Toponimoak

OQUINA

La mayor parte de su casco urbano se halla edificado sobre terrenos constituidos por calizas (biosparruditas), calizas arrecifales, biolitita de coral y calizas dolomitizadas. El resto de sus edificios está construido sobre terreno de calizas, dolomías y arenas. Al NO. de la localidad se alza el monte Palogán, en el que encontramos los mismos terrenos que en el casco urbano de Oquina.
Censos. 1800: 10 vecinos; 1910:74 h.; 1960: 57 h.; 1970: 32; 1978: 29; 1981: 18; 1983: 18.
1900: 20.
Castellano. Se desconoce la fecha en que se perdió el euskera. A fines del s. XVIII esta localidad pertenecía a la Vicaría de Vitoria, de la cual se dice en un documento: «hablan el idioma bascongado muchos pueblos de la Vicaría de Vitoria» (Varios: «G. H. L. V.», Auñam., 1960, t. I, pp. 61-66).
Parroquia de la Asunción. De origen medieval, época de la cual quedan restos al exterior en dos ventanales románicos y en la portada protogótica de mediados del s. XIII, que se abocina en siete arquivoltas en su mayor parte baquetonadas o con decoración vegetal. Recaen en una imposta muy ornamentada y dos juegos de tres columnas con basa de garras y capiteles de hojas de acanto en dos planos y figurados, destacando una escena cinegética y el rostro de una dama tocada. Un pórtico rústico protege la portada. La torre, cuadrada en planta, es de tres cuerpos, datando el último del año 1884. El interior, rectangular, se divide en tres tramos, abriéndose el primero en dos pequeñas capillas a cada lado. Cubre éste con terceletes y ligaduras con sus claves y el resto con terceletes y combados y las claves decoradas. Es obra del s. XVI. Los apeos son ménsulas y pilastras en el arco toral. El retablo mayor fue rehecho en el s. XVIII, pero conserva elementos del anterior, de principios del s. XVII, como: las cuatro columnas torsas que articulan el cuerpo central, las del ostensorio, los relieves de los evangelistas de la predela y todas las tallas, excepto la de la titular. Resalta especialmente el grupo del Calvario. Los laterales, de idéntica factura, corresponden a la segunda mitad del s. XVIII, dedicados a la Virgen del Rosario, del s. XVII y a San Francisco Javier. En el pueblo existieron además, las siguientes ermitas desaparecidas: San Cristóbal, San Cristóbal Zarra y San Sumate. El caserío de esta localidad se estructura en torno a dos alineaciones ortogonales, una coincidente con uno de los caminos que discurre paralelo al caudal del río Molino (calle Real), y otro que discurre de E. a O. (calle Piruleta); el caserío, asimismo, se ve dividido de forma natural por el cauce del Molino. En línea con la iglesia, orientando sus fachadas anteriores al S. y las posteriores a la calle Piruleta, se encuentra un conjunto de severas construcciones rústicas; una de éstas, en su planta alta, muestra en sus distintos alzados, entramado relleno de mampuesto ordinario y ladrillo macizo. Frente a las anteriores, se halla una de las casas blasonadas del lugar. Tiene anexionadas una serie de construcciones auxiliares, así como la era, que se desarrolla al O. de éstas. Atravesando el río encontramos una casa con amplia fachada y huerto delante; encima del ingreso, escudete con las armas de los Gaonas. La casa n.° 9 de la calle Piruleta tiene la fachada dispuesta en hastial, a mediodía; trechos de los esquinales, de sillería; anárquica y variada disposición de vanos de diversas épocas. En la parte posterior, se desarrolla la era y típico cobertizo triangular.
Relatos de genios y de apariciones. Ref. J. M. de B.: HE. M. e. l. M. P. V.», t. IV, p. 118, 122.
Hermandad realenga de la cuadrilla de Vitoria. Constaba solamente de la villa de su nombre, y estaba representada en los congresos de provincia por el procurador de Vitoria. Su gobierno lo constituían un alcalde ordinario, su teniente y un regidor. (Ref. «D. G. H. R. A.», t. II, p. 199). En la actualidad pertenece a la hermandad de Bernedo, cuadrilla de Campezo-Montaña Alavesa/Kanpezu-Arabako Mendialdea.
A comienzos del s. XX tenía una escuela pública mixta.
La «Ronda del Rosco». Antigua tradición que se celebra el 10 de julio, festividad de San Cristóbal. Tras la procesión del Santo, los mozos del pueblo recorren las calles en ronda, repartiendo los «roscos», barras y bollos de pan adornados con dulces que llevan en cestos y en lo alto de palos y aperos de labranza.
El 21 de abril de 1974 se celebró la «I Subida Automovilista a Oquina», que ganó Marc Etchebers.
Nombre. Aparece como Okina en doc. de l025 citado en el «C. S. M.» del mismo año; Oquia en doc. de 1257 citado en «Revista de Archivos..» de los años 1907 a 1909; Oquina en doc. de 1258 reproducido en la p. 73 del t. I de «Historia civil de Alava» (1926) de Landázuri; Ocina en doc. de 1694 citado en el Libro de Fábrica de Gauna. El apellido del mismo nombre aparece como Oquina (Martínez de) en doc. de 1404 en p. 10 del t. IV de «Colección de Cédulas, Cartas..» del archivo de Simancas realizado por Tomás González. [Ref. G. L. G., «B. I. S. S.» 1969 p. 58].
Prehistoria. En 1913, Enrique de Eguren descubrió en término de Oquina un túmulo dolménico. Restos de osamentas humanas; trozos de cerámica y puntas de flecha.
Noticias Medievales. En el inventario que hace el abad Mirón de los bienes del monasterio de San Martín de Albelda por los años de 1094= 1108, se dice expresamente que el rey Sancho IV, el de Peñalén, dio en el año 1073 a San Martín la iglesia de Santa María de Oquina con todas sus pertenencias. Ahora bien, en el n.° 47 del Cartulario de Albelda, al que remite A. Ubieto Arteta desde el referido pasaje del inventario de 10941108, nada se dice de la concesión por el rey Sancho IV de tal iglesia de Santa María de Oquina. ¿Se haría la donación de tal iglesia de Santa María de Oquina? ¿Se haría la donación de esta iglesia mediante otro instrumento que no figura en el actual Cartulario? El inventario obra en el Archivo de la Colegial de Logroño (n.° 5, copia carolina del s. XII). [Ref. Cartulario de Albelda, edic. de A. Ubieto Arteta, Valencia 1960, pp. 157, 115-117].
En 1800 estaba bajo la jurisdicción de la diócesis de Calahorra, y pertenecía a la vicaría de Vitoria y al arciprestazgo de Armentia. Ref. «Diccionario Geográfico-Histórico de la Real Academia», t. II, p. 199).