Concept

La guerra en el País Vasco

En este artículo, trataremos de explicar el lugar que ocupó la guerra en Euskal Herria. Hablaremos de las guerras en territorio vasco pero también de las guerras ajenas porque los vascos tomaron parte en ellas o porque el territorio se vio afectado.

Desde la época romana Euskal Herria no ha conocido un periodo de paz permanente. La implicación vasca en la guerra se puede ver desde tres ejes: la resistencia y lucha para mantener su soberanía a las invasiones y conquistas por parte de los territorios vecinos, los conflictos internos de guerras civiles o luchas entre clases en cada momento de la historia y la participación en guerras exteriores europeas o coloniales debido a diferentes circunstancias. La trayectoria histórica puede dividirse en tres grandes partes: Desde la época romana hasta la conquista de Navarra, desde el Renacimiento hasta las guerras carlistas y finalmente las guerras del siglo XX. Trataremos así de ilustrar mediante las guerras más representativas los tres ejes mencionados anteriormente.

  • Resistencia

Las primeras citas sobre los vascos dadas por los poetas y cronistas romanos describen a estos como excelentes luchadores. Las primeras incursiones de Romanos se sitúan en torno al siglo II a.c. durante las guerras púnicas. Según los testimonios de la época, los vascones, junto con los cántabros y los cerretanos lucharon con los Cartaginenses en contra de Roma.

Pero la presencia estable romana vendrá con la invasión de Pamplona por el romano Pompeyo quien funda la ciudad en 75 a.c. Según cuenta el Historiador Manex Goihenetxe, la expedición y consiguiente victoria de Pompeyo tuvo lugar después de una guerra civil con otro general romano Sertorio. Pompeyo habría recibido apoyo de las tribus locales lo que le permite vencer a Sertorio.

La batalla de Sos que tuvo lugar en 56ª.c es representativa. En esta los romanos invaden Aquitania. Según el relato de Julio Cesar, cuando los aquitanos, entre los cuales se encontraban tribus de la zona que hoy está poblada por los habitantes de Lapurdi Baja Navarra y Zuberoa, lucharon contra el general Craso, estos pidieron ayuda de la Hispania Citerior. Según cuentan, los que lucharon contra Craso estaban buen preparados y conocían las técnicas romanas, seguramente habían aprendido las estrategias militares romanas en tiempos de Ponpeyo y Sertorio.

  • Convivencia

Aunque hubo resistencia en contra de la romanización, esta no fue completa. De hecho, los romanos se interesaron más por la zona llana que por el monte. Según la bibliografía consultada se puede decir que hubo convivencia entre vascos y Romanos. Podemos incluso hablar de cierta asimilación si observamos la influencia del latín en el euskera (80% del léxico vasco proviene del latín).

Durante el siglo II, Roma crea la estructura administrativa Novempoulania, seguramente para apaciguar las revueltas. Aunque esta estructura compuesta de 12 villas tuviera especificidades lingüísticas y culturales no podemos hablar de una zona homogénea. Pero lo que está claro es que desde el Ebro hasta el Garona había una zona común habitada por diferentes tribus diferenciada de otras zonas de dominio romano. En esta zona observamos las tribus de Caristios, Autrigones, Várdulos, vascones y Aquitanos, estos últimos, componen un grupo de tribus diferentes. Según explica el historiador Manex Goyenetche, la Euskal Herria antigua era una zona plural geográfica lingüística y culturalmente. Esa zona conoció dos administraciones romanass la Tarascona y la Aquitana. Las crónicas romanas muestran que en esa zona la capacidad para la guerra era importante. Un elemento importante que tenemos que añadir es el alistamiento de los vascos a ejercito romanos. Estos iban como mercenarios y recibían al ciudadanía romana.

