Lexikoa

TELEVISION

El 1 de enero de 1983 comenzaron las emisiones de Euskal Telebista (ETB). Nacía así la primera emisora de televisión con una programación específica para el País Vasco, aunque su cobertura se circunscribía a la Comunidad Autónoma Vasca (CAV), quedando fuera de ella la Comunidad Foral de Nafarroa (CFN) y el territorio vasco en Francia (Iparralde). El desarrollo posterior de la red de enlaces de microondas y reemisores de ETB, ha permitido que su señal pueda captarse, también, en zonas de Nafarroa y en Iparralde, aunque sigue siendo un servicio público de televisión de la CAV y captado fundamentalmente en el territorio de esta institución. Fuera de ETB. las emisoras específicas de televisión en Euskal Herria son marginales. Incluyen las escasas emisiones específicas de Televisión Española (TVE) en la CAV y en Navarra a través de sus centros regionales y algunos esporádicos programas específicos de la cadena France Régions 3 (FR3) para Iparralde. Un fenómeno nuevo y de escasa entidad por el momento es el de las Televisiones Locales, nacidas al amparo de iniciativas municipales, de proyectos de comunicación privados o como actividades culturales de carácter alternativo.
TVE en la Comunidad Atónoma Vasca. En agosto de 1960 el emisor de Sollube (Bizkaia) comenzó a difundir la señal de TVE (cadena que se había inaugurado el 28 de octubre de 1956). El año 1970 se puso en marcha el Centro Regional del Norte, ubicado en Bilbao, con la función de centralizar electrónicamente la recepción y envío a los Servicios Informativos de TVE de las noticias que, hasta entonces, las cubrían corresponsales que tras filmarlas en cámaras de cine las enviaban por tren o avión a Madrid. En octubre de 1974 el Centro Regional inició la emisión de programación propia. Se trataba de "Regional Informativo", programa de 15 minutos destinado a toda su área de cobertura: la actual CAV, Nafarroa, Cantabria (entonces Santander), La Rioja (entonces Logroño) y, el N. de Burgos. En junio del siguiente año la emisión se amplió a 30 minutos y adoptó el nombre que ha mantenido tradicionalmente: "Tele-Norte". El 12 de diciembre de ese mismo año se inició la emisión de "Euskalerria", el primer programa en euskara de televisión, con un contenido folklórico y cultural y una duración de 30 minutos por semana. Al igual que otras iniciativas de ampliación de la programación específica del Centro Regional, se mantuvo poco tiempo (hasta agosto de 1977). A partir de ese año desapareció también la emisión de "Tele-Norte" los sábados, el Centro se cerró los fines de semana y tanto Cantabria como Burgos se desgajaron de su cobertura. La programación en euskara sólo ha reaparecido muy ocasionalmente y con un tiempo de antena muy pequeño. Tras el final de período franquista, el Parlamento aprobó el 10 de enero de 1980 el "Estatuto de la Radio y la Televisión". Dicha ley mantenía el modelo centralizado del servicio público TVE, aunque contemplaba una "Organización Territorial" encargada de elaborar propuestas específicas de programación para cada nacionalidad o región. Pero esa Organización Territorial nunca se ha puesto en marcha en la CAV y las emisiones del Centro Regional se han reducido al informativo "Tele-Norte" al mediodía y algún programa -informativo o no-, en el mismo bloque horario o a media tarde, que no ha sobrepasado los 30 minutos de duración. En 1981 se puso en marcha el Centro Regional de Navarra y en 1988 el de La Rioja, con lo que las emisiones diarias del Centro de Bilbao se han reducido a la CAV.
TVE en Nafarroa. El Centro Regional de Navarra inició sus emisiones con el «chupinazo» del día San Fermín de ese año 1981 bajo el nombre de «Tele-Navarra». Al igual que los demás centros regionales su función principal es servir noticias a los informativos de TVE. Mantiene una estructura de programación propia similar a la del centro de Bilbao. El programa informativo ha solido incluir unos pocos minutos finales en euskara.
FR3 en Iparralde. A mediados de los años 70, Maite Barretche inició la emisión de un programa quincenal de 15 minutos en euskara para Iparralde, dentro del tiempo de desconexión que tenía la emisora de Burdeos en la programación de la televisión pública francesa. La programación específica para el territorio vasco no ha tenido continuidad. La cadena regional pública francesa, FR3, tiene una parrilla de programación que combina una mayor parte de emisiones centralizadas con espacios de desconexión específico para cada región administrativa. Existe, por tanto, una programación propia para Aquitania, pero dentro de ella no hay regularidad en desconexiones propias para Iparralde.
