Toponimoak

RIOJA

Región y comunidad autónoma lindante con Alava y Navarra que comprende la parte derecha del valle alto del Ebro, desde los montes Obarenes por el Oeste, hasta las Bardenas navarras y campo de Borja por el Este, y desde la sierra de Cantabria por el Norte a la divisoria ibérica del Duero por el Sur. A efectos geoeconómicos puede dividirse en dos grandes zonas, el valle o país del vino, y la sierra. 1. El valle y país del vino: la Riojilla, la Rioja Alta y la Rioja Baja. 2. La sierra: valle de Ojacastro, el de San Millán, el de Valvanera, el de Viniegras, Camero Nuevo, Camero Viejo, valle de Jubera, tierra de Ocón, tierra de Yanguas, etc.
Situación, extensión y límites. Extiende su territorio entre las estribaciones de los montes Ibéricos y el río Ebro. Está situada entre los 41°, 59' y 48°, 94' de latitud Norte, y 0°, 38' y 1° 56' de longitud Este. Su extensión es de 5.033 kilómetros cuadrados. Limita al Norte con Alava y Navarra; al Sur con Soria; al Este con Navarra y Zaragoza; al Oeste con Burgos.
El relieve del suelo está determinado por las estribaciones de la cordillera Ibérica que descienden hacia el Ebro, con gran inclinación Sur-Norte. La cadena principal con Sierra Demanda y las alturas de San Lorenzo (2.362 m.), Picos de Urbión (2.228 m.), Sierra de Camero, Cebollera (2.146 m.) continuación montañosa que la separa de Soria. La gran depresión del Ebro recibe los contrafuertes de esta cordillera Ibérica formando valles paralelos entre sí. Los montes Obarenes y Sierra de Toloño, que son continuación de las cadenas subpirenaicas de Codés y Cantabria.
Hidrografía. El río Ebro pasa por territorio riojano en un recorrido de 182 km. Entra en Rioja por las Conchas de Haro y sale por «La Deja», en término de Alfaro. Todos sus ríos son afluentes del Ebro. Los principales de ellos bajan de la cordillera Ibérica en sentido perpendicular al Ebro. Río Glera u Oja Tirón.-En sus 69 km. de curso pasa por Ezcarai, Ojacastro, Santurde, Castañares de Rioja, Cihuri y Anguciana, desembocando en el Ebro, en Haro. Río Najerilla.-En cerca de 100 km. de recorrido, recibe al Galón, Camanlia, Valvanera, Tobia, Porcilla, Urbión, Brieva, Roñas y otros arroyos. Pasa por Anguiano, Nájera, Hormilleja y otros pueblos para desembocar en el Ebro, en Torremontalvo. Río Iregua.-Los dos brazos de su cuenca alta se unen más abajo de Villoslada de Cameros y Lumbreras, pasa por Villanueva de Cameros, Nestares, Viguera, Nalda, Albelda de Iregua, Alberite y Villamediana de Iregua. Desemboca en el Ebro cerca de Logroño, después de un recorrido de 80 km. Río Leza.-En su cuenca alta recibe al Rabanera y en Murillo de Río Leza al Jubera. Su curso es de 51 km. Pasa por Jalón de Cameros, Trevijano, Leza de Río Leza, Ribafrecha y Murillo de Río Leza, desembocando en el Ebro por Agoncillo. Río Cidacos.-En sus 91 km. de curso hasta el Ebro, pasa por Arnedillo, Santa Eulalia, Herce, Amedo, Quel, Antol y Calahorra. Desemboca en Caballón de Belate, término de Calahorra. Río Alhama.- Habiendo recibido al Linares, penetra en Navarra por los Baños de Fitero. Después de pasar por los términos de Fitero, Cintruénigo y Corella entra de nuevo en la Rioja y se une al Ebro en Alfaro. En su curso de 48 km. pasa por los importantes pueblos riojanos de Aguilar del Río Alhama, Cervera del Río Alhama y Alfaro.
Es un clima seco y continental. Pero en su parte de alta montaña es de gran rigor invernal. La primavera es su estación más lluviosa. El verano es agradable en las partes altas y caluroso en la ribera del Ebro. El otoño es suave y seco. En general presenta el cielo claro con días despejados.
AÑOHECHODERECHO
1834162.489-
1857173.812
1860175.111
1877174.425
1887181.465
1897186.509
1900189.376190.819
1910188.235190.985
1920192.940198.850
1930203.789207.262
1940221.160225.037
1950229.791231.010
1960229.852231.177
1970-234.628
1981-254.439
1991267.943263.434


