas. Entre los objetos más interesantes y de más valor que se hallaban en el palacio, y han desaparecido en el saqueo o en el incendio, figuran: el mobiliario personal de ropa blanca y de vestir de la familia real de Austria Hungría; tapices, pieles, objetos de orfebrería, tules, encajes; un cuadro representando a la emperatriz Ludovica (autor desconocido), otro representando al emperador Francisco I (de autor desconocido), otro representando al archiduque Otto, obra de Flatter, otro al archiduque Otto, obra de Forglen, otro representando al archiduque Félix, debido a Fini Zuprecht, y cuatro miniaturas; igualmente se han perdido las imágenes, cálices, armonium con su papeles y libros de música; la biblioteca con 3.000 volúmenes; plata labrada y alhajas montadas. Calcula que las pérdidas ascienden, sin contar el edificio, a un millón de pesetas. Aparte del valor intrínseco y artístico del palacio, tenía un valor histórico extraordinario, habiendo sido residencia de la reina Isabel II antes de serlo de la emperatriz Zita. Sobre su emplazamiento se halla hoy el Hostal de la Emperatriz. Los bienes del palacio de Zubieta fueron trasladados a Bilbao por orden del Gobierno Vasco. Destacaban un gran número de cuadros, de firmas conocidas, entre ellos tres de Goya, mobiliario de valor, como sillerías, tapices, alfombras, relojes, etc., objetos de plata, arañas artísticas, todo lo de la capilla, como vasos, ornamentos, etc., ropas. Otra pérdida atribuible a la guerra fue el archivo de protocolos del notario Gerardo Arriola y Aguirre. Este comunicó que "después de haber sido detenida toda su familia y ante noticias ciertas de que iba a ser perseguido, salió de Lequeitio el 20 de octubre, refugiándose en San Juan de Luz, de donde pasó inmediatamente a San Sebastián, incorporándose a la España nacional. Su archivo de protocolos se mantuvo intacto hasta que, días antes de la entrada de las tropas en Lequeitio. lo trasladaron a Guernica, donde se incendió totalmente".
Elecciones en el siglo XIX.
Elecciones de 1 diputados a Cortes celebradas los días 20-23-I-1870.N.º de electores que tomaron parte en la votación595CANDIDATOSVOTOSAntonio Juan de Vildósola y Mier544Mariano de Zabálburu y Basabe51[Ref. "Archivo General del Señorío de Vizcaya de la casa de Juntas de Guernica", Elecciones 46, Legajo 1. "Certificación del Acta electoral del día 24-I-1870"].

Elecciones generales del 1-II-1891.CANDIDATOPARTIDOVOTOSM. AllendesalazarMonárquico indep.428[Ref. "B.O.V." del 4-II-1891. Filiaciones: Fusi, "Política obrera en el P.V."].

Elecciones generales del 5-III-1893.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSMartínez RodasConservador503M. AllendesalazarMonárquico indep.0[Ref. "B.O.V." del 9-III-1893. Filiaciones: Fusi "Política obrera en el P.V."].

Elecciones generales del 12-IV-1896.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSMartínez RodasConservador390AznarConservador341[Ref. "B.O.V." del 15-IV-1896. Filiaciones: Fusi, "Política obrera en el P.V."].

Elecciones generales del 27-III-1898.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSAllendeConservador424AznarConservador310Pedro Andrinúa 1[Ref. AADV "Acta del Escrutinio General" del 31-III-1898. Expediente n.º 3.Carpeta n.º 860. Elecciones generales del 16-IV-1899.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSAllendeConservador433Eduardo Aznar 2Pablo IglesiasSocialista1 [Ref. "B. O. V." del 19-IV-1899].
Elecciones 1900-1923.
Elecciones generales del 19-V-1901. CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSAllendeConservador278 Esteban Aldámiz 7Bartolomé Carrera 1En blanco 1[Ref. "B.O.V." del 22-V-1901].

Elecciones generales del 26-IV-1903.AcillonaCatólicoIndep.471AllendeConservador272[Ref. "B.O.V." del 30-IV-1903].

