Kontzejuak

IHABAR

Yabar. Lugar del municipio de Arakil, partido judicial de Pamplona, Navarra; desde el 31 de enero de 1989 se denomina oficialmente Ihabar. Ubicado a los 42º 55' 06''y 1º 48'10'', al O. del término y de su capital Santiago-Itxaspe, entre la sierra de Satrustegi y el monte Magdalena (861 m.), a 453 m. de altitud, en la orilla derecha del río Arakil.
En 1800, 258 personas habitaban en 57 casas; 1960: 184 h.; 1970: 166; 1981: 130; 1986: 131; 1990: 144; 1998: 120.
Castellano y euskera. A este último L. L. Bonaparte lo clasificó, en 1869, en el dialecto alto-navarro meridional y dentro del mismo, en el subdialecto Ultrapamplonés y variedad de Olza. En el primer tercio del s. XIX Añibarro la incluye, a efectos de predicación, en una lista de localidades cerradamente vascoparlantes (Varios: "G. H. L. V.", Auñam., 1960, t. I, pp. 44-60). Irigaray, en 1935, la coloca en su grupo IV, es decir, los de 50 años para arriba lo usaban, los de 30 años, no. En 1970 el número de vascófonos ascendía a 14 personas, si bien solamente 7 eran oriundos. (P. de Y.: "Los D. y V.", sep. "B. R. S. V. A. P.", 1973, pp. 51-52).

Urbanismo y construcciones civiles

Como la mayoría de los pueblos del corredor de la Sakana y de Arakil, Ihabar se ubica en el centro del valle y en una zona llana, aunque no presenta el plano regular y ordenado de otros lugares cercanos. La estructura de su casco urbano parece girar en torno a dos ejes que se cruzan, la llamada calle de San Esteban, y su prolongación la calle de San Juan, que lleva hacia el río, y la llamada Kale Nagusia, antigua carretera que discurre paralela al curso fluvial. En el cruce de estos dos ejes se encuentra la plaza, "Batasunaren Iturriko Plaza", con una fuente y seguida de la propia iglesia de San Esteban. En el núcleo se observan además amplias zonas despejadas.

En el caserío, tal vez algo menos cuidado que en otros lugares del entorno, se observan interesantes edificios, la mayoría de los siglos XVIII y XIX, con bloques cúbicos de gran desarrollo en planta y tres alturas. La casa parroquial puede constituir un ejemplo de lo dicho, con tres alturas, muros de mampostería que han perdido su enlucido y cadenas de sillar en esquinas y enmarques. Los vanos son rectangulares salvo la puerta, que se abre mediante un arco de medio punto con trece largas dovelas sin moldurar. En el quicio se observan algunas tallas vegetales, obra de algún hábil mazonero. Cerca, una casa muy reformada muestra hoy una fachada de piedra bien escuadrada, con arco también de medio punto y por encima un piso con dos ventanas rectangulares y con antepechos moldurados. Otra casa de la calle San Esteban muestra el mismo esquema, pero algo más desarrollado. Así, la fachada, de amplio desarrollo horizontal, muestra un primer nivel con puerta abierta por arco de medio punto y flanqueado por dos ventanas. El piso noble se abre mediante tres ventanas de tamaño reducido y con antepechos moldurados, y por encima se ve un ático con pequeños tragaluces, también cuadrangulares. Siguiendo el antiguo eje de comunicación hacia Pamplona-Iruña, algunas casas forman una pequeña pero bien estructurada callecita, con casas donde predominan las fachadas enlucidas, dos alturas más ático y vanos rectangulares salvo los de acceso, en los que predominan los arcos rebajados. Volviendo hacia la plaza nos encontramos con un bloque aislado de tres alturas, muros enlucidos y cadenas de sillar, con puerta bajo arco rebajado y el resto de vanos rectangulares. Sobre el balcón central, el dintel lleva inscripción con la fecha de 1877. Delante se encuentra la fuente, sobre muro de sillería rematado por pirámides y un "aska" adosada, en la que se ha labrado una flor de seis pétalos. Se observan dos inscripciones, una en castellano en la que se lee: FUENTE / DE LA UNIÓN / YABAR. Debajo se ve otra, en euskara esta vez y al parecer más antigua, hoy ilegible pero en la que puede adivinarse su nombre euskaldun "Batasunaren Iturria". También podemos destacar otra casa aislada, con tres alturas y tejado a cuatro aguas, cuyas fachadas alternan paños enlucidos con otros en mampostería y sillar. Los vanos son cuadrangulares salvo la puerta que, como tantas otras veces, consta de un arco de medio punto. Ostenta un escudo rococó de fines del XVIII. Por último, destacaremos un chalet moderno de estilo ecléctico y dotado de personalidad, con un pórtico de estilo "neovasco" y cuerpo principal de piedra y ladrillo que imita la arquitectura de entramados de madera.

