Municipalities

Zumaia

Municipio guipuzcoano que recibe esta denominación oficial desde el 17 de marzo de 1983, llamándose anteriormente, Zumaya. Limita al norte con el mar Cantábrico, al sur con Aizarnazabal y Zestoa, al este con Getaria y al oeste con Zestoa y Deba. Riegan el término la ría de Zumaia, el barranco de Rekalde y el río Urola, que serpentea el término de sur a norte, y al que tributan los arroyos de Urtiaga-erreka y Gastela-erreka. La zona es poco montañosa, no sobrepasando las alturas los 217 m. El término tiene una extensión de 11,27 km². Cuenta con las entidades de población de Oikia y San Miguel de Artadi. La capital, villa de Zumaia, está situada al norte del término, al pie del monte Santa Clara, a los 43° 17' 51" y 1° 25' 50", en la orilla izquierda de la confluencia de la ría con la desembocadura del Urola, en una cota altitudinal de 16 metros.

Ver Flysch de Zumaia.

Esta localidad se halla enclavada dentro de la llamada Cadena Costera, que va desde esta localidad hasta Hendaya, con una longitud aproximada de 40 Km. Dicha cadena está formada exclusivamente por materiales terciarios y en su parte occidental, desde la desembocadura del río Oria hasta la del Urola, en Zumaia, la serie está invertida. Dicha inversión no parece afectar al Terciario muy por debajo del nivel del mar, ya que obedece directamente al empuje del Manto de Corrimiento Aia-Zarautz-Aizarnazabal, cuyos efectos de compresión en el frente son relativamente superficiales, a causa del papel amortiguador de las margas del flysch Cretácico superior. Desde Zumaia hasta Zarautz, las capas vienen invertidas en dirección N120 aproximadamente. El casco urbano de Zumaia está edificado, en su mayor parte, sobre terreno aluvial del río Urola; el resto se alza sobre areniscas, microconglomerados y margas, o sobre rocas calizas y margas. Al Sur del mismo se extiende una amplia zona de terrenos constituidos por rocas calizas y observamos margas areniscosas. Al Oeste de la localidad observamos unos terrenos en los que se produce una alternación de calizas a calizas areniscosas con margas a margas arenosas de color rojo vinoso. La singularidad del subsuelo zumaiano queda perfilada en la conferencia dada el 4 de febrero de 1954 por el ilustre geólogo valenciano Joaquín Gómez de Llarena Pou, con el elocuente título Un capítulo de historia geológica: Las playas fósiles del litoral guipuzcoano:

Introducción

La "tierra firme", que forman los continentes e islas del planeta Tierra es, en su casi totalidad, un producto del mar: en el fondo de éste, a profundidades, por lo general no muy grandes, se han ido acumulando en el curso de la historia geológica, espesores de sedimentos que se cuentan por docenas de kilómetros, los cuales de tiempo en tiempo, por un mecanismo aún ignorado, se han plegado y levantado hasta quedar al aire libre, constituyendo así las largas y estrechas cadenas de montañas o las amplias y llanas plataformas continentales. Una vez emergidas, lo mismo unas que otras, sometidas a la activa labor destructora de las fuerzas planetarias externas (lluvia, agua corriente, glaciares, viento, oleaje) van siendo arrasadas hasta apenas erguirse sobre el nivel general de los océanos y mares. En cualquier parte del mundo que queramos verificar este hecho del origen sedimentaño, sobre todo marino, de las rocas que forman un país, podremos hallar modo de comprobarlo en los fósiles que contienen o en su misma constitución litológica. Sólo por excepción, las rocas hipogénicas, de origen interno, resultantes muchas veces de la fusión de las rocas sedimentarias, forman el núcleo de las cordilleras, antiguas o modernas; a su vez, la proporción de las rocas volcánicas, de los mantos de lava, aun siendo algunos de gran extensión, es asimismo, reducida, en comparación con la superficie ocupada por las rocas sedimentarias. Los más viejos escudos continentales, alrededor de los cuales se han ido adosando por repetidas emersiones las nuevas tierras firmes están también constituidos por rocas sedimentarias, si bien luego metamorfoseadas y cristalizadas. Por ninguna parte del mundo asoma la "corteza primitiva", que sólo podemos imaginarla constituida por rocas cristalinas, como cubriendo, a modo de escoria, la inmensa masa, rica en minerales metálicos y en metales que forma el interior del planeta.

El espesor total de esta cubierta sedimentaria de la Tierra (unos 160 kilómetros) comparada con el valor del radio terrestre (6.370 kilómetros), es insignificante. No es injustificado, pues, el nombre que a veces recibe de "piel" de la Tierra, mejor que de "corteza", el más corriente. Esta suma total de los 160 kilómetros de sedimentos, en modo alguno cabe pensar el hallarla completa en ningún rincón del mundo. El inmenso libro estratigráfico, constituído por las hojas, que son los estratos sedimentarios, yace descabalado, esparcido por doquier. La labor más urgente emprendida por los primeros geólogos, fue la de ir ordenando, página a página, este libro del que sólo aquí y allá se conservan puestos en su sucesión primitiva, algunos capítulos completos. Los ejemplos más clásicos, se encuentran en Norteamérica: en los Apalaches, se han medido más de doce kilómetros de sedimentos ininterrumpidos; en la región occidental otra serie de estratos, plegada y formando cadenas de montañas en Nevada, se adelgaza y se tiende para formar la extensa meseta en donde el río Colorado se ha encajado, labrando su famoso cañón, de cerca de 1.600 metros de hondura.

Y, sin embargo, en este espesor tan insignificante de la piel de la Tierra, comparado con el gigantesco del volumen que recubre, en este libro de innumerables hojas rocosas, se halla escrita la historia biológica del mundo, desde los primeros seres, desconocidos, que sólo han dejado sus huellas carbonosas en los estratos metamorfoseados, hasta el ser supremo de la Creación, el hombre aparecido en la era cuaternaria. Numerosos son los problemas que al geólogo se le presentan en la tarea de descifrar el contenido de estas páginas estratigráficas, de interpretar debidamente los hechos que en ellas descubre: su edad, sus condiciones de formación, sus vicisitudes posteriores, las faunas y floras que conservan fosilizadas... Nuestras investigaciones en los terrenos que forman la estrecha faja litoral de Guipúzcoa constituyen una aportación al estudio de alguno de estos problemas. En lo que sigue hacemos una síntesis de ellos.

En Guipúzcoa se hallan representados vaños capítulos de este libro estratigráfico. Los cimientos del solar guipuzcoano que se hallan a nuestra vista, pertenecen al período carbonífero; son las pizarras grises, finamente rizadas, que rodean el macizo granítico de la Peña de Aya, surgido más tarde y que ha formado en su contacto con aquéllas, una aureola de menas metálicas. Cubriendo éstos y desarrollándose hacia el Oeste, donde quedan solas, se encuentran las series secundarias, que comienzan con la arenisca roja del triásico inferior, las arcillas abigarradas y la ofita del triásico superior, siguen con las calizas en bancos de mediano grosor del jurásico, se continúan con los de mayor espesor del cretácico inferior y pasan luego bruscamente a una potente serie de estratos finos, de pizarras y areniscas calizas alternantes, del cretácico superior, las cuales, por último, por intermedio de una caliza roja se convierten en otras de idéntico aspecto, pero ya de edad terciaria, que se extienden desde el Cabo Higuer hasta Zumaya y que constituyen la coronación de los terrenos sedimentaños en Guipúzcoa.

Esta faja litoral, examinada de cerca, presenta sus estratos sucesivos con una sorprendente regularidad, tan bien formados que, cuando se hallan levantados sugieren la idea del "paisaje en librería" según gráfica denominación de los geólogos. Nada más acertado y expresivo que esta frase porque, en efecto, cada uno de estos estratos es una hoja de libro, constituida por dos páginas, que son sus caras inferior y superior, llenas de signos diferentes, que es necesaño descifrar.

De una a otra punta de esta faja terciaria, un inmenso archivo de noticias, bien añejas desde luego, como que datan de hace, más o menos, unos cuarenta a cincuenta millones de años, se abre cómodamente al curioso lector. Al mar debemos agradecerlo, porque en otros sitios en donde se hallan idénticas series estratigráficas, como he tenido ocasión de comprobar en Suiza, Austria y Baviera, este libro no se ofrece intacto a la vista: el manto vegetal, los escombros resultantes de la destrucción de las enhiestas cumbres alpinas lo ocultan a la mirada de los cultos e infatigables geólogos de aquellos países. Y ellos aquí, en nuestras playas de Guipúzcoa, me lo confirman al ver la espléndida presentación de este libro abierto, que invita a su lectura. En cambio, en el litoral guipuzcoano, gracias a la obra demoledora del oleaje, que lentamente traslada su acción tierra adentro, de los altos paredones que forman la acantilada costa se desploman con frecuencia enormes pa- ZUMAI quetes de rocas. Así se dispone de un material fresco, limpio, inalterado, que el ataque del aire húmedo, del agua carbónica, no tiene tiempo de descomponer, por lo que se exhiben con claridad ejemplar sus detalles mientras que, fuera ya de la acción del oleaje, estos mismos materiales aparecen disgregados, reducidos a arena o tierra arcillosa, sin que pueda reconocerse en ellos mismos, la roca dura que en fresco resiste al golpe del martillo, o la pizarra que se deshace en menudas astillas.

La alteración motivada por la acción de la atmósfera, da lugar a curiosas formas de disgregación.

La consecuencia más importante de esta alternativa de estratos duros y blandos es la facilidad con que se desprenden grandes bloques de terreno, causando frecuentes interrupciones de las carreteras u originando extensos desplomes y deslizamientos en los montes. A esta propiedad alude el nombre geológico con que se conoce en Europa este terreno: "flysch", del alemán fliessen=fluir, deslizar.

Esta regular alternancia de areniscas calizas y pizarras arcillosas tienen aquí un espesor que calculamos en unos dos mil metros. Si se recorre la costa de uno a otro extremo, se verá que los estratos toman las más variadas posiciones, entre las que domina la vertical o subvertical y que en vaños sitios aparecen fuertes plegamientos e inversiones de sus paquetes o pequeñas fallas que los rompen. Los segmentos de costa en donde los estratos se presentan de frente se intercalan entre otros en donde quedan paralelos a su contorno. Se ve así que los movimientos orogénicos, que los han afectado, fueron de particular intensidad. La misma oleada orogénica que ha levantado a gran altura la cadena pirenaica central con sus elevadas cumbres, ha alcanzado también esta región.

Tomando en la mano, muestras de estas areniscas y pizarras alternantes del flysch litoral, veremos que, sobre todo en las primeras, las caras que las limitan en contacto con los estratos contiguos contienen una variada serie de curiosas impresiones, de huecos y relieves, que en los primeros tiempos de la Geología y Paleontología se interpretaban como restos fósiles de cuerpo o del caparazón de los animales marinos pero que ahora, por comparación con las que dejan en las playas los organismos litorales vivientes, se supone que, en gran parte, son las huellas producidas por otros seres semejantes de la era terciaria bajo un régimen idéntico de aguas poco profundas. Se ve también que los estratos, aunque al primer momento parecen tener sus caras perfectamente idénticas, no distinguible la inferior de la superior, conservan, por el contraño, una manifiesta desigualdad de estas últimas. Donde mejor se observa este hecho es en los estratos de material duro. En cambio, la pizarra, menos resistente a la compresión, aparece aplastada, laminada y sus caras ya borrosas y desmoronadas. El contraste entre las caras superior e inferior es constante: en la primera se ven las finas rizaduras del oleaje, petrificadas, en gran parte idénticas a las que, en la bajamar, podremos ver a diaño en las playas actuales. Sobre ellas o perforándolas, se presentan unos rastros o pistas, sobre todo en hueco, que han sido producidas por el paso de pequeños moluscos, cangrejos o gusanos y que, luego, la rápida consolidación de la arena, ha conservado para siempre modelados y hechos piedra. En la cara inferior, dominan las pistas en relieve y en mayor variedad que en la superior. Muchos de estos relieves son los contramoldes de las verdaderas pistas o rastros dejados por el paso de los mismos menudos animales sobre la playa fangosa, y que, asimismo, consolidados con rapidez, quedaron luego rellenos por la arena. Muchas de estas impresiones son aún enigmáticas y no se sabe con certeza el organismo que las ha producido, como ocurre con estas finas redes, llamadas paleodictyon. Se supone por algunos que son debidas o la impresión dejada por las frezas de huevos de moluscos que al contraerse y desecarse, adquieren este contorno poligonal, sobre todo hexagonal.

En algunos sitios, como ocurre a uno y otro lado de la playa de De- va, se encuentran unas bolas duras en los estratos del flysch, llamadas "septarias", que talladas y pulidas, dan figuras estrelladas típicas de esta formación.

Aunque en los estratos de este terreno predominan las pistas no dejan también de hallarse fósiles; en las zonas más arcillosas o margosas, de un flysch inferior al terciaño, como ocurre en la playa de Aitzchuri, en Zumaya, se encuentran ammonites y conchas grandes de inoceramus; en las areniscas calizas del flysch terciaño, aparecen, si bien no muy abundantes, los numulites. El lugar más conocido de ellos es Campaya, en la carretera de Guetaria, a poco de salir de ésta camino de Zumaya. Más raros son los restos de vegetales que sólo aparecen como manchas negras indescifrables, en escasos lechos. De vez en cuando, de los bloques de arenisca que se desprenden del Monte Urgull hacia el Paseo Nuevo en San Sebastián, se puede extraer alguna laja cuajada de tales restos carbonosos. Por último, es excepcional el hallazgo de restos de vertebrados, de los que ya dimos cuenta en una nota anterior (MUNIBE, 1952-4-pág. 227).

No es indiferente tampoco la forma en que se han sedimentado los elementos componentes de cada estrato; en algunos de los de arenisca se ve una disposición en hoyas de remolino que perturba de vez en cuando la sedimentación tranquila de capas horizontales. Tal conjunto de observaciones hechas en estos terrenos sobre la desigualdad de las caras superior e inferior de cada estrato, sobre las clases de pistas que cada una de éstas contienen, sobre la disposición interna de los elementos integrantes de éste, nos permite reconocer si una serie del flysch está en posición normal o volcada, dato que aplicado al estudio de las grandes cadenas de montañas, bien sea en estas mismas clases de rocas, bien en otras de constitución afín, facilita la interpretación de su estructura arquitectónica, a menudo bien compleja. Estas observaciones, hechas en Guipúzcoa, me han sido útiles en el reconocimiento de la Cordillera Cantábrica en sus segmentos del norte de la provincia de León, en donde las ingentes masas de la caliza carbonífera acompañada por series más antiguas, se alzan, volcadas, sobre terrenos hulleros posteriores. Su cuidadosa aplicación al estudio de cordilleras todavía más grandiosas, como los Alpes o el Himalaya, ha de contribuir a una más segura interpretación de su estructura real, todavía muy discutida y sujeta a contrapuestas hipótesis. En nuestro país, tenemos un buen ejemplo de una disposición volcada de los estratos, en un trayecto de la costa que comienza en la orilla izquierda de la ría del Oria en su desembocadura en el mar, y termina poco más allá del túnel de la carretera próximo a Guetaria. Sobre todo, entre el segundo túnel, pasado Zarauz y este último, se ven las capas volcadas con su cara inferior al aire, llenas, a trechos, de las típicas pistas en relieve (cerca de la casilla de peones camineros, en el kilómetro 28). Los bloques sueltos de esta zona contienen, con frecuencia, buenas pistas.

Llegamos a la parte final de nuestro tema: ya al comienzo decíamos que uno de los problemas que más interés presentan es el de las condiciones de formación de los sedimentos, que en este caso lleva a tan absoluta regularidad en la alternancia de capas duras y blandas y cuya serie total adquiere un espesor importante, como es el de los dos mil metros aquí supuestos pero que alcanza cifras todavía mayores, de vaños kilómetros, en los Alpes. Asimismo, nos intriga saber algo sobre la velocidad de su depósito, sobre el mecanismo por el cual se rige aquél. ¿A qué profundidad se ha formado este flysch guipuzcoano? ¿Por qué posee tal constancia de caracteres, tal absoluta regularidad alternante de estratos duros de arenisca y blandos de pizarra? ¿A qué es debido este enorme espesor de sedimentos? Estas mismas preguntas se hacen todavía los geólogos de los demás países en donde se presenta este terreno, que es decir en todo el mundo, ya que su distribución es casi universal y la semejanza de sus caracteres es tan sorprendente a distancias grandes, por ejemplo, que apenas Pueden distinguirse las rocas tomadas del litoral guipuzcoano de las recogidas en la Selva de Viena, con sus caracteres litológicos y sus pistas idénticas, a pesar de "los mil seiscientos kilómetros que separan ambos puntos. La tendencia más gene-ral en las hipótesis emitidas lleva a suponer que estos depósitos alternantes se han debido formar, bajo un régimen especial de mareas vivas, en playas de enorme extensión, como las que ahora se encuentran en la costa frisona del Mar del Norte, sometidas a una subsidencia o hundimiento constante. Este hundimiento compensaría la sedimentación litoral, rápidamente efectuada sobre ellas. Es decir, tendríamos aquí una zona de régimen "geosinclinal" tal como la definía Dana en 1873 basándose en las observaciones hechas por Hall en 1857, quien reconoció el espesor tan grande de los sedimentos paleozoicos de los Apalaches. Pero si bien hasta ahora parecía indudable que estos sedimentos han debido formarse bajo aguas muy poco profundas, incluso en franco régimen de mareas, como lo indicaban las rizaduras de oleaje, y las pistas, mecánicas o resultantes del paso de pequeños animales marinos por la arena o por el fango, las recientes adquisiciones de la investigación de los grandes fondos oceánicos hacen dudosa esta hipótesis. Se obtienen ahora fotografías de profundidades muy superiores a los mil metros, en donde aparecen rizaduras y pistas semejantes a las petrificadas del flysch y cada vez más se reconoce que los grandes fondos marinos no están exentos o escasos de vida. Incluso en el problema de la velocidad de sedimentación, el régimen batial de formación de la especial alternancia del flysch tendría más fácil explicación que en la hipótesis del litoral o somero hasta ahora supuesto, ya que el lapso de tiempo transcurrido entre la sedimentación de uno y otro de los estratos sucesivos se compaginan mejor con la duración general atribuida a estas series sedimentadas en el terciaño inferior. Pero tampoco las nuevas ideas se hallan libres de graves objeciones, lo que demuestra cuán lejos estamos aún de considerar segura cualquier explicación que quisiéramos dar a esta curiosa sedimentación en librería que nos presentan los terrenos de la costa guipuzcoana."

