Municipalities

SALVATIERRA/AGURAIN

Villa y municipio de Álava-Araba, de la cuadrilla de Salvatierra o Agurain, que adopta su denominación actual por resolución del 12-05-1994 (Boletín Oficial del País Vasco 06-06-1994 y Boletín Oficial del Estado 13-19-1996). Situado al este de la provincia. Limita al norte con San Millán, al sur con Arlucea-Marquínez y la parzonería de Entzia, al este con San Millán y al oeste con Iruraiz-Gauna y Arrazua-Ubarrundia. Por resolución del Departamento de Presidencia del Gobierno Vasco de 12 de mayo de 1994 (B. O. P. V. de 6 de junio), se cambió oficialmente la denominación del municipio por la de Salvatierra o Agurain, indistintamente. Existe un enclave de tierras de Salvatierra que divide en dos el término de San Millán, situado al suroeste de Aspárrena. Riega su término el río Zadorra, con sus afluentes tales como los arroyos de los Apóstoles, Alibio y Santa Bárbara. La capital, villa del mismo nombre, se encuentra en la zona Centro-norte del término, entre el Zadorra y el arroyo Santa Bárbara. El relieve es, en general, poco montañoso, siendo la zona sur recorrida por la sierra de Entzia, la de mayores alturas, las cuales oscilan entre los 693 y los 1.151 m. (Arrigorrista). Las coordenadas geográficas son 1° 17' 55" y 42° 51'. El término cuenta con una extensión de 37.856 m².

CUADRILLA DE SALVATIERRA
HermandadesMunicipiosNúcleos
SALVATIERRASALVATIERRA (AGURAÍN)
11 concejales
Alangua
Arrízala
Eguileor
Iturrieta
Opacua
Salvatierra
ARRAZUA-UBARRUNDIAARRATZU-UBARRUNDIA
7 concejales
Arróyabe
Arzubiaga
Betolaza
Ciriano
Durana
Landa
Luco
Mendivil
Nanclares de Gamboa
Ulíbarri-Gamboa
Zurbano
ASPARRENAASPARRENA (ASPARREN)
9 concejales
Albéniz-Albeiz
Amézaga-Ametzaga
Andoin
Araya-Araia
Arriola
Eguino-Egino
Gordoa
Ibarguren
Ilarduya-Ilarduia
Urabain
SAN MILLAN (DON EMILIAGA)
7 concejales
Adana
Aspuru
Chinchetru
Eguilaz
Galarreta
Luzuriaga
Mezquia
Munain
Narvaja
Ocáriz
Ordoñana
San Román de San Millán
Ullíbarri-Jáuregui
Vicuña
Zuazo de San Millán
ZALDUENDO (ZALDUONDO)
5 concejales
Zalduendo
BARRUNDIAALEGRIA-DULANTZI
9 concejales
Alegría
Eguileta
ALEGRIA-DULANTZI
9 concejales
Audicana
Dallo
Echávarri-Urtupiña
Elguea
Etura
Garayo
Guevara
Heredia
Hermua
Lama
Larrinzar
Marieta
Maturana
Mendijur
Ozaeta
Urizar
Zuazola
BARRUNDIA
7 concejales
Añua
Arbulo
Argómaniz
Azúa
Elburgo
Gaceta
Hijona
ELBURGO (BURGELU)
5 concejales
Acilu
Alaiza
Arrieta
Erenchun
Ezquerecocha
Gaceo
Gauna
Guereñu
Jáuregui
Langarica
Trocóniz

Su casco urbano se encuentra enclavado en una zona cuyos terrenos están constituidos por micritas arcilloso-limosas.

AAA

Población 1960-1994: véase tabla en imágenes.

Censos

1601: 362 vecinos; 1789: 300; 1802: 310; 1851: 280; 1857: 353; 1888: 1.486 habitantes; 1901: 1.386.; 1930: 1.677; 1940: 2.051; 1966: 2.640; 1968: 2.801; 1969: 2.802; 1970: 2.736; l975: 3.376; 1977: 3.547; 1979: 3.763; 1981: 3.604; 1986: 3.614; 1988: 3.650; 1991: 3.677; 2000: 4.014.

Movimiento natural

Matrimonios: 1975: 25; 1976: 20; 1977: 21. Nacidos vivos: 1975: -; 1976: -; 1977: -. Defunciones: 1975: 16; 1976: 11; 1977: 12.

Población inmigrante

En 1981 contaba con un total de 1.921 inmigrantes llegados:

[Ref. "Martínez Marina"].
Antes/en 1950Entre 1951-1960Entre 1961-1970Desp. de 1970
96 v. 110 v. 217 v. 517 v.
136 h.122 h.201 h.522 h.

AAA

1900: 247; 1950: 553; 1970: 371.

AAA

Distancia desde la capital del municipio a Vitoria, cabeza del partido judicial: 24,9 km. La estación más próxima en el mismo Salvatierra/Agurain. Se relaciona con las poblaciones de Gazeo y San Roman a través de la N-1 Vitoria-Altsasu. También toma contacto con las localidades de: Ordoñana, Txintxo y Opakua por medio de tres carreteras locales.

AAA

Castellano. Probablemente, a fines del s. XVIII, se hablaba todavía el vasco (Varios: "Geografía Histórica de la Lengua Vasca", Auñamendi, 1960, t. I, pp. 61-66). Sin embargo, en el mapa lingüístico de L. L. Bonaparte (1863) figura ya fuera de la zona de dominio del euskera. Según el censo de 1981 había los siguientes hablantes: ("Educación y Euskera."):>

Erdaldunes 3.190
Euskaldunes
- Alfabetizados105
- Algo Alfabetizados17
- No alfabetizados3
Casi euskaldunes
- Alfabetizados83
- Algo Alfabetizados48
- Pasivos35

AAA

Según el censo agrario de 1972, en este ayuntamiento había 113 explotaciones agrícolas, 18 de ellas mínimas, 16 de 1 a 5 Ha., 37 de 5 a 20 Ha., 39 de 20 a 100 Ha., 3 de 100 y más Ha. El régimen de tenencia era el siguiente: Propiedad: 834 Ha.; Arrendamiento: 1.046 Ha.; Aparcería: 15 Ha.; Otras: 6.499 Ha.; 125 parcelas eran menores de 1 Ha.; 395 de 1 y menores de 5 Ha.; 109 de 5 Ha. y mayores. Poseía 4.760 Ha. de monte de utilidad pública y 1. 150 de monte particular. En 1970, las t .508 Ha. de superficie labrada se distribuían de la siguiente forma, según los distintos tipos de cultivo:

Hectáreas
Trigo451,50
Cebada686,75
Avena121,25
TOTAL1.259,50
Hectáreas
Patata146,50
Maíz para grano3
Habas11
Alholva10
Cebolla---
Huerta9
Alfalfa8
Trébol8
Esparceta8
Cebada para forraje10
Avena para forraje10
Maíz forrajero5
Remolacha forrajera10
Nabos Forrajeros10
Censo ganaderoCabezas
Vacuno210
Ovino1.200
Caprino---
Porcino1.500
Caballar40
Mular10
Asnal3
Gallinas2.000
Conejos170
Colmenas20

Polígono industrial de Salvatierra promovido por este municipio. Tenía en 1975 una superficie de 179 Ha. y una superficie útil de 161,10 Ha. Las empresas de más de diez trabajadores enclavadas en su término en 1982 eran: Accesorios de tubería, S. A. (ATUSA) (Polígono Industrial Agurain) con 403, Confecciones Aitzgorri, S. A. (Zumalburu) con 35, Eguino Hermanos, S. L. (sillas y mesas) con 17, Hijos de Preciado, S. A. (Dulantzi, pinturas) con 13, Julián López de Heredia, S. A. (Zumalburu, pieles) con 125, PROPISA, S. A. (piensos) con 22, PUM Española (Pol. Ind. Agurain, chapa) con 180, Sallurtegui, S. A. (Pol. Ind. Litutxipi, prendas deportivas) con 67. ("Catálogo Industrial del País Vasco", 1982). En 1981 poseía 21 empresas, de las cuales 15 ocupaban de 3 a 19 personas, 3 de 20 a 99 y 3 de 100 a 499. En las primeras trabajaban 102, en las segundas 124 y en las últimas 708, sumando un total de 934 personas ocupadas en la industria. (Ref. ESICAE, 1983, Eusko Jaurlaritza). Desde el punto de vista comercial, Salvatierra pertenece al área de Vitoria.

AAA

El total de población considerada activa en 1982 era de 1 .064 varones y 324 mujeres. De éstos, 930 v. y 251 m. se hallaban ocupados, 47 v. y 63 m. buscaban empleo por primera vez y 87 v. y 10 m. habían trabajado anteriormente. El total de inactivos estadísticos era de 741 y de inactivas estadísticas, 1.449. (Ref. Anuario Estadístico Vasco, 1982).

AAA

Parroquia de Santa María

La iglesia es de finales del siglo XV-principios del XVI, pero levantada sobre otro templo anterior. De planta rectangular de tres naves de cuatro tramos, la central más alta y ancha, y cabecera poligonal.

En el exterior la iglesia tiene un carácter recio debido al predominio de muro, la alta fachada a los pies y los numerosos y robustos arbotantes y contrafuertes desmochados que tiene. Estos recios contrafuertes exteriores están abiertos por arcos para dar paso al camino de ronda que rodea todo el edificio, dando carácter de fortaleza al templo. El paso de ronda está cubierto en casi toda su longitud, y abre los muros con arcos de variada tipología en función de las cronologías diferentes que presenta cada una. El más antiguo es el de la cabecera, en el este, fechable a principios del siglo XVI, con arcos de medio punto. Los demás son mixtilíneos y adintelados y se fechan a finales del XVI y en el siglo XVIII.

La fachada occidental está rematada por dos espadañas levantadas en 1682-1686 de estilo herreriano, con sobrias pilastras y pirámides. Son obra de Domingo de Iturbe y Martín de Balanzategui con trazas de Felipe de Ezcurra. La portada que sirve de acceso al templo es de finales del siglo XV o primeros años del XVI y es de arco apuntado abocinado, con puerta adintelada. Presenta una chambrana de perfil conopial decorada con fina talla de carácter gótico que representa al Árbol de Jesé. En el remate se ubica la Virgen con el Niño protegida por una crestería. La portada del lado es más sencilla aunque de la misma cronología según lo evidencian sus escasos elementos decorativos y formales.

Respecto al interior, la iglesia posee un amplio espacio debido a la altura de la nave central. Las bóvedas son de variada tipología, ya que algunas son de crucería sencilla (primeros tramos desde la cabecera y naves laterales) y otras de terceletes de nervatura diferente. En las claves de estas bóvedas se desarrollan diversas escenas religiosas (una misa, la Trinidad, etc.), imágenes de santos (Santa Clara, San Miguel, etc.), motivos heráldicos (de los Ayala, Castilla y León, etc.), inscripciones de anagramas de Cristo y la Virgen, y otros motivos como ángeles, soles y similares.

Estas bóvedas descargan su peso en unos grandes pilares, algunos decorados por capiteles corridos que albergan figuras monstruosas.

Destaca el coro, notable obra contratada en 1530 con los vizcaínos Sancho Martínez de Arego y Maestre Pedro, quienes lo construyeron con un sotocoro cubierto con bóvedas de crucería y magníficas claves con programa iconográfico. Como corresponde a esta época, la decoración se basa en los grutescos con sus arreos militares, cabezas de querubines, cartelas con inscripciones, bustos, candelabros y una balaustrada como remate. Además tiene el escudo imperial y dos escudos de Salvatierra, todo dispuesto en fino relieve ocupando todo el espacio existente, en un horror vacui tan marcadamente renacentista. El coro es una magnífica obra que conmemora el victoria de Carlos I sobre el comunero Pedro López de Ayala y la compleja iconografía exalta las virtudes del emperador.

