Toponimoak

Señorío de Bertiz

Lugar del municipio de Bertizarana, partido judicial de Pamplona, Navarra. Ocupa una extensa zona que va aproximadamente desde los 2° 03' a los 2° 06' 30" y de los 43° 09' a los 43° 12', en una región montañosa. Está situado entre las zonas norte del valle de Baztan, Bertizarana y sur de Cinco Villas o Cuenca Baja del Bidasoa. Esta región ocupa una gran extensión de tupida masa forestal de cuya conservación y explotación se ocupa la Excma. Diputación Foral de Navarra y por sus características naturales la hace muy apreciada por veraneantes y turistas. Su acceso se realiza desde Oronoz-Mugairi (Baztan), 151 m., a 45 km. de Pamplona. Baña sus tierras el río Txiko que se une al Bidasoa en Repazea. Tiene una muralla rocosa que se dirige hacia el norte por las cumbres de Suspiro, Ezkirin, Aizkolegi y Otegi hasta llegar al término de las Cinco Villas. Limita con Oronoz, Oieregi, Narbarte y montes de Sumbilla.



1960: 34 h.; 1970: 2; 1981: 22.
7; 1800: 14 personas que habitaban en tres casas.
Villa señorial del valle de Bertizanana, mer. de Pamplona, reino de Navarra.
Fue un señorío perteneciente a los Bertiz, que poseían en él una casa fuerte, en nuestro siglo palacete precedido de extensos jardines. Fueron señores de esa fuerte mansión, que hoy no pasa de palacio, después de Don Pedro Miguel (Micheto) de Bertiz en fines .del s. XIV, Don Miguel de Bertiz, merino de las montañas; Don Pedro Périz de Bertiz, alcaide de Goraino; Don Miguel de Bertiz, en los comienzos del s. XV; Don Miguel Martínez en 1431; Don Petri Sanz en 1461; Don Juan Périz en 1474; Don Juan Périz en 1560; Don Antonio Barragán y Bertiz en 1665; y Don Juan Francisco Alduncin y Bertiz en 1723. (J. Alt.). En 1665 Don Antonio Barragán y Bertiz se titulaba señor de este pueblo y adquirió la jurisdicción de él por 300 ducados que dio al rey. En el s. XIX pertenecía al marqués de Besolla, que ejercía por medio de un alcalde la justicia criminal.

Parque Natural, perteneciente a la Diputación Foral de Navarra, de más de 2000 hectáreas de superficie. Está enclavado dentro del valle que le da nombre, en el término de Oieregi. Bañado por las aguas del río Bidasoa. Pertenece a la tipología de bosque atlántico con una vegetación formada por robledales y hayedos. El parque natural se divide en dos zonas. Por una lado, la perteneciente al Jardín Botánico y por otro, la del Bosque. En la primera de ellas, atravesada por el río Bidasoa, destaca un palacio del siglo XVII y alberga en su terreno más de 100 especies arbóreas, tanto autóctonas como exóticas. También existe un Centro de Interpretación de la naturaleza. La segunda, de mayor amplitud, se extiende por un terreno montañoso de bosque atlántico.

Palacio principal. Es un edificio barroco construido en la primera mitad del siglo XVII. Muy bien restaurado, tiene forma de bloque horizontal con fachada enlucida y cadenas de sillar en esquinas y ventanas. Dispone de tres niveles que rematan en un gran alero de madera que recorre todo el perímetro del edificio. La cubierta es a dos aguas y, sobre la misma, se disponen varias ventanas en forma de mansarda. En el piso inferior, se abre una sencilla portada de medio punto, entre pilastras, a cuyos lados se sitúan simétricamente dos ventanas y dos puertas rectas. En los niveles central y superior se emplazan cinco balcones rebajados. En el jardín del palacio, en frente de la portada, se halla una fuente circular realizada en el siglo XIX.

La Capilla. Se trata de un pequeño edificio construido en el siglo XVIII, muy bien integrado en este entorno natural. Situada en las inmediaciones del palacio, constituye un pequeño bloque horizontal de muros enlucidos, cubierta a dos aguas y portada de medio punto. En un costado se aprecia una puerta de hierro de estilo modernista, decorada con motivos vegetales, mientras que sobre la zona de los pies se alza una sencilla espadaña. Del mismo periodo y estilo es el alicatado del muro de la Epístola, con azulejos de múltiples colores que, otorgan luminosidad y juegos de luces al edificio.

Dentro de este complejo en la naturaleza existen otras edificaciones como la Casa Tenientxea y algo más alejado, el palacio Aizkolegi. Conjugando la integración urbana en el paisaje, aparecen zonas ajardinadas de clara inspiración y estructura japonesa, además de senderos y glorietas.

Fernando GARCIA NIETO (2007)

Desde 1421 gozaba de escudo nobiliario de los Sres. de Bertiz, concedido por el rey Don Carlos III en el s. XV, escudo que simboliza la atracción persuasiva demostrada por Micheto de Bertiz en el desempeño de una delicada comisión que el monarca había conferido a éste cerca de los embajadores de Francia e Inglaterra y del duque de Borgoña. El escudo que actualmente ostentan dicho palacio y el mismo valle de Bertiz-Arana representa a una sirena sobre ondas de plata con un espejo en una mano, cabellera ondulante y un peine en mano diestra.
La iglesia era de patronato del marqués de Basolla.

Idoia ESTORNÉS ZUBIZARRETA