Políticos y Cargos Públicos

Ansó Zunzarren, Mariano Fructuoso

Personalidad política nacida en Pamplona el 21 de enero de 1899 en el seno de una familia liberal. Murió en Pamplona el 29 de agosto de 1981.

Cursó estudios en el colegio de los Escolapios de Tafalla y posteriormente en Pamplona. De ahí pasó al colegio de los Maristas y obtuvo el título de bachiller en el instituto de Pamplona.

Licenciado en Derecho en 1921, durante su juventud compaginará su formación como abogado con la vocación de dramaturgo. En abril de 1919 estrenará en el teatro Gayarre de Pamplona su primera obra, una comedia dramática titulada Redimirse, a la que seguirán otras más hasta 1921, año en el que será movilizado. Se iniciará en la abogacía como pasante de Joaquín Beaunza, jefe de la Minoría Vasco-Navarra en las futuras Cortes Constituyentes de la República. Durante los años de la dictadura de Primo de Rivera ejercerá como defensor de algunos destacados dirigentes anarquistas, como Juan García Oliver, futuro Ministro de la República y Aurelio Fernández, posteriormente nombrado Jefe de la Jefatura de Orden Público de Barcelona. Su nombre será propuesto por Genaro Larrache como concejal de Pamplona, cargo que declinará ante el Gobernador Civil, declarándose republicano e inscribiéndose en el Partido Republicano Autónomo de Pamplona.

En diciembre de 1930 será detenido a raíz de los sucesos de la sublevación militar de Jaca, a pesar de no estar implicado al parecer en el asunto. En 1931 funda con otros republicanos navarros el semanario "La República" y participa en otros proyectos periodísticos de este signo, como "Democracia, Diario de la República".

En las elecciones del 12 de abril de 1931 formará parte de la candidatura republicano-socialista, que obtendrá la mayoría en Pamplona y participará como orador en el acto de proclamación del nuevo régimen desde el ayuntamiento de la capital Navarra. Fue nombrado por la Gestora de la Diputación miembro de la ponencia creada el 13 de mayo de 1931 para la elaboración de dos proyectos de Estatuto de Autonomía, el vasco-navarro y el exclusivamente navarro. Será elegido alcalde de Pamplona.

En las elecciones a las Cortes constituyentes saldrá nuevamente elegido diputado, junto con el también republicano Emilio Arazola, circunstancia que hará que presente su dimisión como Alcalde. Una vez incorporado a la vida parlamentaria, donde trabará amistad, entre otros, con los socialistas Juan Negrín, Julián Besteiro y Luis Araquistain, solicitará su entrada en el partido Acción Republicana. Será uno de los testigos de excepción de los tumultuosos acontecimientos de este periodo, entre ellos el encarcelamiento de Manuel Azaña, de quien será colaborador y amigo.

En febrero 1936 volverá a presentarse a las elecciones, esta vez por Gipuzkoa, encabezando la candidatura de republicanos, socialistas y comunistas. En ellas obtendrá acta de diputado, junto con el socialista Miguel Amilibia. Ya como nuevo parlamentario, será designado representante de Izquierda Republicana (formación nacida de la fusión de Acción Republicana, El Partido Radical-socialista y el Partido Republicano Autónomo) para la comisión de la revisión de las actas electorales y la comisión de guerra. Su nombre será uno de los barajados como posible titular de la cartera de Guerra que finalmente volverá a ocupar Casares.

Al estallar el conflicto regresará a San Sebastián a través de Barcelona y Pau. Desde Zarautz trasladará a su familia a San Juan de Luz y seguirá de cerca el acoso contra Irun. Tras la caída de Gipuzkoa regresará a Madrid en donde recibirá el encargo de Azaña de trasladar diversa documentación (entre ella, sus propias memorias) desde el Alicante a Francia. Poco más tarde se dirigirá a Barcelona y de allí hacia Valencia en noviembre de 1936.

Durante el primer Gobierno de Juan Negrín, Ansó, amigo personal del presidente, será nombrado subsecretario del Ministerio de Justicia, cuya cartera ostentaba Manuel Irujo. Durante este periodo hubo de enfrentarse a importantes procesos, como el iniciado contra el Partido Obrero de Unificación Marxista, (POUM) por los sucesos de Barcelona, y la posterior desaparición de Andreu Nin. La aceptación de su nuevo cargo tendrá una importante contestación en el seno de su partido, Izquierda Republicana, que exigirá su dimisión. Este hecho llevará a Negrín a presentar la dimisión de su gobierno al presidente de la República, Manuel Azaña, que no será finalmente aceptada.