El magnífico retablo mayor fue contratado en 1584 por el escultor salvaterrano Lope de Larrea, quien lo dejó inconcluso a su muerte acaecida en 1623. Fue terminado por Francisco de Foronda. La policromía es obra de Diego Pérez de Cisneros y Cristóbal Ruiz de Barrón, ambos pintores de primera calidad y de los más importantes de principios del siglo XVII. Se terminó de dorar en 1639.

Se trata de un retablo de estilo romanista compuesto horizontalmente de banco, tres cuerpos y ático, y verticalmente de tres calles y dos entrecalles. La arquitectura de este retablo es típica del manierismo miguelangelesco imperante en el País Vasco en las últimas décadas del siglo XVI y las primeras del XVII, del que Lope de Larrea es uno de sus máximos exponentes. Presenta columnas con el tercio inferior tallado, superposición de órdenes (jónico, corintio y compuesto), frontones triangulares, semicirculares y rotos, frisos decorados y otros elementos. Además, la decoración es a base de cartelas, jarrones, encadenados geométricos y aletones, sin faltar los característicos telamones y muchachos recostados sobre los frontones. El banco del retablo fue entregado en 1591 y es la parte que realizó Lope de Larrea, y por tanto, la de más calidad.

Como la Virgen es titular del templo, el programa iconográfico está destinado a narrar su vida. La calle central alberga de abajo a arriba la Virgen con el Niño, la Asunción y la Coronación, rematado todo el conjunto por un Calvario y el Padre Eterno. El resto de los casetones están ocupado por escenas (Anunciación, Visitación, Adoración de los Pastores, Epifanía, Circuncisión y Huída a Egipto) flanqueados por santos, apóstoles, evangelistas, profetas y Padres de la Iglesia.

Todas las figuras presentan gran corpulencia y potente musculatura, ademanes algo huraños, expresiones fieras y gestos contrapuestos que recuerdan al genial Miguel Ángel. Los pliegues de las vestiduras son amplios y algodonosos, así como los cabellos, con carnosos rizos, como corresponde al estilo romanista. Sin embargo, hay algunas tallas con influencia naturalista de Gregorio Fernández, que se adelantan al barroco.

La parroquia disfruta de varias capillas laterales. En la cabecera, en el lado del Evangelio, están la capilla de San Francisco y la de San Roque, ambas del siglo XVI y levantadas por Juan García Abad de Zuazo y su primo Prudencio García de Zuazo respectivamente. La capilla de San Francisco se abre con arco rebajado rematado con un gran escudo de los Zuazo rodeado de virtudes. Se cubre con bóveda rebajada decorada con casetones y en su interior tiene varias laudas y escudos, así como un pequeño retablo pétreo realizado hacia 1570 por el taller de Pierres Picart. En el centro se encuentra la Estigmatización de San Francisco con el hermano León, obra del escultor fray Juan de Beauves, a los lados están los Padres de la Iglesia, y rematando el conjunto, bajo arco apuntado, el Juicio Final, realizado por Lope de Larrea, yerno de Picart.ç

La capilla de San Roque se abre con arco rebajado con los retratos de los fundadores en las enjutas. Está rematado por el mismo escudo que el anterior. Asimismo, se cubre con bóveda rebajada ricamente decorada con casetones y numerosos escudos, y también contiene laudas sepulcrales de los patronos y un retablo neoclásico del siglo XIX.

Otra capilla de la nave del Evangelio es la dedicada a la Virgen del Rosario y sede de la cofradía de esta advocación fundada en 1571. La imagen de la titular es una buena talla que tradicionalmente ha sido identificada con una imagen de la Virgen del Rosario que Lope de Larrea hizo gratuitamente para dicha cofradía en 1597. Sin embargo, recientemente se ha atribuido al escultor Juan Bazcardo, miembro de la escuela romanista de Viana-Cabredo, ya que muestra características más avanzadas hacia el barroco, con influencia del vallisoletano Gregorio Fernández. Muestra a la Virgen de pie con el Niño en postura grácil y elegante, con rostro dulce y terso. Está ubicada en un retablo de corte clasicista y sobria decoración y que contiene interesantes lienzos con los misterios del Rosario, Santo Domingo orando, la estigmatización de San Francisco y otras escenas.

Enfrente de esta capilla y en la nave de la Epístola, está la dedicada a la Virgen de la Esclavitud, cuya cofradía se constituyó en 1643. El retablo prechurrigueresco que guarda se levantó en 1673 y reemplazó a otro anterior dedicado a Santa Ana. Consta de banco, un cuerpo y ático, así como tres calles verticales separadas por columnas de fuste con estrías onduladas. Está decorado con decoración vegetal carnosa. Fue costeado por Baltasar de Lazcano y Espina, señor de Contrasta y Corres y prior de la Cofradía, y realizado por el arquitecto Martín de Arenalde. La policromía es de Mateo López Echezarreta.

La talla titular es una Virgen con el Niño de tipo Andra Mari fechada en el siglo XIV. El resto de las imágenes son pinturas realizadas por algún artista local conocedor de los grabados flamencos y alemanes que servían de inspiración. Representan varias escenas de la vida de la Virgen e imágenes de santos.

En el lado de la Epístola existe un retablo neogótico que alberga una talla de Cristo Crucificado realizado por el barceloní Rafael Atché Farré (1854-1923).

En la parroquia de Santa María se conservan también algunas imágenes sueltas. Una de ellas es una María Magdalena que procede del desaparecido Hospital de la Magdalena y que recuerda en su hechura a la Virgen del Rosario antes nombrada, razón por la cual fue atribuida también a Larrea. Como se ha dicho, ambas se han atribuido a Juan Bazcardo.

Otra imagen es una Inmaculada barroca que se ha pensado donada en 1698 por Bernabé Ochoa de Chinchetru junto con un retablo hoy desaparecido. Muestra a la Purísima con gesto orante y paños en movimiento y fue realizada por José de Mora, seguidor de Alonso Cano. De este mismo autor es una graciosa talla del Niño Jesús. También se conserva la Andra Mari de Sallúrtegui, del siglo XIV, procedente de la ermita del mismo nombre. Otras imágenes son una Santa Bárbara traída de su ermita en 1835 atribuida a Lope de Larrea, una Virgen del Pilar del estilo de Mauricio Valdivielso y otras tallas modernas. En la sacristía existen un gran lienzo tenebrista de Cristo Crucificado del primer tercio o mitad del siglo XVII.

Parroquia de San Juan

Como la parroquia de Santa María, fue levantada a partir de finales del siglo XV y durante el XVI sobre otro templo anterior. De planta rectangular y tres naves, la central más alta, cada una con siete tramos cubiertos con bóvedas de crucería simple. El templo tiene planta y disposición peculiar debido a que fue levantada sobre la muralla, de tal manera que tiene un presbiterio rectangular y detrás de él una nave transversal a modo de girola.

Exteriormente mantiene un fuerte sabor militar con sus gruesos muros, escasos vanos, imponentes contrafuertes y numerosas saeteras de la cabecera, así como por el ancho camino de ronda que rodea todo el templo, como la parroquia de Santa María.

La fachada principal deja intuir la disposición interna de las naves. El cuerpo central, más alto, flanqueado por gruesos contrafuertes, tiene el pórtico barroco y dos cuerpos, el inferior con el camino de ronda y antepecho de cuadrifolios. A los lados se disponen la nave lateral más baja abierta con rosetón en el lado de la Epístola, y al otro lado una torre gótica con remate barroco, donde se ubican las campanas.

El pórtico es un bello y clasicista trabajo de Ignacio de Ibero de los años 30 del siglo XVIII, que sobresale de la planta y se adelanta hacia el espectador, asemejándose a la Basílica de San Ignacio de Loyola. De planta pentagonal abierta en tres de sus lados con arco de medio punto. La decoración se basa en pilastras que sostienen un friso con triglifos y metopas y unos escudos en los laterales. El cuerpo central se remata con frontón triangular que alberga un nicho con la imagen de San Juan Bautista. En su interior está la entrada abocinada al templo, de arco conopial decorado con flores en su último arco y rematado con cruz.

El interior presenta una estética gótica sobria, ya que los elementos decorativos se reducen a algunos capiteles y las claves que tienen representaciones de la Virgen, Evangelistas, ángeles, escudos y algunas inscripciones. A los pies de la iglesia se encuentra un coro alto con antepecho de cuadrifolios y una buena sillería del siglo XVIII.

El retablo mayor está dedicado a los Santos Juanes y es una obra realizada a partir de 1646 por el arquitecto Mateo de Zabalia con el patronato del erudito Juan Ladrón de Guevara y San Román. Se trata de un retablo barroco clasicista de sobria estructura compuesta horizontalmente por dos cuerpos y ático, y verticalmente por tres calles. El sagrario es actual. Sobre él se asienta, en la calle central, una talla de notable calidad de Cristo Crucificado, de la primera mitad del siglo XVI.

En los casetones hay lienzos de gran calidad pintados por el flamenco Pedro de Obrel en 1650 que narran la vida de los Santos Juanes. En el primer cuerpo se pueden ver las escenas del Bautismo de Cristo y de Salomé recibiendo la cabeza de San Juan, y en el segundo el Nacimiento del Bautista con las dos imágenes de los Santos Juanes a los lados. En el ático se halla la Coronación de la Virgen. En los bancos aparecen diversos santos y otras escenas sagradas. Estas escenas tienen inspiración flamenca e italiana y están realizadas con colores ricos.

Además del retablo mayor, en la parroquia de San Juan existen otros retablos y obras ubicadas en capillas laterales. En la girola recta existen cuatro retablos. Uno es el de la Virgen de Estibalitz o de la Virgen Hermosa, realizada por Miguel de Zozaya en 1661 y que tiene dos relieves del banco (Oración en el Huerto y Santa Cena) y dos tallas de apóstoles atribuidos a Lope de Larrea. Estas obras de Larrea son los restos del retablo mayor que empezó a realizar a partir de 1610 y que finalmente no se terminó. También se pueden considerar restos de este retablo tres tallas que forman un Calvario, de tamaño casi natural.

Otro es el retablo del Calvario, de tallas modernas. El tercero es el de la Virgen de la Soledad que tiene una imagen vestidera, un San Sebastián barroco y una talla de Cristo atado a la columna muy repintado, que hace juego con otro Ecce Homo de iguales características. Finalmente existe otro retablo es el de la Piedad o de la Vera Cruz, realizado en 1669 por Martín de Arenalde y que contiene una bellísima talla de la Piedad atribuida a Lope de Larrea que puede ser la encargada en 1590 por Pedro Ochoa de Chinchetru para la cofradía del mismo nombre. En el ático tiene un Calvario de gran calidad, también de Larrea. Este retablo tiene además una talla de San Isidro Labrador, realizada por Alejandro Valdivielso en el siglo XIX.

En la misma girola existen dos pinturas fechadas en 1651 con la Conversión de San Pablo y la Entrega de llaves a San Pedro, ambas formando pareja y que son hechas por Pedro de Obrel, autor de las pinturas del retablo mayor.

En el lado del Evangelio está la capilla de San Francisco, de los Zumalburu, y levantada en 1609 según reza la inscripción. La entrada es de arco de medio punto y arquitectura clasicista, rematado en frontón curvo partido y templete con el escudo de los Zumalburu. Contiene un retablo del siglo XVIII con una buena talla del titular, muy expresiva, flanqueada por pinturas de San Pedro, San Pablo, San Juan Bautista y San Antonio de Padua. Coronando el retablo se encuentra una Inmaculada y varios escudos de los fundadores.

En el mismo lado se encuentran los retablos de Cristo Resucitado, con buena talla atribuida a Mauricio Valdivielso, y el de la Merced, relacionado con José de Mezquía, obispo de Solsona, que tiene una Andra Mari tristemente mutilada.