  • Los conflictos internos

Mientras que el siglo II fue un siglo tranquilo no lo fue así el tercero. La crisis social es importante y ya empiezan a aparecer las primeras incursiones bárbaras. El Imperio Romano había empezado su declive y prevalecía la inestabilidad. Durante este periodo tenemos que mencionar a los bagaudas. A parecer los bagaudas eran grupos sociales de campesinos que se alzaron contra los señores. Este fenómeno se dio en toda Europa occidental. El Imperio Romano estaba en crisis, y la subida de los impuestos creo cierto descontento en la población lo que motivo los alzamientos de las poblaciones más desfavorecidas. Estos alzamientos duraron hasta el siglo V pero todas fueron fuertemente reprimidas.

  • Invasiones bárbaras

Después de la romanización, la edad media entre los siglos V al VIII, está caracterizada en Euskal Herria por las invasiones bárbaras, de los Francos y Visigodos especialmente. A diferencia de lo sucedido con los romanos, la época de las invasiones bárbaras será conflictiva. Los vascos defenderán constantemente sus tierras.

A comienzos del siglo V, los visigodos se adentran en tierras vascas; en plena decadencia del imperio romano y quieren controlar las tierras. En el siglo VI veremos a los francos en tierras vascas. Tanto los visigodos como los francos querrán apropiarse de las tierras vascas. La bibliografía sobre el tema dice que los visigodos nunca consiguieron dominar a los vascos.

Los intentos de dominar a los vascos continuarán hasta el siglo VIII. A pesar de que arrasarán las tierras no conseguirán asimilar a los vascos. Al final, con la invasión de los musulmanes en 711, se acabarán los enfrentamientos con los visigodos. Por otra parte, los francos en el 602 crearon el Ducado de Vasconia, poniendo bajo su dominio las tierras vascas entre el Ebro y el Garona. Pero hasta que en el 660 el Ducado de Vasconia se independiza de los francos las luchas y alzamientos fueron continuos. Más tarde todavía continuarán los intentos de invasión por parte de estos últimos (tanto merovingios como carolingios) y la respuesta de los duques vascos no se hace esperar. En ese contexto se da la conocida batalla de Roncesvalles.

  • Navarra

Según el historiador Iñaki Egaña: "el origen de la dinastía navarra, habría que buscarlo en la defensa de tierra frente a los francos del norte, los musulmanes des sur y los asturianos al oeste, al igual que en los siglos anteriores en los levantamientos continuos contra los visigodos". De hecho los primeros reyes vascos eran nombrados con el título militar de DUX. Eneko Aritza, aparece como un jefe militar, rey de Pamplona en el 824, y no como un poseedor de tierras conseguidas por herencia. El reino de Pamplona, que comienza con Eneko Aritza, se crea en el siglo IX y durante un siglo tiene que defender constantemente sus fronteras ante sus vecinos. La dinastía Ximeno, que continúa reinando en el reino de Navarra hasta 1235, unificará y ampliará las tierras vascas. A partir de ese momento el reino queda en manos de dinastías extranjeras; y debido las luchas de sucesión y a las alianzas religiosas, Navarra vivirá una guerra civil cuya consecuencia será la perdida de una tercera parte de su población. A mediados del siglo XV el reino está debilitado, y en 1512 la conquista por parte de Castilla marcará el final del reino independiente. La 6º merindad, también denominada de ultrapuertos quedará como independiente, pero el siglo siguiente será unida al reino de Francia cuando Enrique III se convierte en Rey de Francia en 1589. Guipúzcoa, Vizcaya y Álava ya habían pasado a ser parte del reino de Castilla entre los siglos XII y XV, aunque mantenían sus derechos forales.

