Industriak

GAMESA CORPORACIÓN TECNOLÓGICA SOCIEDAD ANÓNIMA

Empresa surgida en Vitoria-Gasteiz en 1976 cuyo primer nombre fue Grupo Auxiliar Metalúrgico S.A.Su crecimiento entre los dos siglos fue espectacular desarrollando su actividad en dos áreas esenciales: la aeronáutica y el sector de las energías renovables, llegando a ser uno de los principales fabricantes mundiales de aerogeneradores y líder en España en el sector de fabricación, venta e instalación de turbinas eólicas. Desde su salida a bolsa en 2000, Gamesa elevó su beneficio neto un 185% y el beneficio por acción pasó de 0,58 euros a 1,67 en 2002.

Está presente, además de en Vitoria (Gamesa Producciones Aeronáuticas SA, Parque Tecnológico Miñano Menor; Gamesa Industrial Automoción SA, 3 plantas) , en los siguientes países: Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, México, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Dominicana.

Está dirigida desde 2001 por Alfonso Basagoiti Zabala. En esa fecha es ya una compañía alavesa especializada en el diseño, ingeniería, fabricación y suministro de grandes conjuntos estructurales o partes completas de aeronaves como alas o secciones de fuselaje.
Divisiones de Gamesa.
a) Energías Renovables

Posee cuatro unidades:

Gamesa Eólica dedicada a la fabricación de aerogeneradores, líder en el sector de fabricación, venta e instalación de turbinas eólicas. Fabricación de palas, raíces de pala, moldes para la fabricación de palas, multiplicadoras y torres, ensamblaje del aerogenerador (12 centros de producción). La comercialización, instalación y mantenimiento de estos equipos la realiza Gamesa a escala mundial.

Gamesa Energía dedicada al desarrollo y venta de parques eólicos (conjunto de aerogeneradores instalados para absorber la energía del viento y transformarla en electricidad), primer lugar en el mundo en el apartado de promoción.

Gamesa Servicios ofrece la ingeniería, suministro y construcción "llave en mano" de plantas de energía y servicios técnicos integrales de mantenimiento y operación en las áreas de electricidad, telecomunicaciones e instrumentos de control.

Gamesa Solar, pionera de su actividad en España, fabrica y vende instalaciones solares fotovoltaicas y térmicas.

b) Aeronáutica

Conjuntos Estructurales. Ingeniería, diseño, fabricación y suministro de grandes conjuntos estructurales o partes completas de aeronaves para su posterior ensamblaje, en especial aviación regional, aviación de negocio y helicópteros.

Componentes Aeronáuticos. Fabricación de componentes para el mercado aeronáutico: grandes mecanizados así como piezas y subconjuntos en materiales compuestos.

Composites Aeronáuticos. Fabricación de componentes en material compuesto de fibra de carbono, fibra de vidrio, kevlar, etc.

Mecanizados Aeronáuticos. Fabricación de componentes grandes y medianos mecanizados en aleaciones ligeras.

Historia: implantaciones, internacionalización, altibajos y proyectos en el siglo XXI.
Francia. Gamesa Producciones Aeronáuticas (G.P.A.) firma un contrato en 2002 con la constructora aeronáutica europea "Airbus" para suministrar grandes componentes del fuselaje de su avión gigante, el A380, participando, a riesgo compartido, en la primera fase del desarrollo de este nuevo avión, mediante el suministro de las estructuras metálicas del fuselaje posterior del aparato, tanto para los prototipos como para las unidades de serie. Japón. Gamesa Eólica firma en 2002 un acuerdo de colaboración con la empresa japonesa Toshiba Engineering Corporation; mediante éste, Toshiba pasa a ser la distribuidora de sus aereogeneradores, así como la encargada del montaje y mantenimiento de parques eólicos y la fabricación de torres en Japón.

Dicho año 2002 Gamesa Producciones Aeronáuticas (G.P.A.) tuvo que paralizar su producción para hacer frente a la reducción de pedidos que registró debido a la situación de crisis estructural que vivió el sector aeronáutico, por la cual, varias de las empresas para las que trabajaba Gamesa, como Embraer o Bombardier, vieron reducidos también sus pedidos. Pese a ello cerró con un beneficio neto de 136 millones de euros, un 118% más que en el año 2001, y su facturación creció en 48% hasta alcanzar los 1.096 millones. Gamesa Eólica, dedicada a la construcción de aerogeneradores, facturó 583 millones de euros y obtuvo 64 millones de beneficio neto, un 33% más que en 2001, acaparando un 12% del mercado mundial de aerogeneradores.