Elecciones generales del 10-IX-1905.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSAcillonaCatólico Indep.519Pedro Anduiza 4F. Vildósola 2A. Mendía Leguina 1F. Bermeosolo 1[Ref. "B.O.V." del 13-IX-1905].

Elecciones generales del 21-IV-1907.CANDIDATOISPARTIDOSVOTOSAcillonaCatólico Indp.526Pablo Arámbarri 7Pedro AnituaP.N.V.4[Ref. "B.O.V." del 24-IV-1907. Filiaciones en "El Porvenir Vasco" de abril de 1907].

Elecciones generales del 8-V-1910.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSLarrazábalIndependiente428AcillonaCatólico Indep.221En blanco 3[Ref. "B.O.V." del 11-V-1910. Filiaciones en "G. del N." de mayo de 1910].

Elecciones generales del 8-III-1914.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSAcillonaCatólico Indep.573Varios 21En blanco 25[Ref. "B.O.V." del 10-III-1914. Filiaciones en "Euzkadi" del 2-III-1914].

Elecciones generales del 9-IV-1916.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSAcillonaCatolólico Indep.359OnaindiaIndependiente327En blanco 1[Ref. "B.O.V." del 11-IV-1916. Filiaciones en "El Noticiero Bilbaíno" del 3-IV-1916].

Elecciones municipales del 11-XI-1917.CANDIDATOSVOTOSJaimistas3Nacionalistas2Independientes2[Ref. G. Corella: H. "Vizc. través prensa, t. V, p: 682].

Elecciones generales del 24-II-1918.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSArroyoP.N.V.452LarrazábalMaurista238Varios 3En blanco 5[Ref. "B.O.V." del 26-II-1918].

Elecciones generales del 1-VI-1919.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSArroyoP.N.V.356AlonsoLiga monárquica306En blanco16[Ref. "B.O.V." Del 3-VI-1919. Filiaciones en "El Pueblo Vasco" del 28-V-1919].

Elecciones generales dle 19-XIII-1920.AznarLiga monárquica503ArroyoP.N.V.173Varios 5En blanco 3[Ref. "B.O.V." del 22-XII-1920. Filiaciones en "El Liberal" del 21-XII-1920].

Elecciones generales del 29-IV-1923.CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSArtecheLiga monárquica478De la SotaUnión nacionalista255En blanco 3Varios 3 [Ref. "B.O.V." del 1-V-1923. Filiaciones en "G. del N." del 1-V-1923].
Período no constitucional. Durante 1923-1930 fueron alcaldes los siguientes: José M.ª de Amusategui y Achurra (2 de octubre de 1923 al 12 de marzo de 1926); León Ocamica e Idoeta (hasta el 26 de febrero de 1930); Pablo Beitia Vidaurreta (26 de febrero al 27 de junio de 1930); Carlos García Cortés (hasta el 15 de abril de 1931).
Elecciones en 1931.
Elecciones municipales del 12-IV-1931.
Distritode ArraneguiCANDIDATOSVOTOSGregorio Güenaga Barbarías253Luis Goitia Meave236Benardino Torrealdea Zugadi231Ceferino Goitia y Goitia224Eduvigio Echeverría Mendieta213Santos Erquiaga Mendieta203Agustín Zabala Díaz80Vitaliano Urrea Fernández51José Martín Barainca Bengoechea50Varios8En blanco6Distrito de AteaCANDIDATOSVOTOSIsaac Orúe Artiñano159Alejandro Eizaguirre Goitiandía158Mariano Adán de Yarza158Plácido Eiguren Ibarlucea154Alejandro Valdés Goicoechea153Juan Mellica Burgaña139Agustín Zabala Díaz68Carlos García Cortés50Antonio Larrucea Basteyeta32Varios3En blanco13Ilegibles3De los 12 concejales elegidos en este municipio, 7 son del P.N.V., 4 independientes y 1 republicano (1). [Ref. "B.O.V." del 16-IV-1931. Filiaciones en "Euzkadi" del 14-IV-1931. (1) Según "El Liberal" del 14-IV-1931, 6 son del P.N.V., 5 independientes y 1 republicano].
A mediados de mayo de ese año las elecciones fueron protestadas y anuladas.

