Udalak

CAPARROSO

Municipio navarro de la Ribera, La población de su nombre estuvo situada en una llanura pero se trasladó al lugar actual para evitar los daños que le ocasionaban las inundaciones. Está enclavada en una ladera de la margen izquierda del río Aragón, a los 2° 01' 50" long. E. y 42° 20' 10" lat. N., en terreno quebrado y perforado de cuevas que han servido de habitáculo natural. Limita al N. con Olite y Marcilla, al E. con Murillo el Cuende y Tudela, al O. con Marcilla y Villafranca, y al S. con Tudela.

Población 1960-1970: véase tabla en imágenes.

Población por entidades en 2003
Denominación Categoría Población
CAPARROSO
Caparroso
La Estación

Villa
Barrio Estación
2440
2436
4

Fuente : Nomenclátor de Navarra al 1-1-2003.

En el Padrón municipal a 1 de enero de 2000 posee 2.324 habitantes.

Población total según sexo en 2001

Hombre Mujeres Total
1.196 1.220 2.416

Fuente: Censo de población 2001.

Evolución de la población del municipio en los siglos XIV-XXI

Año Población
de Hecho
Población
de Derecho
Población
1800
1857
1860
1877
1887
1897
1900
1910
1920
1930
1940
1950
1960
1970
1975
1981
1986
1991
1996
1998
1999
2000
2001
2002
2003
1.357
1.622
1.797
1.872
1.818
1.986
2.072
2.403
2.870
2.889
2.624
2.836
2.798
2.528
2.367
2.367
2.376
2.274



1.848
1.830
1.950
2.075
2.354
2.838
2.945
2.675
2.849
2.851
2.553
2.380
2.372
2.411
2.383
2.331
2.286
2.313
2.324
2.433
2.475
2.440

Distribución de la población según estado civil y año. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

  Hombres Mujeres Total
En este municipio
En otro municipio de Navarra
En una de las CCAA limítrofes
En otra CCAA no limítrofe
En el extranjero
568
369
81
95
73
571
406
78
93
53
1.139
775
159
188
126

Fuente: Censo de población 2001.

Movimiento natural de la población. Finales del siglo XX y principios del XXI

  Nacimientos Defunciones Matrimonios Crecimiento natural
1980
1990
2000
20
29
24
23
30
23
18
18
9
-3
-1
1
Acumulados cada 8 años
1979-1986
1987-1994
1995-2002
195
162
140
210
221
234
94
98
63
-15
-59
-94

Fuente: Instituto de Estadística de Navarra e INE. Movimiento Natural de la Población.

Indicadores demográficos. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

  1975 1981 1986 1991 1996 2001
Densidad de la población
Edad media
Tasa Bruta de Natalidad
Tasa Bruta de Mortalidad
Tasa Bruta de Nupcialidad
29
38
11,55
12,61
7,98
29
39
10,33
9,06
5,69
30
41
9,95
11,41
4,15
30
42
9,02
13,43
6,92
29
43
7,08
11,80
4,50
30
43
8,49
13,66
2,90

Fuente: Censos y Padrones de población.

1800: 257 casas; 1860: 427; 1900: 638; 1930: 1.047; 1940: 1.042. En el apeo de 1366 consta que Caparroso tenía 146 vecinos labradores y 23 hidalgos. En 1377 había 16 vecinos hidalgos y 77 labradores.

Censo de edificios. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

Edificios destinados a
vivienda familiar
Edificios y complejos de edificios no
destinados a vivienda familiar
Exclusivamente Principalmente Destinados a
vivienda colectiva
No destinados
a vivienda
1 vivienda 2
o más
1 vivienda
uso agrario
Total Total
723 28 108 3 57

Fuente:I.E.N. Censo de edificios 1990.

Censo de Viviendas durante los siglos XX y comienzos del XXI

Población Total Viviendas Colectivas Viviendas familiares
Número Población Vacías Habitadas Población Tamaño medio (1)
2.331 1 11 271 806 2.320 2,87841191066998

(1) Población en viviendas familiares/nº de viviendas familiares habitadas.

Fuente:I.E.N. Censos y Padrones de población y viviendas.


A finales del siglo XX

El municipio se encuentra incluido en la Zona Lingüística (según el artículo 5.º de la ley foral 18/86, de 15 de diciembre que divide a la comunidad foral en tres zonas): No Vascófona.