Televisiones Locales. A finales de 1992 existían en la CAV 10 televisiones locales en funcionamiento (7 en Gipuzkoa, 2 en Bizkaia y 1 en Araba). Dos de ellas emitían por cable: CABLEDIS con presentía de Iberdrola, El Diario Vasco y el Banco Bilbao Vizcaya, empresa instalada en Zarautz cuyo objetivo es la utilización de múltiples servicios -cable por red interactiva, incluyendo entre ellos la televisión, y TELESKO, en Eskoriatza, creada en su día para difundir las señales hertzianas de televisión por tratarse de una zona de sombra en la que tales señales se captaban mal y que amplió su oferta con un canal municipal. Sólo tres de estas emisoras mantenían algún tiempo de emisión diaria: Arrasate Telebista. de carácter municipal, integrada en una singular y puntera iniciativa de este municipio que abarca otros campos de comunicación (ARKO), Tele Bilbao, emisora con proyección privada para el futuro y dependiente de Radio Nervión y Radio Gorbea, y Canal 1 TV Bidasoa, empresa de Irún, con una proyección, también, hacia el campo privado. El resto de emisoras emitían ocasionalmente. Sólo dos televisiones locales emitían integramente en euskera: Arrasate Telebista y Jai Txiki (en Zarautz). Los primeros intentos de crear emisoras locales en Nafarroa fueron cortados gubernativamente y no volvieron a producirse.
Euskal Telebista. ETB es ya una realidad consolidada. Pero su nacimiento y desarrollo inicial estuvieron sujetos a una dura controversia entre el Gobierno Vasco por un lado y, por otro, el Gobierno Central y la propia RTVE. El núcleo de esta controversia estuvo en que mientras el Gobierno Vasco sostenía que la CAV tenía competencias jurídicas para crear una televisión de titularidad propia, la Administración Central sostenía que la única titularidad residía en el Estado, que la creación de televisiones en las Comunidades Autónomas requería una concesión específica del Gobierno de Madrid y, que era necesaria, previamente, la aprobación de una ley que regulase los "Terceros Canales" (Autonómicos). La posición vasca se apoyaba en que las previsiones del Estatuto de Autonomía de esta Comunidad (aprobado el 18 de diciembre de 1979, antes, por tanto, que el Estatuto de la Radio y la Televisión), se diferenciaban del de Cataluña justamente en el reconocimiento de tal competencia. Además, se añadía, el Estatuto de Autonomía es una ley de rango superior (Orgánica) a la del Estatuto de Radio y Televisión (Ordinaria). La Administración Central sostenía que la ley fundamental, la Constitución aprobada el 31 de octubre de 1978, establecía como exclusiva competencia del estado la aprobación de una Ley Básica sobre radiotelevisión y que esa ley era el estatuto de 10 de enero de 1980, por lo que la CAV no tenía competencias para poner en marcha su propia televisión al margen de las condiciones señaladas. Las instituciones vascas llevaron a la práctica su postura. El Parlamento Autonómico aprobó el 20 de mayo de 1981 la Ley de creación del Ente Público Radio Televisión Vasca - Eusko Irrati Telebista del que José Zubiaur fue nombrado primer Director General. El 19 de junio de 1982 se aprobó la creación de la Sociedad Televisión Vasca - Euskal Telebista para cuya puesta en marcha se habían aprobado unos presupuestos de 1.400 millones de pesetas. Con todo ello se recrudeció el conflicto con la Administración Central que se negó a conceder frecuencias, negó la licencia de equipos comprados en Estados Unidos. Otro tanto ocurrió con RTVE que rehusó colaborar en la asesoría para diseñar la organización y programación y en la formación del personal de ETB (tareas asumidas finalmente por la empresa alemana "Studios Hamburg"), boicoteó el ingreso de ETB en la Unión Europea de Radiodifusión (solicitado desde el 11 de abril de 1983) y el acceso a su intercambio de noticias y programas internacionales (EUROVISION) y negó sistemáticamente a la televisión vasca el acceso a la red de transporte por microondas necesario para poder conectarse con sus corresponsales en otros puntos del Estado español. El conflicto subió de tensión cuando comenzó a emitir el segundo canal (ETB 2) en vísperas de las Elecciones Municipales de 1986. Las diversas reclamaciones ante los tribunales de justicia nunca trajeron sentencias favorables al cierre de ninguna de las dos cadenas de ETB y a raíz de la puesta en marcha de gobiernos de coalición entre el PNV y los socialistas, cuyo