Elecciones municipales del 31 de mayo de 1931. Resultó reelegido el ayuntamiento anterior en su totalidad. [Ref. "La VG". 2 de junio de 1931]. Fueron alcaldes durante el período republicano: Mariano Adán de Yarza y Gortazar, Alejandro Eizaguirre Goicoechea y Mariano Adán de Yarza y Gortazar.

Elecciones generales del 28-VI-1931. CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSBasterrecheaEstatutista725OrejaEstatutista720MadariagaRepublicano122ZugazagoitiaSocialista80AreitioaurtenaA.N.V.40AguirreEstatutista13UrrengoecheaA.N.V.0En blanco 2[Ref. "B.O.V." del 1-VII-1931. Filiaciones en "G. del N." del 30-VI-1931.
Elecciones 1933-1936.
Sí al Estatuto Vasco. Resultado en esta localidad del Plebiscito del 5 de noviembre de 1933 sobre el Estatuto Vasco de Autonomía.ElectoresA favor2.6312.585[Ref. "G. del N." del 7-XI-1933].

Elecciones generales del 19-XI-1933 (1.ª y única vuelta).N.º de electores que votaron2.125 CANDIDATOSPARTIDOSVOTOSAguirreP.N.V.1.732De la TorreP.N.V.1.731OrejaFrente Contrarrev.300AreilzaFrebte Contrarrev.283ErcorecaRepublic.-socialista92BustosRepublic.-socialista88Varios 1En blanco 8[Ref. "B.O.V." del 22-XI-1933. Filiaciones en "La G. del N." del 21-XI-1933].

Elecciones generales del 16 de febrero 1 de marzo de 1936 (1.ª y 2.ª vuelta).CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS2.ª vta.1.ª vta.N. de electores que votaron 2.1222.136AguirreP.N.V.1.5661.528De la TorreP.N.V.1.5601.524GaytánFrente Contrarrev.410446M. RivasFrente Contrarrev.408444GómezFrente Popular147162EspinosaFrente Popular147160JaúreguiP.N.V.01En blanco 24[Ref. "B. O. V." del 4-II-1936 y del 19-II-1936. Filiaciones en "La G. del Norte"del 21-II-36].
Alcaldes del período 1937-1974. Fueron los siguientes: Julián Anduiza y Urrutiabeitia (1937-1938), Ramón Ybarra y López de Calle (1938-1943), Ignacio de Tellaeche y Aldazoro (1943-1944), Ildefonso Calzacorta e Irusta (1944-1946), León Ocamica e Idoeta (1946-1949), Juan Llasera y Adán de Yarza (1949-1951), Tirso M.ª de Amusategui y Goitisolo (1951-1960), Ramón Anduiza y Anduiza (1960-1963), Francisco de Ocamica y Goitisolo (1963-1967), Antonio Moral Echevarrieta (1967-1973), Manuel Cazalis Malaxechevarria (1973-).
Las primeras votaciones del postfranquismo.
Elecciones del 15-VI-1977. PNV2.076AP204EE263UCD191ESB103ASD16ANV98PSP12PSOE89DCV11FUT30FDI1PCE25AET0La transición de la dictadura a la normalización revistió caracteres dramáticos en esta villa por la actuación de la Guardia Civil en las fiestas de 1976 y el desalojo de huelguistas de hambre pro-amnistía en febrero siguiente. Fue alcalde durante el periodo 1977-1979, Simón Sesma Erezuma.

El referéndum constitucional del 6 de diciembre de 1978 dió el siguiente resultado sobre un censo de 5.267 electores:Votos:1.471Abst.:3.796 (72,07%)Sí:465(8,82%)No:913 (17,33%)Blanco:64Abs. y No:89,40%Elecciones generales del 1-III-1979. (Censo electoral: 5.262).PNV1.924LKI18HB915EKA8EE255PSOE(H)7UCD155IRE6UF93EMK4PSOE91PP1UN42FE1PCE19Abstenciones: 1.688 (32,08%) (Ref. ESEI, Boletín n.° 6).