Población de 2 o más años clasificada según nivel de euskera (competencia lingüística) y año de referencia

  Hombres Mujeres Total
Euskera
Castellano
Las dos
Otra lengua
Entiende:
- Con dificultad
- Bien
Habla:
- Con dificultad
- Bien
Lee:
- Con dificultad
- Bien
Escribe:
- Con dificultad
- Bien
4
1.124
5
31

42
16

41
14

35
13

32
12
2
1.156
8
7

41
23

43
16

28
20

30
18
6
2.280
13
38

83
39

84
30

63
33

62
30

Fuente: Censo de población 2001.

Distancia a Pamplona: 56 km. Carretera a la general de Pamplona a Tudela. Distancia a la cabeza de partido judicial: 22 km. Estación de ferrocarril.
Posee talleres mecánicos, una fábrica de harinas, una cooperativa de conservas, una fábrica de yesos, dos granjas avícolas y serrerías. Se comercia con granos, vinos y ganado. Cultivos propios de la zona de la Ribera de Navarra: predominio cereal y vitícola; abundantes patatas, remolachas azucareras, olivos y hortalizas. Tiene buenas dehesas de pasto, canteras de cal, yeso y salitre y abundante extensión sometida a regadío. En el s. XIX recogía trigo, vino, cáñamo, lino y oliva. Había un molino harinero y otro de aceite. Era muy considerable el número de cabezas de ganado lanar y vacuno que había en la localidad. La abundancia de esparto daba ocupación a muchos vecinos, que fabricaban con él toda clase de esteras. Existía además una fábrica de salitre.

Agricultura y ganadería a finales del siglo XX

Principales resultados del censo agrario 1989 y 1999
  Censo 1989 Censo 1999
Número de Explotaciones
Superficie total (ST)
Superficie agrícola utilizada (SAU)
- Tierras labradas (TL)
- Herbáceos y barbechos
- Frutales
- Olivar
- Viñedo
- Otros leñosos
- Pastos permanentes
345
7560
7431
5526
5458
1

34
33
1905
231
9172
8505
6760
6735
6

19

1745

Agricultura a 31/12/1999 (hectáreas)
Tierras labradas en secano
Tierras labradas en regadío
Superficie forestal
5.174,98
1.584,55
583

Industria

En 1978 posee 23 establecimientos industriales. El 25 de agosto de 1907 se crea la Sociedad de Obreros Agricultores. En 1915, el día 30 de noviembre, queda constituida la Previsión Agrícola, institución patronal. La Cooperativa del Campo R.S.L. se funda el día 15 de octubre de 1946; aprobada por el Ministerio de Trabajo el 19 de mayo de 1947, contaba en 1960 con 82 socios. Finalmente, la Cooperativa Conservera queda constituida y aprobada el día 4 de junio de 1959, en el año siguiente contaba con 253 asociados. Cooperativa "Santo Cristo"; forma parte del grupo navarro "Cevenasa", aglutina en 2002 a 600 agricultores que suministran tomates, espárragos y pimientos comercializados bajo el nombre de "Beltoro".


Distribución de la población según la relación con la actividad económica

    Hombres Mujeres Total
Agricultura
Energía

Industria














Construcción
Servicios
Agricultura, ganadería y selvicultura
Extracción de productos energéticos
y refino
Producción energética
Alimentación, bebidas y tabaco
Textil, cuero y calzado
Madera y corcho, excepto muebles
Papel y artes gráfica
Química
Caucho y plástico
Otros minerales no metálicos
Metalurgia y productos metálicos
Maquinaria y equipo
Maquinaria, equipos informáticos
y material eléctrico
Material de transporte
Muebles, reciclaje y otras
industrias manufactureras
Construcción
Comercio y reparación
Hostelería
Transporte y comunicaciones
Banca, finanzas y seguros
Servicios a empresas e inmobiliarias
Administración Pública
Educación, sanidad y
servicios sociales
Actividades recreativas, culturales
y otros servicios
178

0
7
43
5
1
3
0
5
8
30
28

10
30

6
154
45
10
34
7
4
25

14

12
16

0
1
64
29
0
1
0
1
3
4
4

2
2

2
6
43
13
7
6
27
13

72

25
194

0
8
107
34
1
4
0
6
11
34
32

12
32

8
160
88
23
41
13
31
38

86

37

Fuente:I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001.