La comunidad internacional de geología determinó el 20 de junio de 2007, en el seno del Congreso Internacional sobre Clima y Biota en el Paleogeno inferior, que Zumaia es el referente mundial para el análisis y estudio del límite DanenseThanetiense, el punto que separa el Paleoceno inferior y superior, y le han otorgado el correspondiente nombramiento oficial. La costa del municipio, en concreto los acantilados de la playa de Itzurun y Algorri ofrecen una visión del Eoceno y Paleoceno, periodo que data de 60 millones de años aproximadamente. El estudio de esta zona muestra el último cambio climático que tuvo lugar en el planeta, por lo que supone, entre otras posibilidades de estudio geológico, una puerta abierta a las claves del cambio climático actual.

Hasta mediados del siglo XX.

En el año 1860 la población asciende a 2003 habitantes; en 1900, a 2404; en 1910, a 2668; en 1920, a 2900; en 1930 a 3144; en 1940 a 3434.

A partir de la primera mitad del siglo XX.

En el año 1950 el número de habitantes asciende a 3541; en 1960, a 4493; en 1966, a 6005; en 1970, a 6303; en 1975, a 7199; en 1981, a 7700; en 1986, a 7969; en 1991, a 8076; en 1996, a 8280; en 2001, a 8257; en 2004, a 8705. Fuente: Instituto Nacional de Estadística. Reseña estadística de la Provincia de Guipúzcoa. EUSTAT. Estadísticas de Población y Viviendas.

Población según entidad, en el año 2004.

Sobre un total de 8705 habitantes, de los que 4355 son varones y 4350 son mujeres, corresponden a cada entidad municipal las siguientes cifras: Artadi, con un total de 61 habitantes, repartidos entre 31 varones y 30 mujeres; Oikia, con un total de 269, de los que 141 son varones y 128 mujeres; finalmente, Zumaia, con 8375, de los que 4183 son varones y 4192 mujeres. Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE). Nomenclátor 2004.

Población por sexo y densidad de población en 2001.

Sobre un total de 8527 habitantes, 4276 son varones y 4251 mujeres, siendo la densidad de 754,6 habitantes por kilómetro cuadrado. Fuente: EUSTAT. Estadística de Población y Viviendas.

Población según sexo, edad y densidad de población en 1996.

El total, de 8280 habitantes, se reparte de la siguiente manera: 2065 en la franja de O a 19 años; 5145 en la que va de 20 hasta 64, y 1070 son mayores de 65 años. Por sexos, la distribución es la siguiente: contabilizando un total de 4143 varones, 1034 están comprendidos entre O y 19 años; 2660, entre 20 y 64, y 449 son mayores de 65; finalmente, de un total de 4137 mujeres, 1031 pertenecen a la franja de O a 19 años, 2485 a la de 20 a 64, y 621 a la de mayores de 65. La densidad de población asciende en esta fecha a 732,7 habitantes por cada kilómetro cuadrado. Fuente: EUSTAT. Estadística de Población y Viviendas.

Indice de crecimiento entre 1960 y 1970, sobre base inicial 100, es de 140,28. La variación porcentual de la población en el periodo 1970-1975, es de +12,9.

Nacidos vivos según el sexo.

En el año 2000 nacieron 36 varones y 51 mujeres, y en 2003, 42 varones y 52 mujeres. Fuente: EUSTAT. Estadísticas de Nacimientos.

Defunciones, según el sexo, y crecimiento vegetativo, entre finales del siglo XX y comienzos del XXI.

En 1999, de un total de 70 defunciones, 31 corresponden a varones y 39 a mujeres, siendo el crecimiento vegetativo de 4; en el año 2003, de un total de 67 fallecimientos, 38 son varones y 29 mujeres, siendo el crecimiento vegetativo de 27. Fuente: EUSTAT. Estadísticas de Defunciones.

En 1991 había 2.237, de un tamaño medio de 3,63 miembros.

Familias según el tipo (2001)
Fuente: EUSTAT. Censos de Población y Viviendas.
Familias3.733
Unipersonal746
Compuesta102
Nuclear sin hijos774
Nuclear con hijos1.536
Monoparental307
Ampliada230
Polinuclear38
Tamaño medio2,71

Población inmigrante.

En el año 1981 se contabilizaba un total de 3.479 inmigrantes llegados:

Ref. "Movimientos Migratorios"
Antes/en 1950Entre 1951-1960Entre 1961-1970Después de 1970
174 v.266 v.470 v.763 v.
235 h.307 h.472 h.792 h.

Migración en 1993.

La inmigración suponía una cifra de 22, mientras que la emigración casi triplicaba ésta, con 61, por lo que, el saldo migratorio externo era de -39.

Migraciones a finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI.

La inmigración ascendía a 31 en el año 1999, respecto a los 59 del 2003; la emigración era de 34 en 199, frente a 58 en 2003;el saldo migratorio externo era de 3 en 199, 1 en 2003; las migraciones internas de destino eran 123 en 1999, 113 en 2003; las migraciones internas de origen eran 82 en 1999, 105 en 2003; el saldomigratorio interno, de 41en 1999, 8 en 2003; las migraciones intramunicipales ascendían a 364 en el año 1999, frente a las 318 correspondientes al ejercicio 2003. Fuente:EUSTAT. Estadísticas de Movimientos Migratorios.

En 2001, el total de 3.696 viviendas, se clasifica en: 2.833 principales, 232 secundarias, 617 desocupadas, 11 de otro tipo, y 3 viviendas colectivas. Fuente: EUSTAT.Censos de Población y Viviendas. Según la Dirección de planificación y gestión de datos del Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco, atendiendo al año de concesión de las licencias, el número de viviendas construidas en el periodo 1997-2003 es el siguiente: en 1997, 191; en 1998, 122; en 1999, 90; en 2000, 56, en 2001, 46, en 2002, 48; y en 2003, 73. La base de datos de vivienda de protección oficial nos señala que en el año 2002 se construyeron 20 viviendas de protección oficial.

Indice de confort de sus viviendas, instalaciones y servicios en 1991: 64,17 (base 100).

Distancia desde la capital del municipio a Donostia-San Sebastian: 36 kms. Distancia a Azpeitia, cabeza de su partido judicial: 16 kms. Este municipio tiene estación de ferrocarril. Se relaciona con los municipios de Itziar y Getaria a través de la N. 634 San Sebastián-Bilbao. Enlace C-6317 (Zumaia-Zestoa) de la autopista Bilbao-Behobia (A-68).

Población de 15 y más años compradora de equipos informáticos a través de Konekta Zaitez (compra subvencionada por el Gobierno Vasco y Cajas de Ahorro, año 2000):

Fuente: EUSTAT. Estadística de Konekta Zaitez-EKZ-;
EUSTAT. Estadistica de Población y Viviendas.
Total83
SexoVarones45
Mujeres38
Edad15-245
25-3417
35-4436
45-5419
55-645
+641
Tasa de compraDiciembre8,6

L.L. Bonaparte, en 1863, la clasificó en el euskera guipuzcoano y, dentro del mismo, en el subdialecto septentrional y variedad de Azpeitia. En el primer tercio del siglo XIX, Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vasco parlantes. (Varios: Geografía Histórica de la Lengua Vasca, Auñamendi, 1960, t. I, pp. 44-60). En 1970 el número de vascófonos ascendía 3.150 personas, representando al 50 por 100 de su población total (Pedro de Yrizar: "Los Dialectos y variedades de la lengua vasca", sep. Boletín de la Real Sociedad Vascongada de Amigos del País, 1973, p. 29). Según los censos de 1981 y 1991 había los siguientes hablantes ("Educación y euskera"):

19811991
Erdaldunes (Castellanófonos)1.9831.470
Euskaldunes (Vascófonos)
Alfabetizados1.7143.572
Algo alfabetizados2.2711.385
No alfabetizados505439
Casi euskaldunes
Alfabetizados327261
No alfabetizados573477
Pasivos218354

Nivel de euskera de la población de dos y más años. Finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI

De un total de 8092 en el año 1996, y 8294 en el año 2001, se registraba un total de 5894 euskaldunes (vascófonos), y 6065, respectivamente, de los cuales, 4142 en el año 1996 y 4469 en el año 2001 estaban alfabetizados. Parcialmente alfabetizados, 1453 en 1996, y 1280 en el año 2001; los euskaldunes no alfabetizados ascendían a 299 en el año 1996, y a 316 en 2001. Los cuasi-euskaldunes sumaban un total de 1064 en 1996, y 1197 en 2001, de los cuales 300 estaban alfabetizados en 1996 y 313 en 2001; en 1996 se registran 376 no alfabetizados y 487 en el año 2001. Según el grupo estudiado los erdaldunes (castellanofonos) suponían 1134 en el año 1996, y 1032 en 2001. Fuente: EUSTAT. Estadísticas de Población y Viviendas.

Población clasificada según la lengua parental y la doméstica. Finales del siglo XX y comienzos del siglo XXI

Sobre un total de 8.280 individuos estudiados en el año 1996, y de 8.527 en 2001, obtenemos los siguientes resultados: a) Lengua parental: Euskera, 5.097 personas en 1996 y 5.137 en 2001; castellano, 2.781 y 2.940; las dos, 312 y 348; otra lengua, 90 y 102. b) Lengua doméstica: Euskera, 4.105 y 4.189; Castellano, 2.803 y 2.984; Las dos, 1.343 y 1.306; Otra lengua, 29 y 48. Fuente: EUSTAT. Estadísticas de Población y Viviendas.

Tipología de movilidad lingüística de la población de cinco o más años, en el periodo situado entre finales del siglo XX y principios del XXI

Partiendo de un total de 7.867 individuos en 1996 y de 8.041 en 2001, los pares de cifras correspondientes a ambas fechas son los siguientes: vascófonos, 4.748 y 4.735; bilingües de origen, 234 y 250; neo-vascófonos, 765 y 936; neo-vascófonos parciales, 586 y 671; parcialmente castellanizados, 76 y 102; totalmente castellanizados, 19 y 14; castellanófonos, 1.439 y 1333. Fuente: Departamento de Cultura del Gobierno Vasco. EUSTAT. II Mapa sociolingüístico; Censos de Población y Viviendas.

Zumaia aparece -en lo que a su desarrollo económico se refiere- ligada a dos referencias principales: la actividad pesquera y una incipiente actividad turística relacionada con la cercana presencia del balneario de Zestoa. A pesar de ello, a mediados del Siglo XIX no deja de ser una pequeña localidad de 2.000 habitantes, fundamentalmente dedicados a la pesca. Gorosábel reseña lo siguiente (1860): "Sus habitantes se emplean generalmente en la labranza de los campos y en la pesca, tanto marítima como de ría; abundante en salmones, truchas, anguilas, lubinas, doradas, albures, colaques, lenguados. paluzas, ostras, chirlas, lampreas, y otros mariscos. Coge grandes cosechas de maíz, particularmente desde que se cerraron y redujeron a sembradío sus antiguos juncales a fines del siglo último y principios del presente. Merced a esta obra, Zumaia es uno de los pueblos mas agrícolas del litoral; pues en un buen año de cosecha producirá más de ocho mil fanegas de maíz, sobre mil y quinientas de trigo, mucha manzana, alubia y otros frutos. En esta época, su pequeño puerto sobre el Urola es sólo frecuentado por pescadores y pataches que transportan el hierro producido en las ferrerías del interior del país. Muchos hombres se dedican a la pesca y a servir en la marina. Trabajan una ferrería y cinco molinos, uno de ellos de marea. La agricultura está en pleno desarrollo gracias a la desecación de las tierras bajas. El siglo XIX debe ser considerado como un período de postración económica para la villa. Las actividades pesqueras han retrocedido de manera sustancial en los últimos arios, el cultivo del viñedo se ha visto seriamente afectado por las epidemias de oidium de 1855 y de mildiu de 1885, que han reducido las hectáreas de cultivo de viñas a 211 en 1857 y a 25 en 1900 en la franja costera que se extiende entre Zarautz y Mutriku.

La ganadería ocupa también un escaso papel, con poco más de mil cabezas censadas en el término municipal. A la mala situación económica se une la pésima infraestructura viaria existente. Para Madoz ésta la forman caminos locales que no duda en calificar de "malos". Tan sólo la carretera que une Zumaia con Azpeitia, construída en 1850, le salva en parte del aislamiento que padece. Será en el siglo XX cuando se aborde un desarrollo de las vías de comunicación del territorio guipuzcoano y éste tenga una especial importancia para la villa del Urola. En 1916 se inaugura la carretera que une San Sebastián con Bilbao, lo que facilita enormemente las comunicaciones de la villa con sus vecinas costeras y con la capital guipuzcoana. A ésta se añade -el mismo año- la carretera que enlaza Zumaia con Azkoitia, con lo que se aseguran las comunicaciones con el valle del Urola. Pero el principal avance -en lo que a vías de comunicación se refiere- es la inauguración el año 1926 del Ferrocarril de Zumarraga a Zumaia, conocido popularmente como el "Ferrocarril del Urola", que establece la unión entre la costa y el nudo ferroviario de Zumarraga, enlazando con las líneas que se dirigen a la meseta castellana. A pesar del importante avance que supuso la creación de este ferrocarril, su elevado coste provocó el abandono de otros proyectos como eran los ferrocarriles de Zumarraga-Legazpi, Zumaia-Getaria, Deba-Mutriku y Azpeitia-Bergara, éste de una especial importancia ya que suponía la creación del enlace del Ferrocarril del Urola con el Vasco-Navarro que se dirige hacia Vitoria. El abandono de las actividades pesqueras se traduce en un abandono de las instalaciones portuarias, de manera que en 1925 tan sólo los puertos de Pasaia y Getaria se consideraba que contaban con unas instalaciones adecuadas. A pesar de ello, el puerto de Zumaia se salva de la decadencia que sufren otras localidades costeras. Pese a su difícil emplazamiento, mantendrá un cierto comercio -esencialmente de cabotaje- que es mantenido en buena medida por la fábrica de cemento de Arroa.

La actividad pesquera experimenta una recuperación a partir de la incorporación de los barcos de vapor. La creación, en 1877, de la sociedad Mamelena S.A., radicada en Donostia-San Sebastián y que explota el primer vapor dedicado a la pesca de altura, revitaliza el sector pesquero. De todas maneras, a finales de la segunda década del siglo XX la actividad pesquera de Zumaia sigue estando protagonizada por la pesca de bajura y tan sólo 5 de las 52 embarcaciones pesqueras de la villa tienen como fuerza motriz el vapor. La estructura económica de Zumaia presentará escasos cambios. Según el censo a Has.; 79 de 5 a 20 Has.; 1 de 20 a 100 Has. y ninguna de 100 y más Has. El régimen de tenencia es el siguiente: Propiedad: 744; arrendamiento: 257; aparcería: 1; otros: 10. Los astilleros, como el de Balenciaga, presentarán una escasa actividad y tan solo a partir de los años 70, con el desarrollo de polígonos industriales en las inmediaciones de la villa -Arroa y Oikia, principalmente- el sector industrial experimentará un cierto desarrollo. Por su tamaño, los establecimientos industriales situados en la villa y sus inmediaciones se encuentran polarizados. El grupo más importante pertenece a la pequeña empresa (hasta 20 trabajadores), con un total de 29 centros industriales. Un total de seis superan los cien trabajadores. Por sectores, las industrias químicas y de transformación son las más importantes.