Elecciones municipales del 3 de abril de 1979. Concejales: PNV: Javier Txakartegui, Ramón Alzibar, Dámaso Leturia, Antonio Goitia, M.ª Teresa Goitia, Amparo Segura, Ion Anakalde, Luis Eiguren. INDEP.: José A. Aramburu, José M.ª Mendía, Paul Saijó, Zorione Aboitiz, Begoña M.ª Zugadi. Resultó elegido alcalde el primero.

Referéndum estatutario del 25-X-1979. Sobre un censo electoral de 5.296 electores resultan: Votos:3.101 (59,02%)Abst.:2.153 (40,98%)Sí:2.997 (96,64%)s/c (56,58%)N0:44 (1,41%)Blanco:40 (1,28%)Nulos20 (0,64%)[Ref. "DV 27-X-79].

Primeras elecciones para el Parlamento Vasco: 9-III-1980 (Censo electoral: 5.395).PNV2.284 (59,72%)EMK6 (0,15%)HB997 (26,07%)ESEI6 (0,15%)EE295 (7.71%)PSH4 (0,10%)AP103 (2,39%)EKA3 (0,07%)UCD61 (1,59%)ORT2 (0,05%)PSE28 (0,73%)CUC1 (0,02%)LKI13 (0,33%)PST1 (0,02%)PCE6 (0,15%)Abstenciones: 1.571 (29,11%)[Ref. Revista "Euzkadi", 13-III-1980].

Elecciones generales del 28-X-1982. (5.243 escrutados, 1.133 abstenciones, 51 nulos, 10 blancos). PNV2.253EE302HB1.132PSOE177AP/UCD154PST5CDS23PCE3

