Politicians and Public Officials

Aldasoro Galarza, Ramón María

Personalidad política guipuzcoana nacida en Tolosa el 20 de marzo de 1897. Fallecido en Cuba el 2 de febrero de 1952.

A los 21 años terminará la carrera de Derecho en la Universidad de Madrid y dos años más tarde abrirá su propio despacho en Bilbao, llegando a ser Vicepresidente de la Academia de Derecho y Ciencias Sociales.

Durante la dictadura del general Primo de Rivera formará parte de un grupo dedicado a potenciar el euskera. Fue además miembro de la Sociedad de Estudios Vascos y de la Sociedad liberal El Sitio, de Bilbao. Republicano, liberal y autonomista, su casa se convertirá durante los años 20 y 30 en uno de los centros de reunión y conspiración política de la época. En 1930 colaboró con el periódico Frente y participó en el luego famoso "Pacto de San Sebastián". En ese mismo año y a consecuencia del levantamiento republicano del mes de diciembre será detenido y encarcelado en Madrid. En marzo de 1931 fue uno de los fundadores de la "Agrupación al Servicio de la República" en Vizcaya y participó activamente en los en los mítines y actos pro-amnistía de la campaña electoral de abril.

Tras la proclamación de la Segunda República será designado Gobernador Civil de Gipuzkoa. Desde este cargo impulsó importantes decisiones, como el nombramiento de la Comisión Gestora de la Diputación o la detención del dirigente comunista Juan Astigarrabía. Además apoyará una hipotética incorporación de La Rioja a la futura autonomía Vasco-Navarra. Durante este periodo recibirá también las airadas protestas del PNV por la política desarrollada en materia religiosa. Militará en diversas formaciones de signo republicano: primero en el Partido Republicano Autónomo, más tarde en el Partido Republicano Radical Socialista y por último en Izquierda Republicana, la formación de Manuel Azaña. En las elecciones de 1931 será elegido Diputado por Vizcaya por la candidatura Republicano-Socialista. Fue nombrado secretario de las Cortes y aceptó el Estatuto de Autonomía redactado por la Sociedad de Estudios Vascos.

En 1932 participa en la "Asamblea de Pamplona" que se reunió para impulsar la aprobación de Estatuto de Autonomía. El proyecto había sido preparado por las Comisiones Gestoras que durante aquel periodo sustituyeron a las Diputaciones Forales. En la citada reunión Aldasoro defendió la incorporación de Navarra a la Comunidad Autónoma Vasca y trabajó decididamente para convencer a su compañero de formación política, Emilio Azarola, que se pronunció finalmente en contra. La propuesta de incorporación resultó derrotada por 101 votos a favor frente a 123 en contra y en estatuto quedaría aprobado sin la inclusión de Navarra.

Aldasoro ejercerá como defensor entre otros de un importante grupo de socialistas de Bilbao, Abanto y Ciérvana, Durango, Galdames y la Margen Izquierda, entre ellos, Santiago Arnaz y Paulino Gómez Sainz, detenidos como impulsores de la huelga revolucionaria de octubre de 1934 en Bizkaia.

Su papel durante el estallido del Alzamiento en julio de 1936 será crucial, al presionar al gobernador civil de Vizcaya, Echevarría Novoa e impedir que se cumplieran las órdenes del General Mola instando de unirse a la rebelión. Será el hombre fuerte de Comisariado de Defensa de Vizcaya, un organismo anterior a la creación de la Junta de Defensa de Vizcaya, formada a partir del levantamiento militar. El 12 de agosto de 1936 será nombrado director general de Harinas, Trigos y Comestibles.

Tras la aprobación del Estatuto Vasco por las Cortes Republicanas el 1 de octubre de 1936 y la inmediata formación del Gobierno Vasco, Ramón Aldasoro será nombrado Consejero de Comercio y Abastecimiento en representación de su partido, Izquierda Republicana. Al frente de esta consejería trabajo a partir de noviembre de 1936 por impedir el desabastecimiento al que se debía enfrentar el recientemente constituido Gobierno Vasco. Ello sería posible, a pesar de las graves dificultades, gracias a la apertura de una línea de comercio con Inglaterra, que, a través de embarcaciones británicas, conseguiría exportar hierro vizcaíno a cambio de alimentos. La apertura de diversas delegaciones comerciales, tanto dentro como fuera de España (Burdeos, Bayona, Barcelona, Valencia y Alicante, contribuyó a mejorar las listas de aprovisionamientos. Fue comisionado junto con el diputado Picavea por la "Junta de Defensa de Vizcaya" para conseguir armas y material de guerra para el ejército vasco.

Durante este periodo ejercerá también como abogado de algunos personajes célebres como Guillermo Wakkonigg Hummer, Cónsul Austriaco, detenido y fusilado durante la Guerra, como organizador de una red de evasión al servicio de los sublevados.

Tras la derrota del ejército vasco partió para el exilio, primero hacia Francia y más tarde hacia Uruguay. En 1938 Aguirre le enviará a Buenos Aires como delegado con el fin de trabajar a favor de los vascos emigrados a Argentina, especialmente para los niños refugiados, colaborando estrechamente con Isaac López de Mendizabal, Santiago Cunchillos y Pablo Archanco, estableciendo estrechos contactos con las autoridades políticas de aquel país. Estas gestiones darán lugar a la creación en agosto de 1939 del Comité Pro-Inmigración Vasca-. Ese mismo año fundará Eusko Deya-La voz de los vascos en América y organizará la filial argentina de la "Liga Amiga de los Vascos".

