Udalak

CASCANTE

Municipio y ciudad del S. de la Ribera, Navarra. Situado a orillas del río Keiles, en una ladera, a los 1° 59' 40" long. E. y 42° lat. N. Altitud: 357 m. Montes: del Cierzo. Despoblados: Calchetas y Lor. Limita al N. con Murchante y Tudela, al S. con Barillas, Tulebras, Monteagudo y provincia de Zaragoza, al E. con Ablitas y Tudela y al O. con los montes de Cierzo que comparte con Tudela. (véase tabla).

Población por entidades en 2003
Denominación Categoría Población
CASCANTE
Cascante

Ciudad
3.853
3.853

Fuente : Nomenclátor de Navarra al 1-1-2003.

En el Padrón municipal a 1 de enero de 2000 posee 3.665 habitantes.

Población total según sexo en 2001

Hombre Mujeres Total
1.810 1.826 3.636

Fuente: Censo de población 2001.

Evolución de la población del municipio en los siglos XIV-XXI

Año Población
de Hecho
Población
de Derecho
Población
1800
1857
1860
1877
1887
1897
1900
1910
1920
1930
1940
1950
1960
1970
1975
1981
1986
1991
1996
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2.600
3.951
4.134
3.945
4.138
3.979
4.086
3.712
3.702
3.801
3.696
3.747
3.538
3.423
3.468
3.293
3.456
3.312



3.854
4.060
3.953
4.106
4.020
3.879
3.844
3.832
3.826
3.649
3.487
3.526
3.479
3.554
3.487
3.555
3.548
3.616
3.665
3.783
3.822
3.853

Distribución de la población según estado civil y año. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

  Hombres Mujeres Total
En este municipio
En otro municipio de Navarra
En una de las CCAA limítrofes
En otra CCAA no limítrofe
En el extranjero
704
700
118
144
109
673
726
165
127
79
1.377
1.426
283
271
188

Fuente: Censo de población 2001.

Movimiento natural de la población. Finales del siglo XX y principios del XXI

  Nacimientos Defunciones Matrimonios Crecimiento natural
1980
1990
2000
35
22
27
45
54
49
27
18
16
-10
-32
-22
Acumulados cada 8 años
1979-1986
1987-1994
1995-2002
290
235
223
373
387
374
165
93
120
-83
-152
-151

Fuente: Instituto de Estadística de Navarra e INE. Movimiento Natural de la Población.

Indicadores demoráficos. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

  1975 1981 1986 1991 1996 2001
Densidad de la población
Edad media
Tasa Bruta de Natalidad
Tasa Bruta de Mortalidad
Tasa Bruta de Nupcialidad
56
37
15,46
15,88
3,40
55
39
11,64
13,51
6,32
56
40
9,29
14,07
4,50
55
41
8,03
16,49
3,58
56
43
5,63
13,92
4,36
58
44
8,80
11,28
3,03

Fuente: Censos y Padrones de población.

1800: 550 casas; 1860: 897; 1900: 967; 1930: 1.159; 1940: 1.087. Población decreciente desde comienzos de siglo, la instalación de nuevas industrias ha detenido un tanto la corriente migratoria en los últimos años. Según refiere Idoate en Rincones... [t. II, pp. 364 y 365] hacia el año 1353 habitaban en Cascante 17 hidalgos y más de un centenar de labradores. Había treinta "fuegos" de moros y 24 de judíos. En el apeo de 1366 tenía 94 fuegos pudientes de labradores cristianos, musulmanes y judíos que contribuyeron con 235 florines. Había además 8 fuegos de hijosdalgo.

Censo de edificios. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

Edificios destinados a
vivienda familiar
Edificios y complejos de edificios no
destinados a vivienda familiar
Exclusivamente Principalmente Destinados a
vivienda colectiva
No destinados
a vivienda
1 vivienda 2
o más
1 vivienda
uso agrario
Total Total
946 75 10 5 48

Fuente:I.E.N. Censo de edificios 1990.

Censo de Viviendas durante los siglos XX y comienzos del XXI

Población Total Viviendas Colectivas Viviendas familiares
Número Población Vacías Habitadas Población Tamaño medio (1)
3.555 2 114 489 1.167 3.441 2,94858611825193

(1) Población en viviendas familiares/nº de viviendas familiares habitadas.

Fuente:I.E.N. Censos y Padrones de población y viviendas.

Castellano. Nombres antiguos: Cascaid, Cascanto, Cascantum, Bascontum y casvantinos sus habitantes.

A finales del siglo XX

El municipio se encuentra incluido en la Zona Lingüística (según el artículo 5.º de la ley foral 18/86, de 15 de diciembre que divide a la comunidad foral en tres zonas): No Vascófona.

Población de 2 o más años clasificada según nivel de euskera (competencia lingüística) y año de referencia

  Hombres Mujeres Total
Euskera
Castellano
Las dos
Otra lengua
Entiende:
- Con dificultad
- Bien
Habla:
- Con dificultad
- Bien
Lee:
- Con dificultad
- Bien
Escribe:
- Con dificultad
- Bien
3
1.706
1
40

43
12

31
12

28
13

28
10
0
1.714
1
24

35
13

28
13

28
12

26
12
3
3.420
2
64

78
25

59
25

56
25

54
22

Fuente: Censo de población 2001.