Población ocupada según sectores económicos. Años 1975-1996

  1975 1981 1986 1991 1996
Primario
Secundario
Construcción
Terciario
408
98
152
70
350
140
182
79
287
163
202
65
251
166
233
111
209
262
261
109

Fuente: Censos y padrones homogeneizados. I.E.N.

Tasa de actividad según sexo y grupo de edad en 2001

TOTAL
H 16-24
H 25-44
H 45-64
H 65 o más
M 16-24
M 25-44
M 45-64
M 65 o más
53
61
96
80
2
44
71
39
1

Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001.

Evolución del paro registrado en el mes de marzo. Finales del siglo XX y comienzos del XXI

1988
1989
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
174
178
150
85
66
74
106
72
99
80
60
61
57
69
54

Fuente: I.N.E.M.

Entidades bancarias: Sucursal del Crédito Navarro.
El recinto urbano de la villa de Caparroso se encuentra ubicado en una doble vertiente, fruto del devenir histórico de su población. Por un lado, la zona más antigua se localiza en una colina y está presidida por la Parroquia de Santa Fe. El núcleo más moderno de población y actual centro vital de la localidad, se ubica en un rellano muy próximo a la zona antigua; cuenta en su organización arquitectónica con varias ermitas e iglesias. Se disponen varios motivos de arquitectura civil en una villa de origen medieval, que sólo guarda de este periodo su organización y estructura ya que, la mayoría de sus edificios de interés corresponden a los siglos XVII y XVIII. Todavía se disponen los restos de un antiguo castillo del siglo XI del que sólo quedan fragmentos de sus muros. Destaca también, un antiguo puente que salva las aguas del río Aragón fechado en el siglo XV, si bien constan diferentes añadidos y modificaciones sufridas durante el siglo XVIII. Su aspecto presenta una estructura en arcos de medio punto, muy alterada hasta nuestros días en todos sus elementos. En cuanto a la estructura común de las casas del siglo XVIII, corresponde la misma, con dos cuerpos generalmente de ladrillo, flanqueados en la parte superior por grandes balcones y decorados con motivos blasonados. La arquitectura religiosa en la villa de Caparroso, se centra en la Parroquia de Santa Fe. Se encuentra ubicada en el casco urbano de la localidad y fue construida dentro de una tipología gótico-tardía. Obra levantada entre 1577 y 1589 por el cantero Domingo de Eztala, sobre traza de Juan de Villarreal fechada en 1564. El resultado constructivo interno de la misma queda definido con una planta de cruz latina y una única nave fragmentada en doble tramo. La cabecera tiente forma rectangular. La cubierta de la nave es de bóvedas estrelladas con múltiples nervios mixtilíneos, propias de la tradición gótica. El peso de este tipo de cubierta, es soportado por una serie de ménsulas de forma circular. A esta estructura original se han ido añadiendo diferentes elementos tales como la Capilla barroca del Rosario, a la altura derecha del segundo tramo de la nave y el coro sobre gran arco de medio punto incorporado en el siglo XVII. El resultado externo de la parroquia se refiere a un gran conjunto de ladrillo de no mucha altura, que se aleja de los motivos de verticalidad gótica en los que se inspira. Presenta unas proporciones netamente renacentistas, con unos sólidos muros en los que se abren vanos de medio punto. La portada de la parroquia es un añadido del siglo XVIII y se encuentra situada en la zona del Evangelio. Presenta un estilo rococó, con un gran arco de medio punto entre pilastras y decorada con motivos antropomorfos y vegetales. Para contrarrestar la horizontalidad del conjunto se levanta en la zona de la cabecera una torre de base cuadrada del siglo XVI y rematada en el siglo XVIII, por medio de un campanario barroco octogonal en el que se abren cuatro vanos de medio punto. Entre los elementos del ajuar de la parroquia, destaca el retablo mayor situado en el Presbiterio. Fue realizado en el primer cuarto del siglo XVIII dentro de una traza de influencia churrigueresca y es uno de los mejores de este estilo de Navarra. Está compuesto por un banco decorado por rocalla, sobre el que se alza un único cuerpo dividido en tres calles. Las calles laterales sobresalen de la central y están estructuradas arquitectónicamente, por medio de columnas salomónicas minuciosamente decoradas. Remata el cuerpo, un friso con capiteles apilastrados, sobre los que se sitúa un ático que continúa con el esquema de columnas salomónicas y follaje variado. Si rica es la ornamentación estructural del retablo, no son de menor importancia los motivos iconográficos que aparecen representados. En la hornacina central del mismo, aparece ubicada una imagen de la titular Santa Fe correspondiente al siglo XVIII. Del mismo modo aparece una variada tipología de imágenes religiosas correspondientes a los siglos XVII, algunas piezas aprovechadas del antiguo retablo de Juan Bazcardo, y XVIII. La parroquia de Santa Fe cuenta con otros dos retablos barrocos dedicados a Nuestra Señora del Rosario y a San José respectivamente. El primero de ello se localiza en la capilla que del mismo nombre y fue realizado a finales del siglo XVIII dentro de los esquemas tradicionales barrocos. Junto a esta capilla se encuentra un lienzo representando a San Pedro Nolasco, atribuible al círculo de Vicente Berdusán. El retablo de San José, es de menor tamaño con banco sobre el que se eleva un único cuerpo de dos columnas salomónicas. Destaca en este retablo, la imagen de su titular, perteneciente a una talla romanista del primer cuarto del siglo XVII. Dentro de la retablística parroquial, una última obra perteneciente también al siglo XVIII es la dedicada a San Francisco Javier. Se encuentra situado en la zona de la Epístola y presenta como motivo de interés un lienzo del siglo XVII correspondiente a su titular, probable