Ermitas

La ermita de San Juan Bautista se encuentra a la salida del pueblo hacia la Sierra de Andía, cruzando la vía del tren, y es hoy capilla cementerial, adosada al propio camposanto. En cuanto a la ermita de Nª Sra. de Garrinlarrazu, Pérez Ollo especula con la posibilidad de que estuviera relacionada con dos despoblados del entorno, Gárriz e Ilarrazu, de donde vendría su nombre. Sea como fuere, hoy no queda rastro de esta antigua ermita.

Parroquia de San Esteban

Se trata de un templo de origen medieval, muy reformado en época barroca, concretamente en el siglo XVIII. Lleva planta de cruz latina, con una única nave dividida en tres tramos más el correspondiente al crucero. Lleva además transepto acusado en planta, y cabecera rematada en testero recto. Ostenta un coro alto a los pies del templo, y colmatando los ángulos resultantes en la cabecera se adosan dos estancias cuadradas, de las cuales la correspondiente al lado de la Epístola es hoy sacristía. En cuanto al acceso, se realiza por el lado de la Epístola, y se cobija por un pórtico que luego describiremos. Los muros van en sillar y mampostería al exterior, observándose numerosas huellas de ampliaciones y reformas. Al interior se articulan mediante pilastras cajeadas, con una cornisa que recorre toda la fábrica a la altura de los capiteles. Se perforan además por un total de ocho ventanas, que dan buena iluminación al interior. Se cubre la iglesia con una bóveda de medio cañón, que lleva lunetos en el lado de la Epístola de los dos primeros tramos, en el tramo previo al crucero y en la cabecera. Los arcos fajones apean en la cornisa que recorre todo el perímetro. En el crucero hay una cúpula sobre pechinas y articulada mediante fajas dispuestas en formas radial. Al exterior, la puerta consta de un arco de medio punto simple, y la cubre un vetusto pórtico de piedra con dos arcos de medio punto sobre pilar de sección cuadrada al que se adosa una pilastra lisa. La torre, sobre el primer tramo de la nave, es un prisma simple y de aspecto pesado, abierto por sendos huecos rebajados, practicados para alojar las campanas.

El retablo de San Esteban preside el templo. Se trata de una obra manierista de hacia 1570, con resabios platerescos en su mazonería. La traza consta de banco, dos cuerpos de tres calles y dos entrecalles cada uno y ático rematado con frontón triangular. Se articula mediante columnas de fuste estriado y hornacinas que albergan esculturas. La iconografía consta en el primer cuerpo de relieves de la Oración en el Huerto y la Flagelación, junto con algunas imágenes modernas. En el segundo cuerpo hay relieves con escenas del martirio de San Esteban y tallas de San Esteban, San Antonio Abad y un obispo. En el ático hay un calvario de bulto con el Padre Eterno en relieve presidiendo, así como sendas tallas de San Miguel Arcángel y San Sebastián. El sagrario es original.

En el lado del Evangelio se encuentra el retablo de la Inmaculada, con mazonería e imaginería modernas y sin mucho interés.