En el lado de la Epístola se encuentran las capillas de San Gregorio y del Carmen, ambas de estética manierista igual que la citada capilla de San Francisco y cubiertas por bóvedas de crucería. Las dos están cerradas por reja.

El de San Gregorio lo fundó Juan Sánchez de Vicuña. Contiene un interesante retablo atribuido a Lope de Larrea y su taller y realizado antes de 1610. Es un retablo de cuerpo único de arquitectura clasicista, rematado en frontón curvo partido, como es habitual en las trazas de Larrea. En el centro se encuentra San Gregorio papa bendiciendo con sus habituales atributos. A los lados están San Esteban, San Juan Bautista, Santa Elena y una santa monja, todos romanistas.

La capilla del Carmen o de la Santa Cruz fue fundada por Juliana Díaz de Santa Cruz. Como la anterior, también contiene otro retablo de Lope de Larrea. Consta de dos cuerpos sobre banco, donde se halla un relieve de las Ánimas del Purgatorio. La escena central es la Virgen del Carmen imponiendo la casulla a San Simón Stock que está acompañado por otros santos. A los lados, tallas de San Juan Bautista, un santo franciscano, Santo Domingo y San Francisco. En el ático, San Cristóbal en el centro, San Pedro y San Pablo a los lados, y coronando todo el conjunto, un Crucificado. Tanto la decoración con las columnas estriadas, telamones y otros elementos manieristas como las exaltaciones anatómicas de las figuras y los pliegues algodonosos delatan el estilo romanista de Lope de Larrea. Además, la estructura se corresponde con el denominado retablo salvaterrano, tipología creada por Larrea, cuya principal peculiaridad es la existencia de dos cuerpos en las calles laterales. En esta capilla también hay un busto relicario de Santa Teresa, de gran expresividad, que representa a la santa en el momento de la transverberación, realizado en algún taller de escultura de Toro.

Continuando en el lado de la Epístola se ubica la sacristía, construcción del siglo XVI cubierto por bóveda de crucería con claves decoradas que ocupa dos tramos. Sobre la cajonería tiene un retablo neoclásico y unas imágenes procedentes de otros lugares, tales como un Calvario barroco, una Santa Ana atribuida a Mauricio Valdivielso, la Virgen de Eguileor que es una Andra Mari gótica, un San Juanito atribuido a José de Mora y una Inmaculada.

Iglesia de San Martín

Dentro del edificio del Ayuntamiento se encuentra la iglesia de San Martín, la construcción más antigua de Salvatierra. Se trata de un pequeño edificio protogótico de una nave cubierta por bóveda de cañón y cabecera recta separada por arco apuntado que descansa sobre capiteles decorados con bolas y hojas. Posiblemente sea del siglo XIII.

Convento de Clarisas de San Pedro

Este convento de clarisas tuvo su origen en un beaterio fundado por Juana García Ibáñez de Baquedano en 1446, pero fue en 1611 cuando la orden de Santa Clara se instaló en la villa. Tras varias ubicaciones diferentes, las monjas hicieron levantar un nuevo convento en el siglo XVII. La iglesia empezó su erección en 1679 con Lucas de Longa y terminó en 1685 con Felipe de Ezcurra y Martín de Balanzategui.

Esta iglesia tiene fábrica de mampostería y planta de cruz latina con tres naves, la central más ancha. La cubierta es de bóvedas de arista en la nave central y el crucero, de cañón con lunetos en el resto. En el exterior luce escudo de Salvatierra.

En su interior se puede ver el retablo del siglo XVIII, de estilo churrigueresco. Tiene un cuerpo de tres calles y remate semicircular. Toda su estructura está decorada con elementos vegetales típicamente churriguerescos como cogollos, pinjantes y hojarasca. El titular, dispuesto en la parte alta, es San Pedro y está vestido de pontifical, tocado con tiara y portando llaves y cruz de triple crucero. El nicho central lo ocupa una Inmaculada Concepción del tipo acuñado por Gregorio Fernández. A los lados tiene a San Francisco y Santa Clara, fundadores de la Orden. En el banco hay unos relieves de Santa Catalina, San Miguel, San Blas y Santa Lucía, que pueden pertenecer a otro retablo.

En la iglesia y el convento existen otras tallas destacadas, como son una de San Antonio de Padua firmada por el escultor napolitano Francesco di Nardo y que está formando pareja con un San Pedro de Alcántara, ambas del siglo XVIII, otro San Pedro neoclásico del escultor de Logroño Esteba de Ágreda realizada antes de 1814, y dos Cristos Crucificados, uno del siglo XVII y muy destacado por la delicadeza de su talla.

Ermitas

Existen varias ermitas en el municipio de Salvatierra. La ermita de Santa María de Ula fue donada a la villa por Alfonso X en 1270. Hoy en día es una vivienda, un caserío, pero aún conserva su planta rectangular con ábside semicircular cubierto por bóveda de horno. Tuvo que tener cubierta de madera. La imagen titular es una graciosa Andra Mari, en colección particular.

Santa María de Sallurtegi. Actualmente es una casa y aún conserva un arco románico y su estructura rectangular con bóveda de cañón. Sus imágenes pasaron a Santa María.

Capilla del humilladero, hoy del cementerio. Es una capilla fundada por Ruy García de Zuazo y su esposa Catalina Ruiz de Arrarain en 1557 tal y como aparece en una cartela pétrea en la fachada y lo demuestran unos escudos. En ella se conserva un buen Cristo Crucificado de la misma época, de gran expresionismo, pero inserto en un retablo churrigueresco del siglo XVII. Es un pequeño edificio de planta rectangular cubierto por bóveda de terceletes.

Hospital de San Lázaro y la Magdalena. Fue vendido en 1839. Sabemos de su existencia desde 1487. Hoy en día es una casa. Conserva una puerta renacentista de arco de medio punto y los arranques de las bóvedas de crucería. Como suele ser habitual en los hospitales, el patronazgo era del Ayuntamiento y por esta razón tiene un escudo que así lo indica.

Ermitas desaparecidas

Además de las nombradas, en Salvatierra hubo más ermitas que no han llegado a la actualidad por haber desaparecido en los siglos XVIII, XIX y XX, de las que sólo existen referencias documentales. Son las ermitas de San Andrés, San Jorge, San Esteban de Paternina, Santa Bárbara, Santa Engracia, San Miguel, Nuestra Señora de Arana, y las de Zumalburu y Albizua. Algunas de las imágenes que se veneraban en estas ermitas se han conservado en las parroquias de la villa.

Otras obras de arte: cruceros

En Salvatierra se han conservado algunos cruceros. Parece que había cinco, uno por cada punto cardinal más otro cerca de la capilla del humilladero, pero en la actualidad han llegado enteros dos de ellos. Uno es la Cruz de Bentaberri, la del norte, realizado en 1609, con un Calvario, una Inmaculada y los escudos de los Lazarraga y Ochoa de Chinchetru, así como una inscripción con la fecha y los donantes. Al sur, en la calle Dulantzi, está la levantada en 1595 por el alcalde Hernán Sánchez de Vicuña, con una piedad y varios escudos. Del crucero del oeste, de nombre Arricruz o del lazareto, ha llegado únicamente un fuste, pero debió realizarse a fines del siglo XIV o principios del XV. El que estuvo al este ha desaparecido, así como el de Abollu, cerca de la capilla del humilladero.

En Salvatierra es muy destacable su urbanismo. La villa fue fundada en 1256 por Alfonso X el Sabio sobre la aldea de Agurain existente en un cerro alargado, con fines estratégicos y con un trazado planificado como ocurrió en las fundaciones de Vitoria y Laguardia. Se estructura en tres calles de norte a sur cortadas por cantones, la central más ancha, con dos iglesias-fortaleza en los extremos, correspondiéndose a la tipología de ciudad-camino. Entre la Calle Mayor y Zapatari, las únicas con doble manzana, existía el albañar o caño, lugar estrecho para evacuar las aguas fecales de la villa. Este caño existe probablemente desde el plano fundacional de la villa, como ocurre en Vitoria.

Aún mantiene parte de la muralla que defendía la villa, que debió construirse inmediatamente después de su fundación. Como es habitual, sufrió bastantes daños a lo largo de la historia, el más importante en el siglo XIX. No se conservan ninguna de las siete puertas que abrían la villa, ni el adarve con el paso de ronda, a excepción de los tramos existentes en las iglesias de Santa María y San Juan. Tampoco conserva otras construcciones defensivas que poseía la villa, como por ejemplo la torre de los Ayala, abandonada en 1521 por su derrotado propietario y cuya piedra se empleó para levantar otros edificios a lo largo de los siglos XVI y XVII. A pesar de ello, el casco viejo de Salvatierra es uno de los más destacados de Álava.

De sabor popular son las dos calles porticadas u olbeas, fechables a fines del siglo XVI, lugar donde se celebran los mercados, protegidos de las inclemencias del tiempo. Estos soportales están cerca de las dos iglesias principales de Salvatierra. Se componen de esbeltas columnas de madera o piedra que se apoyan en basamentos pétreos. Algunos tienen capiteles jónicos. Las casas que están encima son de carácter muy popular y construidos con materiales pobres tales como el ladrillo y la madera. En ocasiones estas casas populares muestran el entramado de madera.

Un devastador incendio ocurrido en 1564 asoló la villa, por lo que apenas se conserva nada de arquitectura civil anterior a esta fecha. En los años siguientes al incendio la villa se tuvo que reconstruir casi por completo, y se hizo continuando la distribución parcelaria medieval. Los materiales empleados en la construcción de Salvatierra procedían de las cercanas canteras de Galarreta, Narvaja, Laminoria, Arrigorrista y otros lugares. Asimismo, la madera era un material abundante en la sierras de Encía y Urbasa.

La única casa que sobrevivió al incendio es la llamada Casa de las viudas, ubicada en la calle mayor número 36. A juzgar por los restos que ha conservado puede fecharse a finales del siglo XIV o principios del XV, ya que presenta una puerta de arco apuntado, una saetera y gruesos muros. Esta casa y todas en general presentan un aspecto de austeridad y solidez típica en el País Vasco.

El resto de la arquitectura civil destacable de Salvatierra se puede organizar en varias tipologías en función de su estructura y cronología. Por una parte podemos encontrar casas señoriales, residencias de grandes propietarios de la tierra como caballeros, hidalgos y ricos hombres. Se caracterizan por el empleo de la piedra en su construcción, pero en ocasiones combinado con el ladrillo, si bien éste se reduce a la planta superior o un lado de la casa. La fachada principal suele ser de sillería, al igual que los recercos de los vanos y las esquinas, pero el resto es de mampostería. Son casas grandes que ocupan varios solares de la parcelación medieval. Las plantas suelen ser rectangulares, tienen tres alturas más un desván y tejados a dos aguas con el caballete paralelo a la fachada. El piso principal se abre con balconada adornada con rejería. Los aleros, jabalcones y puertas son de madera en numerosas ocasiones tallada, y las fachadas ostentan las armas de los propietarios. Casi todos han sido datados a fines del siglo XVI o principios del XVII.

Una de estas casas señoriales es la Casa Begoña, en el número 23 de Calle Mayor, levantada por Antonio Martínez de Oquérruri y María Sáenz de Vicuña y Pérez de Dallo, cuyas armas aparecen en la fachada y en otras partes. Esta casa tiene dos lados de sillería. El acceso principal es de arco de medio punto con grandes dovelas. Ha tenido intervenciones más modernas, como la galería acristalada de la fachada sur, de aire modernista.

La Casa Azcárraga, sita en el número 85 de la misma calle, fue construida en dos etapas. La primera es de finales del siglo XVI o principios del XVII por patrocinio de Diego García de Zuazo Díaz de Santa Cruz y su esposa Ana Pérez de Guevara García de Zuazo. La segunda fase fue realizada por sus herederos Teresa Fernández de Alaiza García de Zuazo y su esposo Juan Álvarez de Eulate Ruiz de Luzuriaga a finales del siglo XVII. Esta casa destaca por los trabajos de la madera en los aleros y por presentar una galería abierta de arcos de medio punto en la fachada sur.