España. A finales del año 2002 firmó un contrato con Iberdrola que contemplaba la compra de parques eólicos de Gamesa por un importe superior a los 1.000 millones de euros, acuerdo que llevaba asimismo aparejado un compromiso de compra de aerogeneradores por un potencia total de 1.100 megavatios hasta diciembre de 2006. En octubre de 2003 firmó un importante acuerdo con la sociedad Urbaenergía, integrada en el Grupo Dragados y dedicada a la gestión de energías renovables y cogeneración, para venderle durante los próximos cuatro años aerogeneradores por un volumen económico superior a los 430 millones de euros.

China. A finales de 2003 la incursión en el marcado chino da como fruto la conclusión de un contrato con la empresa china Gansu Jieyuan Electric Power Co. para el suministro, montaje y puesta en marcha de 14 aerogeneradores de 850 kw de potencia unitaria en el parque eólico Yumen (provincia de Gansu, en el Noroeste de China). La consecución de este contrato consolidó la implantación de Gamesa en China. Alemania. Por esas fechas compra el 100% de la empresa alemana EBV Management Holding por un importe de 4,85 millones de euros, tras recibir la aprobación de la Federal Cartel Office, organismo responsable de cuestiones de competencia. De esta forma, a comienzos del 2004 obtiene su primer contrato de suministro en Alemania, al firmar un acuerdo con la empresa Sowitec Projekt GMBH para la venta de 12 aerogeneradores en el parque eólico Innerigen, situado en el estado de Baden-Wünttemberg.

Debido principalmente a los ingresos del sector de energías renovables Gamesa Energía, el grupo industrial obtuvo un beneficio neto de 175,2 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 260% más que en el mismo periodo de 2002, en el que obtuvo 49 millones de euros. El importe neto de la cifra de negocio creció en ese periodo un 82% y se elevó a 1.080 millones de euros.

Por otra parte, la división aeronáutica completaba la compra de la empresa toledana Internacional de Composites Icsa (300 trabajadores, nacida a finales de los años ochenta como una joint venture entre Construcciones Aeronáuticas (CASA) y Santa Bárbara), perteneciente al grupo Mecanizados Aeronáuticos (Masa), con el objetivo de salir a Bolsa y de entrar en el grupo de empresas punteras en el desarrollo de los materiales compuestos. El beneficio por acción se situó en 2,49 euros frente al 1,67 de 2002. De esta forma, desde 1998 la compañía había incrementado su rentabilidad por título en un 58%.

En abril de 2004, Gamesa Eólica suscribió un contrato con la empresa china Ningxia Electric Power Group para el suministro, montaje y puesta en marcha de 24 turbinas eólicas de 850 kilovatios de potencia unitaria para la cuarta ampliación del parque eólico chino Helanshan, proyecto valorado en 10 millones de euros. Portugal. Dicho año otro contrato, éste con la empresa lusa Tecneira, le permite suministrar seis aerogeneradores de dos megavatios de potencia unitaria para instalar en el parque eólico de Fanhies de Lisboa.

EEUU. El 26 de marzo de 2004 Gamesa inauguró en el Estado de Illinois su primer parque eólico en los Estados Unidos, construido por su filial americana Mendota Hills LLC, parque eólico equipado con 63 aerogeneradores G52, de 800 kw de potencia unitaria, que suponen una potencia total de 50,4 megavatios. Además de en Illinois, la compañía desarrolló proyectos en Minnesota, Wisconsin, Dakota del Sur, Iowa y otros estados, todos ellos dirigidos y coordinados desde su oficina principal ubicada en Minneápolis. De forma complementaria, Gamesa Energía también implantó proyectos en el Suroeste del país, a través de su oficina en Texas.