obra de Berdusán, al que corresponden asimismo otros lienzos del mismo retablo. Buena colección de orfebrería se alberga en las dependencias de la sacristía; entre otras, destacan un cáliz de estilo rococó de finales del siglo XVIII y un ostensorio así como incensario, ambos del siglo XIX. Saliendo del núcleo urbano situado en el llano y dirigiéndose a la colina de la localidad, se encuentra la Parroquia Antigua de Santa Fe. Se trata de la antigua iglesia de la villa y fue construida en el primer cuarto siglo XIV dentro de los parámetros del arte gótico. Aunque sólo se conservan algunas ruinas de su trazado original, todavía se pueden apreciar parte de los muros de la nave, la cubierta de la cabecera y diversos motivos iconográficos. El templo constaba de una nave a la que se abrían capillas laterales y con un remate dentro al estilo de la zona, en forma de cabecera pentagonal. La cubierta se alzaba sobre arcos fajones y estaba realizada en forma de bóveda de crucería. De la parte que se conserva en la zona de la cabecera, se puede apreciar el alzado vertical, propiciado por este tipo de cubierta según unos delicados nervios de forma trilobulada. Se conservan también algunos capiteles decorados con motivos zoomorfos y vegetales de clara influencia románica. En cuanto al exterior del templo, destacan los fragmentos en piedra de sillería de parte de sus muros, robustamente reforzados por contrafuertes de planta poligonal. Concebidos también como elementos externos, la portada principal y una torre situada en la zona de la cabecera. La portada es contemporánea a la construcción de la parroquia y está formada por medio de un arco apuntado protegido por seis arquivoltas baquetonadas, que se apoyan en columnillas de fuste liso con capiteles corridos, decorados con motivos vegetales y faunísticos. La torre corresponde con un añadido efectuado al templo original y fue realizada en ladrillo en el siglo XVI; de base poligonal, consta en su parte superior con dos vanos de medio punto. Del siglo XVIII se localiza en Caparroso la Ermita de la Virgen del Soto. Se trata de una obra barroca del siglo XVIII, que sustituyó a otra anterior del siglo XVII. El templo actual tiene planta de cruz latina, con una sola nave dividida en tres tramos y crucero con brazos alargados. La cabecera es de forma rectangular siguiendo las premisas del arte barroco. Del mismo modo, dentro de esta características, la cubierta está realizada por medio de bóveda de medio cañón, exceptuando la bóveda de media naranja que cubre la parte del crucero. El peso de estas bóvedas es soportado por medio de pilastras de orden toscano que se encuentran adosadas a los muros. El resultado exterior de la ermita de la Virgen del Soto es el de un templo realizado en ladrillo y mampostería, del que sobresale la espadaña de su portada y la forma poligonal de la bóveda del crucero. La portada está situada en la zona de los pies del templo y consiste en una gran moldura de ladrillo cuyo elemento central es un arco de medio punto. El conjunto está flanqueado por dos pilastras de orden gigante, que llegan hasta la altura de la cornisa. Desde ésta, surge un gran frontón recto decorado con un gran óculo en su parte central. Culmina la portada, una espadaña de no muy grandes dimensiones con un arco de medio punto en su parte central. Destaca la decoración interna del templo, realizada a través de grandes pinturas murales realizadas en el último cuarto del siglo XVIII, que dentro de marcos de rocalla decoran con motivos sagrados, las diferentes estancias de la nave, desde el crucero hasta la cabecera. Existe una variada tipología retablística del siglo XVIII que se aloja en el interior del templo. El Retablo Mayor se encuentra ubicado en la zona del Presbiterio y corresponde con una obra de estilo rococó en la que sobresalen los diferentes planos formales de su cuerpo. Como aspecto primordial de este retablo rococó, se concibe una hornacina del mismo en la que se ubica la imagen de la Virgen del Soto; se trata de una pequeña cámara de planta octogonal situada detrás del retablo y que bajo bóveda de media naranja guarda dicha imagen de la virgen correspondiente al siglo XVII; es una talla romanista de muy evolucionados y realistas estudios anatómicos, en la que la Virgen se encuentra de pie y sostiene en sus brazos a un Niño Jesús dormido. Se albergan en la ermita otros retablos del siglo XVIII, entre los que destacan los situados en la zona del Evangelio y dedicados a San Isidro y San Antonio respectivamente. Ambos retablos son de estilo rococó y comparten su entramado estructural y decorativo. Entre columnas de capitel compuesto y fuste decorado con rocalla, se sitúan sendas pinturas sobre tabla de sus respectivos titulares. Rematan los mismos, unas cornisas molduradas que culminan en la parte superior por medio de imágenes de querubines en escorzo. El último ejemplo de arquitectura sacra ubicada en la villa de Caparroso corresponde con la Ermita de Cristo Rey. Se trata de un templo de escaso valor arquitectónico de construcción contemporánea, pero que alberga en su interior una serie de obras de indudable calidad; un Crucificado gótico y dos retablos similares del siglo XVII. La imagen de Cristo Crucificado se trata de una obra de la segunda mitad del siglo XIII, que prosigue con los aspectos formales románicos. Los dos retablos están formados por un banco de casetones, sobre el que se alza un único cuerpo flanqueado por dobles columnas compuestas laterales. En el centro se deja un espacio, en el que se sitúa una imagen del titular y se remata el conjunto por medio de un esquema clásico de composición formado por un arquitrabe, friso liso y cornisa con volutas.
Municipio, partido judicial de Tafalla, Navarra.