MunicipioPoblación de hecho 1991Población de derecho 1991
 TotalHombresMujeresTotalHombresMujeres
001 Abalos293164129293164129
002 Agoncillo1.357953404853449404
003 Aguilar de Río Alhama761394367848438410
004 Ajamil754728754728
005 Albelda de Iregua2.1511.0891.0622.1541.0911.063
006 Alberite1.9259699561.948983965
007 Alcanadre892450442909456453
008 Aldeanueva de Ebro2.5361.3051.2312.5511.3171.234
009 Alesanco579294285579294285
010 Alesón15074761628082
011 Alfaro9.4324.7794.6539.3154.6564.659
012 Almarza de Cameros372017372017
013 Angugiana301156145302157145
014 Anguiano600327273650355295
015 Arenzana de Abajo364192172387208179
016 Arenzana de Arriba472621472621
017 Arnedillo393197196396195201
018 Arnedo12.4636.2126.25112.4236.1846.239
019 Arrúbal379199180397209188
020 Ausejo747390357747390357
021 Autol3.4031.7161.6873.4191.7291.690
022 Azofra411210201411210201
023 Badarán789418371822438384
024 Bañares432221211477243234
025 Baños de Río Tobía1.7769008761.848938910
026 Baños de Rioja12372511277552
027 Berceo2511441072541451099
028 Bergasa1951029320510897
029 Bergasillas Bajera311615311615
030 Bezares291910291910
031 Bobadilla18391921889593
032 Brieva de663630703832
033 Briñas19195961919596
034 Briones878471407930495435
035 Cabezón de Cameros372116372116
036 Calahorra18.8299.1349.69518.7819.0889.693
037 Camprovín240127113262137125
038 Canales de la Sierra633627633627
039 Canillas de Río Tuerto823943823943
040 Cañas12356671235667
041 Cárdenas264132132264132132
042 Casalarreina862421441896443453
043 Castañares de Rioja514271243535279256
044 Castroviejo472522472522
045 Cellorigo1610618117
046 Cenicero2.1821.0931.0892.2001.1021.098
047 Cervera del Río Alhama3.2481.6331.6153.4831.7451.738
048 Cidamón894940894940
049 Cihuri175958018510085
050 Cirueña13779581398158
051 Clavijo2001029820010298
052 Cordovín232120112246125121
053 Corera237120117263128135
054 Cornago641361280712393319
055 Corporales723735723735
056 Cuzcurrita-Tío Tirón466257209513280233
057 Daroca de Rioja523319573522
058 Enciso1881127618811276
059 Entrena1.1075895181.117594523
060 Estollo14378651568373
061 Ezcaray1.7049008041.749926823
062 Foncea15785721578572
063 Fonzaleche1971098820110992
064 Fuenmayor2.0751.0331.0422.1111.0421.069
065 Galbárruli573324603426
066 Galilea249129120286152134
067 Gallinero de Cameros1911825169
068 Gimileo954847954847
069 Grañón453245208487258229
070 Grávalos267143124312160152
071 Haro8.9394.3734.5668.7784.2884.490
072 Herce380190190380190190
073 Herramélluri1931048919610492
074 Hervías223116107224116108
075 Hormilla473248225499260239
076 Hormilleja19295971959798
077 Hornillos de Cameros301515301515
078 Hornos de Moncalvillo10655511065551
079 Huércanos921473448935478457
080 Igea920494426983526457
081 Jalón de Cameros412417412417
082 Laguna de Cameros18098821789682
083 Lagunilla de Jubera361188173366190176
084 Lardero3.3031.7221.5813.0161.4961.520
086 Ledesma de la Cogolla2012821138
087 Leiva324156168359174185
088 Leza de Río Leza2618827189
089 Logroño128.33162.60165.730122.25459.04363.211
091 Lumbreras115694618410777
092 Manjarrés138766214867
093 Mansilla482919493019
094 Manzanares de Rioja14779681477968
095 Matute16684821929597
096 Medrano238127111238127111
098 Munilla11857611426676
099 Murillo de Río Leza1.5777857921.611801810
100 Muro de Aguas653827703931
101 Muro en Cameros443113443113
102 Nájera6.9013.4533.4486.9073.4333.474
103 Nalda890456434905462443
104 Navajún1711620146
105 Navarrete1.9801.0149662.0211.033988
106 Nestares492524593128
107 Nieva de Cameros12063571206357
108 Ocón265136129335177158
109 Ochánduri11759581175958
110 Ojacastro245142103245142103
111 Ollauri314172142314172142
112 Ortigosa376185191355175180
113 Pazuengos462818462818
114 Pedroso11158531176255
115 Pinillos261511261511
117 Pradejón2.8311.4311.4002.8551.4401.415
118 Pradillo4625211136053
119 Préjano215104111220105115
120 Quel1.9961.0459512.0471.068979
121 Rabanera462422462422
122 Rasillo (El)12164571256857
123 Redal (El)204101103243124119
124 Ribafrecha1.0675754921.085585500
125 Rincón de Soto3.2831.6531.6303.3291.6751.654
126 Robres del Castillo271611271611
127 Rodezno320166154367188179
128 Sajazarra13670661738786
129 San Asensio1.3847196651.392724668
130 San Millán de la Cogolla299179120299179120
131 San Millán de Yécora794831794831
132 San Román de Cameros180968419110289
133 San Torcuato133716213472629
142 San Vicente de la Sonsierra1.1055725331.151594557
134 Santa Coloma1681006816910168
135 Santa Engracia del Jubera1931167719311677
136 Santa Eulalia Bajera11563521156352
138 Santo Domingo de la Calzada5.3082.6762.6325.4902.7662.724
140 Santurde325159166324159165
141 Santurdejo242132110242132110
143 Sojuela945539945539
144 Sorzano250136114273149124
145 Sotés292151141294153141
146 Soto en Cameros11764531216853
147 Terroba352015352015
148 Tirla290147143290147143
149 Tobía623824704129
150 Tormantos224113111225114111
153 Torre en Cameros1411314113
151 Torrecilla en Cameros467248219506262244
152 Torrecilla sobre Alesanco11056541105654
154 Torremontalbo12751275
155 Treviana289156133313169144
157 Tricio367182185401200201
158 Tudelilla504256248517260257
160 Uruñuela723373350729376353
161 Valdemadera1711617116
162 Valgañón15281711849886
163 Ventosa13769681487474
164 Ventrosa913754974057
165 Viguera394211183405214191
166 Villalba de Rioja160916917810078
167 Villalba de Rioja1398059139so59
168 Villamediana de Iregua1.8529529001.883969914
169 Villanueva de Cameros8242401236162
170 Villar de Arnedo (EI)767376391777380397
171 Villar de Torre360183177366186180
172 Villarejo482919482919
173 Villarroya13761376
174 Villarta-Quintana237119118238121117
175 Villavelayo714328714328
176 Villaverde de Rioja714031985642
177 Villoslada de Cameros389225164392221171
178 Viniegra de Abajo9443511437172
179 Viniegra de Arriba442519442519
180 Zarratón270142128311162149
181 Zarzosa97217125
183 Zorraquín382414432518