Simétricamente dispuesto respecto al anterior se levanta el retablo de Santa Bárbara, romanista de hacia el 1600. Consta de banco, primer piso con tres calles y coronamiento. La imagen titular, de canon esbelto, va flanqueada por sendos relieves con las figuras de la Magdalena y Santa Lucía. En el ático los relieves de San Pedro y San Juan Bautista rodean una imagen moderna de San Antonio de Padua.

En la sacristía se puede encontrar un lavabo barroco, así como diversas piezas de platería.

Joseba ASIRON SAEZ (2007)

  • CARO BAROJA, J. La casa en Navarra, Pamplona, C.A.N. 1982, pp. 528.
  • GARCÍA GAÍNZA, M.A. (et. alt.): Catálogo Monumental de Navarra, vol. V**, Merindad de Pamplona, Imoz-Zugarramurdi, Pamplona, Gobierno de Navarra, Arzobispado de Pamplona, Universidad de Navarra, 1996, pp. 180-184.
  • PÉREZ OLLO, Fernando: Ermitas de Navarra, Pamplona, C.A.N., 1983, pp. 263.
  • LACARRA DUCAY, Mª Carmen (et. alt.): Navarra, guía y mapa, Estella, C.A.N. 1983, pp. 122.

Joseba ASIRON SAEZ (2007)