Distancia a Pamplona: 104 km. Carreteras a Fitero, a la que enlaza Tudela con Soria y a la que une Tudela con Cintruénigo. Ferrocarril. Distancia a la cabeza de partido judicial: 9 km. Estación de ferrocarril.
Municipio de agricultura floreciente, cultiva las especies propias de la Ribera de Navarra: cereales, patata, hortalizas, remolacha azucarera, vid, olivo y fruta. Dos empresas dedicadas a la producción de conservas vegetales. Fábrica de harinas. Fábrica de pastas para sopa. Diez trujales. Fabricación de alcoholes. Cuatro empresas dedicadas a la elaboración de vinos. Hilados. Confección en serie de prendas de vestir. Serrería. Producción de parquets. Fábrica de mosaicos. Cascante produce un excelente vino, para cuya fabricación y distribución se creó la Cooperativa de Nuestra Señora del Romero, que lo lanza al mercado bajo la marca "Planderas". En 1967 la producción alcanzó la cifra de 5 millones de litros, de los cuales se embotellaron 300.000. La fábrica de tejidos de Juan Burgos Pamplona, S. A., cubre el ciclo algodonero de hilatura, tejido y tinte en siete grandes naves. Ocupa una extensión de más de 12.000 m.² En el año 1950 contaba con 25 obreros, en el año 1960, con 40 y en el 1968 con 200. Es una de las más modernas y competentes del país. Desde el punto de vista comercial, Cascante pertenece al área comercial de Pamplona, sub-área de Tudela y cuenta con 69 licencias comerciales propias (1963). Según refiere Idoate [Rincones..., t. III, pp. 607-609] Cascante, junto con Estella, Olite, Tafalla, Viana y Tudela, elevó un memorial a las Cortes del reino en el año 1688, exponiendo los motivos por los que se debía tomar normas prohibitivas para la importación de aceite en Navarra. Alegaban que el aceite era una de sus principales fuentes de ingresos y que su producción abastecía a todo el reino e incluso sobraba para la exportación. Por su parte los pueblos de la Montaña eran partidarios de la libre importación, pues era más barato y favorecía el intercambio de otros productos de Navarra. Finalmente fue desestimada la petición de las ciudades mencionadas. En el s. XIX se cosechaban 30.000 docenas (12 libras cada una) de aceite, 14.000 robos de trigo, 50.000 cántaras de vino y 3.000 arrobas de cáñamo. Había algunas fábricas de aguardientes y una de salitre. Se utilizaban las aguas de la fuente llamada "del Matador" por sus virtudes medicinales. Contaba Cascante con tres molinos harineros.

Entidades bancarias. Sucursales de: Crédito Navarro, La Vasconia y Caja de Ahorros de Pamplona.

Presupuesto municipal (1967):Existencia en Caja 956.828,77 ptas.Total de ingresos 4.875.859,68 "Total de gastos 3.919.030,91 "Superávit 956.828,77 "
Agricultura y ganadería a finales del siglo XX

Principales resultados del censo agrario 1989 y 1999
  Censo 1989 Censo 1999
Número de Explotaciones
Superficie total (ST)
Superficie agrícola utilizada (SAU)
- Tierras labradas (TL)
- Herbáceos y barbechos
- Frutales
- Olivar
- Viñedo
- Otros leñosos
- Pastos permanentes
753
5024
4853
4781
3203
400
235
944
0
72
653
5917
4794
4729
2949
419
303
1058
1
65

Agricultura a 31/12/1999 (hectáreas)
Tierras labradas en secano
Tierras labradas en regadío
Superficie forestal
873,13
3.855,47
199

Industria

En 1978 posee 25 establecimientos industriales. Bodega cooperativa "Nuestra Señora del Romero".

Distribución de la población según la relación con la actividad económica

  HombresMujeresTotal
Agricultura
Energía

Industria













Construcción
Servicios
Agricultura, ganadería y selvicultura
Extracción de productos energéticos
y refino
Producción energética
Alimentación, bebidas y tabaco
Textil, cuero y calzado
Madera y corcho, excepto muebles
Papel y artes gráfica
Química
Caucho y plástico
Otros minerales no metálicos
Metalurgia y productos metálicos
Maquinaria y equipo
Maquinaria, equipos informáticos
y material eléctrico
Material de transporte
Muebles, reciclaje y otras
industrias manufactureras
Construcción
Comercio y reparación
Hostelería
Transporte y comunicaciones
Banca, finanzas y seguros
Servicios a empresas e inmobiliarias
Administración Pública
Educación, sanidad y
servicios sociales
Actividades recreativas, culturales
y otros servicios
96

0
4
58
133
12
1
4
24
5
24
22

20
58

12
165
101
25
54
13
31
33

29

21
14

1
2
20
96
0
3
1
4
0
1
5

19
19

3
8
74
30
16
7
27
16

78

52
110

1
6
78
229
12
4
5
28
5
25
27

39
77

15
173
175
55
70
20
58
49

107

73

Fuente:I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001.

Población ocupada según sectores económicos. Años 1975-1996

 19751981198619911996
Primario
Secundario
Construcción
Terciario
396
402
259
147
309
380
250
87
246
472
272
99
168
494
318
142
141
407
431
159

Fuente: Censos y padrones homogeneizados. I.E.N.

Tasa de actividad según sexo y grupo de edad en 2001

TOTAL
H 16-24
H 25-44
H 45-64
H 65 o más
M 16-24
M 25-44
M 45-64
M 65 o más
52
64
96
81
2
47
73
28
0

Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001.

