Erakundeak

HERMANDAD

La hermandad de Álava. De la hermandad alavesa, siguiendo puntualmente a Martínez Díez, se puede establecer lo siguiente: Que las villas alavesas participaron antes de 1332 en las primeras Hermandades del reino de Castilla, es decir, las de 1282 y 1295. En la primera, formada en Burgos el 27 de mayo de aquel año, figuraban tres concejos alaveses: Salinillas de Buradón, Vitoria y Salvatierra. En la de 1295, de 6 de julio, se hermanarán con otras 54 villas del reino Salinillas, Salinas, Salvatierra, Vitoria, Treviño, La Puebla de Arganzón, Santa Cruz de Campezo, Labastida, Peñacerrada, Antoñana y Portilla de Corres.

Además de en estas Hermandades generales del reino, los concejos alaveses formarán parte de otras hermandades de ámbito local. Así, Salvatierra en 28-I-1293 con Bulate, Aranars, Larrahona y las Amezcoas, en una hermandad de buena vecindad; Vitoria en 1296 en la Hermandad de las villas de la Marina de Castilla; y ese mismo año, el 6 de agosto, Vitoria, Labastida, Salinillas, Portilla de Corres, Salinas de Añana, La Puebla de Arganzón, Peñacerrada, Salvatierra, Antoñana y Santa Cruz de Campezo con Miranda y seis villas riojanas a saber: Grañón, Logroño, Nájera, Santo Domingo, Haro, Briones y Abalos.

En la gran hermandad general de todos los reinos de la corona de Castilla que nace en Burgos el 2-7-1315, entre 96 villas de Castilla, León, Galicia, Toledo y Extremadura, se encuentran entre los firmantes seis concejos alaveses: Vitoria, Salinas de Añana, Portilla y Berantevilla, Salvatierra de Castilla y Peñacerrada.

La Hermandad de Álava arraigó definitivamente en 1457, pero fue precedida de varios intentos fallidos. El primero de éstos por iniciativa de Vitoria, Treviño y Salvatierra, que unidas en hermandad intentan incorporar a ella una buena parte de las villas y tierras alavesas. Más tarde, en 1443 y siguiente, varias hermandades populares y banderizas se enfrentan en Álava con algunos nobles entre sí. En 1449 se constituye una gran hermandad que agrupa a Gipuzkoa, Bizkaia, Encartaciones, Santander, el Norte de Burgos, La Rioja con Vitoria y las 14 hermandades locales alavesas.

En 1457, por impulso de Enrique IV, nacerá la Hermandad de Álava, que agrupará a la ciudad, villas, tierras y lugares de Álava. La nueva Hermandad presentará al rey unas ordenanzas, fiel reflejo de las de 1417, con la única omisión de dos capítulos, que obtendrán la aprobación real en 1458. Sus funciones son casi exclusivamente de índole penal y procesal.

En 1463 Enrique IV ordenará la revisión y reforma de las ordenanzas de 1458 a una comisión de cuatro letrados, pero será realizada por uno solo de ellos, el Licenciado Pedro Alonso de Valdivielso. Este, reunido en Ribavellosa con las Juntas de la Hermandad, procederá en virtud de la delegación real a dictar un nuevo cuaderno de hermandad compuesto por 6 capítulos. Según este "Cuaderno nuevo" de 1463, es obligatoria la pertenencia a la Hermandad y ninguno de sus miembros podrá apartarse de la misma. Su finalidad es mantener el orden público y la represión penal. Para lograrlo recibe jurisdicción especial sobre una serie de delitos denominados "casos de hermandad"; en las contiendas en que intervenga al menos una comunidad o aldea y no fueren ambas partes de una misma hermandad local o jurisdicción podrá también, a petición de parte, ser juez la Hermandad. En cambio, le queda prohibido reiterada e insistentemente inmiscuirse en asuntos que no sean casos de Hermandad. Sin embargo, esta prohibición quedará en letra muerta y a partir de 1463 la historia de la Hermandad de Álava no será otra que la continua ampliación de sus competencias originarias por concesión o con el acuerdo expreso o tácito de sus monarcas.

Aunque en la Hermandad de 1463 sólo se nombran a Vitoria y a cinco villas (tres de ellas hoy burgalesas: Miranda, Pancorbo y Villalba de Losa, una riojana, Saja y la quinta Salvatierra), es posible que en esa fecha estuvieran en la Hermandad además de Salinas de Añana, incorporada con sus aldeas en 1460, Monreal de Murguía en la Hermandad de Zuya; Alegría y Elburgo en la Hermandad de Iruraiz; San Vicente y Contrasta en la Hermandad de Arana; Corres en la de Arraya con Laminoria; Arceniega y Villarreal en las Hermandades de su propio nombre. En total incluyendo a Vitoria, 11 de las 23 villas alavesas. En 1463 no estaban Antoñana y Santa Cruz de Campezo, Lagran, Peñacerrada y Labastida, Salinillas de Buradón y Berantevilla. Estas siete se incorporarán a la Hermandad entre 1463 y 1502, fechas en las que se desgajarán de Álava: Miranda, Pancorbo, Villalba de Losa, Losas de Susos y Saja. Bernedo pasará a la Hermandad de Álava en 1490, Labraza en 1501 y Laguardia entre 1500 y 1506. Finalmente Treviño y la Puebla de Arganzón nunca pertenecieron a la Hermandad de Álava desde su fundación en 1457.

La Hermandad tenía dos comisarías, una correspondía a las 21 villas medievales, todas muradas; la otra a las "tierras esparsas", el resto de la provincia no murado. Las hermandades de villas y "tierras esparsas" fueron distribuidas en 1515 en seis cuadrillas o grupos para turnarse en algunos oficios provinciales. En 1537 se efectuará otra redistribución. En esa fecha la hermandad está ya completa con todas las hermandades actuales más Orozco, que se segregará definitivamente en 1568. En la distribución de las 54 hermandades por las seis cuadrillas se seguirá un doble criterio: su posición geográfica y su carácter real o señorial, salvo la cuadrilla de Vitoria, que ofrece un claro carácter residual.

En 1840 la cuadrilla de Vitoria sufrirá una subdivisión; por un lado quedará la Hermandad de Vitoria como única en su cuadrilla. Por el otro, irán las 17 restantes hermandades que formarán nueva cuadrilla, la 7.ª bajo el nombre de Añana. También en el siglo XIX surgirán tres nuevas hermandades: Labastida, Elciego y Lanciego, mientras se suprime la de Lacha y Barria, totalizando así 55 hermandades.

En 1476 se funda la Santa Hermandad y a ella se incorpora la Hermandad alavesa, a cuyo frente se coloca un Juez Executor, que es al mismo tiempo Diputado General de la Hermandad.

Sin embargo, de todo lo expresado, José Luis Orella mantiene una postura diferente al respecto. Habla, en primer lugar, de la Hermandad de hermandades alavesas, diciendo que entre 1332 y 1463 la tierra llana de Álava, formada por 14 hermandades, tiene una vida jurisdiccional propia e independiente, que es sucesora de los antiguos diputados de la Cofradía de Arriaga. Seguidamente se refiere a las hermandades de villas alavesas: la de 1417 se extiende a las villas de Vitoria, Treviño y Salvatierra y que no prosperó y, la de 1458, en que el rey obligó a las aldeas y tierra alavesa a reintegrarse en la Hermandad de villas y que tampoco prosperó. Finalmente, para Orella la Hermandad de 1463 es la primera Hermandad paritaria de villas y tierra llana.