Otras casas destacables son la Casa de Bustamante, en el número 8 de la calle Zapatari, que fue construida por Juan Martínez de Zumalburu García de Alangua, escribano, y su esposa María Sáez de Vicuña Hernández de Luzuriaga hacia 1580, y la Casa Uriarte en la misma calle en el número 9, a la que le falta el último piso y que es de fachada original por tener cuatro columnas dóricas con basa adosadas en la planta baja. También destacan la Casa Luzuriaga en la calle mayor número 44, levantado en 1582 por Martín Ruiz de Luzuriaga tal y como aparece en la inscripción de la fachada, con impresionante escudo, y la casa con el número 48 de la misma calle, que presenta una original decoración en la línea de imposta de la fachada: unos mensulones semicirculares con decoración denticulada y de clara inspiración clásica.

El otro tipo de construcción civil es la casa hidalga. Son casas más pequeñas que servían de residencia a hidalgos de menos recursos que los anteriores, tales como nobles de inferior categoría, burgueses, comerciantes y artesanos pudientes. Al igual que las casas señoriales, también ostentan piedras armeras en la fachada y están realizadas en piedra, pero ésta se halla reducida a la fachada principal o a la planta baja y primera; el resto del edificio está realizado en ladrillo. Superan en número a las señoriales. Algunas presentan ménsulas ricamente decoradas sosteniendo los balcones y una sobria decoración en los adintelados vanos. Este tipo de casas han sido datadas desde fines del siglo XVI hasta el siglo XVIII ya que la tipología apenas evolucionó.

De esta tipología son un buen número de casas de la Calle Mayor. Una de ellas es la que tiene el número 25, con un pequeño escudo de los Lazarraga que puede ser anterior al incendio, posiblemente procedente del edificio anterior. Similares son las casas de los números 8, 10, 28-30 y 65, así como el 2, construida a fines del siglo XVI por Juan Sánchez de Vicuña Díaz de Santa Cruz y María Pérez de Dallo y Lazarraga, aunque ha tenido numerosas reformas que han alterado su construcción. En la Calle Carnicería también se encuentran casas hidalgas, como la que está en el número 20, del primer tercio del siglo XVIII y construida por Pedro Fernández de Zuazo Luzuriaga.

Entre todas estas casas se levantan modernas edificaciones de los siglos XIX y XX, unas más destacadas que otras sin duda debido al gusto de los promotores. La mayoría presentan cierta estética popular con entramados de madera a la vista, sin romper con la estética general de la zona. Muchas de ellas tienen miradores acristalados. Un elemento a destacar es el pasadizo volado que une la casa número 62 de la Calle Mayor con sus huertas.

Fuera del casco viejo existen las "eras" o arrabales, pequeños barrios extramuros existentes desde al menos el siglo XVI, que han servido para almacenar materiales fácilmente combustibles como la paja a fin de evitar incendios en el núcleo urbano, pero que enseguida empezaron a emplearse como viviendas, sobre todo en los siglos XVIII y XIX. En estas eras los edificios han sido y son de carácter popular: de mampostería con sillares en las esquinas o de ladrillos en entramado de madera, pocos vanos, dos plantas? Unos pocos ostentan ciertos elementos destacados como pequeños escudos y detalles decorativos. En estas eras y cerca de ellas se ha construido en el siglo XX formando el núcleo poblacional actual.

En Salvatierra hay dos puentes reseñables: el puente de Isuntxa-Maltercio sobre el Zadorra, del siglo XIX y el puente de Santa María, levantado en 1828 sustituyendo otro anterior. De todas formas, son numerosas las referencias documentales, sobre todo a partir del siglo XVI, que nos hablan de varios puentes que facilitaban el paso de los arroyos que rodean la villa.

  • AJAMIL, Clara; Arana, Gurutze; Begoña, Ana de; Masedo, Mª Mar: Salvatierra: guía para una visita, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Servicio de Publicaciones = Arabako Foru Aldundia, Argitalpen Zerbitzua, 1985.
  • ANDRÉS ORDAX, Salvador: El escultor Lope de Larrea, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Consejo de Cultura, 1976, pp. 127-142, 166-169 y 190-199.
  • APRAIZ SAHAGÚN, Amaia; Martínez Matía, Ainara: Agurain. Un recorrido a través de la historia y las Artes = Ibilbidea Historia eta Arteetan zehar, Agurain, Ayuntamiento de Salvatierra = Aguraingo Udala, 2006.
  • AZCÁRATE, José María de: "Salvatierra: parroquias, capillas y ermitas", en Portilla Vitoria, Micaela Josefa: Catálogo monumental Diócesis de Vitoria, Tomo V, la Llanada oriental y valles de Barrundia, Arana, Arraya y Laminoria, Vitoria-Gasteiz, Obispado de Vitoria y Obra Cultural de la Caja de Ahorros de Vitoria-Gasteizko Kutxa, 1982, pp. 143-177
  • AZKARATE GARAI-OLAUN, Agustín; Palacios Mendoza, Victorino: Arabako Zubiak = Puentes de Álava, Vitoria-Gasteiz, Eusko Jaurlaritza, Kultura Saila = Gobierno Vasco, Departamento de Cultura, 1996, pp. 233 y 291.
  • BARTOLOMÉ GARCÍA, Fernando R. "La cofradía de la Esclavitud en Santa María de Salvatierra. Su retablo, pinturas y otros ornamentos", Sancho el Sabio, nº 15, 2001, pp. 185-196.
  • BEGOÑA AZCÁRRAGA, Ana de: "Arquitectura doméstica en la Llanada de Álava. El caso de Salvatierra", La formación de Álava, 640 aniversario del Pacto de Arriaga (1332-1982), Congreso de Estudios Históricos, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Departamento de Publicaciones = Arabako Foru Aldundia, Argitalpen-Saila, 1984, pp. 91-110.
  • BEGOÑA AZCÁRRAGA, Ana de: Arquitectura doméstica en la Llanada de Álava. Siglos XVI al XVIII, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Servicio de Publicaciones, 1986, pp. 330-378.
  • ECHEVERRÍA GOÑI, Pedro Luis; González de Zárate, Jesús María; Vélez Chaurri, José Javier: "Un pintor flamenco del siglo XVII en el País Vasco. Pedro de Obrel en Salvatierra y Oñate", Boletín de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos de País, nº XLIV, 1988, pp. 309-367.
  • ECHEVERRÍA GOÑI, Pedro Luis (coord.): Erretaulak = Retablos, Vitoria-Gasteiz, Eusko Jaurlaritzaren Argitalpen Zerbitzu Nagusia = Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, 2001, tomo 2, pp. 704-711 y 771-777.
  • ECHEVERRÍA GOÑI, Pedro Luis: "Las artes figurativas de la época moderna en la Llanada oriental: el taller de Salvatierra y la pinceladura del siglo XVI", en Pastor Díaz de Garayo, Ernesto (ed.): Sortaldeko lautada historian zehar: gaurko tresnez baliatuz, joandako denborak argitu = La Llanada oriental a través de la historia: claves desde el presente para comprender nuestro pasado, Vitoria-Gasteiz, Arabako Foru Aldundia, Kultura, Gazteria eta Kirol Saila = Diputación Foral de Álava, Departamento de Cultura, Juventud y Deportes, 2003, pp. 93-110.
  • GONZÁLEZ DE LANGARICA, Alberto: "Las "historias" del retablo de San Juan de Salvatierra", Kultura, 9, 1986, pp. 26-31.
  • MARTÍNEZ, Esteban: Cruceros en Álava, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Servicio de Publicaciones, 1989, pp. 81-86.
  • PALACIOS MENDOZA, Victorino: Inventario de arquitectura rural alavesa VII: Llanada alavesa: Asparrena, Salvatierra-Agurain y San Millán = Arabako nekazal arkitekturaren inbentarioa VII: Arabako Lautada: Asparrena, Agurain eta Donemiliaga, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Dirección de Arquitectura = Arabako Foru Aldundia, Arkitektura Zuzendaritza, 1991, volumen 1, pp. 313-499.
  • PALACIOS MENDOZA, Victorino: Patrimonio arquitectónico en la Cuadrilla de Salvatierra: elementos menores = Aguraingo Koadrilako ondare arkitektonikoa: elementu txikiak, Vitoria-Gasteiz, Cuadrilla de Salvatierra = Aguraingo Koadrila, 2002, pp. 75, 116, 117, 205, 365, 364, 423 y 424.
  • PORTILLA VITORIA, Micaela Josefa: Torres y Casas fuertes en Álava, Vitoria-Gasteiz, Obra Cultural de la Caja de Ahorros Municipal de la ciudad de Vitoria, 1978, tomo II, pp. 931-936.
  • TABAR ANITUA, Fernando: Agurain herria artearen historian = Salvatierra-Agurain en la historia del arte, Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, 2007.
  • UGALDE GOROSTIZA, Ana Isabel: "El coro de la Parroquia de Sta. María de Salvatierra: una loa al emperador", Ondare Cuadernos de Artes Plásticas y Monumentales, número 17, Revisión del Arte del Renacimiento, 1998, pp. 345-363.

AEM

Creencias, cuentos y leyendas: Por oir misa..., José Miguel de Barandiarán "El Mundo de la Mente Popular Vasca", t. 1, p. 91, 92, Virtudes sobrenaturales de algunos objetos, t. 11, p. 99.

Municipio, partido judicial de Vitoria-Gasteiz, Álava-Araba.

AAA

Villa de la hermandad del mismo nombre. Se regía con el alcalde ordinario y demás ministros de justicia de la hermandad. (Ref. "Diccionario Geográfico-Histórico de la Real Academia", t. II, pp. 290 y 292).

AAA

A comienzos del siglo XX había en la localidad dos escuelas públicas -una para cada sexo-, una escuela de párvulos subvencionados, y dos de carácter confesional. En la misma fecha, su población escolar se calculaba en 150 niños y niñas. Anteriormente existió en la villa la preceptoría de gramática, dotada con 6 reales diarios, que era a la vez una capellaníacolectiva. En el curso 1970-1971, no tenía ningún centro de enseñanza preescolar. Poseía tres centros de E. G. B., uno estatal y dos privados. No tiene ningún centro de formación profesional, ni ningún centro de bachillerato. En el curso 1981-1982 recibían clases de euskara en régimen de "gau eskola", 43 alumnos. En virtud de la orden de 21 de agosto de 1981 del Dep. de Educación del Gobierno Vasco se transforman al euskara tres de las diez unidades de E. G. B. El n.° de alumnos en el curso 1983-1984 era: en preescolar 236, de ellos 69 en centros públicos, 49 en ikastolas y 118 en centros privados; 968 en EGB, de ellos 281 en centros públicos, 90 en ikastolas y 597 en centros privados; 103 en F. P. I., todos ellos en centros públicos y 19 en F. P. L, todos ellos también en centros públicos. Ikastola P. Lope de Larrea que acoge alumnos de jardín de infancia, Preescolar y E. G. B. Cuenta con servicio de comedor y transporte. (1990) Servicio de educación especial en el Colegio Público Marcos Sagasti.

AAA

El nivel de instrucción de los mayores de 10 años era según el censo de 1981 ("Estadística y Euskera"):

Analfabetos86F. Profesional110
Sin estudios291Segundo Ciclo90
Primer Grado1.822Escuelas Univ.34
Primer Ciclo209Facultades / ETS25

AAA

Polideportivo. Posee un frontón municipal cubierto cuyas dimensiones son 45 x 10 m. Frontón privado no cubierto, en el Colegio Corazón de María, con unas dimensiones de 25 x 7 m.

AAA

El día 24 de junio celebra las fiestas de Arrizala. Celebra fiestas el 15 de agosto. Ferias de ganado caballar, mular, asnal, vacuno y porcino, los primeros días de octubre.