Evolución del paro registrado en el mes de marzo. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

1988
1989
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
231
230
172
165
188
206
205
224
174
155
137
112
100
116
113

Fuente: I.N.E.M.
La localidad de Cascante se asienta sobre un antiguo núcleo de época romana, que fue a su vez el germen de asentamiento de la posterior ciudad medieval. De este primer período de asentamiento romano, la villa conserva en la actualidad diversos restos arqueológicos que indican la relevancia que tuvo la localidad, sobre todo en época republicana. Así la urbe, contó con ceca propia y reflejo de ello, son la multitud de monedas encontradas. También se han hallado varios útiles de terra sigilata, así como los restos que todavía hoy se pueden apreciar de la antigua calzada romana. El Museo de Navarra por su parte, conserva diversos mosaicos y un ánfora, ésta del siglo I antes de Cristo, procedentes de Cascante. De época más tardía y en cuanto a arquitectura civil se refiere, la villa contó con un Castillo medieval en la cima de la colina sobre la que se asienta la localidad y del que prácticamente no queda resto alguno. En su perímetro urbano, existen diversos palacios del siglo XVIII. En los números 6,16,30 y 51 de la calle Martín Cereceda se levantan este tipo de construcciones barrocas en la mayoría de los casos, con tres cuerpos de ladrillo, balcón con forja antigua y escudo de armas decorativo. En la calle de Santa Vicenta López y Vicuña ocurre algo similar en los números 3, 4 y 5, mientras que en el número 27 de la vía de los Caracoles, se alza un Palacio del siglo XVII, con escudo decorativo, donde su mayor riqueza reside en el interior al albergar un Cristo del siglo XVI, así como una carta de navegación del año 1663. Respecto a otras calles en las que se pueda encontrar este tipo de arquitectura palaciega, destacan la Plaza del Obispo de Soldevilla, y la Plazoleta de Bobadilla. Cuentan también, con tres cuerpos enladrillados, balconada corrida en el principal y arquería de estilo ciego en el piso superior. La villa de Cascante, guarda su mayor riqueza arquitectónica dentro de los edificios pertenecientes al orden religioso. Dentro de su recinto convivieron varias ermitas tales como la de San Juan Evangelista, San Pedro, San Blas, San Francisco de Asís, San Sebastián, Santa Catalina y Nuestra Señora de la Misericordia, existiendo únicamente en la actualidad la construida en 1908 de San Juan Bautista, que guarda en su interior un retablo manierista del último cuarto del siglo XVI. De esta misma centuria destacan la Parroquia de la Asunción y la de la Victoria. La Iglesia de la Asunción fue levantada en concreto en la primera mitad del siglo XVI, por los canteros de Tudela López de Soroa y Luis de Garmendia, junto con el guipuzcoano Antón de Albístur. El templo es uno de los más destacados exponentes de iglesia renacentista de la Comunidad de Navarra. Destaca su planta de tres naves, dentro del estilo Reyes Católicos imperante en este periodo. Sufrió un incendio en el año 1939 y tras esta fecha se reconstruyeron el coro y diversos terceletes de la bóveda. En su apariencia externa, destacan el aparejo en sillería de sus robustos muros, así como el arco escarzano que presenta la portada ubicada en la zona de la Epístola. Entre otras dependencias de interés, se sitúan las diferentes estancias repartidas en su perímetro interior. En la zona del Evangelio se encuentra la Capilla del Cristo de la Columna, de finales del siglo XVIII, con una serie de pilastras propias del estilo barroco que sostienen la cornisa sobre la que se iza una bóveda de media naranja. En la zona del Presbiterio, se encuentra un retablo de traza moderna, que reutilizando elementos barrocos, ha venido a sustituir al retablo Mayor de estilo romanista, soberbia obra de Pedro González de San Pedro y Ambrosio de Bengoechea, comenzada en 1593, perdido en el incendio que sufrió el templo en 1939. Respecto a otro tipo de objetos artísticos, la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción alberga diversos grupos escultóricos de diferentes épocas, tales como una imagen gótica del siglo XIV, perteneciente a San Pedro, otra de San Antonio perteneciente al siglo XVI y diversos Cristos crucificados de los siglos XVI y XVII. En cuanto a útiles de orfebrería, en la sacristía existen bandejas y crismeras de plata de finales del siglo XVIII y del siglo XIX. Otro de los templos construidos en la localidad en el siglo XVI, es la Parroquia de la Victoria. Sus obras comenzaron en concreto, el año 1587 por medio de Juan Navarro dentro de un estilo gótico - renacentista. Esta parroquia perteneció al Convento de los Mínimos que poseía la localidad y del que en la actualidad todavía se pueden apreciar algunas dependencias. El templo de la Victoria, cuenta en su trazo inicial con una sola nave única dividida en triple tramo y cabecera en forma de pentágono. Las bóvedas que cubren la nave son de nervios mixtilíneos en la zona de la cabecera, mientras que el resto es cubierto con bóvedas de tipo estrellado. El resultado externo de la parroquia, refleja unos muros dotados de contrafuertes y paramentos de mampostería. En el siglo XVIII, se coloca en la zona del Evangelio una portada de ladrillo con arco de medio punto entre pilastras. Dentro del ajuar ornamental, la parroquia alberga en su interior diferentes retablos de estilo manierista de comienzos del siglo XVII; en la Capilla de San Juan Bautista, se halla el retablo de San Juan, con un solo banco y cuerpo de columnas pertenecientes al estilo jónico. De similar apariencia es el retablo de San Miguel, diferenciándose ambos, únicamente por el orden compuesto de sus columnas. En la zona del Presbiterio se encuentra otro retablo manierista de inicios del siglo XVII, dedicado a la virgen de la Victoria, formado por un banco y dos cuerpos con columnas de orden compuesto. Como motivos iconográficos, destacan un Cristo del siglo XVI, situado en la Capilla del Crucifijo de la Vera de la Cruz, una imagen de la virgen de la Asunción de estilo romanista decorada con policromía del siglo XVIII y otra de la Virgen del Pilar de inicios del siglo XVII. Además, cuenta el templo en los retablos que alberga en su seno, con diferentes lienzos votivos perteneciendo los más antiguos al siglo XVI. De orfebrería apenas se conservan piezas; solamente un cáliz de plata correspondiente a la segunda mitad del siglo XVIII. El tercer y último templo representativo en la localidad de Cascante, es la basílica barroca de Nuestra Señora del Romero, levantado sobre un antiguo templo del siglo XVI dedicado a San Marcos y del que en la actualidad se conserva una capilla. Con tres naves divididas en tres tramos y cabecera en forma de pentágono, su cubierta es en forma de medio cañón en la zona de la nave central crucero y en forma de bóveda de arista los tramos pertenecientes a las naves laterales. El resultado externo de la construcción presenta aparejo de mampostería en la zona de las naves laterales, estando únicamente realizada en ladrillo la zona de la cabecera. Destaca la rampa cubierta de acceso, con 39 arcos barrocos de ladrillo, que asciende desde el Portal de Santa María, en la villa, hasta la puerta de la basílica. De este mismo material se presenta en el exterior una torre con cuerpo octogonal en la zona de la Epístola. En su ajuar interno, destaca en la zona del Presbiterio, el Retablo Mayor dedicado a la titular, de estilo barroco y perteneciente a la primera década del siglo XVIII, comenzado en 1699, es obra de los tallistas José y Diego Serrano, junto a José, hijo del primero. Cuenta en su traza con un solo cuerpo dividido en tres calles, con columnas de estilo salomónico y con sendas imágenes de finales del siglo XVI, dedicadas a la Virgen y a Cristo. Entre otros retablos, el templo guarda uno de estilo gótico de inicios del siglo XVI, decorado con pinturas de estilo hispano - flamenco, obra de Pedro Díaz de Oviedo, dedicado a la figura de San Marcos y colocado en la capilla que lleva su nombre. Existe otro retablo de estilo manierista dedicado a Santa Catalina, que preside la zona del Evangelio, estructurado mediante columnas de orden compuesto. La Basílica cuenta con importantes piezas de orfebrería, tales como un cáliz de plata datado en el siglo XVI y varios otros de los siglos XVII y XVIII, con diferentes relieves e inscripciones.
Municipio, partido judicial de Tudela, Navarra.

