Chemists

Elhuyar Lubice, Fausto Fermín de (1979 version)

Célebre químico y mineralogista riojano, autor, junto con su hermano Juan José de Elhuyar y Lubice (v), del aislamiento del tungsteno en los laboratorios del Real Seminario Patriótico de Bergara (Gipuzkoa). Nace en Logroño en 1755, siendo sus padres D. Juan de Elhuyar (v) y D.ª Úrsula de Lubice, ambos naturales de la provincia de Laburdi. Poco se conoce de las particularidades de su vida durante los primeros años. Se supone que recibió las enseñanzas elementales en la escuela parroquial o Prefectoría de Oyón, pequeña localidad de la Rioja alavesa, próxima a Logroño. Al término de sus estudios de primeras letras y de los que solían completarlos en el grado elemental, Fausto, junto con su hermano Juan José, fue enviado por su padre a París, donde se inició su definitiva formación científica, en un clima y momento particularmente propicios para el desarrollo de la afición a las ciencias físico-naturales. Se ignora la fecha exacta de la estancia de los Elhuyar en París, suponiéndose que fue en el período comprendido entre 1770 y 1776. A este respecto tenemos el testimonio de su padre Juan, quien en su testamento alude a "los muchos y extraordinarios gastos" sufridos por atender los estudios de sus hijos en "las facultades de Cirujía Química [sic] y otras en la ciudad y corte de París" y "sus urgencias y viajes, en varias ocasiones". Durante los años de su estancia parisina, ambos hermanos frecuentaron los cursos de Química del Collège Royal o del Jardin des Plantes, y estudiaron con D'Arcet o con Rouelle, iniciándose no sólo en la Química y Física, sino también en la Mineralogía y en otras ciencias de la naturaleza. Sus relaciones con la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País datan con toda probabilidad de los años de estancia en París, donde, si no llegaron tal vez a conocer a Ramón María de Munibe, primogénito del conde de Peñaflorida, conocerían sin duda a su otro hijo Antonio María de Munibe y a Xavier María de Eguía, desplazados en el otoño de 1775 a París para "adquirir algunos conocimientos de las ciencias útiles". (Extractos de las Juntas Generales de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, de 1776, pp. 74-83). Lo que sea de esto, consta que fueron admitidos en la Sociedad en calidad de socios profesores por disposición de las Juntas Generales de octubre de 1778. Cabe, a este respecto, recordar que su padre, insigne cirujano de la ciudad de Logroño, lo era de algún tiempo antes. Pero en las aludidas juntas se tomó otra importante disposición relativa a Fausto. Habiendo pensionado el rey Carlos III a su hermano Juan José para que marchase al extranjero a estudiar "ciencias metálicas", la Sociedad Bascongada acordó costear idénticos estudios a Fausto, con objeto de que ampliase y completase asimismo sus conocimientos de orden científico. En 1778 vemos a ambos hermanos en Freiberg, siguiendo los cursos de mineralogía pura y aplicada del famoso Abraham Gobtlob Werner. Los Extractos de la Sociedad de 1779 dan detallada cuenta de los progresos que ambos hermanos realizaron por lo que hace a conocimientos químicos, mineralógicos y de metalurgia (pp. 116-118). Ultimados sus estudios en el Instituto Metalúrgico de Freiberg para fines de 1779, ambos hermanos pasaron a recorrer Austria-Hungría y los Estados alemanes, separándose luego, cuando Juan José pasó a Suecia para seguir allí nuevos cursos bajo la guía de Scheele y Bergmann, durante los primeros seis meses de 1782; Fausto, por su parte, en la segunda mitad de 1781 se hacía cargo -según parece- de las lecciones de Mineralogía y Metalurgia en el Real Seminario Patriótico de Bergara. Su paso como docente por el Seminario se prolongó durante los años 1782-1785, que coinciden con un momento de esplendor en los fastos de la benemérita institución docente. En 1783, a poco de llegar Elhuyar a la villa guipuzcoana, se llevó a cabo una amplia reorganización de los planes de estudios, destinada a conseguir una indudable mejora en la eficacia cultural del Seminario. Sabemos, por lo demás, que durante la estancia de Fausto en Bergara se mejoraron las instalaciones de los gabinetes y laboratorios de experimentación, haciendo que se beneficiaran éstos de diversas compras de aparatos (barómetros, termómetros e higrómetros) hechas por Elhuyar en París. La reorganización de los planes de estudios, a que hemos aludido, coincidió asimismo con la creación, en Bergara, de una Escuela Metalúrgica, dotada por Carlos III con una subvención de treinta y nueve mil reales al año. No se conocen muchos detalles sobre la vida y actividades de esta Escuela Metalúrgica, sobre la que se expresaba un documento de la Bascongada de 1784 en el sentido de reconocerle "maestros nada inferiores a los que pueda haber en otras partes", "colecciones de instrumentos, máquinas, minas" y "un laboratorio químico metalúrgico bien surtido". Posiblemente, los "copiosos, profundos y prontos conocimientos" que en ella podían adquirir los alumnos, serían muy parecidos a los que Elhuyar había adquirido en el Instituto de Minería de