El grupo Gamesa redujo dicho año sus beneficios en un 21,3% respecto a las ganancias de 135,8 millones de euros contabilizadas en el mismo período de 2003 debido a la concentración de veta de parques realizada a Iberdrola y Marubeni durante el primer semestre de 2003 . La cifra total de negocio se situó en 808,1 millones, un 8,3% más.

En 2004 obtiene dos nuevos contratos en Alemania por un valor superior a doce millones de euros, y otro en Portugal por un importe de cuatro millones: instala en Portugal cuatro aerogeneradores con una potencia de 5,7 megavatios. para la empresa Tecneira, y en Alemania acuerda con la empresa Maka Windkraft GMBH la instalación de diez aerogeneradores con una potencia de 8,5 megavatios.

Pero el empuje más significativo es el protagonizado en los EEUU mediante el anuncio, el 24 de agosto de 2004, en un acto celebrado en el Capitolio de Harrisburg, sede del gobierno de Pennsylvania -en el que tomaron parte el gobernador Edward G. Rendell; la secretaria de Protección del Medio Ambiente, Kathleen McGinty, y el Consejero Delegado de Gamesa, Juan Ignacio López Gandásegui-, de la instalación de una planta de alta tecnología para la fabricación de palas de aerogeneradores (molinos de viento), en Pennsylvania, primera planta productiva de la empresa vasca en el exterior. La instalación previó la creación de 500 puestos de trabajo, de los que 236 fijos. Gamesa acordó así mismo establecer sus oficinas centrales y de desarrollo para la costa Este americana en la ciudad de Philadelphia. Además de en esta orilla, Gamesa está también presente en el Medio Oeste de Estados Unidos, donde desarrolla proyectos en Illinois, Minnesota, Wisconsin, Dakota del Sur, Iowa y otros estados. Todos ellos dirigidos y coordinados desde su oficina principal ubicada en Minneápolis. Adicionalmente, Gamesa Energía también está desarrollando proyectos en el Suroeste del país, a través de su oficina en Austin (Texas). Puede decirse que, a partir de esta implantación, la compañía alavesa es el segundo fabricante eólico mundial.

A su vez, Gamesa Aeronáutica firmó nuevos contratos con Airbus para la fabricación y suministro a la filial alemana del consorcio aeronáutico europeo, en régimen de exclusividad, de componentes y elementos estructurales en fibra de carbono.

En octubre de dicho año inauguró, con el objetivo de instalarse en el Reino Unido, una delegación en la ciudad galesa de Newport. Gamesa Energy UK, filial de la empresa vasca para el mercado británico, cuenta con un equipo de profesionales especializados en la promoción de energía eólica y trabaja con 400 megavatios. Las instalaciones de Gamesa en Newport fueron inauguradas oficialmente con la presencia del ministro de Desarrollo Económico y Transporte de País de Gales, Andrew Davies, y del consejero delegado de la British Wind Energy Association, Marcus Rand, entre otros representantes institucionales británicos y españoles, así como responsables de la compañía vasca.

Gamesa Corporación Tecnológica obtuvo un beneficio neto de 221 millones de euros en 2004, lo que supuso un incremento del 10% sobre el resultado alcanzado en 2003. Durante el año anterior, además, la compañía aumentó su plantilla consolidada en 1.057 personas hasta alcanzar 7.221 trabajadores. Por actividades, Gamesa Energía desarrolló en 2004 un total de 445 megavatios. En su actividad de venta de parques eólicos, facturó 557 megavatios y, al finalizar el ejercicio, tenía una cartera de proyectos de 16.551 megavatios en diferentes fases de desarrollo.

En febrero de 2005, Gamesa Eólica suscribió un contrato con la empresa francesa Française d'Éoliennes, por valor de casi 28 millones, para el suministro de aerogeneradores en los próximos cuatro años, con una potencia total de 80 megavatios. Ese mismo mes, Gamesa Aeronáutica firma un contrato con Boeing para el desarrollo de la ingeniería de un gran avión de carga, el 747 Large Cargo Freighter. El programa comportó que cerca de 140 ingenieros de la planta vitoriana de Gamesa se dedicaran en exclusiva, y durante al menos un año, al desarrollo de la tecnología necesaria para que el avión pudiera abrir su cola y dejar el camino expedito a la carga.

