Sociedades

Duguna Folklore Taldea

Pamplona está relacionada estrechamente con sus archiconocidas fiestas de San Fermín. Un estudio laborioso del investigador Jesús Ramos demuestra que ya en el s. XVI durante las fiestas tenían lugar exhibiciones de música y danzas. También atestigua que había danzantes acompañando al Ayuntamiento en los actos de celebración de dichas fiestas. Por lo tanto los antecedentes que preceden a la fundación del Grupo Municipal de Danzas del Ayuntamiento de Pamplona, al que luego sucederá el grupo Duguna Folklore Taldea, provienen de lejos.

Pese a todo no deja de ser singular que la ciudad de Pamplona quisiera contar con un grupo municipal de danzas, es decir, un grupo folclórico dependiente del protocolo del Ayuntamiento, para actos culturales o religiosos en los que éste participe. No existe caso igual en Euskal Herria por aquellas fechas, aunque sí se dan casos parecidos en otros ayuntamientos, en el sentido de que contaban con grupos, patrocinados o convenidos, que participaban en los actos culturales de la ciudad.

Pero el caso de Pamplona supone una feliz excepción ya que desde sus orígenes la idea fue crear un grupo dependiente del Consistorio, al igual que los "Txistularis" o la "Banda Municipal". Esto sentó precedente para la creación de otros grupos en Navarra, como el de Tudela en 1964, o al año siguiente en Tafalla.

Así lo atestiguan las primeras cartas que se remitieron desde el Ayuntamiento y que constan en el Archivo municipal de Pamplona. En Septiembre de 1949 la Comisión de Fomento del Ayuntamiento, envía una carta al presidente del Orfeón Pamplonés, Baldomero Barón. Le propone la idea de crear un grupo municipal de "danzaris"(sic) formado por miembros del afamado orfeón. Casualmente el propio Orfeón Pamplonés ya venía estudiando la posibilidad de crear una sección dedicada a la danza regional. Su respuesta será afirmativa y prontamente se llevó a cabo un proceso de selección dentro de la agrupación.

La idea de un grupo municipal dependiente total y absolutamente del Consistorio estaba muy clara desde el principio. Recibieron varios ofrecimientos de otros grupos, como se observa en una carta al Ayuntamiento de la agrupación folclórica Muthiko Alaiak, que junto a Oberena y la Sección Femenina conformaban el panorama folclórico de Navarra por aquel entonces. En ella, su presidente, Miguel Ángel Astiz, se ofrecía como posible grupo municipal, argumentándolo con su extenso currículo desde su fundación en 1931. El Ayuntamiento agradecerá el ofrecimiento pero descarta la idea basándose en el hecho de que el grupo debería ser, palabras textuales "...de carácter eminentemente municipal".

El 27 de Octubre de 1949, la Comisión Permanente del Ayuntamiento se reune y acuerda la creación del Grupo Municipal de Danzas del Ayuntamiento de Pamplona. Seguirán para ello las recomendaciones que Ignacio Baleztena y José María Iribarren llegaron a señalar, basándose en la abundante documentación recogida en los archivos y que avalaban la costumbre de contratar grupos de danzas, algunos valencianos, para las festividades de la ciudad, especialmente en Corpus Christi. No se conoce hasta la fecha grupo propio alguno. Posteriormente estas celebraciones se suspendieron debido a las prohibiciones promulgadas por Carlos III en 1780, contrarias a las danzas.

Según el acuerdo al que llegó la Comisión el grupo constaría de las siguientes características:

  1. "...Creación del grupo, cuya organización, instrucción y cuanto corresponda con la actuación del grupo estará a cargo de la sociedad coral Orfeón Pamplonés.
  2. Integrado por 15 personas: Un banderari, 2 gorri y 12 Danzaris.
  3. Indumentaria. Según diseño de Lozano Sotés.
  4. Acompañar a la corporación.
  5. Cuando se actúa y como.
  6. Organización . Facultad de la Comisión municipal permanente."