Elecciones municipales del 8 de mayo de 1983.
Concejales: PNV: Javier Chacartegui Cendoya, Alejandro Zarragoitia Guezuraga, Juan Cenezarruzabeitia Basterrechea, María Teresa Gabiola Alcibar, Amparo Segura Letona, Antonio Goitia Goicoechea, María Jesús Santamaría Larreátegui, Antonio Gabiola Odria, Miren Jaione Anasate Arracabe. HB: María Elvira Eiguren Goitia, Carmelo Anacabe Ansuategui, Iñaki Uriarte Arana. EE: Carlos Salinas Solano. Resultó elegido alcalde el primero.
Parroquia dedicada a la Asunción, arciprestazgo de Lekeitio, diócesis de Bilbao, archidiócesis de Burgos. Ermitas de la Magdalena, San Juan Talako y Santa Elena. Monasterio de Santo Domingo (1538), Compañía de Jesús (1688) y Convento de Las Agustinas (1891). Ermita de Sta. Catalina de Ansoritz. Según la tradición, la iglesia tiene su origen en una imagen de la Virgen hallada en la playa en el año 730. A juzgar por el Fuero de población, el patronato debió de ser laico comprándolo D.ª María Díaz de Haro que cedería sus dos terceras partes a la villa. Posteriormente disfrutaron del tercio del diezmo los componentes de la familia Adán de Yarza. En 1503, el marino Iñigo de Artieta, durante muchos años empleado en la armada real, hace un contrato con las religiosas dominicas de dicha villa, por el cual cede 8.600 maravedís para que el convento sostuviera un capellán que diariamente celebrase a su intención. De ellos, se emplearon 2.600 en la erección de una capilla en la que él y sus sucesores fuesen sepultados (E. J. de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. IV, p. 13). En marzo de 1519 llegó de Roma una importante bula por la que se solucionaban todos los pleitos existentes entre las iglesias de Ispaster, Amoroto y Gizaburuaga con su iglesia matriz, Santa María de Lekeitio. Por esta bula se concedía a las iglesias filiales el derecho a tener presbiterios idóneos para la cura de almas, pila bautismal, sepulturas, etc. El cabildo de Lekeitio debía asignar con residencia perpetua a dos sacerdotes para Ispaster, dos para Amoroto y uno para Gizaburuaga. Los obispos de Salamanca y León y el deán de Calahorra fueron los encargados de que se cumpliese lo mandado. A partir de esta bula, las tres iglesias filiales quedaron constituidas en parroquias (Estanislao Jaime de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. IV, p. 91). En 1523 Juan Esteban de Axpe y su mujer María Pérez de Zatica construyen la ermita de Santa Elena o Santa Cruz de Lekeitio. Entre el cabildo de Santa María de Lekeitio y sus filiales, San Miguel de Ispáster y San Miguel de Ereño, se otorgó un capitulado sobre el régimen de estas parroquias, que debía ser presentado a la aprobación del obispo. Esto ocurría el 25 de septiembre de 1574 (Estanislao Jaime de Labayru: Historia Genral del Señorío de Vizcaya, t. IV, p. 417). En el año 1617 el ayuntamiento y el cabildo de Lekeitio donaron a los franciscanos la isla de San Nicolás, para que instituyeran en ella un convento. Una comunidad de la citada orden se instaló, pero hubo de abandonar la isla en el año 1650 ante la incomodidad de la vivienda y la exigüedad del terreno, habiendo enfermado numerosos religiosos. El Señorío de Vizcaya, viendo la labor de los padres de la Compañía de Jesús en su colegio de Lekeitio, acordó en el año 1633 concederles por dos años lo que la villa debía dar en los repartimientos por los gastos generales del Señorío, ya que los religiosos vivían dentro de la mayor miseria (Estanislao Jaime de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. VI, p. 188). En el año 1655 tuvo lugar un curioso pleito entre el cabildo eclesiástico de Lekeitio y la cofradía de mareantes de la villa. El cabildo asistía antiguamente a unas procesiones y paseos, pero había dejado de hacerlo por considerarlo irrisorio y si asistía no lo hacía con el ornato de antaño (Estanislao Jaime de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. V, p. 401). A comienzos del s. XVIII, el pueblo de Lekeitio formaba parte de la denominada vicaría de Lekeitio, bajo la jurisdicción de la sede episcopal de Calahorra (E. J. de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. VI, p. 30). En el año 1712 el rey Felipe V ratificó el privilegio que don Juan dió el 3 de noviembre de 1318 a las dominicas de Lekeitio, por el que se concedía al convento dos mil maravedís de renta anual perpetua (E. J. de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. V1, p. 61). Se dice que el santo dominico San Vicente Ferrer a su paso por Lekeitio estableció la práctica del rosario en estas religiosas de Santo Domingo. En el año 1745 las dominicas levantaron doce pies la altura de las paredes y tejado de su iglesia. Esta obra dio lugar a que don Ignacio de Villarreal entablara un pleito contra ellas, por considerar que él tenía derecho a la obra, ganando el litigio las religiosas (E. J. de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. VI, p. 256). A mediados del s. XVIII los jesuitas del colegio de Lekeitio escribieron una obra sobre hidráulica, cuyo importe lo destinaron a la construcción de su templo y cada ejemplar se tasó en cinco reales (E. J. de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. VI, p. 334). El cabildo de Lekeitio fue uno de los que acudió a Carlos II pidiendo que levantase el secuestro y prohibición de la presentación de beneficios, mandado en la O. R. del 20 de junio de 1760. Dicho cabildo alegó el privilegio de Doña María Díaz de Haro, señora de Vizcaya de 1325, una provisión del emperador Carlos V, dada en Madrid el 8 de mayo de 1530; igualmente, otra sentencia de concordia y número de beneficiados formada entre el cabildo eclesiástico y villa de Lekeitio y el obispo de la diócesis, D. Juan Bernal de Luco, fechada en Marquina el 5 de noviembre de 1545, en la cual se señalaba el número fijo de beneficiados para servir en Santa María y sus anejas, a saber: 10 beneficios enteros; 4 medios y 4 de cuarta en propiedad y otros 4 de cuarta también, pero amovible ad nutum, y la regla y medio de hacer las presentaciones por los 10 beneficiados de entera congrua (E. J. de Labayru: Historia General del Señorío de Vizcaya, t. VI, p. 363-364).

Ainhoa AROZAMENA AYALA
Distrito Electoral de Lekeitio. Comprendía los pueblos de Amoroto, Gizaburuaga, Ispáster, Lekeitio, Mendeja, Murélaga y Navárniz.