Freiberg: Mineralogía general y aplicada, Dibujo tecnológico, Física y Química aplicadas a la metalurgia y Docimasia o arte de ensayar los metales. Pero el paso de Elhuyar por el Seminario de Vergara se significó, sobre todo, por la serie de investigaciones que condujeron al aislamiento, por vez primera en la historia, del tungsteno, hazaña que es considerada como el episodio más destacado entre los que registra la historia de la Química española, cara al mundo científico. Los pormenores sobre este importante hallazgo vienen consignados en una memoria titulada Análisis químico del Wolfram y examen de un nuevo metal que entra en su composición, publicada por los hermanos Elhuyar en los Extractos de la Real Sociedad Bascongada, de 1783. Los estudiosos han ratificado dicha memoria como pieza científica de excepcional categoría, tanto por la claridad, justeza y precisión de los conceptos manejados, como por la novedad de algunos de ellos o el modo de exponer las deducciones que se fueron haciendo a lo largo de los ensayos efectuados. Sobre eso, Fausto, según las referencias que se conocen, tomó parte muy importante en las investigaciones que llevaron al descubrimiento de un método práctico destinado a hacer maleable el platino, eliminando las impurezas que lo acompañaban en su mena clásica de entonces, la platina peruana; sin embargo, seria Chabaneau a quien sería atribuida la gloria del descubrimiento. En fin, los Extractos de la Bascongada recogen diversas memorias de Fausto sobre temas metalúrgicos y cuestiones mineralógicas o mineras: así, una sobre la producción de Chapas de hierro y hojalata (Extractos de 1782, pp. 76-96); otra, sobre el Estado de las minas de Somorrostro y otra más, que ofrece el Proyecto de una colección de minas del país (Ibid. pp. 97-118). Pero todo esto no fue suficiente para retener a Fausto en Bergara, decepcionado, al parecer, por el poco interés que demostraba el alumnado por los estudios técnicos que se cursaban en la Escuela Metalúrgica, o bien porque, a raíz de la promoción de su hermano Juan José al cargo de director general de las Minas del Nuevo Reino de Granada, ansiaba también más vastos campos a sus dotes de investigador y de científico. Parecen sugerir este tipo de razones unas palabras que dejó deslizarse en el texto de una carta que escribió al célebre científico sueco Torbern Bergman el 15 de enero de 1784, en la que le notificaba la marcha de su hermano a Nueva Granada y el éxito de sus trabajos para el aislamiento del tungsteno: "Yo, al igual que mi hermano, me dedico al asunto de los minerales, pero, como de éstos apenas se encuentra en este país, me ocupo principalmente de Química. Quiero trabajar por el momento en el análisis de los minerales, con el objeto de ofrecer una Mineralogía que será la primera que verá España [...]". Lo que sea de esto, una vez en la cumbre de su fama a raíz del célebre descubrimiento que ha hecho la de los dos hermanos, presentó su carta de dimisión al marqués de Narros, con fecha de 20 de setiembre de 1785, con lo que el Seminario de Bergara perdía a uno de sus más prestigiosos elementos. Libre de compromisos docentes, fue enviado por el Gobierno español a Hungría, Sajonia y Austria para aprender allí el nuevo método elaborado por el barón de Born para beneficiar la plata (1786-1788), siendo a continuación nombrado director general de Minas de Nueva España y presidente del Tribunal de Minería. Durante su gestión por tierras americanas, que se prolongó hasta 1821, organizó la explotación de las minas y fundó una escuela especial, mereciendo en ello elogiosos comentarios de C. H. Haring por sus desvelos por introducir modernos procedimientos técnicos en minería (cfr. El Imperio Hispánico en América, trad. de Horacio Pérez Silva, Buenos Aires 1958, 313s). Fundó asimismo allí una logia masónica. Al desencadenarse el proceso independista en México, hubo de volver a España, donde no dejaría de ocupar altos cargos administrativos, tales como el de director general de Minería, que le permió influir de modo decisivo en la formación (en la Escuela de Minas de Madrid, por él fundada) del primer equipo de geólogos españoles, entre ellos Ezquerra del Bayo. Ello ha sido razón para que haya sido considerado como el enlace entre los naturalistas de la Ilustración y los geólogos de la época isabelina. Durante su estancia americana, Fausto de Elhuyar se relacionó amistosamente con Alexander von Humboldt a quien debió de proporcionar abundante material para la composición de su Essai politique sur le Royaume de la Nouvelle-Espagne, tomos I-III (París 1811). Debemos a Fusto Indagaciones sobre la amonedación de Nueva España, sistema observado desde su establecimiento, su estado actual y productos [...] presentadas el 10 de agosto de 1814 al Real Tribunal de Minería por su director, Madrid 1818; una Memoria sobre el influjo de la minería en la agricultura, industria, etc, Madrid 1825; otra Memoria sobre la formación de una ley para la minería, Madrid 1825, y otros varios trabajos sobre la Explotación de las minas de España, sobre la Teoría de la amalgamación, etc.