La formación de este grupo estuvo condicionada desde el principio a la intención de que éste saliera ya en la procesión del 29 de Noviembre, fiesta de San Saturnino, patrón de Pamplona. La premura de tiempo impidió al grupo bailar en su presentación en sociedad, debido a que en tan escaso intervalo de tiempo no pudieron desarrollar más que unos sencillos pasos, de pasacalle, para bailar en su regreso al Ayuntamiento, una vez dejado al Santo en su hornacina de la iglesia que lleva su nombre. Según el protocolo de la procesión sólo se permitía bailar a los dantzaris una vez que el santo hubiera sido ya guardado. El Obispo de Pamplona, en la consulta que le formula el Ayuntamiento sobre la conveniencia o no de la presencia de tan singulares acompañantes, responde de manera afirmativa, pero la condiciona a las siguientes sugerencias:

"...no bailar dentro de la iglesia (...) evitando dentro del templo cualquier movimiento, cualquier gesto, que pueda parecer o simular danza o ritmo folclórico (...)"

y, añade:

"cuando acompañe al ayuntamiento en procesión litúrgica o religiosa (...) marque con sus propios pies un movimiento suave, digno, siguiendo el ritmo de la música, de modo, que no sea causa de que la atención de los que forman parte de la procesión y de los que la contemplan desde fuera pare mientes, más en el grupo de danzantes, que en la misma litúrgica procesión".

Con el visto bueno eclesial, se procedió a la elaboración de la vestimenta que debería identificar a los integrantes del grupo. La Comisión encargó el diseño al pintor navarro Pedro Lozano de Sotés, con la estrecha colaboración de su mujer la pintora y diseñadora Francis Bartolozzi Sánchez. Los trajes se idearon formando una mezcla de varias indumentarias propias del folclore vasco-navarro.

Cartel  no elegido.1950. Arch. Tomás Berraondo.

Cartel no elegido.1950. Arch. Tomás Berraondo.

Salieron por primera vez a la calle un 29 de Noviembre de 1949, dando enorme colorido a la procesión del patrón de Pamplona, obteniendo muy buena acogida entre el público que asistió al acto.

Primer acompañamiento. 1949. Arch. Duguna.

Primer acompañamiento. 1949. Arch. Duguna.

El grupo de danzas se fue consolidando durante los años siguientes. Fue aumentando su repertorio a través de la investigación de las danzas populares. Llegó a poseer un repertorio que Francisco Arrarás Soto, su director hasta Agosto de 1953, llegó a contabilizar en hasta 45 danzas, cifra record entre las asociaciones culturales de Euskal Herria que se dedicaban a estos menesteres. Dicho trabajo de recopilación fue contemplado tanto en Navarra como fuera de ella, llegando el grupo a bailar hasta 17 veces en el extranjero, cifra encomiable si tenemos en cuenta las dificultades que había en la época para poder atravesar la frontera.

Por la cabeza del director del grupo, y con la colaboración de varios asesores, se fue fraguando la elaboración de un espectáculo folclórico teatral. Se denominaría "Duguna" y consistía en una mezcla de ballet, danza popular, teatro y música, con la música del Orfeón Pamplonés y la orquesta Santa Cecilia, dirigidas por el compositor Javier Bello Portu. Son precedentes de este tipo de representaciones, en los años 20 y 30, el Saski-Naski donostiarra, el Elai Alai vizcaíno o la colaboración de varios grupos de danzas para formar Oldargi y sirvieron de inspiración para "Duguna".

Pedro Lozano Sotes. Boceto para el cuadro de escena Muskilda. Espectáculo Duguna.1950. Arch. Tomás Berraondo.

Esta novedad, con sus detractores, que también los habría, permitirá que la danza popular traspase sus fronteras locales, ofreciéndose a un público nuevo, a menudo desconocedor de la riqueza de su propia cultura. La danza se presenta de forma diferente, la cultura popular se convierte en espectáculo. Llenó los teatros de Pamplona, Bilbao, San Sebastián, Bayona, etc. durante cuatro años seguidos, desde 1952 a 1956, obteniendo unas críticas más que notables.

programa de mano. 1952. Arch. Duguna.