AAA

Aparece como Hagurahin en documento de 1025 citado en el "Códice de San Millán" del mismo año. El apellido del mismo nombre aparece como Haguraim (Victoraz de) en documento de 1071 reproducido en p. 406 de la parte III, t. III de "Noticias Históricas de las Tres..." de Llorente publicado en 1807; Agurain (García de) en documento de 1086 citado en p. 445 de la obra anterior; Hagurain (González de) en documento de 1308 citado en el Libro de acuerdos, cuentas etc., de San Vicente Arana; como Salvatierra en documento de 1742 citado en "Quaderno de Leyes y Ordenanzas de Alava..." (1776), p. 211. [Ref.: Gerardo López de Guereñu, Boletín de la Institución Sancho el Sabio, 1969, p. 64].

AAA

En su zona se encuentran enclavados los dólmenes de: Aizkomendi situado cerca del pueblo de Eguilaz, Sorginetxe cerca del pueblo de Arrizala, y Larrasoil en el paraje de este nombre en la vertiente oeste de Aznabarreta, estribación occidental del monte Aratz. Fueron descubiertos en la primera mitad del s. XIX. El de Larrasoil fue excavado por Eguren en 1927 y el de Aizkomendi por J. M. de Barandiarán en 1965.

En las cercanías del Portal del Rey, a los 42° 51' 05" y 01° 17' 55", se halló una lápida romana con la inscripción:

SEGONTI
VSIAMMA
ARlFANLX

Elorza la transcribe así:

SEGONTIUS IAMMARI F(ilius) AN(orum) LXX H(ic) S(itus) E(st)

Seguimos a López Castillo en el prefacio de la edición del "Diplomatario de Salinas": Los diversos autores que han tratado de los fueros alaveses están de acuerdo en afirmar que el fuero de Salinas de Añana es el más antiguo de todos los conocidos. Pero en algunos de ellos se insinúa erróneamente que la villa de Salvatierra debió tener fuero antes que Salinas de Añana, puesto que en la carta-puebla, de ésta, de 1140, se hace mención de él. Así, el texto publicado por Landázuri en el "Suplemento a los cuatro tomos de la Historia de Alava", contiene un grave error de transcripción: [Landázuri, Suplemento a los quatro tomos de la Historia de Alava, págs. 282-283].

"Et qui fuerit de foro Salvaterrae, et venerit ibi populare, sub iure fori Salvatorilis populet et maneat, et qui de foro Emiliano similiter sub iure fori Emiliani...".

Y también en sus "Compendios Históricos de la ciudad y villas de Alava", en la traducción que nos ofrece del mismo, se lee:

"Y el que hubiere el Fuero de Salvatierra, y viniere a habitar allí, habite y permanezca bajo el derecho de el Fuero de Salvatierra...".

El mismo error encontramos en Llorente:

"Et qui fuerit de foro Salvaterrae et venerit ibi populare, sub iure fori Salvaterrae populet et maneat; et qui de foro de Sancto Emiliano..."

Marichalar y Manrique dicen refiriéndose a Salvatierra:

"Acabamos de ver que en el fuero de Salinas de Añana se hace mención de un fuero de Salvatierra en la carta de D. Alfonso VII, por lo que debe suponerse que en 1140 tenía ya fuero particular, pero hasta hoy permanece ignorado, no habiendo de él ninguna otra noticia".

En términos parecidos se expresa también Vera:

"En Salvatierra hubo el más antiguo de los fueros de Alava. Consta que en 1140 lo disfrutaba de tiempo anterior".

Más adelante, y en la misma obra a que hacemos referencia, añade:

"Se hace mención del fuero de Salvatierra en el fuero que D. Alfonso el Batallador concedió en 1126 a Salinas de Añana"

Y por no hacer más prolija esta referencia, veamos, por último, lo que dice en nuestros días Martínez Díez, G.:

"Et qui fuerit de foro Salvaterrae et venerit ibi populare, sub iure fori Salvaterrae populet et maneat, et qui de foro de sancto Emiliano similiter sub iure sancti Emiliani populet et maneat, et qui de foro dominico similiter sub iure regali semper maneant et populent".

El primer autor en señalar el error cometido por Landázuri, Marichalar-Manrique y Vera, fue don Pedro Arellano Sada, a quien debemos, actualmente, el único trabajo realizado sobre los fondos archivísticos de Salinas de Añana. Dice textualmente:

"Salimos al paso del mismo (error) para rectificarlo y dejar bien sentado que no pudo tener Salvatierra un fuero anterior al de Salinas de Añana fundándose en que de él se hace mención en la carta-puebla de esta villa, puesto que tal mención no existe".

El argumento en que basa su rectificación (y que yo suscribo en su totalidad) es de carácter paleográfico. Todos los autores que hemos citado han tomado la abreviatura de "sancto" (sco) por "foro", y la de "sancti" por "fori". Asimismo, de "Saluatore" hacen "Salvaterrae", y de "Salvatoris", "Salvatorilis". Según estas notas no podía ser más lógica la deducción hecha y la existencia de un fuero de Salvatierra anterior al de Salinas de Añana podía tener su fundamento.

Su primitivo nombre de Hagurahin fue cambiado por Alfonso el Sabio, el 23 de enero de 1256, cuando concedió a sus pobladores el fuero y las franquicias de Vitoria. En el mismo fuero queda manifiesta la condición de realenga, ya que queda sujeta a la moneda forera cada nuevo reinado. La real carta dice así:

"... por grande sabor que he de facer bien é merced á todos, los pobladores de la mi Puebla que yo fiz, é puse nombre Salvatierra que antes abia nombre Hagurahin, también á los que agora y son, como á los que seran de aqui adelante, para siempre jamas, doles é otorgoles que hayan fuero de Vitoria en todas casas, asi como los de Vitoria lo han, é doles é otorgoles todas las franquezas que an los de Vitoria, sacando ende moneda que dieran á mi é á todos los que reynaren despues de mi en Castilla é en Leon, é doles é otorgoles que hayan mercado el día del martes al fuero é á la manera que han los de Vitoria...".

Este fuero era en sustancia el mismo que el de Logroño, y consta por testimonio existente en el año 1367, confirmado en el 1407, la dependencia que tenía de esta ciudad la villa de Salvatierra por habérsele comunicado su fuero. (Ref. "Diccionario Geográfico-Histórico de la Real Academia", t. II, p. 290).

La primitiva construcción de las murallas debe de datarse a lo menos en el s. XIII, pues el rey Alfonso X de Castilla, al donar a la villa el monasterio de Ula en 1270, dice: "que el Concejo de Salvatierra me den cada año por aiuda de cercar la villa seiscientos maravedises hasta que sea cercada". Para concluir dichas obras, el rey Sancho IV le impuso la pensión de ciertos maravedises que anualmente pagaba a la Corona. A pesar de cobrar el municipio de las anteiglesias de Langarica, San Quilés e Iranzo una renta anual de 50 fanegas de trigo y luego doce céntimos de pesate por carga de vino, para atender a la reparación de las murallas, a principios del s. XIX estaban bastante abandonadas. De la reparación que se hizo en la época de Carlos V quedaba un escudo de armas de dicho rey y una inscripción. La primera guerra carlista aceleró la destrucción de ellas, ya que mucha de su piedra se empleó para completar las fortificaciones del castillo de Guevara. (Ref. "Geografía General del País Vasco-Navarro", t. Alava, pp. 508-509).

Por ella pasaban los peregrinos de Santiago que descendían desde el puerto de San Adrián por el lado de Zalduendo. Manier y sus compañeros siguieron en 1726 este camino y lo encontramos asimismo mencionado en el Itinerario que acompaña a las canciones de peregrinos. En lo que es hoy caserío de la Magdalena existía por los años de 1477 un hospital de San Lázaro, donde se acogía a los romeros. [Ref. José María de Lacarra: Peregrinaciones a Santiago, Madrid, 1949, t. II, pp. 448-449].

Ya desde el 23 de enero de 1256, en virtud de una disposición concedida por el rey Alfonso X, se celebraba el martes el mercado semanal. En el 1270 se da otra disposición, por la que se exime a Salvatierra de portazgos en el puente de Logroño. En otra disposición del mismo año se otorga a la villa el permiso de conducción de mercaderías y ganados por el puente de Logroño. Esta última disposición está confirmada por Sancho IV, Fernando IV y Alfonso XI, en 1286, 1306 y 1335. En una disposición fechada en Burgos el 28 de abril de 1286, el rey Sancho IV dispensaba a Salvatierra de cierta pensión de maravedíes que pagaba anualmente a la Corona para ayudar a la conclusión de las murallas de ella. Fernando IV, Alfonso XI, Pedro I, Enrique II, Juan I y Enrique III ratificaron el privilegio anterior en los años 1315, 1342, 1375 y 1393. El 26 de septiembre de 1293 (Carrión), el rey Sancho IV concedió un privilegio, confirmando el privilegio de Alfonso X, sobre el pacto entre la cofradía de Arriaga y el concejo de Vitoria y Salvatierra. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 54; Perdomo, n.° 248, p. 45; Cartulario Real a la provincia de Alava, SEV, 1983).

Por sentencia dada en Segovia el 18 de agosto de 1258, Alfonso X de Castilla falla a favor de Salvatierra en el pleito seguido contra Vitoria por la posesión de 15 aldeas que finalmente serán para Agurain. Estas fueron: Arriaga, Betoño, Adurza, Aretxabaleta, Gardelei, Olarizu, Mendiola, Ehali, Castillo, Uhula, Sallurtegi, Arrizabalaga, Lekedana, Aulanga y Opakua. El 3 de enero de 1289, en Salamanca, Sancho IV autoriza a los vecinos de Ocariz y Muniain para poblar la villa de Salvatierra, lo que significa una nueva expansión de ésta.

El 6 de agosto de 1296 (Haro) Salvatierra acordó sus ordenanzas junto con otros concejos, entre los que se encuentran Vitoria, Treviño, Logroño, Nájera, Haro, Briones, Labastida, Salinas de Añana y Peñacerrada. (Ref. Diplomatario de Salinas de Añana, SEV, 1984).

En una disposición dada por Alfonso XI en el 1331 se faculta a la villa para poner viñas. En el 1336 toma a Salvatierra bajo la protección real, facultando para la designación de escribanos del Consejo en 1334. El 2 de abril de 1332 sentenció Alfonso XI la disputa que la cofradía de Arriaga sostenía con Salvatierra sobre pertenencia de 30 aldeas. Por ella se determina que Salvatierra retuviese 15, es decir, Vicuña, San Román, Eguilaz, Albéniz, Mezquia, Ordoñana, Luzuriaga, Zalduendo, Galarreta, Narvaja, Aspuru, Chinchetru, Ullibarri, Adana y Zuazo, añadiendo Albizua y Zumalburu que estaban ya despobladas. Al mismo tiempo se establecía que tales lugares disfrutasen de los mismos derechos que los otros habitantes y que el Merino de Alava nin otro ninguno non merine. El rey Alfonso XI firmó en Lerma, el 6 de junio de 1336, una real cédula acogiendo bajo su protección a la cofradía de San Hipólito, de la villa de Salvatierra, y eximiéndola de portazgo. (Ref. Perdomo, n.° 248, p. 290; Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 4-5).