Zumaia alberga en su término municipal al 12% de los establecimientos industriales de la comarca costera y al 18% de la población activa, siendo tras Zarautz la localidad más importante de la misma. Las empresas de más de 10 trabajadores enclavadas en su término en 1982 eran: Aizpurua Apestegui, S. L. (Máquina Herramienta) con 12; Ayra Durex, S. A. (Ejes de transmisión) con 438; Calderería Mendiaraiz S. L. (B. Estación) con 16; Conservas Ortiz, S. A. (COSA) con 37; Corta Uranga José María (CORTA) (usillos a bolas) con 19, Costa Pesca, S. A. (B. Oikia) con 26; Egurko, S. Coop. (B. Estación, máquina herramienta) con 126; Erostarbe Hnos. S. A. L. (B. Oikia, Muebles) con 102; Fundiciones Torreaga, S. A. (B. Estación) con 95; Galvanizados Olaizola, S. A. con 41; Gutiérrez Ascune Corporación, S. A. (guascor, S. A.) (B. Oikia, motores Diessel) con 182; Holke Otto-Otto Holke (Fábrica máquina herramienta) con 36; Industrias Lagun Artea, S. L. (Fundición) con 60; Industrias Oiquina, S. A. (INDonci) (B. Oikia, industria naval) con 24; Matadero industrial Oiquina S. A. (B. Oikia) con 106; Pérez Fresno, José Manuel Montajes Urola (Calderería Naval) con 14; S. A. Balenciaga (reparación naval) con 68; Talleres Beal S. A. (reparación motores explosión) con 14; Talleres eléctricos Zumaya, S. L. con 14; Talleres Gainza, S. A. (Forja) con 14; Talleres Urpe, S. A. (B. Estación, fabricación máquina herramienta) con 56. ("Catálogo Industrial del País Vasco", 1982). El total de población considerada activa en 1982 era de 2.107 varones y 622 mujeres. De éstos, 1.860v. y 466 m. se hallaban ocupados; 126 v. y 118 m. buscaban empleo por primera vez y 121 v. y 38 m. habían trabajado anteriormente. El total de inactivos estadísticos era de 1.479 y de inactivas estadísticas 3.268 (Ref AEV 1982). La actividad portuaria mantiene cierta importancia. Pese al descenso de las últimas décadas sigue teniendo cierta actividad de cabotaje, importando carbón vegetal y exportando el cemento de la fábrica situada en Arroa, en las inmediaciones de la villa. En los años 70 destacaban los astilleros, compartiendo con Pasaia la producción de barcos. En esta época se desarrolló la industria metalúrgica de transformación, llegando a ser el ramo industrial más importante. La fabricación de muebles también se dio en el municipio, imprimiendo una nueva vitalidad.

Por último, debe señalarse la instalación de modernas granjas avícolas, que vinieron a complementar a la tradicional industria alimenticia local, básicamente conservera. Desde entonces, el desarrollo industrial de Zumaia ha sido importante, añadiéndose nuevas empresas a las ya existentes. Destacan, en los años 90, la fabricación de motores y órganos de transmisión ("mal Ayra Durex" y "Guascor", con 400 y 182 trabajadores respectivamente), el sector de la máquina-herramienta ("Egurko", con más de un centenar de operaños), la elaboración de muebles ("Xey", con 270 trabajadores), el sector alimenticio ("Conservas Ortiz" y "Oiquina") y los astilleros, en torno a los cuales giran buen número de pequeñas industrias locales. Molinos antiguos: Yregui, Zubiaurre, Narrondo, Dornutegi, Manzisidor, Errota-gain y Errota-berri. (Ref Angel Allende Salazar "Tratado de Molinologia").

Distribución de la superficie (1999)
(1) S.A.U. = Superficie Agrícola Utilizada.
Fuente: Departamento de Agricultura y Pesca del Gobierno Vasco. Censo agrario 1999.
Hectáreas
Todas las tierras86727
Tierras labradas6469
Pastos permanentes73485
Otras tierras65173
S.A.U: (1)79554

Distribución de los usos del suelo.

En 1996 del total de las 1.121 hectáreas del término municipal, los aprovechamientos del suelo se distribuían de la siguiente manera: suelos improductivos, 269 hectáreas; prados, 591; pastizales, sin especificar; tierras de matorral, 41; terrenos forestales de arbolado denso, 187; terrenos forestales de arbolado ralo, 29; y, finalmente, suelos destinados a labores intensivas, 4 hectáreas. Fuente: Gobierno Vasco. Departamento de Industria, Agricultura y Pesca: Inventaño forestal 1996.

Aprovechamiento de las tierras labradas (1999)
Fuente: Gobierno Vasco, Departamento de Agricultura y Pesca. Censo agrario 1999.
TotalHerbáceosLeñosos
FrutalesOlivarViñedoOtros
Ha.Ha.Ha.Ha.Ha.Ha.
646953403830------

Superficie arbolada según especies, en el año 1996.

El bosque atlántico ocupa 48 hectáreas; la encina, 55; el haya, 72; el quejigo, 2; otras coníferas, distintas del pino silvestre y del pino radiata, 34; todas las coníferas, 74; todas las frondosas, 142, todas las especies, 216. Fuente: Gobierno Vasco Departamento de Insdustria, Agricultura y Pesca: Inventario forestal 1996.

Ganadería: distribución general en 1999.

En el caso del ganado bovino, el número de explotaciones asciende a 39 y el de cabezas de ganado a 933; en el ganado ovino, las cifras son 25 y 814 respectivamente; en el caprino, 13 y 55; en el porcino, 9 y 24; en el equino, 21 y 92 y en el caso de conejas madre, 9 y 199; en el de aves las explotaciones ascienden a 37, con un total de 2000 cabezas; por último, hay una sola explotación con tres colmenas. Fuente: Gobierno Vasco. Departamento de Agricultura y Pesca. Censo Agraño 1999.

Régimen de tenencia de la tierra.

En 1999 hay 86 explotaciones que totalizan 727 hectáreas, de las que 74 lo son en régimen de propiedad y suman 586 hectáreas; en arrendamiento hay 16, con 116 Hectáreas; finalmente, en otros regímenes varios, hay cinco explotaciones con un total de 25 Hectáreas. Fuente: Gobierno Vasco. Departamento de Agricultura y Pesca. Censo Agrario 1999.

Explotaciones agrícolas en 1989 (iguales o superiores a 0,1 Hectáreas)

Total: 81, de las cuales 65 con ganadería.

Población trabajadora en la explotación, en 1999.

Un total de 143 personas no asalariadas trabajan en 83 explotaciones, aportando un total de 15.425 jonadas completas y 27.609 jornadas parciales; nueve personas trabajan como empleados fijos en cinco explotaciones; finalmente, los eventuales suman una jornada completa y 30 parciales. Fuente: Gobierno Vasco. Departamento de Agricultura y Pesca. Censo Agrario 1999.

Establecimientos industriales de más de 9 empleados en 1993: 22. Personal ocupado: 1.436. En 1999 contaba con 19 establecimientos industriales de más de 9 empleados. (Ref. "Catálogo Industrial Vasco", 1999).

En el año 2001, un total de 582 establecimientos dan empleo a 3.138 trabajadores; en 2004, el número de centros pasa a ser de 634, dando empleo a 3570 personas. La industria y la energía que en 2001 cuenta con 85 centros, en 2004 pasa a tener 90; la construcción pasa de 72 a 82; el grupo de comercio, hostelería y transportes, pasa de 258 a 264; la banca, seguros y servicios a empresas, de 78 a 100; y otras actividades de servicios, de 89 a 98. Fuente: Banco de España. EUSTAT. Directorio de Actividades Económicas.

El número de turismos pasa de 2.793 unidades en 2000, a 3.119 en 2003; el de motos, de 126 a 134; el de camiones, de 564 a 621; el de tractores industriales, de 13 a 11; otros vehículos indeterminados, de 31 a 45. El total de vehículos es de 3.527 en 2000, y de 3.930 en 2003. Fuente: Ministerio del Interior Dirección General de Tráfico.

El canal de su ría, estrecho y de poco calado, está formado en su margen Este por el dique de encauce de 750 metros de longitud, que no logra impedir el acumulado de arena desde la playa de Santiago, a la derecha del espigón. El margen de la ría lo forma el dique rompeolas de 270 metros. Tres muelles constituyen el puerto: el muelle comercial, inicio del dique rompeolas, con calados de 3 m. y 250 m. lineales, y los muelles de Santillana y Urola, con calados de 2 metros y 155 y 125 metros lineales respectivamente. En la ría se encuentran astilleros para barcos de hasta 3.000 T.R.B., aunque por el calado de la ría, son los mercantes y arrastreros de 1.600 T.R.B., de mayor tamaño. Los carros varaderos con 5 rampas, tienen capacidad para barcos de hasta 1.000 T. La barra de Zumaia resulta peligrosa; tiene un calado máximo en la bocana de 1 m, y rompe en marejada. Debe tomarse una hora antes de la pleamar, enfilando el dique del Oeste rumbo Sur En la margen occidental de la ría y en la boca de entrada a la misma se sitúa el monte San Telmo o Atalaya alta que presenta en su cara N. una línea de arrecifes, y en la Atalaya baja (1=43°-181 N y L=02°-15'1 0.) se encuentra el faro, con torre de forma prismática octogonal junto al edificio. Tiene una altura de 12 metros y el plano focal se encuentra a 41 metros sobre el nivel medio de la mar. Es de luz blanca, en grupos del y 3 ocultaciones cada 20 segundos. El faro tiene un alcance de 12 millas. Desde el punto de vista comercial, Zumaia pertenece al área de San Sebastián.

(1): Organizacion Internacional del Trabajo.
Fuente: EUSTAT. Censo de Población y Viviendas.
TotalActivos O.I.T. (1)Inactivos O.I.T.Contados aparte
AñoTotalOcupados O.I.T:Parados O.I.T.
TotalPrimer empleoHan trabajado
19968.2803.5122.9505621963664.75810
20018.5274.1893.832357592984.338-

Finales del siglo XX y comienzos del XXI. El total de ocupados de estas características es en 1996 de 2.950, pasando a ser de 3.832 en 2001. La agricultura ocupa en 1996 a 98 personas, pasando en la segunda fecha citada a dar ocupación a 104. Del mismo modo, los ocupados industriales pasan de 1.471 a 1.738; la construcción pasa de 222 a 280; los servicios reflejan un fuerte incremento, al pasar de 1.159 a 1710. Fuente: EUSTAT. Censos de Población y Viviendas.

Del total de 3.832 ocupados, 57 lo están en su propio domicilio, 2.096 en el municipio de residencia, 205 en varios municipios, 1.425 en la Comunidad Autónoma de Euskadi, 29 en otras provincias, y 20 en el extranjero. Fuente: EUSTAT. Censos de Población y Viviendas.

El paro registrado en 1995 fue de 413 personas; en 1996, de 343 (Ref Anuario Estadístico Vasco 1997-1998).

El número de parados registrados en el año 2000 asciende a 162, incrementándose un ocho por ciento en 2001, al alcanzar la cifra de 175 parados. Fuente: Instituto Nacional de Empleo (INEM).

De un total de 270 parados, 38 son menores de 25 años, de los que 18 son varones y 20 mujeres; 133 están en la franja entre 25 y 44 años, de los que 44 son varones y 89 mujeres; finalmente, 99 tienen 45 años o más, de los que 29 son varones y 70 mujeres; En cuanto a la actividad económica, la mayoría de los parados, 145, pertenecen al sector servicios, 102 a la industria, 15 a la construcción, 2 a la agricultura, y 6 no han tenido empleo anteriormente. Fuente: Instituto Nacional de Empleo (INEM).

Iglesia de San Pedro. Parece ser que este templo se levantó sobre otro anterior, sufriendo reformas en los siglos XV y XVI. De la primitiva edificación, del siglo XIV, queda el primer cuerpo de la torre prismática, sólo abierto por una ventana de dos arcos de medio punto separados por un mainel y con contrafuertes en las esquinas. El cuerpo superior es del siglo XV. En conjunto, denota una gran sobriedad, ya que sus adornos, se reducen a cuatro impostas y monstruos con función de gárgolas. La planta es de una sola nave, con dos capillas laterales, en el crucero y ábside poligonal ochavado. Detrás, en la parte Noreste, se hace la sacristía a mediados del siglo XVII.También se adosa a la iglesia un pórtico gótico por el lado Sur, que sirvió hasta el siglo XIX de cementerio. La cubierta es de bóveda de crucería con terceletes. Descansan en capiteles a modo de molduras sobre columnas pegadas a los muros, que en ocasiones, como ocurre en las cuatro de la cabecera, no llegan al suelo. El exterior, no lleva arbotantes, sino contrafuertes resaltados en el muro, para contrarrestar el empuje de las bóvedas.

Preside la iglesia un buen retablo de hacia 1574, trazado por Martín de Arbizu y esculpido por Juan de Anchieta. Originariamente constaba de banco y dos cuerpos de tres calles y en el siglo XVIII, se le añadió un sotobanco también relivado (en estas obras intervinieron el arquitecto Martín de Zabala y el escultor Juan Bautista Mendizabal). La obra de Anchieta comienza en el banco. Se materializa en dos relieves planos, colocados a ambos lados da un sencillo templete-sagrario, que representan al Lavatorio y la Cena, con un buen estudio psicológico de los personajes. Junto a ellos, un medallón ovalado a cada lado, de San Marcos y San Mateo. Centran las otras calles, una imagen de San Pedro sedente de gran empaque, en nicho rectangular. Encima, cobijada en nicho de medio punto, la imagen de la Asunción, de aire clásico, rodeada de angelillos. Los relieves que van a los lados están en relación con ambas esculturas. En todos ellos domina un buen estudio compositivo y anatómico, de caracteres clásicos, como caracteriza al autor.

En la capilla lateral derecha, se halla un precioso tríptico flamenco, atribuido a Jan Joest de Calcar, que haciendo honor a su escuela, pinta con profusión de detalles, captando las calidades de paños y ropas.

En la capilla de San Antón (de los Sasiola), un tríptico escultórico con las puertas pintadas, obra de Van Connixloo. La parte central, esculpida, tiene tres calles articuladas por columnillas platerescas, si bien conserva todavía elementos góticos como los doseles y algunos resabios en el tratamiento escultórico, ya plenamente renacentista. Hay también una tabla votiva conmemorativa de la batalla de Gibraltar de 1475, encargada por Juan Martínez de Mendaro. Al hecho se alude en las naves pintadas en la parte inferior. Escena con una composición y contraste cromático. Sobre ella, el tema de la Virgen sedente en trono con el Niño, a cuyos lados se disponen las imágenes de San Pedro con el donante y Santa Catalina. Es interesante la descripción que hace de estos trípticos y de la tabla votiva Luis Martínez Kleiser, en su obra La villa de Villagrana de Zumaya, basándose en un artículo anterior obra de Fidel Pérez Mínguez:

"Los retablos de las capillas laterales, minuciosamente descritos por el culto escritor señor Pérez Mínguez en un artículo titulado "Los trípticos de Zumaya", que vio la luz en el Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, correspondiente al segundo trimestre del año 1922, merecen, como acertadamente afirma el autor citado, un largo viaje en busca del premio de su contemplación. El retablo de la capilla de San Antón (fundada por Sasiola y no por Aranza, como se dice en dicho artículo), tallado siguiendo las normas del estilo gótico florido y dotado de dos grandes hojas de madera, pintadas acertadamente en la misma época, para su custodia, ostenta en su centro la imagen de San Antonio, bajo primoroso dosel, y en los distintos cuadros de que consta, así como en las hojas citadas, escenas de la pasión de Nuestro Señor.

El tríptico de la capilla erigida en honor de San Bernabé, flamenco y aún de mayor valía, ofrece la particularidad de habernos legado el retrato del fundador, Elorriaga, en una de sus puertas. Es de autor desconocido, pero de tan meritoria y acabada labor, que goza de justo renombre entre los críticos de arte. Son, en suma, ambos trípticos dos joyas, de cuya posesión se puede enorgullecer Zumaya en justicia. Y, por último, no es dable omitir, en esta relación sucinta del tesoro parroquial, la tabla votiva que ordenó pintar el marino de Zumaya, Juan Martínez de Mendaro, el año 1475. En los comienzos del reinado de Don Fernando y Doña Isabel, cuando el monarca lusitano aspiraba al trono de León y de Castilla, el 4 de abril del año predicho, mandaba una escuadrilla de cinco carabelas, cuatro galeras y tres naos, desde la mayor de éstas, que por cierto se llamaba La Zumaya, el ilustre marino, donante de la tabla votiva; navegando por el Estrecho de Gibraltar tuvo un encuentro con la flota portuguesa y la derrotó completamente; pero el alborozo de su éxito se vió empañado por el duelo de perder a su hijo en el combate. La tabla representa dicho combate y ha figurado ya en algunas exposiciones."

El ornato se completa con esculturas de distintas épocas, resaltando un grupo escultórico de la escuela flamenca, que representa el Descendimiento, asistido por los santos varones y San Juan en serena actitud, en contraste con las más afectadas de María y la Magdalena. Es de destacar la virgen gótica de estilo flamenco, fechable a finales del sigloXV, que se conserva en la hornacina gótica situada en el lado del Evangelio, junto a la capilla de los Sasiola (San Antón). Reseñamos a continuación unos fragmentos relativos al reloj, al órgano parroquial, y a las campanas, extraído de la obra del antecitado Martínez Kleiser:

"En la historia zumayana es muy de notar la antigüedad de su reloj y de su órgano. Las primeras cuentas de la parroquia, que han llegado hasta nosotros, datan del año 1585, y, en ellas, se menciona ya el reloj; poco después, otro gasto nos da a conocer la existencia del órgano. En esa fecha ambos debían de ser ya viejos, pero no es posible determinar exactamente el año en que fueron adquiridos. Lógicamente pensando, al fabricarse el coro, en 1530, se instalaría el órgano; acaso, por el mismo tiempo, se pensase en el reloj; pero tanto da años antes o después, tratándose de una antigüedad más que suficiente para darnos idea del espíritu innovador que animaba a los primitivos zumayanos; aún hoy, después de las centurias transcurridas, el reloj y el órgano son prerrogativas de pueblos importantes y cultos.

