Literatos

Mendiguren Elizegi, Xabier

Xabier Mendiguren Elizegi nació en Beasain (Gipuzkoa) en 1964. Se aficionó al eusquera de joven, y cursó estudios de Filología Vasca en Vitoria-Gasteiz (UPV) y de Filología Hispánica en la UNED. Comenzó a colaborar en algunas revistas con apenas veinte años, y desde la década de los 80 trabaja como editor en la editorial Elkar. Es uno de los autores vascos contemporáneos más prolíficos: durante la última década, ha publicado prácticamente una obra por año. Mendiguren ha trabajado la mayoría de los géneros literarios: el cuento, la novela, la literatura infantil y juvenil, la autobiografía, el teatro, etcétera. Asimismo, ha ganado numerosos premios como el Telesforo Monzon, el Lizardi, el Toribio Altzaga, el Bizenta Mogel, el Tene Mujika, el Donostia Hiria o el Pedro Inazio Barrutia.

Xabier Mendiguren Elizegi comenzó a publicar novelas en la década de los 90. Precisamente, en 1994 ganó el premio de novela Txomin Agirre con el trabajo Bekatuaren itzala [=La sombra del pecado]. El protagonista es un cura recién nombrado que tiene que hacer frente a la atracción sexual que le provocan una sacristana y su hija, viéndose obligado a librar una lucha constante contra el pecado carnal.

La novela Berriro igo nauzu [=Me has vuelto a subir] se publicó en 1997, y es considerada una de las mejores obras del beasaindarra. El título está tomado de un poema de Lizardi, y la novela narra los primeros días tras el regreso a casa de Joxe Garmendia "Marmitte", ex-miembro de ETA que ha pasado dieciocho años en la cárcel. La crítica destacó el uso de la segunda persona en la narración. Probablemente, Berriro igo nauzu ha sido la novela más ambiciosa de Mendiguren, y tuvo buena acogida entre la crítica y los lectores vascos.

Un año después de Berriro igo nauzu apareció Gure barrioa 1975 (1998) [=Nuestro barrio, 1975]. A pesar de ser una obra breve, su mención es indispensable dentro de la evolución narrativa de Mendiguren, y es que con ella abrió el camino que desarrollaría a lo largo de varios años: el camino de la memoria de la infancia y la juventud, que en numerosas ocasiones tiene tintes autobiográficos. Gure barrioa 1975 está ambientada en un entorno callejero y cuenta parte del día a día de varios jóvenes de once años: las primeras relaciones entre chicos y chicas, algunos reflejos de la situación política del tiempo, etc. La comparación entre la biografía del autor y la de los protagonistas es inevitable.

En 1999 se publicó Nerabearen biluzia [=La desnudez del adolescente], donde el autor introdujo un mayor contenido autobiográfico, dejando menos espacio para la ficción. Mendiguren regresó a la época en la que tenía entre 14 y 18 años y construyó la trama del libro en torno a las preocupaciones amorosas, religiosas y literarias que vivían los jóvenes de su edad.

Con la llegada del siglo XXI pareció el libro Errekarteko koadernoa (2001) [=El cuaderno de Errekarte], obra de difícil clasificación al hallarse entre los límites de la autobiografía, el ensayo y la novela. Mendiguren optó por regresar a los años de su infancia, pero no para recrear el ambiente vivido, como ya había hecho en algunas novelas anteriores, sino para rememorar el caserío de su difunto abuelo: Errekarte Haundia. El beasaindarra combinó recuerdos, reflexiones y algunos textos de otros autores para estructurar la obra, y la figura del abuelo no es más que una excusa literaria para reflexionar acerca del mundo en que vivieron sus antepasados. Al mismo tiempo, queda reflejado en la obra el proceso de escritura de la misma.

Mendiguren retomó sus recuerdos de juventud en su siguiente obra: Uda betiko balitz (2003) [=Si el verano fuera para siempre]. La novela narra el desarrollo de un joven protagonista a lo largo de tres veranos (el de 1976, el de 1978 y el de 1980). En la medida en que transcurren dichos veranos, el autor muestra la evolución vivida por el protagonista: los niños que pasaban el día de travesura en travesura en 1976 serán los monitores responsables en 1980 que deberán andar detrás de los nuevos niños traviesos.

Arbelaren gainean [=Sobre la pizarra] se publicó en 2004 y, por decirlo de algún modo, complementa a Errekaren gainean. Es difícil concretar cuál es el tema principal de Arbelaren gainean, y es que el autor entrelaza constantemente diversos temas, historias, reflexiones, comentarios y textos. La madre de Mendiguren nació en Itsasondo (Gipuzkoa), y esa es, precisamente, la geografía común a todos los personajes importantes en torno a los que se articula la obra. El mismo título está también unido a ese pueblo guipuzcoano, y es que en dicha localidad había varias canteras de piedra pizarra. Al igual que sucede con Errekarteko koadernoa, es muy difícil clasificar dentro de un único género literario Arbelaren gainean, hecho que suma interés a la obra a la hora de analizar y desarrollar las opciones que la hibridación de géneros proporciona.