Ansó será nombrado miembro de la comisión, junto con Jiménez de Asúa, Giral y el propio Negrín, que se desplazará a la reunión de la Sociedad de Naciones, y que tratará, sin éxito de forzar la reelección de España en dicho organismo. En diciembre de 1937 será nombrado Ministro de Justicia, en sustitución de Manuel Irujo, y asistirá en primera persona a la crisis desatada entre Negrín y Prieto. Los problemas surgidos en el gobierno harán que presente la dimisión a los pocos meses de su nombramiento, aunque permanecerá al lado de Negrín, quien le ordenará su paso a Francia, acompañado de su secretario Javier Domezáin. Una vez allí se instalará en Pau, donde asistirá a la llegada de miles de refugiados españoles y posteriormente a la invasión de las tropas alemanas. Desplazado a Le Mans por las autoridades oficiales será puesto a custodia del comandante Cordier. Allí conocerá el desastre de Dunkerque, la evacuación de Paris y el traslado del gobierno a Burdeos, a donde se dirigirá poco después, camino de Pau. Tras el armisticio del 21 de junio de 1940 se verá obligado a refugiarse en Niza, donde coincidirá con otros exiliados, entre ellos Miguel Maura y el diputado Republicano Joaquín Lacasta. En esta ciudad será detenido a instancias del gobierno de Vichy y sufrirá un intento de secuestro por parte de agentes al servicio del gobierno de Franco.

En la primavera de 1941 volverá a ser nuevamente detenido como consecuencias de una demanda de extradición y encarcelado, primero en la prisión de Niza y más tarde en la de Aix-en-Provence. La causa seguida contra él le responsabilizaba de las torturas infringidas contra los presos de la cárcel de Barcelona, durante el periodo en que había sido Ministro de Justicia. Tras la vista celebrada el 12 de mayo de 1941 quedará en libertad, pese a lo cual recibirá una orden verbal para su confinamiento en un campo de concentración, una medida que la Prefectura nunca llegó a aplicar. El 22 de junio de ese año, tras la invasión de la Unión Soviética por las tropas de Hitler, será nuevamente detenido durante un breve periodo de tiempo. La ocupación, prácticamente total del suelo francés por los alemanes le obligará nuevamente a trasladarse, esta vez a Annemanse, Suiza. Tras instalarse provisionalmente en Rôlle llegará a Lausana, donde se encontraban otros exiliados catalanes, como Tarradellas, Gassol y Carlos Martí Feced.

Tras el desembarco de Normandía intensificará los contactos con Francia, el resto de Europa y América y mantendrá una estrecha relación con el diplomático español Julio López Oliván, último embajador de la República en Londres y el periodista y escritor Corpus Barga. Una vez derrotadas las tropas alemanas se trasladará a Londres donde se reunirá de nuevo con Negrín, al que acompañará a París, donde contactará con las nuevas autoridades del gobierno Francés. Durante las siguientes semanas ambos recorrerán juntos el país visitando los centros más importantes donde se concentraban los refugiados españoles.

El 25 de julio de 1945 Mariano Ansó se instalará en Biarritz (Lapurdi). Durante los siguientes años seguirá ofreciendo sus servicios al gobierno de la República en el exilio. Uno de los más destacados será la negociación de la devolución de las acciones de la CHADE a sus legítimos propietarios. Ansó también intervendrá en un intento de recuperación en 1956-57 del oro del Banco de España depositado en la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas (URSS) durante la Guerra Civil. La muerte de Negrín en diciembre de 1956 complicará la operación. Los contactos con las autoridades españolas facilitarán su entrada en España. Será recibido por el Ministro Alberto Martín Artajo. Una vez concluida la misión volverá a Biarritz, no como exiliado, sino como español residente en aquel país. A partir de esa fecha su actividad política decae ostensiblemente. Publicará dos obras teatrales: La patria Dormida y Cartas a mujeres. En 1977 publicará sus memorias, bajo el título de Yo fui ministro de Negrín que resultó finalista del premio Espejo de España.

  • ANSÓ, Mariano. Yo fui ministro de Negrín. Barcelona: Ed. Planeta. Premio Espejo de España, 1977.
  • AZAÑA, Manuel. Memorias políticas y de Guerra. Barcelona: Crítica, 1981.
  • ESTORNÉS ZUBIZARRETA, Idoia. La construcción de una nacionalidad vasca. El autonomismo de Eusko-Ikaskuntza (1918-1931). San Sebastián, 1990, 728.
  • GARCÍA SANZ MARCOTEGUI, Ángel: (coordinador). El exilio Republicano Navarro de 1939. Pamplona, Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra, 2001, pp. 281-289.
  • GRANJA, José Luis de la. Nacionalismo y II República en el País Vasco, Siglo XXI, Madrid, 1986, 687.
  • VIRTO IBÁÑEZ, J.J. Las elecciones municipales de 1931 en Navarra. Pamplona, Gobierno de Navarra, 1987. 214 p.
  • VVAA. Navarros en los Gobiernos de la España Contemporánea (1814-1986), Príncipe de Viana, Anejo 9-1988, I Congreso General de Historia de Navarra, 353.