Presupuestos Municipales del municipio en 2002

Ingresos (en euros)
Gastos (en euros)
4.388.412
4.388.412

Fuente:Departamento de Administración Local de Navarra.
Villa, merindad de Olite, reino de Nav. Hasta el decreto del 9 de octubre de 1757, Caparroso, junto con Mendigorría y Mañeru, se gobernó por concejo abierto. Este decreto estableció el régimen de veintena formada por el alcalde, cuatro regidores actuales y los que lo fueron el año anterior, sorteándose con igualdad los 10 restantes de las bolsas de inseculados. En el s. XIX estaba gobernado por un alcalde que nombraba el virrey a propuesta de la villa y que ejercía la jurisdicción civil. Los regidores eran elegidos entre los vecinos.
V. CAPARROSO, Celestino Mª de; MARCILLA MURILLAS, Constancio; PEREZ y CABALLERO, Angela.
Hay cuatro escuelas para niños, dos para niñas y tres mixtas.
Población de 16 y más años que no estudia, según los estudios realizados, a finales del siglo XX

 HombresMujeresTotal
No sabe leer o escribir131730
Sabe leer o escribir (fue menos de 5 años a la escuela)79106185
Sin completar EGB, ESO o Bachiller elemental364376740
Bachiller Elemental, EGB, ESO completa (graduado)336271607
Bachiller superior, BUP, Bachiller, LOGSE, COU, PREU6264126
FP1,FP grado medio, Oficialía Industrial o equivalente463177
FP2, FP grado superior, Maestría Industrial o equivalente5349102
Diplomatura, Arquitectura, o Ingeniería Técnica, 3 cursos de Licenciatura, Ingeniería o Arquitectura4568113
Arquitectura, Ingeniería, Licenciatura o equivalente324072
Doctorado145

Fuente: I.E.N. Censo de Población y viviendas 2001.
Dos cines y un campo de fútbol. La parroquia posee una sala recreo.