Tras Arbelaren gainean, transcurrieron tres años antes de la publicación de la siguiente novela de Mendiguren: Elvis hil zen urtean (2007) [=El año en que murió Elvis], libro en el que volvió a utilizar sus recuerdos de juventud para escribir sobre la amistad cuyo protagonista se llama Jose Inazio Etxezarreta.

Transcurridos otros tres años, Mendiguren optó por abandonar la senda del recuerdo como eje para su novelística, y publicó 1002. gaua (2010) [=La nóche número 1002]. Se trata de una obra ambientada en el siglo XVI en la que se cuentan las andanzas de Chiara, la hija del dogo de Venecia. Se trata de una novela de aventuras, en la que se narra la boda entre Chiara y Simeon, el príncipe de Dalmacia. Tras la ceremonia, Chiara descubre algunos aspectos un tanto extraños de su marido, y opta por huir. Sin embargo, es capturada por los piratas, que la llevan rumbo a África.

En 2011, por otro lado, pareció Sakoneta. El proceso de publicación no fue el rutinario, ya que la obra se publicó inicialmente por entregas en Sustatu.com. Dicha forma de publicar permitió un intercambio constante de opiniones y sugerencias entre el autor y los lectores, todo ello a tiempo prácticamente real. El autor recuperó al protagonista de Berriro igo nauzu para esta nueva obra.

La primera colección de cuentos de Xabier Mendiguren Elizegi fue Sei ipuin amodiozko (1986) [=Seis cuentos de amor], y el título de la misma resume bien el contenido de la obra: se trata de seis relatos cuyo hilo temático de unión es el amor. Sin embargo, al contrario de lo que se podría esperar, no se trata de un amor convencional, sino de un amor con tintes claramente macabros. Es digna de mención la capacidad del autor para sorprender al lector, principalmente, al final de cada relato. Dicha habilidad fue empleada, además, en obras posteriores.

Seis años más tarde apareció la colección Hamalau (1992) [=Catorce], de gran simetría. El libro está compuesto por seis relatos unidos a la cotidianidad, y se repiten algunas de las características ya aparecidas en la primera obra del autor: la ironía, situaciones patéticas, tensión, narrativa ágil, etcétera.

A mediados de la década de los 90, Mendiguren publicó dos nuevos libros de relatos: Opor ezberdinak (1996) [=Vacaciones distintas] y Ene dama maite hori (1996) [=Mi querida dama]. Sin embargo, con ellos no obtuvo el reconocimiento logrado con sus primeras obras, y transcurrieron siete años antes de la publicación de una nueva colección de relatos: 16 ipuin amodiozko (2002) [=16 cuentos de amor]. El libro tiene cuatro capítulos principales, y basta situar uno tras otro los títulos de dichos capítulos para hacerse una idea del contenido del libro: "Seis cuentos de amor", "Otras seis perversiones", "Un pastiche" y "Tres historias voyeurs". 16 ipuin amodiozko es la versión corregida y aumentada del primer libro de relatos de Mendiguren, y en ella reaparecen algunas técnicas y tendencias como la heterogeneidad de los cuentos en cuanto al punto de vista o la intención constante de sorprender al lector. La mayoría de los cuentos que componen 16 ipuin amodiozko fueron escritos en las décadas de los 80 y los 90, y al final del libro Mendiguren añadió un post-scriptum en el que comenta el origen de cada relato.

Errautsen distira (2002) [=El brillo de las cenizas] es un libro distinto que recoge cuatro narraciones de cierta extensión, unidas por un mismo hilo conductor: la historia de Euskal Herria en el siglo XX. El autor explica que el punto de partida de cada una de ellas es real, que se trata de historias escuchadas a otros que él ha transformado según sus necesidades literarias.

En 2005 Mendiguren retomó el tema amoroso en Bihotz gosetien kluba [=El club de los corazones hambrientos]. El libro está formado por cinco narraciones de distinta longitud en cuyo origen hallamos el mismo elemento: personajes solitarios que no pueden saciar los deseos de su corazón. Precisamente, esa insaciabilidad es origen y motor de las cinco historias. Un año después apareció Arima enkoniatuak (2006) [=Almas encoñadas], obra compuesta por cuatro cuentos en la que se percibe el eco de Bihotz gosetien kluba, si bien existen algunas diferencias importantes: el final de cada cuento, por ejemplo, quedaba de mano de la libre interpretación en el primer libro, mientras que en el segundo no hay lugar para la libre interpretación.

Últimamente, Mendiguren ha publicado los libros de relatos Bizitza homeopatikoak (2008) [=Vidas homeopáticas], Lurmentzean (2009) [=Al derretirse la nieve] y Vikingoen sorterrira (2010) [=Hacia la patria de los vikingos]. El primero de ellos compila dos cuentos largos: el protagonista del primero de ellos es un vendedor de libros vasco, y la del segundo una traductora que trabaja en el parlamento de Bruselas. Vikingoen sorterrira, por otro lado, es el libro de relatos más amplio de Mendiguren, ya que tiene algo más de 300 páginas en las que se recogen seis relatos largos construidos en torno a algunos hechos graves.