  • Conflicto interno: Parientes mayores

El País Vasco está en crisis durante la baja Edad Media. De hecho, el reino de Navarra se encuentra en manos de dinastías extranjeras, las potencias vecinas se están fortaleciendo, y el reino de Navarra esta cada vez más aislado. En este contexto de crisis, el desarrollo de los bandos se fortalecerá, los nobles fortalecidos desde el siglo XIII crearán los bandos. Los parientes mayores provocarán una verdadera guerra civil en el País Vasco creando un clima de guerra permanente. Los Oñacinos y los Gamboinos en Vizcaya, Guipúzcoa y Álava; y Beamonteses y Agramonteses en Navarra se posicionarán según sus intereses, a favor de Navarra o de Castilla durante la conquista. Las medidas adoptadas por las instituciones forales y el nacimiento y desarrollo de los núcleos urbanos apaciguarán un poco los enfrentamientos. La conquista de Navarra no será el único escenario de los enfrentamientos entre los parientes mayores. La guerra de los 100 años entre Francia e Inglaterra, también enfrentó a los Beamonteses y los Agramonteses, y los habitantes de Lapurdi y Zuberoa se posicionaron a favor de un bando o del otro. Las luchas entre banderizos se convirtieron en verdaderas guerras destruyendo la tierra, causando la muerte de mucha gente y extendiendo un verdadero clima de guerra en todo el territorio.

  • Guerra en el extranjero

Entre 1494 y 1559 tuvieron lugar las guerras de Italia en las que participaron los principales países europeos en una guerra casi continua por la distribución de esa región. Los vascos participaron en las mismas luchando en el bando de Francia o en el de Castilla.

La era moderna podemos situarla después de la conquista de Navarra. De hecho, el comienzo del Renacimiento en el País Vasco lo relacionamos con la publicación del libro, Linguae Vasconum Primitiae de Bernat Etxepare en 1545. Sin embargo, siendo el tema de este trabajo la guerra, dividiremos los periodos históricos en relación a los acontecimientos de guerra. La conquista de Navarra marca una nueva era en la historia de Euskal Herria. A partir de este momento las tierras vascas estarán dominadas por fuerzas extranjeras, y si antes las guerras eran relacionadas con la defensa del territorio, a partir de ahora será la defensa de los fueros vascos la principal motivación para la guerra. Esta época estará marcada por el desarrollo de la burguesía y la caída de la nobleza junto a las revueltas de la población. El fin de este período esta comúnmente ligado a la Revolución Francesa, pero nosotros lo relacionaremos con las Guerras Carlistas, ya que con ellas se da fin en todo el territorio vasco a los derechos forales.

Aquí volveremos a ver las características mencionadas anteriormente, pero en un contexto histórico diferente. Durante estos siglos las ideas del Renacimiento por una parte; la nueva visión del mundo, los grandes descubrimientos, y por otra parte la transformación de la sociedad, de una estructura feudal a una estructura de clases provocará grandes cambios y las tierras vascas no quedaran al margen de ello.

A continuación recogemos los momentos más significativos relacionados con la guerra

Las matxinadas son revueltas sociales surgidas entre los siglos XVII y XIX. No son guerras propiamente dichas pero merecen aquí su mención por su característica social. La matxinadas son la expresión de un descontento generalizado por parte de una clase social, sobre todo los campesinos que sufren directamente las consecuencias de las crisis sociales, económicas y políticas. De hecho durante esos siglos la hambruna y las plagas son frecuentes, los señores y nobles están a la merced de los dictámenes de Madrid o Paris y ello no provoca más que el descontento de la población. Los levantamientos tienen lugar en todo el territorio vasco y están ligadas a las reformas fiscales y económicas por un lado y a la constante vulneración de los derechos forales por el otro. Estos levantamientos eran fuertemente reprimidos. Se puede decir que las guerras que sucederán en el siglo siguiente tienen aquí su origen. La revueltas siguieron también en el siglo XIX, podemos citar como ejemplos la Zamacolada en defensa de los fueros en 1802 y la Gamazada en contra de las reformas fiscales en 1893.