Durante este periodo Ramón Aldasoro mantendrá unas tensas relaciones dentro de su partido hasta ser expulsado en febrero de 1938 en una asamblea celebrada en Barcelona. A partir de ese momento su presencia en el Gobierno Vasco se ligaría de forma personal por su amistad con el lehendakari Aguirre, desarrollando una política más próxima al PNV. El Lehendakari le concederá junto a Irujo, los poderes para llevar los asuntos vascos en su ausencia.

El 11 de julio de 1940 se formará el "Consejo Nacional de Euskadi-Euskadi'ko Batzar Nagusia", a instancias de Manuel de Irujo y de Jose Ignacio Lizaso, delegado del Gobierno Vasco en Londres. La creación de este organismo, de carácter nacional y no autonómico, levantará importantes recelos en el resto de fuerzas políticas. En él se integrará Aldasoro junto a los otros delegados en Buenos Aires, Caracas, México, Nueva York y Londres. El Consejo estará presidido por el propio Manuel de Irujo y su gestión provocará diversos problemas con el lehendakari Aguirre. El 9 de octubre de 1941 recibirá en la frontera uruguaya a este último para desplazarse a Montevideo. Desde Buenos Aires Aldasoro tratará de impulsar contactos con representantes catalanes y gallegos para establecer una línea de colaboración con el Gobierno Vasco. En este sentido, participará activamente con la revista Galeuzca. En ella publicará diversos artículos sobre las relaciones entre el Gobierno Vasco y la República Española. Además participará en otro tipo de actos impartiendo conferencias, como la titulada Las Guerras Civiles y el Concepto de Libertad en la Historia Contemporánea del País Vasco, que publicará más tarde en forma de folleto.

En 1945, ante la inminente derrota del nazismo participará en la reunión del gobierno Vasco en Nueva York. A la cita, presidida por el lehendakari Aguirre, asisten por los socialistas Santiago Aznar, Nardiz por Acción Nacionalista y Aldasoro en representación de los republicanos, donde se subrayará el apoyo del Gobierno Vasco a los Aliados durante la II Guerra Mundial y a la política nacional vasca. Como consecuencia de ello será comisionado por el Lehendakari para explicar a lo largo de una gira por los países latinoamericanos los objetivos y el significado de la reunión.

En 1946 regresará a San Juan de Luz formando parte del reorganizado Gobierno de Euzkadi. En marzo de 1947 participará en la constitución en París del Movimiento Federalista Vasco (MFV). Este organismo será presidido honoríficamente por el lehendakari José Antonio Aguirre; recayendo la presidencia efectiva en Manuel Irujo. Ramón María Aldasoro será uno de los tres vicepresidentes, junto con Juan Carlos Basterra y Laureano Lasa; el organigrama se completará con la incorporación de Javier Landáburu, como secretario y otros destacados miembros, como José María Lasarte, José Ignacio Lizaso, Rufino García Larrache y Julián Arríen; delegados: Angel Gondra (Londres), Jesús Galíndez (Nueva York), José Luis de la Lombana (Bogotá) y José Olivares (Buenos Aires).

En febrero de 1949 participa en París en la Constitución del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo (CFEME), como representante de la delegación del Consejo Vasco. Otros miembros fundacionales de este organismo serán el Movimiento Socialista por los Estados Unidos de Europa, Unión Liberal Europea, Consejo Catalán, y Consejo Vasco. Posteriormente se integran el Grupo de Monárquicos Europeístas; Grupo de Federalistas Demócrata-cristianos; y Grupo Gallego. La presidencia recaerá en Salvador de Madariaga y la primera secretaría general en José María Lasarte (hasta 1952). El vicepresidente por el Consejo Vasco será Manuel de Irujo, siendo sustituido entre 1951-1952 por Ramón María de Aldasoro.

Fallecerá repentinamente de infarto en Cuba el 2 de febrero de 1952. Fue enterrado en una tumba anónima del Panteón Laurac-Bat de la Asociación Vasco-Navarra de Beneficencia del Cementerio de Colón. Su puesto de consejero fue ocupado por su correligionario Ambrosio Garbisu.

  • ANASAGASTI, Iñaki (dir.). El primer gobierno vasco, III Tomos, Vitoria-Gasteiz, Gobierno Vasco, 1986.
  • ESTORNÉS ZUBIZARRETA, Idoia. La construcción de una nacionalidad vasca. El autonomismo de Eusko-Ikaskuntza (1918-1931). San Sebastián, 1990, 728.
  • EYARA, Julio. Historia de Euskal Herría, X Tomos. San Sebastián: Ediciones Vascas, 1980-1986.
  • JIMÉNEZ DE ABERÁSTURI, Juan Carlos. De la derrota a la esperanza: Políticas vascas durante la Segunda Guerra Mundial (1937-1947). Bilbao, Instituto Vasco de la Administración pública, 1999, 963 p.
  • MORÁN Gregorio. Los españoles que dejaron de serlo, Euskadi, 1937-1981. Barcelona: Planeta, 1982.
  • SEBASTIÁN, Lorenzo: "Aldasoro, liberal, republicano y autonomista", El Correo, lunes, 10 de marzo de 1997.