Programa de mano. 1952. Arch. Duguna

La fama de dicho espectáculo le permitió al grupo moverse por innumerables lugares de nuestra geografía. Desarrolló un repertorio muy amplio de danzas, acrecentado cada año por medio del aprendizaje de las que se mantenían vivas, así como mediante la investigación de algunas ya desaparecidas, recuperando, por ejemplo, las danzas de Urdiain o la creación de otras nuevas como el ttun-ttun de Pamplona, más conocido como "pamplonas".

En los años cincuenta, el renombre conseguido le permitió visitar varios festivales folclóricos. Pero quizás el viaje más recordado en aquella época sea el realizado en 1958 a Italia. Y es que, aunque posteriormente llegaron a realizarse hasta seis giras por dicho país, la recepción y bendición que Pío XII, ya en sus últimos días de pontificado, les otorgó tras dedicarle una actuación, fue uno de los momentos más significativos e históricos del grupo.

Ya en los años sesenta, el grupo realizó otro viaje igualmente especial. Esta vez a Estados Unidos y acompañando a la Comparsa de Gigantes de Pamplona (con la curiosa excepción de la pareja de gigantes negros debido a la política segregadora reinante en dicho país). Tan singular comitiva desfiló por las grandes avenidas de la Gran Manzana de Nueva York con motivo de la Feria del Mundo celebrada en dicha ciudad en 1965.

El grupo fue alcanzando importancia dentro del mundo del folclore y su trabajo fue reconocido en varias ocasiones por medio de premios: primer premio en Sicilia en 1975, al igual que en el prestigioso concurso para grupos folclóricos de Sidmouth y Tesside International de Eisteddfod (Inglaterra), concurso que ha ganado en cinco de las siete ocasiones en las que ha participado entre 1974 y 2001, la mitad de ellas ya como grupo independiente y bajo la denominación Duguna Folklore Taldea.

Inglaterra 1974. Arch. Duguna.

Inglaterra 1974. Arch. Duguna.

Terminada la dictadura franquista se respiran ciertos aires de libertad, y durante la llamada transición democrática resurgen los sentimientos vasquistas en Navarra. Dentro de este nuevo clima comienzan a originarse más iniciativas en torno al mundo del folclore y la cultura. En 1969 se funda Eusko Dantzarien Biltzarra, sociedad en el que se aglutinan los grupos folclóricos de Euskal Herria y que promocionaron los primeros Dantzari Egunak y su propia revista de investigación Dantzariak. En este ambiente propicio surgen numerosos grupos de danzas tanto en la propia Pamplona como en numerosas localidades de Navarra, por citar algunos ejemplos destacan Iruña Taldea, Rocamador de Sangüesa en 1972, Ortzadar en 1974, y un largo etcétera. La mayoría de los grupos adoptan la ikurriña, como tantos organismos y asociaciones, como símbolo de libertad e identidad. Con el paso de los años la presencia de esta simbología en las procesiones oficiales del Ayuntamiento supuso un continuo tira y afloja entre el Consistorio y los dantzaris, reflejo de lo que ocurría en la propia sociedad. El conflicto se extendió durante gran parte de la década de los ochenta y el grupo sufrió varias amenazas de expulsión del acto procesional. Con la promulgación de la Ley Foral 7/1 986, de 28 de mayo, reguladora de los símbolos propios de Navarra, el conflicto llegaba a su fin, y ante la posición del Grupo Municipal de Danzas de no prescindir de la ikurriña el Ayuntamiento decide cortar por lo sano y declara inexistente el grupo dos años después. Esto generó importantes respuestas y actos de solidaridad en favor del grupo (pancartas de las peñas, homenajes, apoyos económicos, etc).

Entrada Aytº. Prog 1985. Arch Duguna.

Entrada Aytº. Prog 1985. Arch Duguna.