La Revolución francesa duro 10 años. Desde 1789 hasta que Napoleón tomó el poder en 1799. Esa época fue conflictiva en Ipar Euskal Herria ya que supuso el final de los derechos y poderes locales. El momento más significativo fue el de la Guerra de Convención entre 1793-1795 donde las consecuencias se sintieron en todo el territorio vasco. Las medidas tomadas por Francia y España tendrán sus consecuencias en el suelo vasco. Las zonas militares se situaban de los dos lados de la frontera en pueblos vascos como Hendaya, Sara, Urruña, San Juan de Luz y los valles de la zona montañosa por un lado y San Marcial, Bera, Baztan, Luzaide por la otra. La población civil se encuentra en medio de la contienda. Pero la guerra de la Convención no suscitó mucho entusiasmo entre los habitantes vascos. Las instituciones forales formaron tercios pero era sobre todo para evitar más tensiones con Madrid. Las campañas de reclutamiento tuvieron poco éxito en los dos lados de la frontera. Y, aunque por diferentes razones, se acusará a la población vasca de ambos lados de colaborar con el bando contrario. En consecuencia, los foros serán puestos en entredicho y las provincias vascongadas serán consideradas traidoras y en Iparralde se multiplicarán las ejecuciones, encarcelamientos y deportaciones acusados de ser contrarrevolucionarios y refractarios. Es de mencionar el caso de Guipúzcoa: La Juntas de Guipúzcoa comenzaron negociaciones con Francia con el objetivo de lograr una provincia independiente pero al final no lo lograrán. En este conflicto los vascos defendieron una vez más sus propios intereses pero en cada lado se les acusó de colaborar con el bando contrario. La Revolución francesa y sobre todo la Guerra de la Convención aumentó las tensiones entre la corte española y las instituciones vascas por un lado, por el otro truncó definitivamente toda esperanza de reforma en Iparralde.

Las campañas de Napoleón empiezan con la guerra de Convención todavía en la mente. En 1808 Napoleón invade España y nombra a su hermano Rey José I. Sus tropas pasan por territorio vasco en un va y viene que destruye todo el suelo vasco. Numerosas actas de los consejos de pueblos de Iparralde dan noticia de la situación desastrosa en la que están las carreteras, las casas etc.... Cuando Napoleón invade España ocupa Donostia, Gasteiz y Bilbao. Pero cuando las tropas de Wellington responden y que después de la batalla decisiva de Gasteiz Jose I tiene que huir, las tropas francesas vuelven a Francia en retirada. A su paso por Donostia el 31 de Agosto de 1813, las tropas de Welington y los españoles que les siguen, echan a los franceses de la ciudad y destruyen la cuidad, no solo quemándola pero también matando a los civiles, violando a mujeres y saqueando las casas. España no había olvidado los sucesos de la guerra de la Convención cuando Donostia dejo entrar a las tropas francesas; y los generales Castaños y Álava ordenaron pasar a cuchollo toda la cuidad. Más tarde acusarían a Francia del incendio y destrucción de la ciudad. Finalmente cuando las tropas de Wellington pasan por Iparralde siguiendo a Napoleón destruyen todo a su paso y las tierras vascas sufren de nuevo, saqueos, incendios violaciones, matanzas...

Sin embargo la participación vasca en esta contienda no es despreciable, sobre todo en Navarra donde la provincia no necesitó de tropas españolas, pues se liberó ella sola con la formación de guerrillas. Entre los guerrilleros encontraremos personajes famosos de la historia como son, Francisco Espoz y Mina, su sobrino Mina Larrea "el Mozo", Gaspar Jauregui, y el mismo Tomas Zumalakarregi.

En lo que concierne a los Fueros. La época napoleónica tuvo su especificidad. De hecho la constitución de Bayona recogía el respeto de los fueros pero sometido a debate cuando se formaría el gobierno. Hecho que nunca se dio y que entonces no se aplicó. Fernando VII y más tarde los liberales se encargarán de hacer lo que ya Godoy, el ministro de Carlos IV, tenía en mente: acabar con los fueros.