Xabier Mendiguren Elizegi escribió la mayor parte de sus obras de teatro entre las décadas de los 80 y los 90: Kanpotarrak maisu-Kultur ministrariak ez digu errukirik (1987) [=Los forasteros son los jefes-El ministro de cultura no se compadece de nosotros], Publikoari gorroto (1987) [=Odio al público], Pernando, bizirik hago oraindio (1989) [=Pernando, todavía vives], Ankerki (1993) [=De mala manera], Garaia(a) da Euskadi /(1993) [=Garaia es Euskadi] e Hilerri itxia (1995) [=El cementerio cerrado]. Tras publicar todas ellas, Mendiguren no volvió a publicar obra de teatro alguna hasta diez años después, momento en que aparecieron Telesforo ez da Bogart (2003) [=Telesforo no es Bogart] y Heroien gaua / Amodioaren ziega (2004) [=La noche de los ídolos / La mazmorra del amor]. Sin duda alguna, la pobre situación que vive el teatro en Euskal Herria debió de tener algo que ver en dicho lapso de diez años, y es que, además de ser escasos los lectores de obras de teatro, los problemas para representar dichas obras suelen ser insalvables. Además, hay que tener en cuenta el reducido número de espectadores que suele acudir a dichas representaciones. El trabajo Publikoari gorroto fue presentado por el propio autor en el apartado dedicado a la crítica literaria que él mismo escribía en la revista Argia.

Xabier Mendiguren Elizegi ha mostrado en numerosas ocasiones que nada muy a gusto en las aguas de la literatura infantil y juvenil. Ha escrito numerosas obras destinadas a ese público, y es notorio el éxito que muchas de ellas han logrado entre los lectores. Desde que en 1987 apareció Estitxuk pirata izan nahi du [=Estitxu quiere ser pirata], el beasaindarra ha publicado una veintena de trabajos para niños y jóvenes, entre los que destacan obras como las siguientes: Joxemeren ohelikopteroa (1988) [=El helicóptero-cama de Joxeme], Negu gorriko lagun berriak (1988) [=Los nuevos amigos del crudo invierno], Joxemeren ohelikopteroa eta kupel artomikoa (1989) [=El helicóptero-cama de Joxeme y la barrica atómica], Josemevski astronauta (1990) [=Josemevski el astronauta], Joseme eta eroen ohelikopteroa (1991) [=Joseme y el helicóptero-cama de los locos], Puxkin (1991), Telejoxeme (1992), Zergatik kantatzen du txantxangorriak? (1997) [=¿Por qué canta el petirrojo?], Obsexuen kluba (1997) [=El club de los obsexos], Kanibalen kaiola (1998) [=La jaula de los caníbales], Txakurraren alaba (2000) [=La hija del perro], Kosk egiten dut (2001) [=Muerdo] o Karakolaren barruan (Elkar, 2005) [=Dentro de la caracola].

Dentro de la vía abierta por las nuevas tecnologías, Xabier Mendiguren Elizegi publicó, casi a diario, un artículo en Internet, a través de su blog. Sin embargo, buscando superar el marco digital, preparó dos compilaciones con dichos artículos: Egunen harian (2995) [=En el hilo de los días] y Paperjalearen dieta (2006) [=La dieta del comepapeles].

Para finalizar, cabe mencionar que el estilo empleado por Xabier Mendiguren Elizegi es un estilo ágil y simple. Maneja con gran habilidad la lengua y los distintos registros y, consciente de ello, saca el máximo partido posible de dichas habilidades. El lector corre por las páginas sin tropezón alguno, y los diálogos gozan de gran vida y realismo.

  • ANTZA, Mikel. "Sei ipuin amodiozko". Susa. 1986, 11.
  • Armiarma. Literaturaren zubitegia. "Xabier Mendiguren Elizegi ". [Fecha de consulta: 15 de noviembre de 2011].
  • AYERBE, Mikel. "Vikingoen sorterrira. Gutxirekin asko edo askorekin gutxi". Berria. 2010-03-21.
  • ESTANKONA, Igor. "Telesforo ez da Bogart. Zorakeria ederra". Deia. 2003-07-01.
  • KORTAZAR, Jon. "Errautsen distira". El País. 2002-07-29.
  • KORTAZAR, Jon. Euskal literatura XX. mendean. Zatagoza: Prames, 2003.
  • MENDIGUREN ELIZEGI, Xabier. "Publikoari gorroto. Errealista eta orekatua (batzutan)". Argia. 1988-02-21.
  • MENDIGUREN ELIZEGI, Xabier. Sakoneta. Sustatu. [Kontsulta data: 2011ko abenduak 21].
  • OLAZIREGI, Mari Jose. Euskal eleberriaren historia. Bilbo: Labayru Ikastegia & Amorebieta-Etxanoko Udala, 2002.
  • ROJO, Javier. "Berriro igo nauzu. Etxeratzean". El Correo. 1997-12-31.
  • ROJO, Javier. "Vikingoen sorterrira. Bestearen begirada". El Correo. 2010-05-29.