En la guerra sostenida entre Pedro I y Enrique de Trastámara, Salvatierra fue una de las villas que fueron fieles al primero: prefirió unirse a Navarra hasta 1372 antes que servir a D. Enrique (en contra de los consejos del mismo D. Pedro). (Ref. Ramírez de Olano, E. y González de Echávarri, V.: "Memoria...", La guerra de los comuneros en el País Vasco: actitud de la Diputación de Alava en aquella ocasión: esta actitud responde a la necesidad de mantener vivas las libertades populares, Vitoria, 1904, p. 16). Fue recuperada para Navarra por D. Carlos II "El Malo" en 1367. En una disposición dada por Carlos de Navarra en 1368 se confirman a Salvatierra todos los privilegios concedidos por los reyes de Castilla y Navarra. En el 1368, Carlos de Navarra autoriza a los vecinos del lugar para introducirse y circular comestibles, mercaderías y vinos en Navarra sin pena ni contribución. Enrique II, en una disposición dada en 1371, toma bajo su protección a la villa. En otro documento de la misma fecha confirma a la villa todas las prerrogativas anteriormente otorgadas. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 290]. Se incorporó definitivamente a la corona de Castilla en 1371, reinando Enrique II, pero más tarde vuelve a entregarse al rey Enrique III. En este tiempo la villa no pertenecía tampoco a la cofradía de Arriaga, así como tampoco estuvo separada de ella con posterioridad a la voluntaria entrega de esta provincia de Alava al rey Alfonso XI, verificada en el 1332. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 6). En las Cortes de Toro de 1371 el rey Enrique II "acordó, dice su crónica, enviar gentes suyas contra la villa de Vitoria, é Logroño, é Salvatierra que estaban por el rey de Navarra, las quales el dicho rey de Navarra tomó quando el rey D. Enrique estaba sobre la ciudad de Toledo, empero luego á pocos días se trató que las dichas villas estoviesen en manos del papa Gregorio en manera de secrestacion, hasta que el papa enviase un cardenal que lo librase, é así se fizo". Concluidas las Cortes, el rey marchó a Burgos, desde donde envió a algunos de los suyos para tratar de tomar aquellas villas, "pero no pudieron al facer, salvo que la villa de Salvatierra tomó á tomar la voz del rey D. Enrique". Los enviados por el rey en esta ocasión fueron Beltrán de Guevara, señor de Oñate, y Rui Díaz de Rojas, merino mayor de Guipúzcoa, los cuales juraron en nombre del rey que no seria enajenada a la Corona. El mismo rey aprobó esta promesa en Burgos el 22 de octubre del mismo año, y fue confirmada por su hijo Juan I en las cortes de Burgos, el 10 de agosto de 1379. (Ref. "Diccionario Geográfico-Histórico de la Real Academia", t. II, p. 291).

Faltando a las promesas que se habían hecho a la villa, fue cedida con el título de condado a Pedro López de Ayala, facultándole para que hiciese mayorazgo de ella. La disposición fue firmada en Zamora por Juan I, el 22 de junio de 1382. (Ref. "Geografía General del País Vasco Navarro", t. Alava, p. 505).

En los años 1392 y 1393, el rey Enrique III confirma la exención de portazgos en el puente de Logroño. En 1393, confirmó la donación de las 17 villas. En 1393, Enrique III da la confirmación sobre el nombramiento de escribanos. En la misma fecha toma a la villa y aldeas anejas bajo la protección real. En un tercer documento del mismo año hasta la confirmación general de todos los privilegios. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 291]. El 20 de enero de 1395, el rey firmó en Sevilla una disposición por la que concedía a Salvatierra una feria anual. El 14 de enero de 1396, expide una nueva disposición dando facilidades a los que vendían géneros en la villa. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 47).

En 1408 y 1420, el rey Juan II confirmó todos los privilegios otorgados a Salvatierra. En 1408, confirma la incorporación de las 17 aldeas y la exención de portazgo por el puente de Logroño. En 1414, Juan II exime de los derechos de peaje y herbaje los ganados mayores y menores que los vecinos de Salvatierra llevasen a las ferias y mercados del reino. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 292]. En 1417 se reunieron por medio de comisionados las poblaciones de Vitoria, Treviño y Salvatierra, que constituían hermandad, y formaron un cuaderno de 34 ordenanzas dirigidas a la persecución y castigo de malhechores, organizando la Hermandad de Alava. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 71). Se llegó a una concordia (1419) entre Salvatierra y Langarica sobre los términos de Gaceogoyena y Abitona, aldeas despobladas de dicha villa. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 292].

En 1462, los Concejos de San Millán y Salvatierra llegan a un acuerdo declarando la forma de aprovechar los pastos de Entzia, Guipúzcoa y Oñati. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 292].

Aparece citada desde el año l382. En el año 1474 los judíos de esta localidad pagaron una pecha de mil maravedíes y en varios años de fines del s. XV, consta que esta judería pagó diversas pechas.

El 31 de agosto de 1476 (Vitoria), Fernando el Católico se dirigió a todos los habitantes de sus territorios, entre los que se encontraba Salvatierra, y ordenó, por medio de una Provisión Real, que las provincias de Alava, Vizcaya y Guipúzcoa entrasen a formar parte de la Hermandad General del reino, nacida a raíz de las Cortes de Madrigal. (Ref. Cartulario Real a la provincia de Alava, SEV, 1983). En 1480, confirmaron todos los privilegios anteriores concedidos a Salvatierra. Cuatro años más tarde, confirmaron las exenciones de portazgos. En 1484 se dio una sentencia arbitral por la que se declara pertenecer a Salvatierra el despoblado de Sástegui, fundándose la sentencia en el hecho de que ya anteriormente había sido cedido el lugar por Alfonso XI. [Ref. Perdomo, n.° 248, pp. 292-293].

El 3 de julio de 1490 (Córdoba), los reyes Católicos Fernando e Isabel, por medio de una Provisión Real, dictaminaron sobre la forma de actuar contra los delincuentes en la zona fronteriza de Alava y Navarra. El auto público de los navarros debía realizarse ante el alcalde ordinario de la villa de Salvatierra. (Ref. Cartulario Real de la provincia de Alava, SEV, 1983).

El ejército castellano del Duque de Alba se concentró el 19 de julio de 1512 en Salvatierra de Alava para emprender inminentemente la conquista de Navarra. En una carta fechada en Pamplona el 12 de diciembre de 1523, el emperador Carlos V, en atención a los servicios prestados a su causa, concedió a Salvatierra el título de Leal. [Ref. "Geografía General del País Vasco-Navarro", t. Alava, p. 506]. En el 1537 se formó un cuaderno de Ordenanzas para esta villa. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 79).

En los primeros días del mes de marzo de 1521 se celebraron en esta localidad las Juntas Generales. En ellas se acordó preparar 2.000 hombres para luchar contra los comuneros. (Ref. Ramírez Olano, E. y González de Echávarri, V.: "Memoria...", La guerra de los comuneros en el País Vasco: actitud de la Diputación de Alava en aquella ocasión: esta actitud responde a la necesidad de mantener vivas las libertades populares, Vitoria, 1904, p. 107).

Desde 1567 fue Agurain cabeza de la segunda cuadrilla de las 6 en que estaba dividida la provincia de Álava.

El 24 de diciembre de 1520, el conde de Salvatierra dio un mandamiento, fechado en Andagoya, en el que ordenaba a los vecinos y moradores de Salvatierra que preparasen a 300 hombres bien equipados y que los enviasen a Cuartango, donde él estaba. Igualmente les daba cuenta de cómo habían respondido a su llamada en otras partes de su condado. Finalmente les mandaba que no cumpliesen ninguna orden dada por Diego Mz. de Alava, diputado de la hermandad de Alava. Sin embargo, el pueblo de Salvatierra hizo caso omiso de las órdenes del conde. (Ref. Ramírez Olano, E. y González de Echávarri, V.: "Memoria...", La guerra de los Comuneros en el País Vasco: actitud de la Diputación de Alava en aquella ocasión: esta actitud responde a la necesidad de mantener vivas las libertades populares, Vitoria, 1904, p. 98). Esta villa fue tomada por las tropas de D. Manrique, hijo del duque de Nájera, y de D. Diego Martínez de Alava, durante la guerra de las Comunidades. Diego Martínez quedó como guardián de ella. (Ref. Manteli, S.: De la guerra de las Comunidades, "Revista Vascongada", 1847, 1, p. 166). En la guerra de las Comunidades, la villa no fue contra el rey. El conde la cercó, pero sus habitantes mandados por Martín Martínez Oquérruri, supieron defenderse con valentía. El conde, vencido y hecho prisionero en Durana, fue despojado de cuanto poseía y la villa pasó a la corona real (según una real cédula del 15 de mayo de 1521). (Ref. "Geografía General del País Vasco-Navarro", t. Alava, p. 506). A pesar de lo concertado, en virtud de la capitulación y concierto otorgado a nombre del rey con el curador de D. Atanasio de Ayala el 28 de febrero de 1528, se libró una real cédula mandando dar a D. Atanasio, villas, lugares, etc., y demás bienes raíces que fueron del conde su padre. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 25). En el 1531 se dio una Real Cédula mandando que Salvatierra pagase a cuenta a las tropas que la defendieron contra los partidarios de D. Pedro de Ayala. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 293). La villa se opuso a volver a la dependencia de los Ayala, para lo cual siguió un largo y costoso litigio. El 17 de agosto de 1537, Ronquillo y otros tres Alcaldes de Corte dieron la sentencia en Valladolid. Con ella la villa quedaba nuevamente libre de los Ayala. D. Atanasio protestó contra la sentencia de 1537. Sin embargo, fueron desestimadas sus razones por sentencia dada en Madrid el 5 de julio de 1568. Volvió a suplicar D. Atanasio por no haberse declarado nada respecto de la dote y arras de Doña Margarita Saludes, su madre, consistentes en 10.000 francos franceses, 1.000 piezas de oro y 5.000 florines, para cuyo pago, decía, estaba hipotecada la villa de Salvatierra. Por auto del 14 de octubre de 1568, los señores del consejo del rey desestimaron la petición. El 25 de julio de 1569 se pregonó en la villa la notificación de la sentencia definitiva ganada a los Ayala. El pleito había durado 41 años. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905).

El 20 de febrero de 1613, el Condado de Salvatierra fue concedido a D. Diego Sarmiento de Sotomayor y Mendoza, Señor de Sobrero y de Salvatum. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 294]. Entre 1615 y 1619 Salvatierra sostuvo con las villas de Segura. Zegama, Idiazabal y Zerain un pleito sobre jurisdicción y propiedad de los términos y montes de San Adrián, Urbia, Olza, Altzania y sus pertenecidos. Este pleito reconoció el derecho de Salvatierra a aprovecharse de dichos pastos con sus ganados, hacer cortes de leña y gozar de la misma comunidad que los vecinos de las villas guipuzcoanas referidas. El 27 de noviembre de 1639, el rey Felipe IV expidió en Madrid una real provisión, a fin de que Salvatierra se mantuviese en la posesión que tenía de los pueblos de la hermandad de Eguilaz: de Ocáriz, Munain, Vicuña, Mezquia, Eguilaz, San Román, Albéniz, Hordoñana, Luzuriaga, Narvaja, Axpuru, Zuazo, Chinchetru, Adana, Ullibarri y Galarreta. Por tal sentencia Salvatierra se comprometió a pagar al rey en 9 años 13.000 ducados de plata doble. Los 16 pueblos acudieron más tarde al rey Fernando IV ofreciendo pagar por la exención 24.000 ducados en plata de una sola vez, cediendo otros 5.000 que antes habían dado y no se reintegraron, y apartándose también del derecho que tenían al servicio de los 3.000 ducados por el secuestro de la juris dicción pretendida. En virtud de la real provisión del 22 de abril de 1644 les fue negada tal pretensión. En la Junta General de Alava, celebrada el 6 de mayo de 1699, los pueblos de Heredia, Gaceo y Zalduendo fueron requeridos, bajo apercibimiento de multarlos con 10.000 maravedíes, a fin de que se abstuviesen de crear mercado. Esto se hacía con el fin de que no se entablase competencia con el de Salvatierra. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905).

Durante la guerra de la Independencia fue ocupada Salvatierra por los franceses, que cometieron bastantes atropellos en los 6 años que permanecieron en ella y, principalmente, después de haber sido derrotados en la batalla de Vitoria. (Ref. "Geografía General del País Vasco-Navarro" t. Alava, p. 507).