partido gobernaba en Madrid, la tensión fue desapareciendo. La Ley de Creación de EITB concebía la radiotelevisión vasca como un "medio fundamental de cooperación con nuestro propio sistema educativo y de fomento y difusión de la cultura vasca, teniendo muy presente el fomento y desarrollo del euskara". En este último aspecto establecía como criterio para la utilización de euskera y castellano en las emisoras públicas la "oferta global de emisiones radiotelevisivas en lengua vasca". Numerosas declaraciones de cargos y responsables políticos afirmaban esa función prioritaria para la televisión pública vasca. inicialmente sólo se emitía un programa de noticias en castellano, pero con la creación de ETB 2 esta cadena pasó a emitir en castellano quedando la primera para la emisión en euskera. Justo antes de que ETB iniciara sus emisiones (1 de enero de 1983) dimitió el Director General de ETB y fue sustituido por Andoni Areizaga. El 2 de febrero comenzaron las emisiones diarias, todavía en fase experimental, que consistían en 30 minutos de informativos y 2 horas de programación (con fuerte peso de programas infantiles) a partir de las 20 horas. El 19 de diciembre comenzó ya la emisión de la programación consolidada, aunque se seguía hablando de una televisión sin exceso de horas de emisión ni desmesurado crecimiento en los gastos. El conflicto desatado entre el Partido Nacionalista Vasco y el Presidente del Gobierno Carlos Garaikoetxea, que fue apoyado por la dirección de EITB, llevó a la dimisión de Andoni Areizaga a mediados de 1985 que fue sustituido por el entonces secretario de la Cámara de Comercio de Bilbao, José María Gorordo. Bajo su dirección, la televisión vasca vivió un giro total, en el que la conquista del máximo de audiencia en corto espacio de tiempo y la consolidación frente a la competencia pasaron a presidir las decisiones. Se multiplicaron las horas de emisión y cambió el tipo de programación predominando los deportes, el cine y los espectáculos. La creación de ETB 2 fue la decisión más importante. Según datos de ETB la audiencia que se había perdido como consecuencia de una larga situación de conflictividad laboral durante la primavera y verano de ese año, se recuperó rápidamente y para febrero de 1986 se daba un índice del 22,7 % de la población adulta (RTVE, basándose en datos del Estudio General de Medios asignaba a ETB una audiencia del 17,9 %). El presupuesto aprobado para ese año (en el que no entraba ETB 2) era de casi 3.700 millones de pesetas, pero los ingresos publicitarios quedaron muy por debajo de lo previsto. En abril de 1987 Josu Ortuondo sucedió a J. M. Gorordo en la dirección general continuando con la línea de éste y reafirmando los criterios de comercialización en la estrategia del Ente público. Pero los ingresos publicitarios siguieron siendo el talón de Aquiles de esa estrategia; los ingresos por este concepto aumentaron, pero lo hicieron muy por debajo de lo previsto alcanzando apenas el 16 % de los presupuestos de 1989). Entre otras medidas se aprobó un acuerdo con el grupo FI- NINVEST del magnate de la comunicación Silvio Berlusconi, para que éste gestionara la publicidad de ETB, pero los resultados tampoco fueron satisfactorios. En 1992 los presupuestos de la radiotelevisión pública vasca han alcanzado 12.882 millones de pesetas de los que 10.795 corresponden a ETB. La subvención pública para cubrir tales ingresos ha sido de 10.100 millones, lo que representa casi el 60 % de los presupuestos de la Consejería de Cultura y un 2,37 % de los presupuestos totales de la CAV frente a un 0,89 % en el caso catalán, un 1,16 % en el valenciano o un 2 % en el gallego. El porcentaje de programación propia de ETB era, ya el año 1991 , el más alto de todas las televisiones autonómicas, con más del 60 %, de las 4.000 horas emitidas por ETB 1 y las 3.600 por ETB 2. Pero la audiencia seguía por debajo de las previsiones, aunque éste sigue siendo un dato completamente dispar según quién y bajo encargo de quién realice el estudio (según datos facilitados por eres un 22,9 % y según un estudio de FUNDESCO un 14,2 %). La captación de la programación de ETB fuera de la CAV -en Nafarroa e Iparralde particularmente- es un dato de relativa importancia y que arrastra, además, elementos de conflicto. Desde el momento en que la televisión vasca comenzó a emitir, su captación fue una reivindicación sostenida por