HISTORIA.
Primeros pobladores. Quedan restos de asentamientos paleolíticos en Peña Miel inferior, Badarán y Cebollera en Torrecilla de Cameros. También en Torrecilla y en Haro se encuentran los dólmenes de Peña Guerra en Nalda y la tumba múltiple de Agoncillo. En la orilla del Ebro el dolmen de La Unión Clavijo, Peciña y Ribas así como el de Herramélluri. En la cueva de San Bartolomé de Nestares hallamos enterramientos del Bronce medio y final. De estos asentamientos y la llegada de población indoeuropea (celtas) hacia el 900 y 800 a. de C. surgen los berones, población indígena de La Rioja al acaecer la conquista romana del valle del Ebro. Estos berones lindaron al N. con várdulos y autrigones, al E. con los vascones, al S. con los también celtíberos pelendones y al O. con los autrigones de Birobesca y su área. Localidades como Graccurris (Alfaro), Vareia (Varea/ Logroño) o Tricio atestiguan el florecimiento de la cultura romana en la región riojana.
La lengua vasca en la Rioja. La existencia de gran número de topónimos euskaros en la actual Rioja, así como la abundante onomástica vasca en los textos latinos medievales -Urunia, Naiara, Aran- enlazan con los hechos históricos [v. ROMANCE, GLOSA (Glosas emilianenses)], para acreditar a la Rioja como una zona de antigua persistencia del euskera en la Baja Edad Media. Este hecho lo ha estudiado J. J. Bautista Merino Urrutia en varios de sus trabajos. Un resumen de las conclusiones de este investigador sobre la extensión del vascuence en la Rioja sería (El vascuence en la Rioja y Burgos, San Sebastián, 1962): «1.ª-Una buena parte de la Rioja Alta, incluyendo el Valle de Ojacastro y la zona estudiada de Burgos fue poblada por los Autrigones, tribu que llegaba desde el litoral de Vizcaya, y hablaba vascuence. También lo hablaron las tribus de Berones y Vascones que ocuparon el resto de Rioja, o sea la totalidad de la actual provincia de Logroño. Es de notar que entre estas tribus y la Rioja no había fronteras geográficas importantes, pues el Ebro que las separaba no tenía esa condición, ya que en general los límites lingüísticos los establecen los grandes ríos o las fuertes cadenas montañosas. El citado Valle no sufrió invasiones ni de romanos ni de árabes, por su situación geográfica de fin de ruta, con la gran Sierra de la Demanda al fondo, y así pudo conservar el vascuence que hablaron sus primitivos habitantes, hasta fecha posterior a la mitad del s. XIII. Este vascuence del Valle de Ojacastro y de la Rioja Alta, a juzgar por el resultado del estudio que presento en uno de los capítulos de este trabajo, es arcaico y se percibe que es del dialecto vizcaíno, conclusiones, que a mi juicio, han quedado suficientemente probadas. En el resto de la Rioja Alta, los romanos y los árabes, sobre todo estos últimos, solamente hicieron algunas incursiones guerreras por su suelo, y por tanto el vascuence hablado fue retirándose antes de ese siglo para romanizarse después, a lo que ayudó el paso de la Calzada de los romanos, y el de los peregrinos por el Camino de Santiago. Por esta mayor permanencia han conservado sus pueblos muchos restos de su toponimia vasca. Como el árabe no rebasó Nájera, de una manera permanente, no produjo la destrucción de la lengua anterior como se percibe fácilmente de la cuenca del Iregua hacia abajo donde escasean los toponímicos vascos, que en muchas zonas llegan casi a desaparecer, y sólo se mantienen con persistencia y mayor amplitud en la Sierra de Cameros, singularmente en los pueblos cercanos a Torrecilla, y los de la cuenca alta del Valle del Najerilla, que limitan con la provincia de Burgos, por cuyo paso se estableció la comunicación del vascuence con los pueblos de dicha provincia que quedan recostados al Norte de la Sierra de la Demanda. 2.°-En las cuencas bajas de los ríos Tirón y Oja al lado del elemento aborigen que habló vasco, se perciben algunos pueblos con nombres que dieron los repobladores que entre los ss. IX y X descendieron de las montañas de la antigua Vardulia, y de las tierras que ocuparon los Caristios, para asentarse en las que quedaron libres, cuando los árabes fueron empujados hacia el Sur. Estos hombres del Norte se fueron estableciendo en las ricas vegas de los ríos citados donde fundaron los poblados a los que daban con frecuencia su nombre y agregaban el sufijo vasco «uri», y que han sido la base de alguno de los actuales municipios, que han conservado hasta hoy los nombres fundacionales. Este sufijo URI, según la autorizada opinión de Caro Baroja, ya comentada, es de la época de los Autrigones, y es una prueba, según ese autor, de la unidad lingüística de una gran faja que va desde Vizcaya hasta la Rioja Alta inclusive en aquella primitiva época. Pero al lado de ese criterio debe considerarse, que por lo menos cierto número de URI de la Rioja Alta que van unidos a nombres alaveses, deben ser de los repobladores. 3.ª-En dirección Oeste más allá de Burgos, a pesar de algunas pesquisas hechas en el Catastro de Ensenada y ayuntamientos de los pueblos próximos a los que figuran en mis listas, no he encontrado toponimia vasca, lo que no quiere decir que no la haya. Sería preciso ampliar la búsqueda para saber a qué atenernos. De modo que hasta ahora puede decirse que el límite lingüístico del vascuence llega hasta el pueblo de Ibeas de Juarros, cercano a San Pedro de Cardeña, y a unos 15 kilómetros antes de Burgos. 4.°--Conviene proseguir la recogida de toponimia sobre el terreno, singularmente en los límites del vascuence que dejo señalados. Es labor lenta y penosa, pero puede ser premiada con positivos resultados. Esta recogida debe hacerse de igual manera en los demás límites fronterizos del vascuence con otras lenguas habladas anteriormente al castellano. Recomiendo a la vez que se investiguen aún más los archivos de los antiguos Monasterios riojanos de San Millán, Nájera y Valvanera, los de las Catedrales de Calahorra y Santo Domingo de la Calzada. En la primera ya investigaron don Pedro Gutiérrez y don Manuel Lecuona. En ambos archivos poco explorados, pueden obtenerse a la vez que datos lingüísticos, otros históricos para la historia civil y eclesiástica de las Vascongadas, que pertenecieron a esas diócesis. Con el mismo propósito lingüístico, deben investigarse los archivos de protocolos y los municipales de las zonas limítrofes aludidas. 5.°-Como final de este trabajo, que reafirma cuanto vengo sosteniendo en el aspecto lingüístico, añadiré que las costumbres en sus diversos aspectos y la arquitectura de las viejas construcciones de la Rioja Alta, más acusadamente las del Valle de Ojacastro, son idénticas a las de los pueblos del Norte de España. Julio Caro Baroja estudió este aspecto etnológico en una de las obras citadas, con toda su amplitud geográfica. En las consideraciones finales de mi estudio «El Folklore en el Valle de Ojacastro», ya citado, dejé probada esa unidad entre los pueblos del Norte y la Rioja, y aludí a ella en mi trabajo de 1949, que ahora queda refundido en el actual.» v. OJACASTRO.
Nombre. Se atribuye el nombre Rioja a Rivo de Oja, refiriéndose a este río que se nombra así en un documento del s. XI. Ese río nace sobre Ezcaray y pasa por Ojacastro y por Santo Domingo, para finalizar uniéndose al río Tirón junto a Anguciana, no lejos de Haro. El río Oca pasa por la capital de la Bureba y desemboca en el Ebro. En 1011 aparece con la variante Uesca. Otro río Oca pasa por Mungia (Vizc.) y el río Ezka por el valle de Roncal. Ortueta, que ha estudiado el tema, se hace esta pregunta «¿No parece encontrarse analogía entre Ueska, nombre antiguo de Oca, con Ezka y Ezcaray?». Y luego afirma: «Nosotros creímos hallarla y deducimos que el nombre del río Oja se deriva de Oca o Ezka y que el significado de esta palabra es el de estrechura, congosto. (Ref. Ortueta: Vasconia y el imperio de Toledo, p. 29). Desde luego el nombre Ojacastro, donde entra indudablemente el nombre Oja, aparece ya en el s. XI. La mención Rioja se ve en el fuero dado a Miranda de Ebro en 1092: «...et omnes homines de terra Lucronii (Logroño), aut de Nagera, aut de Rioxa». Más tarde, en 1133, se repite el nombre en una donación a Santo Domingo de la Calzada por don Alfonso el Batallador, rey de Pamplona y de Aragón: «Facta carta hujus donationis Rege Aldephonso regnante in toto Aragone et Pampilona et in tota Rivo de Oja usque ad Belphoratum». En el fuero viejo de Castilla, compilado en tiempos de Alfonso VIII, se dice: «este es fuero de Nágera, e de Cerezo, e de Rioja. .. ». Posteriormente el nombre Rioja figura a menudo en las escrituras.
Cómo forma parte del Reino pamplonés. Hasta el reino de Sancho I Garcés (905-925) de Pamplona la Rioja formó parte del estado banukasi siguiendo una a una todas sus vicisitudes históricas. Sin embargo la zona de Nájera y Terrero se constituyó en frontera cristiano-musulmana. Es de destacar también que gran número de aceifas contra Alava debieron pasar necesariamente por la Rioja y constituirse con contingentes banukasis de la región. La población musulmana residía en algunas ciudades y pueblos como Calahorra, Nájera y Viguera, sin contar las guarniciones de las fortalezas. En el año 912 comienza la recuperación de la Rioja por los vascones de don Sancho ya que el rey ataca y se apodera de Logroño, Alcanadre, Ausejo, Calahorra, Alfaro y otras plazas importantes del estado banukasi. Al año siguiente Abd Alah recupera Calahorra. También anda por medio el rey de León García I incursionando por territorio banukasi, ocupando Arnedo, donde cae herido y muere poco después en su tierra, en Zamora. Los años 918 y 919 son decisivos. Sancho I Garcés invade la tierra banukasi tratando de rescatar toda la Rioja. Ataca y asalta nada menos que Nájera. Acto seguido avanza hacia Tudela tomando Arnedo y Calahorra. Al año siguiente Abd al-Rahmán se apodera de Calahorra que era una plaza fuerte muy codiciada. El año 923 vuelve don Sancho a asaltar Calahorra. Los musulmanes permanecen dueños de Nájera y Viguera pero acude el rey Ordoño II, que había sido llamado en ayuda, y toma Nájera pero no Viguera que estaba fuertemente fortificada. No obstante, los vascones de don Sancho asaltan Viguera y la toman. Para conmemorar el triunfo fundó el rey pamplonés el monasterio de Albelda. Así inicia la Rioja, que conservaba en su occidente el euskara a pesar de la vecindad banukasi, su vida como provincia importante del Reino de Pamplona, luego, fieramente disputada por Castilla.
Nájera, Corte del Reino. Al establecerse el rey en Nájera se constituye en Corte del Reino de Pamplona y centro desde donde se toman las decisiones y se dirige la política del país. Nájera es una ciudad y posee ya en el s. X sus palacios reales. Y muy pronto, también, recibe un trato distinguido a la que se considera la tierra más rica del Reino. Un «prefecto» o «dux» rige la Rioja en nombre del Rey. Se trata de Fortún Galíndez, casado con Belasquita, hermana del rey García II Sánchez (931-970).
Reino de Viguera. El citado rey tuvo dos hijos, Sancho y Ramiro, de sus sucesivas esposas Andregoto y Teresa. A Sancho le había asignado el gobierno de la provincia más oriental, del condado de Aragón, y ahora, a Ramiro, un territorio formado por las cuencas de los ríos Iregua y Leza, que se designará «Reino de Viguera». Estas dos asignaciones no provocan reacción alguna. Ramiro, no obstante ser hijo del segundo matrimonio, ocupa el primer puesto de la corte. Muere en 991 y se le entierra en Leire. El reino de Viguera era una creación artificial destinada a distinguir al primogénito del segundo matrimonio. Y tal como nació se diluyó en el Reino.
Cantabria: Rioja. Los nombres comarcales viajan y se desplazan en el devenir histórico. Tal sucede con Cantabria que se sigue llamando, desde los tiempos de Leovigildo que fundó un Ducado con ese nombre, a la comarca comprendida entre Nájera y las cercanías de Tudela. Los primeros reyes vascones, en cuanto rescatan la Rioja del poder musulmán, se titulan reyes en Cantabria y, más tarde, en Rioja o en Nájera. Quien estableció este reino cantábrico dentro del vascón fue Sancho I Garcés colocando a su hijo Garsea, heredero del trono de Pamplona, con Corte en Nájera. Después, asimilado todo a la organización del Reino, se desplaza la vida nacional a la Rioja pasando a ser Nájera corte pamplonesa y residencia real. Coexisten con los riojanos algunos núcleos árabes que han quedado después de la reconquista prefiriendo esta tierra a su expatriación. En 1024 figura don Fortuño Osoiz como señor de Cantabria.