Presupuestos Municipales del municipio en 2002

Ingresos (en euros)
Gastos (en euros)
3.366.796
3.366.796

Fuente: Departamento de Administración Local de Navarra.
Ciudad separada, merindad de Tudela, reino de Navarra. En el siglo XIX se gobernaba por un alcalde juez ordinario, que junto con cuatro regidores componían el ayuntamiento.
v. ALMAZAN, José; BABIL, San; BEA Y ZAPATA, Jerónimo; CASCANTE, Juan Lópiz de; CASCANTE, Luis Garcés de; CASCANTE, Miguel Garcés de; CASCANTE, Sancho Miguel Garcés de; CASTILLO ARTIGA, Diego del; CONCHILLOS, José y Diego; DURAN, Alfonso; GARCES, Juán; GUELBENZU, Enríquez de; JIMENEZ, Diego; LOPEZ Y VICUÑA, Beata Vicenta; MALON DE ECHAIDE, Diego; MORALES Y GOMEZ, Antonio; MUNARRIZ, Miguel; ORDUÑA Y ABADIA, Calixto; PASAMAR, Miguel de; PEREZ, Alonso; RUIZ, Domingo; SANCHEZ, Gaspar; SANZ ISABA, Isidro; VALENTE, San; VIGUE, Juan de; XIMENEZ, Martín; XIMENEZ, Pedro.
Premio de pintura "Malón de Echaide"; organizado por la Bodega Cooperativa "Nuestra Señora del Romero", en 2003 celebra su IX edición. Biblioteca municipal, creada en 1951, es ampliada y remodelada en 2001.

Población de 16 y más años que no estudia, según los estudios realizados, a finales del siglo XX

 HombresMujeresTotal
No sabe leer o escribir61622
Sabe leer o escribir (fue menos de 5 años a la escuela)122171293
Sin completar EGB, ESO o Bachiller elemental4925111.003
Bachiller Elemental, EGB, ESO completa (graduado)5664981.064
Bachiller superior, BUP, Bachiller, LOGSE, COU, PREU9394187
FP 1, FP grado medio, Oficialía Industrial o equivalente445498
FP 2, FP grado superior, Maestría Industrial o equivalente9878176
Diplomatura, Arquitectura, o Ingeniería Técnica, 3 cursos de Licenciatura, Ingeniería o Arquitectura5879137
Arquitectura, Ingeniería, Licenciatura o equivalente494998
Doctorado202

Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001.
En 1960 contaba Cascante con 4 escuelas para niños y cuatro para niñas. El resto de la enseñanza primaria era impartida por las Madres Carmelitas. En 1968 hay ya trece escuelas a las que asisten 174 alumnos y 241 alumnas, pero al abandonar Cascante las Madres Carmelitas, el ayuntamiento ha emprendido en los últimos días la agrupación en un solo edificio de todas las escuelas para alojar en él a una población escolar de 600 alumnos.
Hay en Cascante un cine, un campo de fútbol, un asilo de ancianos y varias sociedades recreativas. El ayuntamiento ha emprendido la construcción de un complejo polideportivo en el lugar que ocupaba la finca de las Madres Carmelitas. Este contará con una piscina, varias pistas, vestuarios, frontón y campo de fútbol. El parque del Romero tiene un paseo entre pinares desde el que se contempla la ciudad. Está dotado de un parque infantil e iluminación de mercurio. En el s. XIX había un cargo llamado «padre de huérfanos» al que correspondía cuidar de las necesidades de los pobres y organizar la enseñanza pública además, de «desterrar a los ociosos y mal entretenidos».
Celebra las fiestas locales en septiembre. Romería al Cabezo de la Cruceta en el mes de mayo.
El 19 de octubre de 1906 se crea la Cooperativa agrícola-Caja rural; aprobada por el Ministerio de Trabajo el 9 de marzo de 1946, contaba en 1960 con 554 socios. En 1959, el día 15 de abril, se funda la Cooperativa Deshidratadora de Alfalfa que, siendo aprobada el 23 de octubre del mismo año, agrupaba a 25 socios el año 1960.

Cofradía del Aceite de Oliva de Navarra (2001). Asociación de Amigos de la Micología "Muérdago"; organizadora en 2001 de la XI Jornadas Micológicas. Asociación de mujeres "Candela". "Taller de Dianova"; asociación dedicada a la rehabilitación y reinserción de toxicómanos. "Plataforma de la Solidaridad"; organizadora de la Semana de la Solidaridad en 2001.

Infraestructura Turística a 1/1/2002

  Unidades %
Ruidos
Contaminación
Poca limpieza en las calles
Malas comunicaciones
Pocas zonas verdes
Delincuencia en la zona
Falta de servicios
177
117
363
90
500
38
3
14
9
28
7
38
3
0

Fuente: I.E.N. Censo de viviendas 2001.

