Olerkariak

Alfaro Calvo, José Javier

Poeta navarro nacido en Cortes en 1947.

Vive desde 1974 en Tudela (Navarra), donde ha trabajado como maestro en el colegio público P. Griseras del que fue director entre los años 1978-1982. En su último año de docencia enseñó Lengua y Literatura en el instituto Benjamín de Tudela. Se jubiló en 2009.

Alfaro realizó los estudios completos de Filosofía Eclesiástica, Magisterio y Filología Española, disciplina en la que se encuentra cursando el Doctorado.

Se dedica también a la pintura, campo en el que ha incursionado participando en varias exposiciones individuales y colectivas. Ha obtenido el primer premio del Concurso de Carteles de Tudela (1987 y 1988) y Estella (1990), e ilustrado varios libros de poesía, relatos y música.

Como escritor colabora habitualmente en diarios, revistas y semanarios, entre ellos el suplemento Artes y Letras de El Norte de Castilla. Fue además miembro fundador y del consejo de dirección de la revista literaria Traslapuente y ha dirigido varios talleres de escritura.

José Javier García Calvo es ganador de numerosos premios de poesía y cuentos. Destacan entre los de poesía, el primer premio del "Villa de Aoiz" 1986 y 1999, "Martínez Baigorri" de Lodosa 1987, "Castel Ruiz" de Tudela 1986, "Callosa de Segura" (Alicante) 1989, "Universidad Popular de Puertollano" 1990, "Ciudadela" de Pamplona 1992, "Premio a la creación" del Gobierno de Navarra 1994, "Poesía del mar" (Madrid) 1998, "Ciudad de Ponferrada" 1998, "Ayuntamiento de Reinosa" 2000, "Ciudad de Tudela" 2001, "Villa de Cadreita" 2002, Premio de poesía Fray Luis de León en 2005, premio Zahorí de Plata en 2010 y el mismo año recibe el Premio Internacional de Poesía Ateneo Jovellanos.

En Narrativa, obtiene los primeros premios en los certámenes "Navarra" de cuentos, del Ayuntamiento de Tudela 1995, Premio de cuentos del Instituto "Ximénez de Rada" 1996, Premio "Villa de Cadreita" de cuentos 2001, Premio "Ana de Velasco" de Marcilla 2001, Premio "La Felguera" 2006, premio de cuentos Fundación Fernández Lema de Luarca en 2008.

Su obra poética incluye: Cuatro poetas tudelanos (Tudela, edición del autor, 1985), en colaboración con Arribas, Bordonaba y Ros; Memoria del olvido (Iruña/Pamplona, Medialuna Ediciones, 1991); Sonetos a cuatro voces (Tudela, edición del autor, 1994), con Bordonaba, Buñuel y Colino; Magiapalabra (Madrid, Hiperión, col. Ajonjolí, 1995 y 1998), libro de poesía para niños con ilustraciones del propio autor; Asfalto y piel (Premio a la Creación Literaria del Gobierno de Navarra en 1994, Pamplona, Dirección General de Cultura, 1999); Diario de tu sombra (Reinosa, edición de la Casa de Cultura "Sánchez-Díes", 2000, premiada en las "XXXVI Justas poéticas de Dueñas", 2001; Poemímame (Madrid, Hiperión, col. Ajonjolí, 2001), con ilustraciones del autor y Maneras de quitar el polvo (Oviedo, KrK ediciones, 2011).

Su obra narrativa se ha recogido en el volumen inédito Cuestión de tiempo que incluye quince relatos, varios de los cuáles han sido premiados en distintos certámenes y publicados en revistas y libros colectivos. Cuenta además con otros trabajos narrativos inéditos, como la novela juvenil El tesoro de la isla del río y el cuento para niños Cintia es hipercinética.

Paisaje Fieramente Humano

Hay un fondo gris de polución que sube hasta los áticos,
trolebuses de serie, hombres de serie serios
en taxis amarillos de serie,
te desgarra un puñal en un semáforo,
una bala de marca Parabellum-Mike Hammer,
un misil, SIDA, heroína, cemento
en los zapatos con techo de oleaje.

Instantes en cafeterías postmodernas
con pérgolas de eterna espera y cabinas telefónicas de
angustia,
té con leche y edulcorantes sin azúcar para las úlceras,
pasan trajes sin cuerpo ajetreados. No hay perros callejeros.
Unas palomas verdes picotean el cuello duro, la cara dura
que no sangra de un guardaespaldas. Huele
a perfume DIOR, a axila asfixiada. ¡Oxígeno!
Hacen falta caretas antigás,
contrafuertes, bodoques y almidones para los ojos tristes.
¡Qué suspiros!
Ni un gesto de acunar, ni un beso al aire. Le llaman libertad
las linotipias. Un pájaro
perdido no encontró nunca el campo recorriendo avenidas
y en sus ojos de espanto se quedaron grabadas las cifras
de las calles. Sólo los negros lloran. Y cantan. Sólo los
negros. Sí.
Fosos, vallas, murallas entre las alas, como herencia maldita
con cimientos de radio de la Tierra
para melancolía de los espeleólogos.

Después de esta tortura, de esta inyección
letal en silla
eléctrica, dadme una noche al menos, neoyorquinos,
-es hora de cenar-
de amor
bajo las estrellas.

Asfalto y piel, Pamplona, Dirección General de Cultura, 1999.

  • YERRO, Tomás. Escritores navarros actuales. Antología II. Pamplona, Gobierno de Navarra, Departamento de Educación y Cultura, 1990-91.
  • FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Ángel Raimundo. Río Arga y sus poetas. Departamento de Educación y Cultura-Institución Príncipe de Viana, Pamplona, 2001.