Lo que sí podemos asegurar es que el órgano era viejo en 1616, puesto que fue necesario "aderezar sus fuelles" y traer, siete años mas tarde, de Francia, algunos caños que había perdido. El año 1679 se le hizo una importantísima reparación, sin la cual no hubiera podido seguir prestando servicio en las funciones de la iglesia.

Sin embargo, en España existían órganos desde el siglo XIII en los grandes templos, y, por tanto, aun siendo de admirar que Zumaya lo tuviese, lo es más todavía el hecho de tener reloj. En efecto; parece que los primeros relojes encargados de medir el tiempo en España fueron los de las Catedrales de Barcelona y Sevilla, con pocos años de diferencia, en la última década del siglo XIV; paulatinamente fue extendiéndose tan precioso mecanismo por el resto de las catedrales españolas durante el siglo XV, y cuando aun era suprema comodidad, envidiable adelanto, casi privativo de iglesias poderosas, la modesta parroquia de la naciente villa zumayana se destacó del grupo de sus congéneres y colocó un reloj en lo alto de la torre.

A partir del año 1600, la vieja máquina andaba ya mal y a trompicones; casi todos los arios necesitaba composturas, y ora el relojero de Tolosa le ponía piezas muy principales, ora el de Cestona le aderezaba; ya venían los relojeros de Marquina porque se había desconcertado; ya era necesario sacarle de la Villa para que le echasen un remiendo; ya precisaba una maroma nueva para las pesas de piedra, que eran como el alma de sus engranajes. Así, tropezando, deteniéndose y volviendo a marchar llegó al año 1777, en que el relojero de Azpeitia transformó su modalidad esencial "echándole péndola real y cuerda doble", reforma que había empezado a aplicarse a los relojes en 1647. Es muy de notar el número de relojeros que ya por aquella época existían repartidos, como queda visto, en muchos pueblos de la provincia; porque por este dato elocuentísimo podemos deducir el número de relojes que indudablemente funcionaban en Guipúzcoa desde fines del siglo XVI.

El de Zumaya no fue tan estimado por las generaciones que le usufructuaban como merecía la iniciativa generosa de sus instaladores. Así lo prueba el siguiente hecho: En 1617, acaso por desavenencias entre el cabildo municipal y el eclesiástico, atendiendo seguramente a las quejas públicas, hubo de reunirse el Regimiento de la Villa para ver de remediar el abandono en que yacía el reloj, al que, por falta de persona determinada en quien recayese el cargo de su cuenta y gobierno, nadie daba cuerda desde hacía ¡seis años!; y esto sucedía a pesar de los perjuicios ocasionados que confesaba el acta municipal de la reunión con estas palabras: lo cual, "es causa que el pueblo ni los caminantes sepan las horas en que han de hacer sus labores y viajes, ni acudir a los demás hacimientos que se les ofrecía". El conflicto terminó nombrando a un beneficiado para que se encargase del reloj en lo sucesivo y señalándole un sueldo, que todavía en 1693 era de veintinueve reales y medio al año.

Aquel reloj, mudo testigo de la historia zumayana, que contó impasible las horas de generaciones pretéritas, fue sustituído, en 1845, por el reloj actual; este costó cuatro mil quinientos reales, más los seiscientos cincuenta y ocho invertidos en su colocación.

¡Lástima grande que aquella verdadera joya histórica, casi contemporánea de la Villa, que había nacido humilde en un pueblo apartado, mientras sus hermanos nacían pomposamente en catedrales e iglesias famosas, y había mirado cara a cara a varias centurias, haya desaparecido! Debidamente custodiado en un museo municipal, hubiera sido, en nuestros días, una reliquia de otra época, un legado de las generaciones pasadas. ¡Quién diera a los zumayanos poder contemplar hoy aquellas pesas de piedra que tiraron del carro del tiempo desde lo alto de la torre parroquial durante más de trescientos arios de la vida de su pueblo, hora por hora...!"

Las campanas. Muy poco se puede decir de ellas; fundidas y vueltas a fundir muchas veces, solo cabe consignar que, el mismo metal que hoy nos habla desde la altura del campa nario, es el que vibró a través de los siglos, al unísono, con los corazones de los primeros habitantes de la Villa, anunciando sus fiestas y llorando sus desgracias. En 1610 aparece citada por primera vez la campana mayor, que fue fundida por Juan de Villanueva. En 1614 se cayó de su asiento la campana menor, y dos años más tarde, el esquilón corrió la misma suerte. De estas tres campanas estaba entonces dotada la torre parroquial. Desde aquella época han sufrido varias fundiciones, que se llevaron a efecto utilizando moldes vaciados en tierra, no lejos del templo. En ellos adquirían renovada juventud y naciente aliento las eternas pregoneras de los acontecimientos zumayanos. En 1844 se trasladó la campana que había en San Telmo a la iglesia parroquial, y recientemente recibió ésta el donativo de otra campana, debida a la generosidad de la señora Marquesa de Foronda".

El templo fue declarado Monumento Nacional de Euskadi.

Santuario de Nuestra Señora de Arritokieta. La imagen gótica de la titular, preside la ermita desde el pequeño retablo de comienzos del siglo XVII. La actual, que parece haber sustituido a una anterior, es una talla de madera de 0,95 m. realizada a comienzos del siglo XVI. María está de pie algo contorsionada, adelantando levemente la pierna izquierda, lado al que también se torna la cabeza en actitud de preocupación por su hijo, plena de dulzura. La elegancia del ropaje de suaves plegados y el amplio velo que descendiendo de la corona, cubre los hombros, anudándose a un lado delante del pecho, contribuyen a relacionar y dulcificar la composición. El Niño se asienta sobre el brazo izquierdo de la Madre. Está desnudo y en movida actitud, adelantando un brazo, en cuya mano, llevaría seguramente un atributo. Su expresión es expectante, recalcada por el tratamiento de los ojos, sesgados. En esta ermita se conserva asimismo un tríptico hispano-flamenco, del siglo XVI, que contiene en el cuerpo una piedad, y en las puertas las pinturas de San Juan Bautista y de un segundo santo.

Convento de San José. Construído a principios del siglo XVII. Edificado sobre el solar que ocupaba la casa-torre, conocida como Torreateko, de defensa del portal de la villa. De planta rectangular, de tres naves, presenta una portada barroca modificada a principios del siglo XX, al añadirle dos grandes columnas que conforman un pórtico.

Ermita de San Telmo. Es una edificación del siglo XVI, con doble coro de madera y un retablo rococó del siglo XVIII.

Ermita de Santa Clara. De origen medieval, convertida en casa de labranza tras ser desafectada en el siglo XIX.

Imagen de San Telmo. En la calle del mismo nombre; restaurada en 2004.

En lo tocante al arte civil, caben reseñar:

Torre Jauregi, palacio urbano que conserva elementos de la primitiva torre medieval como el acceso apuntado y una ventana trilobulada.

La casa Ubillos es un conjunto señorial compuesto por la torre solar del linaje epónimo, del siglo XV y el palacio renacentista que se añadió en la centuria siguiente. La torre fortificada primitiva conserva, en su parte baja, gruesos muros y saeteras.

Goikotorrea es una torre, muy modificada, del antiguo cerco defensivo medieval de la villa. Destacan también Torreberria, del siglo y el palacio de Olazabal, casa blasonada del siglo XVI, reformada en época barroca.

La Casa Consistorial fue construida en 1733, siguiendo la tipología clásica de los consistorios guipuzcoanos dieciochescos.

Un interesante ejemplo de arqueología industrial es La Yutera, antigua fábrica de Arbillaga, conjunto fabril de finales del siglo XIX en el que destaca el edificio de viviendas y oficinas, de estilo neo-oriental.

El Museo Beobide está instalado en Kresala, que fuera la casa-taller del escultor Julio Beobide.

El Museo Zuloaga, tiene aneja la ermita de Santiago; documentada desde el siglo XV, fue pertenencia de un hospital jacobeo, reconstruida tras el incendio que sufrió en el siglo XVIII.

En Oikia, hay que señalar la iglesia de San Bartolomé, gracias al notable retablo mayor, atribuido a Andrés de Araoz, y fechable a la estancia del escultor en la zona entre 1554 y 1563, fecha ésta en que el artista fallece. Está formado por un banco y dos cuerpos de tres calles, y queda rematado por un ático central, de una sola calle. Todo él, en su parte original, está formado por relieves, San Lucas y San Marcos en el banco, el martirio del santo y su presentación ante los jueces, desollado, en el primero; San Bartolomé condenando la idolatría y como es acusado ante los jueces, en el segundo; finalmente, el Padre Eterno, con mirada severa, en el ático. La calle central aparece cambiada, ocupando la zona correspondiente al banco y al primer cuerpo, una escultura de época posterior y muy repintada, que representa al titular, San Bartolomé, apareciendo la calle central del segundo cuerpo sustituida por una tosca pintura sobre la cual se ubica una escultura de un crucificado de muy inferior calidad, absolutamente ajeno a la labra original del retablo.

Canciones populares vascas: Trebola baratzekoa; Iru errege Marruakoak; Bedeinkatua; Ondarribia, erri txikia; Enien kanien; Ale, arraunean; Urlia dago negarrez; Konfesioan t. II; Igaz ere San Juan t. II; Txakolin, txakolin; Sei mita demoniok; Ondarribia; Jai-egunez; Bibi-bibi: Altzola goiti dago. (Ref. Resurrección María de Azkue. Cancionero Popular Vasco, nº 983, 959, 924, 879, 701, 691, 685, 649, 513, 246, 243, 236, 220, 208, 199).

Municipio, guipuzcoano, perteneciente al partido judicial de Azpeitia.

Ingresos y gastos de/Ayuntamiento (2003) en euros
Fuente: EUSTAT. Estadísticas Presupuestarias del Sector Público.
TotalOperaciones CorrientesOperaciones de CapitalOperaciones Financieras
Ingresos9.371.8347.686.064585.0581.100.712
Gastos9.371.8344.974.5683.534.724862.542

(1860): Villa, con Aizarnazabal, que se separaría en 1861, 30 fuegos. Sus apoderados en las Juntas generales y particulares de la provincia ocupaban el décimo noveno lugar a mano derecha del Corregidor. Zumaia tenía para su gobierno interior ordenanzas municipales formadas en 1584 por mandado del corregidor de la provincia; y confirmadas por el sucesor en su empleo, como delegado del consejo de Castilla. Constan de 73 capítulos; a los que posteriormente se agregaron otros 10. Según ellas, el regimiento debía componerse de un alcalde, un regidor y un preboste; pero para todos los casos de alguna importancia debía reunirse ayuntamiento general de vecinos concejantes millaristas. Tanto el alcalde como el regidor, tenían su respectivo teniente, para los casos de ausencia; enfermedad y demás impedimentos legales. La elección del ayuntamiento se hacía el 27 de diciembre de cada año por medio de seis electores sacados en suerte de entre los vecinos concej antes presentes al acto. Los nombres de aquellos se metían después en un cántaro; de los cuales el primero que salía era alcalde, el segundo su teniente, el tercero regidor y el cuarto teniente de éste. Después, con arreglo al auto-acordado de 5 de mayo de 1766, se establecieron dos diputados de común y un síndico personero. En 1860 su ayuntamiento estaba organizado conforme a la Ley de 8 de enero de 1845, y se componía de un alcalde, un teniente de alcalde y 6 regidores.

Poseía (1970-1971) 26 unidades escolares: 20 nacionales y 6 de la Iglesia. Total de escolarizados: 451 niñas y 438 niños. En 1982 había una población preescolar de 165 niños y 143 niñas; 2 centros públicos de EGB y 3 privados que acogían 454 niños y 501 niñas; 1 centro de FP público y 1 privado a los que acudían 70 niños y 28 niñas. La población escolar de las ikastolas era la siguiente: 17 alumnos de preescolar y 1 centro de EGB. (Ref. "Anuario Estadístico Vasco", 1982). En el curso de 1981-1982 en régimen de "gau-eskola" se contaban 26 alumnos para clases de euskara. Con motivo de la orden del 21 de agosto de 1981 del Departamento de Educación del Gobierno Vasco, se transformó al euskara en el Colegio Público "Arrangoleta" una de las tres unidades de Párvulos creándose una más en euskara y en la Unitaria Mixta se crea una unidad de EGB en euskara y se suprime la existente en castellano. El n° de alumnos en el curso 1983-1984 era: en preescolar 381, de los cuales 88 en centros públicos; 147 en ikastolas y 146 en centros privados; 1.302 en EGB, de los cuales 280 en centros públicos; 315 en ikastolas y 707 en centros privados; 78 en FPI, todos ellos en centros públicos.

De un total de 1.628 alumnos, 1.170 pertenecen a la enseñanza pública y 458 a la privada. 285 alumnos de Educación Infantil, se reparten entre 184 de la red pública y 101 de la privada; De los 924 de Enseñanza General Básica, 567 se integran en la enseñanza pública y 357 en la privada; Los 39 de Educación Permanente de Adultos, pertenecen en su totalidad a la pública, al igual que los 335 de Reformas de Enseñanzas Medias y los 45 de Módulos Profesionales. Fuente: "Anuario Estadístico Vasco". 1994.

Enseñanzas de régimen general no universitarias. Alumnado según nivel y modelo de enseñanza bilingüe. Comienzos siglo XXI
(1) Incluye Educación infantil y Educación especial en dicho nivel.
(2) Incluye Educación primaria y Educación especial en dicho nivel.
(3) Incluye Educación secundaria obligatoria y Educación especial en dicho nivel.
(4) Incluye Bachillerato Unificado Polivalente (B.U.P) / Curso de Orientación a la Universidad (C.O.U), y bachiller LOGSE (Ley General de Ordenación General del Sistema Educativo).
(5) Incluye F.P. (Formación Profesional), F.P. LOGSE y Educación especial en FP.
(6) A: Estudian euskara como asignatura. X: No estudian euskera.
(7) Enseñanza bilingüe.
(8) Estudian todas las asignaturas en euskera.
CursoEducación infantil (1)
A-X (6)B (7)D (8)
2000/2001--310
2003/2004--379
Educación primaria (2)
A-XBD
2000/2001--521
2003/2004--525
Educación Secundaria Obligatoria (3)
A-XBD
2000/2001--393
2003/2004--397
Bachillerato (4)
A-XBD
2000/2001--105
2003/2004--82
Formación profesional (5)
A-XBD
2000/200183-66
2003/200489154
Enseñanzas de régimen general no universitarias. Alumnado según nivel y titularidad. (2000/2001)
(1) Incluye Educación infantil y Educación especial en dicho nivel.
(2) Incluye Educación primaria y Educación especial en dicho nivel.
(3) Incluye Educación secundaria obligatoria y Educación especial en dicho nivel.
(4) Incluye B.U.P./C.O.U., y bachiller LOGSE.
(5) Incluye F.P., F.P. LOGSE y Educación especial en F.P.
Fuente: EUSTAT. Estadística de la Enseñanza.
Educación Infantil (1)
Todos310
Públicos221
Privados89
Educación Primaria (2)
Todos521
Públicos310
Privados211
Educación Secundaria Obligatoria (3)
Todos393
Públicos245
Privados148
Bachillerato (4)
Todos105
Públicos105
Privados-
Formación Profesional (5)
Todos66
Públicos66
Privados-

Del total de 741 estudiantes, 1 lo hace en su propio domicilio; 149 lo hacen en su municipio de residencia; 1, en varios municipios; 555 en la Comunidad Autónoma de Euskadi; 27, en otras provincias; y, finalmente, ocho alumnos cursan sus estudios en el extranjero. Fuente: EUSTAT. Censos de Población y Viviendas. La ikastola Zumea acoge a alumnos de EGB; cuenta con servicio de transporte (1990). Euskaltegi "Txomin Agirre" (AEK).

El nivel de instrucción de los mayores de 10 años era según el censo de 1981 ("Educación y Euskera"):

Analfabetos140F. Profesional392
Sin estudios661Segundo Ciclo186
Primer Grado3.285Escuelas Univ.87
Primer Ciclo745Facultades/ETS69

En 1991 y con un total de 7.195 era ("Anuario Estadístico Vasco", 1995):

Analfabetos45Secundarios1.037
Sin estudios1.527Medio-Superiores269
Pre. y Primarios2.946Superiores361
Profesionales1.010

Población de 10 y mas años, clasificada según el nivel de instrucción. Finales del siglo XX y comienzos del XXI.

El total de personas que entran en el estudio asciende a 7.452 en el año 1996 y a 7.716 en 2001. En el primero de los arios citados, hay 53 analfabetos, que pasan a 32 en 2001; las personas clasificadas como Sin Estudios pasan de 467 a 293; las que tienen estudios de Preescolar y Primarios, de 3.763 a 3.275; las que tienen estudios Profesionales, de 1.127 a 1.228; las que tienen estudios Secundarios, de 1.188 a 1.589; con estudios Medio-superiores hay 366 personas en 1966, y 522 en 2001; las que tienen estudios Superiores, pasan de 488 a 777. Fuente: EUSTAT. Censos de Población y Viviendas.