Escudo: en campo azul un castillo de oro con tres torres y en la puerta una cabeza de buey con la siguiente inscripción: «Civitas Cascantum Municipium Romanorum».
De fundación antigua, es la Cascantum vasco-romana citada por Ptolomeo, Plinio, Antonino y Tito Livio. Se sabe que poseyó una ceca, algunas de cuyas monedas se conservan. Altadill revela el hallazgo de trozos de una vía romana que la comunicaría con el resto de la Vasconia romanizada, principalmente con los otros poblados del convento jurídico de Cesaraugusta a la que pertenecía («P. de V.», 1946, n.° 24, p. 426). Estos y otros vestigios de época romana confirman, pues, las citas de los clásicos. Tito Livio, escribiendo de las campañas de Sertorio por el año 76 a. de C., cita a Cascante como uno de los lugares que le eran hostiles en su lucha contra los generales romanos, lo que dio pie a que Sertorio, en una de sus campañas, devastase por completo sus campos y asolase sus cosechas, al igual que lo hizo en territorio de Bursao (Borja) y de Graccurris (localidad cerca de Alfaro) (Fragm. del Lib. 91) (cfr. A. Schulten: Las guerras de 154-72 a. de J. C. Edición y comentario por A. Schulten, fasc. IV de Fontes Hispaniae Antiquae, col. dirig. por A. Schulten, P. Bosch Gimpera y L. Pericot, Barcelona, 1937, p. 189). En el original, Cascantum. En la época de declive del Imperio Romano, Cascante siguió gozando de cierta importancia, como lo demuestra que en el año 465 intercediera ante el papa Hilario a favor de Silvano, obispo de Calahorra, que contra lo prevenido por los cánones había ordenado un obispo, de lo cual se quejó al referido papa el metropolitano de Tarragona Ascanio. Posteriormente la invasión musulmana y las guerras sucesivas produjeron la decadencia de la villa, que pasó a ser de señorío feudal. Parecer ser que en el año 934 se hallaba recuperada del dominio musulmán a juzgar por la escritura de los votos de San Millán, pero sin duda debió de volver a su poder ya que consta que en el año 1114 la conquistó Alfonso el Batallador y la comprendió en la carta de fueros que dio a la ciudad de Tudela en 1117. Tuvo castillo y fortaleza, de los cuales todavía se conservaban en el s. XIX algunos vestigios sobre un peñón de bastante altura, con parte de un camino cubierto. Los Anales de Navarra, en el libro XV (cap. 2.°, par. 4.° y cap. 5.°, par. 2.°) contienen precedentes historiales que se refieren a esta fortaleza. También aparece mencionada por Madrazo en el tomo III, p. 448, de su muy conocida obra Navarra y Logroño. Finalmente Arigita la menciona (en las pp. 278, 281 y 282 de su estimable Colección de documentos inéditos); como también Ruano en su libro Anexión de Navarra (p. 314); y Yanguas en su Diccionario de antigüedades (varias páginas). Según Yanguas, por los años 1256 pertenecía a D. Sancho Fernandiz de Monteagut y a D.ª Mayor Periz de Agoncillo su mujer. Ambos libertaron al concejo de los cristianos de Cascante, de la pecha de labores y facendera y de dar ropas, escudillas, vasos, manteles, talladores (cuchillos), caldero, caldera ni otras cosas que debían llevar al señor por fiesta de Nadal (Navidad), y de ir a trabajar a sus viñas en el tiempo de las uvas; todo con la condición de que le diesen al año 130 cahíces de trigo. En 1273 tenía el señorío de Cascante D. Pedro Sánchez de Monteagut, quien lo donó al rey D. Enrique en el caso de morir sin hijo varón. En virtud de esta donación Cascante fue incorporada a la Corona Real. Juan y Milia Sánchiz, hijos de D. Pedro, confirmaron la donación de su padre a la reina D.ª Juana en 1281 por 3.000 libras de torneses que recibieron de la reina, a quien también cedieron la villa de Aguilar. La lista de alcaides de la fortaleza de Cascante es como sigue: 1287, D. Lupo Ortiz de Artajo; 1294, D. Lope Ortiz de Monteagudo; 1304 a 1308 D. Lupo Ortiz de Artajo (2.ª vez, con VIII libras de sueldo anual); 1313, Don García Périz de Monteagudo; 1318, D. Eximino de Araciel (1ª vez); 1328 a 1331 D. Simón de Araciel (2.ª vez); 1334 a 1337, D. Martín Fernández de Medrano; 1338, D. Martín Fernández Olleta; 1339, D. Juan de Merry; con antelación, el año 1263, figuraba como alcaide D. Pedro Sánchez de Monteagudo, el mismo que aparecía en 1219 al frente del castillo de Barillas. En 1364, el rey D. Carlos II, considerando los males que sufría el pueblo de Cascante defendiéndose contra los comarcanos, y deseando que fuese mejor poblado, hizo exentos a sus habitantes de peaje, lezta y de toda otra carga y servidumbre, así como los francos de Tudela disfrutaban de la misma gracia: que todo hombre o mujer malhechor (salvo traidor juzgado, o los que hicieren monopolios contra los reyes y los que hubieren incurrido en crimen de lesa majestad, o hubiesen hecho falsa moneda) de Castilla, Aragón, Navarra y de cualquiera otra parte, que viniesen a vivir a Cascante, fuesen salvos y seguros en todo el reino, y que por ningún delito, excepto los expresados, pudiesen ser presos. En 1378 D. Carlos II, en consideración a los servicios que le había hecho y le hacía Roger Bernart de Foix, vizconde de Castelbon, señor de Novaylles o Noalles, le dio a perpetuo, para él y sus herederos, las villas de Cascante y San Martín de Unx, con sus castillos y todos los derechos, provechos y emolumentos, pechas, censos y rentas pertenecientes al rey, con la mediana y baja justicia, en satisfacción del castillo y villa de Larraga que antes tenía dicho vizconde por el rey, y se había perdido en la guerra de aquel tiempo, reservándose el rey el resort et las pechas et jurisdicciones de los judíos, y los otros derechos reales y ayudas extraordinarias; pero con la condición de que si, a falta de heredero legítimo del vizconde, los dichos castillos y villas debiesen recaer en el conde de Foix, como más cercano heredero de aquél, volviesen a la corona, quedando excluido el Conde: que dichos castillos y villas no pudieran ser enajenados a persona extraña del reino, y qué el Vizconde fuese hombre lige del rey de Navarra; sobre lo cual hizo homenaje de servirle, tener en su obediencia los dichos