Los límites castellano vascones en 1016. El conde castellano don Sancho y su homónimo el rey de Pamplona acordaron límites para la buena concordia entre ambas naciones. Castilla nombró a tal efecto al caballero Nuño Alvarez; y Pamplona, al señor y gobernador de la Rioja o provincia cantábrica don Fortunio Ojoiz. Los límites, según el documento que firmaron los citados caballeros, eran «desde lo más alto de la sierra de la Cogolla (Cucula) al río Valvanera, y a Gramneto, donde está sito un mojón, y del collado de Moneo y Biciercas y Peñanegra, y de allí al río Razón, donde nace. Después, por medio del monte Calcanio, por lo alto de la loma, y por medio del valle de Gazala, donde está sito un mojón, y hasta el río Tera: allí está Garray, ciudad antigua desierta, y hasta el río Duero». La Rioja continuaba siendo la provincia pamplonesa más rica del Reino en tierras del Ebro. En estos tiempos todavía la región de Arnedo e incluso Calahorra se hallaban otra vez en poder musulmán.
Nájera sigue siendo Corte del Reino. La estima de los reyes pamploneses por la Rioja se deja ver al convertir a Nájera en residencia, panteón de los reyes y emisora de moneda. No se conserva nada del palacio-castillo donde residiera Sancho el Mayor. Pero hubo un rey, don García IV, al que se le denomina «el de Nájera» por la predilección que por la misma sintiera, por haber fundado el Real Monasterio de Santa María y por establecer la residencia de su Corte en la ciudad. La construcción de esta iglesia, que duró varios años, nace del hallazgo legendario de una imagen de la Virgen en una cueva durante la caza. La fundación fue un sonado suceso que motivó una importante donación de una serie de bienes situados en Calahorra, Sojuela, Santa María de Priado, Berrueza, Sonsierra, Nájera, Sotomalo, San Pelayo, San Miguel, etc. Y se cita a Calahorra porque había sido recuperada en 1044. En la actualidad Santa María de Nájera ha sido objeto de un patronato que se reune periódicamente para «ayudar y estimular la protección y la promoción del monumento». Lo componen el Gobierno Central, el de Navarra, el de La Rioja y representantes de las Diputaciones de Gipuzkoa, Alava, Bizkaia y ayuntamiento de Nájera. v. NAJERA
El «eitano» de Nájera. Una historia siniestra llevó a la guerra a los reyes hermanos García IV el de Nájera y Fernando de Castilla. De nada sirvieron las intervenciones de hombres de tal prestigio como Santo Domingo y San Eneco de Oña. Ambos fracasan en su noble cometido que era evitar la guerra. Se suele traer a escena a un venerable y heroico personaje, «el eitano de Nájera», que había criado al rey desde su infancia. Este personaje, Fortún Sánchez, rogaba y suplicaba al rey que desistiera de la guerra. No fue oído y murió de forma heroica en la batalla de Atapuerca donde fue alevosamente asesinado el propio rey. La batalla de Atapuerca tuvo lugar el 1 de septiembre de 1054.
Diversos y relevantes sucesos. Uno de ellos fue el mantenimiento como frontera de los lejanos Montes de Oca (1006); los demás sucesos fueron la batalla de los tres Sanchos en 1067; la muerte y testamento de doña Estefanía en el que dona numerosos bienes en la Rioja; el solemne fin de año en 1067 colocando en una preciosa urna las reliquias de San Millán; la lealtad del abad don Pedro; y, finalmente, el criminal fratricidio de Peñalén con muerte del rey y la consiguiente invasión castellana del occidente del Reino comenzando por la Rioja.
Invasión castellana de la Rioja. Con el fratricidio las gentes se desconcertaron. Los infantes asesinos habían levantado en su favor una tropa de gentes indeseables de toda laya que fue rechazada por milicias armadas en todo el Reino. Los dos niños del difunto don Sancho, desde ahora el de Peñalén, lugar de su muerte, eran de corta edad. Por otra parte, el hermano del rey, don Ramiro, señor de Calahorra, atrajo las miradas de los patriotas pero era ya tarde. Los ejércitos castellanos caían sobre la Bureba y la Rioja a fuer de liberadores. Hábilmente, sus cómplices, el señor de Vizcaya y de Nájera, el guardián de Montes de Oca y el de Bilibio echaban las voces de que el monarea castellano venía en plan de vengar el infame asesinato. Engañada con esta treta, la familia real recibía en Nájera al rey castellano como pariente y amigo. Súbitamente apareció por las fronteras orientales el rey de Aragón reclamando su parte, entrando en Pamplona y haciéndose proclamar rey de los pamploneses. El Reino quedó dividido en dos. La Rioja cayó bajo el dominio castellano (1076). Habían transcurrido ciento sesenta años con la Rioja como la más importante tierra del Reino de Pamplona.
Alfonso el Batallador restablece el Reino. Con el casamiento del rey Alfonso de Pamplona y Aragone y la reina Urraca de Castilla se produce una situación de hecho unificadora, que culmina con la ruptura entre ambos esposos y la surgencia de facciones a favor de Urraca en las que se halla don Diego López de Haro, señor de Vizcaya y Nájera, y además de Grañón, Buradón, Haro y Alava. Estas facciones deseaban extender su dominio a la Bureba y a la Rioja. Sus protagonistas Gómez González y don Pedro Gutiérrez de Lara presentían, como dice Moret, que «pelearían (riojanos y burebanos) con coraje y brío por conservarse miembros de aquel cuerpo al que les unía la lengua, los lazos de parentesco y la tradición». El primer paso fue atraerse al señor de Vizcaya y Nájera ya nombrado don Diego López de Haro. Las fuerzas de Alfonso el Batallador habían ocupado Nájera, que vale tanto como decir Rioja, ya en 1112, poniendo como gobernador a don Fortuño Garcés Caissal. Ahora, en 1116 venía el Batallador con los obispos de Palencia, Huesca, Barbastro, Pamplona, Nájera y los señores de Funes, Calahorra, Nájera, Cerezo, Marañón y otros. Triunfó el rey de Pamplona y Aragone. Rioja desde 1112 volvía a ser parte del Reino después de 36 años de dominación castellana. Al año siguiente los facciosos, ahora seguidores de Alfonso VII, hijo de Urraca, invaden la Rioja llegando a proclamar rey al pretendiente en Nájera. Era el año 1117. El rey de Pamplona y Aragone reacciona inmediatamente y recupera la Rioja. El astuto señor de Vizcaya y Nájera abandonó la facción de Urraca y se puso al servicio del rey.
Tratado de Támara. Restauración del Reino. Han ocurrido muchas cosas, la conquista de Tudela y de Zaragoza y la muerte de la reina doña Urraca en 1126. Al año siguiente, 1127, Alfonso el Batallador y el nuevo rey de Castilla Alfonso VII Raimundez, firman un tratado en Támara por el que se restituyen las fronteras del Reino tal como las dejara Sancho el Mayor en su testamento. La posesión vascónica de la Rioja se reafirma. El Reino de Pamplona siguió integrado por sus tradicionales tierras de Bureba, Alava, Guipúzcoa, Vizcaya y Rioja.
La Rioja zona fronteriza. Ataque castellano. El crimen de Peñalén y su reparto consiguiente vivían patológicamente en la mente de Alfonso VII de Castilla. Ambicionaba el occidente pamplonés y la Rioja lo mismo que Ramiro de Aragón, el oriente. Juega sucio con la posesión de la Encomienda de Zaragoza, vital para la Rioja, que se interpone en su camino. Era 1136 cuando el castellano ataca con tanta suerte que cae prisionero suyo el hombre de confianza de Pamplona don Ladrón Iñíguez de Guevara. La entrada castellana llegó hasta tierra de Estella. Colabora el señor de Vizcaya Lope Díaz de Haro, señor de Nájera. Don Ladrón durante su estancia en la Rioja, ocupada por los castellanos, tuvo la tenencia de Viguera como medio de atracción hacia Castilla. En 1137 se firma la paz. Don Ladrón vuelve a Pamplona y recobra sus señoríos de Alava, Guipúzcoa, Vizcaya, Aybar y Leguín. El Reino pierde la Rioja y la Bureba contra lo dispuesto en el testamento de Sancho el Mayor y en el tratado de Támara. El papel de traidor recaía en la casa de Haro en cuanto atañe a Vizcaya y la Rioja.
Recuperación de la Rioja y Bureba. La situación cambia. Muere el rey de Castilla y le sucede el menor de edad Alfonso VIII. En Aragón ocurre otro tanto creándose una situación óptima que aprovecha parcialmente el rey de Pamplona, ahora Sancho el Sabio (1150-1194), para recuperar las provincias fronterizas Bureba y Rioja. En 1162 se inicia la penetración en tierras riojanas ocupando primeramente Logroño que se da en gobierno a don Pedro de Arazuri, que mandaba también en Tudela. Una tras otra fueron cayendo las plazas riojanas menos Nájera y Calahorra defendidas por el vizcaíno Lope Díaz de Haro y por el conde González respectivamente. Las operaciones duraron hasta 1163. Al otro lado del Ebro se rescataron también Ausejo, Resa, Autol, Quel y Ocón. Por occidente el Reino seguía englobando Alava, las Encartaciones y Vizcaya bajo el mando de don Bela su conde.
Nueva agresión por la Rioja. Navarra se encontraba en guerra con Aragón, guerra de mutuas represalias en 1173. Aprovechó esta ocasión Alfonso VIII de Castilla para atacarle por la espalda entrando en la Rioja y tomándole la villa de Grañón, cerca de Santo Domingo de la Calzada (Ostabarte), ocupando de pasada algunas localidades como Ameyugo, Santa Gadea, Portilla, Treviana y Cerezo. En julio ya ocupaba Quel en las proximidades de Arnedo. De ahí emprendía con furia una ofensiva sobre Artajona y la misma ciudad de Pamplona. En 1175, bodas reales entre el rey de Aragón con doña Sancha, hermana del rey castellano. Era una pieza más de la guerra. El castellano se dirige a Pamplona y cerca la fortaleza de Leguín cerca de Urroz. Estas incursiones terminaban con la retirada a los puntos de origen. En 1176 se repite la agresión armada pasando el Ebro por Calahorra, llegando de nuevo a Leguín, que ocupan, pero abandonándolo después y regresando esta vez a Nájera, lo que deja ver que la Rioja se hallaba casi toda en su poder.
Pérdida de la Rioja (1177). Para dar fin a la guerra se reunieron entre Nájera y Logroño los monarcas de Pamplona y de Castilla. Sancho el Sabio no podía soportar tal situación militar, deseaba la paz, pero dejando a salvo la integridad del Reino. Se decidieron por un arbitraje del rey de Inglaterra. Ya no valían nada para los castellanos el testamento de Sancho el Mayor, el tratado de Támara, ni el Derecho. Este arbitraje no era parcial ya que el rey de Inglaterra era el suegro de una de las partes, el rey de Castilla. Los alegatos castellanos hacían alusión a la posesión pacífica de tierras pero se callaban que habían sido previamente ocupadas por las armas. Los navarros alegaban, son sus palabras, además de la pertenencia al Reino, a «la ley, la costumbre y el derecho». Incluso reclamaban los castellanos Tudela por no pertenecer, según ellos, a Navarra. Los pamploneses o navarros alegaban la restauración del Reino mediante la devolución de Cudeio, Monasterio, Montes de Oca, Valle de San Vicente, Valle de Ojacastro, Cinco Villas, Montenegro, Sierra Alaba, hasta Agreda y las tierras comprendidas desde esos lugares hasta el interior del Reino. Entre otros alegatos reclaman igualmente Nájera, Grañón, Pancorbo, Belorado, Cerezo, Monasterio de la Rodilla, Cellorigo, Bilibio, Metría, Viguera, Clavijo, Berberana y Lantarón, poseído hasta entonces como hereditario. Reclamaban también, por despojo, Quel, Ocón, Pazuengos, Grañón, Cerezo, Valluercanes, Treviana, Miriel, Ameyugo, Haiaga, Miranda, Santa Gadea, Salinas de Buradón, Portilla, Malvecín, Leguín y el castillo que tiene Godin. Lo mismo que el rey de Castilla, reclama don Sancho 100.000 marcos de oro por daños y perjuicios. El fallo inglés fue decepcionante para ambos reyes. Se redujo a legalizar los hechos consumados durante el reinado de Alfonso VIII. Se ordenaba la devolución de todas las conquistas sin mirar si se trataba de usurpaciones o de recuperaciones. El Reino quedó replegado al Ebro perdiéndose la Rioja entonces euskalduna y parte vital del Reino. Se cerraba un ciclo de 236 años de los casi doscientos, 181, que formó parte del Reino de Pamplona y 55 de ocupación militar castellana. Por el tratado de 1179 se consolida el despojo quedando fuera del Reino Vizcaya, Bureba y Rioja.
La Rioja en el Testamento de Alfonso VIII. Este rey, de nefasta memoria, había roto el arbitraje inglés invadiendo Alava y Guipúzcoa en 1199, quedándose de esa forma con el occidente pamplonés. El resto del Reino lo habían de reducir militarmente por las armas sus sucesores en 1512. A finales de 1204, poco después del despojo, viéndose en peligro de muerte otorgó testamento el día 8 de diciembre en descargo de su conciencia. Se ordenaba devolver a Navarra las tierras que le había usurpado y a don Diego el señorío de Vizcaya. En dicho testamento, respecto a Navarra, «promete, si Dios le da la salud, que restituirá al rey de Navarra todo lo que le ocupó desde Puerto Araniello (¿Arnedillo?) hasta Fuente Rabia; es decir, el castillo de Buradón, el de San Vicente, el de Toro, Marañón, Alcázar, Santa Cruz de Campezu, la villa de Antoñana, la de Atauri y Portilla de Cortes, pues sabía que todo esto pertenecía al rey de Navarra». El testamento no se cumplió nunca.