En diciembre de 1988 se celebró en Zumaia un homenaje a Julene de Azpeitia, dentro del cual se celebró un ciclo de conferencias y se editó un libro bio-bibliográfico. Los actos fueron organizados por la S.E.V.-E.I. En 1994 contaba con: Salas de cine: 1 (Cine Aita Mari); bibliotecas y archivos: 2; museos y salas de exposiciones: 1. Casa de Cultura en el Palacio de Foronda con servicios tales como: Biblioteca, Sala de conferencias con una capacidad para 64 personas, Sala de exposiciones, Aula de música y Taller de artes plásticas. Alarde de txistularis; en 2003 celebró su V edición. Concurso Fotográfico de Zumaia; en 2004 celebró su XVI edición. Festival Internacional de Música; en 2005 tuvo lugar la XXI edición. Centro de interpretación de la naturaleza Algorri. Inaugurado en junio de 2005 con la finalidad de ofrecer un equipamiento didáctico para dar a conocer el valor naturalístico de la franja costera entre Deba y Getaria y contribuir a su conservación. La franja costera, que exhibe la evolución geológica entre el Cretácico Superior y el Eoceno, es punto de referencia para geólogos de todo el mundo que acuden cada año a recoger muestras y a investigar los afloramientos y la rasa mareal. Zumaia figura en la hoja de ruta de los geólogos desde mediados del siglo XX, cuando científicos alemanes lo comenzaron a analizar. También acuden físicos para estudiar el paleomagnetismo. Instalado en el antiguo matadero municipal, la remodelación del edificio y la dotación del equipamiento supuso una inversión de 910.000 euros sufragada por el municipio, que contó con una subvención del 15% de la Viceconsejería de Pesca del Gobierno Vasco. El centro dispone de un moderno equipamiento didáctico. Además del espacio expositivo, cuenta con un auditorio para exhibir proyecciones y documentos multimedia y acoger la celebración de conferencias. Cuenta asimismo con archivo y centro de documentación y con un servicio de guías para acompañar a quienes quieran hacer un recorrido sobre el terreno. Algorri ha diseñado diferentes programas educativos adaptados a los niveles de conocimiento de los visitantes.

Sociedad "Itxas Gain". Beheko Plaza Elkartea. Inda Mendi Elkartea. Asociación Zumaia Bizirik.

El índice de confort en el año 2001 era del 71,4%: Disponían de agua corriente el 99,6 %, calefacción individual el 56,1% y central el 3,0%, teléfono el 99,9%, y gas por tubería el 76,4 % de la población. Fuente: EUSTAT. Estadísticas de Población y viviendas. En 1993 contaba con: un Servicio Técnico General, una Guardería, el Centro de Día Branka y una Residencia (San Juan Egoitza). Tanatorio "Nuestra Señora de Begoña", inaugurado en 2003. Residencia San Juan de Zumaia. Las instalaciones fueron mejoradas en 2004 y cuenta con 52 plazas y ha sufrido importantes cambios en sus instalaciones, entre los que destacan la mejora de los medios de prevención de incendios, la ampliación de los servicios de higiene, la mejora de las instalaciones eléctricas, la implantación de timbres en todas la habitaciones, la renovación del comedor o la sustitución de los acumuladores de agua caliente para la prevención de enfermedades como la legionela. En 2004 prestan servicio siete oficinas bancarias: 3 de banca privada, 2 de Cajas de Ahorros y 2 de Cooperativas y Cajas Rurales.

Número de centros (2002)
(I) Centros Especiales de Empleo-Centros Ocupacionales.
Fuente: EUSTAT. Estadística de Servicios Sociales; Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco. Estadística extrahospitalaria.
Total5
Asociaciones1
Servicios Técnicos generales1
Centros de orientación-
Centros de día2
Residencias1
C.E.E.-C.O. (1)-
Otros-

Polideportivo Lubaki. Escuela de Vela. Zesta Punta Eskola. Sociedad deportiva "Pulpo"; fundada en 1951, tiene secciones de fútbol, balonmano, pelota, ciclismo y remo. Zumaia Triatlón Taldea. Club de piragüismo "Itxas Gain". Sociedad de caza y pesca "Anade". Zumaiako H. B. (v.). Zumaiako Futbol Taldea. Cross popular Zakila Bira; en 2004 celebró su VIII edición. Triatlón de Zumaia; en 2005 tuvo lugar la II edición. Campeonato de Surf y Paipo de Zumaia; en 2004 se celebró la V edición

Sobre el historial de la trainera de Zumaia en las regatas de La Concha y en los campeonatos de Euskadi y de España, véase REGATA. En las temporadas que van de 1984 a 1996 ha obtenido asimismo las clasificaciones siguientes. Temporada 1984: Ganadora del "Trofeo de la Cruz Roja", del "Portus Amanus", de la "V Bandera de Santurtzi", "I Bandera de Hondarribia", "VI Bandera de Getxo", "Pasaia I Traineru Sari Handia", "XII Bandera de Castro", "IX Ikurriña de Zarautz", "III Bandera de Portugalete", "Campeonato de Euskadi", "Bandera de Donostia", "Bandera de Santoña", "Gran Premio del Nervión", "Bandera de la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao" y de la "Bandera Petronor". Temporada 1985: Ganadora de la "Bandera Petronor", "Bandera de Sestao", "Bandera de Getxo", "Bandera de Castro", "Bandera de Portugalete", premio "Villa de Bilbao", segunda en la "XXXI Bandera de Donostia", ganadora del "Trofeo Federación Vasca" y de la "Bandera de Santoria", tercera en el "Gran Premio Nervión", en la "Bandera El Corte Inglés" y en el "Memorial Matxain-Donostia". Temporada 1986: Primera en la "Bandera de Sestao", tercera en la "Bandera de Astillero", ganadora de la "Bandera de Santoña", segunda en la olkurriña de Pasaia", tercera en la "Bandera de Castro", ganadora de la "Ikurriria de Zumaia", tercera en la "Bandera de Hondarribia", ganadora de la "Bandera Inter-clubs", segunda en la "Bandera de Ondarroa" y en la "Bandera de Getaria", ganadora de la "Bandera de Bilbao", segunda en la "Bandera de Santurtzi", en la "Bandera de Lekeitio", en la "Bandera de La Concha", en la "Bandera de Santoña". Ganadora del "Gran Premio Nervión". Tercera en el "Gran Premio El Corte Inglés". Temporada 1987: Ganadora de la "IV Bandera de Astillero", en la "II Bandera Seat de Santoria", de la "XV Bandera Castro Urdiales", del "Campeonato Gipuzkoa", del "II Trofeo Teresa Herrera", del "Trofeo Príncipe Asturias". Segunda en la "Bandera de Zumaia". Tercera en el "Campeonato de Euskadi". Ganadora de la "Ikurrifía de Ondarroa", de la "Bandera de Santoria", de la "Bandera de La Concha". Tercera en la "Travesía Getaria-Donostia", segunda en la "Bandera El Corte Inglés", en la "Bandera del Nervión". Temporada 1988: Ganadora de la "Bandera El Corte Inglés", de la "Ikurriña de Elantxobe", tercera en la V Bandera Petronor", en la "IV Bandera de Sestao". Segunda en la "Bandera de Zumaia", en la "Bandera de Portugalete". Tercera en la "Ikurrifía de Zarautz". Temporada 1989: Segunda en la "Bandera Petronor". Ganadora de la "Bandera de Sestao" y de la "Bandera de Getxo". Segunda en la "Ikuniña de Pasaia", y de la "Ikurriria de Zumaia". Tercera en la "II Bandera Codornill". Ganadora de la "Bandera de Castro". Tercera en el "Campeonato Provincial Gipuzkoa", y en la "Ikurrifia de Zarautz". Segunda en la "Bandera de Bilbao", en la "Bandera de Lekeitio". Ganadora de la "Bandera de Santona", de la "Bandera Diputación de Santander". Temporada 1990: Segunda en el "Premio Villa de Bilbao". Ganadora de la "Bandera de Erandio". Temporada 1991: Segunda en la "Bandera de Lekeitio". Temporada 1992: Segunda en la "Ikurriña de Elantxobe", en la "Bandera Petro- nor". Ganadora de la "Bandera de Portugalete" y de la "Bandera de Castro". Segunda en la "Bandera de Santona". Temporada 1993: No consigue clasificarse en ninguna de las competiciones dentro de los tres primeros puestos. Temporada 1994: Tercera en la "Ikurrifía de Elantxobe". Segunda en la "Bandera de Pasaia". Ganadora de la "Bandera de Colindres". Segunda en la "Bandera de Santoria". Temporada 1995: Tercera en la "Ikurrifia de Biarritz". Segunda en el "Gran Premio Mamut". Tercera en la "XVII Ikurriña de Lekeitio". Segunda en la "I Ikurriria de Legutio". En la temporada 1996 se clasifica tercera en el "Trofeo Federación Vasca". Participa en varias competiciones más pero no se clasifica dentro de los tres primeros puestos. En 2003 gana la regata de Ondárroa y la XXV edición de la ikurriña de Lekeitio.

Celebra fiestas patronales de San Telmo el 15 de abril; San Pedro el 29 de junio; Santa María de Arritokieta el 8 de septiembre. En Oikia se celebra el 24 de agosto, San Bartolomé; en Artadi, el 29 de septiembre, San Miguel. Mercado diario.

Lleva por armas las llaves de San Pedro con la tiara, sobre ondas de aguas, acompañadas de un peñasco a diestra y un velero a siniestra. Goza del título de "Noble y Leal Villa".

La primitiva población estaba repartida por los alrededores de la iglesia de Santa María, sobre la que se edificaría, según algunos autores, San Pedro, y para otros el núcleo poblacional se ubicaría en torno a Arritokieta. Sancho IV de Castilla agrupó la población en torno a Santa María para mejor defensa de los habitantes, donándole a Roncesvalles por medio del siguiente instrumento, dado en Burgos a 1 de marzo de 1292:

"D. Sancho, rey de Castilla; etc. Por facer bien é merced al prior y al convento de Santa María de Roncesvalles, é por almosna de nuestra alma é en remision de nuestros pecados, dámosles el monasterio de Santa María de Zumaya, que es en Guipuzcoa, con términos, con montes, con fuentes, con ríos, con pastos, con vasallos, é con todos los derechos é pertenencias que an é deben aber. Otorgámosles que lo ayan libre é quito por juro de heredat para siempre jamas ellos é sus sucesores; para dar, é vender, é empellar é camiar, é enagenar, é para facer de él ó en él todo lo que quisieren, como freires deben facer de las cosas de su &den. En tal manera, que non puedan vender, nin dar, nin enagenar á iglesia, nin á otra &den, nin á orne de religion sin nuestro mandado. E que tengan y un capellan que cante y siempre, é ruegue á Dios por nos é por la reina Doña María mi muger é por el rey D. Alfonso nuestro padre é por los otros antecesores, que edificaron este logar. E defendemos firmemente que ninguno non sea osado de ir contra este nuestro privilejio para quebrantarlo, nin para menguarlo en ninguna cosa: é cualquier que lo ficiese abría nuestra ira é pechamos ya en coto mil maravedís de la moneda nueva, y á los fraires sobredichos 15 á quien su voz tuviere todo el daño doblado. E por que esto les finque estable, mandamos seellar este privilejio con nuestro sello de plomo."

Fue fundada como villa por Alfonso XI de Castilla, en Valladolid, a 4 de julio de 1347, concediendo privilegio a los hijosdalgos y labradores de Seaz (en territorio de Aizarnazábal) para poblar una villa con el nombre de Villagrana de Zumaya, con el fuero de San Sebastián y facultad de nombrar alcalde, preboste, jurados, escribanos y oficiales, otorgándoles las jurisdicciones civil y criminal de primera instancia y autorizando el cercado de la nueva villa. Les otorga asimismo los términos y montes desde Oikina y Narruondo hasta el mar. Esto sería confirmado por los monarcas castellanos Pedro I (1373), Enrique II (1373), Juan I (1379), Enrique III (1391), Juan II (1407), los Reyes Católicos, Juana I y Felipe II:

"Por que á los reyes es dado de facer grandes mercedes en aquellos logares do entendieren que con razón lo deben facer, e fechas en esta manera entienden que seran por ello mas loados, mayormente cuando dan pueblos do moren algunos moradores e fagan villas o logares, porque los sus regnos sean por ello mas acrecentados e mejor poblados e finquen dellos siempre en remembranza al mundo.

"Sepan cuantos esta carta vieren como nos D. Alfonso por la gracia de Dios rey de Castilla ecta. Por cuanto nos fué dicbo que los ornes fijosdalgo y labradores de Seaz, que es en tierra de Guipuzcoa, nuestros vasallos, estaban derramados, ellos y otros muchos, por montes e por yermos, e recebían muchos males y danos de algunos ornes, e por esta razon enviaron nos pedir merced que les mandasemos facer e poblar una villa en que morasen para nuestro servicio en el lugar que llaman Zumaya.

"E por cuanto nos sopimos que el dicho logar do quieren poblar la dicha villa que es muy complidero para nuestro servicio, e poblándose, que los dichos fijodalgos y labradores que seran en el dicho logar amparados e defendidos, tovimos por bien que fagan villa en el dicho logar de Zumaya e la cerquen de muros e torres lo mejor que ellos entendieren que cumple para nuestro servicio, e que haya nombre el dicho logar de "Villagrana de Zumaya" e que hayan los que ella poblaren el fuero de San Sebastian, así como los de San Sebastian han el fuero de Jaca, e segun que lo han e son poblados al dicho fuero las villas de San Sebastian, Guetaria e Motrico, e que hayan e pongan alcalde, preboste, jurados e escribanos publicos e fieles e oficiales segun que los han e ponen en San Sebastian. Guetaria e Motrico, e de los juicios e sentencias de los alcaldes del dicho lugar de Villagrana de Zumaya que hayan las alzadas para San Sebastian e de San Sebastian para nuestra corte. E tenemos por bien que los pobladores e vecinos que poblaren el dicho logar de Zumaya que hayan so el dicho fuero e jurisdición sus tierras e sus heredamientos e casas que han o ovieren antes que poblasen la dicha o después, que son en comarca e termino de Seaz, eque sean juzgados por los alcaldes de la dicha Villa de Zumaya e non por otro juez alguno, e hayan los fueros, mercedes, franquezas, libertades, buenos usos e costumbres e nombre de concejo, segun que han los de San Sebastian por cartas e privilegios de los reyes ande nos venimos, e de nos e que hayan los montes, terminas, dehesas e por dehesa; pastos, aguas e puertos por el bocal e canal de Zumaya, asi como son dende mar mayor fasta la dicha Villa, e dende, fasta Oiquina e Narruondo, que son derechos e pertenencias del dicho logar de Zumaya, e que los pobladores e vecinos del dicho logar de Zumaya, donde primero dia de Enero proximo que viene que será en el año de la era de 1386, fasta dos años complidos que non paguen yantar e después de los dichos dos años pasados que nos den nuestro yantar cuando nos le dieren e pagaren las otras villas del fuero de Jaca que son en tierra de Guipuzcoa. E por esta nuestra carta defendemos firmemente que ninguno ni ningunos no sean osados de embargar ni de contrallar que se non faga e pueble la dicha villa, nin de les embargar nin contrallar los dichos montes, terminas, heredades, puertos e pertenencias del dicho logar, que les nos damos e otorgamos, como dicho es, so pena de la nuestra merced e de mil maravedis de la moneda nueva á cada uno. E de todo esto les mandamos dar esta nuestra carta sellada con nuestro sello de plomo. Dada en Valladolid a 4 días de Julio, era de 1385 años. Yo Sancho Mudarra la fiz escribir por mandado del rey. Visto-Juan Estébanes-Juan de Corral-Fernando Falcón-Gonzalo Sanchez-Fernan SanchezAlfón fernandez."

Zumaya tuvo con la villa de Deva, según consigna Gorosábel, algunas cuestiones sobre los términos que hay entre las dos aguas de Mendaro y Cestona y los límites de Azpeitia; respecto de lo cual se siguió un litigio en el tribunal eclesiástico de Pamplona y en apelación en la corte de Roma.

Comprometiéronse en 1390 en D. Garcia Perez, Juan Perez y Ochoa Martinez; quienes pronunciaron su sentencia definitiva el año inmediato por ante Juan Garcia de Vitoria, escribano público de Guetaria. Quedaron determinados por ella los límites de ambas villas, así que la manera de aprovecharse de los montes comprendidos dentro de los mismos; según y en la forma que por menor se expresa en la misma sentencia, cuyo traslado obra en el archivo de la villa de Zumaia".

Tuvo con Guetaria también algunas diferencias sobre la jurisdicción de la ría, su uso y navegación. De algunos antecedentes que existen en el archivo de la provincia resulta que estas cuestiones fueron resueltas por el doctor Gonzalo Moro, corregidor de la misma, por sentencia pronunciada en la villa de Segura a 4 de noviembre de 1398. No se indica en qué sentido fue esta determinación judicial; pero hay fundamentos bastantes para creer que aunque se hubiese reconocido a los de Guetaria el uso de dicha ría, se declararía en favor de Zumaia la jurisdiccion de la misma. Parece que se reprodujeron estas cuestiones algunos años después; y así es que, para cortarlas, otorgaron ambas una escritura de concordia en 2 de mayo de 1416, conviniendo en que fuese común la pesca de todo género de pescado en dicha ría, así que la navegación en la misma. Consta igualmente que el representante de Getaria se quejó en las juntas generales de Zumaia de 1658 sobre que, siendo libre la navegación en la ría de esta última villa, la justicia de la misma se entremetía en tomar conocimiento de las operaciones de sus marineros que llegaban a dicha ría. Expuso también que teniendo los vecinos de Getaria la facultad de hacer invernadas en la misma ría, y aderezar sus barcos, Zumaia contraviniendo a ésta hacía contribuir a los vecinos y chalupas de aquella por el fierro que sacaban a la lonja de Bedua. El expresado congreso, conformándose con el parecer de la comisión que nombró, declaró que siendo la ría en cuestion de jurisdicción privativa de la villa de Zumaia, según el privilegio de su fundación, era bien que su justicia tuviese noticias de los que navegaban por ella a las partes de Oikia y Narruondo con bastimentos y mercaderías, y en dar los pasaportes. Esto no obstante, mandó que no se exigiese derecho alguno por razón de uso y navegación de la ría a los naturales de la provincia, aunque sí a los forasteros.

