Udalak

GOIERRIA-ZIORTZA

Cenarruza. Barrio de Markina-Xemein (Bizkaia) anexionado a este municipio el 12 de junio de 1969. Adopta su denominación actual por acuerdo municipal decidido por unanimidad el 16 de abril de 1980. Está situado a los 1° 08' longitud E. y 43° 15' latitud S., en la falda oriental de la sierra de Oiz, a ambos lados de un riachuelo que desemboca en el río Artibai. En su término, bastante escabroso, están los montes Oiz (1.026 m.) y Gonzugaray (646 m.) y los arroyos Arrangiz, Mojonorriaga, Errotalde y Santa Polonia, nacidos en Oiz. Altitud: 300 m. Limita al N. con Aulesti, al E. con Xemein y Markina, al S. con Mallabia y Berriz y al O. con Gerrikaitz y Arbatzegi.

Población 1960-1966: véase tabla en Imágenes.

Censos. 1800: 788 h.; 1900: 927; 1920: 941; 1940: 962; 1950: 971. En el año 1704 Cenarruza contaba con 75 fogueras como se desprende de un fogueramiento efectuado en todo Vizcaya en el citado año, decretado por la Junta General del Señorío con fecha 28 de junio, a fin de poder hacer los repartimientos de los gastos generales del Señorío. En el año 1741 contaba con 75 fogueras y 330 personas de comunión. Las fogueras, en 1798 habían aumentado a 84 1/4 [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. VI, p. 24, 239, 679].
Euskera, dialecto vizcaíno. Castellano.
Distancia a Bilbao: 52 kms. Carretera que empalma con la de Markina a Arbatzegi-Gerrikaitz. Estación de ferrocarril más cercana en Ermua a 14 kms. Distancia a la cabeza de partido judicial: 4,5 kms.
Municipio en franco proceso de despoblación, sin industrializar apenas, sus habitantes se dedican a las faenas tradicionales agrícolas y ganaderas. Ya a finales del s. XIX, las tres ferrerías que poseyó, se hallaban paralizadas, por lo que puede decirse que los modos de vida apenas han cambiado sustancialmente desde entonces. La agricultura se limita a producir para el consumo local. Se explotan sus bosques para la construcción así como las canteras de piedra arenisca y calcárea. Tiene una fábrica de salazones y conservas de pescado. Comercialmente, Cenarruza gravita sobre el área comercial de Bilbao, subáreas de Durango y Guernica y Luno. Cuenta con 5 licencias comerciales propias (1963).

Presupuesto municipal. 1967: Existencia en Caja 331.209 pts.Déficit -Superávit 395.676 "Total de ingresos 702.525Gastos 371.316 "Patrimonio municipal 1.843.176"
Caserío Lejarza del barrio de Arta: su fachada posee varias piedras labradas en estilo popular. Hallazgos de Iruzubieta: hachas y otros objetos prehistóricos (edad de bronce). Monedas romanas en el barrio de Bolívar. Monumento a Simón Bolivar sito en el casco urbano de Bolívar. Colegiata de Santa María. En el s. XIV fue erigida en colegiata por el obispo de Calahorra, don Gonzalo de Mena. En el s. XIV el abad Diego de Irusta reedificó el hospital incendiado, mandó erigir el bello claustro renacentista de dos hileras de columnas, el coro, el panteón que se halla a su entrada y otras dependencias. La casa abacial es de 1782. La casa de los renteros ostenta el escudo de armas de los Múgica (s. XIV). Retablo mayor del s. XVI de estilo plateresco. Posee esta colegiata una buena cantidad de alhajas y ornamentos donados por abades y devotos. Se halla también en el interior la capilla del abad Irusta, obra del s. XVI, con un interesante grupo del Descendimiento y una artística verja labrada. Son muy interesantes por su antigüedad y mérito el sepulcro y la cruzque se hallan en la pradera situada frente a la colegiata. Iglesia parroquial de Santo Tomás de Bolívar: se dice que fue fundada en el s. X por el dueño de la casa de Bolívar y los censuarios. Fue ampliada a partir de 1600. Tiene un buen atrio con dos capillas, una de las cuales fue erigida tal vez sobre los restos de la iglesia anterior, que conservaba una antigua imagen de Santa Ana, hoy desaparecida. Es digna de destacar la cruz procesional de plata, de estilo plateresco, donada por Pedro abad de Flores, canónigo de Cenarruza.