Bernardo ESTORNÉS LASA v. NAJERA.
La Rioja ante la Autonomía vasca. La conveniencia y la memoria histórica han hecho que, a la hora de plantearse una autonomía regional, en la Rioja se haya pensado en tiempos pasados en solicitar una autonomía conjunta con Vasconia. Ya en el anteproyecto federal o "Constitución futura de Navarra" de 1883 se planteaba la posibilidad de que "Navarra, dentro de sus actuales límites" se constituyera en Región dispuesta a admitir "la libre reincorporación de los territorios de la Rioja, Vascongadas y Sexta Merindad de Ultrapuertos (hoy francesa) que antes fueron navarros". En 1931, antes de la proclamación de la República, se aireó la cuestión de una "Mancomunidad del País Vasco-Navarro con Logroño". Tras el establecimiento de ésta, la cuestión se posó con urgencia debido al rápido relanzamiento del movimiento autonomista vasco. Así, en la reunión de la Comisión de Autonomía de Eusko-Ikaskuntza del 10 de mayo de 1931 se acordó invitar a personalidades de la Rioja. Días antes una delegación de la Cámara de Comercio de Logroño visitó a los gobernadores civiles de las cuatro provincias entregándoles el siguiente manifiesto:

Escrito de la Cámara de Comercio e Industria de Logroño solicitando de las corporaciones vascas la incorporación de la Rioja a la futura Comunidad Autónoma Vasca. Abril de 1931.
No es posible desconocer la aspiración ferviente que hoy sienten y manifiestan las regiones de España de lograr un reconocimiento de su autonomía administrativa de ella se cree firmemente que habrá de derivarse un gran progreso en todo orden de cosas que además una noble emulación de hermanos crearía un estímulo y un ansia de superación y resultados verdaderamente positivos. Es la protesta enérgica contra el centralismo absorbente en la que predomina un matiz económico muy acusado y bien definido.