castillos y villas y hacer paz y guerra con ellos por el rey, así como sus herederos. En 1394 el rey D. Carlos III dio las pechas, rentas, provechos y emolumentos que tenía en Cascante, a Juan Hurtado de Mendoza, mayordomo del rey de Castilla, por sus grandes servicios, y Hurtado se hizo por ello hombre lige del rey de Navarra, y juró servirle bien y lealmente contra todos, exceptuando el rey de Castilla. En 1436 el lugar de Cascante reclamaba la piedad del rey diciendo que de 300 vecinos que antiguamente solía tener y pagaban la pecha de 290 cahíces de pan meitadenco, habían quedado reducidos a 40 por las guerras, por lo excesivo de la pecha y por los temporales, y suplicaba alguna rebaja, pues de lo contrario se verían los habitantes precisados a abandonar el pueblo. [Infiérese de esto que Cascante pagaba la pecha Pleiteada, o tasada, de que se hace mención en el Diccionario de antigüedades de Yanguas, t. II, p. 362]. Los reyes D. Juan y D.ª Blanca mandaron recibir información acerca de la súplica referida. De la información recibida resultó que había 48 vecinos residentes, buenos y comunales (medianos), que pagaban la pecha, inclusos 5 clérigos y racioneros, tres pecheros que residían en otros pueblos, siete mujeres casadas con hidalgos, y nueve judíos que pagaban por las heredades pecheras que tenían. Que había nueve casos de hidalgos residentes y diez ausentes. Que de toda la tierra blanca buena del territorio de Cascante, la cuarta parte escasa tenían los labradores, y las tres restantes partes eran del rey, de la iglesia de Santa María de Tudela, de la de Cascante, de la religión de San Juan de Jerusalén, de Mosen Juan de Asiain, de Charlot de Lacarra, de Sancho de Aibar, del alcalde de Tudela y de los hidalgos de Cascante. Que la tierra poseída por los pecheros y sobre que estaba fundada la pecha, era la más infructuosa y que por esto procuraban tomar a tributo o arrendamiento otras tierras. Que tenían muy pocos pastos y no podían pasar sin comprarlos. Que eran muy escasos de leña, de manera que a grandes penas conseguían la necesaria. Que desde la última guerra se habían ausentado 37 labradores, y que 30 años antes había en Cascante 250 pecheros. Sigue a la información un informe de los reformadores diciendo que debía rebajarse la pecha a 190 cahíces, hasta que el pueblo mejorase de situación. En 1445 el rey D. Juan II vendió a su canciller D. Juan de Beaumont 80 robos de trigo y otro tanto de cebada que pagaban de pecha al rey los labradores de Cascante, la lezta de las tablas de la carnicería de ese pueblo, que era 35 sueldos, el emolumento del bailío y el cuarto de los carneramientos, con los censos de unas casas, todo por 800 florines. En 1446 donó el mismo rey a dicho D. Juan de Beaumont el castillo de Cascante y el horno y molino que tenía el rey en aquella villa, con todas las rentas y emolumentos para disponer de ello a toda su voluntad. En 1452 el rey D. Juan dio a D. Diego Gómez de Sandoval, conde de Castro y de Denia, su mayordomo mayor, la villa de Cascante con todos sus términos, montes, jurisdicción mediana y baja, pechas de cristianos, judíos y moros, la renta del horno, homicidios, medios homicidios, sisantenas y todos los vasallos vecinos y moradores, hasta que recobrase su condado y tierras que tenía en Castilla, volviendo, en este caso, la villa de Cascante, a la corona. Por un privilegio del mismo rey expedido en el castillo de Mallen a 13 de octubre del mismo año, se revocó la donación hecha al conde de Castro en consideración a la repugnancia que manifestaban sus naturales y se incorporó para siempre a la Corona. En 1454 el rey D. Juan libertó a perpetuo de cuarteles a los clérigos, jurados, concejo, fijosdalgo y labradores de la villa de Cascante. En 1471 el mismo rey reformó a perpetuo los cuarteles que pagaba Cascante, reduciéndolos de 54 libras, a 27, por cada cuartel, en consideración a que los 150 vecinos que antes tenía, habían quedado reducidos a 65, y los más de ellos tan pobres que no tenían de qué vivir [cfr. Yanguas, Diccionario...]. La ciudad de Cascante tenía asiento en las Cortes de Navarra, en virtud de su privilegio de ciudad franca concedido en el año 1458 [Idoate, en Rincones..., t. II, p. 62]. En el año 1561 surgen disputas entre las villas y ciudades con asiento en las Cortes sobre el orden de colocación, siéndole a Cascante asignado un puesto detrás de Zúñiga. Al sobrevenir la conquista de Navarra por las tropas de Fernando el Católico, una columna de 3.000 hombres de infantería y 400 caballos al mando del Arzobispo de Zaragoza entró en Aragón y sometió rápidamente a Cascante, así como Cintruénigo y Corella, siguiendo hacia Tudela, a cuyas puertas llegó el 14 de agosto de 1512. Consumada la conquista del reino de Navarra, Fernando el Católico reconcilió en 1513 por medio de un arbitraje a las dos casas rivales de Alcaides y Antillones que por largos años traían revuelta a la ciudad de Cascante. En 1520, el pueblo de Cascante hizo ordenanzas para su gobierno y el de su alcalde, regidores y justicia de ambos estados de nobles y labradores (Ref. Y. M.). En 1551, pertenecía su señorío y el del molino llamado del rey a D. Luis de Beaumont y D.