Bibliografía.

Por lo que hace a la cuestión batallona de la grafía de los apellidos de ambos célebres mineralogistas, cfr. los trabajos de Arthur Preston Whitaker: Las misiones mineras de los Elhuyar y la Ilustración, en la "Revista Chilena de Historia y Geografía" (Santiago de Chile), n.° 120 (1952), pp. 121- 153, quien opta por la forma Elhuyar (aquí empleada), por lo que hace al primer apellido, y de Salvador Sáenz Cenzano: Los apellidos de los hermanos Elhuyar, en "Berceo. Boletín del Instituto de Estudios Riojanos de la Excma. Diputación Provincial" 9 (1954), 339-341, quien demuestra, mediante el recurso a múltiples papeles de archivo, firmados por el padre de los mineralogistas, Juan, y por Fausto mismo, que la grafía original era Delhuyar, por lo que hace al primer apellido, y Lubice (y no Zubice, ni Subisa, ni otra forma alguna), por lo que hace al segundo. En concreto sobre Fausto, A. Gálvez-Cañero y Alzola: Apuntes biográficos de D. Fausto de Elhuyar y de Zubice, Madrid 1933, 253 pp.; Arturo Arnaiz y Freg: D. Fausto de Elhuyar y Zubice, en "Revista de Historia de América", n.° 6 (1939), pp. 75-96; A. Gálvez-Cañero y Alzola: El primer centenario de D. Fausto de Elhuyar, en "Anales de la Sociedad Española de Física y Química" 31 ( 1933); López Sánchez Avecilla: Elhuyar, minero-metalúrgico, también en el mismo número de "Anales...", pp. 137-142; E. Moles: Elhuyar, químico, en el mismo número de "Anales...", pp. 128-134. Sobre ambos hermanos, Juan Fages y Virgili: Los químicos de Vergara y sus obras. Discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Madrid 1909; Manuel Laborde: La Real Sociedad Vascongada de los Amigos del País en sus relaciones con Suecia, en "B. R. S. V. A. P." 9 (1953), pp. 335-351; Leandro Silván: Los estudios científicos en Vergara a fines del siglo XVIII, San Sebastián 1953, pp. 63-88; Francisco Yoldi Bereau: El aislamiento del platino y el Real Seminario de Vergara, en "Anales de la Real Sociedad Española de Física y Química", n.° 402 (nov. de 1945), pp. 193-212. En fin , para puntualizaciones sobre quién de los dos hermanos estuvo en Suecia y sobre la parte que cupo a cada cual en el aislamiento del tungsteno, v. ELHUYAR Y LUBICE, Juan José de. Otras referencias bibliográficas, en la Bibliografía de Yon Bilbao, en el Cuerpo C de esta Enciclopedia.

Luis F. LARRAÑAGA