Luis Martinez Kleiser, en su libro La Villa de Villagrana de Zumaya, dice lo siguiente:

"Nada más difícil que reconstruir hoy las particularidades y la disposición del plano de Zumaya en el siglo XVI, dada la escasez de datos que han llegado hasta nosotros. Sólo después de una labor abrumadora para indagar los secretos de cientos de escrituras y sorprender en ellas las descripciones y los linderos de las fincas, se consigue trazar una parte del diseño. Lo que pudiéramos llamar el casco de la villa, encerrado en su cerco de murallas, comprendía seis calles, cuyos nombres no emanaban de ningún acuerdo concejil, sino de la fantasía popular, inquieta e inconstante, que se inspiraba en su situación, en sus dimensiones, en las personas que en ellas vivían o en otro accidente cualquiera de todos conocido. De ahí que alguna hasta careciese de nombre y fuese designada simplemente "la otra calle"; esto es, la que no tiene denominación. Para atenernos, desde luego, a una nomenclatura determinada, emplearemos aquí la que aparece en un censoparroquial del siglo XVI.

Según éste, las seis calles se llamaban entonces Menor, Mayor, La otra calle, Joan Bilo, Eleizcale y Caleverría. Tiempo andando, en el año 1746, aparecen mencionadas, además, otras dos: la del Secretario y la de Vuelta a la calle de la Iglesia.

Fuera de murallas existían los tres barrios, que hoy existen también: Odieta, Eizaguirre y Zubiaurre.

La calle Menor, llamada también calle Chiquia, de la Carnicería, o de Torrebarrungoa, por levantarse en ella el edificio de este nombre, constaba de once casas.

La calle Mayor, única que no ha variado nunca de denominación, estaba formada por doce edificios y era más corta por su lado derecho, donde, en su acceso a la plaza, se abría el juego de pelota.

La otra calle, que ha figurado también como prolongación de la de Joan Bilo, ostentando este nombre y otras veces los de Vuelta a la calle Mayor y Arezocalea, sólo comprendía siete casas.

La de Joan Bilo que, arrancando desde el atrio de la iglesia, terminaba unas veces en la Plaza de San Juan y se consideraba otras veces prolongada por la que hoy se llama del Zumbillo, ostentaba veintiuna viviendas y merece algunas consideraciones acerca de su denominación. Nadie había hallado el origen del extraño nombre de Zumbillo, que hoy corresponde a la calle llamada el siglo pasado de Arezocalea; y es el caso que su absurda etimología parece claramente explicada en ese nombre de Juan Bilo, consignado en el censo del siglo XVI, o, aún más patente, en el de Juan Billo y Moxo, con que se la designa en una escritura de la misma época. El nombre era, indudablemente, Juan Billo, porque merece más fe un documento público que un censo escrito para uso particular del párroco; y como la palabra Juan se escribía en abreviaturas fácilmente confundibles hoy, en vez de Juan Billo leyeron Zum Billo los que en tiempo relativamente próximo al actual la rebautizaron así. Quién fuera Juan Billo no es posible averiguarlo, puesto que vivió lo más tarde en los primeros años del siglo XVI; pero no debe preocupar a nadie su historia que, probablemente, sólo ofrecerá la particularidad de referirse a una persona saliente, cuyo nombre, por ser más conocido, fue adoptado por el vulgo para denominar a la calle en que vivía.

Eleizcale, Ercalea, Cherrochocalea y hoy calle de San Pedro, comprendiendo bajo este nombre, además, lo que fue antaño Vuelta a la calle de la Iglesia, circundaba a ésta por su parte meridional y tenía diez casas.

Caleverría o Calle Nueva, en la actualidad Calle de Mari, constaba de nueve edificios, entre ellos la Torre Sasiola, y terminaba, por su parte opuesta al templo parroquial, en un fortín, donde el siglo XVII se emplazaron cuatro cañones bajo un cobertizo. (Véase el capítulo "Las Murallas".) En ella son, por tanto, modernas la Casa Lonja actual, construída el año 1858, y las dos últimas del lado izquierdo, así como la escalera que hoy la pone en comunicación con el muelle. Esta punta era la parte más avanzada de la Villa; el mar lamía su base inundando todo el ensanche que hoy se llama de Gálvez Canero y entraba en el vallecito de Ardanza por un canal, en cuyo arranque se servía del empuje alternativo de las aguas un molino de marea, cuyo edificio aún existe, convertido en casa habitación enfrente del acceso a la escalera que sube al atrio de la parroquia. Esta escalera también existía entonces, porque es tan antigua como el mismo templo, aun cuando reedificada el año 1716.

Tenía, pues, Zumaia, antes del año 1600, setenta casas, que con las de los barrios sumaban 136, y que en el transcurso del tiempo han aumentado hasta las 208 que tiene en la actualidad, sin contar los caseríos.

El barrio de Odieta formaba la Arruacale o calle de Arrona (hoy de San José), llamada así porque era el camino real que conducía a este pueblo; arrancaba desde el Portal de la Villa, sito en la misma plaza, a la entrada de la calle, y constaba de 25 edificios. Entre ellos, es aún testimonio de pasadas grandezas la antigua y señorial casa de Ubillos, ya destrozada y maltrecha, construída, quizá, a principios del siglo XVI, cuyo pasado esplendor puede todavía adivinarse a través de algunas ventanas exteriores y de un balcón y otros vestigios, dignos de mejor suerte, en su parte interna. También en este barrio, inmediata al frontón de nuestros días (construído en 1856 y reformado más tarde), se levanta la Torreverría, casi seguramente en el mismo lugar que ocupó el antiguo Monasterio Torreateco, primitiva parroquia de Zumaia. La explanada que sirve a nuestros contemporáneos de paseo, con el nombre de Alameda de Menéndez Pelayo, y el frontón, era mar en aquella época y las lanchas llegaban hasta el mismo pie de Torreverría.

El arrabal de Eizaguirre que empieza en la Plaza de los Fueros y termina en la ermita de Arritoquieta, se llamó también calle de Goicotorrea, por estar en él situada la casa de este nombre, perteneciente a una de las más linajudas familias Zumaianas. A ella correspondió un tiempo el Patronato de la capilla de San Bernabé, fundada por Elorriaga, en la iglesia de San Pedro el año 1504, y citada en el testamento del vicario Juan de Aranza, hacia la última mitad del siglo XVII, como capilla de Goicotorrea. El año 1788 aún venía obligada esta casa a costear un aniversario anual en su capilla de San Bernabé. También estuvo situado en el barrio de Eizaguirre el hospital llamado de arriba, donde se hospedo San Francisco de Borja. (Véase el capítulo titulado "Los hospitales".) Constaba de 20 edificios.

El barrio de Zubiaurre que, arrancando desde debajo de la puerta mayor de la parroquia, culebreaba colina arriba, después de pasado el puente que entonces le servía de entrada- Zubiaurre quiere decir puente adelante-hasta la ermita de San Telmo, contaba entre sus 21 casas la llama-da Presacotorre, molino de marea, hoy convertido en casa habitación, como ya hemos dicho, que perteneció a la casa Jaureguia, de Zumaia.

Posteriormente a esta época, casi en nuestros días, se construyó la calle de la Rivera, (cuyo nombre no tiene más justificación que la de haber sido rivera de la ría), en la que aún existen edificios cuya entrada esta situada a la espalda, en la calle de Mari, con acceso por el último piso y escalera de bajada a los inferiores. Lo que hoy forma la calle fueron huertas de los vecinos de la villa, y lo que hoy constituye muelle, fue lecho fangoso de las aguas. Con las edificaciones de la calle de la Rivera concidieron las de las dos calles que, desde la antigua villa, bajan en busca de su comunicación y la formación de una nueva calle semiparticular, detrás de la del Secretario. Desde la Rivera se pasaba, en los pasados siglos, a la playa de Santiago por un barco pasaje, propiedad de la Villa (véase el capítulo "Propiedades del Concejo"); ésta era la vía obligada para San Sebastián. También existía paso para Seaz y Aizarnazábal por un puente sobre el Narruondo, situado en el mismo sitio que el actual ocupa, construido de madera y dotado de una puerta para impedir el acceso a la Villa.

La plaza pública, cerrada en su entrada a la calle de San José por el llamado Portal de la villa, rodeada de encinas, debajo de las cuales se celebraban las reuniones del Concejo (véase el capítulo titulado "Las reuniones de Regimiento y de Concejo) y adornada en su centro por un olmo cercado, que aún subsistía a principios del siglo XVIII, ofrecía un aspecto enteramente distinto del actual. Carecía del Convento de San José, del Ayuntamiento y de las edificaciones modernas que hoy constituyen su ornato; se ensanchaba a la izquierda de la calle Mayor, formando el juego de pelota; y contenía una casilla y un cobertizo construído para servicios municipales en 1589, que subsistió hasta 1766, en que se construyó otro nuevo.

El cementerio estaba situado al lado y dentro de la iglesia parroquial.

La plaza, llamada por nuestros contemporáneos de San Juan, carecía de nombre y quizá no fuese considerada más que como un ensanchamiento de la calle. En ella se llamaba esquina del Angel, ignoramos porqué, la que forma la calle Mayor con la plaza, en la casa que hace también esquina a la calle del Secretario: Esta casa fue comprada por el Ayuntamiento a cambio de las tierras de Santa Clara, para instalar en ella la alhóndiga, el año 1764.

De la calle del Secretario hablaremos en el capítulo "Varones ilustres de Zumaia", puesto que no existía en la villa del siglo XVI."

Damos a continuación el citado texto, en el que hablando de los cargos palatinos dice lo siguiente:

"... D. Juan de Olazábal, secretario de Felipe IV y contador general de la Santa Inquisición. De todos ellos, éste es el más ligado a la vida zumayana; él fundó la plaza de maestro, dotándola con 56.100 maravedís; él regaló la rica colgadura para la iglesia que se describe en el capítulo "El tesoro parroquial", y él zanjó, como procurador de la Villa, el interminable pleito que ésta sostuvo con Roncesvalles. Zumaya correspondió a su afecto y demostró su gratitud nombrándole, en 27 de diciembre de 1650, mediante voto "unánime y conforme, sin entrar en suertes, por su alcalde ordinario", a pesar de que residía en Madrid y le había de ser imposible desempeñar el cargo, "en compensación de los favores que ha recibido y espera recibir. Además, para perpetuar su memoria, dio popularmente su nombre a la calle en que él vivía, que tal como actualmente aparece denominada carece de significación; es la llamada calle del Secretario, y para los zumayanos debe ser en lo sucesivo calle de Don Juan de Olazábal, o, cuando menos, del Secretario Olazábal, como se cita en una escritura del siglo XVIII. ..."

Y concluye con el siguiente párrafo:

"Fuera de la Villa, según el ya mencionado informe del Ayuntamiento a la Academia de la Historia, existían paseos hermosísimos en sus vegas y arboledas, plantadas a cordel en las orillas del río Urola.".

En la citada obra de Martínez Kleiser, hallamos lo siguiente:

"Los fundadores de la villa, siguiendo las instrucciones dictadas por Alfonso XI en la Carta Puebla "y la cerquen de muros y torres lo mejor que ellos entendieren", construyeron fortificaciones de las que, aun cuando no se conservan ni ruinosos vestigios, puede seguirse el desvaído rastro en el archivo municipal.

La investigación de cuanto a este extremo se refiere, ha sido una de las más penosas tareas que para escribir este libro me impuse, ya que los pocos datos existentes se hallan perdidos en el seno de añejas escrituras y solo la constancia puede conducir a su encuentro. Sin embargo, logré reunir los suficientes para reconstruir un trazado de muralla que, para mayor claridad, aparece indicado con una línea de puntos en el plano antiguo de Zumaya, inserto en este volumen.

Dicho trazado, no siempre estaba constituído por muralla en toda su longitud; muchas veces, las mismas edificaciones habitables hacían las veces de tal, sobre todo, en aquellas casas que adoptaron la denominación de Torres y que, o eran puestos avanzados fuera de la Villa, como Torreverría y Goicotorrea, o miembros de su fortificación como las más antiguas, Torrebarrungoa, Torre del Preboste, Eleizateco Torre y las Torres de Sasiola y de Elorriaga.

La muralla tenía varias puertas; pero la principal, llamada por ello el Portal de la Villa, estaba, como ya hemos dicho, situada en la misma plaza, a la entrada de lo que hoy es calle de San José. Un acta municipal del año 1578 nos describe indeliberadamente este lugar, con las siguientes palabras: "En el portal de la villa, debajo de los encinos della, lugar acostumbrado...". Este portal subsistió hasta la mitad del siglo XVIII, según la referencia irrecusable del informe ya citado, dirigido por el Ayuntamiento a la Academia de la Historia en 1785, a cuyo respecto dice : "Esta villa tenía portales a su entrada; pero se quitaron, hace algunos arios, porque quedase mas despejada. En el dicho portal, como testimonio avanzado de la fe que para franquearle era preciso profesar, se levantaba una cruz.

Fuera de murallas, existían otras tres puertas: una, en Izurun; otra, en Ardanza, y la tercera, en el puente sobre el río Narruondo, de que se habla en el capítulo anterior.

Por el lado de la costa la misma barra formaba una puerta natural; pero era la más accesible para un ataque serio durante aquellos años en los que el sitio de Fuenterrabía constituía una grave amenaza para los puertos inmediatos, por cuya causa la provincia envió, en 1636, un sargento a inspeccionar las armas y fortificaciones de que Zumaya disponía; y, ciertamente, el sargento halló bien defendida la villa en todo su perimetro, excepto por el flanco del mar.

Hasta entonces, el verdadero fuerte de Zumaya, la Iglesia, emplazada estratégicamente sobre un montículo peñascoso, adelantando su atrio y su torre sobre la desembocadura del Urola y sobre el valle de Ardanza, había sido suficiente para contener cualquier ataque de la insaciable piratería. En el siglo XVII, ante amenazas de origen internacional, parecieron pobres las antiguas defensas; y el sargento ordenó que se hiciese un parapeto de cal y canto en la punta de Caleverría, que era el lugar mas avanzado de la villa sobre la costa. Esta iniciativa convirtió a Zumaya en una pequeña plaza fuerte; y desde su ejecución fue objeto, el nuevo fortín, de preocupación y cuidado constante y asiduo. En efecto; dos arios después, la provincia le dotó de cuatro piezas de artillería; en 1639, se cerró la Caleverría en la parte que el fortín abarcaba; en 1694, la provincia ordenó a la Villa que montase sobre curerias los cañones, y esta cumplió el mandato el año siguiente; en 1719, se hizo un cobertizo a las piezas y a la plaza de armas, que costo 487 reales de vellón; se dispusieron nuevas curetías para los cañones; se abrieron troneras, y se levantaron parapetos frente a la Iglesia Parroquial; en 1753 y 1756 y en 1802 y 1848, todavía sufrió nuevos arreglos el mimado fortín; ayer aún, en 1854, aparece citado nuevamente: "El morro de Caleverría".

El miedo a una invasión francesa obligó al Concejo, por su parte, a tomar espontáneamente otras precauciones, como fue la de construir una garita frente a la barra, en 1638, con una campana, un parapeto y un cobertizo; la de reconstruir y ampliar este cobertizo en 1720, para situar en él un cuerpo de guardia; y la de adquirir pólvora y barras de plomo para municiones, hasta el peso de un quintal, el mismo año que se fabricó el fortín. Por último, como la custodia de estos efectos de guerra requería una habitación independiente, el Ayuntamiento la arbitró, y la bautizó en un acta de 1694 con el nombre de Magacen de las municiones, nombre que, aun cuando a primera vista pudiera hoy parecer a alguno de origen francés, era, como saben los mas, castellano, de uso corriente en aquel tiempo, y de origen arábigo.

Sólo resta añadir que los barrios quedaban fuera de las fortificaciones, hasta el punto de que, cuando en alguna escritura antigua se habla de casas de estos barrios, se dice siempre: "Extramuros de la Villa."