Infraestructura Turística a 1/1/2002

  Unidades %
Ruidos
Contaminación
Poca limpieza en las calles
Malas comunicaciones
Pocas zonas verdes
Delincuencia en la zona
Falta de servicios
100
81
201
12
395
18
4
12
10
24
1
47
2
1

Fuente: I.E.N. Censo de viviendas 2001.

Se celebran las fiestas el día 2 de septiembre.
Si identificamos a Firush con Kabbarusho, debido a una mala grafía, el castillo de Caparroso fue tomado por Muhammed I en el 860. En doc. del 921 aparece un tal Fortunio de Caparroso como testigo de la confirmación de los términos del monasterio de Fontfrida por el rey D. Sancho Garcés I, y en uno de 1027, un tal Fortún Sangez de C. sirve de testigo de la donación a San Juan de la Peña de una casa. Para el mencionado año 921 Caparroso había sido reconquistada por los vascones en cuyas manos permaneció tiempo indefinido. El 23 de mayo de 1073, Almutadir Billa, rey musulmán de Zaragoza, canjeó el castillo de Caparroso por el de Tudujen al rey D. Sancho el de Peñalén. La situación que ocupó la fortaleza está delatada por unos gruesos murallones en gran parte allanados y utilizados sus materiales en modernas construcciones. En 1087 era señor o gobernador de Caparroso D. García Fortúñez. El rey D. Pedro Sánchez concedió ingenuidad perpetua a los habitantes de Caparroso en 1102 y que no pagasen galleta ni delgata: que los príncipes, ni sayones, entrasen en sus casas: que no tuviesen juicio de bastón ni hierro: que si alguno hiriere a hombre de Caparroso pagase 300 sueldos y si le matase 500: que la agua del río Zidacos la disfrutasen tomando 8 días Tafalla, otros 8 San Martín, otros 8 Olite y lo mismo Caparroso: que pudiesen hacer molinos libremente: que la yerba fuese la mitad del señor: que las mujeres sin marido no sufriesen hospedaje, y las otras casas sólo tres días: que no saliesen a hueste sino al apellido con pan de tres días. En 1137 era gobernador de Caparroso, D. Fortuño Iñíguez. El rey Alfonso el Batallador cercó de muros a Caparroso: ver ZIDAKOS. Los labradores de Caparroso eran obligados a reedificar el castillo y las torres, palacios y casas unidas a él, mas no los palacios y torre del rey que estaban separados de dicho castillo: así lo declaró por D. Felipe III en 1332. Más adelante, siendo gobernador de Navarra D. Enrique, señor de Sulli, libertó a los vecinos de la villa de trabajar en las obras del castillo y palacio, de dicha servidumbre. Fue también gobernador de este castillo D. Juan García de Bidaurre, en 1198; el mismo a quien hallamos al frente del castillo de Irurita desde 1203 a 1206; en Cadreita el año 1218; y en Puente la Reina el año 1219. En 1214 y 1219, ejerció la alcaidía de aquella imponente fortificación el caballero D. García de Oriz, que en 1212 había concurrido a la jornada de las Navas de Tolosa y en 1201 ejerció el mando del castillo de Miranda de Arga, en relevo del caballero D. Lope Giménez de Cadreita, al cual sustituyó D. Iñigo Martínez en 1902, procedente de Cáseda y que en 1210 volvió a ser alcaide de Caparroso. Recogemos del inventario notarial fechado el 2 de abril de 1329, la partida 580, cuya copia dice así: «Item una carta que humbert abbat de Cancas dió et otorgó una plaça franca que había en Caparroso, con las casas que eran ayllí que solían clamar la abbadía, en la qual el Rey D. Sancho fezo una torr al Rey don Thibalt de Nauarra, et prometió que al más ante que podría faría la dicha donación et otorganza aprovar por letras de su coment. Datum apud Cigor die veneris in Octabis beati Gregorii mense marcii. Anno domini m.° cc.° xl. viij. et el sieyllo es caydo, et esta agora dentro en la dicha carta». En 1365 el rey D. Carlos II asignó a Juan Enexorbues, ujier de armas, todas las rentas, provechos y emolumentos de la vida de Caparroso, como las solía tener Gil de Bontellu, con el bailío, excepto las colonias de sesenta sueldos á suso, homicidios é medios homicidios, los quoales son de la esencia, de la alta jurisdicción real, la qoal en especial (decía el rey) retenemos en Nos. El castillo de Caparroso estuvo a punto de ser entregado a Don Enrique II de Castilla en unión con la fortaleza de Tudela, mediante ciertas inteligencias de ese soberano con Mosen Rodrigo de Uriz, al cual acusó de semejante concertada deslealtad el rey D. Carlos II. Reconocido por Uriz su conducta, el monarca le hizo degollar en marzo de 1377. [Jaurgain: La Vasconie, t. 1.