En estas guerras aflorarán los conflictos ocultos de los siglos pasados ya que la defensa de los fueros encontrará su expresión a través de una no, dos, guerras abiertas. La primera guerra carlista durará entre 1833 y 1838 y la segunda entre 1872 y 1876 y la consecuencia más notoria será la abolición de los Fueros. La primera guerra acabará con los fueros Navarros mientras que la segunda con los de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa. No vamos aquí hablar del desarrollo de la guerra como tal ya que mucho se ha escrito sobre el tema. Solo diremos que lo que fue una guerra dinástica que enfrentaba a dos modelos políticos opuestos (el Conservador y el Liberal) en España, se plasmó en Euskal Herria en una guerra en pro o en contra de los Fueros. Hasta el reinado de Fernando VII los ataques a los Fueros vascos fueron constantes por parte del poder real de Madrid. Esta vez los Carlistas (los que estaban a favor de Carlos V - los conservadores-) prometen defender los fueros. Entonces las instituciones forales levantan verdaderos ejércitos contra los liberales. En la primera contienda sobresale en general Zumalakarregi, en la segunda es notorio el papel del Cura Santa Cruz.

Las instituciones vascas tenían que dar un cupo de hombres al ejército francés o español en las contiendas que hemos citado anteriormente. Durante la guerra de Convención por ejemplo, había 8000 hombre en el frente vasco a lo que hay que añadir el reclutamiento de voluntarios. La diputación de Guipúzcoa forma tercios con un total de 4600 mozos a petición de Madrid. Aunque los fueros prohibían que los vascos luchasen fuera de sus provincias, la instituciones forales entregaron, para evitar más tensiones con el poder central, tercios con un total de 3000 hombres para la campaña de Marruecos de 1859-1860. Del mismo modo se organizaron tercios vascongados durante la Guerra de 10 años en Cuba entre 1868 y 1878 para apoyar España. De hecho los poderosos hacendados vascos en Cuba jugaron un papel importante en pro de que Cuba siguiera siendo española.

Cuando en 1876 se abolen los fueros, la circunscripción se hace obligatoria (ya lo era en Navarra e Iparralde) para los vascos de todos los territorios y a partir de entonces los mozos vascos serán llamados a las contiendas en el ejército francés o español. Es notoria la presencia vasca en el ejército español durante la guerra de Independencia de Cuba entre 1895-1898, donde de los 53 000 españoles que murieron en suelo Cubano, 2000 aproximadamente fueron vascos. Sin embargo en el mismo momento surge el nacionalismo vasco y aunque los vascos no estuvieron de manera organizada en el bando insurrecto sí apoyaron la independencia de Cuba. Muestra de ello es la posición tomada por Sabino Arana con respecto a la guerra de Cuba.

Para terminar evocaremos la presencia vasca en los ejércitos franceses durante este periodo. El historiador Iñaki Egaña nombra en su Diccionario histórico-político de Euskal Herria los siguientes: las conquistas de Indochina y Argelia en el siglo XIX, la guerra de Crimea en 1854, la guerra contra Prusia en 1870 entre otros.

El País Vasco vivirá dos guerras mundiales y una guerra civil durante este siglo. Aquí también nos encontraremos con la presencia vasca a todos los niveles. Los vascos formarán sus propios ejércitos en defensa de sus derechos y de su tierra, pero también en solidaridad con otros pueblos. En las guerras del siglo XX hubo también presencia vasca en los ejércitos ajenos debido al reclutamiento forzoso, pero siguiendo el posicionamiento internacionalista de Sabino Arana, también los encontraremos en guerras motivados por la solidaridad con otros pueblos o ideales.

La guerra del 36 fue sin duda la guerra que los vascos más sufrieron durante el siglo XX y una de las más importantes de la historia del País Vasco. Es una guerra total. No están únicamente implicadas las tropas militares. Toda la población sufrirá las graves consecuencias que originó la guerra contra el fascismo. El Bombardeo de Guernica es el acontecimiento más ilustrativo de lo que avanzamos por su dimensión internacional y por su carácter especialmente cruel. La mayoría de los vascos lucharon a favor de la República ya que está garantizaba los derechos de los vascos. El gobierno vasco en el exilio levantó un ejército en contra de Franco. Pero aquí también encontraremos bandos opuestos sobre todo en Navarra con los nacionalistas de un lado y los requetés del otro que dividirán incluso a familias enteras. Las consecuencias nefastas de esta guerra perduran todavía hoy en día.