En este período, de auge de la construcción de barcos, ésta fue relativamente autosuficiente, basándose en gran medida en capital generado dentro de la misma villa. Se utilizó capital mercantil procedente de la producción y manufactura del hierro y también de préstamos y arrendamientos. El grupo de zumayanos que invertían en construcción y propiedad naval era heterogéneo: un tercio aproximado de éstos eran mercaderes capitalistas, otro grupo eran maestres de naos. También, artesanos, funcionarios reales y clérigos. En lo que se refiere al sector maderero, no todos los recursos estaban en manos de vecinos de la villa, por ser muchos de los robledades "bravos" propiedad de terratenientes, de mayor o menor importancia, residentes en el entorno rural. Esta disponibilidad de maderamen cerca de los astilleros aseguró precios relativamente bajos. Madereros y transportistas del entorno rural aseguraban la limitación geográfica del sector. Sólo en el caso de los carpinteros de ribera hubo cierta movilidad interregional, acudiendo de otras poblaciones para completar la mano de obra zumaitarra. En cuanto a los astilleros, fueron más utilizados los situados junto a la villa que los ubicados río arriba. Las manufacturas de hierro, a excepción de los cañones, se elaboraban en Zumaia y localidades próximas. Sin embargo, el suministro de cáñamo, velas y productos para el calafateado, formaban parte de un sistema comercial más amplio, con el Norte de Europa, fachada atlántica francesa y cuenca del Ebro, adquiriéndose estos materiales a través de comerciantes-intermediarios vascos o directamente en las zonas de suministro. El proceso de producción, en resumen, estuvo dominado por el capital mercantil. Además de ricos mercaderes, que financiaban grandes cantidades de tonelaje, existía simultáneamente una cierta división laboral. (Ref. Barkham, Mikel: "La construcción naval en Zumaia...", Itsasoa, 3, San Sebastián, 1987).

Las tierras de Aizarnazabal y Oikia, según Gorosábel (1860), considerándose agraviadas del concejo de la villa de Zumaia, trataron de separarse de la jurisdicción de ésta hacia el año 1480. A este efecto otorgaron escritura de anexión con la de Zestoa bajo ciertas condiciones, alianzas y confederaciones; a cuyo tenor esta villa recibió a los vecinos y moradores de dichas tierras en su encomienda, treguas y vecindad. Zumaia se opuso a esta segregación, como contraria a la fundación de la misma, así que a cierta sentencia arbitral dada anteriormente sobre las diferencias ocurridas entre ella y estas dichas tierras. Recurrió, pues, a la Junta general de la provincia, pidiendo el amparo de posesión de éstas; lo cual tuvo lugar, mediante providencia dictada sobre el particular con audiencia de partes. Zestoa interpuso apelación de esta sentencia para ante el consejo real; cuyo tribunal la confirmó con costas en las instancias de vista y revista. Consiguientemente se libró la correspondiente real carta ejecutoria en Tordesillas a 9 de noviembre de 1486 que también conserva esta villa. Desde entonces dichas tierras se mantienen en la jurisdicción de Zumaia, cuyo término forman; si bien el concejo de Aizarnazabal tiene desde tiempo inmemorial su administración económica particular. Hállase también que el mismo, a una con Oikia, contribuye con la tercera parte en los repartimientos provinciales y gastos de utilidad común tocantes al conjunto de toda la villa de Zumaia.

Las disidencias se renovaron el año de 1818. Dio ocasión a esto, la contribución impuesta por la provincia para la redención del servicio militar; cuyo repartimiento pretendió hacer el ayuntamiento de Zumaia con inclusión del concejo de Aizarnazabal y valle de Oikia. Estas tierras produjeron su queja a la Diputación de la Provincia ante la cual expusieron ambas partes cuanto tuvieron por conveniente en favor de su derecho. La determinación de esta corporación se limitó a mantener el estado de cosas existente. Atendiendo pues, a la posesión en que se hallaba el ayuntamiento de Zumaia de hacer los repartimientos de contribuciones de toda la jurisdicción, la amparó en ella; reservando al mismo tiempo a Aizarnazabal y Oikia su derecho a salvo en juicio de propiedad.

A principios de 1860 tuvieron también algunas diferencias sobre el pago de la contribución repartida a Aizarnazabal para los gastos de tercios que estuvieron en la guerra de Africa. Este concejo quiso examinar las cuentas que se hicieron con tal motivo, para satisfacerse de su legalidad; a que se opuso el ayuntamiento de Zumaia, fundándose en que dichas cuentas estuvieron de manifiesto al público en tiempo oportuno. Como Aizarnazabal no pagaba su cuota, el alcalde de Zumaia intentó apremiar a sus habitantes con embargo de bienes; lo que obligó a dicho concejo a recurrir en queja a la Diputación, por cuya resolución se terminó el asunto, no a satisfacción de la primera. Tras largos pleitos, Aizarnazabal consumó su segregación en 1861.

Fechadas en el diez de junio de 1584, damos unos pequeños fragmentos iniciales en los que se ven los notables de la época que intervienen en su elaboración:

"En la villa de Zumaya, en la plaza Pública de ella, á veinte y un días del mes de maio de mill é quinientos é ochenta e cuatro años. Estando Juntos en el concejo público General según lo han de uso, y costumbre á campana tañida, los Ilustres Señores, Concejo, Justicia y Regimiento de esta dha Villa. Presentes: los Señores Francisco Bouquer de Barton, Alcalde ordinario de ella por Su Magestad; y Domingo de Yceta, Síndico Procurador y Jurado maior, Regidor dela dha Villa; y Francisco de Ubillus, Francisco de Elorriaga, Juan García de Villafranca, Antonio de Oiquina, Pedro de Artea ga, Sebastián de Duana, Francisco de Narrondo, Bartholomé de Garro, Martín de Aranza, San Juan de Labayen, Juan de Sagarzurieta, Juan Martínez de Echeverría, Juan López de Irure, Christóbal de Ono, Beltrán de Embil, Juanes de Arpide, Christobal de Mocorona, Martín de Elcano, San Juan de Arriola, San Juan de Guesalaga, Juan Ortiz de Bedua, Martín de Urzuriaga; y otros muchos vecinos de esta dha villa que son la major y la más sana parte del dho Concejo prestando caución por los ausentes de que estarán, y pasarán por lo que en este caso, que abajo se dirá, é hiciere, y que lo habrán por bueno, y firme; en presencia de mí Juan Díaz de Belaunzaran, escribano de Su Magestad é del número de esta dha villa, y del dho concejo, y Ayuntamiento. Haviéndose platicado y conferido en el dho Concejo, como en cumplimiento delo provehido, y mandado por el Ylustre Señor Lizenciado D° Blas de Acuña, Corregidor de esta Provincia, en la visita, que personalmente ha fecho en la dha Villa, convenía se hiciesen Ordenanzas y Estatutos para el buen Govierno de esta dha Villa, por no las haver hasta ahora por escrito."

"Y en cumplimiento de lo acordado, nombraron, por tales Diputados para el dho efecto, juntamente con los dhos Señores, Alcalde, é Síndico Regidor, á los dhos Francisco de Elorriaga, Juan García de Villafranca, Francisco de Narruondo, Pedro de Arteaga, Sebastián de Duana, y Martín de Aranza, que presentes estaban; á los cuales se les otorgó poder cumplido bastante para que juntos en uno hagan ordenen, los dhos estatutos, capítulos, y ordenanzas, como de suso está dho; para lo cual se les dá facultad, y los otorgaron siendo presentes por testigos Mathías de Arriola, Juan de Echeverría, y San Juan de Yndo, vecinos de esta dha Villa. Y los dhos Señores Alcalde, é Síndico lo firmaron en nombre de dho Concejo como es costumbre = Francisco Bouquer de Barton = Domingo de Yzeta = Juan Diaz de Belaunzaran."

El secretario de Felipe IV, Juan de Olazabal Bastida, fundó en Zumaia en el año 1652 la plaza de maestro de escuela, con una dotación de 56.100 maravedís de renta, dejando el patronato a cargo del ayuntamiento de la villa.

El 17 de mayo del año 1812, Francisco Espoz y Mina, acompañado por cuatro compañías de su división de guerrilleros, vino a Zumaia, procedente de Azpeitia, donde dejó a sus batallones. En Zumaia recibió una remesa de armas y municiones que le proporcionaban los ingleses, dirigiéndose a continuación de nuevo a Azpeitia, para emprender la marcha a Navarra. En enero del año 1813, 600 guerrilleros de la división de Espoz y Mina pasaron por Zumaia, procedentes de Deba. Los guerrilleros portaban dos piezas de batir y gran cantidad de vestuario y munición, recibidos en Deba de naves inglesas. De Zumaia se dirigieron hacia Navarra por Azpeitia, acarreando la mercancía en 400 caballos.

Extraemos el siguiente fragmento del Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico, de Pascual Madoz:

"No se puede hablar de esta villa por quien conozca el carácter de sus habitantes sin elogiar su celo por todo cuanto tiene relación con la comodidad, con el aseo, con la hermosura y brillo de la población: hombres resueltos y emprendedores los de Zumaya, se han servido de su crédito para mejorar las calles, para dar mayor seguridad al desembarcadero, y no pasa un año sin que la villa reciba una mejora, que llama con motivo la atención de los viajeros: estos van a Zumaya en bastante número desde los baños de Cestona, fijando alguno su residencia en la villa para bañarse en el mar: atravesando la ría. También se ha formado en 1848 y 49 una música de aficionados que es, a no dudarlo, de las mejores de la provincia. La ría, o sea el Urola, viendo sus aguas confundidas con las del mar, ofrece uno de los paseos más deliciosos del mundo, subiendo hasta frente de Oiquina% El Término confina Norte el mar; Oeste Guetaria y Zarauz; Sur Cestona, y Oeste Deva. El terreno es de buena calidad y fértil; le baria el río Urola, y son notables los cerramientos de los juncales, obra costosa y de las más atrevidas de la provincia. Caminos: locales y malos, a excepción de la carretera, que parte de Azpeitia por Cestona a este puerto, recientemente concluida. El Correo se recibe de la capital del partido. Producción: trigo, maíz, manzana, vino, chacolí, varias legumbres y frutas; cría ganado vacuno, lanar, caballar, mular, cabrio y de cerda; caza de liebres, perdices y otras aves; pesca de salmones, truchas, lenguados y demás de la costa cantábrica. Industria: además de la mencionada en los barrios, es la principal la navegación, a que se dedican casi todos los habitantes de la villa. Población oficial: con los barrios, 453 vecinos, 770 almas; según datos particulares ascienden éstas a 1.728. Riqueza impositiva: 112.291 reales."

Al estallar la revolución de 1868, fue constituida en Zumaia por sufragio universal la Junta Provisional, dando cuenta el alcalde Garchotenea de su constitución a las autoridades provinciales. Se desataron en la villa desavenencias por la coexistencia de dos diputaciones, la Foral y la Provincial. Por este mismo motivo protestaron a la Regencia las Juntas Generales reunidas en Hondarribia en junio de 1869, de mayoría liberal. Las mismas decretaron la unificación tributaria del clero, que no aceptó el obispo de Vitoria. A pesar de la oposición del clero parroquial, la villa de Zumaia, a diferencia de, entre otras, sus vecinas Zarautz y Zestoa, acató el arreglo parroquial.

Elecciones de diputados a Cortes del 1-II-1891
Ref "La Voz de Guipúzcoa" del 3-II-1891.
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
RameryIntegrista157
GorostidiCoalición Liberal149
Elecciones de diputados a Cortes del 5-III-1893
Ref "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 9-III-1893. Filiaciones en diversas publicaciones de la época.
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
SamaniegoCoalición Liberal165
RameryIntegrista81
MolióCarlista7
Elecciones de diputados a Cortes del 12-IV-1896
Ref "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 17-IV-1896. Filiaciones en "La Unión Vascongada" del 13-IV-1896.
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaConservador71
En blanco1
Elecciones de diputados a Cortes del 27-III-1898
Ref "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 30-III-1898. Filiacion en "El Fuerista" del 27-III-1898.
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaCoalición Liberal210
T. Olazábal Arbelaiz1
Elecciones de diputados a Cortes del 16-IV-1899
Ref "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 30-III-1898. Filiaciones en "La Unión Vascongada" del 17-IV-1899.
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaIndependiente226

El año 1900, culminando el siglo XIX, se celebran en Zumaia los días 23 a 25 de septiembre, las Fiestas Euskaras, organizadas por el Consistorio de Juegos Florales y la Diputación de Gipuzkoa. Damos a continuación la reseña que le dedicó la revista Euskal-Erria en ese mismo año:

"El pueblo en pleno las celebra. Un arco triunfal de laureles se alzaba a la entrada de la villa con sendas inscripciones, una al lado de la carretera y la otra hacia el mar. Decían, respectivamente:

Bizi bedi euskera.- Gipuzkoako ekautari jaunai- et Euskalitzjostaldien Batzarreari-Zumayako erriyak, "El pueblo de Zumaya a los señores diputados de Guipúzcoa y a la Junta de los certámenes literarios" y Erbestetako anaiak: Ongi etorriak izan zaiteztela- Zumayako euskal-festetara, "Hermanos forasteros: Seáis bienvenidos a las fiestas vascas de Zumaya". Acudieron la Diputación y el Ayuntamiento y llegó en rápida visita el Nuncio de Su Santidad, ante quien se ejecutaron danzas populares. Este primer día fue un preludio al certamen literario, siempre celebrado en medio de un florecimiento total del alma vasca. En el colegio de los Hermanas Carmelitas de la Caridad se abrió una exposición de labores, desde el arte de la calceta hasta el de la pintura. Más de 1.500 objetos primorosos de arte, verdaderamente conventual, se exhibieron en sus salas. (Colegio regentado por D. Domingo de Aguirre, fundado por doña María Francisca Echezarreta, cuyo retrato al óleo del pintor D. Antonio Lecuona, se exhibía en el vestíbulo del edificio.) Luego, al anochecer, solemne Salve en la iglesia parroquial. La composición musical, obra y estreno del niño zumayarra (17 años) José María Beovide. Se cierra el día con un concierto.

El día 23 se inició con procesión a usanza foral. La misa, compuesta expresamente para el día por el zumayarra D. Antonio Trueba, se cantó a toda orquesta. El sermón euskériko corrió a cargo del P. Baertel, franciscano. (Se reprodujo el sermón euskériko en "Euskal-E.", 1900, p. 296.) y reparto de premios de la exposición de ganadería con discurso euskériko del diputado Sr. Machimbarrena. El aurresku fue bailado por las autoridades y danzari-txikis.

Concurso de bertsolaris: contendieron Pello Errota, Olegario, Chinchua y Urquia. Hizo de animador el poeta D. José Zapirain. El premio se repartió entre ambas parejas. Irrintzilaris: ganó el veterano Domingo Icaceta, de 79 años, quedando a la zaga José Machain y Féliz Echeberria.

Se inició el día 24 con "korrikalaris" y "saltalaris" para dar paso al concurso literario y la consiguiente distribución de premios en medio de una velada literario-musical presididad por el Sr. Zabala-Anchieta.

Se premió a los señores D Ignacio Belaustegui, autor de Zumaya-ko erri ta bere seme gogoangarrien kondaira, "Historia del pueblo de Zumaya y de sus memorables hijos"; D. José Artola, autor de Umezurtza (primer premio) "El huérfano"; D. Elías Gorostidi, de Erregietako feriya, "Feria de Reyes". Se concedieron áccesit a D.Cayetano Sánchez Irure, autor de Aiton bat eta ni, "Un abuelo y yo" y a D. Marcelino de Soroa, de Ona arraya jaunak!, "¡He aquí los señores peces! (?); y men. de hon. a D. Juan Ignacio Uranga, autor de Manu, "Manuel".

Otros premios se adjudicaron a diversas composiciones musicales.

Durante la velada se leyeron las poesías premiadas y trozos de la monografía sobre Zumaya.

Acto seguido se procedió a un examen de lectura en vasco, premiando a Doña Juana de Andonegui y a don Domingo Andonegui de San Sebastián.

En el colegio de José y María se verificaron los acostumbrados ejercicios de lectura y escritura para niños; a los que se repartieron gran número de obsequios. Concurrió un grupo muy lucido de niños de San Sebastián, preparados por el profesor D. Tiburcio Beovide. El Sr. Zabala-Anchieta, que presidía, exhortó, finalmente, a los niños a seguir expresándose en la lengua nativa.

Se cuenta que el gran concurso de tamboriles celebrado en la plaza, al oirse las campanadas del Angelus, y suspenderse los juegos, como es de ritual, y rezarse la oración, un aldeano que presenciaba la escena dijo conmovido a una notable personalidad que estaba a su lado: Oraindik zerbait gelditzen da gure legezarretik, "Aún queda algo de nuestro fuero".

Este memorable día finalizó todavía con un concurso de aurreskularis, nueva exhibición de dantzari-txikis y concierto.

El tercer día de fiestas, a pesar de la lluvia, se celebró la lucha de "aizkolaris", el concurso de gaitas y dulzainas y bailes populares de txistu y tamboril."

Elecciones de diputados a Cortes del 19-V-1901
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 24-V-1901.
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaMinisterial179
Elecciones de diputados a Cortes del 26-IV-1903
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 29-IV-1903. Filiaciones en "La Constancia" del 26-IV-1903
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaMinisterial198
BrunetRepublicano126
Elecciones de diputados a Cortes del 13-IX-1905
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 13-IX-1905. Filiaciones en "La Voz de Guipúzcoa" del 11-IX-1905
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaLiga Foral240
Elecciones de diputados a Cortes del 21-IX-1907
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 24-IV-1907. Filiaciones en "La Voz de Guipúzcoa" del 22-IV-1907
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaCatólico192
Elecciones de diputados a Cortes del 9-IV-1916
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 12-IV-1916. Filiaciones en "La Voz de Guipúzcoa" del 10-IV-1916
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
ArteagaMinisterial183
ZabalaRepublicano4
Votos sueltos3
En blanco7
Elecciones de diputados a Cortes del 24-II-1918
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 27-II-1918. Filiaciones en "La Voz de Guipúzcoa" del 25-II-1918
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
PaguagaJaimista220
ArteagaDinástico151
En blanco6
Elecciones de diputados a Cortes del 1-VI-1919
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 6-IV-1919. Filiaciones en "El Pueblo Vasco" del 26-V-1919
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
CelayaP.N.V.217
ChurrucaMaurista163
En blanco3

Elecciones municipales del 12-IV-1931. Resultaron elegidos en esta localidad 6 concejales nacionalistas y 5 Republicanos. [Ref. "La La Voz de Guipúzcoa", Abril 1931.]