Esta autonomía se caracteriza por la existencia de una fuerte autoridad central, de la que irradian las autoridades locales y provinciales, revestidas de independencia de en sus funciones administrativas y de decisión. Se apoya en el hecho de que el formar las regiones parte de un Estado no lleva consigo la abdicación de la personalidad propia, y el reconocimiento de la personalidad implica el de su autonomía administrativa. Preténdese dividir a España en regiones administrativas autónomas, pero subordinadas a la soberanía general de la Nación con la Esperanza de que su vida propia sea más próspera que la de la actual organización.

Preciso es pensar la llegada de un momento -posiblemente no lejano- en el que la estructura del país cambie y para cuando esa hora histórica suene, o anticipándose a ella. la Rioja ha de estar preparada y capacitada para tener conciencia clara y precisa, de lo que le interesa y pueda, entonces. presentar sus anhelos meditados Y razonados por le solución que estime más conveniente.

Sentada pues la idea de autonomía administrativa ¿cuál sería la Región de España en la que quedaríamos incluidos?

En el año 1823 el territorio de nuestra provincia se incorporó, durante diez más, a las de Burgos y Soria. Recuerdos históricos nos ligan con Aragón. Una mirada retrospectiva nos recuerda la Vasconia de la España tarraconense; El Fuero de Logroño dado por Alfonso VI y origen, al perecer, de los Fueros vizcaínos de don Diego López de Haro, en el Monasterio de Santa María la Real reposan los restos de dicho décimo Señor de Vizcaya y tambien de los Reyes de Navarra titulados de Nájera Y con cuyo reino nos relacionan frecuentes sucesos históricos.

Examinando las razones económicas y comerciales, hallamos ser indudables las relaciones que de la última especie mantiene la Rioja con las Provincias Vascongadas. principalmente con Vizcaya, que ellas son nuestro principal mercado; que por razones no solamente geográficas sino por la red ferroviaria y las vías de comunicación, nuestro comercio, esencialmente de exportación, tiene por el puerto de Bilbao su más fácil salida, que los ríos lejos de distanciar y ser fronteras unen los territorios que la expansión de nuestros habitantes a ellas se dirige, que importantes a entidades Vizcaínas explotan sus negocios en nuestro suelo, y que por ser modelo de administración,de virtudes de ahorro de amor a la cultura y de instituciones de higiene y caridad, pudieran traer hasta nosotros algo de ese espíritu renovador de prosperidad y del que tal vez la primera muestra sea la obra colosal y magnífica que la Diputación de Guipúzcoa realiza en nuestro propio territorio.

Todo pues preconiza y parece aconsejar nuestro unión con Vascongadas y Navarra, pero en asunto de tal trascendencia y de tan especial interés forzosamente ha de pulsarse el general sentir y han de ser oídas las autorizadas opiniones de todo aquello que represente Ciencias, Artes, Cultura, Agricultura, Industria, Comercio, Comunicaciones, Provincia,Municipios y, en general la conciencia del pueblo tomada en fuentes sinceras. apartadas en absoluto de miras políticas y egoísmos personales.

Mas, para la efectividad de esta idea de autonomía administrativa, no bastará que del resultado de la encuesta se compruebe ser ésta la opinión de una mayoría inteligente, ni apreciándose un fonda de unanimidad podrá aún realizarse. será preciso excitar en las provincias Vascongadas y Navarra el interés de que a ellas nos unamos y conseguir que contemplen nuestra ircorporación con simpatía y cariño, para lo cual, a más de nuestra admiración por sus pujantes y valerosas organizaciones por el desarrollo de sus fuentes de riqueza, por sus buenas y abundantes vías de comunicación. por su cultura, por su apego a la región de la que tantos beneficios fluyen cuando va unido al entusiasmo de un pueblo una marcha progresiva que prescinda de lo arcaico cuando son lazos que la vida anhela romper y siempre los intereses regionales como norte y guía de todas las acciones y acuerdos, será indispensable además, para ocupar el lugar que nos corresponda, para, sin hipocresías ni engaños, darnos a conocer tal cual somos iniciar una activa propaganda que les dé a conocer lo que la Rioja es y vale que por nosotros hable de nuestro suelo y riquezas. de nuestro espíritu de independencia y libertad. de nuestra perseverancia y dinamismo. amor al trabajo y a todo lo grande, noble y elevado, de nuestra historia y de nuestra Región, la más concreta definida de España.

