Abeslariak

Lanas Muru, Raimundo

Célebre cantor de jota navarra nacido en Murillo el Fruto (Navarra), el 23 de enero de 1908. Murió en Fuendejalón (Zaragoza), el 31 de diciembre de 1939. Puede decirse que Lanas creó la jota navarra actual, cribando y puliendo las anteriores, desechando las de ronda, y creando otras que ganaron rápida fama. Por ello su figura sigue siendo la del jotero mítico e inquebrantable.

Pasó la niñez en el pueblo natal concurriendo a la escuela y atendiendo el pastoreo de vacas. Sufrió una meningitis que le dejó cojo y aprendió el oficio de herrador que ejerció en Carcastillo, Milagro, Tudela, etc. En esta ciudad, principalmente, atrajo la atención de aficionados, guitarristas y cantadores de jota por su bella voz, estilo y privilegiada garganta. Se residenció en Pamplona y recibió aleccionamientos musicales en "Los amigos del Arte" y frecuentó el Orfeón. Hacia 1930 cantaba jotas de "rondalla" antiguas, grabó algún disco y buenos amigos y protectores le enseñaron a acompañarse con la guitarra, le dieron a conocer típicos estilos y así, con cierta preparación, se presentó a un concurso de jota que tuvo lugar en Zaragoza; a pesar de contender con cantantes famosos, triunfó rotundamente y se ganó el sobrenombre de "El Ruiseñor Navarro".

El empresario de una compañía de espectáculos de la que era figura preeminente Raquel Meller propuso a Lanas incluirlo en la agrupación; accedió éste y vistiendo el atuendo de jotero navarro, pantalón y camisa blanca, faja y pañuelo rojo y alpargatas, debutó en Pamplona con el mayor éxito que le acompañó en cuantas capitales actuó. Contratado por el Círculo Vasco-Español, de Méjico, se dejó oír en el verano de 1935 en el Teatro-Palacio de Bellas Artes. Hizo su presentación el 27 de julio, acompañado por una rondalla navarra dirigida por Arzoz, músico de ascendencia tafallesa. Logró éxito de clamor. Regresó a Madrid, donde vivía con su esposa y sus dos hijas; se trajo contrato para el año siguiente pero la guerra civil española le impidió volver y continuó en la capital sufriendo un sinfín de vicisitudes y privaciones que quebrantaron seriamente su salud. En el verano de 1939, después de un viaje a La Coruña, se instaló en su pueblo natal, con el fin de convalecer, lo que no lograba; hacía tiempo que por su estado permanecía sin trabajar y, con su deseo de volver a la vida artística, en diciembre del año nombrado se dirigía a Zaragoza. Se detuvo dos días en Arguedas y el 26, a ruegos de amigos y admiradores, cantó en el cine de la localidad; es la última vez que lo hizo; de la ciudad de los Sitios se trasladó a casa de unos familiares residentes en Fuendejalón, y allí dejó de existir.

Por iniciativa del diario El Pensamiento Navarro, de Pamplona, y merced a las ayudas de "Los amigos del Arte", ayuntamientos de Tudela y Tafalla y autoridades de Navarra, los restos de Raimundo Lanas fueron trasladados a su tierra, y el 15 de mayo de 1949 eran inhumados en el cementerio de Murillo el Fruto, bajo un sencillo mausoleo, obra del escultor Ulibarrena.

Muchas de las jotas que Lanas interpretó eran creación suya, actualizó algunas olvidadas e implantó estilos; su amplia tesitura y la pureza con que emitía trinos y adornos motivaron que acertadamente le llamaran "El Ruiseñor Navarro". Las que le dieron su inmenso prestigio fueron: Y voy por la carretera, La hiedra, Lagunera, La cadenas y Dice que me ha de matar. La mayoría de éstas aparecen grabadas en el disco Vasconia, un pueblo que canta [Regal, 33 1/3 r. p. m.]. Grabó numerosos discos que emisoras y particulares guardan celosamente.

En octubre de 1977, en San Sebastián, y ante cinco mil personas, se le rindió un homenaje. Unos días más tarde, los joteros de este festival se trasladaron a Murillo el Fruto y cantaron ante su tumba en medio de la emoción popular. Ante aquella losa fría, una voz cálida y pura entonó su jota favorita, la que en su sencillez, junto con La hiedra, lo había llevado a la fama: "Cojo la vara y mi carro y voy por la carretera. No hay venta que no me pare ni mujer que no me quiera".

MEL

  • PÉREZ OLLO, Fernando: "Lanas Muru, Raimundo", en Gran Enciclopedia Navarra. Pamplona: CAN, 1990. T. 6, pp. 398-9.

KSE 2008