La Primera Guerra Mundial fue traumática, causando millones de muertes en toda Europa. Los vascos que no hablaban más que euskara se vieron obligados a luchar en las trincheras del norte de Francia. Además esta guerra contribuyó a desarrollar el sentimiento nacionalista francés entre la población vasca.

Los vascos tuvieron que ir incluso más lejos a luchar. A Argelia junto con Francia durante la guerra de independencia, o a la guerra de Ifni en Marruecos. Los chicos vascos con edad de alistarse servían así el bando francés o español en sus guerras respectivas.

En la Segunda Guerra Mundial al igual que en la primera los vascos tuvieron que plegarse a las órdenes de la fuerza imperante, pero en este caso también acudieron como voluntarios en el bando de los aliados respondiendo al llamamiento de pasar a la resistencia. El caso más notorio es el del Batallón Guernica al mando de Kepa Ordoki que lucho en pro de la liberación de Francia. Al final de guerra cuando De Gaulle lo condecoró le dijo que Francia nunca olvidaría el sacrificio y esfuerzo de los vascos para liberar su tierra. Por otro lado en los años 80 los vascos también participarán en las guerrillas en contra de las dictaduras de en América Latina.

Después de la segunda mundial, aunque no sea en modo de guerra abierta, el País Vasco sigue viviendo un conflicto con sus vecinos en defensa de su tierra. Aunque sea con otras características, el País Vasco está bajo dos administraciones ajenas y al igual que durante toda la historia sigue siendo causa de conflicto. Muestra de ello es el nacimiento de ETA durante el Franquismo y el de IK en 1973.

Durante los últimos 2000 años, en Euskal Herria, no ha habido paz permanente. Las pugnas internas y los intentos de invasión o asimilación han golpeado el País Vasco pero no lo han hecho desaparecer. La característica mayor de la guerra se sustenta en la defensa de la tierra, pero no debemos menospreciar los conflictos internos que ha habido. En cuando a la participación en la guerras exteriores, algunas veces de modo voluntario, la mayoría de las veces de manera forzada, es claramente significativa cuando vemos lo pequeña que es la tierra vasca.

El País vasco es hoy el pueblo más viejo de Europa occidental. Por su tierra han pasado, guerras, conflictos, destrucciones... pero sigue estando ahí mientras otros pueblos de los fue contemporáneo desaparecieron. Las razones de esta situación acarrean respuestas subjetivas. Unos dirán que ello se debe a la capacidad de lucha de los vascos y la determinación a la hora de defender lo que es suyo, otros hablarán de factores externos. Nosotros dejamos dicho lo dicho tal cual. Ahora que cada cual saque sus conclusiones.

  • EGAÑA, Iñaki Diccionario Histórico-político de Euskal Herria Tomo I y II Tafalla: Txalaparta 1996.
  • EGAÑA, Iñaki Diccionario Histórico-político de Euskal Herria Tomo I y Tomo II Tafalla: Txalaparta 1996.
  • ESTÉVEZ, Xosé Historia de Euskal Herria Tomo II. Tafalla: Txalaparta 1996.
  • GOYHENETCHE, Manex. Histoire Générale du Pays Basque, , tome 2. Donostia: Elkarlanean S.L. 2002
  • GOYHENETCHE, Manex. Histoire Générale du Pays Basque,tome 1, Donostia: Elkarlanean S.L. 2002
  • GOYHENETCHE, Manex. Histoire Générale du Pays Basque, 3 tome. Donostia: Elkarlanean S.L. 2002
  • GOYHENETCHE, Manex. Histoire Générale du Pays Basque, tome4. Donostia: Elkarlanean S.L. 2002
  • GOYHENETCHE, Manex. Histoire Générale du Pays Basque, tome 5. Donostia: Elkarlanean S.L. 2002
  • SARRIONANDIA, Joseba Moroak gara behelaino artean?. Pamiela, 2010
  • UGALDE ZUBIRI, Alexender. "Los Vascos ante las guerras de Independencia de Cuba". in Los Vascos En Las Guerras De Independencia Americanas, 2009 Fundación Centro Vasco Euskal Etxea, Colombia, p.179-216