La localidad fue el escenario de un importante levantamiento realista promovido por el clero contra el régimen constitucional. A primeros de marzo de 1821 se pidió al Ayuntamiento de Bilbao destacamentos de 15 milicianos con otros tantos cazadores del regimiento de León para que se reuniesen en Otxandiano. Esto se debió a que se había levantado José Ignacio de Uranga, al frente de 1.500 hombres. Sin embargo, el Ayuntamiento de Bilbao no accedió a ello por considerar que no se cumplían ciertos artículos del reglamento de milicias. Posteriormente, se accedería a tales peticiones. El día 24 hubo un pequeño encuentro entre la tropa y milicianos de Bilbao y los insurrectos en Otxandiano con el cura Merino. El día 25 se ordenó que la tropa se replegase hacia Bilbao con el fin de proteger esta villa. La insurrección fue vencida en Salvatierra. [Estanislao Jaime de Labayru: "Historia General del Señorio de Vizcaya.", t. VIII, p. 82-84].

En octubre de 1833 comienza el primer conflicto armado carlista. En las provincias vascas sobre todo, en Cataluña, y en Aragón, masas de campesinos y artesanado urbano ingresa en las filas carlistas a la muerte de Fernando VII. Por factores tan influyentes en la época como el foralismo, distorsiones entre el centro y la periferia, discordancias sociales, cuestiones religiosas y políticas, las provincias vascas en concreto se verán envueltas en dos largas guerras. En la primera, el 27 y 28 de octubre del año 1834 hubo entre Salvatierra y Vitoria una de las primeras batallas campales entre carlistas y liberales. Zumalacárregui se presentó de improviso en estas llanuras donde destrozó totalmente una división fuerte de 3.500 hombres, mandada por el general O'Doyle, que fue hecho prisionero y fusilado. Durante la segunda guerra carlista (1872-1876) la estructuración militar de las regiones alavesas estaba representada por las "Comandancias de Armas". Alava estuvo dividida en 8 de ellas, de las cuales una era Salvatierra, pues era un pueblo considerable, contando en 1877 con 2.000 habitantes. En el verano de 1875 sufrió grandes incendios y acciones muy duras por parte de los liberales.

Desde 1849, Salvatierra había realizado varios intentos de abandonar la Parzonería General de Alava y Guipúzcoa, vendiendo sus derechos sobre pastos, aguas y montes. La defección se consumó en 1916. A mediados del siglo XIX había vendido también su participación en la parzonería alavesa de Ubarrundia.

Elecciones de Diputados a Cortes del 19-V-1901
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 21-V-1901. Filiaciones en "La L." del 18-V y 15-IV-1901.
(1) 2 entre votos diversos y papeletas en blanco, en el "Boletón Oficial de Álava" del 21-V-1901.
CandidatosPartidosVotos
Velasco, JoséCarlista137
Mz. de Aragón, GabrielLiberal97
Elecciones de Diputados a Cortes del 26-IV-1903
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 30-IV-1903. Filiaciones en el "H.A." del 1 y 9-V-1903
CandidatosPartidosVotos
Velasco, JoséCarlista125
Ajuria, AlfredoCanalejista99
.
Elecciones de Diputados a Cortes del 10-IX-1905
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 14-IX-1905. Filiaciones en el "H.A." del 4 y 12-IX-1905
CandidatosPartidosVotos
Velasco, JoséLiberal-conservador160
Llorente, AnicetoRepublicano25
Elecciones de Diputados a Cortes del 21-IV-1907
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 25-IV-1907. Filiaciones en el "H.A." del 15, 16, 17-IV-1907
CandidatosPartidosVotos
Bilbao, EstebanCarlista156
Llorente, AnicetoRepublicano43
Ortiz de Zárate, EnriqueIntegrista42
Elecciones de Diputados provinciales del 24-X-1909
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 28-X-1909. Filiaciones en el "H.A." del 22-X-1909 y "La L." del 23-X-1909.
(1) 18 en el "H.A." del 25-X-1909.
(2) 41 en el "H.A." del 25-X-1909.
CandidatosPartidosVotos
Guinea, BenitoIntegrista149
Atauri, EmilioIntegrista118
Sautu, DomingoTradicionalista109
Larrión, Diego 69
Sautu, Lino 57
Ajuria, SerafínLiberal45
Tournán, PedroLiberal45
Echanove, Manuel 41 (1)
Ortiz de Apodaca, DiegoLiberal18 (2)
Villanueva, DámasoRepublicano0
Elecciones de Diputados a Cortes del 8-V-1910
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 10-V-1910. Filiaciones en el "H. A." del 9-V-1910.
(1) 2 entre votos diversos y papeletas en blanco, en el "Boletón Oficial de Álava" del 10-V-1910.
CandidatosPartidosVotos
Alcocer, CelestinoTradicionalista200
Llorente, AnicetoRepublicano51
Elecciones de diputados provinciales del 9-III-1913
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 11-III-1913. Filiaciones en el "H.A." del 10 y 3-III-1913 y en "La L." del 8-III-1913
CandidatosPartidosVotos
Guinea, BenitoTradicionalista189
Yera BenitoMonárquico189
Montoya, GuillermoLiberal187
Fernández Dans, MiguelRepublicano183
Abechuco, PedroTradicionalista50
Ortiz, PedroCarlista50
Echevarría, DomingoNacionalista9
Eleizalde, LuisNacionalista9
Iturbarria, FranciscoNacionalista9
Elecciones de Diputados a Cortes del 8-III-1914
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 10-III-1914. Filiaciones en el "H.A."del 9-III y 25-II-1914.
(1) Candidatura popular para "H.A." del 25-II-1914
CandidatosPartidosVotos
Dato, EduardoIndependiente (1)132
Larramendi, Luis HernandoCarlista124
Elecciones de Diputados a Cortes del 24-II-1918
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 26-II-1918. Filiaciones en el "H.A." del 6, 22 y 23-II-1918
CandidatosPartidosVotos
Dato, EduardoPartido Liberal Conser.160
Asúa, MartínCoalición Católica97
Llorente, AnicetoPartido Republicano0
Elecciones de Diputados a Cortes del 1-VI-1919
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 3-VI-1919. Filiaciones en el "H.A." del 2 y 24-VI-1919 y 17-XII-1920
(1) Votos diversos y papeletas en blanco 3, en "Boletón Oficial de Álava" del 3-VI-1919
(2) En estas elecciones, en la coalición de derechas Comunión Tradicionalista, "La L.", 24-V-1919.
CandidatosPartidosVotos
Dato, EduardoLiberal-conservador (2)192
Eleizalde, LuisP.N.V.11
Prieto, IndalecioP.S.O.E.0
.
Elecciones de Diputados a Cortes del 19-XII-1920
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 25-XII-1920. Filiación en el "H.A." del 17-XII-1920
CandidatosPartidosVotos
Dato, EduardoLiberal-Conservador277
Elecciones de Diputados provinciales del 12-VI-1921
Ref. "Boletón Oficial de Álava"del 14-VI-1921
CandidatosPartidosVotos
Unda, José M.ªTradicionalista190
Guinea, José GabrielIntegrista187
Ajuria, LeónLiberal-conservador185
Arananegui, Sebastián R.Liberal-conservador158
Ruiz de Eguilaz, MarcelinoCarlista19
Vinos, AntonioP.N.V.2
Ortiz de Anda, CiriacoCarlista1
Elecciones generales del 29-IV-1923
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 5-V-1923. Filiaciones en el "H.A." del 25-IV-1923; 26-IV-1923 y 30-IV-1923 respectivamente
N.º de electores: 328N.º de votantes: 285En blanco: 0
CandidatosPartidosVotos
Luis de Urquijo y UssíaIndependiente229
Guillermo Elio y MolinuevoConservador55
Esteban Isusi CarredanoP.N.V.1
Elecciones generales del 20-IV-1879
Ref., "Boletón Oficial de Álava" del IV-1879
CandidatosPartidosVotos
Sebastián Abreu CerainLib. Transigente77
Ildefonso Fernández Sánchez 1
Elecciones de Diputados a Cortes del 1-II-1891
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 3 de febrero del año económico 1890-91. Filiaciones en "La L." del 22 y 25-I-1891 y 29-II-1891
CandidatosPartidosVotos
Becerro de Bengoa, RicardoLiberal-Fuerista138
García, PedroNocedalista59
El resto 0
Elecciones de Diputados provinciales del 11-IX-1892
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 22-IX-1892, en el año económico 1892-93. Filiaciones en "El A." del 13-IX-1892
CandidatosPartidosVotos
Sesé, Juan PedroRepublicano93
Tournán, GumersindoCarlista93
Manaero, VíctorCarlista91
Sodupe, FedericoCarlista91
López de Altuna, ManuelRepublicano59
Tournán, ValentínRepublicano59
Guinea, BentioNocedalino45
Balsategui, JoséNocedalino44
Salazar, TomásNocedalino44
Apraiz, JuliánUnión Liberal35
Corcuera, CastorUnión Liberal26
Zavala, FedericoUnión Liberal16
El resto 0
Elecciones de Diputados a Cortes del 5-III-1893
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del año económico 1892-93. del 7-III-1893. Filiaciones en "La L." del 5-III-1893
CandidatosPartidosVotos
Solano, Francisco Javier deCarlista155
Becerro de Bengoa, RicardoRepublicano84
.
Elecciones de Diputados a Cortes del 12-IV1896
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 14-IV-1896 (año económico 1895-96). Filiaciones en "El A." del 12 y 14-IV-1896
CandidatosPartidosVotos
Ortiz de Zárate, EnriqueCarlista181
Becerro de Bengoa, RicardoLiberal48
Elecciones generales del 27-III-1898
Ref. "El A. V.", 28-III-1898
CandidatosPartidosVotos
Zárate 192
Ricardo Becerro de BengoaLiberal49
Elecciones municipales del 12-IV-1931
Ref. "Diario de Navarra", 14-IV-1931.
8 concejales monárquicos (art. 29).
Elecciones municipales del 12-IV-1931
Ref. "Boletón Oficial de Álava" del 1-IV-1931. Filiaciones en "La L." del 13-IV-1931
CandidatosPartidosVotos
Luis Garagalza Ruiz MunainIndependiente176
Emilio López de Heredia SusoPartido Republicano173
Julián López de Heredia SusoPartido Republicano162
Elías Garagalza ElizondoIndependiente159
Marcelino Arrese InfanteIndependiente158
Adolfo Merino García VicuñaIndependiente158
Tomás Preciado MuesIndependiente158
Julián Ibáñez GorospeIndependiente158
Onofre Pérez San Román GarcíaIndependiente158
Pedro Olalde Arberas 61
Pablo García Fernández 48
Teodoro Mz. Ilárduya Unceta 48
Bernardino Iriarte Arregui 45
Pablo Beltrán Heredia G. Vicuña 39
Gordeano G. Andoni Mz. Aramayona 37

Los concejales resultantes fueron 2 republicanos y 7 independientes.

Elecciones generales del 28-VI-1931
Ref. "Euzkadi" del 30-VI-1931 . Filiaciones en "La Gaceta del Norte" del 30-VI-1931
CandidatosPartidosVotos
OlanoEstatutista182
SusaetaRepublicano100
OriolTradicionalista82
Resultado en esta localidad del Plebiscito del 5-XI-1933 sobre el Estatuto Vasco de Autonomía
Ref: "Euzkadi" del 10-XI-1933].
(1) 925 según "La Gaceta del Norte" del 7-XI-1933.
ElectoresA favorEn contraEn blanco
905(1)492916
Elecciones generales del 19-XI-1933
(1.ª y única vuelta)
Ref. "Euzkadi" del 22-XI-1933. Filiaciones en "La Gaceta del Norte" del 14-XI-1933.
N.º de electores925
CandidatosPartidosVotos
LandaburuP.N.V.424
OriolTradicionalista182
SusaetaRadical Socialista52
AmorósRadical14
CastresanaRadical Socialista0
QuintanaComunista0

En la Primavera de 1931 , a los días de instaurarse la República, se adhirió al Estatuto, acudiendo uno de sus componentes a la Asamblea de Estella. Fue uno de los primeros municipios de Alava donde el movimiento de autonomía vasca, iniciado en Vizcaya, encontró pleno apoyo y colaboración. [Ref. Aguirre, J. A.: Entre la libertad y la revolución, 1930-1935, Bilbao, 1935, pp. 31-32]. Hacia mediados de diciembre de 1932 se daba un mitin en Salvatierra, creando una bien nutrida y entusiasta agrupación, y hacia fines de año se afiliaban en "Solidaridad" muchísimos obreros, muchos de ellos dándose de bajaen la C. N. T., en la U. G. T. y en el Sindicato Católico.