Elecciones de diputados a las Cortes convocadas para el 19-III-1841. Celebradas los días 7/11-III-1841 . N.º de electores del distrito 449 N.° de electores que tomaron parte en la votación287
CANDlDATOS VOTOS Manuel M.ª de Aldecoa, Padre de Provincia284Joaquín Francisco de Pacheco282Francisco de Hormaeche282 [Ref. "A.G.S.V." Elecciones, Registro 30; Legajo 3. "Acta de elecciones del distrito de Lekeitio." del 12-III-1841].

Elecciones para propuesta de terna para Senador celebradas los días 7/11-III-1841. N.° de electores del distrito449 N.º de electores que tomaron parte en la votación287
CANDIDATOSVOTOSD. Domingo Eulogio de la Torre285Excmo. Sr. D. Manuel Joaquín de Tarancón285 Excmo. Sr. Duque de Rivas285 [Ref. "A.G.S.V." Elecciones, Registro 30; Legajo 3. "Acta de elecciones del distrito de Lequeitio." del 12-III-1841].

Elecciones de Diputados a las Cortes convocadas para el 3-IV-1843, celebradas a partir del 27-II-1843. N.º de electores del distrito665 N.° de electores que tomaron parte en la votación541
CANDlDATOSVOTOSPedro de Lemonauría362 Julián Campo de la Quadra360Bernabé Díaz de Mendívil359 Tomás José de Epalza 178José Miguel de Arrieta Mascarua 177 Víctor de Munibe176 [Ref. "A.G.S.V." Elecciones, Registro 33, Legajo 10. "Acta de elecciones del distrito electoral de Lequeitio" del 4-III-1843].

Elecciones de Diputados a las Cortes convocadas para el 15-X-1843, celebradas los días 15/20-IX-1843.N.° de electores del distrito401 N.° de electores que tomaron parte en la votación165
CANDIDATOVOTOS José Miguel de Arrieta Mascaroa144 Víctor de Munibe131 Federico Victoria de Lecea90 Pedro de Jane52 José María de Lámbarri19 Antonio José Valdivielso19 Juan Santosde Orúe18 Manueldela Concha 10 Juan José de Unceta6 [Ref. "A.G.S.V." Elecciones, Registro 39, Legajo 2. "Certificación del Acta electoral del distrito de Lequeitio del 20-IX-1843"].

Elecciones para propuesta de terna para Senador celebradas los días 15/20-IX-1843. N.° de electores del distrito401 N.° de electores que tomaron parte en la votación165CANDIDATOS VOTOS Pedro Novia de Salcedo 161 José Santos de la Hera90 José Pantaleón de Aguirre89 Diego de Mugártegui52 Domingo Eulogio de la Torre51 José M.ª de Jusue18 Antonio M.ª de Ansótegui 17 [Ref. "A.G.S.V." Elecciones, Registro 39, Legajo 2. "Certificación del Acta electoral del distrito de Lequeitio del 20-IX-1843"].

Elecciones de 1 Diputado y 1 suplente celebradas los días 17-2I/XII-1843. En el distrito electoral de este nombre no se celebraron estas elecciones, ya que, debido a la total falta de asistencia de electores, no llegó a constituirse la mesa electoral. [Ref. "A.G.S.V.", Elecciones, Registro 39, Legajo 3].

Elecciones de Diputados a las Cortes Constituyentes convocadas para el 8-XI-1854, celebradas los días 4-6-X-1854. N.° de electores del distrito469 N.° de electores que tomaron parte en la votación49
CANDlDATOSVOTOS D. José de Allendesalazar49 D. Carlos de Espínola40 D. Manueldela Concha39 D. Rafael de Guardamino9 [Ref. "A.G.S.V." Elecciones, Registro 44, Legajo 1. "Certificación del Acta de elecciones del distrito de Lequeitio del 7-X-1854."].

Elecciones de Diputados a las Cortes Constituyentes convocadas para el 8-XI-1854, 2.° vuelta. 21/23-X-1854. N.° de electores del distrito469 N.° de electores que tomaron parte en la votación75
CANDIDATOSVOTOS D. Federico Victoria de Lecea 68 D. Carlos de Espínola7 D. Manueldela Concha0 [Ref. "A.G.S.V.", Elecciones, Registro 44, Legajo 2. "Certificación del Acta de elecciones del distrito de Lequeitio del 24-X-1854."]