Elecciones de diputados a Cortes del 28-VI-1931
Ref. "Boletín Oficial de Guipúzcoa", 29-VI-1931. Filiaciones en "El Pueblo Vasco" del 30-VI-1931
Distrito nº 1
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
LeizaolaNacionalista284
PicaveaIndependiente283
PildainCanónigo (Integr.)283
UrquijoTradicionalista283
GárateAcción Nacionalista79
UsabiagaDcha Republicana79
AmilibiaUnión Republicana78
De FranciscoSocialista78
Votos en blanco1
Distrito nº 2
CANDIDATOSPARTIDOSVOTOS
PicaveaIndependiente255
PildainCanónigo (Integr.)255
LeizaolaNacionalista254
UrquijoTradicionalista254
AmilibiaUnión Republicana53
UsabiagaDcha Republicana53
De FranciscoSocialista52
GárateAcción Nacion52
Elecciones de diputados a Cortes del 19-VI-1933 Ref. "La Voz de Guipúzcoa", Noviembre 1933. Leizaola828 Picavea609 Irujo 616 Irazusta618 Monzon613 Usabiaga113 De la Torre135 Bizcarrondo115 Gomendio113 Urraca291 Maeztu392 Paguaga395 Tenería392 De Francisco139 Alvarez128 Echevarría135 Angulo128 Imaz3 Urondo3 Larrailaga4 Astigarribia3 Zapirain3

En la primavera del año 1931, a los pocos días de instaurarse la segunda República, la localidad de Zumaia se adhirió al Estatuto, y fue así uno de los primeros municipios en hacerlo. Asimismo, estuvo representado en la Asamblea de Estella y en el plebiscito del día 5 de noviembre de 1933 para refrendar el Estatuto Vasco, y se obtuvo en esta localidad el siguiente resultado:

Nº electoresFavorContra
Ref "La Voz de Guipúzcoa", Noviembre 1933.
1.7791.747-

Entre los varios actos de propaganda de la primavera de 1933 merece ser citado el celebrado en Zumaia el 5 de marzo, con motivo de la apertura de los nuevos locales de "Solidaridad". El mitin, a cargo de los prestigiosos oradores Julio de Jáuregui, abogado solidario de Bilbao y el sacerdote, José de Ariztimuño, al que concurrieron grandes masas de obreros y oyentes de toda clase y condición, obtuvo un resonante triunfo, repercutiendo sus efectos en toda aquella región guipuzcoana.

Elecciones de diputados a Cortes del 16-II-1936
Ref "El Pueblo Vasco", Febrero 1936.
CANDIDATOSVOTOS
Irujo819
Monzón615
Irazusta614
Lasarte606
Picavea606
Paguaga486
Oreja480
Mtlgica483
Lojendio479
Amilibia189
Apraiz189
Ansó189
Larratiaga189
Elecciones de diputados a Cortes del 1-III-1936
Ref "El Pueblo Vasco", Marzo 1936.
CANDIDATOSVOTOS
Irujo946
Irazusta947
Lasarte946
Picavea945
Ansó204
Apraiz205
Amilibia202
Larratiaga201

Zumaia permaneció los primeros meses de la Guerra de 1936-1939 en zona republicana y fue por unos días sede de la Junta de Defensa, Gobierno Civil y Comandancia militar de Gipuzkoa que habían abandonado la capital ante su inminente caída. Entraron en la villa las tropas nacionales el 21 de septiembre de 1936 en su avance por la costa. Algunos días después la zona de Zumaia había de ser bombardeada por los barcos republicanos.

La exposición Matxitxakoko guda, celebrada en el otoño de 2003, fue organizada por el Museo del Nacionalismo Vasco de la Fundación Sabino Arana y el Ayuntamiento de Zumaia, en colaboración con Erkibe kultur taldea, con el objetivo de recordar la labor de todos los gudaris que pertenecieron a la Marina auxiliar de Guerra de Euzkadi y más concretamente a los que participaron en la batalla del cabo Matxitxako del 5 de marzo de 1937. La muestra compuesta de varios murales y una maqueta, recrean la batalla y a todos los protagonistas con los bous Nabarra, Bizkaya, Gipuzkoa y Donostia y el crucero franquista Canarias. Asimismo, incluye los listados de los tripulantes de todos los bous en el momento de la batalla, diferentes motivos marinos, certificados, fichas del Departamento de la Marina de Guerra del Gobierno de Euzkadi, telegramas entre Irujo y el lehendakari Agirre informándose sobre la batalla, testimonios y documentos donados por vecinos de Zumaia.

Elecciones Generales del 15-V1-1977. Tras haberse expresado en el Referéndum de 1976 con 1.695 sí, 76 no, 107 votos en blanco y un 46,88 % de votantes, en 1977 define así sus opciones:

PNV937PCE25
PSOE361ANV8
EE184PSP7
GU179FUT6
ESB133AET5
DIV70FDI1
DCV66

El referéndum constitucional del 6-XII-1978 dio el siguiente resultado sobre un censo de 5.208 electores:

Votos: 2.125Abst.: 3.083 (59,19 %)Sí: 1.324 (25,42 %)
No: 651 (12,50%)Blanco: 126Abst. y No: 71,69%
Elecciones generales del 1-III-1979. (Censo Electoral: 5.165)
Ref Ibermática Norte, S. A.
PNV1.415 (38,26%)PCE66(1,78%)
PSOE719 (19,44%)UN29(0,78%)
HB565 (15,27%)UFV14(0,37%)
UCD352(9,51%)ORT12(0,32%)
EE302(8,16%)LKI7 (0,18%)
EKA126 (3,40%)FE(A)5 (0,13%)
EMK86 (2,32%)Abst1368 (26,48%)

Elecciones municipales del 3-IV- 1979. Para cubrir las 13 concejalías de este ayuntamiento se presentaron 5 candidaturas: PNV, HB, EE, PSOE y EMK-01C. Resultaron elegidos, sobre un censo electoral de 449, los siguientes concejales: PNV : Castor Aguirrezabalaga, Arritokieta Unanue, Javier Irureta, Luis Daniel Ispizua, Abel Yeregui y Jesús Aguirrezabalaga; HB: Jesús María Unanue, María Jose Txapartegui y Ramón Ostolaza; PSOE: Juan Carvallo y Esteban Txapartegui; EE: Rufino Bidasoro, EMK-01C: Iriaki Alzibar. Alcalde: Castor Aguirrezabalaga del PNV, por encabezar la lista mayoritaria, ya que no obtuvo la mayoría absoluta en la votación, que ofreció este resultado: PNV seis votos, HB cinco y PSOE dos.

Referéndum estatutario del 25- X-1979. Sobre un censo electoral de 5.184 electores resultan:

Ref. "Diario Vasco" 27-X-79.
Votos: 3.361 (64,83%)Abst.: 1.823 (35,17 %)Sí: 3.143 (93,51%)
sobre/censo: (60,62)
No: 100 (2,97 %)Blanco: 49 (1,45 %)Nulo: 69 (2,05 %)
Primeras elecciones para el Parlamento Vasco: 9-III-1980. (Censo electoral: 5.334)
Ref "Diario Vasco", 11-III.80.
PNV1.587 (44,52%)EKA70(1,96%)
HB542(15,20%)PCE69(1,93%)
PSE541 (15,17%)AP50(1,40%)
EE283 (7,94%)ESEI42 (1,17%)
UCD140 (3,92%)PTE8 (0,22%)
EMK105 (2,94%)LKI4(0,11%)
UC2 (0,05%)Abst1.770 (33,18%)
Elecciones Generales del 28-X-1982.
(5.488 electores, 4.254 válidos, 85 nulos, 24 blancos)
PNV1.767PST11
HB814FN9
PSOE971CUC5
EE328PCEml4
AP/UCD192LC3
CDS75UCE1
PCE74

Elecciones municipales del 8-V-1983.

Concejales: PNV: Castor Aguirrezabalaga; Abel Yeregui; María Arritokieta Unanue; Ignacio Sorazu; José Echeverría: Xabier Albizu y Ma Arritokieta Esnal. PSOE: José Luis Elosua; José Antonio Rodríguez y Begoña Eguiguren. HB: José Ma Elosua y Mikel Urquiri. EE: Antonio Peñalba. Resultó elegido alcalde el primero.

Elecciones al Parlamento Vasco del 26-II-1984
PNV1.948CP165
PSOE833PC63
HB777Auzolan40
EE309
Elecciones generales del 22-VI-1986
PNV1.531CP186
HB854CDS127
PSOE836IU29
EE361UC23

Elecciones municipales del 10-VI-1987.

Resultaron elegidos los siguientes concejales: EA: Castor Arrizabalaga Arregi; María Ignacia Bidasoro Arozena; José Martín Osa Udabe; Miguel Angel Mancisidor Aizpurua. PNV: Ricardo Peña Quiniela; Iriaki Sorazu Arrizabalaga; Xabier Albizu Irigoien. HB: Luis Javier Alvarez Yeregi; José Antonio Etxabe Etxabe; Belén Uranga Arakistain. PSOE: José Luis Elosua Sánchez; Felipe Gutiérrez Servan. EE: José Luis Zarauz Aguirrezabalaga.

Elecciones generales del 29-X-1989
PNV1.136PP157
HB858CDS63
PSOE821IU33
EA666Otros42
EE348
Elecciones al Parlamento Vasco del 28-X-1990
PNV1.332EE312
HB927PP113
PSOE733IU21
EA652Otros56

Elecciones municipales del 26-V-1991.

En estos comicios resultaron elegidos los siguientes concejales: EA: Marina Bidasoro y Xabin Atxurra. PNV: Ricardo Peña; Juan José Múgica; Montserrat Arana; Asier Esnal; Javier Albizu y Jose Miguel Antia. HB: Miguel Angel Aperribay; Belén Uranga e Imanol Gárate. PSE: Felipe Gutiérrez y Enrique Rubio. Fue elegido alcalde Ricardo Peña.

Elecciones generales del 6-VI-1993
PNV1.188HB915
PSE/EE961EA746
PP264CDS16
Otros289
Elecciones al Parlamento Vasco del veintitrés de octubre de 1994
PNV1.350PP223
HB902IU162
PSE/EE601UA6
EA583CNPS1

Elecciones municipales del 28-V-1995.

Resultaron elegidos los siguientes concejales: PNV: Ricardo Peña; Asier Esnal; Montserrat Arana; Mª Eugenia Arrizabalaga; Xabier Albizu y José Miguel Antia. HB: Miguel Aperribai; Imanol Gárate y Arantza Urkidi. EA: Pedro J. Uribe-Etxeberria y Jesús Mª Alkorta. PSE-EE: Felipe Gutiérrez y Enrique Rubio. Fue elegido alcalde Ricardo Peña Kintela.

Elecciones generales del 3-III-1996
PNV1.400PP357
PSE/EE992IU/EB206
HB894Otros25
EA635
Elecciones al Parlamento Vasco del 25-X-1998
PNV1.451PP434
EH1.306IU/EB164
PSE/EE737U.A2
EA640Otros15
Elecciones municipales del 13-VI-1999 (votos y concejales)
Fue elegido alcalde Ricardo Peña Kintela (PNV), con el apoyo de PSE/EE.
Ref. "El Correo Español-El Pueblo Vasco", 14-VI-1999 y 4-VII-1999.
PNV1.777 (5)PSE625 (2)
EH1.420 (4)PP231(0)
EA636 (2)Abstenciones30,2 %
Elecciones generales del 12-III-2000
Ref "Diario Vasco", 13-marzo-2000.
PNV1.528IU/EB104
PSE/EE913Otros28
PP548Abstención44,1 %
EA539
Elecciones al Parlamento Vasco del 13-V-2001
Ref "Diario Vasco", 14-V-2001.
PNV-EA3.063PP559
EH820IU/EB224
PSE/EE808Otros12
Elecciones municipales del 25-V-2003 (votos y concejales)
Censo6.997Abs.30,51
Nulos49Blancos53
PARTIDOSVOTOS% VOTOSCONC.
Ref "Diario Vasco", 27-V-2003.
PNV/EA2.38349,517
IZUSARRI1.05121,843
PSE-EE (PSOE)70014,542
EB-IU33771
PP28960

Concejales: EAJ-PNV/EA: Ma Eugenia Arrizabalaga Olaizola; Asier Esnal Albizu; Iñaki Agirrezabalaga Alkorta; Manuel Zubia Artabe; Lide Amilibia Bergaretxe; Abel Yeregi Sasiain; Mikel Olaizola Elosua. IZUSTARRI: Andoni Echaniz Osa; Mikel Gárate Golmayo; Joseba Josu Aspiazu Azkarraga. PSE-EE (PSOE): Emiliano Cabañas González; Paloma Heredero Negrego. EB-IU: María Cristina Forcada Unamuno. Resultó elegida alcaldesa Ma Eugenia Arrizabalaga Olaizola, de la coalición EAJ-PNV/EA.

Elecciones generales del 14-III-2004
(1) El deslegalizado partido Batasuna reivindicó parte -fluctuante- de este voto nulo materializada en papeletas que se emitieron reivindicando la autodeterminación.
Ref: "Gara", 16-111-2004; "El Mundo" Especial Elecciones.
Votos contabilizados5.253 (74,64%)
Abstenciones1.785 (25,36%)
Votos en blanco44 (0,84%)
Votos nulos (1)653 (12,43%)
EAJ-PNV1.866 (40,57%)
PSE-EE (PSOE)1.086 (23,61%)
EA581 (12,63%)
PP344 (7,48%)
ARALAR-ZUTIK340 (7,39%)
EB-IU320 (6,96%)
PH7 (0,15%)
EKA3(0,07%)
CDS3 (0,07%)
IR2 (0,04%)
DN2 (0,04%)
MSR2 (0,04%)
Elecciones al Parlamento Vasco del 17-IV-2005
(1) Partido Comunista de las Tierras Vascas.
Ref: "Diario Vasco", 18-IV-2005.
Censo7.043Abstención30,24
PNV/EA2.318Aralar269
EHAK(1)882EB-IU220
PSE-EE809otros29
PP347Nulos15

Parroquia dedicada a San Pedro, arciprestazgo de Zarautz, obispado de San Sebastián. Ermitas de Nuestra Señora de Arritokieta); Santa Clara, Santa Engracia, San Lorenzo, San Migel de Artadi, Santiago, San Martín y San Telmo. Convento de carmelitas descalzas de San José y monasterio de la Trinidad.

Señala Gorosábel:

"La primitiva iglesia parroquial de Zumaya, se titulaba Santa María; y aunque no se sabe cuándo fue dedicada al apóstol San Pedro se supone lo sería a consecuencia de alguna nueva construcción. Sea lo que fuere de esto, es lo cierto que el convento de Roncesvalles se constituyó en plena propiedad y posesión de dicha iglesia. Como los religiosos de aquel no podían servir ésta por sí mismos a causa de la distancia, tuvieron que establecer en ella clérigos, a los cuales dejaron el goce de tres cuartas partes de los diezmos y oblaciones de esta parroquia por el cuidado y cargo de la administración de sacramentos; reservándose la otra cuarta parte en reconocimiento de su propiedad. Más adelante se fijó el importe de ésta en una cantidad de dinero en virtud de convenio celebrado. Esto no obstante, parece que la villa se alzó con dicha cuarta parte de frutos decimales, y el cabildo eclesiástico con la de las oblaciones; motivo por el que la expresada real casa puso pleito a ambas corporaciones en 1570, reclamando su pago. Suscitó igual cuestión en los años de 1593 y 1635. Pendiente todavía en el consejo de Castilla, se otorgó en 11 de enero de 1641 entre los apoderados de dicho monasterio y el del ayuntamiento de esta villa una escritura de transacción; la cual fue confirmada por el papa Inocencio X. El convenio se redujo a establecer que la villa entregase novecientos ducados de plata doble al prior y canónigos, para que los impusiesen a censo; cuya renta quedase subrogada a la indicada cuarta parte de diezmos y oblaciones. Con tanto se terminaron todas las diferencias habidas hasta entonces. Separado de esta manera el convento de Roncesvalles de los derechos que tenía respecto de la iglesia parroquial de Zumaya, la villa se considera desde entonces por patrona de la misma".

El convento de San José, de carmelitas descalzas, fue fundado en octubre de 1609 por la zumaitarra Francisca Labayen Hernández de la Torre, estableciéndose la comunidad en la casa de la fundadora, previa licencia del obispo de Pamplona, Venegas de Figueroa, y autorización del Consejo de Castilla de 1613. Fue desamortizado en 1866, superando su renta anual los 9.000 reales. En 1593 la villa propuso a las Juntas Generales que se celebraban en la misma, el traslado a Zumaia del convento de Trinitarios fundado en Orio en 1591, ofreciendo para ello la primitiva iglesia de Santa maría. Las opiniones al respecto de las Juntas estaban divididas; se votó no obstante a favor del traslado, el cual no se efectuó por la oposición de Orio y Elgoibar.