Canción popular: ¡Oy, bart! [R. M. de A., «C. P. V.» (n.° 135)].
Creencias, cuentos y leyendas: v. BARANDIARAN: "El mundo en la mente popular vasca", t. I, p. 24. Peñas desprendidas, hundimientos, t. I, p. 125; Las iglesias, t. II, p. 9-10; Marije-Kobako, t. I, p. 24. Creencias y ritos funerarios: "A. de la S. de E.-F", 1923. p. 24.
Municipio, partido judicial de Marquina, Bizkaia.
Ante-iglesia, merindad de Busturia, Señorío de Bizkaia. Ocupaba el asiento 25 en las Juntas Generales de Guernica y contribuía con 8 1/2 fogueras.
Su Colegiata ha dado un largo catálogo de hombres ilustres: Pedro Martínez de Marquina, que ingresó en ella el año 1480; Juan Pérez de Zamalloa, canónigo de Armentia en 1414; el cardenal Jacobo, obispo albonense en 1511; el cardenal Francisco Albani, en 1513; los protonotarios apostólicos don Diego de Irusta y D. Diego de León, en 1514 y 1522; los obispos de Astorga y Cádiz, Matías de Escaldo y Aedo en 1708 y Juan Cipriano de Escalza, en 1746, y el abad Joaquín María de Meabe. Se destacaron en las armas: Diego de Irusta, célebre capitán en la batalla de las Navas de Tolosa; Pedro de Zubiaur, general de la armada española en 1601; Antonio de Irusta, mariscal de campo de los ejércitos de Italia durante el reinado de Felipe V; Manuel Quintana, coronel de las Guardias Españolas. Descendiente del lugar es el célebre libertador Simón Bolívar.
Hay dos escuelas para niños, dos para niñas y una mixta
Celebra fiestas patronales los días de San Juan Bautista, N. Sra. de La Asunción y Santo Tomás. Romerías a La Magdalena en Ceniga, a San Pedro en Arta y a San Cristóbal en Arbácegui.
Nombre antiguo. Aparece como Zearrotza, pop. Ziortza. En el «C. S. M.» Cinaurriza.
En 1414 hubo ciertas diferencias de jurisdicción entre la Colegiata de Cenarruza y los vecinos de Guerricaiz. Los jueces árbitros para dirimir este pleito fueron Juan Sánchez de Albiz, cura y canónigo de la colegiata, Juan Pérez de Totorica y Pedro Martínez de Aforabide, curas y beneficiados de Guerricaiz y Munitivar. Por testimonio del escribano Pedro Ochoa de Marquina, fallaron el día 11 de junio de 1414. Los términos propios y contiguos de la casa de Cenarruza eran el término de Isunsubasobarri, todo el monte de Umbe por el arroyo arriba hasta Garrikasolo, desde este punto a la punta de Markola y de aquí, por la loma abajo hasta el río. El 25 de abril de 1599 se celebró junta de regimiento de la Tierra llana. Entre otras cosas se pidió que el Señorío contradijese al abad de Cenarruza su intento de tener jurisdicción civil y criminal en las ante-iglesias de Cenarruza, Bolivar y otras partes del Señorío [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, p. 619]. A comienzos del s. XVII, en las elecciones del personal del regimiento general del señorío de Vizcaya, Cenarruza votaba por la parcialidad oñacina. El 17 de abril del año 1624, ante la posibilidad de un ataque de naves holandesas, la Junta General del Señorío de Vizcaya decidió fortificar las costas y puertos de Vizcaya y nombrar capitanes y oficiales en todas las villas y ante-iglesias del Señorío. Fue nombrado capitán de Cenarruza, así como de Bolívar, don Diego de Irusta. Estos nombramientos de capitanes y oficiales dieron lugar a un pleito entre las villas y el señorío, revocando el rey Felipe IV los nombramientos en noviembre del citado año. En el año 1637 el señorío de Vizcaya decidió formar un tercio de mil hombres con destino a la guerra que España y Francia mantenían a la sazón, respondiendo a una petición de tropas efectuada por el rey Felipe