Habrá de formarse un resumen de ella en el que ceda tema sea estudiado, con el mayor entusiasmo y atención, por quien fuere el más caracterizado. Como avance. esta Corporación formula lo siguiente:

Historia-Hombres Célebres-Cronistas de la Rioja.
Legislación-Ilustre colegio de Abogados.
Detalles de la Provincia- Situación-Ríos-Montes y Sierras-Extensión-Población-Ayuntamientos-Estadísticas de nacimientos y matrimonios- Demografía- Emigración- Sección de Estadística y otros Centros.
Agricultura- Ganadería y Montes-Suelo-Cultivos- Importancia- Productos- Producción-Mercados Agrícolas-Productos Consumidos por la Agricultura y ganadería- (Abonos, maquinaria, semillas, etc)- Ganadería- Estadísticas-Maderas-Leñas-Pastos-etc. Cámara Agrícola Servicio Agronómico, Estación ·Enológica, Estación de Arboricultura y Fruticultura, Campos de experimentación, Jefatura de Montes, etc.
Industria y Comercio-Estadísticas-Sociedades establecidas en la provincia Su importancia y desarrollo del negocio-relaciones comerciales e industriales-(En especial con Navarra y Vascongadas)-Minería y aguas medicinales-Cámara de Comercio e Industria, Asociación de Exportadores de Vinos de Rioja, Asociación Conservera.
Relaciones entre el capital y el trabajo-Jornales-Población obrera- Estadísticas-Conflictos sociales- etc.-Cámara Patronal, Delegación Provincial del Consejo de Trabajo, Comisión Mixta Provincial del Trabajo.
Aprovechamientos y Riqueza hidráulica-Superficie del regadío- Pantanos-Ríos-Embalses-Proyectos-Saltos de agua-etc.--Confederación Sindical Hidrográfica del Ebro.
Comunicaciones- Ferocarriles- Sus ingresos- Estadísticas de movimiento de mercancías Carreteras-Viajeros y carga-(Relaciones con las citadas provincias)-Exclusivas de transportes- Transportes por carretera-Vehículos matriculados-(Descripción según su categoría)-Teléfonos -Telégrafos y Correos-Compañías de Ferrocarriles, Jefatura de Obras Públicas, Telégrafos y Correos, Junta Provincial de Transportes, Compañía Telefónica Nacional.
Contribuciones e Impuestos-Estadísticas de Recaudación- Delegación de Hacienda
Sanidad-Juntas Provincial y Municipales, Colegios Médico, Farmacéutico y Veterinario, Instituto de Higiene, Laboratorio Municipal, Dispensario Antituberculoso, etc.
Monumentos-Turismo-Bellas Artes-Patronato Nacional del Turismo, Ateneo.
Instrucción y Enseñanza-Analfabetismo-Escuelas-Centros de Enseñanzas-Gobierno Civil, Liceo, Escuelas de Artes y Oficios e Industrial, etc.
Beneficencia- Excma. Diputación Provincial, Junta de Beneficencia Particular.

Este resumen serviría por añadidura, de propaganda comercial, industrial y turística.

Entonces, a juicio de esta Cámara, será llegado el momento de la intervención de la Prensa, la oportunidad de que el problema se debata, se discuta y se refuercen con argumentos todas las opiniones, cuando la Excma. Diputación, como el Organismo más caracterizado y en nombre de la provincia toda -de ser èsta la idea dominante- haga el ofrecimiento a las provincias Vascongadas y a Navarra, en las que desde el primer momento hemos de poner nuestra esperanza de ayuda y cordialidad.

La cuestión es árdua, larga y penosa, pero es capital y de interés decisivo para nuestra provincia y esa es la razón por la que la Cámara Oficial de Comercio e Industria, ajena por sus Reglamentos y fines a toda idea política y atenta tan sólo a la defensa y fomento de los intereses representados y a los generales de su demarcación, con el entusiasmo que el afán de conseguir para la Rioja un porvenir más dichosos le presta, inicia esta encuesta encaminada a recoger la impresión dominante para que, Organismos más caracterizados -de ser positiva- hagan que plasme en halagüeña realidad.

De no recogerse la impresión feliz de que en el ambiente flota un gesto decisivo, esta Corporación estima que debe abandonarse la idea apenas iniciada, pues con pocos alientos, o con un mezquino desarrollo resultaría contraproducente. En tal caso, esperemos, con la conciencia del deber cumplido, a que cuando la nueva estructuración del país llegue, en un mapa cualquiera, se nos una con un trozo de lápiz a otras provincias, sin más fundamento que su proximidad, o acaso por razones de seleccion, agrupando a un lado lo vigoroso, lo fuerte, lo que vale y se estima, lo que lucha y prospera y en el otro, lo inadaptado, lo mediocre, lo desamparado y pobre, lo que desdichadamente habra de sucumbir.

Esta Corporación ruega su juicio sobre tan interesante cuestión a la de su digna Presidencia que, unido a todo lo demás, será ofrecido a quienes, en su caso, hayan de realizarlo.

En espera de su contestación queda de V. afmo. s.s.q.e.s.m.