°, pp. 77, 100 y 232, y t. 2.°, pp. 59 y 76]. Se sabe que el castillo, por su estratégica posición, fue dotado de artillería gruesa en el s. XIV. Con referencia a la villa de Caparroso, Madrazo dice que fue una de las más fortificadas e importantes del reino navarro. Cuando el 21 de septiembre de 1386, reinando en Navarra el rey D. Carlos II «el Malo», tomó posesión del castillo de Caparroso el capitán de Lorda, D. Juan de Bearn, encontró entre otras armas «dos arcaces plenos», el uno de artillería gruesa y otro de artillería menuda, «una ballesta de trueno y un gran caynon», amén de otras «herramientas y artificios como paveses cubiertos en verde, medios escudos pintados de bermejo y en medio dellos sendas ballestas de torno y de estribera guarnecidas de cuerdas», etc. Fue asimismo Caparroso prisión de altos reos de Estado. Independientemente de la alcaldía, la defensa de la torre exterior estuvo fiada en el último cuarto del s. XIV al noble D. Corbarán de Bidaurre, cuando cierta correría castellana puso en peligro la seguridad del castillo, la vida y las cuevas de Caparroso. En 1414 el rey D. Carlos II donó a su hijo bastardo Godofre, para él y sus herederos a perpetuo, 50 cahíces de trigo, mesura real, en la pecha de Caparroso con el directo dominio y señorío de todas las casas, bienes, términos, montes y pastos. En 1420 el río Aragón derribó dos arcos del puente de Caparroso (dos piedes e dos arquadas): para su reparación se impuso un derecho de portazgo sobre los que transitaban hasta cierto término; y además las Cortes acordaron un donativo de 750 libras. En 1436 el rey Don Juan II, considerando la gran disminución de gentes que experimentaba Caparroso y que los vecinos que habían quedado no podían pagar la pecha, a fin de que no se despoblase, les perdonó a perpetuo 60 cahices de pan meitadenco por año y además 30 cahíces de trigo y 9 libras y 5 sueldos de la pecha ordinaria que pagaban al abad y convento de la Oliva. En 1447 el príncipe de Viana enajenó todos los bienes y derechos del rey de Caparroso, con la jurisdicción baja y mediana, a favor de D. Juan de Cardona por 8.100 florines. v. CARDONA, Juan de. En 1451 el rey D. Juan II aplicó la villa en Caparroso a la corona real y la hizo realenga, a perpetuo, mandando que jamás pudiera ser apartada, dividida ni separada. Caparroso tomó desde luego partido por los agramonteses en las guerras civiles del s. XV. No se dice cómo el pueblo de Caparroso vino al dominio del rey habiendo sido enajenado cuatro años antes; pero todo esto puede explicarse sabiendo que el comprador era partidario del príncipe de Viana y que las confiscaciones que de continuo se hacían entre los dos bandos, que en la guerra civil de aquellos tiempos afligían a Navarra, ocasionaban alteraciones frecuentes y violentas. Esta misma fue, sin duda, la causa de que la agregación, que ahora acordó el rey, no tuviese efecto, como se verá luego. El 5 de noviembre de 1472, la princesa Doña Leonor agregó de nuevo la villa de Caparroso a la corona real, mandando que jamás pudiera ser enajenada de ella; cuya resolución había tomado de acuerdo con las Cortes que, por punto general, habían resuelto que todas las fortalezas y lugares que estaban en poder de los rebeldes [beaumonteses], y se fuesen conquistando, se aplicasen a la corona para evitar inconvenientes. [Esta última agregación fue confirmada por D. Juan de Labrit en 1486]. En el mismo día 5 de noviembre de 1472, la princesa Doña Leonor, queriendo recompensar a Caparroso de lo que había padecido con los rebeldes, y de lo que habían trabajado sus habitantes para reducirse al servicio del rey, les concedió que pudiesen tomar perpetuamente, en la Bardena, carbón, leña y madera, así para los corrales de los ganados como para cualesquiera otros usos, sin pagar cosa alguna. Sobre la Planieilla de Caparroso: v. BLANCA II. Según