Biografiak

Erauso y Pérez de Galarraga, Catalina de

En el camino de Tucumán a Potosí (Bolivia) invirtió más de tres meses. En este último sitio fue ayudante de sargento mayor y luego volvió nuevamente a pelear contra los indios participando en varias matanzas de indígenas en Chuncos. En la Plata (Chuquisaca), acusada de un delito que no había cometido, recibió tormento, pese a su condición de vizcaína alegada por el procurador; soportó la tortura sin soltar prenda hasta que fue puesta en libertad. En Charcas se dedicó a traficar, por cuenta de Juan López de Arquijo, con trigo y ganado. Pero una nueva pendencia la lleva por enésima vez a refugiarse en la iglesia.

En Piscobamba, también por rencillas de juego, mató a otro individuo. Esta vez no pudo acogerse a sagrado y fue condenada a muerte. A1 llegar el trance último no quiso confesarse, aunque -dice "quitáronme los frailes el juicio a gritos y arrempujones". Salvó su vida, en el último segundo, gracias a la deposición de otro condenado a muerte. A continuación estuvo otros cinco meses en sagrado (La Plata) debido al duelo con un marido engañado que le deparó la ayuda que prestó a una mujer en apuros. En La Paz, condenada otra vez a muerte, finge confesarse y tras apoderarse de una hostia consagrada huye a continuación a Cuzco.