El Presidente,
Logroño y abril de 1931.
JACINTO GARRIGOSA

La prensa riojana reprodujo las opiniones favorables a este proyecto alegándose razones historicistas pero también económicas. Al mismo tiempo varios ayuntamientos riojanos fueron adhiriéndose al proyecto de Estatuto Vasco redactado por Eusko Ikaskuntza. Pero, al fracasar el mes siguiente éste y perder los siguientes anteproyectos su estructura paritaria, no vuelve a producirse un nuevo acercamiento en todo el periodo republicano. La Rioja pasó a constituirse en Comunidad Autónoma monoprovincial por Ley del 19 de junio de 1982.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA
Bibliografía sobre el euskara en la Rioja.
  • G. RITTWAGEN, Estudios sobre la Rioja, en "Boletín de la R. Sociedad Geográfica" 62 (1920) 342-351 y 362-367. Nomenclator de denominaciones geográficas vascas de La Rioja, Ibid. 68 (1928) 305-341. De ambos estudios se hicieron tiradas aparte. No fue Rittwagen el primero en aludir al tema. En el folleto Indicaciones elementales sobre la formación y los usuales componentes de das voces toponímicas vascas, publicado por la Sociedad de Estudios Vascos (Bilbao, 1916) se alude a varios topónimos vascos de la Rioja; p. 8, 9, 12 y 20 (notas).
  • KIRIKIÑO (E. Bustinza), Euzkadi'ren zati bar, en "Euzkadi" (Diario) 21-VII-1919, p. 1.
  • O. APRAIZ, Euskel tokizentza erdel-erlan, en "Euzko Ikaskuntzaren Deia", 1 (1919), n. 4, p. 7-8. ID., Un caso de fonética histórica estudiado en la toponimia alavesa. RIEV 11 (1920) 67.
  • Entre el primer y segundo estudio de Rittwagen, inició L. ELEIZALDE la publicación de sus Listas alfabéticas de voces toponomásticas vascas, en las que aparecen algunos topónimos vasco-riojanos: RIEV 13 (1922) 113-28, 42038, 493-509; 14 (1923) 128-44, 315-28, 442-56, 558-71; 18 (1927) 625-33; 19 (1928) 77-87, 381-92, 614-626; 20 (1929) 24-35, 218-27; 21 (1930) 178-201, 518-46; 22 (1931) 288-303; 23 (1932) 408-437; 24 (1933) 283-303, 387-404; 25 (1934) 418-29; 27 (1936) 163-76. BRSVAP 19 (1963) 241-273 y 20 (1964) 103-159.
  • J. B. MERINO URRUTIA, El vascuence en el valle de Ojacastro, en "Boletín de la Sociedad Geográfica Nacional" 71 (1931) 254-264. Más sobre el vascuence en Burgos, ibid. , 75 (1935) 627-32. El vascuence hablado en Rioja y Burgos, RIEV 26 (1935) 624-26. El vascuence en el valle de Ojacastro (Rioja Alta), (Madrid, 1936). Problemas que plantea la toponimia vasca de Rioja y Burgos, BRSVAP 1 (1945) 249-52 y 453. El vascuence en la Rioja y Burgos, en "Rev. de Dialectología y Tradiciones Populares" 5 (1949) 370-405. El vascuence en la Rioja y Burgos, en "Berceo" 6 (1951) 329-336. El vascuence en la Rioja y Burgos, ibid. 13 (1958) 89-94. Toponimia de Ezcaray, en "Euskera", 4 (1958) 241-42. El vascuence en la Rioja y Burgos. Con un estudio analítico de la toponimia del valle de Ojacastro (Rioja Alta) (San Sebastián, 1962). Los topónimos vasco-riojanos. BRSVAP 20 (1964) 17-19. El río Oja y su comarca, (Logroño, 1968) p. 289-303. El vascuence en Rioja y Burgos, en "El Correo Español", 12-IX-1971 (extr. dominical) p. 32. Notas a "Contribución al estudio de la toponimia riojana", en "Berceo" 26 (1972) 295-296. Historia de la presencia del vascuence en la Rioja, en "Berceo", n. 87 (1974) 237-244 y "Euskera" 20 (1975) 343-51. Toponimia menor de la Rioja. BRSVAP 32 (1976) 292-96. El Alcalde de Ojacastro (Rioja Alta) gran defensor del vascuence en el s. XIII, ibid. 33 (1977) 95-108. La lengua vasca en la Rioja y Burgos, (3.ª edic., Logroño, 1978). Resúmenes de varios de estos artículos en Geografía histórica de la lengua vasca, II ("Colección Auñamendi" 14, Zarauz, 1960) p. 66-96.
  • A. ORTUETA, Vasconia y el Imperio de Toledo, (Barcelona, 1935) p. 22-32
  • J. CARO BAROJA, Algunas notas sobre onomástica antigua y medieval, en "Hispania" 3 (1943) 530-536.
  • I. OMAECHEVARRIA, Recensión de MERINO URRUTA, El Vascuence en el valle de Ojacastro (1936), en "Archivo IberoAmericano" 7 ( 1947) 419-422.
  • E. ALARCOS LLORACH, Apuntaciones sobre toponimia riojana, en "Berceo" 5 (1950) 490-92.
  • M. DE LECUONA, El vascuence en la Rioja. En Murillo de Río Leza. BRSVAP 6 (1950) 323-76; Notas toponímicas de la Rioja. El nombre de la cruz en la toponimia riojana, en "Berceo" 8 (1953) 245-53.
  • S. ARREGUI, Toponimia de Ezcaray, en "Euskera" 3 (1958) 83-102.
  • A. IRIGARAY, Los topónimos vasco-riojanos, BRSVAP 19 (1963) 94-96.
  • A. LLORENTE, Algunas características lingüísticas de la Rioja en el marco de las hablas del valle del Ebro y de las comarcas vecinas de Castilla y Vasconia, en "Rev. de Filología Española" 48 (1965) 344-350
  • G. MANSO DE ZUÑIGA, Errecajo, BRSVAP 21 (1965) 414-415.
  • C. SANCHEZ ALBORNOZ, Despoblación y repoblación del valle del Duero (Buenos Aires,1966), p. 302-308.
  • J. M. SANSINENEA, Sobre el río Oja de la Rioja, BRSVAP 24 (1968) 465-471.
  • L. MICHELENA, Toponimia, léxico y gramática, en "Fontes Linguae Vasconum" 3 (1971) 257-259.
  • A. SANCHEZ VIDAL, Contribución al estudio de la toponimia riojana, en "Berceo" 26 (1972) 15-24 (cfr. MERINO URRUTIA, lbid., p. 295-296).
  • P. NARBAITZ, Le matin basque, (París, 1975) p. 50-51 y 401-403.
  • L. MICHELENA, Onomástica y población en el antiguo reino de Navarra: la documentación de San Millán, en "XII Semana de Estudios Medievales, 1974" (Pamplona, 1976) p. 51-71; posteriormente en La lengua vasca (Durango, 1977) p. 71-72, puntualiza el alcance de su afirmación sobre la antigüedad del vascuence al sur del Ebro.
  • M. ALVAR, El dialecto riojano, (Madrid, 1976) p. 19-26.
  • J. A. CAVESTANY, Sobre los vasquismos del viejo romance medieval en Gonzalo de Berceo, en "Homenaje a Fr. Justo Pérez de Urbel", I (Silos, 1975) p. 382-385.
  • En ocasión del "milenario" se ha publicado una edición facsímil del códice que contiene las glosas: Las Glosas Emilianenses (Madrid, Ministerio de Educación y Ciencia, 1977). Las glosas vascas se hallan en el facsímil, fol. 67v., al margen de la línea 5 y fol. 68v. al margen de la línea 13. Acompaña al facsímil la transcripción hecha por Menéndez Pidal en 1926 (p. 229-30). Cfr. el dicho comentario en Orígenes del Español (Obras, VIII, Madrid, 1950) p. 1-9, 381-85, 466-67 y 470-71. Sobre las glosas vascas, cfr.:J. URQUIJO, Les vieux textes basques. Les "Gloses Emilianenses", en "Gure Herria" 13 (1933) 11-13.P. LAFITTE, Autour d'une glose basque du Xme siècle, Ibid., p. 185-86. rP IRAIZOZ, Las palabras vascas en las Glosas Emilianenses, en BRSVAP 7 (1951) 525-526. L. MICHELENA, Textos arcaicos vascos, (San Sebastián, 1964) p. 41-44. a..IRIGOYEN, Done Miliaga Kukullakoa eta euskera, en "Euskera" 20 (1975) 161-86 y Euskaldunak erdi haroko Errioxan eta Dane Miliaga euskerazko glosak, en "Deia" 10-XI-1977, p. 2.E. GUITER, Nota sobre el vascuence en las "Glosas Emilianenses", en "Cuadernos de investigación filológica" (Logroño) 5 (1979) 145-148.
  • A. MARICHALAR - C. MANRIQUE, Historia de la legislación y recitaciones de Derecho Civil de España, II (Madrid, 1861) p. 273. Libro de los Fueros de Castiella. Publicado por Galo Sánchez, (Barcelona, 1974), p. 150-151. Sobre esta edición cfr.G. SANCHEZ, Para la historia de la redacción del antiguo derecho territorial castellano, AHDE 6 (1929) 270-271.


  • Bernardo ESTORNÉS LASA