distintos colectivos ciudadanos y políticos de Nafarroa. En noviembre y diciembre de 1985 se produjeron, en este sentido, los primeros actos públicos de cierta importancia y se entregó una solicitud avalada por 100.000 firmas ante el Gobierno Foral. La colocación de un reemisor dirigido a Nafarroa sobre el monte Aralar y la instalación de repetidores de esa señal (comenzando por la ikastola "Paz Ziganda" y siguiendo por varios municipios) fue extendiendo la captación de su programación. La empresa CIES daba una audiencia de 14.000 espectadores de ETB 1 y 11.000 de ETB 2 el año 1988. En junio de 1993, todos lo grupos de oposición del Parlamento Foral aprobaron una moción para que el Gobierno regularice la captación de ambos canales. Pese a las dificultades e incluso negativas iniciales para que se captase en Iparralde, los acuerdos posteriores entre ETB y FR3 - Aquitania han permitido que gran parte de la comunidad vasca en territorio francés tenga ya acceso a dicha señal. Asimismo, ETB ha dispuesto sus reemisores de manera que alcancen a partes importantes de La Rioja, Cantabria y Burgos, territorios donde la programación de la segunda cadena e incluso los programas deportivos de la primera tienen una significativa audiencia. Dado el papel que la TV va teniendo en toda Europa como articulador del cine y de toda la producción audiovisual, es importante reseñar la actuación de ETB en estos terrenos. Los datos son, hasta el momento, negativos en referencia al cine y positivos respecto al resto de la producción audiovisual. La Comunidad Autónoma Vasca se ha distinguido de todas las demás en las subvenciones otorgadas a la producción cinematográfica durante los últimos años. ETB realizó en 1984 un acuerdo con la Asociación Independiente de Productores Vascos que podía haberle situado en el centro de los procesos de transformación que ha vivido el cine en nuestro país, pero no ha ocurrido así. Entre 1984 y 1991, las inversiones del gobierno vasco en cine (largometrajes y cortometrajes incluidos) ha sido de 1.006.926,7 millones. Las inversiones de ETB desde que firmó el acuerdo con los Productores Vascos hasta que dicho acuerdo finalizó en 1989 fue de 241.600 millones de pesetas en derechos de antena, lo que no le ha permitido jugar más que un papel secundario. Además, después de ese año, no ha renovado siquiera acuerdos para la adquisición de tales derechos. En cambio su papel ha sido muy notable en el desarrollo (aunque todavía sea muy débil) de las productoras audiovisuales (pequeñas y medianas empresas en su mayoría). Nacidas en su mayor parte en torno a ETB y produciendo para esta emisora, existían en 1991 , 75 productoras que facturaron 5.500 millones de pesetas, sosteniendo 7l5 puestos de trabajo directos y 230 indirectos. Elaborado durante 1992, el Gobierno Vasco ha presentado a discusión parlamentaria un amplísimo informe sobre el futuro de ETB. Frente a otras posiciones del arco parlamentario, se reafirma en él la continuidad de una televisión pública con dos canales diferenciados, uno en euskera y otro en castellano. Se le da al primero una programación de carácter generalista, más clásica, proyectando el segundo con una programación más especializada. El informe mantiene numerosos criterios de prospectiva sobre los que asienta el futuro de ETB. Partiendo de la idea de un desplazamiento creciente de la inversión publicitaria de la prensa y radio hacia la televisión, prevé incrementos anuales entre: un 10 % y 15 % (frente a incrementos de un máximo de un 8 % en los informes europeos más fiables como el de Krief-Intermatrix). Prevé, también, una fuerte inversión en equipamiento de producción y emisión en Alta Definición (1.100 millones entre 1995-97), aunque en muchos de los foros europeos, incluidos en los propios programas de la Comunidad, las previsiones sobre la implantación de la Alta Definición están siendo muy controvertidas.

José Vicente IDOYAGA
Televisión vía satélite. Las emisiones del canal vía satélite «Galeuska TV», impulsado por las Comunidades Autónomas del País Vasco, Cataluña y Galicia, se iniciaron el 31 de diciembre de 1996 con los Mensajes de Año Nuevo de los respectivos Presidentes, Ardanza, Pujol y Fraga. Su señal se distribuye a través de los más importantes operadores de cable de América. Su base inicial está constituida por deportes, espectáculos, documentales y teleseries de producción propia.