refiere Idoate en Rincones... [t. III, pág. 585], en el año 1505 se entabló un curioso pleito entre Caparroso y Tudela, sobre el peaje de las almadías del río Aragón a su paso por Caparroso. Los de Caparroso alegaban que tradicionalmente todas las almadías pagaban al pasar por su presa un impuesto de tres reales y que los maderos producían daños a su paso por la presa. Los de Tudela argüían que el río Aragón era navegable y como tal era libre la navegación por él. El tribunal falló que los tudelanos podían pasar por la presa de Caparroso, pero que debían pagar un real por almadía. Asimismo obligaba a los de Caparroso a construir un paso en la presa para poder cobrar su tributo. En el año 1534 contaba con el des poblado de Rada, propiedad del señor de Traibuenas, Tristán de Mauleón, que no pagaba cuarteles al Rey. En el año 1800 en el mismo despoblado se encontraban restos de casas, castillo, murallas y una ermita de San Nicolás de Bari teniendo la jurisdicción civil de este despoblado el Duque de Granada. [Ref. Idoate: «P. de V.», núms. 108-109, pp. 325, 327]. Durante los primeros años del s. XVII se autorizó a la villa para que percibiera un impuesto a las almadías que pasaban por el río. Este consistió en 4 maravedis por cada madero que transportaran, en concepto de reparación y mantenimiento del puente. Dice también Idoate en Rincones... [t. II, pág. 385] que los almadieros roncaleses pagaban a su paso por Caparroso tres reales de plata y 18 maravedises de Navarra, como se desprende de un memorial, que elevó el valle del Roncal a las Cortes en el año 1780. Caparroso era patrimonio del monasterio de la Oliva. En el s. XVII pagaba al monasterio una pecha anual de 400 robos de trigo y 50 libras. En el año 1687 una plaga de langosta invadió Navarra, afectando también a Caparroso y causando cuantiosas pérdidas, según refiere Idoate en Rincones... [t. I, pág. 416]. El obispo de Pamplona ordenó a los párrocos que hicieran rogativas y la cabeza de San Gregorio Ostiense, a petición de los pueblos, fue llevada por el reino. Esta villa ha sufrido las consecuencias de varias inundaciones y avenidas del río próximo. A comienzos del s. XVIII una de las crecidas destruyó la basílica de Nuestra Señora del Soto, llamada anteriormente de Chavier, que fue reedificada después al borde del camino real. 1787. Una desastrosa avenida del río Aragón destruye una ermita y el puente de once arcos sit. sobre dicho río que es reedificado en el s. XIX por la Diputación del reino. Durante el otoño del año 1800, en plena guerra antinapoleónica, los franceses fortificaron Caparroso junto con otras poblaciones navarras, para defenderse de los guerrilleros, que pululaban por el país. Hacia noviembre del año 1809, una partida de guerrilleros, mandada por Javier de Mina, atacó en las inmediaciones de Caparroso a una columna francesa de 400 hombres, que conducía un convoy de uniformes. Los franceses, a la vista de los guerrilleros, huyeron, refugiándose en la guarnición fortificada de Caparroso, dejando varios muertos en el campo y el convoy en poder de los guerrilleros. En marzo del año 1810 la partida de guerrilleros de Javier de Mina atacó en las cercanías de Caparroso a 300 soldados franceses, que conducían un convoy. Los franceses huyeron, dejando en poder de los guerrilleros todo el convoy. En cumplimiento de la ley de desamortización del I de mayo de 1855 se vendieron en esta localidad, en 1864, una casa posada, tres corralizas y corral, las corralizas «Sabinar», «cuarto de las Corseras» y «Villaescarpe», corral de la calle Carrera, 22, un horno de pan cocer en la calle del Horno, mitad de un molino harinero; en 1883, las corralizas de la «Cabeza de la Muga», «Longares», «Cascajo» y «Pozo Agudo» [Ref. R.G.CH. «La D.C. en N.»].
Parroquia dedicada a la Santa Fe, arciprestazgo de La Ribera, diócesis de Pamplona. En el s. XIX estaba servida la parroquia por un cura, su teniente y ocho beneficiados y un sacristán sacerdote. Era su abad el obispo de Tudela, que percibía la mitad de las décimas y presentaba los beneficios. El curato lo daba el pueblo.

Ainhoa AROZAMENA AYALA