IV. Se procedió a un repartimiento de soldados entre todas las localidades vizcachas, correspondiéndole a la Ante-iglesia de Cenarruza contribuir con ocho soldados [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. V, p. 260]. El Señorío acordó en reunión celebrada el 20 de abril del año 1639 indicar los puntos a los que debían acudir las gentes armadas de las localidades del interior en caso de un posible ataque de naves francesas a la costa vizcaína, entre otras medidas para asegurar las costas. A los hombres armados de Cenarruza se les indicó que en caso de alarma debían dirigirse a socorrer Lequeitio [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. V, p. 281]. El 13 de agosto de 1794, la compañía de Cenarruza se dirige hacia Ondárroa, para contribuir a su defensa contra un posible ataque francés. En la guerra de 1936-1939 permaneció en poder de las fuerzas afectas a la República hasta que, roto el frente vasco con el desbordamiento de los Intxortas, fue rebasado por el avance de la IV Brigada nacional el 28 de abril de 1937. Dos días antes había sido ocupado el barrio de Bolivar [Ref. M. Bande: Vizcaya, p. 98].
Dos parroquias, arciprestazgo de Markina, diócesis de Bilbao, archidiócesis de Burgos. Una de las parroquias es de la advocación de Santa María y la segunda, en la barriada de Bolívar, está dedicada a Santo Tomás apóstol. La de Santa María fue erigida en colegiata, única en el Señorío, por el obispo calagurritano Gonzalo de Mela, el 12 de junio de 1380, dándosele constituciones para que fuese gobernada por un abad y seis beneficiados [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. II, pp. 854-855]. Con anterioridad era una decanía que fue donada a San Millán el 17 de agosto de 1082 [Serrano: «Códice de San Millán», n.° 208, p. 214]. El hospital anexo fue fundado en 1383. En 20 de diciembre del año 1400, el Ilmo. Sr. D. Juan, obispo de Calahorra y la Calzada, expidió en la ciudad de Vitoria las segundas Constituciones destinadas a la colegial de Cenarruza, ordenando que su capitulares, al igual que los de las demás iglesias de su género, fuesen y se llamasen canónigos. Estas segundas Constituciones que, sin pérdida de lo nuevo que establecen, confirman las antiguas y primeras dadas por don Gonzalo de Mena, constan de 17 capítulos. En 1488 don Pedro Lope de Ubaseta, abad de Cenarruza, presentó al Papa Inocencio VIII diversas quejas, entre ellas, que los canónigos no vivían en comunidad y no le prestaban la obediencia debida. Y exponía también que las rentas que en 1480 se le habían asignado, las dos partes de los frutos, eran insuficientes para sobrellevar las muchas atenciones que tenía sobre sí. Por bula de septiembre de 1498 el Papa mandaba que el abad percibiera los frutos y rentas como se consignaba en las Constituciones primitivas Y la parte de los canónigos en conformidad también con las antiguas ordenanzas: que tuvieran refectorio común y prestasen al abad la obediencia y reverencia debida bajo pena de excomunión. Se encargó la ejecución de la bula al deán de Barcelona, al prior de los agustinos de San Bartolomé de Bérriz y al chantre de San Andrés de Armentia. La ejecución de todo esto se realizó ante Martín Sánchez de Arranguiz, presbítero y notario apostólico de la diócesis, con fecha 24 de abril de 1489. El 5 de marzo de 1515, el abad y protonotario apostólico, Diego de Irusta, tomó posesión de la abadía de la referida iglesia. En su primer año de abad, obtiene del Papa León X la concesión de que los abades de Cenarruza pudieran bendecir, no