ª Leonor, su mujer, varones de Beorlegui, los cuales lo vendieron por precio de 15.000 ducados de oro, de a II reales castellanos, a la ciudad, entonces villa, como consta de la escritura que existe en su archivo, otorgada el 26 de febrero, y en el año 1630 Cascante consiguió el privilegio de «La Unión de Hidalgos y labradores» para terminar con las continuas disputas que había entre ambas clases. [Idoate, Rincones..., t. I, p. 118]. Por la misma época obtuvo el título de Ciudad (18 julio de 1633), como Corella, mediante el pago de diez mil ducados para la hacienda Real. También se le concedió la jurisdicción criminal, un regidor más para su regimiento -que desde entonces tuvo cuatro regidores y dos «mudalafes»--, la separación de la merindad de Tudela, la vara de justicia y el goce de hierbas en los montes del Cierzo y Arguenzón. Estos privilegios costaron a los cascantinos unos 30.000 ducados, pero anteriormente la ciudad había desembolsado otros 18.000 ducados en donativos y ayudas al rey. Según refiere Idoate en Rincones... [t. III p. 173], el barón de Ezpeleta y vizconde de Valderro tenía en Cascante varias casas y heredades. La ciudad de Cascante participó en la guerra de Sucesión española [Rincones..., t. I, pp. 116-119]. En el año 1706 ayudó con dos compañías de 50 hombres a las tropas del teniente general San Gil, interviniendo en la toma de Mallén y Gallur. También intervinieron las cascantinos en el sitio de Magallón y en la defensa de la frontera por la zona de Ablitas. Cooperaron también en las operaciones sobre Tarazona, Sádada, Fustiñana y otras localidades, sirviéndo muchos cascantinos a caballo, a costa de la ciudad. En 1707 pusieron 110 hombres armados a disposición del coronel Marqués de Santacara. En el año 1710 recibieron y ayuda ron a la caballería del Conde de Malún. Atendieron además por esta época a ochenta soldados enfermos del regimiento de Asturias y Dragones, por no haber sitio en el hospital de Tudela. La ciudad quedó indefensa y un destacamento de caballería austriaca la ocupó sin resistencia, tras haber capitulado. Poco des pues entró en Corella el coronel de Infantería D. Fermín Veraiz al mando de un grupo de voluntarios y Cascante le ofreció su adhesión, poniéndose a sus disposición. El comandante de las fuerzas enemigas, Ferrer, escribió a los cascantinos conminándoles a que se sometiesen; pero Veraiz les aseguró que les socorrería a tiempo y Cascante ni siquiera contestó a Ferrer. Cascante sólo disponía de 30 voluntarios con su cabo y 4 compañías de paisanos de Corella, Valtierra, Arguedas, Cintruénigo y Fitero. Ferrer, al mando de más de 1.600 hombres, avanzó sobre Cascante el día I de noviembre de 1710 y se luchó encarnizadamente desde las ocho de la mañana hasta las cuatro de la tarde, sufriendo las tropas asaltantes más de 250 muertos. Al quedar los sitiados sin municiones subieron al Santuario de la Virgen del Romero y desde la torre de la iglesia tiraron piedras al enemigo, hasta que capitularon honrosamente. Pero, faltando a su palabra, los soldados entraron a saco en las casas, hasta las cuatro de la tarde del día siguiente, huyendo a esta hora ante los dragones del Conde de Melún; llevaron en su huida cuanto pudieron transportar y 150 prisioneros, de los que asesinaron a tres, que fueron encerrados en la cárcel de Tarazona y tenidos varios días sin comer. Al retirarse los dragones de Cascante, fue de nuevo ocupada la ciudad el 17 del mismo mes, siendo saqueada otra vez. En el año 1711 los cascantinos solicitaron al rey una serie de mercedes, en vista de lo mucho padecido por su fidelidad. Fue entonces cuando, entre otros honores, se le concedió a la ciudad el título de fidelísima. Durante las luchas antinapoleónicas tuvieron lugar en ella varios encuentros armados. El general Lapaña logró imponerse a las tropas francesas que comandaba Lagrange, pero más tarde tuvo que retirarse ante la venida de refuerzos para el bando contrario. En cumplimiento de la ley de desamortización del 1 de mayo de 1855 se vendieron en esta localidad, en 1864, treinta y cuatro fincas rústicas y una pieza en Jibanco. [Ref. R. G. CH. «La D. C. en N.»].
Dos parroquias dedicadas a La Asunción y a la Virgen del Romero, arciprestazgo de Corella, diócesis de Pamplona. La primitiva iglesia parroquial fue la de Santa María la Alta, llamada más tarde la Virgen del Romero. Esta antigua parroquia tuvo un abad y varios eclesiásticos que bajo su dirección vivían en comunidad. Se ignora la época de su instalación, pero por un documento del año 1240 consta que en dicho año el obispo de Tarazona, García Frontín, les señaló una ración de carne todos los martes y otra de vino. Por escritura de 1215 consta que era abad de esta iglesia García Frontín. Posteriormente adquirió muchas rentas, y también las décimas, aunque se ignora en qué época. Con la opulencia se disolvió la vida común y se dividieron las mesas del abad y capítulo. Pareciendo después que para villa de menor consideración tenía iglesia de mucha dignidad, se acordó suprimir la abadía, incorporándola con la mesa episcopal y establecer una parroquia, un vicario perpetuo, diez beneficiados y un sacristán. En el año 1335, Beltrán, obispo de Tarazona y su cabildo, concordaron en que el obispo percibiese las décimas de los granos y la iglesia de Cascante las de los otros frutos, de los cuales debían dar la cuarta parte al cabildo de Tarazona. En el año 1476 Cascante informó al rey D. Juan II de los muchos perjuicios que se originaban de estar la iglesia fuera del pueblo. Para evitarlos se acordó edificar una iglesia nueva -la de la Asunción- utilizando para financiarla los frutos de las primicias. Se encargaron de su obra los arquitectos Luis de Gramondia y Antón Albiztur, que se comprometieron a concluirla en seis años por los frutos de las primicias de treinta y seis años, que importaron mil ducados cada uno. Se pagaron además por los materiales 2.859 ducados de oro viejo. En el año 1685 los cascantinos intentaban obtener medios para reconstruir el santuario del Romero, que un atroz incendio había destruido, según refiere Idoate en Rincones... [t. I, p. 416]. Las Cortes, atendiendo a su demanda, otorgaron cincuenta ducados para las obras. Otras construcciones religiosas: Convento de Religiosas del S. Doméstico y A. Desamparados. Ermita de Nuestra Señora de la Misericordia, llamada del Rebollo, fundada por Pedro Ezpeleta hacia el año 1570 y ermitas de San Pedro, San Juan Bautista y San Francisco. La ermita de San Pedro servía de ayuda de parroquia cuando ésta se hallaba en Nuestra Señora del Romero. El decreto del 3 de septiembre de 1835 del conde de Toreno afectó al monasterio de los monjes Mínimos. Antiguamente tuvo tres ermitas además de las ya citadas: la de San Juan Evangelista, que se llamaba "San Juan Derrocado", la de Santa Catalina, que se incorporó a Nuestra Señora del Romero, y la de San Sebastián, destruida en 1739.

Ainhoa AROZAMENA AYALA