Cuentos populares vascos: Lamia bat eta bere emaina (Una lamia y su partera); Lamizuloko aberastasunak (Las riquezas de Lamizulo). [Ref. R. M. A.: "E. Y.", II).
Lugar del valle de Arakil, 3º partido de la merindad de Pamplona, reino de Navarra.
El 16 de enero de 1912 se crea la Caja rural, institución patronal. El 1 de diciembre de 1957, la Cooperativa agrícola-Caja rural, aprobada por el Min. de Trabajo el 26 de mayo del año siguiente.
Celebra fiesta el 26 de diciembre. Carnaval en Ihabar. Comenzaba el Domingo de Quincuagésima por la tarde, a continuación de las Vísperas en la iglesia. Salían los mozos disfrazados o "moxorrok", algunos ataviados con calzoncillo largo y camiseta, blancos de punto inglés. Calzaban abarcas y alpargatas. Lucían sombreros preparados por las chicas, de paja, que llevan con frecuencia los labradores, forrados de tela y ala recogida en la parte posterior, con cintas de distintos colores que, por la espalda, llegaban hasta la cintura. Iban enmascarados y algunos con cascabeles y cencerros de yegua. A otros jovenes disfrazados se les llamaba "landarrak"; vestían sobrecama al hombro, calzaban abarcas y alpargatas. La actuación callejera de los "landarrak" resultaba inofensiva para los niños; pero no así la de los "moxorrok", quienes corrían tras ellos. A los niños que conseguían atrapar los dejaban delante de la fuente del pueblo. Aquí les obligaban a arrodillarse, les hacían rezar un Padrenuestro, por medio de una escoba les ensuciaban de barro la cara y les ordenaban lavarse. Por último, despúes de besar el trasero y "el delantero" del "moxorro", éste les propinaba un par de escobazos y los dejaba en libertad. Antiguamente con la intervención de un "ttunttunero" o txistulari y más adelante con la actuación de un acordeonista, el baile se celebraba en el frontón o en un desván o "ganbara". A las 9 de la noche cesaba la música y las chicas ("neskatoak") abandonaban la calle y más tarde, sin prisa, hacían otro tanto los "mutillak". El Martes de Carnaval a las 9 de la mañana, los jóvenes de la cuadrilla almorzaban menudillos de cordero con vino, en la taberna o en la casa fijada para ello. Seguidamente salían a postular, "a pedir la puska". Entre los peticionarios figuraba el "ttunttunero", que en este recorrido interpretaba el violín con acompañamiento de guitarra. La cuadrilla portaba una cesta donde recogía los huevos, un bolso destinado a guardar el dinero y un "gerrena" para la longaniza y el tocino. El mayordomo y su compañero exhibían una banda rayada de varios colores e iban junto a la mayordoma y su ayudante, quienes, con los músicos, cerraban el grupo. En la entrada de cada casa les esperaban con vino dulce y galletas, y el mayordomo, la mayordoma y sus respectivos ayudantes bailaban una jota. A las casas en luto se evitaba la visita. La comida, con carne de oveja y cordero al chilindrón, tenía lugar en la taberna o en la casa consabida. Hasta los años 30 del s. XX, a eso de las 16 daba comienzo la pantomima de la "familia Aitezarko". Junto a este personaje figuraba su mujer, la "Landarra", que llevaba a su criatura o "ninia" en brazos. El "Aitezarko" era un monigote de tamaño corriente, ni gigante ni pequeño. Lo vestían con pantalones y camisa rellenos de paja y, en ocasiones, una chaqueta podía completar el atuendo. Su cara era de trapo, llevaba boina y calzaba abarca o alpargata. De "Landarra" hacía un mozo ataviado con saya, delantal y chambra. Tocado con pañuelo, iba con abarca o alpargata. La "ninia" se reducía a una madera de medio metro de largo, oculta en pañales. Acompañados por los mozos disfrazados y ante la expectación de todos los vecinos, esta familia carnavalesca paseaba por el pueblo. Al "Aitezarko", que iba sobre un burro, lo sujetaba un mozo, y la "Landarra" daba de mamar a la "ninia". Pero a lo largo del recorrido, los "moxorrotuak" arrancaban con frecuencia a la "ninia" de los brazos de su madre y ello daba motivo a que ésta exteriorizase su disgusto con lloros y estridentes gritos. Cuando los "moxorrotuak" creían llegado el momento de terminar la comedia, cogían a la "ninia" y la arrojaban, con violencia, contra la fachada de una casa y cas-tigaban a escobazos al "Aitezarko", que después de ser arrastrado quedaba deshecho o quemado. Entonces, la "Landarra" que había perdido a su "Aitezarko" y a la "ninia", se encontraba sola. Aislada de todos, se entregaba a una llorera. Casi al mismo tiempo sonaban las primeras notas del baile, y con el final de esta diversión concluía también la fiesta de las jóvenes. Los jóvenes cenaban oveja y cordero al chilindrón, fruta y "piporopillek" o rosquillas. La mayordoma y su compañera elaboraban estas "piporopillek", y ellas mismas entregaban en la casa de comidas tantas rosquillas como jóvenes integraban el grupo protagonista principal de los carnavales. El Sábado siguiente por la noche, los jóvenes cenaban con el beneficio de la cuestación o "puska biltzea" del Martes de Carnaval y, seguidamente, llevaban a cabo la designación del mayordomo y su compañero. El mayordomo saliente elegía a su sucesor, en decisión que ambos mantenían en secreto hasta el momento oportuno de la reunión. La deferencia del mayordomo en ofrecer a un joven el primer vaso de vino a beber en la junta, proclamaba la elección del nuevo cargo. El vaso era de media pinta, equivalente a la mitad de tres cuartos de litro, y el joven tenía que beberlo de un tirón. El mayordomo entrante escogía a su vez al que sería su ayudante. [Ref. J. Gar. L.: "C. en N.".]

Realengo. Ihabar fue lugar de señorío realengo, recibiendo fueros -junto con Berama e Iriberri (Villanueva de Arakil)- de Sancho el Fuerte en 1210. En 1365 Carlos II vendió a los vecinos el término de Aginart; en 1398 compraron a Carlos III el lugar de Ilarrazu. No obstante, la catedral de Pamplona poseyó tierras en término de Ihabar.

Desamortización. En cumplimiento de la ley de desamortización del 1 de mayo de 1855 se vendieron en esta localidad, en 1863, 23 piezas de tierra y 49 fincas rústicas, en 1864, cuatro piezas y dos huertas. [Ref. R. G. CH. "La D. C. en N.".]
Parroquia dedicada a San Esteban, arciprestazgo de Aralar, obispado de Pamplona.

Ainhoa AROZAMENA AYALA