sólo los ornamentos pertenecientes al culto de la iglesia, sino también la consagración de cálices, patenas y aras, tanto en lo concerniente a la colegiata como para cualquiera otra iglesia. Contra esta facultad de consagrar cálices, aras y patenas acudió el prelado de Calahorra hacia 1557; pero el Nuncio de Su Santidad sostuvo en ella al abad de Cenarruza. [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, p. 66]. Hacia 1517 se desmoronó el hospital que la colegial de Cenarruza sustentaba con parte de los frutos y diezmos de la abadía. El abad don Diego de Irusta comenzó en 1517, la edificación de nueva fábrica, y alcanzó de León X, por medio del cardenal Leonardo, que el cabildo de Cenarruza pudiese proceder a la nueva obra, concediendo al hospital y a los cofrades de la Asunción en él establecidos otras gracias, aparte de las que ya poseían. El abad Irusta dio al edificio una fachada que hermoseó el conjunto de las construcciones adosadas a la colegial [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, p. 81]. El hospital de Cenarruza, reedificado en 1517, sufrió un terrible incendio el 26 de diciembre de 1526. Al referido abad se le quemaron todas las ropas, libros y alhajas [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, p. 163]. Los canónigos llevaban desde el Señorío del infante don Juan -luego don Juan I de León y de Castilla los diezmos de la Ante-iglesia de Bolívar. Este Señor se los cedió con cargo de una misa perpetua por la salud de los reyes y príncipes, sus sucesores, y de mantener un hospital. Estos diezmos eran más de 200 ducados al año sin contar los frutos de los seles, tributos y censos. Habiendo crecido la población de la anteiglesia de Bolívar, no tenían los parroquianos los convenientes clérigos, ni los que les servían la congrua sustentación. Además la iglesia estaba en mal estado y era tan pequeña que no cabían los feligreses. Estas y otras quejas se dieron en 1536, y no fueron resueltas hasta 1542 [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, p. 203]. La colegiata, que disfrutaba de hermosos seles y montes, y que cuidaba con esmero del arbolado de sus propiedades, poseía en 1550 en Oiz 200 yeguas, potros y mulatos, y en Kortaguren 200 ovejas y carneros. Era la iglesia más rica de Vizcaya [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, p. 268]. En 1557 verificó un recuento de su casas diezmeras y tributarias, predios, seles, campos y ganados, registrándolas en un libro becerro. [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, pp. 300-308]. En sus montes y seles poseía un arbolado abundante, tenía en 1596 distribuidas en diversos lugares de su propiedad 143 ovejas, 152 cabras y 59 carneros. En total, 354 cabezas. [Labayru: «Historia General del Señorío de Vizcaya», t. IV, p. 592]. El cabildo de la Colegiata vivía en comunidad; él mismo con su abad presentaba las canongías, de las cuales, tres eran patrimoniales y una libre, aunque la presentación del abad correspondía al rey. La iglesia de Santo Tomás es la matriz de la de San Adrián de Guereña. Para el servicio de ambas había un cabildo de cuatro beneficiados, de los cuales, tres asistían en Bolívar y uno en Guereña. Todos ellos eran presentados por la Colegiata en virtud del privilegio expedido el 4 de marzo de 1386 por el rey Juan I. Por eso percibía la Colegiata la tercera parte de los diezmos quedando las otras partes para los beneficiados, así como la mitad de las primicias. Ermitas: San Pedro en Arta y la Magdalena en Ceniga y Ciarregui.

Ainhoa AROZAMENA AYALA