La firma de este contrato coincidió, sin embargo, con la presentación la víspera por parte de Gamesa Aeronaútica a los sindicatos de un plan de reestructuración, denominado Prega, para hacer frente a la caída en los pedidos y la falta de rentabilidad, mediante la recolocación de trabajadores, la concentración de plantas y un severo ajuste de costes descartando, al menos inicialmente, la puesta en marcha de medidas drásticas de ajuste de empleo, el cierre de plantas o la deslocalización de las que posee en Álava.

Con la rival europea de Boeing, Airbus, Gamesa Aeronáutica firmó a finales de febrero de 2005, en la planta de Airbus en Getafe (Madrid), un acuerdo de intenciones que establecía el marco de trabajo y de participación en el nuevo programa A350, participando a riesgo compartido en el Airbus A380 con estructuras tan notables como la metálica del fuselaje del avión.

En marzo de 2005, Gamesa llegó a un acuerdo con los socios de la empresa vizcaína Especial Gear Transmissions (E.G.T.), para ejecutar la opción de compra que tenía sobre el 100% de su capital por 1.385 millones de euros. Gamesa Wind US, filial de Gamesa Eólica, firmó ese mismo mes un contrato para el suministro de 25 aerogeneradores para un parque eólico de la empresa Babcock & Brown situado en California (EEUU).

En el primer trimestre de 2005 Gamesa había logrado un beneficio neto de 54.381 millones de euros, frente a los 16.161 del mismo trimestre del 2004, lo que supone un aumento del 236%.: su plantilla media era de 7.915 trabajadores.

Gamesa alcanzó, en junio de 2005, un acuerdo con los propietarios de la empresa burgalesa Fundición Nodular del Norte para ejecutar la opción de compra sobre la totalidad del capital de la compañía, poseedora de una gran experiencia en la fundición nodular de piezas eólicas. El 14 de noviembre de 2005 la empresa vitoriana refuerza su presencia en Ásia; Gamesa Eólica entra de lleno en el mercado chino con la implantación de una fábrica de aerogeneradores y la obtención de contratos para la instalación de una potencia total de 302 megavatios, con un valor económico superior a 160 millones de euros, lo que supone el mayor compromiso de venta de equipos eólicos realizado por una empresa en el gigante asiático hasta esa fecha. Se trata de cinco nuevos contratos con empresas subsidiarias de la sociedad china Long Yuan Electric Power Group Corporation, perteneciente al grupo China Guodian Corporation, para el suministro, supervisión y puesta en marcha de 355 aerogeneradores. La fabricación de estos equipos, así como su montaje, se realiza en la planta que Gamesa construye en la provincia de Tianjin, en la costa este de China, a 130 kilómetros de Pekín.

Avanzado noviembre Gamesa Wind US firma un contrato con la firma Horizon Wind Energy, empresa de promoción eólica propiedad de Goldman Sachs, para el suministro de hasta un total de 600 megavatios a diversos parques eólicos en Estados Unidos de toda la gama de los aerogeneradores Gamesa G8X-2.0 megavatios: Gamesa G80, Gamesa G83, Gamesa G87 y Gamesa G90, que se producen prácticamente en su totalidad en las plantas que la firma vasca tiene en Pennsylvania (EE UU).

La firma de este contrato fortaleció la posición de Gamesa Wind US en Estados Unidos, mercado prioritario, junto con China, en el proceso de internacionalización de Gamesa.

Escandinavia. Gamesa Energía firmó el 24 de noviembre de 2005 su entrada en el mercado eólico de Escandinavia con un contrato con la compañía eléctrica sueca Vattenfall para la instalación de 200 megavatios.
Venta de Gamesa Aeronáutica.
Dada la dinamicidad del sector energético -al alza y en el que la empresa alavesa posee una buena cuota de mercado- y la errática tesitura del sector aeronáutico, a comienzos del 2006, el grupo industrial Gamesa Corporación Tecnológica firmó en marzo de 2006, por medio de la Corporación IBV a la que pertenece- que fue creada en 1991 por Iberdrola y el BBVA -, un acuerdo de exclusividad hasta el 26 de abril de ese año con Caja Castilla-La Mancha Corporación para la venta de su filial Gamesa Aeronáutica.

Archivo AUÑAMENDI