El grupo de danzas inicia su andadura bajo dicha denominación en 1988. Toman el testigo del Grupo Municipal de Danzas del Ayuntamiento de Pamplona.

Tras unos convulsos años, no exentos de tensiones tanto externas como internas, el nuevo grupo comienza a caminar. Pese a la falta de locales de ensayo, cambios continuos de sede social, y nuevos intentos de encauzar las relaciones con el Ayuntamiento las actividades continúan. Mantiene la filosofía de trabajo de sus antecesores en cuanto a ensayos, fidelidad a las danzas populares y en la búsqueda de caminos para la difusión del folclore.

Las participaciones internacionales también han servido de motivación para seguir trabajando. El concurso del grupo en Inglaterra durante varios años ya se ha mencionado. Pero otros países han disfrutado de sus exhibiciones: En 1991, con motivo del Festival Internacional de Okayama, Duguna viajó a Japón mostrando un espectáculo integrado por fragmentos de diferentes tipos de danzas, obteniendo el aplauso de su agradecido público. Paderborn (Alemania), ciudad hermanada con Pamplona, también ha invitado al grupo a participar en sus certámenes en los años 1994, 1996 y 2002.

En el año 1992 se celebró la Exposición Universal de Sevilla y en ella estuvo presente el grupo. Formó parte del espectáculo Ama Lur, que promovió el Ayuntamiento de Pamplona, por encargo del Gobierno de Navarra para el día de la Comunidad en la Expo. Fue dirigido el famoso coreógrafo local Valentín Redín Flamarique.

En 1996 el grupo retoma sus orígenes y encauza las relaciones con el Ayuntamiento a través de un convenio, por el cual participa en los actos oficiales que lleve a cabo éste en calidad de "Dantzaris del Ayuntamiento de Pamplona".

Procesión. 2000. Archivo Josu Santesteban.

Procesión. 2000. Archivo Josu Santesteban.

El grupo cuenta con unos 50 miembros, tanto chicos como chicas. Goza de un amplio repertorio, basado principalmente en danzas navarras, vizcaínas y guipuzcoanas, sin menospreciar el resto de provincias. Además dispone de una buena cantera en el grupo Alai Gaztea, sección infantil, integrada por niños y niñas de edades entre los 8 y los 15, momento en el que pasan a formar parte del grupo haundi. Se creó en 1990 pero consta como tal desde 1992. Son dirigidos por monitores del propio grupo de danzas, con la colaboración de antiguos miembros del mismo. Pero un dantzari no puede bailar si no tiene música. Duguna cuenta con una fanfarre integrada por una quincena de músicos. Combinan instrumentos autóctonos (txistu, xirula, tamboril, ttun-ttun, etc.) y clásicos (guitarra, violín, etc).

La primera década del nuevo siglo está siendo muy productiva para el grupo. Desde 2008 mantiene una estrecha relación con el grupo guipuzcoano Kezka Dantza Taldea, con el que colabora para la celebración desde ese año del "Festival Internacional de danza tradicional-Ezpalak".

Fruto de otra colaboración entre grupos, y bajo la dirección del afamado investigador y director coreográfico Juan Antonio Urbeltz, es la representación Axeri-Boda, estrenado con gran éxito en febrero de 2008 en el Teatro Arriaga de Bilbao. Se trata de una representación coreográfica inspirada en una vieja creencia vasca, también existente en Japón, según la cual, transcurrida la tormenta y cuando aparece el sol, bajo el arco iris que se forma, los zorros celebran sus bodas. El investigador navarro construye una escena, revisando los Axeri-dantzak o las danzas de los zorros, extendidas en localidades como Andoain, Aduna o Hernani. En ella participan 41 dantzaris, principalmente del grupo Argia de San Sebastián, con la colaboración de los grupos Duguna de Pamplona, Haritz de Elgoibar, y Kezka de Eibar.

Azeri-boda. 2009. Arch. Duguna.

Azeri-boda. 2009. Arch. Duguna.

