Kontzeptua

La Gamazada

Se conoce con este nombre el período de agitación fuerista que conoce Navarra, desde la primavera de 1893 hasta febrero del siguiente año, debido a la amenaza que se cierne, durante estos meses, sobre la autonomía tributaria de la provincia disfrutada merced a la ley de fueros de 1841.

La amenaza estribaba en el artículo 17 de la nueva ley de presupuestos del Estado presentada por el ministro de Hacienda, el liberal Germán Gamazo. Desde la aparición del proyecto en la Gaceta de Madrid (11 de mayo de 1893), la opinión pública navarra reaccionó unánimemente contra el mismo, sin que se contabilizara una sola personalidad política dispuesta a transigir sobre el artículo que rezaba:

"El Gobierno usará inmediatamente la autorización que le otorga el articulo 8.° de la ley del 11 de julio de 1877 para aplicar a la provincia de Navarra las contribuciones, rentas e impuestos que actualmente rigen, y los que por la presente ley se crean en las demás provincias del reino".

La batalla se libró en las Cortes y en la calle. A la nota de protesta de la Diputación (16 de mayo) siguieron luego, en cadena, las de los Ayuntamientos navarros, parlamentarios y merindades. Se recogieron firmas y el pueblo se echó a las calles, el 28 de mayo, en las cinco capitales manifestando su intención de no secundar el proyecto cuando éste pasara a ser votado. Una partida, la de López Zabalegui, llegó, incluso, a alzarse en armas. El 4 de junio una manifestación multitudinaria recorre las calles de Pamplona. La agitación cunde al resto del País Vasco.

A comienzos de agosto se registran serios disturbios en Vitoria y, el 16-17 del mismo mes, llega, invitado por grupos fueristas y nacionalistas vizcaínos, el Orfeón Pamplonés a Gernika, donde se registra la primera quema de bandera española en los fastos del nacionalismo (la sanrocada). El 20 se producen desórdenes en Laguardia con un muerto y varios heridos. Pero los incidentes más importantes tienen lugar en San Sebastián, el día 27, al asaltar la gente el hotel de Londres en el que acaba de instalarse Sagasta y cargar la Guardia Civil matando a dos personas e hiriendo a varias. Los últimos días de agosto menudean los enfrentamientos en toda la costa guipuzcoana y vizcaína, a los que se suman miles de obreros en Bilbao manifestándose contra la decisión gubernamental de encargar cruceros al Ferrol en detrimento de la villa y una atmósfera -víspera de renovación del Concierto Económico de las Vascongadas- completamente hostil al Gobierno.

En febrero de 1894 éste convocó a los diputados forales navarros que, tras negarse inicialmente, acabaron acudiendo a Madrid y allí se mostraron inflexibles. La popularidad de los fueros se manifestó sobre todo cuando la Diputación, que no se había inclinado ante las exigencias madrileñas, volvió a Navarra el 18 de febrero de 1894; en el trayecto del tren, desde Castejón hasta Pamplona, los diputados recibieron una triunfal ovación en medio de un extraordinario entusiasmo, que impresionó hondamente a Arana Goiri, presente en Navarra en aquella jornada.

Con ocasión de esta fiesta popular navarra el 18 de febrero de 1894, al lado de regionalistas catalanes, estaban presentes también los vizcaínos -un tren especial desde Bilbao con los hermanos Arana Goiri a la cabeza, llevando una bandera (confeccionada por Juana Irujo) con el lema alusivo a la solidaridad de Vizcaya y Navarra y los colores de la futura ikurriña. En letras rojas sobre fondo blanco podía leerse la siguiente inscripción bilingüe: "Jaun-Goikua eta Lagi-Zarra. Agurreiten deutse Naparrei" - "Dios y Ley Vieja. Bizkaya saluda a Navarra". Una delegación de la sociedad Euskalerria y una delegación del Círculo Integrista de Bilbao estaban también presentes. Sabino de Arana fue invitado y recibido en Pamplona por la Diputación Foral de Navarra, ante la que pronunció algunas palabras:

"En nombre de los vizcaínos aquí presentes, y aun pudiera decir de todos los vizcaínos, porque todos están con Navarra, y en nombre también del periódico "Bizkaitarra", del cual soy el director, saludo respetuosamente y felicito con entusiasmo a la Diputación Foral de Navarra, por su patriótica actitud y su heroica campaña enfrente de los injustos planes del Gobierno español, y le ruego dé, de nuestra parte, un fuerte abrazo al pueblo navarro, al pueblo patriota, al pueblo hermano del nuestro, al pueblo muy querido de nuestro corazón". De vuelta en Bilbao Sabino de Arana redactó un mensaje de felicitación que terminaba con las siguientes palabras: ¡Viva Navarra! ¡ Viva Euskeria unida! Para Arana -comentará Manuel de Irujo, hijo del compañero de Arana en aquella ocasión Daniel de Irujo la "gamazada" fue un acontecimiento decisivo: "Hasta entonces Sabino era un pensador, había hablado y escrito, pero no había creado un periódico, no había creado un círculo, no había actuado en política. Con motivo de la Gamazada se creó el periódico, se creó el Euskaldun Batzokija o Centro Vasco y se empezó a actuar pú blicamente".

Pamplona mantiene un recuerdo altivo de las jornadas vividas, en el Monumento de los Fueros acordado erigir el 12 de junio y construido, por suscripción popular, siguiendo el proyecto pentagonal (cinco merindades) del arquitecto iruñarra Manuel Martínez de Ubago. Acabado en 1903, lleva la siguiente inscripción principal en euskara:

Gu gaurko euskaldunok
Gure aitasoen illezkorren
Oroipenean, bildu gera emen
Gure legea gorde nai
Dugula erakusteko.

["Nosotros los vascos de hoy / nos hemos reunido aquí, / en recuerdo inmortal de nuestros antepasados, / para demostrar que queremos / guardar nuestras leyes."]