Elecciones generales del 16-II, 1-III-1936
(1.° y 2.° vuelta)
Ref. Euzkadi del 3-III-1936 y del 18-II-1936. Filiaciones en La Gaceta del Norte del 18-II-1936
(1) 121 según La Gaceta del Norte del 18-II-1936
CandidatosPartidosVotos
1ª vuelta2ª vuelta
LandaburuP.N.V.352317
OriolFrente Contrarrev.135182
F. EstradaFrente Contrarrev.119136
ViguriFrente Popular111101 (1)
Elecciones del 15-VI-1977
PNV440EE48
UCD394FUT28
PSOE391PSP20
ASD129AET19
DCV100FDI10
PCE65PP6
ESB59FE2
AP51
Votantes:1.810 (82,2 %)

El referéndum constitucional del 6 de diciembre de 1978 dio el siguiente resultado sobre un censo de 2.462 electores:

Votos:1.496Abst.: 966 (39,23 %)Sí: 943 (38,30 %)
No:431 (17,50 %)Blanco: 91Abst. y No: 56,73 %
Elecciones generales del 1-III-1979
(Censo electoral: 2.465)
Ref. Instituto Nacional de Estadística.
Diputados
PNV425 (23,88 %)EMK18 (1,09 %)
UCD348 (21,19 %)ORT18 (1,09%)
PSE331 (20,15 %)LKI16 (0,97 %)
HB223 (13,58 %)PTE12 (0,73 %)
EE49 (2,98 %)PC8 (0,48 %)
PCE48 (2,92 %)UN6 (0,36%)
UFN40 (2,43 %)PP2 (0,12 %)
PSH21 (1,27%)
Abstenciones:823 (53,38 %)
Senado
José Ignacio BajoIgnacio OreguiJuan M.ª Ollora
PNV: 422PNV: 416PNV: 409
(25,70 %)(25,33 %)(25,70 %)

Elecciones municipales del 3-IV-1979

Para ocupar las 11 concejalías de este Ayuntamiento se presentaron cinco candidaturas: PNV, PCE, UCD, Haguraingo Aukera y Salvatierra para los Trabajadores, estando apoyada la anteúltima por la coalición HB y la última por LKI. Resultaron elegidos, sobre un censo de 2.465 electores, los siguientes concejales: Haguraingo Aukera con 546 votos: María Luisa Murguiondo, Roberto Leza, Jesús María Sáez de Astiasu y Antonio Sánchez; PNV con 441: José Esteban Uriarte, Luis María O. de Arrizabaleta y Andrés Elizondo; UCD con 371; Francisco Javier Oquiñena y Marino Campo; Salvatierra para los Trabajadores con 250: Juan Santamaría y Juan María Sáez de Cerain. Alcalde: María Luisa Murguiondo de Haguraingo Aukera. Obtuvo PCE, 42 votos.

Referéndum estatutario del 25-X-I979
Ref. "El Diario Vasco" del 27-X-79 y "Boletín Oficial de Alava del 13-XI-79.
Resultados sobre un censo electoral de 2.520 electores
Votos:1517 (60,20%)Abst:1003 (39,80%)Sí: 1206 (79,49%)
s/c:(47,85%)
No:183 (12,06%)Blanco:103 (6,78%)Nulo:25 (1,64%)
Primeras elecciones para el Parlamento Vasco: 9-III-1980
(Censo electoral: 2.584)
Ref. Revista "Euzkadi", 13-III-1980.
PNV455 (32,34 %)ESEI15 (1,06 %)
HB377 (26,71 %)LKI12 (0,85 %)
UCD201 (14,24 %)ORT12 (0,85 %)
PSE131 (9,28 %)EMK9 (0,63 %)
EE83 (5,88 %)EKA5 (0,35 %)
PCE43 (3,04 %)CUC2 (0,14 %)
AP38 (2,69 %)Abstenciones:1.173 (45,39 %)
Elecciones Generales del 28-X-1982
(1.232 escrutados, 264 abstenciones, 29 nulos, 4 blancos)
PNV328PST6
PSOE227CUC4
HB163UCE3
AP/UCD99FN3
EE70SE1
CDS23PCEml1
PCE7

Elecciones municipales del 8-V-1983

Concejales: Independientes: Francisco Gómez de Segura Albizua, Pedro María Pérez de Villarreal Quintana, Sabino Arrese López de Arbina, José Esteban Uriarte Arizmendi. PSOE: Pedro Aurelio Fernández de Barrena López, Luis Ruiz de Eguino López de Ocariz.

Elecciones al Parlamento de Vitoria del 26-II-1984
PNV673CP89
PSOE364Auzolan39
HB328PC19
EE110
Elecciones generales del 22-VI-1986
PSOE555EE96
PNV447CDS83
HB328IU29
CP150UC19

Elecciones municipales del 10-VI-1987

Resultaron elegidos los siguientesconcejales: Ignacio Beraza, EA; José Alkona, EA; Domingo Gorospe, EA; Luis Oniz, PNV; Juan Lasagabaster, PNV; José Uriarte, PNV; Matilde Iturralde, HB; María Cruz Sampedro, HB; Iñaki Olalde, HB; Pedro Fernández PSOE; Juan Linde, PSOE.

Elecciones generales del 29-X-1989
PSOE437PP92
PNV328CDS74
EA315IU46
HB262Otros74
EE122
Elecciones al Parlamento de Vitoria del 28-X-1990
PNV462EE92
EA301PP48
PSOE28422
UA101
Elecciones municipales del 26-V-1991
EA812PSOE238
PNV340CDS147
HB291PP23
Elecciones generales del 6 de junio de 1993
PSE/EE501EA223
PNV401PP192
HB285UA178
Elecciones municipales del 28 de mayo de 1995
Fue elegido alcalde Ignacio M.ª Beraza Zufiaur (EA).
EA823UA94
HB338PP73
PSE/EE326IU45
PNV261
Elecciones generales del 3 de marzo de 1996
PSE/EE561HB254
PNV427IU/EB188
PP317Otros21
EA282

AAA

Seis parroquias, arciprestazgo de Salvatierra, diócesis de Vitoria, archidiócesis de Burgos. En 1462 se da una sentencia en la que se declara que al Cabildo de Salvatierra corresponden los diezmos de las aldeas despobladas de Zornotegui y no a Ruzuriaga. En el año 1481, el papa Sixto IV expidió en Roma una Bula por la que hizo anexión a la mesa capitular del cabildo eclesiástico de Salvatierra de las anteiglesias de Langarica, San Quilis e Iranzo, con sus diezmos y primicias. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905, p. 38). En 1487 existía el Hospital de San Lázaro, donde se retiraban algunas beatas a servir a Dios asistiendo a los enfermos. Como hubiese designado el vicario general, D. Sancho de Gijón, de la orden de Caballería de San Lázaro, a Juan de Zaldivar para el gobierno y administración de la casa de San Lázaro, llamada La Magdalena, se opusieron a ello los vecinos y cofrades, ya que tal derecho les correspondía a ellos. Por este motivo recurrieron al Papa Inocencio VIII, el cual les dio la razón. Los Reyes Católicos expidieron en 1489 una provisión, disponiendo, a petición de Salvatierra, que nadie pudiese pedir limosna para la ermita y hospital de San Lázaro, si no estaba autorizado por los vecinos. Al mismo tiempo, los Reyes Católicos hicieron renuncia y cesión del patronato de la ermita de la Magdalena en favor de la villa. El edificio del hospital fue vendido en 8.000 reales, según acuerdo del Ayuntamiento del 16 de junio de 1839, exceptuando el retablo que había en la ermita, que fue cedido a la iglesia de Arrizala el 7 de marzo de 1852. (Ref. «Geografía General del País Vasco-Navarro», t. Álava, pp. 509-511). En relación con la cesión del patronato de la ermita de la Magdalena, hecha por los Reyes Católicos, en el 1541 se dio una sentencia del juez apostólico subdelegado para la cobranza del subsidio de este obispado, en la cual se declara libre de dicho subsidio a la ermita de la Magdalena y al hospital de San Lázaro. [Ref. Perdomo, n.° 248, p. 292]. El 31 de enero de 1599 se convino una capitulación entre fray Tomás de Iturmendia, ministro provincial de Cantabria de la orden franciscana, y Pedro Ochoa de Chinchetru y Juan García de Zuazo, alcalde y regidor respectivamente de Salvatierra, en orden a la fundación de un convento de Franciscanos. El 27 de mayo de 1600, el ministro general de los franciscanos aprobó tal capitulación. A la fundación del convento se oponía el cabildo de Salvatierra. Hubo de recurrirse a Felipe III, el cual mandó que se abriese una información. Tal información se llevó a cabo poniendo una serie de datos que favorecían al cabildo, pero que no estaban de acuerdo con la realidad. Por ello, el 20 de julio de 1601 expidió el rey otra real cédula a fin de que se abriese una contrainformación. Finalmente, el 29 de junio de 1611 se otorgó escritura entre fray Juan de Santander, ministro provincial de Cantabria, de una parte, y de la otra, Fernán González de Heredia, alcalde y juez ordinario de Salvatierra, y Pedro López de Lazarraga, procurador síndico general, por la cual se estipulaba el modo de llevar a cabo la fundación franciscana. Otra cofradía que funcionaba en la villa era la de San José, cuya fundación data del 21 de marzo de 1733. La cofradía del Corazón de Jesús data del 30 de abril de 1745. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905). En 1802 estaba bajo la jurisdicción del obispado de Calahorra, y pertenecía a la vicaría de Salvatierra y al arciprestazgo de Eguilaz. En la misma época, había en su demarcación 8 ermitas bajo las advocaciones siguientes: Nuestra Señora de Arana, Nuestra Señora de Ula, Nuestra Señora de Salurtegui, S. Andrés Apóstol, Santa María Magdalena, S. Jorge, Santa Bárbara y Santísimo Cristo del Humilladero. En 1802 había un convento de religiosas de S. Francisco. Antiguamente se llamaron Beatas de S. Pedro, y tenían sus habitaciones en las ermitas de Nuestra Señora de Arana y Nuestra Señora de Ula, según disposición testamentaria de Doña Juana García Ibáñez de Laquedana, con fecha del 13 de mayo de 1446. Estas beatas profesaron la regla de Santa Isabel hasta el 1611, año en el que tomaron las reglas de Santa Clara. (Ref. «Diccionario Geográfico-Histórico de la Real Academia», t. II, p. 292). El 13 de octubre de 1897 se fundó en la localidad un convento de Carmelitas Descalzas. A comienzos del s. XX existía en la localidad la cofradía de la Santa Vera Cruz. Aunque se ignora la fecha de su fundación, puede asegurarse que fue la primera. A comienzos del s. XX existía también la cofradía del Rosario, cuya antigüedad se remonta a 1597 0 1598. De las cofradías de San Isidro y de Animas, aunque no hay noticias de su mucha antigüedad, tampoco se puede precisar el año de su fundación. (Ref. Fortunato Grandes: Apuntes Históricos de Salvatierra, Vitoria, 1905).

AAA