Para terminar, el grupo Duguna ha presentado en Septiembre de 2009 una ezpata-dantza de nueva creación, con el ánimo de que sea la Ezpata-dantza de Pamplona, la Iruñeko Ezpata-dantza. Antes, en San Fermín Txikito, festividad del Martirio de San Fermín, cada año se bailaban danzas de otras localidades. Pero en los últimos años se pensó en crear una danza apropiada al acto y a la ciudad. Con este objetivo se comenzó en el 2006 a investigar y recabar información sobre las antiguas danzas que se representaban en la capital. Con la colaboración del propio Juan Antonio Urbeltz se realizó un laborioso trabajo de documentación, estudiando textos de los s. XVI, XVII y XVIII en los que se recogía la presencia de los dantzaris en los actos y celebraciones de Pamplona. El resultado es una danza recreada, no una recuperación, puesto que aunque se sabe que en Pamplona se hicieron danzas de espadas, no se sabe cómo eran. Por lo tanto esta danza ha sido creada para la ocasión.

Esta danza nace con la idea de ser una "danza del s. XXI", que concuerde con los valores vigentes hoy en día. Por ello, y a diferencia de como sucedía antaño, la Iruñeko ezpata-dantza es interpretada tanto por hombres como por mujeres. Eso sí, el grupo es consciente de que "sólo cuando los pamploneses la sientan como propia, la Iruñeko ezpata-dantza será una danza de Pamplona".

Iruñeko ezpatadantza. 2009. Arch. Duguna.

Iruñeko ezpatadantza. 2009. Arch. Duguna.

  • ARRARÁS SOTO, Francisco. "La danza en Pamplona". Navarra. Temas de Cultura Popular ; 292. Pamplona : Diputación Foral de Navarra, 1977, 2ª edición: 1979.
  • BIDADOR, Joxemiel. "Un edicto contra las danzas del Obispo de Pamplona Juan Lorenzo Irigoyen Durati (1769)". Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra ; XXVIII, 67, 1996. pp. 13-18.
  • HERNÁNDEZ ASCUNCE, Leocadio. "El Corpus de Pamplona en los siglos XVII y XVIII". Príncipe de Viana ; X, 34. Pamplona : Gobierno de Navarra, 1949. pp. 87.
  • LOZANO BARTOLOZZI, P. Pedro y Pitti. Pamplona : Ayuntamiento de Pamplona, 1986.
  • LOZANO URIZ, P. "Un matrimonio de artistas. Vida y obra de Pedro Lozano de Sotés y Francis Bartolozzi". Serie Arte ; 41. Pamplona : Gobierno de Navarra, 2007.
  • (SIN AUTOR). "El grupo de Dantzaris del Ayuntamiento de Pamplona ha conmemorado el XXV aniversario de su fundación con una serie de festivales folklóricos, conferencias y conciertos". Dantzariak ; 5. Donostia : Euskal Dantzariek Biltzarra,1974.
  • RAMOS MARTÍNEZ, Jesús. "La danza en las fiestas y ceremoniales de Iruña a través de la historia. Los sanfermines de Pamplona en la superación de fronteras interiores". En: FERNÁNDEZ DE LARRINOA, Kepa (Dir.). Fronteras y puentes culturales. Danza tradicional e identidad social. Pamplona : Pamiela, 1998.
  • RAMOS MARTÍNEZ, Jesús. "Ordenaciones para la música y la danza en la Pamplona del Siglo XVIII". Cuadernos de Etnología y Etnografía de Navarra ; XIX, 49.1987. pp. 71-74.
  • UGARTE ABARZUZA, Oskia; MARTIARTU TAPIZ, Unai. "Duguna". Jentilbaratz. Cuadernos de Folklore ; 11. Donostia : Eusko Ikaskuntza, 2008. pp. 111-156.
  • Archivo particular de Tomás Berraondo García. Dantzari del Grupo de Danzas del Ayuntamiento de Pamplona. Desde hace varios años se dedica a una intensa labor de recopilación de la historia del grupo municipal de danzas.
  • Archivo particular. Duguna Folklore Taldea
  • Archivo Municipal de Pamplona.